Por no currar, lo que sea- Xabier Sil­vei­ra

Aita eta amak nahi­ko ninduten/​fabrika batian /​etor­ki­zu­na borrokatzeko/​altzairu artian./Bide txi­do­rre­tik noa/​agian nere kaltian/​bai­na ez dut uste nabi­le­ni- kan/​horren apar­tian. Xabier Lete lo reco­no­cía públi­ca­men­te, pese a que para él Txi­rri­ta era un des­gra­cia­do (fal­to de gra­cia de dios, no un prin­gau) jus­ta­men­te por ser un vago. «Txi­rri­ta, giza­ra­jua, alpe­rra zan», le escu­ché decir una vez. Pare­ce que no solo él lo fue­ra. Me supera la obse­sión que inva­de a men­tes y demen­tes, supues­tos comu­ni­ca­do­res sin ape­nas don de gen­tes que con­fun­den ser entre­te­ni­do con ser un imper­ti­nen­te y harían lo que fue­ra por salir en la tele. Y lo peor es que muchos, cada vez más, lo con­si­guen. Yo soy, bueno no, yo no, Sil­vei­ra es un buen ejem­plo. Sacia­da la sed de ser, plas­ma­da la vic­to­ria con una pal­ma­da en la espal­da, toda per­so­na agra­cia­da con el éxi­to que supo­ne­mos que es ser reco­no­ci­do en públi­co bus­ca el esca­lón supe­rior: vivir de lo que a uno le gus­ta. ¡Como si los hala­gos se pudie­ran comer!

Pero la vagan­cia deri­va­da del ego exa­ge­ra­do, tie­ne tam­bién, como no, su nega­ti­vo en esta pelí­cu­la. Cuan­to más des­aper­ci­bi­dos pasen, mejor, cuan­to menos se les vea, mejor. Apo­ya­dos en una esqui­na inten­tan­do ver­lo todo, apos­ta­dos tras sus gafas oscu­ras y casi siem­pre rodea­dos por bol­sos cru­za­dos que para nada con­jun­tan con sus ropas de txa­ku­rra, para vagos los escol­tas. Eso sí que cues­ta enten­der­lo y no lo de que­rer ser la reen­car­na­ción de Txi­rri­ta. No sé si dema­sia­do vagos para ser poli­cías o no lo sufi­cien­te­men­te inte­li­gen­tes para no ser­lo, el caso es que son la raza cani­na más des­pre­cia­ble que ha pasa­do por este país. Ahí es nada cama­ra­da. Como pedo que no lle­ga a cagada, su frus­tra­ción que los pre­ce­de y a la vez les hace de nal­ga, cuan­do de críos les pre­gun­ta­ban qué que­rían ser de mayor, ¿ellos que res­pon­de­rían? ¿Guar­da­es­pal­das?

Tras el fin de estos años de bonan­za eco­nó­mi­ca en el sec­tor moti­va­da por la acti­vi­dad arma­da de ETA, aho­ra que su mili­tan­cia ‑la de ETA, cla­ro- ha sido envia­da al paro, lo últi­mo que que­rrían nues­tros ami­go­tes los sica­rios es, solo fal­ta­ría, aca­bar como ellos. Tan­to luchar por el fin de ETA y aho­ra mira. Dios ¡qué injus­ta es la vida!

Aún así esta gen­te, empren­de­do­ra que es, no se va a que­dar cru­za­da de bra­zos miran­do como se jue­ga con sus pues­tos de tra­ba­jo. Ser­vi­les como ellos solo lo son y en vis­ta de que en Irak o Afga­nis­tán tam­po­co hay mucho curro se mues­tran aho­ra dis­pues­tos a ofre­cer sus ser­vi­cios a las muje­res ame­na­za­das de muer­te por sus mari­dos. ¡Es que son más bue­nos! Sin tener muy cla­ro que vayan a escol­tar a las muje­res o a vigi­lar a sus poten­cia­les ase­si­nos me urge una cues­tión: ¿Quién vigi­la a estos pis­to­le­ros? Y ya pues­tos: ¿Sabe­mos cuán­to cobran por lo que hacen? ¿O debe­ría decir por lo que no hacen? Inclu­so me atre­ve­ría a pre­gun­tar lo siguien­te: ¿Bo habría sido el ente­rra­dor que cobra­ba por horas quien mató a todas aque­llas per­so­nas? Dicen que está forra­do.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *