Cuba­de­ba­te cum­ple 8 años

cubadebateLa casua­li­dad ‑y una bue­na pro­fe­so­ra y ami­ga- me tra­jo has­ta Cuba­de­ba­te una maña­na a comien­zos de este año. Lle­gué a una media­na ofi­ci­na en la que tres escri­to­rios ocu­pan la mayo­ría del espa­cio dis­po­ni­ble. “Esto es Cuba­de­ba­te”, nos dije­ron tras las pre­sen­ta­cio­nes de rigor. “¡¿Esto es Cuba­de­ba­te?!”, pen­sé para mis aden­tros, y en la cara de David des­cu­brí un sen­ti­mien­to simi­lar.

Así comen­zó nues­tro peda­ci­to de his­to­ria en un medio que este 5 de agos­to cum­plió ocho años de des­an­dar por las redes digi­ta­les como una de las expe­rien­cias más lúci­das del perio­dis­mo cubano en los últi­mos años. Infi­ni­to y gene­ro­so andén, a Cuba­de­ba­te han arri­ba­do y par­ti­do mon­to­nes de ami­gos que com­par­ten sus ale­grías por un rato, pero lue­go siguen su inelu­di­ble rum­bo. Ahí radi­ca uno de los prin­ci­pa­les retos del medio, desa­fiar al mons­truo del dia­ris­mo sin garan­tías de nin­gún tipo, sin tra­ba­jos segu­ros que hacen res­pi­rar ali­via­dos a los edi­to­res.

Por eso el espí­ri­tu fre­né­ti­co que ema­na de aque­lla ofi­ci­na, aún cuan­do esté vacía. Por­que Cuba­de­ba­te es el due­lo eterno con­tra la quie­tud, la bús­que­da ince­san­te ‑y erra­da a ratos, por qué no- de una ver­dad que en estos tiem­pos de Inter­net mul­ti­pli­ca su carác­ter de pro­fu­sa y dis­per­sa.

Esto pudie­ra ser una loa a los mag­ní­fi­cos resul­ta­dos de esta sin­gu­lar expe­rien­cia, pero en reali­dad qui­sie­ra fue­ra una anda­na­da de sue­ños por el Cuba­de­ba­te que será. Sue­ño con que la “redac­ción” de Cuba­de­ba­te sea algo más que una ente­le­quia cobi­ja­da en las cabe­zas de algu­nos, sue­ño con ver un des­plie­gue visual que apro­ve­che los más moder­nos recur­sos de las herra­mien­tas de la web en fun­ción de tra­ba­jos de alto con­te­ni­do, sue­ño con un Cuba­de­ba­te que haga un poco más de honor a su nom­bre y se aden­tre un poco en los inefa­bles cami­nos de este jar­dín insu­lar.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *