Car­ta des­de Tot­tenham, ¡no les creáis! – Luis Mielgo

Soy vecino de Tot­tenham y bue­na par­te de los saqueos y los fue­gos pro­vo­ca­dos de Tot­tenham High Road se pro­du­je­ron a cua­tro man­za­nas de mi casa.

El domin­go estu­ve cami­nan­do por el barrio y pare­cía una zona de gue­rra (auto­bu­ses, coches y casas car­bo­ni­za­dos y res­tos de cris­ta­les por todas par­tes. Uno de los luga­res afec­ta­dos fue el Com­mu­nity Cen­tre don­de doy cla­se, ya que reven­ta­ron las cris­ta­le­ras e inten­ta­ron saquearlo.

La ver­dad es que cuan­do pasa algo así, un estre­me­ci­mien­to irra­cio­nal te obli­ga a preguntarte;

Por que aquí?

Al día siguien­te, sales de casa atro­pe­lla­da­men­te, deman­dan­do res­pues­tas que en tu inte­rior ya cono­ces. Hablas con veci­nos cega­dos y atur­di­dos por un sin­nú­me­ro de decla­ra­cio­nes, car­gan­do con la cul­pa de quien a par­tir de aho­ra se pen­sa­ra dos veces decir

!Soy de Tottenham!

Lees los perió­di­cos; “Hay racis­mo”, dice el Tele­graph.; “son bro­tes de xeno­fo­bia”, ase­gu­ra el Times. En la tele mas de lo mis­mo. Polí­ti­cos sor­pren­di­dos que hablan de “la des­orien­ta­ción de los jove­nes, “la per­di­da de los valo­res tra­di­cio­na­les”… y demás basura.

Des­pués de escu­char­los, vuel­ves a salir a la calle, obser­vas a tu alre­de­dor y ves otro mun­do muy dife­ren­te al que te cuen­tan. Gen­te que te abra­za y te abre la puer­ta. Gen­te que hace mucho tiem­po apren­dió a mirar mas allá del color de la piel o de papel de una par­ti­da de nacimiento.

Gen­te como tu y como yo. Per­so­nas que no acep­tan ser estig­ma­ti­za­das por vivir aquí.

No os dejeis enga­nar. Es algo tan anti­guo como el mie­do: se lla­ma ter­gi­ver­sa­ción, mani­pu­la­ción y mentira.

Men­ti­ras para des­viar la aten­ción del cen­tro del pro­ble­ma: HARTAZGO, PRECARIEDAD, EXPLOTACION Y RABIA.

Des­pués de haber tra­ba­ja­do en Tot­tenham como pro­fe­sor y en ONG’s duran­te mucho tiem­po y ver como los Tories recor­ta­ban en 15 meses a 0 la mayor par­te de los pro­gra­mas socia­les de la comu­ni­dad.. que no se sor­pren­dan aho­ra y pro­me­tan soluciones.

Por des­gra­cia, en este barrio ya sabe­mos su res­pues­ta : “un guet­to más que impor­ta al mundo”.

Un salu­do

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.