Nepal: un nue­vo país socia­lis­ta- Ini­cia­ti­va Comu­nis­ta

Nepal: un nue­vo país socia­lis­ta

Hace pocos días, el gobierno de Nepal anun­ció al mun­do ente­ro el carác­ter socia­lis­ta de su Repú­bli­ca, con todas sus con­se­cuen­cias.
Para enten­der qué pasa en Nepal, hay que remon­tar­se cin­co siglos antes de Cris­to, cuan­do las tri­bus indias del sur de Nepal se ins­ta­lan en los valles fér­ti­les que hay en las fal­das del Hima­la­ya, y comien­zan a cul­ti­var el yute y a pas­to­rear gana­do bovino y caprino. La nación nepa­lí se for­ma con los apor­tes de pobla­ción de ori­gen indio por el sur y de ori­gen tibe­tano y chino por el nor­te.

Todo el terri­to­rio nepa­lí tie­ne una exten­sión de 159.000 kiló­me­tros cua­dra­dos, y en ese terri­to­rio se for­mó un rei­no que man­tu­vo su inde­pen­den­cia has­ta el siglo XIX, en el que fue some­ti­do por el Impe­rio bri­tá­ni­co. Este lo con­vir­tió en un pro­tec­to­ra­do con el bene­plá­ci­to de la monar­quía nepa­lí, que de esa mane­ra se veía pro­te­gi­da de las con­ti­nuas rebe­lio­nes de los gur­kas que le dispu­taban el poder.

Con la inde­pen­den­cia de la India al fina­li­zar la Segun­da Gue­rra Mun­dial, el Impe­rio bri­tá­ni­co aflo­ja su pre­sión sobre el Nepal, y final­men­te le otor­ga la inde­pen­den­cia total en 1953. Cuan­do la metró­po­li ingle­sa aban­do­na el país, no exis­ten ni la elec­tri­ci­dad, ni maqui­na­ria agrí­co­la, ni hos­pi­ta­les, y el anal­fa­be­tis­mo es de un 89 por cien­to. Todo esto crea una situa­ción social explo­si­va con per­ma­nen­tes rebe­lio­nes de cam­pe­si­nos y pas­to­res, que recla­man mejo­res con­di­cio­nes de vida bajo la direc­ción del Par­ti­do Comu­nis­ta. Mien­tras el movi­mien­to popu­lar se con­vier­te en ejér­ci­to popu­lar y se enfren­ta al ejér­ci­to nepa­lí en for­ma cada vez más efec­ti­va, se pro­du­ce un gol­pe de esta­do pala­cie­go, dado por el prín­ci­pe Biren­dra, que apro­ve­chan­do una comi­da fami­liar y con la com­pli­ci­dad de una par­te del ejér­ci­to regu­lar, entra en el pala­cio real y acri­bi­lla a toda la fami­lia real pro­cla­mán­do­se rey de Nepal.

Estos hechos ocu­rren en el año 2001, y mar­can un pun­to de infle­xión en la his­to­ria recien­te de Nepal. A par­tir de ese momen­to, el nue­vo rey inten­ta sin éxi­to derro­tar al ejér­ci­to popu­lar, y des­ata una bru­tal repre­sión con­tra los cam­pe­si­nos bajo la acu­sa­ción de ser cóm­pli­ces de la gue­rri­lla del Par­ti­do Comu­nis­ta.
El terri­to­rio de Nepal tie­ne solo dos fron­te­ras; una en el nor­te don­de limi­ta con Tíbet (Chi­na), y en el sur, este y oes­te don­de limi­ta con la India. La fron­te­ra nor­te es el cor­dón umbi­li­cal de la gue­rri­lla, que reci­be todo tipo de per­tre­chos y mate­rial mili­tar moderno de la veci­na Repú­bli­ca Popu­lar Chi­na. Ello cul­mi­nó hace cin­co años con las nego­cia­cio­nes de paz entre el gobierno de Biran­dra y la gue­rri­lla que lle­va a que la mis­ma se inte­gre en el ejér­ci­to regu­lar y nom­bre al pri­mer minis­tro, en un régi­men par­la­men­ta­rio impues­to por las armas, y don­de el rey va per­dien­do cada vez más facul­ta­des, has­ta que es des­tro­na­do y reem­pla­za­do por una repú­bli­ca popu­lar.

Actual­men­te el rey des­tro­na­do es una suer­te de hom­bre en liber­tad vigi­la­da, ya que no se le per­mi­te salir del país, se le han qui­ta­do todos sus bie­nes, y está some­ti­do a estric­ta vigi­lan­cia día y noche. Lo que era el pala­cio real se ha con­ver­ti­do en la Casa de la Cul­tu­ra de Nepal, y se han con­fis­ca­do sus cuen­tas ban­ca­rias. Se le per­mi­te vivir en unas depen­den­cias del pala­cio real que ocu­pa­ban los encar­ga­dos de la lim­pie­za del mis­mo; y se pre­pa­ra un jui­cio popu­lar y públi­co con­tra él acu­sán­do­lo de la muer­te de sus her­ma­nos y sobri­nos en la masa­cre de la ante­rior fami­lia real y de haber roba­do el dine­ro del pue­blo nepa­lí. Sus cuen­tas ban­ca­rias fue­ra de Nepal, que tenía en Sui­za e Ingla­te­rra han sido con­ge­la­das, y ya no tie­ne acce­so a ellas.

El nue­vo gobierno socia­lis­ta de Nepal ha decla­ra­do la tie­rra ente­ra del terri­to­rio nepa­lí pro­pie­dad del esta­do; se han crea­do gran­jas colec­ti­vas, se está meca­ni­zan­do el agro, y las indus­trias de lana, del yute, made­ra, taba­co, maíz y pata­ta se han nacio­na­li­za­do. Una de las indus­trias más impor­tan­tes que es la tex­til, la cual des­ta­ca por la con­fec­ción de cha­les de vivos colo­res se ha coope­ra­ti­vi­za­do. Nepal tie­ne en su terri­to­rio las cum­bres más altas del pla­ne­ta. El Hima­la­ya, el Dau­laghi­ri, el K‑2 y los que se lla­man ocho miles, que son las cum­bres más altas, están en su terri­to­rio, y son una gran atrac­ción turís­ti­ca, que ha pasa­do a ser con­tro­la­da por el esta­do, con lo cual recau­da impor­tan­tes can­ti­da­des dine­ra­rias que apor­tan a la eco­no­mía nacio­nal.

Su posi­ción estra­té­gi­ca fron­te­ri­za con Chi­na en el Tíbet, con­vier­ten a Nepal en un obje­ti­vo del impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano, a tra­vés del cual infil­tra agen­tes pro­vo­ca­do­res en Chi­na, en la región del Tíbet alen­tan­do pro­yec­tos sece­sio­nis­tas. La pro­cla­ma­ción del carác­ter socia­lis­ta del gobierno de Nepal, es sin duda un gran triun­fo del cam­pe­si­na­do nepa­lí, y abre una pers­pec­ti­va de vida mejor para ese pue­blo que se ha libe­ra­do de una monar­quía corrup­ta y cri­mi­nal, y del impe­rio nor­te­ame­ri­cano.

Dario, mili­tan­te de Ini­cia­ti­va Comu­nis­ta

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *