Libia: Rama­dán san­grien­to



escri­to por Rolan­do Segu­ra
libia_otan_destruye_casas.jpg

La OTAN recru­de­ce sus ata­ques con­tra Libia, tenien­do como blan­co prin­ci­pal a los civi­les que dicen pro­te­ger

Resu­men Latinoamericano/​Telesur - Mus­ta­fá nun­ca ima­gi­nó sus rezos del mes sagra­do con tan­to dolor. Su cuer­po tie­ne heri­das que pron­to sana­rán, pero su alma se des­ga­rra al tener que decir adiós a par­te de su vida.

Todo cam­bió jus­to a las seis y trein­ta de la maña­na del cuar­to día del Rama­dán, cuan­do el humil­de maes­tro regre­sa­ba del pri­mer rezo del día.

Mus­ta­fá de repen­te vio caer dos misi­les de la OTAN en su pro­pia casa. La onda expan­si­va lo lazó varios metros. Pron­to pudo recu­pe­rar­se para inten­tar soco­rrer a la fami­lia que había deja­do dor­mi­da. Pero Abte­sam, su espo­sa, y Moha­med y Mua­taz, sus hijos de cin­co y tres años de edad, ya esta­ban sin vida.

Todos los veci­nos corrie­ron de inme­dia­to al sen­tir el esta­lli­do. Nadie en la comu­ni­dad ima­gi­na­ba que pudie­ran ser “obje­ti­vos” de la OTAN. La ins­ta­la­ción mili­tar más cer­ca­na está a más de tres kiló­me­tros de dis­tan­cia.

“¿Esta es la pro­tec­ción de civi­les que ellos hablan?”, pre­gun­ta Amhed Jalil mien­tras mues­tra la ropa de sus veci­nos aún en el ten­de­de­ro. “Esto es una casa, como cual­quier otra. La madre y dos niños aho­ra están muer­tos. Mira lo que hizo la OTAN con sus misi­les. ¿Por qué esto? Tres már­ti­res y tres en el hos­pi­tal”.

Toda­vía muchos inten­tan salir del asom­bro. Miran una y otra vez has­ta con­ven­cer­se de que los ojos no enga­ñan. Es la casa de Mus­ta­fá, el maes­tro del barrio, aho­ra en rui­nas. Entre escom­bros, los jugue­tes que ya no harán feli­ces Moha­med y Mua­taz.

“Obser­ven lo que está hacien­do Sar­kozy. Eran niños, no mili­ta­res del ejér­ci­to”, dice con eno­jo Abd Fatah antes de exi­gir: “¿Dón­de están los dere­chos huma­nos? ¿Dón­de está la ONU? ¿Por qué nos matan pre­ci­sa­men­te este mes? ¿Por qué hacen esto?”

Todo suce­dió en Zli­tan, a más de 160 kiló­me­tros al este de Trí­po­li. La ciu­dad aho­ra es víc­ti­ma de ata­ques coor­di­na­dos por aire, mar y tie­rra entre la OTAN y los rebel­des arma­dos.

A juz­gar por la ima­gi­na­ción de algu­nos repor­tes de pren­sa, Zli­tan debe­ría estar toma­da por la opo­si­ción arma­da libia des­de hace una sema­na. Pero la reali­dad de las calles indi­ca lo con­tra­rio. Las ban­de­ras ver­des fla­mean en edi­fi­cios guber­na­men­ta­les y resi­den­cia­les.

Sin embar­go, en el cen­tro de la ciu­dad se pue­den escu­char una y otra vez las sacu­di­das de los misi­les de la OTAN y los dis­pa­ros de arti­lle­ría en la línea del fren­te de bata­lla, ale­ja­da según pobla­do­res a unos 20 kiló­me­tros hacia el este.

Aun­que la OTAN había anun­cia­do que ata­ca­ría sitios civi­les, “si eran usa­dos con fines mili­ta­res”, los habi­tan­tes de Zli­ten sólo lo vie­ron como un pre­tex­to para ame­dren­tar­los. Aho­ra ya nos les que­da la más míni­ma duda lue­go de que des­tru­ye­ran las aulas a más de 900 niños y niñas de la escue­la pri­ma­ria Alsh­ra­ra.

Des­de mar­zo últi­mo la OTAN ha con­ver­ti­do en blan­cos más de mil seis­cien­tas ins­ta­la­cio­nes civi­les. Según la media luna roja, las víc­ti­mas fata­les ascien­den a más mil cien­to die­cio­cho. Entre ellas, la espo­sa y los hijos de Mus­ta­fá, quien jamás podrá olvi­dar el Rama­dán que la OTAN tor­nó san­grien­to.

*El perio­dis­ta Rolan­do Segu­ra es el envia­do espe­cial de Tele­sur en Libia.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *