Anony­mous ata­ca 70 pági­nas web de las fuer­zas de segu­ri­dad bri­tá­ni­cas y estadounidenses

Una persona lleva la característica careta del grupo Anonymous. Foto: El PaísUna per­so­na lle­va la carac­te­rís­ti­ca care­ta del gru­po Anony­mous. Foto: El País 

El gru­po Anony­mous recla­ma en un comu­ni­ca­do que ha logra­do aden­trar­se en los sis­te­mas infor­má­ti­cos de unas 70 pági­nas web vin­cu­la­das con las fuer­zas de segu­ri­dad en Esta­dos Uni­dos y Rei­no Uni­do.

Según la infor­ma­ción obte­ni­da por Asso­cia­ted Press, el gru­po habría roba­do 10 giga­bi­tes de datos que inclu­yen direc­cio­nes de correo elec­tró­ni­co, núme­ros de tar­je­tas de cré­di­to y otra infor­ma­ción de agen­tes locales.

“Vamos a publi­car una can­ti­dad masi­va de infor­ma­ción con­fi­den­cial que segu­ra­men­te humi­lla­rá, des­acre­di­ta­rá e inci­mi­na­rá a agen­tes de poli­cía en todo Esta­dos Uni­dos”, dice el comu­ni­ca­do. “Que­re­mos demos­trar la cul­tu­ra corrup­ta inhe­ren­te a las fuer­zas poli­cia­les emplean­do sus pro­pias pala­bras”, ade­más de “inte­rrum­pir y sabo­tear su abi­li­dad para comu­ni­car­se y ate­rro­ri­zar a otras comunidades”.

Anony­mous es una orga­ni­za­ción que sur­gió en inter­net, tie­ne miem­bros en varios paí­ses y care­ce de estruc­tu­ra o por­ta­vo­ces. El movi­mien­to afir­ma luchar por la trans­pa­ren­cia, la liber­tad de expre­sión y los dere­chos huma­nos. Duran­te los últi­mos años han diri­gi­do varios ata­ques a ban­cos, empre­sas mul­ti­na­cio­na­les y Gobiernos.

La agen­cia Asso­cia­ted Press ase­gu­ra que no han podi­do com­pro­bar la vera­ci­dad de las afir­ma­cio­nes de Anony­mous, pero las pági­nas webs de la poli­cía en varias loca­li­da­des del sur de Esta­dos Uni­dos, don­de el gru­po dice haber cen­tra­do esta últi­ma ope­ra­ción, pare­cen caí­das. Dos ofi­ci­nas de she­riffs loca­les sí lo confirmaron.

El comu­ni­ca­do aña­de que esta últi­ma ofen­si­va es una ven­gan­za por las deten­cio­nes a miem­bros de Anony­mous en Esta­dos Uni­dos y Euro­pa en los últi­mos meses. Hace tres sema­nas, el FBI orga­ni­zó varias reda­das que ter­mi­na­ron con la deten­ción de 16 supues­tos miem­bros de Anony­mous en Cali­for­nia, Flo­ri­da y Nue­va Jer­sey. La agen­cia nor­te­ame­ri­ca­na había emi­ti­do 40 órde­nes de bús­que­da a prin­ci­pios de año duran­te la inves­ti­ga­ción de diver­sas ope­ra­cio­nes en defen­sa de Wikileaks.

Si bien las pri­me­ras ope­ra­cio­nes atri­buí­das a Anony­mous se cen­tra­ron en las pági­nas web de Visa y Pay­Pal, des­pués han boi­co­tea­do los ser­vi­do­res de orga­ni­za­cio­nes tan dis­tin­tas como la Igle­sia de la Cien­cio­lo­gía, Sony ‑aun­que el gru­po lo nega­ría des­pués- o la Aso­cia­ción Cine­ma­to­grá­fi­ca de Esta­dos Uni­dos. Los ata­ques con­sis­ten en robar con­te­ni­do con­fi­den­cial de las pági­nas web o blo­quear su acce­so satu­rán­do­las de tráfico.

Estas ope­ra­cio­nes han con­ver­ti­do a Anony­mous en uno de los obje­ti­vos de la poli­cía y el FBI en los últi­mos meses. En cola­bo­ra­ción con las fuer­zas de segu­ri­dad bri­tá­ni­cas detu­vie­ron a 21 per­so­nas vin­cu­la­das con los ata­ques al ser­vi­cio de pagos por inter­net Pay­Pal, que ges­tio­na­ba las dona­cio­nes a Wikileaks.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.