Los dos dine­ros- Anto­nio Alva­rez-Solis

Habrá que recon­du­cir los estu­dios de eco­no­mía des­de su fase actual de sabe­res con­ta­bles a su prin­ci­pio de cien­cia moral; es decir, ten­dre­mos que regre­sar del dine­ro como cifra inma­te­rial a las cosas como refe­ren­cia viva, del dine­ro a la socie­dad, de la mani­pu­la­ción de los núme­ros a la posi­bi­li­dad de sobre­vi­vir, del dine­ro que no exis­te al dine­ro fru­to de la pro­duc­ción que da de comer a las masas coti­dia­nas. En resu­men, los derro­ta­dos mas­to­don­tes de la espe­cu­la­ción pere­ce­rán como pere­cie­ron los dino­sau­rios: por la depre­da­ción del entorno. No inven­te­mos más cuer­pos celes­tia­les como res­pon­sa­bles de la catás­tro­fe. Hay pesos y volú­me­nes que pro­du­cen su pro­pia muer­te. Los dos dine­ros ‑el real y el finan­cie­ro- han cho­ca­do pro­du­cien­do una colo­sal des­truc­ción de la vida ciu­da­da­na. El papel ya no es el mate­rial más resis­ten­te en la cons­truc­ción social. Esta es, a mi jui­cio, la lec­ción bási­ca que cabe dedu­cir de la gigan­tes­ca catás­tro­fe nor­te­ame­ri­ca­na fru­to a la vez de la tor­men­ta que nos arra­sa y del incó­mo­do ama­ne­cer que nos fus­ti­ga. Alre­de­dor de Esta­dos Uni­dos el mun­do del libe­ra­lis­mo bur­gués apa­re­ce desér­ti­co, agos­ta­do por una pla­ga bíbli­ca y sólo se sos­tie­nen a flo­te por el momen­to, aun­que ese momen­to sea con­fu­so, las poten­cias que se afe­rran a su eco­no­mía de las cosas: Ale­ma­nia, Chi­na ‑con el blo­que asiá­ti­co que enca­be­zan India y Corea- y un Japón que con­ser­va a duras penas su esque­ma social psi­co­ló­gi­ca­men­te mili­ta­ri­za­do. Lo demás es ya tie­rra que­ma­da.

Hace ya muchos años ‑otra cosa que habrá que ralen­ti­zar y adap­tar a un rit­mo humano es la medi­da del tiem­po, que fin­ge diná­mi­cas don­de nos las hay- asis­tí a una con­fe­ren­cia, hoy des­gra­cia­da­men­te olvi­da­da, que el Sr. Gal­braith pro­fe­só ante lo más flo­ri­do de la «inte­li­gen­cia» eco­nó­mi­ca cata­la­na. Dijo cosas de un mag­ní­fi­co y suges­ti­vo cinis­mo, como siem­pre en él, pero una me que­dó espe­cial­men­te gra­ba­da en la memo­ria, la que resu­mía, me pare­ce, la esen­cia de su diser­ta­ción: «Uste­des a sus fru­tas y a su acei­te, Fran­cia a sus vinos y a sus que­sos, Ita­lia a su his­to­ria y a su turis­mo, por­que noso­tros y Ale­ma­nia nos pode­mos encar­gar de fabri­car todas las demás cosas que el mun­do nece­si­ta para vivir diez veces mejor». Se equi­vo­có gra­ve­men­te sólo en dos asun­tos que no pre­vió: que Nor­te­amé­ri­ca sería devo­ra­da por la espe­cu­la­ción con el dine­ro con­ver­ti­do en una pri­mor­dial e insol­ven­te mer­can­cía y que el Orien­te del gran sacri­fi­cio humano empe­za­ba a orien­tar­se hacia el sol. Todo lo demás fue mag­ní­fi­co en boca de aquel gurú que dijo de la India, cuan­do fue emba­ja­dor ame­ri­cano allá, que no había que dar­le un pez sino ense­ñar­la a pes­car. Olvi­dó que por bien que uno se adies­tre en la cap­tu­ra de peces nada ade­lan­ta, en el mar­co del neo­li­be­ra­lis­mo ‑fase final y vene­no­sa del liberalismo‑, si lue­go un mer­ca­do que vive sumer­gi­do en la dic­ta­du­ra de la mani­pu­la­da Bol­sa impo­ne sus férreas reglas de cor­so en el comer­cio, que ya no con­sis­te en el tan­tas veces acla­ma­do libre cam­bio. A los paí­ses emer­gen­tes habrá que com­prar­les bien el pes­ca­do si aspi­ra­mos a una eco­no­mía mun­dial equi­li­bra­da y huma­na; por tan­to, pre­ña­da de posi­bi­li­da­des. La glo­ba­li­za­ción útil va a con­sis­tir en una con­jun­ción de pue­blos con dere­chos seme­jan­tes y abier­tos a un inter­cam­bio real y jus­to.

Y al bor­de del pre­ci­pi­cio esta­mos, con­tem­plan­do el sui­ci­dio de los vie­jos y pode­ro­sos occi­den­ta­les que han deci­di­do arro­jar­se por el des­pe­ña­de­ro con su per­ver­sa teo­ría del pez, esa gran fal­se­dad con­sis­ten­te en faci­li­tar con­sue­los tran­si­to­rios ‑no hay nada tan avie­so como la cari­dad para que sub­sis­ta el pobre- o en crear desa­rro­llos sobre el papel que se con­vier­te en ceni­za tan pron­to lo incen­dian los espe­cu­la­do­res con un dine­ro que fun­cio­na como el boo­me­rang, que regre­sa tras haber mata­do.

Lo que está cla­ro en todos estos agu­dos dis­tur­bios eco­nó­mi­cos es que no han suce­di­do sin un agen­te pro­vo­ca­dor, que es el mis­mo que aho­ra, cíni­ca­men­te, se que­ja de haber sido sor­pren­di­do por la gran y pode­ro­sa ola de des­truc­ción. Todo orga­nis­mo inter­na­cio­nal o todo gobierno que ale­gue aho­ra la sor­pre­sa o con­trai­ga en ori­gen la situa­ción a un puña­do de fal­sa­rios hábi­les mien­te a con­cien­cia de que mien­te, si es que pue­da exis­tir una men­ti­ra incons­cien­te, lo que cons­ti­tui­ría una con­tra­di­tio in re. No se hable, pues, de erro­res sino de deli­to gra­ví­si­mo con­tra la huma­ni­dad, para juz­gar los cua­les exis­te un tri­bu­nal espe­cí­fi­co, con alcan­ce mun­dial, en la rui­no­sa Comu­ni­dad Euro­pea. La res­pon­sa­bi­li­dad de la cla­se diri­gen­te del neo­li­be­ra­lis­mo es, por tan­to, muy gra­ve y la con­de­na a ser ani­qui­la­da. Más aún: un error de tal natu­ra­le­za, de haber­se dado, cosa que nie­go, ten­dría, no obs­tan­te, un alcan­ce puni­ble, pues como escri­bió Con­dor­cet, «los erro­res, cuan­do nacen, no infec­tan más que a un peque­ño núme­ro de hom­bres, pero con el tiem­po el núme­ro de imbé­ci­les aumen­ta». Esto es, que la prin­ci­pal acu­sa­ción que pue­de hacer­se a los delin­cuen­tes que han arrui­na­do al mun­do pre­sen­te ‑gobier­nos, exper­tos y demás pode­res fác­ti­cos- es que han imbe­ci­li­za­do a masas muy amplias de ciu­da­da­nos, lo que difi­cul­ta­rá mucho el naci­mien­to más o menos nor­mal de una nue­va socie­dad. No hay que olvi­dar que una de las gran­des men­ti­ras que han cala­do en sec­to­res muy exten­sos del mun­do del tra­ba­jo con­sis­te en afir­mar la capa­ci­dad refor­mis­ta del Sis­te­ma. Sobre ello escri­bía Rosa Luxem­bur­go algo que me pare­ce muy razo­na­ble: «Sabe­mos des­de hace tiem­po que el refor­ma­dor peque­ño-bur­gués encuen­tra aspec­tos “bue­nos” y “malos” en todo. Mor­dis­quea un poco en cada hier­ba. Pero esta com­bi­na­ción afec­ta muy poco al ver­da­de­ro cur­so de los acon­te­ci­mien­tos. La pili­ta tan cui­da­do­sa­men­te cons­trui­da de “todos los aspec­tos bue­nos” de todas las cosas posi­bles se vie­ne aba­jo ante el pri­mer pun­ta­pié de la his­to­ria».

De momen­to Esta­dos Uni­dos ha deci­di­do corre­gir, con áni­mo refor­mis­ta, su gran défi­cit públi­co, cons­cien­te de que la rui­na del dólar por impa­go de la deu­da le alcan­za­ría en la pro­pia san­ta bár­ba­ra ¿Mas cómo pro­ce­der sin tocar a la gran cla­se explo­ta­do­ra que cons­ti­tu­ye la base del mode­lo social ame­ri­cano? Al pare­cer los acuer­dos alcan­za­dos en el Con­gre­so y en el Sena­do ame­ri­ca­nos con­sis­ten en el recor­te del gas­to públi­co, en pri­mer lugar en la ense­ñan­za y en la aten­ción sani­ta­ria y otros sec­to­res por el esti­lo. Esto es, serán los ciu­da­da­nos menos rele­van­tes los que nutri­rán con su esfuer­zo y su des­pro­tec­ción esos recor­tes. Qui­zá para dar a la manio­bra un aire de jus­ti­cia dis­tri­bu­ti­va, o sea, social, se reba­ja­rá el gas­to mili­tar en qui­nien­tos mil millo­nes de dóla­res, cosa que evi­den­te­men­te no se podrá man­te­ner por­que el gas­to arma­men­tís­ti­co es el úni­co, con el mun­do de las ener­gías, que sos­tie­ne la inmen­sa for­tu­na de los pode­ro­sos, com­pro­me­ti­da en la gigan­tes­ca indus­tria béli­ca. Es más, dudo mucho que la reduc­ción del volu­men arma­men­tís­ti­co sea posi­ble sin pro­du­cir una debi­li­ta­ción de la capa­ci­dad de impe­rio de Washing­ton, que en estos momen­tos se apo­ya casi abso­lu­ta­men­te en su poder de agre­sión.

La situa­ción es tal que el úni­co par­che posi­ble para ir tiran­do den­tro del sis­te­ma es vol­ver a una colo­ni­za­ción pura y dura, pero en este caso lo colo­ni­za­ble con algún ren­di­mien­to ‑por ejem­plo, la com­pra­ven­ta de la deu­da- es ya la par­te más débil del mun­do antes domi­nan­te. De ahí pro­vie­ne la peti­ción ale­ma­na de que los esta­dos euro­peos en situa­ción de pre­ca­rie­dad o degra­da­ción sobe­ra­na cedan par­te de su sobe­ra­nía, ya tan irre­le­van­te, a Bru­se­las, que es lo mis­mo que ceder­la a la pro­pia Ale­ma­nia. Esto es a lo que Rosa Luxem­bur­go lla­ma el «pun­ta­pié de la his­to­ria». Se tra­ta de man­te­ner la vida del dine­ro teó­ri­co fren­te a la des­apa­ri­ción del dine­ro real.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *