Colom­bia: pilla­je, pro­me­sas y paz- Ponen­cia invi­ta­da para ser pre­sen­ta­da al “Encuen­tro Nacio­nal de comu­ni­da­des Cam­pe­si­nas, Afro­des­cen­dien­tes e Indi­ge­nas por la Tie­rra y la Paz de Colom­bia: El dia­lo­go es la Ruta”

James Petras – La Hai­ne  El terro­ris­mo de esta­do y el des­po­jo masi­vo es un pecu­liar méto­do colom­biano de “acu­mu­la­ción de capi­tal”

Campesinos colombianos.

Ponen­cia invi­ta­da para ser pre­sen­ta­da al “Encuen­tro Nacio­nal de comu­ni­da­des Cam­pe­si­nas, Afro­des­cen­dien­tes e Indi­ge­nas por la Tie­rra y la Paz de Colom­bia: El dia­lo­go es la Ruta”, 12 al 15 de agos­to 2011, Barran­ca­ber­me­ja – Colom­bia

Intro­duc­ción:

Vivi­mos un tiem­po de gran des­truc­ción y de gran­des opor­tu­ni­da­des eco­nó­mi­cas y Lati­noa­mé­ri­ca no es una excep­ción. En el con­tex­to glo­bal el Impe­rio esta­dou­ni­den­se se halla com­pro­me­ti­do en gue­rras des­truc­ti­vas (Afg­nis­tán, Irak, Pakis­tán, Libia, Yemen, Soma­lía y Hai­tí). Chi­na, India, Bra­sil, Argen­ti­na y otras “eco­no­mías mer­gen­tes” están, por el con­tra­rio, expan­dien­do su comer­cio, sus inver­sio­nes y redu­cien­do la pobre­za. La Unión euro­pea (UE) y los Esta­dos Uni­dos (EEUU) sufren pro­fun­das cri­sis eco­nó­mi­cas. La peri­fe­rie de la UE (Gre­cia, Irlan­da, Por­tu­gal y Espa­ña) se hallan en total ban­ca­rro­ta. Los paí­ses depen­dien­tes de Nor­te Amé­ri­ca (Méxi­co) Cen­tro Amé­ri­ca y el Cari­be son vir­tua­les nar­co-esta­dos pla­ga­dos de pobre­za masi­va, astro­nó­mi­cas tasas cri­mi­na­les y estan­ca­mien­to eco­nó­mi­co. Las depen­den­cias esta­dou­ni­den­ses están expo­lia­das por las mul­ti­na­cio­na­les extran­je­ras, las oli­gar­quías loca­les y los polí­ti­cos corrup­tos.

Colom­bia se halla en el cru­ce de cami­nos: pue­de seguir los pasos del pre­ce­den­te nar­co-pre­si­den­te Alva­ro Uri­be y con­ti­nuar sien­do una depen­den­cia mili­tar, un soli­ta­rio pues­to de avan­za­da del Impe­rio en Sura­mé­ri­ca. Colom­bia pue­de per­ma­ne­cer al mar­gen de los más diná­mi­cos mer­ca­dos mun­dia­les y en gue­rra con su pue­blo o de manos de su nue­vo líder socio polí­ti­co efec­tuar una pro­fun­da reorien­ta­ción polí­ti­ca y con­cre­tar una tran­si­ción hacia una mayor inte­gra­ción con los diná­mi­cos mer­ca­dos mun­dia­les.

Colom­bia tie­ne obje­ti­va­men­te todos los ingre­dien­tes nece­sa­rios (recur­sos mate­ria­les y huma­nos) para for­mar par­te de un diná­mi­co nue­vo orden. Pero en pri­mer tér­mino debe des­ha­cer­se de su papel de vasa­llo mili­ta­ri­za­do de EEUU y de seguir sien­do obje­to de explo­ta­ción de la oli­gar­quía ren­tís­ti­ca. Colom­bia debe dejar de res­pal­dar los gol­pes de esta­do de EEUU (Hon­du­ras, Vene­zue­la) y de ame­na­zar a sus veci­nos (Ecua­dor).

Colom­bia no pue­de desa­rro­llar su capa­ci­dad pro­duc­ti­va ni finan­ciar la moder­ni­za­ción de su edu­ca­ción uni­ver­si­ta­ria, ni mejo­rar sus nive­les téc­ni­cos y seguir gas­tan­do cien­tos de miles en mili­ta­res, para­mi­li­ta­res, poli­cía y ope­ra­cio­nes de inte­li­gen­cia. El apa­ra­to mili­tar repre­si­vo está diri­gi­do a repri­mir a los sec­to­res más crea­ti­vos y pro­duc­ti­vos y a los sec­to­res labo­ra­les más moti­va­dos. La pros­pe­ri­dad depen­de de la paz civil la que a su vez depen­de de una pro­fun­da des­mi­li­ta­ri­za­ción del esta­do colom­biano. La cone­xión entre eco­no­mía y mili­ta­ris­mo es cla­ra. Chi­na gas­ta un déci­mo del pre­su­pues­to mili­tar de los EEUU pero cre­ce cin­co veces más rápi­da­men­te. Bra­sil, inde­pen­dien­te­men­te de su polí­ti­ca exte­rior y de su reali­nea­mien­to con el mer­ca­do asiá­ti­co, ha desa­rro­lla­do un alto cre­ci­mien­to, mien­tras que Méxi­co, como saté­li­te del NAFTA (Tra­ta­do de LIbre Comer­cio Nor­te­ame­ri­cano), es un esta­do falli­do, estan­ca­do.

Des­mi­li­ta­ri­za­ción: Las espe­ci­fi­ci­da­des colom­bia­nas

Colom­bia es el país más mili­ta­ri­za­do de Lati­noa­mé­ri­ca con la mayor can­ti­dad de víc­ti­mas civi­les. El “Mili­ta­ris­mo” en Colom­bia inclu­ye la mayor fuer­za mili­tar ope­ra­ti­va en acti­vi­dad den­tro de sus fron­te­ras y es el mayor recep­tor de finan­cia­mien­to mili­tar del mayor poder mili­tar mun­dial. Como subor­di­na­do clien­te del Impe­rio esta­dou­ni­den­se, Colom­bia tie­ne el peor récord en mate­ria de dere­chos huma­nos, de muer­tes de perio­dis­tas, de sin­di­ca­lis­tas, de acti­vis­tas cam­pe­si­nos y de abo­ga­dos espe­cia­lis­tas en dere­chos huma­nos.

No es raro enton­ces que la vio­len­cia esta­tal y para-esta­tal haya des­po­ja­do de sus tie­rras a 4 millo­nes de colom­bia­nos, cam­pe­si­nos y media­ne­ros rura­les, que han sido for­za­dos a aban­do­nar sus tie­rras y cuyas pose­sio­nes han sido toma­das por gran­des terra­te­nien­tes, nar­co­tra­fi­can­tes, gene­ra­les y gen­te de nego­cios alia­da al gobierno. En otras pala­bras el terro­ris­mo de esta­do y el des­po­jo masi­vo es un pecu­liar méto­do colom­biano de “acu­mu­la­ción de capi­tal”. La vio­len­cia esta­tal es el méto­do con que se ase­gu­ra el aumen­to de la pro­duc­ción para incre­men­tar la agro­ex­por­ta­ción a expen­sas de las fami­lias de los cam­pe­si­nos.

En Colom­bia el exter­mi­nio esta­tal y para-esta­tal reem­pla­za al mer­ca­do y a las “rela­cio­nes con­trac­tua­les” al rea­li­zar tran­sac­cio­nes comer­cia­les. La des­igual rela­ción exis­ten­te entre un esta­do mili­ta­ris­ta y los movi­mien­tos popu­la­res de la socie­dad civil ha sido el prin­ci­pal impe­di­men­to para lograr una tran­si­ción de un régi­men polí­ti­co oli­gár­qui­co hacia un sis­te­ma elec­to­ral demo­crá­ti­co repre­sen­ta­ti­vo y plu­ra­lis­ta.

Colom­bia es una com­bi­na­ción de las for­mas eli­tis­tas de repre­sen­ta­ción del siglo XIX y los alta­men­te desa­rro­lla­dos medios repre­si­vos del siglo XXI: un caso nun­ca vis­to de desa­rro­llo com­bi­na­do y des­igual. Como resul­ta­do vemos un “cre­ci­mien­to des­equi­li­bra­do”; un apa­ra­to mili­tar, poli­cial y para­mi­li­tar sobre­di­men­sio­na­do y unas ins­ti­tu­cio­nes polí­ti­cas y socia­les sub­de­sa­rro­lla­das, deseo­sas y capa­ces de enca­rar nego­cia­cio­nes recí­pro­cas y de asu­mir com­pro­mi­sos con el entorno civil.

El esta­do cul­tu­ral de “gue­rra per­ma­nen­te” mina las con­di­cio­nes de con­fian­za y reci­pro­ci­dad y gene­ra inacep­ta­bles ries­gos a todo inter­lo­cu­tor social y polí­ti­co. Den­tro del esta­do mili­ta­ri­za­do – debi­do espe­cial­men­te a sus arrai­ga­dos víncu­los con las ins­ti­tu­cio­nes mili­ta­res de los EEUU – solo son acep­ta­bles las “nego­cia­cio­nes” y los arre­glos polí­ti­co ins­ti­tu­cio­na­les que for­ta­lez­can el actual orden socio-eco­nó­mi­co. Los “media­do­res pací­fi­cos” reco­no­cen que enfren­tan «nego­cia­cio­nes» en las que se soli­ci­tan con­ce­sio­nes por par­te de los insur­gen­tes pero que rara vez se soli­ci­tan con­ce­sio­nes recí­pro­cas del esta­do.

Muchos de los paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos que han debi­do tran­si­tar de regí­me­nes dic­ta­to­ria­les a regí­me­nes elec­to­ra­les han res­pe­ta­do a sus opo­nen­tes. Solo en Colom­bia se ha mata­do a todos los líde­res polí­ti­cos y a los acti­vis­tas – des­de la Unión Patrió­ti­ca – que pasa­ron de estar arma­dos a la lucha elec­to­ral. Nin­gún otro país lati­no­ame­ri­cano (ni euro­peo ni asiá­ti­co) ha expe­ri­men­ta­do una vio­len­cia esta­tal como la que se le infli­gie­ra a la Unión Patrió­ti­ca (UP): la muer­te de 5 mil acti­vis­tas inclui­dos can­di­da­tos pre­si­den­cia­les y par­la­men­ta­rios.

Los actua­les regí­me­nes de cen­tro-izquier­da sur­ame­ri­ca­nos, sus prós­pe­ras eco­no­mías y las luchas libres y abier­tas de sus movi­mien­tos socia­les son el fru­to de las agi­ta­cio­nes socia­les (1999−2005) que ter­mi­na­ron con la mili­ta­ri­za­ción polí­ti­ca. Las reac­cio­nes popu­la­res en Boli­via, Argen­ti­na, Ecua­dor y Vene­zue­la abrie­ron paso a la cen­tro-izquier­da. En Bra­sil, Uru­guay y Chi­le los movi­mien­tos socia­les ayu­da­ron a des­pla­zar a los regí­me­nes de dere­cha.

Como resul­ta­do de las luchas popu­la­res y de su cre­cien­te popu­la­ri­dad, los regí­me­nes de cen­tro izquier­da están desa­rro­llan­do polí­ti­cas rela­ti­va­men­te inde­pen­dien­tes y pro­gre­sis­tas pro­gra­mas con­tra la pobre­za. Han alcan­za­do mejo­res están­da­res de vida y pro­por­cio­nan espa­cios socia­les y polí­ti­cos para la con­ti­nui­dad de la lucha de cla­ses.

Colom­bia es uno de los pocos paí­ses que ha fra­ca­sa­do en la tran­si­ción des­de un régi­men mili­tar de dere­chas hacia un mode­lo de bien­es­tar y de desa­rro­llo de cen­tro izquier­da, por­que el res­to de Lati­noa­mé­ri­ca ha expe­ri­men­ta­do ya el ascen­so popu­lar, que ha deri­va­do en una nue­va con­fi­gu­ra­ción polí­ti­ca.

Esta­ble­cien­do la paz: ¿Cen­tro Amé­ri­ca o Indo­chi­na?

“Esta­ble­cer la paz” impli­ca que haya gana­do­res y per­de­do­res y refle­ja la corre­la­ción de fuer­zas inter­nas y exter­nas. Los pro­ce­sos de nego­cia­ción, inclu­yen­do quie­nes son con­sul­ta­dos al esta­ble­cer prio­ri­da­des y hacer con­ce­sio­nes, son cen­tra­les en la tra­yec­to­ria de los “pro­ce­sos de paz.”

La his­to­ria recien­te nos ofre­ce dos “pro­ce­sos de paz” dia­me­tral­men­te opues­tos y con con­se­cuen­cias dra­má­ti­ca­men­te dife­ren­tes: el esta­ble­ci­mien­to de la paz en Indo­chi­na en 197375 y el de Cen­troa­mé­ri­ca de 199293. En el caso de Indo­chi­na y más espe­cí­fi­ca­men­te en el esta­ble­ci­mien­to de la paz entre los Viet­na­mi­tas y EEUU, el Fren­te Nacio­nal de Libe­ra­ción (FNL) ase­gu­ró la reti­ra­da de las fuer­zas esta­dou­ni­den­ses, el des­man­te­la­mien­to de las bases mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses y la des­mi­li­ta­ri­za­ción del esta­do. El FNL acor­dó un pro­ce­so de inte­gra­ción polí­ti­ca fun­da­do en el reco­no­ci­mien­to de cier­ta base socio-eco­nó­mi­ca y de refor­mas polí­ti­cas, inclui­da la refor­ma agra­ria, la recu­pe­ra­ción de sus cam­pos por par­te de millo­nes de cam­pe­si­nos des­pla­za­dos y el pro­ce­sa­mien­to de civi­les y de ofi­cia­les mili­ta­res acu­sa­dos de crí­me­nes con­tra la huma­ni­dad. Los nego­cia­do­res del FLN hicie­ron con­ce­sio­nes polí­ti­cas pero en estre­cha con­sul­ta con las bases cam­pe­si­nas, los tra­ba­ja­do­res y los pro­fe­sio­na­les. Ellos sos­tu­vie­ron el prin­ci­pio de que demo­cra­ti­zar el esta­do y des­mi­li­ta­ri­zar la socie­dad eran con­di­cio­nes esen­cia­les para ter­mi­nar la gue­rra

En los últi­mos 35 años, Viet­nam ha evo­lu­cio­na­do des­de un socia­lis­mo inde­pen­dien­te hacia una eco­no­mía capi­ta­lis­ta mix­ta públi­co-pri­va­da, tran­si­tan­do hacia un mayor cre­ci­mien­to y con más ele­va­dos están­da­res de vida pero con un incre­men­to de las des­igual­da­des y una cre­cien­te corrup­ción.

Por el con­tra­rio, el esta­ble­ci­mien­to de la paz en Cen­troa­mé­ri­ca fue fir­ma­do por los líde­res gue­rri­lle­ros al final del con­flic­to arma­do, cuan­do fue incor­po­ra­da la éli­te insur­gen­te en el sis­te­ma elec­to­ral. Sin embar­go no hubo cam­bios fun­da­men­ta­les en el sis­te­ma mili­tar eco­nó­mi­co y social. Nin­gu­na orga­ni­za­ción popu­lar fue con­sul­ta­da.

El grue­so de los gue­rri­lle­ros, tan­to insur­gen­tes popu­la­res como mer­ce­na­rios para­mi­li­ta­res, fue­ron des­en­gan­cha­dos y se trans­for­ma­ron en un ejér­ci­to de des­em­plea­dos “arma­dos”. En los últi­mos vein­te años gru­pos cri­mi­na­les han ocu­pa­do amplios espa­cios en Cen­troa­mé­ri­ca mien­tras que la éli­te del ex Fren­te gue­rri­lle­ro Fara­bun­do Mar­tí y sus cole­gas gua­te­mal­te­cos y nica­ra­güen­ses se han con­ver­ti­do en influ­yen­tes hom­bres de nego­cios y alia­dos con los polí­ti­cos con­ser­va­do­res elec­tos. Se hallan pro­te­gi­dos por guar­dias pri­va­dos y aje­nos a las con­di­cio­nes por deba­jo de la línea de pobre­za en que vive el 60% de la pobla­ción. Los acuer­dos de paz en Cen­troa­mé­ri­ca han ser­vi­do como vehícu­lo de movi­li­dad social para la éli­te gue­rri­lle­ra. No ter­mi­na­ron con la vio­len­cia. Cada año mue­re más gen­te de muer­te vio­len­ta que la que murió duran­te los años de la gue­rra civil.

Los acuer­dos de paz en Viet­nam y en Cen­troa­mé­ri­ca tuvie­ron lugar duran­te dife­ren­tes momen­tos inter­na­cio­na­les. En 1970 la Unión Sovié­ti­ca y Chi­na pro­por­cio­na­ron impor­tan­te mate­rial y apo­yo polí­ti­co a los viet­na­mi­tas. Duran­te las nego­cia­cio­nes de paz de Cen­troa­mé­ri­ca la Unión Sovié­ti­ca se esta­ba desin­te­gran­do. Chi­na esta­ba giran­do hacia el capi­ta­lis­mo y Cuba enfren­ta­ba el “perío­do espe­cial” de cri­sis al per­der la ayu­da y el comer­cio con la Unión Sovié­ti­ca.

Los cam­bios en la corre­la­ción inter­na­cio­nal de fuer­zas influ­ye­ron pero no fue­ron deter­mi­nan­tes de los des­fa­vo­ra­bles resul­ta­dos en Cen­troa­mé­ri­ca. En menos de una déca­da lue­go de los desas­tro­sos acuer­dos de paz de Cen­troa­mé­ri­ca, Vene­zue­la bajo la pre­si­den­cia de Chá­vez impi­dió un gol­pe y avan­zó hacia la trans­for­ma­ción socia­lis­ta. Rebe­lio­nes popu­la­res revir­tie­ron las reglas neo­li­be­ra­les en Argen­ti­na, Boli­via, Ecua­dor y otros. La caí­da de la URSS no ter­mi­nó con las exi­to­sas luchas de cla­se en Lati­noa­mé­ri­ca.

La corre­la­ción de fuer­zas polí­ti­cas reac­cio­na­rias de 1990 ha cam­bia­do dra­má­ti­ca­men­te. En 2011 solo Cen­troa­mé­ri­ca, Méxi­co y Colom­bia, per­ma­ne­cen como islas reac­cio­na­rias en un mar de insur­gen­te izquier­dis­mo y luchas popu­la­res en Sura­mé­ri­ca, Norá­fri­ca y Sura­sia.

El esta­ble­ci­mien­to de la paz en Cen­troa­mé­ri­ca con la acep­ta­ción de esta­dos mili­ta­ri­za­dos, vin­cu­la­dos a las éli­tes expor­ta­do­ras agro-mine­ras, a las ban­das nar­co-cri­mi­na­les, se ha con­ver­ti­do un monu­men­to al fra­ca­so de los “pro­ce­sos de paz”. El esta­ble­ci­mien­to de la paz en Viet­nam, aun­que lejos de per­fec­ta, ha pro­vis­to por lo menos paz, segu­ri­dad, refor­ma agra­ria y mayo­res ingre­sos para el cam­pe­si­na­do y los tra­ba­ja­do­res. Sin duda Colom­bia tie­ne dife­ren­cias his­tó­ri­cas y estruc­tu­ra­les tan­to con Cen­troa­mé­ri­ca como con Indo­chi­na.

Los movi­mien­tos socia­les arma­dos en Colom­bia tie­nen una his­to­ria espe­cí­fi­ca que pre­ce­de en varios años a la insur­gen­cia cen­tro­ame­ri­ca­na y ha desa­rro­lla­do víncu­los polí­ti­cos con algu­nas regio­nes y movi­mien­tos socia­les que per­du­ran en el tiem­po. A dife­ren­cia de los insur­gen­tes de Cen­troa­mé­ri­ca y de Viet­nam no depen­den de apo­yos exter­nos. Sobre todo la falli­da expe­rien­cia de la “recon­ci­lia­ción polí­ti­ca” en Cen­troa­mé­ri­ca ha hecho que los insur­gen­tes colom­bia­nos aumen­ten sus con­di­cio­nes ante un pro­ce­so de paz, espe­cial­men­te sobre la des­mi­li­ta­ri­za­ción y las refor­mas socio­eco­nó­mi­cas (refor­ma agra­ria y recu­pe­ra­ción de la tie­rra por los des­po­seí­dos). La “Paz a cual­quier pre­cio” lle­va­ría sola­men­te a nue­vas y viru­len­tas for­mas de vio­len­cia, como suce­de actual­men­te en Méxi­co con 10 mil muer­tes por año, El Sal­va­dor 7 mil ase­si­na­tos por año y un mon­to simi­lar de homi­ci­dios en Gua­te­ma­la.

La expe­rien­cia de paz de Viet­nam por medio de la jus­ti­cia social y la des­mi­li­ta­ri­za­ción pare­ce ser que ase­gu­ra una módi­ca pros­pe­ri­dad. Es cier­to que la corre­la­ción inter­na­cio­nal de fuer­zas ha mejo­ra­do radi­cal­men­te. Lati­noa­mé­ri­ca ha reem­pla­za­do los neo­li­be­ra­les gobier­nos títe­re. Las eco­no­mías lati­no­ame­ri­ca­nas se han dina­mi­za­do, los mer­ca­dos asiá­ti­cos se han inde­pen­di­za­do de EEUU. Las revo­lu­cio­nes popu­la­res de Medio Orien­te y Asia – des­de Túnez has­ta Afga­nis­tán – han obli­ga­do a las fuer­zas mili­ta­res a reti­rar­se. El con­tex­to regio­nal e inter­na­cio­nal del que Colom­bia podría sacar algu­nas ven­ta­jas es muy favo­ra­ble. Los méto­dos y las for­mas de lucha, los que unen a los movi­mien­tos popu­la­res sin dis­tin­ción, debe­rían ser amplia­men­te dis­cu­ti­dos y resuel­tos sin exclu­sio­nes. La insur­gen­cia es par­te de la solu­ción, no del pro­ble­ma. La cla­ve de un diá­lo­go exi­to­so es la des­mi­li­ta­ri­za­ción del esta­do con la ter­mi­na­ción de la pre­sen­cia mili­tar de EEUU. Fina­li­zar con el Plan Colom­bia y con­ver­tir los gas­tos mili­ta­res en desa­rro­llo eco­nó­mi­co y social.

Artícu­lo ori­gi­nal: http://​petras​.lahai​ne​.org/​?​p​=​1​870 – Tra­duc­ción para Rebe­lión de Susa­na Merino – Revi­sa­do por La Hai­ne

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *