Las lec­cio­nes de Ezker Batua y los retos de Bil­du- JM Arru­gae­ta

La difí­cil con­vi­ven­cia de fami­lias y ten­den­cias en el seno de Ezker Batua pare­ce una seña de iden­ti­dad cons­tan­te en esta for­ma­ción polí­ti­ca. La deci­sión de Alter­na­ti­ba, hace ya un tiem­po, de aban­do­nar este gru­po y apos­tar muy acer­ta­da­men­te por una alian­za de con­te­ni­dos sobe­ra­nis­tas y de izquier­da, que aca­bó con­cre­tán­do­se en Bil­du, así como la cons­tan­te pér­di­da de apo­yo elec­to­ral, pare­cen haber ten­sio­na­do al máxi­mo el inte­rior de Ezker Batua. Los diver­sos gru­pos inter­nos han con­ti­nua­do mal­vi­vien­do bajo el mis­mo cie­lo (siglas y des­pa­chos) en un equi­li­brio casi impo­si­ble, has­ta que la noti­cia de la «nego­cia­ción», des­ve­la­da muy intere­sa­da­men­te por el pro­pio PNV, ha logra­do que se tiren los tras­tos a la cabe­za ya sin nin­gu­na com­pos­tu­ra.

Más allá de los hechos en sí mis­mos, de los deta­lles y de los nom­bre pro­pios que son par­te inse­pa­ra­ble del lamen­ta­ble espec­tácu­lo que han dado, y que pare­cen empe­ña­dos en seguir ofre­cién­do­nos (y en los que no pien­so meter­me a fon­do, pues ni ten­go sufi­cien­tes datos ni for­man par­te de mi mun­do polí­ti­co), sí me pare­ce muy nece­sa­rio, en estos nue­vos tiem­pos que corren en nues­tra tie­rra, hacer algu­nas refle­xio­nes más de fon­do sobre lo que supo­nen estos suce­sos como mues­tra de la esca­la de valo­res, acti­tu­des y com­por­ta­mien­tos que ata­ñen a la izquier­da, como cam­po polí­ti­co y social en gene­ral. No quie­ro, ade­más, dejar de recor­dar y sub­ra­yar la men­ta­li­dad de quie­nes pien­san que «estas cosas» no tie­nen nada que ver con ellos, ya que nadie está vacu­na­do con­tra las mor­ta­les enfer­me­da­des que ha incu­ba­do Ezker Batua, y que tie­nen ante­ce­den­tes his­tó­ri­cos, rela­ti­va­men­te cer­ca­nos y poco cono­ci­dos para los más jóve­nes, en la difun­ta Eus­ka­di­ko Ezke­rra.

Sacar lec­cio­nes para apren­der me pare­ce un sano y muy nece­sa­rio ejer­ci­cio de cara a no repe­tir ‑y repe­tir­nos- erro­res y cami­nos equi­vo­ca­dos una y otra vez. La izquier­da, en su mejor y para mi úni­ca acep­ción, no pue­de ser sino teo­ría y prác­ti­ca social (a la que hay que sumar­le obli­ga­to­ria­men­te la éti­ca). Su misión no es ges­tio­nar para afian­zar el sis­te­ma actual, pues sería el efí­me­ro sue­ño de una noche de verano entre cómo­dos des­pa­chos aun­que ten­ga, eso sí, la obli­ga­ción de gober­nar, y de hacer­lo mejor que nadie des­ple­gan­do todas sus posi­bi­li­da­des y poten­cia­li­da­des, cuan­do logre la sufi­cien­te legi­ti­mi­dad social y elec­to­ral. Sin embar­go, hemos de recor­dar­nos cons­tan­te­men­te que el sen­ti­do pri­me­ro y últi­mo, la razón de ser de una izquier­da ver­da­de­ra es trans­for­mar social­men­te y en pro­fun­di­dad men­tes y acti­tu­des para cons­truir un mun­do dife­ren­te don­de pri­me lo humano y la jus­ti­cia, el sen­ti­do de lo colec­ti­vo en toda su ampli­tud, crea­ti­vi­dad y soli­da­ri­dad.

Para una izquier­da radi­cal, es decir, para una izquier­da que quie­re ir a las raí­ces de los pro­ble­mas prac­ti­can­do solu­cio­nes, con­ten­tar­se y aco­mo­dar­se a lo posi­ble es pura mio­pía, asu­mir con­cep­tos y prác­ti­cas de un sis­te­ma glo­bal que se basa en la explo­ta­ción, la domi­na­ción, el indi­vi­dua­lis­mo, el con­su­mis­mo, la exclu­sión y la nega­ción de lo nacio­nal. Es, en defi­ni­ti­va, dejar­se arru­llar por leta­les can­tos de sire­na que el sis­te­ma actual nos lan­za per­ma­nen­te­men­te. Para la izquier­da «inte­grar­se» en las ins­ti­tu­cio­nes sin más con­di­cio­nan­tes que sacar votos es como morir espi­ri­tual­men­te, y fren­te a este hecho está obli­ga­da a asu­mir com­por­ta­mien­tos ine­quí­vo­cos, for­mas de hacer y reglas prác­ti­cas que la dis­tin­gan y la iden­ti­fi­quen como una mane­ra dife­ren­te, revo­lu­cio­na­ria (si me per­mi­ten la expre­sión), de enten­der la polí­ti­ca, la liber­tad y la demo­cra­cia. La cosa públi­ca, en defi­ni­ti­va, debe ser ser­vi­cio y con­vic­ción y no pri­vi­le­gio ni pro­fe­sión.

Para par­te de la buro­cra­cia de IU-EB, los pues­tos elec­tos por voto popu­lar pare­ce ser que se con­vir­tie­ron en gran medi­da, con el trans­cu­rrir del tiem­po y la repe­ti­ción de las mis­mas per­so­nas en los car­gos, en mera ruti­na y fuen­te de tra­ba­jo bien remu­ne­ra­do con capa­ci­dad de influen­cia, acom­pa­ña­do en muchos casos segu­ra­men­te con las pre­ben­das corres­pon­dien­tes. La pér­di­da cons­tan­te de apo­yo popu­lar tra­jo un serio pro­ble­ma a par­te del apa­ra­to de IU, que no ha teni­do que ver con el inte­rés social o con la refle­xión de qué cosas no esta­ban hacien­do bien, sino con el incier­to des­tino labo­ral de unas doce­nas de per­so­nas.

Una por­ta­voz de esta for­ma­ción polí­ti­ca resu­mía en bre­ves pala­bras, inten­tan­do mini­mi­zar daños, varias reali­da­des en las que mere­ce la pena dete­ner­se. Según ella, este tipo de «nego­cia­cio­nes», es decir, pedir direc­ta­men­te pues­tos y dine­ros, es muy nor­mal en la polí­ti­ca (vas­ca), afir­man­do ade­más que les pare­ció (a su for­ma­ción) que el PNV esta­ba pre­dis­pues­to a acce­der a sus deman­das.

Por fin alguien «des­de den­tro» nos ha veni­do a rati­fi­car lo que todos sos­pe­chá­ba­mos y sabía­mos hace tiem­po: la polí­ti­ca, vas­ca en este caso, ha sido duran­te más de tres déca­das un tra­sie­go de dine­ro, car­gos y gobier­nos, que tie­nen como tras­fon­do y jus­ti­fi­ca­ción apa­ren­te docu­men­tos y acuer­dos polí­ti­cos que no pare­cen dema­sia­do impor­tan­tes, por lo seña­la­do. Es decir, lo esen­cial se ha con­ver­ti­do en estar al calor del poder, la admi­nis­tra­ción y los con­for­ta­bles des­pa­chos y no repre­sen­tar cabal­men­te los intere­ses y aspi­ra­cio­nes de las per­so­nas que les otor­gan su con­fian­za, con­di­cio­na­da y tem­po­ral, median­te una pape­le­ta.

El segun­do peca­do capi­tal, expre­sa­do por esta por­ta­voz, tie­ne que ver con asu­mir los mis­mos com­por­ta­mien­tos, acti­tu­des y valo­res que el PNV, en este caso con­cre­to. No me cabe duda de que el Par­ti­do Nacio­na­lis­ta Vas­co es espe­cia­lis­ta en este tipo de tran­sac­cio­nes, no por casua­li­dad lle­va tan­tos años en el «nego­cio» con nota­ble éxi­to y le da lo mis­mo aliar­se con el PP, el PSOE, IU o con María San­tí­si­ma, con tal de seguir en el «machi­to», como se dice popu­lar­men­te. Pero yo me pre­gun­to: ¿no es pre­ci­sa­men­te esta for­ma de enten­der la polí­ti­ca, que tan­to daño ha hecho en Eus­kal Herria, lo que se quie­re cam­biar des­de la izquier­da? Por eso pre­fie­ro aco­ger­me a las pala­bras del anti­guo secre­ta­rio gene­ral de IU en el Esta­do espa­ñol, Julio Angui­ta, cuan­do al refe­rir­se a alian­zas y acuer­dos, sin duda nece­sa­rios como prác­ti­ca polí­ti­ca, decía que la guía debe ser siem­pre «pro­gra­ma, pro­gra­ma, pro­gra­ma». Es decir, gober­nar y ges­tio­nar sí, pero el asun­to no es el poder en sí mis­mo, ni los coches ofi­cia­les, los altí­si­mos sala­rios o la capa­ci­dad de «resol­ver­le» un piso ofi­cial a un fami­liar o ami­gue­te, sino los con­te­ni­dos, obje­ti­vos y pla­nes con­cre­tos para ir avan­zan­do en la ingen­te labor de cons­truir una socie­dad nue­va. Lo con­tra­rio nos lle­va­ría obli­ga­to­ria­men­te a la doble mesa nego­cia­do­ra, a la doble moral de esta Izquier­da (H)Un(d)ida o, mejor dicho, sui­ci­da­da.

Nues­tro país está vivien­do momen­tos muy espe­cia­les. Bil­du se ha con­ver­ti­do en una alian­za de lar­go reco­rri­do que apues­ta y suma por la sobe­ra­nía ple­na y real des­de la izquier­da. Su éxi­to elec­to­ral, y los que sin duda le segui­rán, se ha tra­du­ci­do en una nota­ble pre­sen­cia en diver­sas ins­ti­tu­cio­nes, e inclu­so labo­res de gobierno en no pocas de ellas. Por eso, las peno­sas lec­cio­nes que nos ha dado Ezker Batua cobran más impor­tan­cia, si cabe, si se toman como adver­ten­cia de cómo se pue­den tor­cer las volun­ta­des, las vir­tu­des y los cora­zo­nes, y créan­me que no hay peor enemi­go interno que per­der la espe­ran­za y la ilu­sión que ha cos­ta­do tan­to cons­truir y con­cre­tar.

A Bil­du pare­ce tocar­le en estos momen­tos ejer­cer el difí­cil arte de sumar, des­de lo nacio­nal y des­de la izquier­da. Su reto será hacer­lo sobre pro­gra­mas, acuer­dos, bases sóli­das y una prác­ti­ca social cons­tan­te que sea dis­tin­ti­va y lim­pia, para que repre­sen­te no sólo a un elec­to­ra­do amplio y diver­so, sino para que aca­be con­vir­tién­do­se en una cul­tu­ra polí­ti­ca de trans­for­ma­ción, una for­ma de enten­der y vivir colec­ti­va y soli­da­ria­men­te, en base a la rica tra­di­ción de par­ti­ci­pa­ción que hemos desa­rro­lla­do his­tó­ri­ca­men­te

La lucha ins­ti­tu­cio­nal con­lle­va en sí mis­ma vie­jos peli­gros de inte­gra­ción y asi­mi­la­ción a lo que se quie­re cam­biar, peli­gros que la izquier­da ha deba­ti­do en muy diver­sas épo­cas y cir­cuns­tan­cias. De hecho, la social­de­mo­cra­cia que cono­ce­mos no siem­pre fue rosa páli­da, ama­ri­lla o neo­li­be­ral, sino una opción del movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio del siglo XIX que aca­bó con­vir­tién­do­se has­ta for­mar par­te inse­pa­ra­ble y esen­cial del capi­ta­lis­mo y su sis­te­ma polí­ti­co, que supues­ta­men­te com­ba­tía y que­ría trans­for­mar. Fomen­tar la par­ti­ci­pa­ción acti­va, basar­se en el amplio teji­do social que actúa en nues­tro país, que nues­tros elec­tos rin­dan cuen­tas de su tra­ba­jo de mane­ra abier­ta y regu­lar, inten­tar que los car­gos no se desem­pe­ñen por lar­gos y reite­ra­dos perio­dos de tiem­po para evi­tar que se aca­ben pro­fe­sio­na­li­zan­do y dis­tan­cián­do­se de la prác­ti­ca social, pue­den ser algu­nas de las medi­das acon­se­ja­bles, y segu­ra­men­te habrá que inven­tar otras más en la medi­da en que sean nece­sa­rias para evi­tar las mal­for­ma­cio­nes y enfer­me­da­des que desa­rro­lló en su seno Ezker Batua, y para las que, repi­to, no exis­ten vacu­nas pre­vias. Unas cues­tio­nes que, sin duda, serán tam­bién retos para Bil­du en los tiem­pos inme­dia­tos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *