20 años sin la URSS: ¿Qué hemos logra­do y adón­de hemos lle­ga­do?- Civi­li­za­ción Socia­lis­ta

Kons­tan­tín Che​re​mi​sovKprf​.ru Tra­du­ci­do del ruso por Josa­fat S. Comín
Hace 20 años tuvo lugar un acon­te­ci­mien­to que cam­bió el des­tino, no solo de cada uno de noso­tros, sino de la huma­ni­dad en su con­jun­to. Dejó de exis­tir un esta­do, una super­po­ten­cia, núcleo del sis­te­ma socia­lis­ta mun­dial, que garan­ti­za­ba una exis­ten­cia esta­ble y el desa­rro­llo de la civi­li­za­ción en la Tie­rra.
Las cau­sas y las con­se­cuen­cias de este, para la mayo­ría de noso­tros, trá­gi­co acon­te­ci­mien­to, exi­gen un sope­sa­do y obje­ti­vo aná­li­sis cien­tí­fi­co. Están apa­re­cien­do aho­ra nume­ro­sas publi­ca­cio­nes dedi­ca­das a este tema. Se está hacien­do un inten­to de inter­pre­tar a su mane­ra este deci­si­vo momen­to en la his­to­ria de nues­tro país en un pro­yec­to con­jun­to, orga­ni­za­do por “RIA novos­ti”, por el perió­di­co “Mos­kovs­kie novos­ti” y la revis­ta “Rusia en la polí­ti­ca glo­bal”. La mayo­ría de las publi­ca­cio­nes ofi­cia­les coin­ci­den en des­ta­car que: sí, sin duda la vida es aho­ra más difí­cil, pero eso es algo inevi­ta­ble cuan­do se apli­can refor­mas, debe­mos tener un poco de pacien­cia y podre­mos empe­zar a vivir como en Occi­den­te, aun­que ya aho­ra se pue­den ver varios aspec­tos posi­ti­vos. Así por ejem­plo, en el infor­me “El nivel y el modo de vida de la pobla­ción en Rusia en 1989 y 2009”, ela­bo­ra­do por ese baluar­te del mone­ta­ris­mo, como es la Escue­la supe­rior de eco­no­mía, se habla del cre­ci­mien­to del con­su­mo en un 45% para 2008 con res­pec­to a 1990. Cier­to que los datos de con­su­mo en algu­nos indi­ca­do­res mues­tran un des­cen­so del con­su­mo de pro­duc­tos de ali­men­ta­ción. Algo que no debe­ría sor­pren­der­nos. Siem­pre es difí­cil pre­ten­der equi­pa­rar­se con los indi­ca­do­res de una super­po­ten­cia. Al fin y al cabo, según datos de la FAO (Orga­nis­mo de la ONU para la Agri­cul­tu­ra y Ali­men­ta­ción), a media­dos de los 80, la URSS apa­re­cía entre los 10 paí­ses del mun­do con una mejor ali­men­ta­ción. Ade­más, hay que tener en cuen­ta que se ofre­cen unos indi­ca­do­res medios, en un país don­de encon­tra­mos una estra­ti­fi­ca­ción social inad­mi­si­ble­men­te alta.
En lo que res­pec­ta a que se tra­ta toda­vía de un perio­do his­tó­ri­co cor­to, se nos dice que en Euro­pa Occi­den­tal para lle­gar al actual esta­do de bien­es­tar hubo que pasar por un perio­do de más de cien años, y que noso­tros de momen­to solo lle­va­mos 20. ¿Y cómo esta­ba la URSS en 1945 y que logros se alcan­za­ron hacia el 1965? ¿Y la indus­tria­li­za­ción de los años 30? ¿Víc­ti­mas? Las hubo, igual que hubo injus­ti­cias, pero no como las que vemos hoy en día. Para con­fir­mar esa afir­ma­ción bas­ta con estu­diar la diná­mi­ca del cre­ci­mien­to demo­grá­fi­co. En pri­mer lugar, enton­ces la pobla­ción cre­cía, mien­tras que aho­ra el cre­ci­mien­to es nega­ti­vo. En segun­do lugar, la mayo­ría de la pobla­ción per­ci­bía enton­ces que había una mejo­ra real de las con­di­cio­nes de vida: se eli­mi­na­ban las car­ti­llas de racio­na­mien­to, la fábri­ca cons­truía vivien­das que per­mi­tían dejar la resi­den­cia y mudar­se a un apar­ta­men­to pro­pio. En los años 70 – 80, los habi­tan­tes de las zonas rura­les alcan­za­ron por fin un nivel de vida decen­te. Y en cuan­to a la repre­sión, lo que vemos es como en la actua­li­dad la pobla­ción reclu­sa en Rusia es mayor que en la épo­ca de Sta­lin. ¿Y lo rápi­do y efi­caz­men­te que resol­vió el poder sovié­ti­co el pro­ble­ma de la infan­cia aban­do­na­da?
Pue­de que sea esa la prin­ci­pal dife­ren­cia entre la Rusia sovié­ti­ca y la actual; la reso­lu­ción de un modo rápi­do y efi­caz de los pro­ble­mas más acu­cian­tes, y siem­pre en bene­fi­cio de la mayo­ría. Por eso en cuan­to a todo lo que se habla sobre la tor­pe­za e inefi­ca­cia del sis­te­ma pla­ni­fi­ca­do, bas­ta con com­pa­rar, para ver dón­de esta la ver­dad. Vale la pena que recor­de­mos que el Esta­do tra­ta­ba a las per­so­nas, pre­ci­sa­men­te como eso, como per­so­nas, asu­mien­do su res­pon­sa­bi­li­dad ante la gen­te. Eran impen­sa­bles situa­cio­nes como el no cobrar el sala­rio duran­te meses, como el estar con­de­na­do por­que no tie­nes medios para pagar­te el tra­ta­mien­to médi­co, como el no tener lite­ral­men­te nada que lle­var­te a la boca, como el que los niños no acu­dan a la escue­la, o cuan­do en lugar de pro­duc­tos que han pasa­do un con­trol de cali­dad, te ven­den vete a saber qué, cuan­do da mie­do salir a la calle, cuan­do hay núcleos de pobla­ción en el cam­po sin agua, ni electricidad.Después de todo, no bas­ta con com­pa­rar los indi­ca­do­res de con­su­mo, tam­bién los de pro­duc­ción, los sis­te­mas de salud y edu­ca­ción, el nivel de segu­ri­dad per­so­nal, y muchas otras cosas que con­for­man la vida dia­ria. Pero esa sería una con­ver­sa­ción que daría para mucho.
Cen­tré­mo­nos solo en algu­nas cifras.
Como es sabi­do, uno de los prin­ci­pa­les apar­ta­dos de gas­to en el pre­su­pues­to fami­liar de la mayo­ría de los rusos, es el rela­cio­na­do con los ser­vi­cios comu­na­les de la vivien­da. El pago por el sumi­nis­tro de agua, de cale­fac­ción, agua calien­te o elec­tri­ci­dad, recae como un pesa­do far­do sobre cada uno de noso­tros. Cada año aumen­tan las fac­tu­ras, sin que eso se vea acom­pa­ña­do de una mejo­ra en la cali­dad de los ser­vi­cios pres­ta­dos. ¿Dón­de y a qué manos va nues­tro dine­ro? En 1989, el gas­to medio por todos esos ser­vi­cios no repre­sen­ta­ba más del 3% del pre­su­pues­to men­sual fami­liar, ya que por cada rublo que paga­ba el inqui­lino, el esta­do sub­si­dia­ba otros 6.

En la actua­li­dad, el esta­do ruso se ha libe­ra­do de cua­les­quie­ra obli­ga­cio­nes. Nos incul­can, que debe­mos ser noso­tros los que asu­ma­mos por com­ple­to los gas­tos rela­cio­na­dos con los ser­vi­cios comu­na­les, cos­tear­nos nues­tra salud y edu­ca­ción. Al fin y al cabo, noso­tros somos los úni­cos intere­sa­dos. Según pare­ce, nues­tro esta­do no está en abso­lu­to intere­sa­do en tener una pobla­ción sana y for­ma­da. Los gas­tos pre­su­pues­ta­rios des­ti­na­dos a la salud supo­nen el 3,5% del PIB, lo que es muy poco. Y ya hoy, la pobla­ción gas­ta en ser­vi­cios médi­cos el 1,5% del PIB y esa cifra va en aumen­to, ya que es algo que va implí­ci­to en la pro­pia polí­ti­ca de comer­cia­li­za­ción del sis­te­ma sani­ta­rio. Y eso, que según los exper­tos, tene­mos un défi­cit de médi­cos en el país, con un coefi­cien­te de plu­ri­em­pleo que alcan­za el 1,6. Pue­de que sea por eso, por la colo­sal car­ga tra­ba­jo y can­san­cio que arras­tran, que los médi­cos ponen tan a menu­do diag­nós­ti­cos equi­vo­ca­dos: 10 veces más diag­nós­ti­cos erra­dos que en los paí­ses de la UE.
Una situa­ción simi­lar encon­tra­mos en el sis­te­ma edu­ca­ti­vo. Si que­re­mos tener un cono­ci­mien­to acep­ta­ble y optar a reci­bir edu­ca­ción supe­rior o pro­fe­sio­nal cua­li­fi­ca­da, debe­re­mos pagar por las prin­ci­pa­les asig­na­tu­ras en la escue­la. La edu­ca­ción uni­ver­si­ta­ria pri­va­da sigue cre­cien­do. Para poder lle­gar a dedi­car­nos a la cien­cia, ten­dre­mos que pagar­nos un mas­ter. Al mis­mo tiem­po vemos como aumen­ta la car­ga de tra­ba­jo en el pro­fe­so­ra­do, lo que aca­ba reper­cu­tien­do nega­ti­va­men­te en la cali­dad de la edu­ca­ción.
Ha cre­ci­do ya una gene­ra­ción que no lle­gó a cono­cer la URSS. La juven­tud actual, en su mayo­ría, se hace una idea de la vida en la Unión Sovié­ti­ca, par­tien­do de los este­reo­ti­pos que se publi­can e incul­can des­de los medios. Y por raro que parez­ca, hay una par­te de las vie­jas gene­ra­cio­nes que pare­ce pade­cer un extra­ño tipo de amne­sia. El prin­ci­pal este­reo­ti­po, es que en la URSS había caren­cia de todo. Es inne­ga­ble que los ciu­da­da­nos sovié­ti­cos, tenían moti­vos más que de sobra para estar des­con­ten­tos con el sis­te­ma de dis­tri­bu­ción, y espe­cial­men­te con la comer­cia­li­za­ción de los pro­duc­tos de ali­men­ta­ción. Se pro­du­cían irre­gu­la­ri­da­des en el sumi­nis­tro y des­equi­li­brios en el repar­to según regio­nes, y había filas, etc. Con­vie­ne sin embar­go seña­lar, que ese des­con­ten­to sur­gía como una mani­fes­ta­ción natu­ral de esas nue­vas exi­gen­cias, fru­to los logros alcan­za­dos en los nive­les de ali­men­ta­ción. Ade­más la per­cep­ción de muchas de esas insu­fi­cien­cias, tenían mucho que ver con la pre­sión ideo­ló­gi­ca. Así por ejem­plo, en la URSS como media en 1989 se con­su­mían 363 kg. de leche y pro­duc­tos lác­teos por per­so­na y año (en los EE. UU. eran 263). Sin embar­go en los son­deos que se hacían en la URSS, el 44% de los encues­ta­dos res­pon­dían que no con­su­mían sufi­cien­te leche. En Arme­nia, por ejem­plo, don­de la pro­pa­gan­da anti­so­vié­ti­ca era espe­cial­men­te nota­ble, el 62% de la pobla­ción se mos­tra­ba insa­tis­fe­cha con los nive­les de con­su­mo de leche y pro­duc­tos lác­teos, sien­do que en 1989 el con­su­mo medio allí era de 480kg. por per­so­na.
¿Si el poder adqui­si­ti­vo de la mayo­ría de los ciu­da­da­nos de la Rusia actual fue­se apro­xi­ma­da­men­te igual al de hace 20 años, no sería aho­ra el défi­cit más agu­do que el que vimos en la épo­ca de la peres­troi­ka, que fue el que des­ta­có pre­ci­sa­men­te por los apa­ra­do­res vacíos, y que a la pos­tre alla­na­rían el terreno para la lle­ga­da de los “refor­ma­do­res”?
Para tomar con­cien­cia cla­ra de los resul­ta­dos de las dos últi­mas déca­das, pode­mos de un modo hon­ra­do, mirar alre­de­dor, coger un folio y divi­dir­lo en dos colum­nas: incluir en la pri­ma­ra colum­na los cam­bios posi­ti­vos y en la segun­da los nega­ti­vos. Por ejem­plo, cuán­tos habi­tan­tes de la región de Mos­cú mejo­ra­ron sus con­di­cio­nes habi­ta­cio­na­les entre 1971 y 1991 y cuán­tos entre 1991 y 2011. Cómo ha varia­do la estruc­tu­ra de la ali­men­ta­ción. Cuán­tas empre­sas tra­ba­ja­ban en las ciu­da­des y en las hacien­das agra­rias y cuán­tas que­dan. Recor­dar o pre­gun­tar a los mayo­res cómo pasa­ban las vaca­cio­nes (tenien­do en cuen­ta que eran ase­qui­bles para la mayo­ría de la pobla­ción). Y así podría­mos seguir. Sería intere­san­te ver esas valo­ra­cio­nes hones­tas, sere­nas. Creo que la prin­ci­pal con­clu­sión sería que la Rusia actual, vive de lo que se creó enton­ces, es decir, vive toda­vía del poten­cial sovié­ti­co y una vez que se ago­te, el país se verá irre­me­dia­ble­men­te al bor­de del abismo.En el país se incul­can unos valo­res mora­les anor­ma­les, que son los que crean el cal­do ideal para que sur­ja gen­te sin prin­ci­pios. El sis­te­ma crea­do, es un sis­te­ma que ha arre­ba­ta­do a la gen­te el dere­cho al tra­ba­jo y a un suel­do digno. Un sis­te­ma que nos ha pri­va­do del dere­cho a una edu­ca­ción y salud de cali­dad y gra­tui­ta. Un sis­te­ma que ha deja­do sin un futu­ro digno a nues­tra juven­tud y ha deja­do sin pro­tec­ción social a nues­tros mayo­res. Un sis­te­ma que ha con­cul­ca­do los víncu­los cul­tu­ra­les y fami­lia­res de nues­tra socie­dad. Un sis­te­ma, don­de se pre­su­po­nen la corrup­ción y el latro­ci­nio. Un sis­te­ma que ha des­trui­do la segu­ri­dad del esta­do y ha ori­gi­na­do una escan­da­lo­sa inca­pa­ci­dad de man­do y una estruc­tu­ra de orga­ni­za­ción enfer­mi­za.
Crear un paraí­so en la tie­rra es algo impo­si­ble. Y la jus­ti­cia es un con­cep­to intrín­se­ca­men­te sub­je­ti­vo, por eso siem­pre habrá des­con­ten­tos. Pero lo cri­te­rios que deben guiar el fun­cio­na­mien­to efi­caz de las estruc­tu­ras de gobierno, deben ser en pri­mer lugar la segu­ri­dad y un nivel de vida digno para la mayo­ría de la pobla­ción. Y par­tien­do de eso, pode­mos poner un sus­pen­so a estos 20 años de gobierno de estos “peres­troi­kos”, que des­tru­ye­ron una super­po­ten­cia y que hoy piso­tean inclu­so los dere­chos cons­ti­tu­cio­na­les de los ciu­da­da­nos de Rusia a una vida dig­na en un esta­do social.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *