Car­ta de Wal­ter Wen­de­llin en la mar­cha por [email protected] [email protected] de Gasteiz

Brin­dis Pre­sos Fies­ta de la Blan­ca 2011
2011-08-05

Esta­mos en fies­tas, pero algu­nos, para dejar la ciu­dad pul­cra y a su gus­to nos quie­ren barrer bajo la alfom­bra como barren todas sus injus­ti­cias y demás feas sucie­da­des bajo la alfom­bra para que no se vean.

Pero no pue­den, por­que están aquí con noso­tros, todos y todas aque­llas que están dis­per­sa­das a cien­tos de kiló­me­tros, los y las enfer­mas que siguen ence­rra­das, los que han cum­pli­do y siguen encar­ce­la­dos, inclu­so todos aque­llos y aque­llas que están a una dis­tan­cia que ya no se mide ni en kiló­me­tros ni en tiem­po siquiera.

Y por­que esta­mos orgu­llo­sos y orgu­llo­sas de nues­tras madres, her­ma­nos, tíos, ami­gas, com­pa­ñe­ros, padres, hijas e hijos por­que esta­mos orgu­llo­sas de su com­pro­mi­so, de sus inten­cio­nes, de sus sue­ños, por eso nos lla­man “ase­si­nos” y “terro­ris­tas”, nos insul­tan y tra­tan de
“ali­ma­ñas”, nos barren y pro­vo­can, nos repri­men y prohíben.

En este últi­mo año en Gas­teiz hemos sali­do 9 de las maz­mo­rras del rei­no a res­pi­rar el aire de Gas­teiz, a pisar sus calles y pla­zas, el últi­mo ‑por aho­ra- Jago­ba. Pero hemos sido dete­ni­dos y encar­ce­la­dos 10: es mal cocien­te, y están toda­vía 43 pre­sos y pre­sas polí­ti­cos y muchos com­pa­ñe­ros y com­pa­ñe­ras huidas.

En reali­dad son muchos más, son cien­tos de miles de pre­sos y pre­sas polí­ti­cos encar­ce­la­dos en las cár­ce­les del mun­do. En reali­dad son millones.

En reali­dad el mun­do ente­ro esta­mos pre­sos de unos per­tur­ba­dos men­ta­les, “demó­cra­tas de toda la vida”, y ase­gu­ran que su “módu­lo” es el menos malo de los “mode­los” y el úni­co posible.

Dicen que nos van a paci­fi­car y a re-socia­li­zar. Pre­ten­den hacer­lo atán­do­nos a su mode­lo y a la mise­ria con su cade­na per­pe­tua. Y lue­go nos pro­me­ten el Paraí­so, el ver­gel de la feli­ci­dad divi­na don­de en sus bro­tes ver­des están bro­tan­do libre­men­te los dóla­res y euros ‑casi- lis­tos para cobrar.

Mien­tras tan­to en Soma­lia y Kenia y tan­tos otros luga­res, entre vas­tos cam­pos de soja y tri­go asig­na­do para cer­dos y coches (necro-com­bus­ti­ble bio­ló­gi­co para su eco­no­mía), están abriendo
gigan­tes­cas fosas comu­nes: cunas y lechos para millo­nes de niños y adul­tos. (Y no les tiem­bla el pul­so ni la voz al enviar­nos a cavar.)

Las cáma­ras de gas que uti­li­zan actual­men­te no requie­ren ya de pare­des. Son libres. Usan los desier­tos de Irak, de Libia, del Saha­ra como cre­ma­to­rios de pue­blos ente­ros y los mares inter­na­cio­na­les como enor­mes ollas para hacer jabón con los migran­tes (de for­ma natural,
eco­ló­gi­ca, y apto has­ta para el comer­cio justo).

Barrios de txa­bo­las, fave­las, villas y ciu­da­des ente­ras son cam­pos de con­cen­tra­ción. Es la pro­pia mise­ria y su “fin de la his­to­ria” la que man­tie­ne ence­rra­dos a millo­nes de muer­tos vivien­tes exclui­dos de la magia de su “libre mercado”.

Ya no gas­tan alam­bre de púas ni vallas eléc­tri­cas para los cam­pos de tra­ba­jos for­za­dos. Los cer­can con sus cons­ti­tu­cio­nes, leyes, decre­tos, nor­ma­ti­vas, acuer­dos, hipo­te­cas, cré­di­tos… Así man­tie­nen endeu­da­das y cer­ca­das a per­so­nas, a pue­blos y con­ti­nen­tes ente­ros. Así nos
man­tie­nen para garan­ti­zar­se sus lujos y vicios: dia­man­tes para sus aman­tes, yates para sus orgías y miles de millo­nes para su casino finan­cie­ro. Esto es la “sacri­fi­ca­da” vida de la jet-set de estos carceleros.

Y todas las muje­res y hom­bres que no solo sen­ti­mos “cual­quier injus­ti­cia con­tra cual­quie­ra (en cual­quier barrio o pue­blo) en cual­quier par­te del mun­do” sino que toma­mos la deci­sión y el
com­pro­mi­so de hacer algo, de tra­ba­jar a favor de todos los dere­chos de todas las per­so­nas, aca­ba­mos sien­do por ello obje­ti­vo de sus insul­tos, de la repre­sión, de tor­tu­ra, aca­ba­mos sien­do car­ne de cár­cel y fosas para ellos.

Y es por­que moles­ta­mos en las cuen­tas de su cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y de su pre­sun­tuo­sa geo­es­tra­te­gia de la Srta. Pepis y has­ta en “sus” fiestas.

Y noso­tros y noso­tras sólo que­re­mos vivir res­pe­ta­dos y dis­fru­tar libre­men­te la vida, el tra­ba­jo y las fies­tas con nues­tros seres queridos.

A veces nos resig­na­mos y cree­mos que es impo­si­ble luchar con­tra seme­jan­te pode­río cri­mi­nal, que nos supera. Sin embar­go cuen­ta un cabo anó­ni­mo cuan­do le pre­gun­ta­ron por­qué hacía de car­te­ro para Julián, el can­tau­tor colom­biano, secues­tra­do y des­apa­re­ci­do por razón de Estado,
cuen­ta este cabo que: una vez «en la sel­va había un enor­me incen­dio forestal».

Muchos ani­ma­les corrie­ron al lecho del río y que­da­ron atra­pa­dos entre el fue­go y el feroz cau­dal. En la dis­yun­ti­va de que­mar­se o aho­gar­se, el peque­ño coli­brí reco­gía goti­tas de agua de la ori­lla del río y las echa­ba, con su dimi­nu­to pico, al per­ti­naz fue­go. El león, los ele­fan­tes, jira­fas y todos los ani­ma­les se bur­la­ban del coli­brí, y has­ta que le gri­ta­ron: “Imbé­cil, ¿qué crees que haces? ¿aca­so vas a apa­gar el incen­dio con tus goti­tas? y el coli­brí les res­pon­dió: “Yo hago lo mío ¿qué hacen ustedes?”

Qué este vino sir­va para apa­gar nues­tra sed y el incen­dio del mun­do. (Pero no nos con­fun­da­mos: no vale que los ele­fan­tes lle­ven goti­tas de coli­brí con sus trompas.)

Viva los sue­ños de inde­pen­den­cia y socia­lis­mo de ele­fan­tes, hor­mi­gas, tigres, coli­bríes y todas las ali­ma­ñas del Mundo.

Gora Eus­kal pre­so eta ihes­la­ri politikoak
Gora Mun­du­ko pre­so eta ihes­la­ri politikoak
Gora Gu ta Gutarrak

La solidaridad con los presos superó el veto de Lakua en Gasteiz

El responsable de Askapena, Walter Wendelin, en la concentración. | Nuria González

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.