Esta­dos Uni­dos en deca­den­cia- Noam Chomsky

Es un tema común que Esta­dos Uni­dos, que ape­nas hace unos años era vis­to como un colo­so que reco­rre­ría el mun­do con un poder sin para­le­lo y un atrac­ti­vo sin igual (…) está en deca­den­cia, enfren­ta­do fatal­men­te a la pers­pec­ti­va de su dete­rio­ro defi­ni­ti­vo, seña­la Gia­co­mo Chioz­za en el núme­ro actual de Poli­ti­cal Scien­ce Quar­terly.

La creen­cia en este tema, efec­ti­va­men­te, está muy difun­di­da. Y con cier­ta razón, si bien habría que hacer cier­to núme­ro de pre­ci­sio­nes. Para empe­zar, la deca­den­cia ha sido cons­tan­te des­de el pun­to cul­mi­nan­te del pode­río de Esta­dos Uni­dos, lue­go de la Segun­da Gue­rra Mun­dial, y el nota­ble triun­fa­lis­mo de los años 90, des­pués de la gue­rra del Gol­fo, fue bási­ca­men­te un auto­en­ga­ño.

Otro tema común, al menos entre quie­nes no se cie­gan deli­be­ra­da­men­te, es que la deca­den­cia de Esta­dos Uni­dos, en gran medi­da, es auto­in­fli­gi­da. La ópe­ra bufa que vimos este verano en Washing­ton, que dis­gus­tó al país y dejó per­ple­jo al mun­do, podría no tener paran­gón en los ana­les de la demo­cra­cia par­la­men­ta­ria.

El espec­tácu­lo inclu­so está lle­gan­do a asus­tar a los patro­ci­na­do­res de esta paro­dia. Aho­ra, al poder cor­po­ra­ti­vo le preo­cu­pa que los extre­mis­tas que ayu­dó a poner en el Con­gre­so de hecho derri­ben el edi­fi­cio del que depen­den su pro­pia rique­za y sus pri­vi­le­gios, el pode­ro­so esta­do-niñe­ra que atien­de a sus intere­ses.

La supre­ma­cía del poder cor­po­ra­ti­vo sobre la polí­ti­ca y la socie­dad –por lo pron­to bási­ca­men­te finan­cie­ra– ha lle­ga­do al gra­do de que las dos for­ma­cio­nes polí­ti­cas, que en esta eta­pa ape­nas se pare­cen a los par­ti­dos tra­di­cio­na­les, están mucho más a la dere­cha de la pobla­ción en los prin­ci­pa­les temas a deba­te.

Para el pue­blo, la prin­ci­pal preo­cu­pa­ción inter­na es el des­em­pleo. En las cir­cuns­tan­cias actua­les, esta cri­sis sólo pue­de remon­tar­se median­te un sig­ni­fi­ca­ti­vo estí­mu­lo del gobierno, mucho más allá del más recien­te, que ape­nas hizo coin­ci­dir el dete­rio­ro en el gas­to esta­tal y local, aun­que esa ini­cia­ti­va tan limi­ta­da pro­ba­ble­men­te haya sal­va­do millo­nes de empleos.

Pero para las ins­ti­tu­cio­nes finan­cie­ras la prin­ci­pal preo­cu­pa­ción es el défi­cit. Por lo tan­to, sólo está en dis­cu­sión el défi­cit. Una gran mayo­ría de la pobla­ción está a favor de abor­dar el défi­cit gra­van­do a los muy ricos (72 por cien­to, con 27 por cien­to en con­tra), según pre­ci­sa una encues­ta de The Washing­ton Post ABC News. Recor­tar los pro­gra­mas de aten­ción médi­ca cuen­ta con la opo­si­ción de una abru­ma­do­ra mayo­ría (69 por cien­to Medi­caid, 78 por cien­to Medi­ca­re). El resul­ta­do pro­ba­ble, por lo tan­to, es lo opues­to.

El Pro­gra­ma sobre Acti­tu­des de Polí­ti­ca Inter­na­cio­nal (PIPA) inves­ti­gó cómo eli­mi­na­ría el défi­cit la gen­te. Ste­ven Kull, direc­tor de PIPA, afir­ma: Es evi­den­te que tan­to el gobierno como la Cáma­ra (de Repre­sen­tan­tes) diri­gi­da por los repu­bli­ca­nos están fue­ra de sin­cro­nía con los valo­res y prio­ri­da­des de la gen­te en lo que res­pec­ta al pre­su­pues­to.

La encues­ta ilus­tra la pro­fun­da divi­sión: La mayor dife­ren­cia en gas­to es que el pue­blo favo­re­ce recor­tes pro­fun­dos en el gas­to de defen­sa, mien­tras el gobierno y la Cáma­ra de Repre­sen­tan­tes pro­po­nen aumen­tos modes­tos. El pue­blo tam­bién favo­re­ce aumen­tar el gas­to en la capa­ci­ta­ción para el tra­ba­jo, la edu­ca­ción y el com­ba­te a la con­ta­mi­na­ción en mayor medi­da que el gobierno o la Cáma­ra.

El acuer­do final –o más pre­ci­sa­men­te la capi­tu­la­ción ante la extre­ma dere­cha– es lo opues­to en todos los sen­ti­dos, y casi con toda cer­te­za pro­vo­ca­rá un cre­ci­mien­to más len­to y daños a lar­go pla­zo a todos, menos a los ricos y a las cor­po­ra­cio­nes, que gozan de bene­fi­cios sin pre­ce­den­tes.

Ni siquie­ra se dis­cu­tió que el défi­cit podría eli­mi­nar­se si, como ha demos­tra­do el eco­no­mis­ta Dean Baker, se rem­pla­za­ra el dis­fun­cio­nal sis­te­ma de aten­ción médi­ca pri­va­da de Esta­dos Uni­dos por uno seme­jan­te al de otras socie­da­des indus­tria­li­za­das, que tie­nen la mitad del cos­to per cápi­ta y obtie­nen resul­ta­dos médi­cos equi­va­len­tes o mejo­res.

Las ins­ti­tu­cio­nes finan­cie­ras y las gran­des com­pa­ñías far­ma­céu­ti­cas son dema­sia­do pode­ro­sas para que siquie­ra se ana­li­cen esas opcio­nes, aun­que la idea difí­cil­men­te pare­ce utó­pi­ca. Fue­ra de la agen­da por razo­nes simi­la­res tam­bién se encuen­tran otras opcio­nes eco­nó­mi­ca­men­te sen­sa­tas, como la del impues­to a las tran­sac­cio­nes finan­cie­ras peque­ñas.

Entre tan­to, Wall Street reci­be regu­lar­men­te gene­ro­sos rega­los. El comi­té de asig­na­cio­nes de la Cáma­ra de Repre­sen­tan­tes recor­tó el pre­su­pues­to a la Comi­sión de Títu­los y Bol­sa, la prin­ci­pal barre­ra con­tra el frau­de finan­cie­ro. Y es poco pro­ba­ble que sobre­vi­va intac­ta la Agen­cia de Pro­tec­ción al Con­su­mi­dor.

El Con­gre­so blan­de otras armas en su bata­lla con­tra las gene­ra­cio­nes futu­ras. Enfren­ta­da a la opo­si­ción repu­bli­ca­na en la pro­tec­ción ambien­tal, la impor­tan­te com­pa­ñía de elec­tri­ci­dad Ame­ri­can Elec­tric Power archi­vó el esfuer­zo más des­ta­ca­do del país para cap­tar el bióxi­do de car­bono de una plan­ta actual­men­te impul­sa­da por car­bón, lo que ases­tó un fuer­te gol­pe a las cam­pa­ñas para redu­cir las emi­sio­nes cau­san­tes del calen­ta­mien­to glo­bal, infor­mó The New York Times.

Estos gol­pes auto­in­fli­gi­dos, aun­que cada vez son más poten­tes, no son una inno­va­ción recien­te. Datan de los años 70, cuan­do la polí­ti­ca eco­nó­mi­ca nacio­nal sufrió impor­tan­tes trans­for­ma­cio­nes que pusie­ron fin a lo que sue­le lla­mar­se la épo­ca de oro del capi­ta­lis­mo de Esta­do.

Dos impor­tan­tes ele­men­tos de esto fue­ron la finan­cia­ri­za­ción (el des­pla­za­mien­to de las pre­fe­ren­cias de inver­sión, de la pro­duc­ción indus­trial a las finan­zas, los segu­ros y los bie­nes raí­ces) y la exter­na­li­za­ción de la pro­duc­ción. El triun­fo ideo­ló­gi­co de las doc­tri­nas de libre mer­ca­do, muy selec­ti­vo como siem­pre, le ases­tó aún más gol­pes, con­for­me se tra­du­cía en des­re­gu­la­ción, reglas de admi­nis­tra­ción cor­po­ra­ti­va que con­di­cio­na­ban las enor­mes recom­pen­sas a los direc­to­res gene­ra­les con los bene­fi­cios a cor­to pla­zo y otras deci­sio­nes polí­ti­cas simi­la­res.

La con­cen­tra­ción resul­tan­te de rique­za pro­du­jo mayor poder polí­ti­co, ace­le­ran­do un círcu­lo vicio­so que ha apor­ta­do una rique­za extra­or­di­na­ria al uno por cien­to de la pobla­ción, bási­ca­men­te direc­to­res gene­ra­les de gran­des cor­po­ra­cio­nes, geren­tes de fon­dos de garan­tía y simi­la­res, mien­tras la gran mayo­ría de los ingre­sos reales prác­ti­ca­men­te se estan­ca­ron.

Al mis­mo tiem­po, el cos­to de las elec­cio­nes se dis­pa­ró a las nubes, hacien­do que los dos par­ti­dos tuvie­ran que escar­bar más hon­do en los bol­si­llos de las cor­po­ra­cio­nes. Lo que que­da­ba de demo­cra­cia polí­ti­ca fue soca­va­do aún más cuan­do ambos par­ti­dos recu­rrie­ron a la subas­ta de pues­tos direc­ti­vos en el Con­gre­so, como deli­neó el eco­no­mis­ta Tho­mas Fer­gu­son en The Finan­cial Times.

Los prin­ci­pa­les par­ti­dos polí­ti­cos adop­ta­ron una prác­ti­ca de los gran­des deta­llis­tas, como Wal­mart, Best Buy y Tar­get, escri­be Fer­gu­son. Caso úni­co en las legis­la­tu­ras del mun­do desa­rro­lla­do, los par­ti­dos esta­du­ni­den­ses en el Con­gre­so ponen pre­cio a pues­tos cla­ves en el pro­ce­so legis­la­ti­vo. Los legis­la­do­res que apor­tan más fon­dos al par­ti­do son los que obtie­nen esos pues­tos.

El resul­ta­do, de acuer­do con Fer­gu­son, es que los deba­tes se basan fuer­te­men­te en la repe­ti­ción inter­mi­na­ble de un puña­do de con­sig­nas, que han sido pro­ba­das por su atrac­ti­vo para los blo­ques de inver­sio­nis­tas y gru­pos de inte­rés nacio­na­les, de los que depen­de la diri­gen­cia para obte­ner recur­sos. Y que se con­de­ne el país.

Antes del crac de 2007, del que fue­ron res­pon­sa­bles en gran medi­da, las ins­ti­tu­cio­nes finan­cie­ras pos­te­rio­res a la épo­ca de oro habían obte­ni­do un sor­pren­den­te poder eco­nó­mi­co, mul­ti­pli­can­do por más de tres su par­ti­ci­pa­ción en las ganan­cias cor­po­ra­ti­vas. Des­pués del crac, nume­ro­sos eco­no­mis­tas empe­za­ron a inves­ti­gar su fun­ción en tér­mi­nos pura­men­te eco­nó­mi­cos. Robert Solow, pre­mio Nobel de Eco­no­mía, con­clu­yó que su efec­to podría ser nega­ti­vo. Su éxi­to apor­ta muy poco o nada a la efi­cien­cia de la eco­no­mía real, mien­tras sus desas­tres trans­fie­ren la rique­za de los con­tri­bu­yen­tes hacia los finan­cie­ros.

Al tri­tu­rar los res­tos de la demo­cra­cia polí­ti­ca, las ins­ti­tu­cio­nes finan­cie­ras están echan­do las bases para hacer avan­zar aún más este pro­ce­so letal… en tan­to sus víc­ti­mas estén dis­pues­tas a sufrir­lo en silen­cio.

(El libro más recien­te de Noam Chomsky es 9 – 11: Tenth Anni­ver­sary. Chomsky es pro­fe­sor emé­ri­to de lin­güís­ti­ca y filo­so­fía del Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co de Mas­sa­chu­setts, en Cam­brid­ge, Mas­sa­chu­setts)

Dis­tri­bu­ted by The New York Times Syn­di­ca­te

Fuen­te: http://​www​.jor​na​da​.unam​.mx/​2​0​1​1​/​0​8​/​0​8​/​i​n​d​e​x​.​p​h​p​?​s​e​c​t​i​o​n​=​o​p​i​n​i​o​n​&​a​r​t​i​c​l​e​=​0​3​2​a​1​mun

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *