Colom­bia: pilla­je, pro­me­sas y paz- Ponen­cia invi­ta­da para ser pre­sen­ta­da al “Encuen­tro Nacio­nal de comu­ni­da­des Cam­pe­si­nas, Afro­des­cen­dien­tes e Indi­ge­nas por la Tie­rra y la Paz de Colom­bia: El dia­lo­go es la Ruta”

James Petras – La Hai­ne  El terro­ris­mo de esta­do y el des­po­jo masi­vo es un pecu­liar méto­do colom­biano de “acu­mu­la­ción de capi­tal”

Campesinos colombianos.

Ponen­cia invi­ta­da para ser pre­sen­ta­da al “Encuen­tro Nacio­nal de comu­ni­da­des Cam­pe­si­nas, Afro­des­cen­dien­tes e Indi­ge­nas por la Tie­rra y la Paz de Colom­bia: El dia­lo­go es la Ruta”, 12 al 15 de agos­to 2011, Barran­ca­ber­me­ja – Colombia

Intro­duc­ción:

Vivi­mos un tiem­po de gran des­truc­ción y de gran­des opor­tu­ni­da­des eco­nó­mi­cas y Lati­noa­mé­ri­ca no es una excep­ción. En el con­tex­to glo­bal el Impe­rio esta­dou­ni­den­se se halla com­pro­me­ti­do en gue­rras des­truc­ti­vas (Afg­nis­tán, Irak, Pakis­tán, Libia, Yemen, Soma­lía y Hai­tí). Chi­na, India, Bra­sil, Argen­ti­na y otras “eco­no­mías mer­gen­tes” están, por el con­tra­rio, expan­dien­do su comer­cio, sus inver­sio­nes y redu­cien­do la pobre­za. La Unión euro­pea (UE) y los Esta­dos Uni­dos (EEUU) sufren pro­fun­das cri­sis eco­nó­mi­cas. La peri­fe­rie de la UE (Gre­cia, Irlan­da, Por­tu­gal y Espa­ña) se hallan en total ban­ca­rro­ta. Los paí­ses depen­dien­tes de Nor­te Amé­ri­ca (Méxi­co) Cen­tro Amé­ri­ca y el Cari­be son vir­tua­les nar­co-esta­dos pla­ga­dos de pobre­za masi­va, astro­nó­mi­cas tasas cri­mi­na­les y estan­ca­mien­to eco­nó­mi­co. Las depen­den­cias esta­dou­ni­den­ses están expo­lia­das por las mul­ti­na­cio­na­les extran­je­ras, las oli­gar­quías loca­les y los polí­ti­cos corruptos.

Colom­bia se halla en el cru­ce de cami­nos: pue­de seguir los pasos del pre­ce­den­te nar­co-pre­si­den­te Alva­ro Uri­be y con­ti­nuar sien­do una depen­den­cia mili­tar, un soli­ta­rio pues­to de avan­za­da del Impe­rio en Sura­mé­ri­ca. Colom­bia pue­de per­ma­ne­cer al mar­gen de los más diná­mi­cos mer­ca­dos mun­dia­les y en gue­rra con su pue­blo o de manos de su nue­vo líder socio polí­ti­co efec­tuar una pro­fun­da reorien­ta­ción polí­ti­ca y con­cre­tar una tran­si­ción hacia una mayor inte­gra­ción con los diná­mi­cos mer­ca­dos mundiales.

Colom­bia tie­ne obje­ti­va­men­te todos los ingre­dien­tes nece­sa­rios (recur­sos mate­ria­les y huma­nos) para for­mar par­te de un diná­mi­co nue­vo orden. Pero en pri­mer tér­mino debe des­ha­cer­se de su papel de vasa­llo mili­ta­ri­za­do de EEUU y de seguir sien­do obje­to de explo­ta­ción de la oli­gar­quía ren­tís­ti­ca. Colom­bia debe dejar de res­pal­dar los gol­pes de esta­do de EEUU (Hon­du­ras, Vene­zue­la) y de ame­na­zar a sus veci­nos (Ecua­dor).

Colom­bia no pue­de desa­rro­llar su capa­ci­dad pro­duc­ti­va ni finan­ciar la moder­ni­za­ción de su edu­ca­ción uni­ver­si­ta­ria, ni mejo­rar sus nive­les téc­ni­cos y seguir gas­tan­do cien­tos de miles en mili­ta­res, para­mi­li­ta­res, poli­cía y ope­ra­cio­nes de inte­li­gen­cia. El apa­ra­to mili­tar repre­si­vo está diri­gi­do a repri­mir a los sec­to­res más crea­ti­vos y pro­duc­ti­vos y a los sec­to­res labo­ra­les más moti­va­dos. La pros­pe­ri­dad depen­de de la paz civil la que a su vez depen­de de una pro­fun­da des­mi­li­ta­ri­za­ción del esta­do colom­biano. La cone­xión entre eco­no­mía y mili­ta­ris­mo es cla­ra. Chi­na gas­ta un déci­mo del pre­su­pues­to mili­tar de los EEUU pero cre­ce cin­co veces más rápi­da­men­te. Bra­sil, inde­pen­dien­te­men­te de su polí­ti­ca exte­rior y de su reali­nea­mien­to con el mer­ca­do asiá­ti­co, ha desa­rro­lla­do un alto cre­ci­mien­to, mien­tras que Méxi­co, como saté­li­te del NAFTA (Tra­ta­do de LIbre Comer­cio Nor­te­ame­ri­cano), es un esta­do falli­do, estancado.

Des­mi­li­ta­ri­za­ción: Las espe­ci­fi­ci­da­des colombianas

Colom­bia es el país más mili­ta­ri­za­do de Lati­noa­mé­ri­ca con la mayor can­ti­dad de víc­ti­mas civi­les. El “Mili­ta­ris­mo” en Colom­bia inclu­ye la mayor fuer­za mili­tar ope­ra­ti­va en acti­vi­dad den­tro de sus fron­te­ras y es el mayor recep­tor de finan­cia­mien­to mili­tar del mayor poder mili­tar mun­dial. Como subor­di­na­do clien­te del Impe­rio esta­dou­ni­den­se, Colom­bia tie­ne el peor récord en mate­ria de dere­chos huma­nos, de muer­tes de perio­dis­tas, de sin­di­ca­lis­tas, de acti­vis­tas cam­pe­si­nos y de abo­ga­dos espe­cia­lis­tas en dere­chos humanos.

No es raro enton­ces que la vio­len­cia esta­tal y para-esta­tal haya des­po­ja­do de sus tie­rras a 4 millo­nes de colom­bia­nos, cam­pe­si­nos y media­ne­ros rura­les, que han sido for­za­dos a aban­do­nar sus tie­rras y cuyas pose­sio­nes han sido toma­das por gran­des terra­te­nien­tes, nar­co­tra­fi­can­tes, gene­ra­les y gen­te de nego­cios alia­da al gobierno. En otras pala­bras el terro­ris­mo de esta­do y el des­po­jo masi­vo es un pecu­liar méto­do colom­biano de “acu­mu­la­ción de capi­tal”. La vio­len­cia esta­tal es el méto­do con que se ase­gu­ra el aumen­to de la pro­duc­ción para incre­men­tar la agro­ex­por­ta­ción a expen­sas de las fami­lias de los campesinos.

En Colom­bia el exter­mi­nio esta­tal y para-esta­tal reem­pla­za al mer­ca­do y a las “rela­cio­nes con­trac­tua­les” al rea­li­zar tran­sac­cio­nes comer­cia­les. La des­igual rela­ción exis­ten­te entre un esta­do mili­ta­ris­ta y los movi­mien­tos popu­la­res de la socie­dad civil ha sido el prin­ci­pal impe­di­men­to para lograr una tran­si­ción de un régi­men polí­ti­co oli­gár­qui­co hacia un sis­te­ma elec­to­ral demo­crá­ti­co repre­sen­ta­ti­vo y pluralista.

Colom­bia es una com­bi­na­ción de las for­mas eli­tis­tas de repre­sen­ta­ción del siglo XIX y los alta­men­te desa­rro­lla­dos medios repre­si­vos del siglo XXI: un caso nun­ca vis­to de desa­rro­llo com­bi­na­do y des­igual. Como resul­ta­do vemos un “cre­ci­mien­to des­equi­li­bra­do”; un apa­ra­to mili­tar, poli­cial y para­mi­li­tar sobre­di­men­sio­na­do y unas ins­ti­tu­cio­nes polí­ti­cas y socia­les sub­de­sa­rro­lla­das, deseo­sas y capa­ces de enca­rar nego­cia­cio­nes recí­pro­cas y de asu­mir com­pro­mi­sos con el entorno civil.

El esta­do cul­tu­ral de “gue­rra per­ma­nen­te” mina las con­di­cio­nes de con­fian­za y reci­pro­ci­dad y gene­ra inacep­ta­bles ries­gos a todo inter­lo­cu­tor social y polí­ti­co. Den­tro del esta­do mili­ta­ri­za­do – debi­do espe­cial­men­te a sus arrai­ga­dos víncu­los con las ins­ti­tu­cio­nes mili­ta­res de los EEUU – solo son acep­ta­bles las “nego­cia­cio­nes” y los arre­glos polí­ti­co ins­ti­tu­cio­na­les que for­ta­lez­can el actual orden socio-eco­nó­mi­co. Los “media­do­res pací­fi­cos” reco­no­cen que enfren­tan «nego­cia­cio­nes» en las que se soli­ci­tan con­ce­sio­nes por par­te de los insur­gen­tes pero que rara vez se soli­ci­tan con­ce­sio­nes recí­pro­cas del estado.

Muchos de los paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos que han debi­do tran­si­tar de regí­me­nes dic­ta­to­ria­les a regí­me­nes elec­to­ra­les han res­pe­ta­do a sus opo­nen­tes. Solo en Colom­bia se ha mata­do a todos los líde­res polí­ti­cos y a los acti­vis­tas – des­de la Unión Patrió­ti­ca – que pasa­ron de estar arma­dos a la lucha elec­to­ral. Nin­gún otro país lati­no­ame­ri­cano (ni euro­peo ni asiá­ti­co) ha expe­ri­men­ta­do una vio­len­cia esta­tal como la que se le infli­gie­ra a la Unión Patrió­ti­ca (UP): la muer­te de 5 mil acti­vis­tas inclui­dos can­di­da­tos pre­si­den­cia­les y parlamentarios.

Los actua­les regí­me­nes de cen­tro-izquier­da sur­ame­ri­ca­nos, sus prós­pe­ras eco­no­mías y las luchas libres y abier­tas de sus movi­mien­tos socia­les son el fru­to de las agi­ta­cio­nes socia­les (1999−2005) que ter­mi­na­ron con la mili­ta­ri­za­ción polí­ti­ca. Las reac­cio­nes popu­la­res en Boli­via, Argen­ti­na, Ecua­dor y Vene­zue­la abrie­ron paso a la cen­tro-izquier­da. En Bra­sil, Uru­guay y Chi­le los movi­mien­tos socia­les ayu­da­ron a des­pla­zar a los regí­me­nes de derecha.

Como resul­ta­do de las luchas popu­la­res y de su cre­cien­te popu­la­ri­dad, los regí­me­nes de cen­tro izquier­da están desa­rro­llan­do polí­ti­cas rela­ti­va­men­te inde­pen­dien­tes y pro­gre­sis­tas pro­gra­mas con­tra la pobre­za. Han alcan­za­do mejo­res están­da­res de vida y pro­por­cio­nan espa­cios socia­les y polí­ti­cos para la con­ti­nui­dad de la lucha de clases.

Colom­bia es uno de los pocos paí­ses que ha fra­ca­sa­do en la tran­si­ción des­de un régi­men mili­tar de dere­chas hacia un mode­lo de bien­es­tar y de desa­rro­llo de cen­tro izquier­da, por­que el res­to de Lati­noa­mé­ri­ca ha expe­ri­men­ta­do ya el ascen­so popu­lar, que ha deri­va­do en una nue­va con­fi­gu­ra­ción política.

Esta­ble­cien­do la paz: ¿Cen­tro Amé­ri­ca o Indochina?

“Esta­ble­cer la paz” impli­ca que haya gana­do­res y per­de­do­res y refle­ja la corre­la­ción de fuer­zas inter­nas y exter­nas. Los pro­ce­sos de nego­cia­ción, inclu­yen­do quie­nes son con­sul­ta­dos al esta­ble­cer prio­ri­da­des y hacer con­ce­sio­nes, son cen­tra­les en la tra­yec­to­ria de los “pro­ce­sos de paz.”

La his­to­ria recien­te nos ofre­ce dos “pro­ce­sos de paz” dia­me­tral­men­te opues­tos y con con­se­cuen­cias dra­má­ti­ca­men­te dife­ren­tes: el esta­ble­ci­mien­to de la paz en Indo­chi­na en 197375 y el de Cen­troa­mé­ri­ca de 199293. En el caso de Indo­chi­na y más espe­cí­fi­ca­men­te en el esta­ble­ci­mien­to de la paz entre los Viet­na­mi­tas y EEUU, el Fren­te Nacio­nal de Libe­ra­ción (FNL) ase­gu­ró la reti­ra­da de las fuer­zas esta­dou­ni­den­ses, el des­man­te­la­mien­to de las bases mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses y la des­mi­li­ta­ri­za­ción del esta­do. El FNL acor­dó un pro­ce­so de inte­gra­ción polí­ti­ca fun­da­do en el reco­no­ci­mien­to de cier­ta base socio-eco­nó­mi­ca y de refor­mas polí­ti­cas, inclui­da la refor­ma agra­ria, la recu­pe­ra­ción de sus cam­pos por par­te de millo­nes de cam­pe­si­nos des­pla­za­dos y el pro­ce­sa­mien­to de civi­les y de ofi­cia­les mili­ta­res acu­sa­dos de crí­me­nes con­tra la huma­ni­dad. Los nego­cia­do­res del FLN hicie­ron con­ce­sio­nes polí­ti­cas pero en estre­cha con­sul­ta con las bases cam­pe­si­nas, los tra­ba­ja­do­res y los pro­fe­sio­na­les. Ellos sos­tu­vie­ron el prin­ci­pio de que demo­cra­ti­zar el esta­do y des­mi­li­ta­ri­zar la socie­dad eran con­di­cio­nes esen­cia­les para ter­mi­nar la guerra

En los últi­mos 35 años, Viet­nam ha evo­lu­cio­na­do des­de un socia­lis­mo inde­pen­dien­te hacia una eco­no­mía capi­ta­lis­ta mix­ta públi­co-pri­va­da, tran­si­tan­do hacia un mayor cre­ci­mien­to y con más ele­va­dos están­da­res de vida pero con un incre­men­to de las des­igual­da­des y una cre­cien­te corrupción.

Por el con­tra­rio, el esta­ble­ci­mien­to de la paz en Cen­troa­mé­ri­ca fue fir­ma­do por los líde­res gue­rri­lle­ros al final del con­flic­to arma­do, cuan­do fue incor­po­ra­da la éli­te insur­gen­te en el sis­te­ma elec­to­ral. Sin embar­go no hubo cam­bios fun­da­men­ta­les en el sis­te­ma mili­tar eco­nó­mi­co y social. Nin­gu­na orga­ni­za­ción popu­lar fue consultada.

El grue­so de los gue­rri­lle­ros, tan­to insur­gen­tes popu­la­res como mer­ce­na­rios para­mi­li­ta­res, fue­ron des­en­gan­cha­dos y se trans­for­ma­ron en un ejér­ci­to de des­em­plea­dos “arma­dos”. En los últi­mos vein­te años gru­pos cri­mi­na­les han ocu­pa­do amplios espa­cios en Cen­troa­mé­ri­ca mien­tras que la éli­te del ex Fren­te gue­rri­lle­ro Fara­bun­do Mar­tí y sus cole­gas gua­te­mal­te­cos y nica­ra­güen­ses se han con­ver­ti­do en influ­yen­tes hom­bres de nego­cios y alia­dos con los polí­ti­cos con­ser­va­do­res elec­tos. Se hallan pro­te­gi­dos por guar­dias pri­va­dos y aje­nos a las con­di­cio­nes por deba­jo de la línea de pobre­za en que vive el 60% de la pobla­ción. Los acuer­dos de paz en Cen­troa­mé­ri­ca han ser­vi­do como vehícu­lo de movi­li­dad social para la éli­te gue­rri­lle­ra. No ter­mi­na­ron con la vio­len­cia. Cada año mue­re más gen­te de muer­te vio­len­ta que la que murió duran­te los años de la gue­rra civil.

Los acuer­dos de paz en Viet­nam y en Cen­troa­mé­ri­ca tuvie­ron lugar duran­te dife­ren­tes momen­tos inter­na­cio­na­les. En 1970 la Unión Sovié­ti­ca y Chi­na pro­por­cio­na­ron impor­tan­te mate­rial y apo­yo polí­ti­co a los viet­na­mi­tas. Duran­te las nego­cia­cio­nes de paz de Cen­troa­mé­ri­ca la Unión Sovié­ti­ca se esta­ba desin­te­gran­do. Chi­na esta­ba giran­do hacia el capi­ta­lis­mo y Cuba enfren­ta­ba el “perío­do espe­cial” de cri­sis al per­der la ayu­da y el comer­cio con la Unión Soviética.

Los cam­bios en la corre­la­ción inter­na­cio­nal de fuer­zas influ­ye­ron pero no fue­ron deter­mi­nan­tes de los des­fa­vo­ra­bles resul­ta­dos en Cen­troa­mé­ri­ca. En menos de una déca­da lue­go de los desas­tro­sos acuer­dos de paz de Cen­troa­mé­ri­ca, Vene­zue­la bajo la pre­si­den­cia de Chá­vez impi­dió un gol­pe y avan­zó hacia la trans­for­ma­ción socia­lis­ta. Rebe­lio­nes popu­la­res revir­tie­ron las reglas neo­li­be­ra­les en Argen­ti­na, Boli­via, Ecua­dor y otros. La caí­da de la URSS no ter­mi­nó con las exi­to­sas luchas de cla­se en Latinoamérica.

La corre­la­ción de fuer­zas polí­ti­cas reac­cio­na­rias de 1990 ha cam­bia­do dra­má­ti­ca­men­te. En 2011 solo Cen­troa­mé­ri­ca, Méxi­co y Colom­bia, per­ma­ne­cen como islas reac­cio­na­rias en un mar de insur­gen­te izquier­dis­mo y luchas popu­la­res en Sura­mé­ri­ca, Norá­fri­ca y Surasia.

El esta­ble­ci­mien­to de la paz en Cen­troa­mé­ri­ca con la acep­ta­ción de esta­dos mili­ta­ri­za­dos, vin­cu­la­dos a las éli­tes expor­ta­do­ras agro-mine­ras, a las ban­das nar­co-cri­mi­na­les, se ha con­ver­ti­do un monu­men­to al fra­ca­so de los “pro­ce­sos de paz”. El esta­ble­ci­mien­to de la paz en Viet­nam, aun­que lejos de per­fec­ta, ha pro­vis­to por lo menos paz, segu­ri­dad, refor­ma agra­ria y mayo­res ingre­sos para el cam­pe­si­na­do y los tra­ba­ja­do­res. Sin duda Colom­bia tie­ne dife­ren­cias his­tó­ri­cas y estruc­tu­ra­les tan­to con Cen­troa­mé­ri­ca como con Indochina.

Los movi­mien­tos socia­les arma­dos en Colom­bia tie­nen una his­to­ria espe­cí­fi­ca que pre­ce­de en varios años a la insur­gen­cia cen­tro­ame­ri­ca­na y ha desa­rro­lla­do víncu­los polí­ti­cos con algu­nas regio­nes y movi­mien­tos socia­les que per­du­ran en el tiem­po. A dife­ren­cia de los insur­gen­tes de Cen­troa­mé­ri­ca y de Viet­nam no depen­den de apo­yos exter­nos. Sobre todo la falli­da expe­rien­cia de la “recon­ci­lia­ción polí­ti­ca” en Cen­troa­mé­ri­ca ha hecho que los insur­gen­tes colom­bia­nos aumen­ten sus con­di­cio­nes ante un pro­ce­so de paz, espe­cial­men­te sobre la des­mi­li­ta­ri­za­ción y las refor­mas socio­eco­nó­mi­cas (refor­ma agra­ria y recu­pe­ra­ción de la tie­rra por los des­po­seí­dos). La “Paz a cual­quier pre­cio” lle­va­ría sola­men­te a nue­vas y viru­len­tas for­mas de vio­len­cia, como suce­de actual­men­te en Méxi­co con 10 mil muer­tes por año, El Sal­va­dor 7 mil ase­si­na­tos por año y un mon­to simi­lar de homi­ci­dios en Guatemala.

La expe­rien­cia de paz de Viet­nam por medio de la jus­ti­cia social y la des­mi­li­ta­ri­za­ción pare­ce ser que ase­gu­ra una módi­ca pros­pe­ri­dad. Es cier­to que la corre­la­ción inter­na­cio­nal de fuer­zas ha mejo­ra­do radi­cal­men­te. Lati­noa­mé­ri­ca ha reem­pla­za­do los neo­li­be­ra­les gobier­nos títe­re. Las eco­no­mías lati­no­ame­ri­ca­nas se han dina­mi­za­do, los mer­ca­dos asiá­ti­cos se han inde­pen­di­za­do de EEUU. Las revo­lu­cio­nes popu­la­res de Medio Orien­te y Asia – des­de Túnez has­ta Afga­nis­tán – han obli­ga­do a las fuer­zas mili­ta­res a reti­rar­se. El con­tex­to regio­nal e inter­na­cio­nal del que Colom­bia podría sacar algu­nas ven­ta­jas es muy favo­ra­ble. Los méto­dos y las for­mas de lucha, los que unen a los movi­mien­tos popu­la­res sin dis­tin­ción, debe­rían ser amplia­men­te dis­cu­ti­dos y resuel­tos sin exclu­sio­nes. La insur­gen­cia es par­te de la solu­ción, no del pro­ble­ma. La cla­ve de un diá­lo­go exi­to­so es la des­mi­li­ta­ri­za­ción del esta­do con la ter­mi­na­ción de la pre­sen­cia mili­tar de EEUU. Fina­li­zar con el Plan Colom­bia y con­ver­tir los gas­tos mili­ta­res en desa­rro­llo eco­nó­mi­co y social.

Artícu­lo ori­gi­nal: http://​petras​.lahai​ne​.org/​?​p​=​1​870 – Tra­duc­ción para Rebe­lión de Susa­na Merino – Revi­sa­do por La Haine

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.