Las pro­tes­tas y la incer­ti­dum­bre se asien­tan en Siria- Txen­te Rekon­do

Los acon­te­ci­mien­tos en el esce­na­rio inter­na­cio­nal rara vez están liga­dos a la casua­li­dad. Como tam­po­co lo está l aten­ción infor­ma­ti­va que se le pres­ta a los mis­mos. Des­de que comen­za­ron las pro­tes­tas bau­ti­za­das como la ?pri­ma­ve­ra ára­be?, el pano­ra­ma inter­na­cio­nal ha ido varian­do y la cen­tra­li­dad mediá­ti­ca tam­bién. Tras las sor­pre­sas en Túnez y Egip­to, y tras un bre­ve paso por Yemen o Bah­rein, des­de hace meses los focos se cen­tran en pri­mer lugar en la inter­ven­ción mili­tar de la OTAN y sus alia­dos en Libia, y más recien­te­men­te en las manio­bras y los suce­sos en torno a Siria.

Más allá de las posi­cio­nes que los diri­gen­tes de esos dos esta­dos han man­te­ni­do en los últi­mos tiem­pos, no se pue­de ocul­tar que en algún momen­to tam­bién han esta­do situa­dos en las ?lis­tas negras? de Occi­den­te, y des­de Washing­ton siem­pre se les ha ?teni­do ganas?. Y tam­po­co es cau­sa­li­dad que el man­to de silen­cio sobre Yemen o Bah­rein coin­ci­da con ese bom­bar­deo de noti­cias sin con­fir­mar o ?anó­ni­mas? que inun­dan bue­na par­te de los medios de comu­ni­ca­ción occi­den­ta­les, sin olvi­dar tam­po­co el pecu­liar papel que tan­to al-Jazee­ra como al-Ara­bia esta­rían jugan­do en los esce­na­rios sirio y libio.

En Siria, cada vez son más los que apun­tan al temor a que aca­be repi­tién­do­se un esce­na­rio simi­lar a la gue­rra civil liba­ne­sa o al que más recien­te­men­te ha vivi­do Iraq, don­de las divi­sio­nes reli­gio­sas y sec­ta­rias se han apo­de­ra­do del país. Algu­nos ana­lis­tas seña­lan que de momen­to, la situa­ción no es crí­ti­ca, ?el régi­men no ha caí­do, y la pobla­ción de Damas­co y otras ciu­da­des impor­tan­tes tam­po­co se ha suble­va­do en masa; las fuer­zas arma­das tam­po­co se han frac­tu­ra­do; y a pesar de las difi­cul­ta­des, la eco­no­mía no ha colap­sa­do?. Es evi­den­te que estos cua­tro meses han debi­li­ta­do al régi­men, pero al mis­mo tiem­po todo indi­ca que la pro­pia opo­si­ción lo está toda­vía más. La repre­sión, la san­gre de la pobla­ción en las calles no favo­re­cen a una sali­da nego­cia­da, de ahí que ese fan­tas­ma de una gue­rra civil siga pen­dien­do de un fino hilo.

Las pre­sio­nes y movi­mien­tos de Occi­den­te no son nue­vos. Las con­de­nas de la Unión Euro­pea o de EEUU se com­bi­nan con inge­ren­cias direc­tas, como la ?visi­ta de los emba­ja­do­res de París y Washing­ton a Hama. O las decla­ra­cio­nes del gobierno sio­nis­ta de Israel a favor de ?un cam­bio de régi­men en Siria?. Tam­bién Tur­quía se mue­ve en un difí­cil equi­li­brio, preo­cu­pa­do por la ava­lan­cha de refu­gia­dos sirios, y al mis­mo tiem­po por la acti­tud que pue­dan adop­tar las mino­rías kur­das o ala­wi­tas tan­to en Siria como den­tro de sus pro­pias fron­te­ras.

Y en esta coyun­tu­ra tam­bién con­vi­ve la par­ti­ci­pa­ción de las redes sala­fis­tas ali­men­ta­das y alen­ta­das des­de Ara­bia Sau­dí y otros esta­dos del Gol­fo, que manio­bran para debi­li­tar el eje sirio-ira­ní y aumen­tar al mis­mo tiem­po su posi­ción en la región.

En le pasa­do EEUU ha inter­ve­ni­do direc­ta­men­te en Siria, como en 1947 y 1949, pero es sobre todo en los últi­mos tiem­pos cuan­do se ha des­ple­ga­do toda una serie de ope­ra­cio­nes y manio­bras más o menos encu­bier­tas para derro­car al régi­men de los al-Assad. Des­de la ocu­pa­ción de Iraq en 2003 las pre­sio­nes sobre Damas­co se han suce­di­do, com­bi­na­das ade­más con la finan­cia­ción de los gru­pos opo­si­to­res en el exi­lio, el entre­na­mien­to mili­tar de algu­nos miem­bros de los mis­mos, e inclu­so con el apo­yo a deter­mi­na­dos orga­nis­mos como el Cen­tro de Dere­chos Huma­nos de Damas­co, tute­la­do por el Fon­do Nacio­nal para la Demo­cra­cia de Esta­dos Uni­dos (NFD) entre otros.

La fal­ta de unión de la opo­si­ción tam­bién se hace evi­den­te. Así, pode­mos encon­trar divi­sio­nes ?entre secu­la­ris­tas, isla­mis­tas, defen­so­res de Dere­chos Huma­nos; o entre jóve­nes des­em­plea­dos que ha sali­do a las calles y opo­si­to­res que han esta­do pre­via­men­te en pri­sión; entre la lla­ma­da opo­si­ción inter­na y los gru­pos de exi­lia­dos; entre los que bus­can la inter­ven­ción de Occi­den­te y los que se opo­nen a la mis­ma?.

Como seña­la un impor­tan­te aca­dé­mi­co, buen cono­ce­dor de la reali­dad siria, ?si bien es cier­to que el esta­do sirio fue sor­pren­di­do por las pro­tes­tas, y su situa­ción actual no es muy cómo­da, tam­bién lo es que la opo­si­ción pre­sen­ta una foto­gra­fía más débil aún?.

La pre­sen­cia de gru­pos arma­dos opo­si­to­res es otro tema que no se abor­da des­de muchos medios de comu­ni­ca­ción, bien por des­co­no­ci­mien­to, bien por intere­sa cal­cu­la­dos. Lo cier­to es que en torno a los movi­mien­tos opo­si­to­res exis­ten gru­pos que en el pasa­do crea­ron redes de con­tra­ban­do y que aho­ra inten­tan apo­de­rar­se de ese lucra­ti­vo nego­cio. Los enfren­ta­mien­tos en áreas fron­te­ri­zas don­de esas redes de la cri­mi­na­li­dad ope­ran con­fir­ma­rían esa per­cep­ción.

Otro aspec­to sería el de la par­ti­ci­pa­ción de movi­mien­tos sala­fis­tas o jiha­dis­tas. La mano sau­di­ta en torno a los mis­mos es evi­den­te, y como en pasa­do se podría repe­tir en Siria la expe­rien­cia de Afga­nis­tán o Iraq. Algu­nas fuen­tes apun­tan tam­bién a una posi­ble alian­za de intere­ses entre los sala­fis­tas y algu­nos gru­pos del exi­lio. Ambos bus­can apro­ve­char­se del ?otro? en su pro­pio bene­fi­cio, cons­cien­tes del abis­mo que sepa­ra a ambos pro­yec­tos.

El ata­que del pasa­do mes de junio en Jisr al-Shughur, don­de un gru­po fuer­te­men­te arma­do ata­có a las fuer­zas arma­das sirias cau­san­do más de un cen­te­nar de bajas, es un ejem­plo de la pre­sen­cia de ese movi­mien­to, que con­ta­ría con apo­yo en algu­nas regio­nes y que pro­ven­dría de la veci­na Tur­quía. Jun­to a ello no hay que ocul­tar los lla­ma­mien­tos de algu­nos clé­ri­gos suni­tas que han lle­ga­do a afir­mar que tal vez sea nece­sa­rio que ?mue­ran un ter­cio de los sirios para que los otros dos ter­cios pue­dan vivir?.

Toda­vía hay muchos pul­sos sobre el esce­na­rio sirio. La mal lla­ma­da comu­ni­dad inter­na­cio­nal mues­tra las ?ganas de EEUU y sus alia­dos, al tiem­po que las lla­ma­das poten­cias emer­gen­tes defien­den otras pos­tu­ras. El gobierno de Damas­co teme que el esce­na­rio libio se repi­ta en su terri­to­rio, por eso su deci­sión de evi­tar a toda cos­ta que la ciu­dad de Hama se con­vier­ta en una espe­cie de Ben­ga­zi, des­de don­de la opo­si­ción “pue­da poner en mar­cha una facha­da ofi­cial en torno a un ?gobierno y ejér­ci­to? opo­si­tor.

La diver­si­dad reli­gio­sa, la impor­tan­cia geo­es­tra­té­gi­ca, los intere­ses extran­je­ros en la región, los movi­mien­tos de acto­res exter­nos son tam­bién fac­to­res a tener en cuen­ta a la hora de acer­car­nos a la com­ple­ji­dad que vive estas sema­nas Siria. Los movi­mien­tos de al-Assad, bus­can­do un acuer­do por medio de una refor­ma del sis­te­ma pue­den lle­gar dema­sia­do tar­de si la repre­sión sigue acom­pa­ñan­do a los mis­mos.

No obs­tan­te, la debi­li­dad y des­unión de la opo­si­ción de momen­to pue­de jugar a su favor, aun­que no se pue­de des­car­tar que algu­nos gru­pos jiha­dis­tas pon­gan en mar­cha su pro­pia agen­da, don­de el ?cuan­to peor, mejor? sue­le ser su ban­de­ra estra­té­gi­ca, como ya hemos vis­to en otros esce­na­rios de la región.

De momen­to, las pro­tes­tas y la incer­ti­dum­bre siguen adue­ñán­do­se del ya de por sí com­pli­ca­do tea­tro de ope­ra­cio­nes sirio.

TXENTE REKONDO.- Gabi­ne­te Vas­co de Aná­li­sis Inter­na­cio­nal (GAIN)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *