[Vídeo y Fotos] Dis­cur­so de Raúl en la Asam­blea Nacio­nal: “Lim­pié­mo­nos la cabe­za de ton­te­rías de todo tipo”

Dis­cur­so pro­nun­cia­do por el Gene­ral de Ejér­ci­to Raúl Cas­tro Ruz, Pre­si­den­te de los Con­se­jos de Esta­do y de Minis­tros en el Sép­ti­mo Perío­do Ordi­na­rio de Sesio­nes de la VII Legis­la­tu­ra de la Asam­blea Nacio­nal del Poder Popu­lar, el 1ro de agos­to de 2011, “Año 53 de la Revolución”

Com­pa­ñe­ras y compañeros:

Con­si­de­ran­do que en los últi­mos días hemos desa­rro­lla­do varias reunio­nes, entre ellas un Con­se­jo de Minis­tros muy amplia­do, el acto cen­tral por el 58 ani­ver­sa­rio del 26 de Julio, el segun­do Pleno del Comi­té Cen­tral del Par­ti­do el pasa­do sába­do, igual­men­te con muchos invi­ta­dos, mi inter­ven­ción ante esta Asam­blea será bre­ve, pues no voy a repe­tir lo plan­tea­do en estas actividades.

Ade­más, los dipu­tados en sus res­pec­ti­vas comi­sio­nes y en ple­na­ria han ana­li­za­do la infor­ma­ción deta­lla­da acer­ca de la mar­cha de la eco­no­mía en el pri­mer semes­tre y los esti­ma­dos para el res­to del año, así como apro­ba­ron la liqui­da­ción del pre­su­pues­to del 2010.

Tam­bién han sido infor­ma­dos sobre la cons­ti­tu­ción y fun­cio­na­mien­to de la Comi­sión Per­ma­nen­te de Imple­men­ta­ción y Desa­rro­llo, crea­da a par­tir de los acuer­dos del Sex­to Con­gre­so del Par­ti­do para con­du­cir el pro­ce­so de actua­li­za­ción del mode­lo eco­nó­mi­co cubano de for­ma armó­ni­ca e integral.

Al pro­pio tiem­po el Par­la­men­to acor­dó en el día de hoy res­pal­dar y apro­bar en su espí­ri­tu y letra los Linea­mien­tos de la Polí­ti­ca Eco­nó­mi­ca y Social del Par­ti­do y la Revo­lu­ción, lo que se tra­du­ci­rá en una labor legis­la­ti­va acre­cen­ta­da para con­for­mar las bases lega­les e ins­ti­tu­cio­na­les a favor de las modi­fi­ca­cio­nes fun­cio­na­les, estruc­tu­ra­les y eco­nó­mi­cas del país.

Con ese mis­mo pro­pó­si­to la Asam­blea Nacio­nal auto­ri­zó la rea­li­za­ción del expe­ri­men­to en las pro­vin­cias Arte­mi­sa y Maya­be­que en inte­rés de la sepa­ra­ción de las fun­cio­nes de las asam­bleas del Poder Popu­lar y de los con­se­jos de la admi­nis­tra­ción, con el obje­ti­vo de estu­diar esta expe­rien­cia para su ulte­rior gene­ra­li­za­ción, lo cual reque­ri­rá pre­via­men­te intro­du­cir las modi­fi­ca­cio­nes per­ti­nen­tes en la Cons­ti­tu­ción de la República.

Ello me libe­ra de entrar en deta­lles y me per­mi­te con­cen­trar­me en los aspec­tos más sustantivos.

En el pri­mer semes­tre la eco­no­mía cre­ció en 1.9 por cien­to res­pec­to a igual perío­do del año ante­rior y se esti­ma cul­mi­nar el año con un cre­ci­mien­to del 2.9 por cien­to del Pro­duc­to Interno Bru­to, el lla­ma­do P.I.B.

Si bien los resul­ta­dos en gene­ral son posi­ti­vos, per­sis­ten incum­pli­mien­tos en la Agri­cul­tu­ra, las indus­trias Ali­men­ta­ria, Side­ro­me­cá­ni­ca, Lige­ra y de Mate­ria­les de la Cons­truc­ción a cau­sa de erro­res en la pla­ni­fi­ca­ción y fal­ta de inte­gra­li­dad en la direc­ción de estas ramas de la economía.

A pesar de las insu­fi­cien­cias toda­vía exis­ten­tes, pue­de afir­mar­se que mejo­ró la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca de la eco­no­mía nacio­nal, cre­ció la pro­duc­ción de petró­leo cru­do y aun­que dis­mi­nu­yó de for­ma leve la de gas acom­pa­ñan­te, se esti­ma cum­plir el plan del año.

Por otra par­te, se detu­vo el dete­rio­ro de la pro­duc­ción de azú­car, se regis­tró un cre­ci­mien­to sig­ni­fi­ca­ti­vo en el arri­bo de turis­tas, así como se obtu­vie­ron supe­rio­res resul­ta­dos en diver­sos sec­to­res y se ha logra­do pre­ser­var un ade­cua­do equi­li­brio mone­ta­rio interno, al tiem­po que se man­tie­ne una corre­la­ción favo­ra­ble de la pro­duc­ti­vi­dad y el sala­rio medio.

Las expor­ta­cio­nes se incre­men­ta­ron y decre­cie­ron las impor­ta­cio­nes. Sin embar­go per­du­ra una ten­sa situa­ción en las finan­zas exter­nas, aun­que ali­via­da par­cial­men­te por los pro­ce­sos de rees­truc­tu­ra­ción de deu­das con nues­tros prin­ci­pa­les acree­do­res, lo que ha con­tri­bui­do a con­ti­nuar redu­cien­do las reten­cio­nes de trans­fe­ren­cias al exte­rior y nos sitúa en con­di­cio­nes de rati­fi­car que las mis­mas serán supri­mi­das defi­ni­ti­va­men­te antes de con­cluir el pre­sen­te año, como anun­ció el Minis­tro de Eco­no­mía y Planificación.

Per­sis­ti­re­mos en el camino de recu­pe­rar pau­la­ti­na­men­te la cre­di­bi­li­dad inter­na­cio­nal de la eco­no­mía cubana.

El Con­se­jo de Minis­tros en su sesión del pasa­do mes de junio apro­bó los linea­mien­tos gene­ra­les para la ela­bo­ra­ción del plan del pró­xi­mo año, el cual debe supe­rar las incohe­ren­cias y la defi­cien­te con­ci­lia­ción, toda­vía presentes.

En el 2012 la eco­no­mía nacio­nal con­ti­nua­rá some­ti­da a los efec­tos de la cri­sis eco­nó­mi­ca glo­bal, la esca­la­da de los pre­cios de los ali­men­tos anun­cia­da por la Orga­ni­za­ción de las Nacio­nes Uni­das para la Ali­men­ta­ción y la Agri­cul­tu­ra (FAO), así como se man­ten­drán ele­va­dos los del com­bus­ti­ble y otras mate­rias pri­mas, y pro­se­gui­rán las res­tric­cio­nes para la obten­ción de nue­vos finan­cia­mien­tos, ade­más de las deri­va­das del blo­queo norteamericano.

Estas reali­da­des nos obli­gan a ace­le­rar el per­fec­cio­na­mien­to del tra­ba­jo de direc­ción de los orga­nis­mos y el desem­pe­ño de las empre­sas y otras ins­ti­tu­cio­nes y redo­blar la reca­li­fi­ca­ción de los diri­gen­tes en todos los nive­les para hacer reali­dad el con­te­ni­do de los Linea­mien­tos apro­ba­dos por el Con­gre­so del Par­ti­do, en par­ti­cu­lar en lo refe­ri­do a ele­var el papel de la con­ta­bi­li­dad y el con­trol interno como ins­tru­men­tos insus­ti­tui­bles de la ges­tión empre­sa­rial y tam­bién del con­tra­to, fac­tor deci­si­vo en las inter­re­la­cio­nes de los dife­ren­tes acto­res de la vida eco­nó­mi­ca de la nación.

Se hace impres­cin­di­ble reins­tau­rar la dis­ci­pli­na finan­cie­ra en la eco­no­mía y aca­bar con la super­fi­cia­li­dad y negli­gen­cia que carac­te­ri­zan las rela­cio­nes de cobros y pagos en el país.

En cuan­to a las inver­sio­nes, es cier­to que se ha avan­za­do, pero nos que­da mucho tre­cho por reco­rrer para des­te­rrar la impro­vi­sa­ción y las cos­to­sas irracionalidades.

Pasan­do a otro asun­to. En cum­pli­mien­to de los acuer­dos del Sex­to Con­gre­so fue crea­da la Comi­sión Per­ma­nen­te para la Imple­men­ta­ción y Desa­rro­llo que con­du­ci­rá el pro­ce­so de actua­li­za­ción del mode­lo eco­nó­mi­co, inclu­yen­do el per­fec­cio­na­mien­to fun­cio­nal y estruc­tu­ral del gobierno en todos los nive­les, la que a la par de pro­po­ner la intro­duc­ción, a cor­to pla­zo, de cam­bios pun­tua­les en diver­sos ámbi­tos de la vida eco­nó­mi­ca, ela­bo­ra­rá la con­cep­tua­li­za­ción teó­ri­ca inte­gral de la eco­no­mía socia­lis­ta cuba­na, tarea que, como se com­pren­de­rá, reque­ri­rá de más tiem­po y mucho esfuerzo.

El Con­se­jo de Minis­tros tam­bién apro­bó la estruc­tu­ra fun­cio­nal bási­ca ini­cial y la com­po­si­ción de esta Comi­sión, defi­nien­do sus prin­ci­pios de tra­ba­jo, entre los que cabe des­ta­car que la mis­ma no sus­ti­tu­ye la res­pon­sa­bi­li­dad ins­ti­tu­cio­nal de los orga­nis­mos y enti­da­des, al tiem­po que se man­tie­ne el pre­cep­to de que todas las opi­nio­nes deben ser ana­li­za­das y cuan­do no se alcan­ce el con­sen­so, las dis­cre­pan­cias se ele­va­rán a las ins­tan­cias supe­rio­res facul­ta­das para decidir.

Cono­cien­do a los cuba­nos y por su impor­tan­cia repi­to: todas las opi­nio­nes deben ser ana­li­za­das y cuan­do no se alcan­ce el con­sen­so, las dis­cre­pan­cias se ele­va­rán a las ins­tan­cias supe­rio­res facul­ta­das para deci­dir y ade­más nadie está man­da­ta­do para impedirlo.

Al mar­gen de las defi­ni­cio­nes orga­ni­za­ti­vas para el tra­ba­jo de la Comi­sión, se han veni­do adop­tan­do por el Gobierno dife­ren­tes deci­sio­nes en con­so­nan­cia con los Linea­mien­tos, entre ellas, la fle­xi­bi­li­za­ción adi­cio­nal del tra­ba­jo por cuen­ta pro­pia y su régi­men tri­bu­ta­rio, la apro­ba­ción de la polí­ti­ca para sim­pli­fi­car los trá­mi­tes de la trans­fe­ren­cia de la pro­pie­dad de la vivien­da y vehícu­los auto­mo­to­res entre los ciu­da­da­nos, la polí­ti­ca ban­ca­ria y de cré­di­tos a las per­so­nas natu­ra­les, inclu­yen­do los tra­ba­ja­do­res por cuen­ta pro­pia, la defi­ni­ción de las bases para la ela­bo­ra­ción de la nue­va Ley Tri­bu­ta­ria, la reduc­ción de los pre­cios de ven­ta de imple­men­tos e insu­mos a los pro­duc­to­res agro­pe­cua­rios y la comer­cia­li­za­ción de equi­pos diver­sos, cuya ven­ta no esta­ba per­mi­ti­da, y pro­duc­tos en enva­ses de gran for­ma­to en res­pues­ta a la deman­da de las for­mas no esta­ta­les de gestión.

Se con­ti­nua­rá estu­dian­do otro con­jun­to de medi­das para su apli­ca­ción en los pró­xi­mos meses, acer­ca de las cua­les no me exten­de­ré, con­si­de­ran­do la infor­ma­ción brin­da­da en esta sesión de la Asamblea.

Aho­ra me refe­ri­ré a un dolo­ro­so inci­den­te cau­sa­do por erro­res en la apli­ca­ción de la polí­ti­ca de cua­dros y en la rela­ción hacia la reli­gión que moti­va­ron la sus­ti­tu­ción injus­ta de una com­pa­ñe­ra del car­go que desem­pe­ña­ba con bue­nos resul­ta­dos. Al abor­dar esta cues­tión públi­ca­men­te per­si­go el obje­ti­vo de repa­rar esa injus­ti­cia y de paso pre­sen­tar­les un ejem­plo elo­cuen­te del daño que oca­sio­nan a las per­so­nas y a la pro­pia Revo­lu­ción con­cep­tos obso­le­tos, por demás con­tra­rios a la lega­li­dad, toda­vía enrai­za­dos en la men­ta­li­dad de no pocos diri­gen­tes en todos los niveles.

La cita­da com­pa­ñe­ra, de quien me reser­vo la iden­ti­dad, el cen­tro de tra­ba­jo e inclu­so la pro­vin­cia, no en aras del secre­tis­mo inú­til, sino del res­pe­to a su pri­va­ci­dad, es de ori­gen humil­de, casa­da y madre de dos hijos, los dos y ella mis­ma mili­tan­tes del Par­ti­do, al igual que su espo­so ya jubi­la­do; con una des­ta­ca­da tra­yec­to­ria labo­ral, y fue víc­ti­ma de la men­ta­li­dad impe­ran­te, en dis­tin­tos nive­les del Par­ti­do y el Esta­do, por pro­fe­sar creen­cias reli­gio­sas y acu­dir algu­nos domin­gos al cul­to en la igle­sia de su localidad.

Se con­si­de­ró des­ho­nes­to que ella, como mili­tan­te del Par­ti­do y cua­dro admi­nis­tra­ti­vo, no hubie­se infor­ma­do de su reli­gio­si­dad, algo que por otra par­te no esta­ba obli­ga­da a hacer y que cons­ti­tu­ye una fla­gran­te vio­la­ción de los dere­chos ciu­da­da­nos refren­da­dos en la Cons­ti­tu­ción de la Repú­bli­ca, cuyo artícu­lo 43 sobre este tema expresa:

“El Esta­do con­sa­gra el dere­cho con­quis­ta­do por la Revo­lu­ción de que los ciu­da­da­nos, sin dis­tin­ción de raza, color de la piel, sexo, creen­cias reli­gio­sas, ori­gen nacio­nal y cual­quier otra lesi­va a la dig­ni­dad humana:

- Tie­nen acce­so, según méri­tos y capa­ci­da­des, a todos los car­gos y empleos del Esta­do, de la Admi­nis­tra­ción Públi­ca y de la pro­duc­ción y pres­ta­ción de ser­vi­cios…” (fin de la cita).

Enton­ces se enmas­ca­ró la deci­sión de sacar­la del car­go con la apli­ca­ción de la medi­da “libe­ra­ción por reno­va­ción”, esgri­mien­do el pre­tex­to de que aun­que tenía mag­ní­fi­cos resul­ta­dos no se vis­lum­bra­ban posi­bi­li­da­des de pro­mo­ción ulte­rior y por tan­to debía ceder su pues­to a otro com­pa­ñe­ro. Para com­pli­car más la situa­ción, die­ron indi­ca­cio­nes de no tocar el tema reli­gio­so en su cen­tro labo­ral ni en el núcleo del Par­ti­do al valo­rar su sustitución.

Todo esto suce­dió en febre­ro del pre­sen­te año, ella comen­zó a tra­ba­jar en otra enti­dad, per­dien­do el 40 por cien­to de su ingre­so sala­rial, siguió mili­tan­do en el Par­ti­do y se resig­nó en silen­cio al dolor de la injus­ti­cia come­ti­da, has­ta que pos­te­rior a cono­cer el Infor­me Cen­tral al Sex­to Con­gre­so, un día des­pués de comen­zar este, deci­dió el 17 de abril remi­tir una que­ja al Pre­si­den­te de los Con­se­jos de Esta­do y de Minis­tros, tras lo cual se reali­zó un pro­ce­so inves­ti­ga­ti­vo que corro­bo­ró todos sus planteamientos.

Por supues­to que la com­pa­ñe­ra, si así lo desea, debe ser repues­ta en su ante­rior car­go, como acor­dó pro­po­ner a la ins­tan­cia del gobierno corres­pon­dien­te el Segun­do Pleno del Comi­té Cen­tral el pasa­do sába­do 30 de julio, y al mar­gen de su deci­sión, abso­lu­ta­men­te per­so­nal, sir­van estas pala­bras como un acto de rei­vin­di­ca­ción moral.

Aho­ra bien, de qué nos sir­ve esta amar­ga expe­rien­cia y el daño oca­sio­na­do a una fami­lia cuba­na por acti­tu­des basa­das en una men­ta­li­dad arcai­ca, ali­men­ta­da por la simu­la­ción y el opor­tu­nis­mo. Más de una vez he expre­sa­do que nues­tro peor enemi­go no es el impe­ria­lis­mo ni mucho menos sus asa­la­ria­dos en sue­lo patrio, sino nues­tros pro­pios erro­res y que éstos, si son ana­li­za­dos con pro­fun­di­dad y hones­ti­dad, se trans­for­ma­rán en lec­cio­nes para no vol­ver a incu­rrir en ellos. En con­se­cuen­cia, hay que revi­sar toda esta visión estre­cha y exclu­yen­te, de mane­ra defi­ni­ti­va, y ajus­tar­la a la reali­dad que ema­na de los acuer­dos del Cuar­to Con­gre­so en 1991 que modi­fi­ca­ron la inter­pre­ta­ción de los esta­tu­tos que limi­ta­ba el ingre­so a la orga­ni­za­ción de los revo­lu­cio­na­rios cre­yen­tes y aho­ra los del Sex­to Con­gre­so del Partido.

Hace muchos años que nues­tra Revo­lu­ción superó el esce­na­rio de con­fron­ta­ción con algu­nas de las ins­ti­tu­cio­nes reli­gio­sas, eta­pa en la que por ambas par­tes se come­tie­ron exce­sos de mayor o menor enver­ga­du­ra. No igno­ra­mos tam­po­co las aspi­ra­cio­nes del enemi­go de fomen­tar el enfren­ta­mien­to y el rece­lo entre los cre­yen­tes y el pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio, cálcu­los que han resul­ta­do equi­vo­ca­dos por­que des­de los pri­me­ros momen­tos la inmen­sa mayo­ría de los cuba­nos humil­des con creen­cias reli­gio­sas apo­ya­ron a la Revolución.

A quien alber­gue dudas sobre ello, le reco­men­da­mos dar una lec­tu­ra al Plan Bush (hijo) para la tran­si­ción en Cuba, el cual que sepa­mos no ha sido dero­ga­do, y el papel que se pre­ten­de adju­di­car a todas las orga­ni­za­cio­nes reli­gio­sas en su estra­te­gia sub­ver­si­va con­tra nues­tro país y que, a pesar del fra­ca­so cose­cha­do, sabe­mos que no han ceja­do en sus intentos.

Sobre el par­ti­cu­lar bas­tan­te se ha dicho por el pro­pio Fidel des­de hace dece­nas de años y más recien­te­men­te en el Infor­me Cen­tral al Con­gre­so del Par­ti­do, en el que se hizo un lla­ma­mien­to ‑cito-: “Con­ti­nuar eli­mi­nan­do cual­quier pre­jui­cio que impi­da her­ma­nar en la vir­tud y en la defen­sa de nues­tra Revo­lu­ción a todas y a todos los cuba­nos, cre­yen­tes o no…” (fin de la cita).

Por ello no con­si­de­ro nece­sa­rio abun­dar al res­pec­to y sólo des­ta­car que acti­tu­des como las aquí cri­ti­ca­das aten­tan con­tra nues­tra prin­ci­pal arma para afian­zar la inde­pen­den­cia y la sobe­ra­nía nacio­nal, o sea, la Uni­dad de la Nación.

Ese hecho pone de mani­fies­to, una vez más, que el mayor obs­tácu­lo que enfren­ta­mos en el cum­pli­mien­to de los acuer­dos del Sex­to Con­gre­so es la barre­ra sico­ló­gi­ca for­ma­da por la iner­cia, el inmo­vi­lis­mo, la simu­la­ción o doble moral, la indi­fe­ren­cia e insen­si­bi­li­dad y que esta­mos obli­ga­dos a reba­sar con cons­tan­cia y fir­me­za, en pri­mer lugar, los diri­gen­tes del Par­ti­do, el Esta­do y el Gobierno en las dife­ren­tes ins­tan­cias nacio­na­les, pro­vin­cia­les y de los municipios.

Sere­mos pacien­tes y a la vez per­se­ve­ran­tes ante las resis­ten­cias al cam­bio, sean estas con­cien­tes o incons­cien­tes. Advier­to que toda resis­ten­cia buro­crá­ti­ca al estric­to cum­pli­mien­to de los acuer­dos del Con­gre­so, res­pal­da­dos masi­va­men­te por el pue­blo, será inútil.

Nun­ca he sido par­ti­da­rio del apre­su­ra­mien­to ni de los cam­bios brus­cos, pre­fie­ro mil veces razo­nar, con­ven­cer, edu­car y sumar que san­cio­nar, pero ante las vio­la­cio­nes de la Cons­ti­tu­ción y de la lega­li­dad esta­ble­ci­da no que­da otra alter­na­ti­va que recu­rrir a la Fis­ca­lía y los Tri­bu­na­les, como ya empe­za­mos a hacer, para exi­gir res­pon­sa­bi­li­dad a los infrac­to­res, sean quie­nes sean, por­que todos los cuba­nos, sin excep­ción, somos igua­les ante la ley.

Sin cam­biar la men­ta­li­dad no sere­mos capa­ces de aco­me­ter los cam­bios nece­sa­rios para garan­ti­zar la sos­te­ni­bi­li­dad, o lo que es lo mis­mo, la irre­vo­ca­bi­li­dad del carác­ter socia­lis­ta y del sis­te­ma polí­ti­co y social con­sa­gra­dos en la Cons­ti­tu­ción de la República.

Lim­pié­mo­nos la cabe­za de ton­te­rías de todo tipo, no olvi­den que ya con­clu­yó la pri­me­ra déca­da del siglo XXI, y es hora.

En las pala­bras fina­les de antes de ayer a los miem­bros del Comi­té Cen­tral y demás invi­ta­dos, al tocar este tema y plan­tear­les la suge­ren­cia de que estas pala­bras fue­ran dichas aquí, en la for­ma que se ha hecho, recor­da­ba que esa com­pa­ñe­ra nació ‑según los datos- en el mes de enero de 1953. Recor­dé segui­da­men­te que ese fue el año del ata­que al Mon­ca­da y les dije a los miem­bros del Comi­té Cen­tral: “Yo no fui al Mon­ca­da para eso” (Aplau­sos).

De la mis­ma for­ma, recor­dá­ba­mos que el 30 de julio, día de la reu­nión men­cio­na­da, se cum­plían 54 años del ase­si­na­to de Frank País y de su fiel acom­pa­ñan­te Raúl Pujol. Yo cono­cí a Frank en Méxi­co, lo vol­ví a ver en la Sie­rra, no recuer­do haber cono­ci­do un alma tan pura como esa, tan valien­te, tan revo­lu­cio­na­ria, tan noble y modes­ta, y diri­gién­do­me a uno de los res­pon­sa­bles de esa injus­ti­cia que come­tie­ron, le dije: Frank creía en Dios y prac­ti­ca­ba su reli­gión, que yo sepa nun­ca dejó de hacer­lo ¿Qué hubie­ran hecho uste­des con Frank País?

A con­ti­nua­ción tra­ta­ré otro pun­to de nues­tra actua­li­dad. Como par­te de las medi­das que se valo­ran en la sen­da de redu­cir prohi­bi­cio­nes y regu­la­cio­nes emi­ti­das en otros momen­tos del pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio en legí­ti­ma defen­sa ante las agre­sio­nes a que hemos sido some­ti­dos por más de 50 años y tam­bién modi­fi­car dife­ren­tes deci­sio­nes que juga­ron su papel en deter­mi­na­das cir­cuns­tan­cias y des­pués per­du­ra­ron inne­ce­sa­ria­men­te, apro­ve­cho la opor­tu­ni­dad para infor­mar a los dipu­tados y a los ciu­da­da­nos que nos encon­tra­mos tra­ba­jan­do para ins­tru­men­tar la actua­li­za­ción de la polí­ti­ca migra­to­ria vigen­te, en fun­ción de lo cual se ha veni­do avan­zan­do en la refor­mu­la­ción y ela­bo­ra­ción de un con­jun­to de nor­ma­ti­vas regu­la­do­ras en esta esfe­ra, ajus­tán­do­las a las con­di­cio­nes del pre­sen­te y el futu­ro previsible.

Damos este paso como una con­tri­bu­ción al incre­men­to de los víncu­los de la nación con la comu­ni­dad de emi­gran­tes, cuya com­po­si­ción ha varia­do radi­cal­men­te con rela­ción a las déca­das ini­cia­les de la Revo­lu­ción, en que el gobierno de Esta­dos Uni­dos ampa­ró a los cri­mi­na­les de la dic­ta­du­ra batis­tia­na, a terro­ris­tas y trai­do­res de todo tipo y esti­mu­ló la fuga de pro­fe­sio­na­les para desan­grar al país. Recor­de­mos, por sólo men­cio­nar un ejem­plo, que de seis mil médi­cos con que con­tá­ba­mos al comien­zo de la Revo­lu­ción, en 1959, la mitad ‑3 000- par­tió al extranjero.

Hoy los emi­gra­dos cuba­nos en su aplas­tan­te mayo­ría lo son por razo­nes eco­nó­mi­cas, si bien algu­nos pocos toda­vía ale­gan ser víc­ti­mas de per­se­cu­ción polí­ti­ca para gran­jear­se adep­tos y ayu­da de sus patro­ci­na­do­res en el exte­rior o jus­ti­fi­car el aban­dono de una misión o con­tra­to. Lo cier­to es que casi todos pre­ser­van su amor por la fami­lia y la patria que los vio nacer y mani­fies­tan de dife­ren­tes for­mas soli­da­ri­dad hacia sus compatriotas.

Pre­ci­sa­men­te las aspi­ra­cio­nes de mejo­rar el nivel de vida cons­ti­tu­yen la prin­ci­pal moti­va­ción para los movi­mien­tos migra­to­rios, no solo en Cuba, sino a esca­la glo­bal, alen­ta­dos ade­más por el des­ca­ra­do robo de cere­bros que prac­ti­can los paí­ses pode­ro­sos en detri­men­to del desa­rro­llo del Ter­cer Mundo.

En nues­tro caso, no pode­mos olvi­dar que somos el úni­co país del pla­ne­ta a cuyos ciu­da­da­nos se les per­mi­te asen­tar­se y tra­ba­jar en el terri­to­rio de Esta­dos Uni­dos sin visa algu­na, con inde­pen­den­cia de la lega­li­dad del modo emplea­do para lograr­lo, en vir­tud de la cri­mi­nal Ley de Ajus­te Cubano de 1966, hace 45 años, y la polí­ti­ca lla­ma­da de “pies secos y pies moja­dos” que favo­re­ce el trá­fi­co de per­so­nas y ha pro­vo­ca­do nume­ro­sas muer­tes de inocentes.

Este sen­si­ble asun­to ha sido obje­to de mani­pu­la­ción polí­ti­ca y mediá­ti­ca duran­te lar­gos años en el pro­pó­si­to de deni­grar a la Revo­lu­ción y ene­mis­tar­la con los cuba­nos que viven en el extranjero.

Nadie en la gran pren­sa inter­na­cio­nal habla de la cita­da Ley de Ajus­te, es como si no exis­tie­ra. Los emi­gra­dos cuba­nos son, a resul­tas de la men­ti­ra repe­ti­da miles de veces, deno­mi­na­dos “exi­lia­dos polí­ti­cos” que esca­pan del comu­nis­mo. Es decir, para ellos de Cuba los ciu­da­da­nos “se esca­pan”, mien­tras que del res­to del mun­do emigran.

¿Qué pasa­ría si en Esta­dos Uni­dos o la Unión Euro­pea se pusie­ra en vigor una ley de ajus­te lati­no­ame­ri­cano, asiá­ti­co o afri­cano? La res­pues­ta es obvia. Ahí está el gigan­tes­co muro cons­trui­do en la fron­te­ra nor­te de Méxi­co y las miles de muer­tes que, año tras año, se pro­du­cen en desier­tos y mares ale­da­ños a los cen­tros del poder mundial.

Como es lógi­co, la fle­xi­bi­li­za­ción de la polí­ti­ca migra­to­ria ten­drá en cuen­ta el dere­cho del Esta­do revo­lu­cio­na­rio de defen­der­se de los pla­nes inje­ren­cis­tas y sub­ver­si­vos del gobierno nor­te­ame­ri­cano y sus alia­dos y al pro­pio tiem­po, se inclui­rán con­tra­me­di­das razo­na­bles para pre­ser­var el capi­tal humano crea­do por la Revo­lu­ción fren­te al robo de talen­tos que apli­can los poderosos.

Has­ta aquí el tema de la emigración.

Por otro lado, la oca­sión es pro­pi­cia para, en nom­bre de los dipu­tados de la Asam­blea Nacio­nal y de todo el pue­blo cubano, hacer lle­gar al Pre­si­den­te de la Vene­zue­la boli­va­ria­na com­pa­ñe­ro Hugo Chá­vez Frías nues­tra feli­ci­ta­ción por su recien­te cum­plea­ños (Aplau­sos) y tras­mi­tir­le la admi­ra­ción por su ejem­plar espí­ri­tu de lucha fren­te a la adver­si­dad, como hacen los ver­da­de­ros revo­lu­cio­na­rios, y la abso­lu­ta con­fian­za de que ven­ce­rá en esta nue­va prue­ba que le ha impues­to la vida.

Final­men­te, esta sesión de la Asam­blea Nacio­nal se ini­ció con la adop­ción, por acla­ma­ción de los dipu­tados, de un acuer­do deman­dan­do del gobierno de los Esta­dos Uni­dos poner fin de inme­dia­to al tra­to injus­to e ile­gal con­tra Gerar­do Her­nán­dez Nor­de­lo y lla­man­do a incre­men­tar la soli­da­ri­dad de los par­la­men­ta­rios y per­so­nas hones­tas de todo el pla­ne­ta has­ta con­se­guir la libe­ra­ción de nues­tros Cin­co Héroes y su regre­so incon­di­cio­nal a la Patria. Pre­ci­sa­men­te con este asun­to deseo con­cluir mis pala­bras, tras­mi­tién­do­les un fuer­te abra­zo y la inde­cli­na­ble deter­mi­na­ción de todo nues­tro pue­blo de jamás cejar en la lucha por la liber­tad de ustedes.

Eso es todo.

Muchas gra­cias (Aplau­sos).

Fotos: Ismael Francisco 

Raúl Castro en la Asamblea Nacional, el 1 de agosto de 2011. Foto: Ismael FranciscoRaúl Cas­tro en la Asam­blea Nacio­nal, el 1 de agos­to de 2011. Foto: Ismael Francisco 
Asamblea Nacional del Poder Popular, de Cuba, el 1 de agosto de 2011. Foto: Ismael FranciscoAsam­blea Nacio­nal del Poder Popu­lar, de Cuba, el 1 de agos­to de 2011. Foto: Ismael Francisco 
Raúl Castro y JosAsamblea Nacional del Poder Popular, de Cuba, el 1 de agosto de 2011. Foto: Ismael FranciscoRaúl Cas­tro y José Ramón Macha­do Ven­tu­ra, en la Asam­blea Nacio­nal del Poder Popu­lar, de Cuba, el 1 de agos­to de 2011. Foto: Ismael Francisco 
Ricardo Alarcón, Presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular, de Cuba, el 1 de agosto de 2011. Foto: Ismael FranciscoRicar­do Alar­cón, Pre­si­den­te de la Asam­blea Nacio­nal del Poder Popu­lar, de Cuba, el 1 de agos­to de 2011. Foto: Ismael Francisco 
Raúl en la Asamblea Nacional del Poder Popular, de Cuba, el 1 de agosto de 2011. Foto: Ismael FranciscoRaúl en la Asam­blea Nacio­nal del Poder Popu­lar, de Cuba, el 1 de agos­to de 2011. Foto: Ismael Francisco 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.