[Vídeo y Fotos] Dis­cur­so de Raúl en la Asam­blea Nacio­nal: “Lim­pié­mo­nos la cabe­za de ton­te­rías de todo tipo”

Dis­cur­so pro­nun­cia­do por el Gene­ral de Ejér­ci­to Raúl Cas­tro Ruz, Pre­si­den­te de los Con­se­jos de Esta­do y de Minis­tros en el Sép­ti­mo Perío­do Ordi­na­rio de Sesio­nes de la VII Legis­la­tu­ra de la Asam­blea Nacio­nal del Poder Popu­lar, el 1ro de agos­to de 2011, “Año 53 de la Revo­lu­ción”

Com­pa­ñe­ras y com­pa­ñe­ros:

Con­si­de­ran­do que en los últi­mos días hemos desa­rro­lla­do varias reunio­nes, entre ellas un Con­se­jo de Minis­tros muy amplia­do, el acto cen­tral por el 58 ani­ver­sa­rio del 26 de Julio, el segun­do Pleno del Comi­té Cen­tral del Par­ti­do el pasa­do sába­do, igual­men­te con muchos invi­ta­dos, mi inter­ven­ción ante esta Asam­blea será bre­ve, pues no voy a repe­tir lo plan­tea­do en estas acti­vi­da­des.

Ade­más, los dipu­tados en sus res­pec­ti­vas comi­sio­nes y en ple­na­ria han ana­li­za­do la infor­ma­ción deta­lla­da acer­ca de la mar­cha de la eco­no­mía en el pri­mer semes­tre y los esti­ma­dos para el res­to del año, así como apro­ba­ron la liqui­da­ción del pre­su­pues­to del 2010.

Tam­bién han sido infor­ma­dos sobre la cons­ti­tu­ción y fun­cio­na­mien­to de la Comi­sión Per­ma­nen­te de Imple­men­ta­ción y Desa­rro­llo, crea­da a par­tir de los acuer­dos del Sex­to Con­gre­so del Par­ti­do para con­du­cir el pro­ce­so de actua­li­za­ción del mode­lo eco­nó­mi­co cubano de for­ma armó­ni­ca e inte­gral.

Al pro­pio tiem­po el Par­la­men­to acor­dó en el día de hoy res­pal­dar y apro­bar en su espí­ri­tu y letra los Linea­mien­tos de la Polí­ti­ca Eco­nó­mi­ca y Social del Par­ti­do y la Revo­lu­ción, lo que se tra­du­ci­rá en una labor legis­la­ti­va acre­cen­ta­da para con­for­mar las bases lega­les e ins­ti­tu­cio­na­les a favor de las modi­fi­ca­cio­nes fun­cio­na­les, estruc­tu­ra­les y eco­nó­mi­cas del país.

Con ese mis­mo pro­pó­si­to la Asam­blea Nacio­nal auto­ri­zó la rea­li­za­ción del expe­ri­men­to en las pro­vin­cias Arte­mi­sa y Maya­be­que en inte­rés de la sepa­ra­ción de las fun­cio­nes de las asam­bleas del Poder Popu­lar y de los con­se­jos de la admi­nis­tra­ción, con el obje­ti­vo de estu­diar esta expe­rien­cia para su ulte­rior gene­ra­li­za­ción, lo cual reque­ri­rá pre­via­men­te intro­du­cir las modi­fi­ca­cio­nes per­ti­nen­tes en la Cons­ti­tu­ción de la Repú­bli­ca.

Ello me libe­ra de entrar en deta­lles y me per­mi­te con­cen­trar­me en los aspec­tos más sus­tan­ti­vos.

En el pri­mer semes­tre la eco­no­mía cre­ció en 1.9 por cien­to res­pec­to a igual perío­do del año ante­rior y se esti­ma cul­mi­nar el año con un cre­ci­mien­to del 2.9 por cien­to del Pro­duc­to Interno Bru­to, el lla­ma­do P.I.B.

Si bien los resul­ta­dos en gene­ral son posi­ti­vos, per­sis­ten incum­pli­mien­tos en la Agri­cul­tu­ra, las indus­trias Ali­men­ta­ria, Side­ro­me­cá­ni­ca, Lige­ra y de Mate­ria­les de la Cons­truc­ción a cau­sa de erro­res en la pla­ni­fi­ca­ción y fal­ta de inte­gra­li­dad en la direc­ción de estas ramas de la eco­no­mía.

A pesar de las insu­fi­cien­cias toda­vía exis­ten­tes, pue­de afir­mar­se que mejo­ró la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca de la eco­no­mía nacio­nal, cre­ció la pro­duc­ción de petró­leo cru­do y aun­que dis­mi­nu­yó de for­ma leve la de gas acom­pa­ñan­te, se esti­ma cum­plir el plan del año.

Por otra par­te, se detu­vo el dete­rio­ro de la pro­duc­ción de azú­car, se regis­tró un cre­ci­mien­to sig­ni­fi­ca­ti­vo en el arri­bo de turis­tas, así como se obtu­vie­ron supe­rio­res resul­ta­dos en diver­sos sec­to­res y se ha logra­do pre­ser­var un ade­cua­do equi­li­brio mone­ta­rio interno, al tiem­po que se man­tie­ne una corre­la­ción favo­ra­ble de la pro­duc­ti­vi­dad y el sala­rio medio.

Las expor­ta­cio­nes se incre­men­ta­ron y decre­cie­ron las impor­ta­cio­nes. Sin embar­go per­du­ra una ten­sa situa­ción en las finan­zas exter­nas, aun­que ali­via­da par­cial­men­te por los pro­ce­sos de rees­truc­tu­ra­ción de deu­das con nues­tros prin­ci­pa­les acree­do­res, lo que ha con­tri­bui­do a con­ti­nuar redu­cien­do las reten­cio­nes de trans­fe­ren­cias al exte­rior y nos sitúa en con­di­cio­nes de rati­fi­car que las mis­mas serán supri­mi­das defi­ni­ti­va­men­te antes de con­cluir el pre­sen­te año, como anun­ció el Minis­tro de Eco­no­mía y Pla­ni­fi­ca­ción.

Per­sis­ti­re­mos en el camino de recu­pe­rar pau­la­ti­na­men­te la cre­di­bi­li­dad inter­na­cio­nal de la eco­no­mía cuba­na.

El Con­se­jo de Minis­tros en su sesión del pasa­do mes de junio apro­bó los linea­mien­tos gene­ra­les para la ela­bo­ra­ción del plan del pró­xi­mo año, el cual debe supe­rar las incohe­ren­cias y la defi­cien­te con­ci­lia­ción, toda­vía pre­sen­tes.

En el 2012 la eco­no­mía nacio­nal con­ti­nua­rá some­ti­da a los efec­tos de la cri­sis eco­nó­mi­ca glo­bal, la esca­la­da de los pre­cios de los ali­men­tos anun­cia­da por la Orga­ni­za­ción de las Nacio­nes Uni­das para la Ali­men­ta­ción y la Agri­cul­tu­ra (FAO), así como se man­ten­drán ele­va­dos los del com­bus­ti­ble y otras mate­rias pri­mas, y pro­se­gui­rán las res­tric­cio­nes para la obten­ción de nue­vos finan­cia­mien­tos, ade­más de las deri­va­das del blo­queo nor­te­ame­ri­cano.

Estas reali­da­des nos obli­gan a ace­le­rar el per­fec­cio­na­mien­to del tra­ba­jo de direc­ción de los orga­nis­mos y el desem­pe­ño de las empre­sas y otras ins­ti­tu­cio­nes y redo­blar la reca­li­fi­ca­ción de los diri­gen­tes en todos los nive­les para hacer reali­dad el con­te­ni­do de los Linea­mien­tos apro­ba­dos por el Con­gre­so del Par­ti­do, en par­ti­cu­lar en lo refe­ri­do a ele­var el papel de la con­ta­bi­li­dad y el con­trol interno como ins­tru­men­tos insus­ti­tui­bles de la ges­tión empre­sa­rial y tam­bién del con­tra­to, fac­tor deci­si­vo en las inter­re­la­cio­nes de los dife­ren­tes acto­res de la vida eco­nó­mi­ca de la nación.

Se hace impres­cin­di­ble reins­tau­rar la dis­ci­pli­na finan­cie­ra en la eco­no­mía y aca­bar con la super­fi­cia­li­dad y negli­gen­cia que carac­te­ri­zan las rela­cio­nes de cobros y pagos en el país.

En cuan­to a las inver­sio­nes, es cier­to que se ha avan­za­do, pero nos que­da mucho tre­cho por reco­rrer para des­te­rrar la impro­vi­sa­ción y las cos­to­sas irra­cio­na­li­da­des.

Pasan­do a otro asun­to. En cum­pli­mien­to de los acuer­dos del Sex­to Con­gre­so fue crea­da la Comi­sión Per­ma­nen­te para la Imple­men­ta­ción y Desa­rro­llo que con­du­ci­rá el pro­ce­so de actua­li­za­ción del mode­lo eco­nó­mi­co, inclu­yen­do el per­fec­cio­na­mien­to fun­cio­nal y estruc­tu­ral del gobierno en todos los nive­les, la que a la par de pro­po­ner la intro­duc­ción, a cor­to pla­zo, de cam­bios pun­tua­les en diver­sos ámbi­tos de la vida eco­nó­mi­ca, ela­bo­ra­rá la con­cep­tua­li­za­ción teó­ri­ca inte­gral de la eco­no­mía socia­lis­ta cuba­na, tarea que, como se com­pren­de­rá, reque­ri­rá de más tiem­po y mucho esfuer­zo.

El Con­se­jo de Minis­tros tam­bién apro­bó la estruc­tu­ra fun­cio­nal bási­ca ini­cial y la com­po­si­ción de esta Comi­sión, defi­nien­do sus prin­ci­pios de tra­ba­jo, entre los que cabe des­ta­car que la mis­ma no sus­ti­tu­ye la res­pon­sa­bi­li­dad ins­ti­tu­cio­nal de los orga­nis­mos y enti­da­des, al tiem­po que se man­tie­ne el pre­cep­to de que todas las opi­nio­nes deben ser ana­li­za­das y cuan­do no se alcan­ce el con­sen­so, las dis­cre­pan­cias se ele­va­rán a las ins­tan­cias supe­rio­res facul­ta­das para deci­dir.

Cono­cien­do a los cuba­nos y por su impor­tan­cia repi­to: todas las opi­nio­nes deben ser ana­li­za­das y cuan­do no se alcan­ce el con­sen­so, las dis­cre­pan­cias se ele­va­rán a las ins­tan­cias supe­rio­res facul­ta­das para deci­dir y ade­más nadie está man­da­ta­do para impe­dir­lo.

Al mar­gen de las defi­ni­cio­nes orga­ni­za­ti­vas para el tra­ba­jo de la Comi­sión, se han veni­do adop­tan­do por el Gobierno dife­ren­tes deci­sio­nes en con­so­nan­cia con los Linea­mien­tos, entre ellas, la fle­xi­bi­li­za­ción adi­cio­nal del tra­ba­jo por cuen­ta pro­pia y su régi­men tri­bu­ta­rio, la apro­ba­ción de la polí­ti­ca para sim­pli­fi­car los trá­mi­tes de la trans­fe­ren­cia de la pro­pie­dad de la vivien­da y vehícu­los auto­mo­to­res entre los ciu­da­da­nos, la polí­ti­ca ban­ca­ria y de cré­di­tos a las per­so­nas natu­ra­les, inclu­yen­do los tra­ba­ja­do­res por cuen­ta pro­pia, la defi­ni­ción de las bases para la ela­bo­ra­ción de la nue­va Ley Tri­bu­ta­ria, la reduc­ción de los pre­cios de ven­ta de imple­men­tos e insu­mos a los pro­duc­to­res agro­pe­cua­rios y la comer­cia­li­za­ción de equi­pos diver­sos, cuya ven­ta no esta­ba per­mi­ti­da, y pro­duc­tos en enva­ses de gran for­ma­to en res­pues­ta a la deman­da de las for­mas no esta­ta­les de ges­tión.

Se con­ti­nua­rá estu­dian­do otro con­jun­to de medi­das para su apli­ca­ción en los pró­xi­mos meses, acer­ca de las cua­les no me exten­de­ré, con­si­de­ran­do la infor­ma­ción brin­da­da en esta sesión de la Asam­blea.

Aho­ra me refe­ri­ré a un dolo­ro­so inci­den­te cau­sa­do por erro­res en la apli­ca­ción de la polí­ti­ca de cua­dros y en la rela­ción hacia la reli­gión que moti­va­ron la sus­ti­tu­ción injus­ta de una com­pa­ñe­ra del car­go que desem­pe­ña­ba con bue­nos resul­ta­dos. Al abor­dar esta cues­tión públi­ca­men­te per­si­go el obje­ti­vo de repa­rar esa injus­ti­cia y de paso pre­sen­tar­les un ejem­plo elo­cuen­te del daño que oca­sio­nan a las per­so­nas y a la pro­pia Revo­lu­ción con­cep­tos obso­le­tos, por demás con­tra­rios a la lega­li­dad, toda­vía enrai­za­dos en la men­ta­li­dad de no pocos diri­gen­tes en todos los nive­les.

La cita­da com­pa­ñe­ra, de quien me reser­vo la iden­ti­dad, el cen­tro de tra­ba­jo e inclu­so la pro­vin­cia, no en aras del secre­tis­mo inú­til, sino del res­pe­to a su pri­va­ci­dad, es de ori­gen humil­de, casa­da y madre de dos hijos, los dos y ella mis­ma mili­tan­tes del Par­ti­do, al igual que su espo­so ya jubi­la­do; con una des­ta­ca­da tra­yec­to­ria labo­ral, y fue víc­ti­ma de la men­ta­li­dad impe­ran­te, en dis­tin­tos nive­les del Par­ti­do y el Esta­do, por pro­fe­sar creen­cias reli­gio­sas y acu­dir algu­nos domin­gos al cul­to en la igle­sia de su loca­li­dad.

Se con­si­de­ró des­ho­nes­to que ella, como mili­tan­te del Par­ti­do y cua­dro admi­nis­tra­ti­vo, no hubie­se infor­ma­do de su reli­gio­si­dad, algo que por otra par­te no esta­ba obli­ga­da a hacer y que cons­ti­tu­ye una fla­gran­te vio­la­ción de los dere­chos ciu­da­da­nos refren­da­dos en la Cons­ti­tu­ción de la Repú­bli­ca, cuyo artícu­lo 43 sobre este tema expre­sa:

“El Esta­do con­sa­gra el dere­cho con­quis­ta­do por la Revo­lu­ción de que los ciu­da­da­nos, sin dis­tin­ción de raza, color de la piel, sexo, creen­cias reli­gio­sas, ori­gen nacio­nal y cual­quier otra lesi­va a la dig­ni­dad huma­na:

- Tie­nen acce­so, según méri­tos y capa­ci­da­des, a todos los car­gos y empleos del Esta­do, de la Admi­nis­tra­ción Públi­ca y de la pro­duc­ción y pres­ta­ción de ser­vi­cios…” (fin de la cita).

Enton­ces se enmas­ca­ró la deci­sión de sacar­la del car­go con la apli­ca­ción de la medi­da “libe­ra­ción por reno­va­ción”, esgri­mien­do el pre­tex­to de que aun­que tenía mag­ní­fi­cos resul­ta­dos no se vis­lum­bra­ban posi­bi­li­da­des de pro­mo­ción ulte­rior y por tan­to debía ceder su pues­to a otro com­pa­ñe­ro. Para com­pli­car más la situa­ción, die­ron indi­ca­cio­nes de no tocar el tema reli­gio­so en su cen­tro labo­ral ni en el núcleo del Par­ti­do al valo­rar su sus­ti­tu­ción.

Todo esto suce­dió en febre­ro del pre­sen­te año, ella comen­zó a tra­ba­jar en otra enti­dad, per­dien­do el 40 por cien­to de su ingre­so sala­rial, siguió mili­tan­do en el Par­ti­do y se resig­nó en silen­cio al dolor de la injus­ti­cia come­ti­da, has­ta que pos­te­rior a cono­cer el Infor­me Cen­tral al Sex­to Con­gre­so, un día des­pués de comen­zar este, deci­dió el 17 de abril remi­tir una que­ja al Pre­si­den­te de los Con­se­jos de Esta­do y de Minis­tros, tras lo cual se reali­zó un pro­ce­so inves­ti­ga­ti­vo que corro­bo­ró todos sus plan­tea­mien­tos.

Por supues­to que la com­pa­ñe­ra, si así lo desea, debe ser repues­ta en su ante­rior car­go, como acor­dó pro­po­ner a la ins­tan­cia del gobierno corres­pon­dien­te el Segun­do Pleno del Comi­té Cen­tral el pasa­do sába­do 30 de julio, y al mar­gen de su deci­sión, abso­lu­ta­men­te per­so­nal, sir­van estas pala­bras como un acto de rei­vin­di­ca­ción moral.

Aho­ra bien, de qué nos sir­ve esta amar­ga expe­rien­cia y el daño oca­sio­na­do a una fami­lia cuba­na por acti­tu­des basa­das en una men­ta­li­dad arcai­ca, ali­men­ta­da por la simu­la­ción y el opor­tu­nis­mo. Más de una vez he expre­sa­do que nues­tro peor enemi­go no es el impe­ria­lis­mo ni mucho menos sus asa­la­ria­dos en sue­lo patrio, sino nues­tros pro­pios erro­res y que éstos, si son ana­li­za­dos con pro­fun­di­dad y hones­ti­dad, se trans­for­ma­rán en lec­cio­nes para no vol­ver a incu­rrir en ellos. En con­se­cuen­cia, hay que revi­sar toda esta visión estre­cha y exclu­yen­te, de mane­ra defi­ni­ti­va, y ajus­tar­la a la reali­dad que ema­na de los acuer­dos del Cuar­to Con­gre­so en 1991 que modi­fi­ca­ron la inter­pre­ta­ción de los esta­tu­tos que limi­ta­ba el ingre­so a la orga­ni­za­ción de los revo­lu­cio­na­rios cre­yen­tes y aho­ra los del Sex­to Con­gre­so del Par­ti­do.

Hace muchos años que nues­tra Revo­lu­ción superó el esce­na­rio de con­fron­ta­ción con algu­nas de las ins­ti­tu­cio­nes reli­gio­sas, eta­pa en la que por ambas par­tes se come­tie­ron exce­sos de mayor o menor enver­ga­du­ra. No igno­ra­mos tam­po­co las aspi­ra­cio­nes del enemi­go de fomen­tar el enfren­ta­mien­to y el rece­lo entre los cre­yen­tes y el pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio, cálcu­los que han resul­ta­do equi­vo­ca­dos por­que des­de los pri­me­ros momen­tos la inmen­sa mayo­ría de los cuba­nos humil­des con creen­cias reli­gio­sas apo­ya­ron a la Revo­lu­ción.

A quien alber­gue dudas sobre ello, le reco­men­da­mos dar una lec­tu­ra al Plan Bush (hijo) para la tran­si­ción en Cuba, el cual que sepa­mos no ha sido dero­ga­do, y el papel que se pre­ten­de adju­di­car a todas las orga­ni­za­cio­nes reli­gio­sas en su estra­te­gia sub­ver­si­va con­tra nues­tro país y que, a pesar del fra­ca­so cose­cha­do, sabe­mos que no han ceja­do en sus inten­tos.

Sobre el par­ti­cu­lar bas­tan­te se ha dicho por el pro­pio Fidel des­de hace dece­nas de años y más recien­te­men­te en el Infor­me Cen­tral al Con­gre­so del Par­ti­do, en el que se hizo un lla­ma­mien­to ‑cito-: “Con­ti­nuar eli­mi­nan­do cual­quier pre­jui­cio que impi­da her­ma­nar en la vir­tud y en la defen­sa de nues­tra Revo­lu­ción a todas y a todos los cuba­nos, cre­yen­tes o no…” (fin de la cita).

Por ello no con­si­de­ro nece­sa­rio abun­dar al res­pec­to y sólo des­ta­car que acti­tu­des como las aquí cri­ti­ca­das aten­tan con­tra nues­tra prin­ci­pal arma para afian­zar la inde­pen­den­cia y la sobe­ra­nía nacio­nal, o sea, la Uni­dad de la Nación.

Ese hecho pone de mani­fies­to, una vez más, que el mayor obs­tácu­lo que enfren­ta­mos en el cum­pli­mien­to de los acuer­dos del Sex­to Con­gre­so es la barre­ra sico­ló­gi­ca for­ma­da por la iner­cia, el inmo­vi­lis­mo, la simu­la­ción o doble moral, la indi­fe­ren­cia e insen­si­bi­li­dad y que esta­mos obli­ga­dos a reba­sar con cons­tan­cia y fir­me­za, en pri­mer lugar, los diri­gen­tes del Par­ti­do, el Esta­do y el Gobierno en las dife­ren­tes ins­tan­cias nacio­na­les, pro­vin­cia­les y de los muni­ci­pios.

Sere­mos pacien­tes y a la vez per­se­ve­ran­tes ante las resis­ten­cias al cam­bio, sean estas con­cien­tes o incons­cien­tes. Advier­to que toda resis­ten­cia buro­crá­ti­ca al estric­to cum­pli­mien­to de los acuer­dos del Con­gre­so, res­pal­da­dos masi­va­men­te por el pue­blo, será inú­til.

Nun­ca he sido par­ti­da­rio del apre­su­ra­mien­to ni de los cam­bios brus­cos, pre­fie­ro mil veces razo­nar, con­ven­cer, edu­car y sumar que san­cio­nar, pero ante las vio­la­cio­nes de la Cons­ti­tu­ción y de la lega­li­dad esta­ble­ci­da no que­da otra alter­na­ti­va que recu­rrir a la Fis­ca­lía y los Tri­bu­na­les, como ya empe­za­mos a hacer, para exi­gir res­pon­sa­bi­li­dad a los infrac­to­res, sean quie­nes sean, por­que todos los cuba­nos, sin excep­ción, somos igua­les ante la ley.

Sin cam­biar la men­ta­li­dad no sere­mos capa­ces de aco­me­ter los cam­bios nece­sa­rios para garan­ti­zar la sos­te­ni­bi­li­dad, o lo que es lo mis­mo, la irre­vo­ca­bi­li­dad del carác­ter socia­lis­ta y del sis­te­ma polí­ti­co y social con­sa­gra­dos en la Cons­ti­tu­ción de la Repú­bli­ca.

Lim­pié­mo­nos la cabe­za de ton­te­rías de todo tipo, no olvi­den que ya con­clu­yó la pri­me­ra déca­da del siglo XXI, y es hora.

En las pala­bras fina­les de antes de ayer a los miem­bros del Comi­té Cen­tral y demás invi­ta­dos, al tocar este tema y plan­tear­les la suge­ren­cia de que estas pala­bras fue­ran dichas aquí, en la for­ma que se ha hecho, recor­da­ba que esa com­pa­ñe­ra nació ‑según los datos- en el mes de enero de 1953. Recor­dé segui­da­men­te que ese fue el año del ata­que al Mon­ca­da y les dije a los miem­bros del Comi­té Cen­tral: “Yo no fui al Mon­ca­da para eso” (Aplau­sos).

De la mis­ma for­ma, recor­dá­ba­mos que el 30 de julio, día de la reu­nión men­cio­na­da, se cum­plían 54 años del ase­si­na­to de Frank País y de su fiel acom­pa­ñan­te Raúl Pujol. Yo cono­cí a Frank en Méxi­co, lo vol­ví a ver en la Sie­rra, no recuer­do haber cono­ci­do un alma tan pura como esa, tan valien­te, tan revo­lu­cio­na­ria, tan noble y modes­ta, y diri­gién­do­me a uno de los res­pon­sa­bles de esa injus­ti­cia que come­tie­ron, le dije: Frank creía en Dios y prac­ti­ca­ba su reli­gión, que yo sepa nun­ca dejó de hacer­lo ¿Qué hubie­ran hecho uste­des con Frank País?

A con­ti­nua­ción tra­ta­ré otro pun­to de nues­tra actua­li­dad. Como par­te de las medi­das que se valo­ran en la sen­da de redu­cir prohi­bi­cio­nes y regu­la­cio­nes emi­ti­das en otros momen­tos del pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio en legí­ti­ma defen­sa ante las agre­sio­nes a que hemos sido some­ti­dos por más de 50 años y tam­bién modi­fi­car dife­ren­tes deci­sio­nes que juga­ron su papel en deter­mi­na­das cir­cuns­tan­cias y des­pués per­du­ra­ron inne­ce­sa­ria­men­te, apro­ve­cho la opor­tu­ni­dad para infor­mar a los dipu­tados y a los ciu­da­da­nos que nos encon­tra­mos tra­ba­jan­do para ins­tru­men­tar la actua­li­za­ción de la polí­ti­ca migra­to­ria vigen­te, en fun­ción de lo cual se ha veni­do avan­zan­do en la refor­mu­la­ción y ela­bo­ra­ción de un con­jun­to de nor­ma­ti­vas regu­la­do­ras en esta esfe­ra, ajus­tán­do­las a las con­di­cio­nes del pre­sen­te y el futu­ro pre­vi­si­ble.

Damos este paso como una con­tri­bu­ción al incre­men­to de los víncu­los de la nación con la comu­ni­dad de emi­gran­tes, cuya com­po­si­ción ha varia­do radi­cal­men­te con rela­ción a las déca­das ini­cia­les de la Revo­lu­ción, en que el gobierno de Esta­dos Uni­dos ampa­ró a los cri­mi­na­les de la dic­ta­du­ra batis­tia­na, a terro­ris­tas y trai­do­res de todo tipo y esti­mu­ló la fuga de pro­fe­sio­na­les para desan­grar al país. Recor­de­mos, por sólo men­cio­nar un ejem­plo, que de seis mil médi­cos con que con­tá­ba­mos al comien­zo de la Revo­lu­ción, en 1959, la mitad ‑3 000- par­tió al extran­je­ro.

Hoy los emi­gra­dos cuba­nos en su aplas­tan­te mayo­ría lo son por razo­nes eco­nó­mi­cas, si bien algu­nos pocos toda­vía ale­gan ser víc­ti­mas de per­se­cu­ción polí­ti­ca para gran­jear­se adep­tos y ayu­da de sus patro­ci­na­do­res en el exte­rior o jus­ti­fi­car el aban­dono de una misión o con­tra­to. Lo cier­to es que casi todos pre­ser­van su amor por la fami­lia y la patria que los vio nacer y mani­fies­tan de dife­ren­tes for­mas soli­da­ri­dad hacia sus com­pa­trio­tas.

Pre­ci­sa­men­te las aspi­ra­cio­nes de mejo­rar el nivel de vida cons­ti­tu­yen la prin­ci­pal moti­va­ción para los movi­mien­tos migra­to­rios, no solo en Cuba, sino a esca­la glo­bal, alen­ta­dos ade­más por el des­ca­ra­do robo de cere­bros que prac­ti­can los paí­ses pode­ro­sos en detri­men­to del desa­rro­llo del Ter­cer Mun­do.

En nues­tro caso, no pode­mos olvi­dar que somos el úni­co país del pla­ne­ta a cuyos ciu­da­da­nos se les per­mi­te asen­tar­se y tra­ba­jar en el terri­to­rio de Esta­dos Uni­dos sin visa algu­na, con inde­pen­den­cia de la lega­li­dad del modo emplea­do para lograr­lo, en vir­tud de la cri­mi­nal Ley de Ajus­te Cubano de 1966, hace 45 años, y la polí­ti­ca lla­ma­da de “pies secos y pies moja­dos” que favo­re­ce el trá­fi­co de per­so­nas y ha pro­vo­ca­do nume­ro­sas muer­tes de ino­cen­tes.

Este sen­si­ble asun­to ha sido obje­to de mani­pu­la­ción polí­ti­ca y mediá­ti­ca duran­te lar­gos años en el pro­pó­si­to de deni­grar a la Revo­lu­ción y ene­mis­tar­la con los cuba­nos que viven en el extran­je­ro.

Nadie en la gran pren­sa inter­na­cio­nal habla de la cita­da Ley de Ajus­te, es como si no exis­tie­ra. Los emi­gra­dos cuba­nos son, a resul­tas de la men­ti­ra repe­ti­da miles de veces, deno­mi­na­dos “exi­lia­dos polí­ti­cos” que esca­pan del comu­nis­mo. Es decir, para ellos de Cuba los ciu­da­da­nos “se esca­pan”, mien­tras que del res­to del mun­do emi­gran.

¿Qué pasa­ría si en Esta­dos Uni­dos o la Unión Euro­pea se pusie­ra en vigor una ley de ajus­te lati­no­ame­ri­cano, asiá­ti­co o afri­cano? La res­pues­ta es obvia. Ahí está el gigan­tes­co muro cons­trui­do en la fron­te­ra nor­te de Méxi­co y las miles de muer­tes que, año tras año, se pro­du­cen en desier­tos y mares ale­da­ños a los cen­tros del poder mun­dial.

Como es lógi­co, la fle­xi­bi­li­za­ción de la polí­ti­ca migra­to­ria ten­drá en cuen­ta el dere­cho del Esta­do revo­lu­cio­na­rio de defen­der­se de los pla­nes inje­ren­cis­tas y sub­ver­si­vos del gobierno nor­te­ame­ri­cano y sus alia­dos y al pro­pio tiem­po, se inclui­rán con­tra­me­di­das razo­na­bles para pre­ser­var el capi­tal humano crea­do por la Revo­lu­ción fren­te al robo de talen­tos que apli­can los pode­ro­sos.

Has­ta aquí el tema de la emi­gra­ción.

Por otro lado, la oca­sión es pro­pi­cia para, en nom­bre de los dipu­tados de la Asam­blea Nacio­nal y de todo el pue­blo cubano, hacer lle­gar al Pre­si­den­te de la Vene­zue­la boli­va­ria­na com­pa­ñe­ro Hugo Chá­vez Frías nues­tra feli­ci­ta­ción por su recien­te cum­plea­ños (Aplau­sos) y tras­mi­tir­le la admi­ra­ción por su ejem­plar espí­ri­tu de lucha fren­te a la adver­si­dad, como hacen los ver­da­de­ros revo­lu­cio­na­rios, y la abso­lu­ta con­fian­za de que ven­ce­rá en esta nue­va prue­ba que le ha impues­to la vida.

Final­men­te, esta sesión de la Asam­blea Nacio­nal se ini­ció con la adop­ción, por acla­ma­ción de los dipu­tados, de un acuer­do deman­dan­do del gobierno de los Esta­dos Uni­dos poner fin de inme­dia­to al tra­to injus­to e ile­gal con­tra Gerar­do Her­nán­dez Nor­de­lo y lla­man­do a incre­men­tar la soli­da­ri­dad de los par­la­men­ta­rios y per­so­nas hones­tas de todo el pla­ne­ta has­ta con­se­guir la libe­ra­ción de nues­tros Cin­co Héroes y su regre­so incon­di­cio­nal a la Patria. Pre­ci­sa­men­te con este asun­to deseo con­cluir mis pala­bras, tras­mi­tién­do­les un fuer­te abra­zo y la inde­cli­na­ble deter­mi­na­ción de todo nues­tro pue­blo de jamás cejar en la lucha por la liber­tad de uste­des.

Eso es todo.

Muchas gra­cias (Aplau­sos).

Fotos: Ismael Fran­cis­co

Raúl Castro en la Asamblea Nacional, el 1 de agosto de 2011. Foto: Ismael FranciscoRaúl Cas­tro en la Asam­blea Nacio­nal, el 1 de agos­to de 2011. Foto: Ismael Fran­cis­co
Asamblea Nacional del Poder Popular, de Cuba, el 1 de agosto de 2011. Foto: Ismael FranciscoAsam­blea Nacio­nal del Poder Popu­lar, de Cuba, el 1 de agos­to de 2011. Foto: Ismael Fran­cis­co
Raúl Castro y JosAsamblea Nacional del Poder Popular, de Cuba, el 1 de agosto de 2011. Foto: Ismael FranciscoRaúl Cas­tro y José Ramón Macha­do Ven­tu­ra, en la Asam­blea Nacio­nal del Poder Popu­lar, de Cuba, el 1 de agos­to de 2011. Foto: Ismael Fran­cis­co
Ricardo Alarcón, Presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular, de Cuba, el 1 de agosto de 2011. Foto: Ismael FranciscoRicar­do Alar­cón, Pre­si­den­te de la Asam­blea Nacio­nal del Poder Popu­lar, de Cuba, el 1 de agos­to de 2011. Foto: Ismael Fran­cis­co
Raúl en la Asamblea Nacional del Poder Popular, de Cuba, el 1 de agosto de 2011. Foto: Ismael FranciscoRaúl en la Asam­blea Nacio­nal del Poder Popu­lar, de Cuba, el 1 de agos­to de 2011. Foto: Ismael Fran­cis­co

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *