Coman­dos de EEUU: Una gue­rra secre­ta en 120 paí­ses

En algún lugar de este pla­ne­ta, un coman­do esta­dou­ni­den­se está lle­van­do a cabo una misión. Repi­tan aho­ra eso mis­mo seten­ta veces y ya han hecho bas­tan­te… por hoy. Sin que el pue­blo esta­dou­ni­den­se sepa nada, una fuer­za secre­ta den­tro del ejér­ci­to de EEUU está empren­dien­do toda una serie de ope­ra­cio­nes en una mayo­ría de paí­ses del mun­do. Esta nue­va eli­te de poder en el Pen­tá­gono está libran­do una gue­rra glo­bal cuyo tama­ño y alcan­ce no se habían reve­la­do nun­ca has­ta aho­ra.

Por Nick Tur­se (*) - Tom​Dis​patch​.com

Después de que un SEAL [el cuer­po de los Focas] de la Mari­na de EEUU le metie­ra una bala en el pecho y otra en la cabe­za a Osa­ma bin Laden tras asal­tar el recin­to don­de se halla­ba en Pakis­tán, una de las uni­da­des más secre­tas de ope­ra­cio­nes encu­bier­tas del ejér­ci­to esta­dou­ni­den­se se encon­tró de repen­te con que su misión se había con­ver­ti­do en el cen­tro de la aten­ción públi­ca. Algo muy poco común. Aun­que se sabe bien que las Fuer­zas de las Ope­ra­cio­nes Espe­cia­les de EEUU están des­ple­ga­das en las zonas de gue­rra de Afga­nis­tán e Iraq y cada vez está más cla­ro que esas uni­da­des actúan en zonas con­flic­ti­vas difí­ci­les, como Yemen y Soma­lia, la exten­sión total de su gue­rra, de ampli­tud mun­dial, ha per­ma­ne­ci­do pro­fun­da­men­te ocul­ta en las som­bras.

El pasa­do año, Karen De Young y Greg Jaf­fe, del Washing­ton Post, infor­ma­ron de que las Fuer­zas de las Ope­ra­cio­nes Espe­cia­les de EEUU esta­ban des­ple­ga­das en 75 paí­ses, subien­do has­ta esa cifra des­de los 60 que eran a fina­les de la pre­si­den­cia de Geor­ge W Bush. El por­ta­voz del Man­do de dichas Ope­ra­cio­nes Espe­cia­les Tim Nye me dijo que, para últi­mos de este año, la cifra pro­ba­ble­men­te lle­ga­rá a 120. «No para­mos de mover­nos, no se tra­ta solo de Afga­nis­tán o de Iraq», dijo recien­te­men­te. Esta pre­sen­cia glo­bal –aprop­xi­ma­da­men­te en el 60% de las nacio­nes del mun­do y muchí­si­mo más amplia de lo que ante­rior­men­te se reco­no­cía- pro­por­cio­na una nue­va y sor­pren­den­te prue­ba de la exis­ten­cia de una cre­cien­te eli­te de poder clan­des­ti­na den­tro del Pen­tá­gono que está empren­dien­do una gue­rra secre­ta por todas las esqui­nas del pla­ne­ta.

El sur­gi­mien­to del «ejér­ci­to secre­to» del ejér­ci­to.

Sur­gi­do a par­tir del falli­do asal­to de 1980 que tra­tó de res­ca­tar a los rehe­nes esta­dou­ni­den­ses en Irán y en el cual murie­ron ocho sol­da­dos esta­dou­ni­den­ses, el Man­do de Ope­ra­cio­nes Espe­cia­les esta­dou­ni­den­ses (SOCOM, por sus siglas en inglés) se creó en 1987. Una vez que el ejér­ci­to regu­lar superó el rece­lo y la esca­sez de fon­dos de los años post-Viet­nam, las Fuer­zas de Ope­ra­cio­nes Espe­cia­les se encon­tra­ron de repen­te con que tenían casa úni­ca, pre­su­pues­to esta­ble y un coman­dan­te de cua­tro estre­llas como defen­sor.

Des­de enton­ces, el SOCOM ha cre­ci­do en pro­por­cio­nes alar­man­tes como fuer­za com­bi­na­da. Está com­pues­to por uni­da­des de todas las ramas del ejér­ci­to, inclu­yen­do los «Boi­nas Ver­des» y los Ran­gers, los SEAL de la Mari­na, los Coman­dos de la Fuer­za Aérea y los equi­pos de Ope­ra­cio­nes Espe­cia­les del Cuer­po de Mari­nes, ade­más de tri­pu­la­cio­nes espe­cia­li­za­das de heli­cóp­te­ros, equi­pos de bar­cos, per­so­nal de asun­tos civi­les, cuer­pos de res­ca­te para­mi­li­ta­res e inclu­so con­tro­la­do­res del trá­fi­co aéreo de bata­llas y meteo­ró­lo­gos de ope­ra­cio­nes espe­cia­les; el SOCOM lle­va a cabo las misio­nes más secre­tas y espe­cia­li­za­das de los EEUU.

Esas misio­nes inclu­yen ase­si­na­tos, ata­ques con­tra­te­rro­ris­tas, misio­nes de reco­no­ci­mien­to de amplio alcan­ce, aná­li­sis de inte­li­gen­cia, entre­na­mien­to de tro­pas extran­je­ras y ope­ra­cio­nes de con­tra-pro­li­fe­ra­ción de armas de des­truc­ción masi­va.

Uno de sus com­po­nen­tes cla­ves es el Man­do de Ope­ra­cio­nes Espe­cia­les Con­jun­tas, o JSOC (por sus siglas en inglés), un sub­co­man­do clan­des­tino cuya prin­ci­pal misión es el segui­mien­to y ase­si­na­to de supues­tos terro­ris­tas. Al pre­sen­tar sus infor­mes al pre­si­den­te y actuar bajo su auto­ri­dad, el JSOC man­tie­ne una lis­ta negra glo­bal que inclu­ye tam­bién a ciu­da­da­nos esta­dou­ni­den­ses. Lle­va desa­rro­llan­do una cam­pa­ña de «caza y cap­tu­ra» extra-legal que John Nagl, un anti­guo ase­sor de con­tra­in­sur­gen­cia del gene­ral de cua­tro estre­llas y pró­xi­mo direc­tor de la CIA, David Petraeus, lla­ma «una maqui­na de matar con­tra­te­rro­ris­ta de esca­la casi indus­trial».

Ese pro­gra­ma de ase­si­na­tos es desa­rro­lla­do por uni­da­des de coman­dos como los SEAL de la Mari­na y la Fuer­za Del­ta del Ejér­ci­to, así como tam­bién median­te ata­ques de avio­nes no tri­pu­la­dos, for­man­do par­te de las gue­rras secre­tas en las que la CIA está impli­ca­da en paí­ses como Soma­lia, Pakis­tán y el Yemen. Ade­más, el coman­do diri­ge y con­tro­la una red de pri­sio­nes secre­tas, qui­zá has­ta vein­te sitios negros, solo en Afga­nis­tán, que uti­li­zan para inte­rro­gar a obje­ti­vos muy valio­sos.

Indus­tria en cre­ci­mien­to

De una fuer­za de unos 36.000 miem­bros a prin­ci­pios de la déca­da de 1990, el per­so­nal del Man­do de Ope­ra­cio­nes Espe­cia­les ha cre­ci­do has­ta lle­gar a los 60.000, de los cua­les una ter­ce­ra par­te son miem­bros de carre­ra del SOCOM; el res­to tie­nen otras espe­cia­li­da­des ocu­pa­cio­na­les mili­ta­res y van tur­nán­do­se por todo el Man­do.

El cre­ci­mien­to ha sido expo­nen­cial des­de el 11 de sep­tiem­bre de 2001, cuan­do el pre­su­pues­to base del SOCOM casi se tri­pli­có de 2.300 millo­nes de dóla­res a 6.300 millo­nes. Si se aña­de la finan­cia­ción para las gue­rras en Iraq y Afga­nis­tán, actual­men­te se ha más que cua­dru­pli­ca­do lle­gan­do has­ta los 9.800 millo­nes de dóla­res a lo lar­go de estos años. No es sor­pren­den­te que la cifra de su per­so­nal des­ple­ga­do en el extran­je­ro se haya cua­dru­pli­ca­do tam­bién. Nue­vos incre­men­tos y ope­ra­cio­nes amplia­das apa­re­cen por el hori­zon­te.

El tenien­te gene­ral Den­nis Hej­lik, el ante­rior jefe del Man­do de Ope­ra­cio­nes Espe­cia­les de las Fuer­zas del Cuer­po de Mari­nes –la últi­ma de las ramas del ejér­ci­to en incor­po­rar­se al SOCOM en 2006- indi­có, por ejem­plo, que pre­veía dupli­car su anti­gua uni­dad de 2.600 efec­ti­vos. «Les veo como una fuer­za que un día ten­drá unos 5.000 miem­bros, el equi­va­len­te a la cifra de SEAL que hay en el cam­po de bata­lla. Entre 5.000 y 6.000», dijo en un desa­yuno cele­bra­do en el mes de junio con perio­dis­tas del área de la defen­sa en Washing­ton. Los pla­nes a lar­go pla­zo están exi­gien­do ya que la fuer­za aumen­te en 1.000 efec­ti­vos.

Duran­te su recien­te audien­cia de con­fir­ma­ción en el Sena­do, el Vice­al­mi­ran­te de la Mari­na William McRa­ven, el entran­te jefe del SOCOM y salien­te jefe del JSOC (el que man­da­ba duran­te el ata­que a bin Laden) apro­bó una rápi­da tasa de cre­ci­mien­to del 3% al 5% en un año, mien­tras pelea­ba por lograr aún más recur­sos, inclu­yen­do más avio­nes tele­di­ri­gi­dos y la cons­truc­ción de nue­vas ins­ta­la­cio­nes para ope­ra­cio­nes espe­cia­les.

Un ex SEAL, que toda­vía en oca­sio­nes acom­pa­ña a las tro­pas al cam­po de bata­lla, McRa­ven, mani­fes­tó que pen­sa­ba que como las fuer­zas con­ven­cio­na­les esta­ban dis­mi­nu­yen­do en Afga­nis­tán, las tro­pas de ope­ra­cio­nes espe­cia­les debe­rían tener cada vez un mayor papel. Iraq, aña­dió, sal­dría bene­fi­cia­do si las fuer­zas esta­dou­ni­den­ses con­ti­nua­ban tra­ba­jan­do allí una vez supe­ra­do el lími­te de diciem­bre de 2011 para una reti­ra­da total de las tro­pas esta­dou­ni­den­ses. Tam­bién ase­gu­ró al Comi­té de Ser­vi­cios Arma­dos del Sena­do que «como anti­guo coman­dan­te de la JSOC, pue­do decir­les que tra­ba­ja­mos muy duro en Yemen y en Soma­lia».

Duran­te un dis­cur­so en el Sim­po­sio Anual sobre Con­flic­tos de Baja Inten­si­dad y Ope­ra­cio­nes Espe­cia­les de la Aso­cia­ción Indus­trial de la Defen­sa Nacio­nal cele­bra­do a pri­me­ros de año, el Almi­ran­te de la Mari­na Eric Olson, el jefe salien­te del Man­do de Ope­ra­cio­nes Espe­cia­les, seña­ló una ima­gen de saté­li­te obte­ni­da por la noche. Antes del 11‑S, se con­si­de­ra­ban zonas cla­ves las por­cio­nes ilu­mi­na­das del pla­ne­ta –en su mayo­ría nacio­nes indus­tria­li­za­das del nor­te glo­bal-. «Pero el mun­do ha cam­bia­do mucho en la últi­ma déca­da», dijo . «Nues­tro enfo­que ha cam­bia­do en gran medi­da hacia el sur… sin duda den­tro de la comu­ni­dad de ope­ra­cio­nes espe­cia­les, mien­tras abor­da­mos las ame­na­zas emer­gen­tes des­de luga­res no ilu­mi­na­dos».

Con ese fin, Olson lan­zó el «Pro­yec­to Law­ren­ce», un esfuer­zo para aumen­tar las habi­li­da­des cul­tu­ra­les –como for­ma­ción avan­za­da en len­guas y mejo­res cono­ci­mien­tos de la his­to­ria y cos­tum­bres loca­les- para las ope­ra­cio­nes en el extran­je­ro. El pro­gra­ma se lla­mó así por el ofi­cial bri­tá­ni­co, Tho­mas Edward Law­ren­ce (más cono­ci­do como «Law­ren­ce de Ara­bia»), quien se unió a los com­ba­tien­tes ára­bes para empren­der una gue­rra de gue­rri­llas en Orien­te Medio duran­te la I Gue­rra Mun­dial. Men­cio­nan­do a Afga­nis­tán, Pakis­tán, Mali e Indo­ne­sia, Olson aña­dió que el SOCOM nece­si­ta­ba aho­ra «Law­ren­ces en todas par­tes».

Aun­que Olson refi­rió sólo 51 paí­ses que cons­ti­tuían obje­to de preo­cu­pa­ción para el SOCOM, Nye me dijo un deter­mi­na­do día que las fuer­zas de las Ope­ra­cio­nes Espe­cia­les están des­ple­ga­das, apro­xi­ma­da­men­te, en 70 nacio­nes de todo el mun­do. Todas ellas, se apre­su­ró a aña­dir, a peti­ción de los gobier­nos anfi­trio­nes.

Según el tes­ti­mo­nio de Olson a prin­ci­pios de años ante el Comi­té de Ser­vi­cios Arma­dos del Con­gre­so, apro­xi­ma­da­men­te el 85% de las tro­pas de Ope­ra­cio­nes Espe­cia­les des­ple­ga­das en el extran­je­ro se encuen­tran en vein­te paí­ses del área de ope­ra­cio­nes del CENTCOM en el Gran Orien­te Medio: Afga­nis­tán, Bah­rein, Egip­to, Irán, Iraq, Jor­da­nia, Kazajs­tán, Kuwait, Kir­gui­zis­tán, Líbano, Omán, Pakis­tán, Qatar, Ara­bia Sau­dí, Siria, Tayi­kis­tán, Turk­me­nis­tán, Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos, Uzbe­kis­tán y el Yemen. El res­to está dis­per­so por todo el mun­do, des­de Suda­mé­ri­ca has­ta el Sur­es­te Asiá­ti­co, algu­nas en peque­ñas cifras, otras en gran­des con­tin­gen­tes.

El Man­do de las Ope­ra­cio­nes Espe­cia­les no quie­re reve­lar exac­ta­men­te en qué paí­ses actúan sus fuer­zas. «Obvia­men­te, esta­mos yen­do a algu­nos luga­res don­de no resul­ta ven­ta­jo­so que diga­mos que esta­mos ahí», dice Nye. «No todas las nacio­nes anfi­trio­nas quie­ren saber­lo, cua­les­quie­ra que sean las razo­nes, que pue­den ser inter­nas o regio­na­les».

Pero no es nin­gún secre­to (o al menos es uno muy mal guar­da­do) que las supues­tas tro­pas de ope­ra­cio­nes espe­cia­les negras, como los SEAL y la Fuer­za Del­ta, están lle­van­do a cabo misio­nes de cap­tu­rar y matar en Afga­nis­tán, Iraq, Pakis­tán y Yemen, mien­tras que las fuer­zas «blan­cas» como los Boi­nas Ver­des y los Ran­ger están entre­nan­do a sus socios indí­ge­nas como par­te de una gue­rra secre­ta mun­dial con­tra Al-Qai­da y otros gru­pos mili­tan­tes.

Por ejem­plo en Fili­pi­nas EEUU gas­ta 50 millo­nes de dóla­res al año en un con­tin­gen­te de 600 efec­ti­vos de las Fuer­zas de Ope­ra­cio­nes Espe­cia­les del ejér­ci­to, los SEAL de la Mari­na, en ope­ra­do­res espe­cia­les de la Fuer­za Aérea y otros que lle­van a cabo ope­ra­cio­nes de con­tra­te­rro­ris­mo con alia­dos fili­pi­nos con­tra gru­pos insur­gen­tes como la Yemaah Isla­mi­yah y Abu Sayaf.

El año pasa­do, como reve­la un aná­li­sis de docu­men­tos del SOCOM, de docu­men­tos de fuen­tes abier­tas del Pen­tá­gono y de una base de datos de las misio­nes de las Ope­ra­cio­nes Espe­cia­les reco­pi­la­das por la perio­dis­ta de inves­ti­ga­ción Tara McKel­vey (para la Ini­cia­ti­va del Perio­dis­mo de Segu­ri­dad Nacio­nal de la Facul­tad Medill de Perio­dis­mo), la mayo­ría de las tro­pas de eli­te esta­dou­ni­den­ses rea­li­za­ron ejer­ci­cios de entre­na­mien­to con­jun­to en Beli­ze, Bra­sil, Bul­ga­ria, Bur­ki­na Faso, Ale­ma­nia, Indo­ne­sia, Mali, Norue­ga, Pana­má y Polo­nia.

En lo que lle­va­mos de año se han lle­va­do a cabo misio­nes de entre­na­mien­to pare­ci­das en la Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na, Jor­da­nia, Ruma­nia, Sene­gal, Corea del Sur y Tai­lan­dia, entre otras nacio­nes. En reali­dad, me dijo Nye, en estos momen­tos las labo­res de entre­na­mien­to con­ti­núan en casi todas las nacio­nes don­de las Fuer­zas de Ope­ra­cio­nes Espe­cia­les están des­ple­ga­das. «De los 120 país que visi­ta­mos a fina­les de año, yo diría que en la inmen­sa mayo­ría hay ejer­ci­cios de entre­na­mien­to de una for­ma u otra. Podrían cla­si­fi­car­se como ejer­ci­cios de entre­na­mien­to».

La eli­te de poder del Pen­tá­gono

En otro tiem­po hijas­tras aban­do­na­das del esta­blish­ment mili­tar, las Fuer­zas de Ope­ra­cio­nes Espe­cia­les han cre­ci­do expo­nen­cial­men­te no sólo en tama­ño y pre­su­pues­to sino tam­bién en poder e influen­cia. Des­de 2002, se ha auto­ri­za­do al SOCOM a crear sus pro­pios Des­ta­ca­men­tos Espe­cia­les Con­jun­tos –como el Des­ta­ca­men­to Espe­cial de Ope­ra­cio­nes Espe­cia­les Con­jun­tas en Filipinas‑, una pre­rro­ga­ti­va limi­ta­da nor­mal­men­te a man­dos com­ba­tien­tes más amplios, como el CENTCOM. Este año, sin mucha fan­fa­rria, el SOCOM esta­ble­ció tam­bién su pro­pio Des­ta­ca­men­to Espe­cial de Adqui­si­cio­nes Con­jun­tas, un gru­po de dise­ña­do­res de equi­pa­mien­to y espe­cia­lis­tas en adqui­si­cio­nes.

Con con­trol sobre el pre­su­pues­to, el adies­tra­mien­to y el equi­pa­mien­to de sus fuer­zas, los pode­res nor­mal­men­te reser­va­dos a los depar­ta­men­tos (como el Depar­ta­men­to del Ejér­ci­to o el Depar­ta­men­to de la Mari­na), a los que se dedi­can dóla­res en cada pre­su­pues­to del Depar­ta­men­to de Defen­sa e influ­yen­tes defen­so­res en el Con­gre­so, en la actua­li­dad el SOCOM es un actor excep­cio­nal­men­te pode­ro­so en el Pen­tá­gono.

Con ver­da­de­ro peso, pue­de ganar bata­llas buro­crá­ti­cas, com­prar tec­no­lo­gía pun­ta y dedi­car­se a inves­ti­ga­cio­nes mar­gi­na­les como la trans­mi­sión de men­sa­jes elec­tró­ni­cos a las cabe­zas de la gen­te o desa­rro­llar con sigi­lo tec­no­lo­gías secre­tas para las tro­pas de tie­rra. Des­de 2001, los con­tra­tos impor­tan­tes con­ce­di­dos a empre­sas peque­ñas –las que pro­du­cen gene­ral­men­te equi­pa­mien­to espe­cia­li­za­do y armas- han aumen­ta­do seis veces.

Con sus cuar­te­les en la Base de la Fuer­za Aérea Mac­dill en Flo­ri­da, pero ope­ran­do en el exte­rior de ese esce­na­rio, los coman­dos se extien­den por todo el pla­ne­ta, inclu­yen­do Hawai, Ale­ma­nia y Corea del Sur, y están acti­vos en la mayo­ría de los paí­ses; el Man­do de Ope­ra­cio­nes Espe­cia­les aho­ra es una fueer­za en sí mis­mo.

Como jefe salien­te del SOCOM, Olson seña­ló a pri­me­ros de año: el SOCOM «es un micro­cos­mos del Depar­ta­men­to de Defen­sa, con com­po­nen­tes de tie­rra, mar y aire, pre­sen­cia glo­bal y auto­ri­da­des y res­pon­sa­bi­li­da­des que son refle­jo de los depar­ta­men­tos mili­ta­res, los ser­vi­cios mili­ta­res y las agen­cias de la Defen­sa».

Encar­ga­do de coor­di­nar todos los pla­nes del Pen­tá­gono con­tra las redes glo­ba­les del terro­ris­mo y, como con­se­cuen­cia, estre­cha­men­te conec­ta­do con otras agen­cias guber­na­men­ta­les, ejér­ci­tos extran­je­ros y ser­vi­cios de inte­li­gen­cia, y arma­do con un inmen­so inven­ta­rio de heli­cóp­te­ros sigi­lo­sos, avio­nes tri­pu­la­dos de ala fija, avio­nes tele­di­ri­gi­dos inmen­sa­men­te arma­dos, lan­chas rápi­das de fue­go a gogó dota­das de alta tec­no­lo­gía, Hum­vees espe­cia­li­za­dos y vehícu­los aco­ra­za­dos todo­te­rreno resis­ten­tes a minas y embos­ca­das, o MRAPs (por sus siglas en inglés), así como otros equi­pa­mien­tos de van­guar­dia (con más en camino), el SOCOM repre­sen­ta algo nove­do­so en el ejér­ci­to.

Aun­que el difun­to eru­di­to del mili­ta­ris­mo Chal­mers John­son solía refe­rir­se a la CIA como «el ejér­ci­to pri­va­do del pre­si­den­te», hoy el JSOC asu­me ese papel, actuan­do como el jefe eje­cu­ti­vo de los escua­dro­nes pri­va­dos para ase­si­nar, y su parien­te el SOCOM fun­cio­na como una nue­va eli­te de poder del Pen­tá­gono, un ejér­ci­to secre­to den­tro del ejér­ci­to que posee poder local y alcan­ce glo­bal.

En 120 paí­ses de todo el glo­bo, las tro­pas del Man­do de Ope­ra­cio­nes Espe­cia­les lle­van a cabo su gue­rra secre­ta de ase­si­na­tos de per­fil alto, matan­zas de nivel bajo, ope­ra­cio­nes de cap­tu­ra y secues­tro, ata­ques noc­tur­nos tipo pata­da en la puer­ta, ope­ra­cio­nes con­jun­tas con fuer­zas extran­je­ras y misio­nes de entre­na­mien­to con socios loca­les como par­te de un con­flic­to en las som­bras del que la mayo­ría de los esta­dou­ni­den­ses care­cen de infor­ma­ción. En otro tiem­po «espe­cia­les» por ser peque­ños, enju­tos, equi­pos que actua­ban fue­ra, hoy son espe­cia­les por su poder, acce­sos, influen­cia y aura.

Esa aura se bene­fi­cia aho­ra de una cam­pa­ña de rela­cio­nes públi­cas bien orques­ta­da que les ayu­da a pro­yec­tar una ima­gen sobre­hu­ma­na en casa y afue­ra, inclu­so aun­que muchas de sus acti­vi­da­des actua­les per­ma­nez­can en som­bras cada vez más amplias. La visión típi­ca que tra­tan de difun­dir se pue­de hallar en esta decla­ra­ción del Almi­ran­te Olson: «Estoy con­ven­ci­do de que las fuer­zas… son los socios cul­tu­ral­men­te más com­pe­ne­tra­dos, los caza­do­res de ase­si­nos más leta­les y los ase­so­res, entre­na­do­res, solu­cio­na­do­res de pro­ble­mas y gue­rre­ros más res­pon­sa­bles, ági­les, inno­va­do­res y efi­ca­ces que cual­quier nación podría ofre­cer».

Recien­te­men­te, en el Forum de Segu­ri­dad del Ins­ti­tu­to Aspen, Olson ofre­ció unos comen­ta­rios igual­men­te edul­co­ra­dos y tam­bién algu­na infor­ma­ción enga­ño­sa al afir­mar que las Fuer­zas de las Ope­ra­cio­nes Espe­cia­les de EEUU esta­ban ope­ran­do sólo en 65 paí­ses e impli­ca­das en com­ba­te sólo en dos de ellos. Cuan­do se le pre­gun­tó por los ata­ques de avio­nes no tri­pu­la­dos en Pakis­tán, según las infor­ma­cio­nes, con­tes­tó: «¿Está usted hablan­do de explo­sio­nes no atri­bui­das?».

Sin embar­go, algo se le esca­pó. Seña­ló, por ejem­plo, que las ope­ra­cio­nes negras, como la misión de bin Laden, con coman­dos aero­trans­por­ta­dos rea­li­zan­do ata­ques noc­tur­nos, ya era algo excep­cio­nal­men­te común. Cada noche se lle­van a cabo más o menos una doce­na, dijo. Sin embar­go, qui­zá sea aún más escla­re­ce­dor el comen­ta­rio a bote pron­to que hizo acer­ca del tama­ño del SOCOM. Jus­to aho­ra, sub­ra­yó, las fuer­zas de Ope­ra­cio­nes Espe­cia­les de EEUU son apro­xi­ma­da­men­te tan gran­des como todo el ejér­ci­to del Cana­dá en ser­vi­cio acti­vo. En reali­dad, la fuer­za es mucho mayor que los ejér­ci­tos en ser­vi­cio acti­vo de muchas de las nacio­nes don­de las tro­pas de eli­te esta­dou­ni­den­ses ope­ran cada año y se ha deci­di­do que sigan cre­cien­do.

Los esta­dou­ni­den­ses tie­nen que ser cons­cien­tes ya de lo que sig­ni­fi­ca tener una fuer­za «espe­cial» tan inmen­sa, tan acti­va y tan secre­ta, y no es muy pro­ba­ble que empie­cen a ser­lo has­ta que dis­pon­gan de mayor infor­ma­ción. Y esa infor­ma­ción no van a faci­li­tár­se­la Olson o sus tro­pas. «Nues­tro acce­so [a paí­ses extran­je­ros] depen­de de nues­tra capa­ci­dad para no hablar de ello», dijo en res­pues­ta a pre­gun­tas sobre el secre­tis­mo del SOCOM. Cuan­do las misio­nes se ven some­ti­das a escru­ti­nio, como en el caso del asal­to a bin Laden, las tro­pas de eli­te se sien­ten moles­tas. El «ejér­ci­to secre­to» del ejér­ci­to, dijo Olson, quie­re «regre­sar a las som­bras y hacer ahí lo que ten­ga que hacer».


(*)Nick Tur­se es his­to­ria­dor, ensa­yis­ta y perio­dis­ta de inves­ti­ga­ción. Es edi­tor aso­cia­do de Tom​Dis​patch​.com y nue­vo redac­tor de Alter​net​.org, su últi­mo libro es The Case for With­dra­wal from Afgha­nis­tan (Ver­so Books).
Este artícu­lo es una cola­bo­ra­ción entre Alter​net​.org y Tom​Dis​patch​.com
Tra­du­ci­do del inglés para Rebe­lión por Sin­fo Fer­nán­dez.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *