Icono-Terro­ris­mo – Nico­la Lococo

Un icono, es una ima­gen, cua­dro o repre­sen­ta­ción; signo o sím­bo­lo que sus­ti­tu­ye al obje­to median­te su sig­ni­fi­ca­ción, repre­sen­ta­ción o por ana­lo­gía, en la semióti­ca; pin­tu­ra reli­gio­sa rea­li­za­da sobre una tabla; Recien­te­men­te, en infor­má­ti­ca, es un pic­to­gra­ma peque­ño uti­li­za­do para repre­sen­tar archi­vos, car­pe­tas, pro­gra­mas o uni­da­des de alma­ce­na­mien­to; Etc. El icono-terro­ris­mo, vie­ne enton­ces a con­sis­tir en el tér­mino acu­ña­do por las Gran­des empre­sas, las mul­ti­na­cio­na­les, los exper­tos en mer­ca­de­ría – mar­ke­ting para los que no sepan cas­te­llano – y los gobier­nos esbi­rros a su ser­vi­cio para refe­rir­se a ese modo pací­fi­co, incruen­to, ima­gi­na­ti­vo, crea­ti­vo, estético…con el que los ciu­da­da­nos con­cien­cia­dos, ins­pi­ra­dos en artis­tas rei­vin­di­ca­ti­vos, pro­tes­ta­mos por los crí­me­nes come­ti­dos con­tra los indí­ge­nas a manos de la BP, Shell o Ende­sa, con­tra los tra­ba­ja­do­res por la Coca Cola o Mc Donalds, con­tra la infan­cia en el caso de GUP o Nike , con­tra la salud públi­ca por las taba­ca­le­ras como Phi­lip Morris, con­tra los enfer­mos por las empre­sas far­ma­céu­ti­cas como Bayer, con­tra los agri­cul­to­res por par­te de Mon­san­to, con­tra la cul­tu­ra ances­tral de los pue­blos como Col­ga­te que se ha apro­pia­do de una fór­mu­la mile­na­ria india para lim­piar los dien­tes y evi­tar las caries y con­tra la ciu­da­da­nía en gene­ral la mayo­ría de las gran­des cade­nas de ali­men­ta­ción como Nestlé, modi­fi­can­do lige­ra­men­te los logos, sím­bo­los e imá­ge­nes con los que dichas enti­da­des de (com­por­ta­mien­tos) cri­mi­na­les desean ser cono­ci­das, así como el con­te­ni­do de sus cam­pa­ñas publi­ci­ta­rias, apro­ve­chan­do con fan­ta­sía y gran­des dosis de humor y opor­tu­ni­dad, trans­mi­tir el men­sa­je de denun­cia que pre­ci­sa­men­te toda esa cana­lla­da pre­ten­de ocul­tar con sus asque­ro­sos anuncios.

A dife­ren­cia del ico­no­clas­ta, cuyo méto­do de actua­ción des­truc­ti­vo más que crea­ti­vo, está al alcan­ce de cual­quier gam­be­rro, no todo el mun­do está capa­ci­ta­do para prac­ti­car el icono-terro­ris­mo: es nece­sa­rio que la per­so­na posea cier­ta cul­tu­ra insur­gen­te, sen­si­bi­li­dad sobre los pro­ble­mas socia­les, natu­ra­le­za rebel­de, pero sobre todo capa­ci­dad aso­cia­ti­va entre el cono­ci­mien­to abs­trac­to del men­sa­je que desea hacer lle­gar y las imá­ge­nes que nues­tro satá­ni­co enemi­go emplea para tur­bar­nos la men­te, al obje­to de cómo en las artes mar­cia­les, apro­ve­char su malé­fi­ca ener­gía recon­du­cién­do­la direc­ta­men­te hacia su des­truc­ción. Lo mejor sería ilus­trar­lo, pero a fal­ta de viñe­tas edu­ca­ti­vas que acom­pa­ñen las líneas, sir­va la des­crip­ción de alguno de sus más cer­te­ros aten­ta­dos para que su ejem­plo pue­da ins­pi­rar­nos en el futuro:

Las petro­le­ras que no ten­gan una ima­gen como sopor­te de la com­pa­ñía, sue­len situar­se sus siglas sobre una man­cha de cha­pa­po­te, como la fir­ma en rojo de la mar­ca de refres­cos sobre fon­do blan­co sir­ve para hacer­la algo más san­gran­te; las empre­sas muy aso­cia­das a su pro­duc­to, ayu­dan para que entre pan y pan se meta a sus emplea­dos a modo de ham­bur­gue­sa; Se pue­de uti­li­zar el logo de la mar­ca, para dibu­jar detrás la reali­dad que se desea escon­der, como trans­for­mar una U en una jau­la con niños tra­ba­jan­do, etc. Pero las siglas y los logos, no dan más de si…Lo que es un autén­ti­co cho­llo, son las cam­pa­ñas publi­ci­ta­rias apo­ya­das gene­ral­men­te en imá­ge­nes. Con ellas pode­mos hacer casi de todo para mos­trar­les nues­tra resis­ten­cia a la basu­ra con la que nos quie­ren impli­car: un anun­cio de las agen­cias de via­jes que pre­sen­ta asép­ti­ca­men­te sus pre­cios sobre un fon­do para­di­sía­co, pue­de uti­li­zar­se para com­ple­tar infor­ma­ción adjun­tan­do a las cifras el tex­to apro­pia­do de niños sodo­mi­za­dos en Tai­lan­dia, de niñas pros­ti­tui­das en Fili­pi­nas, de bebes rap­ta­dos para el trá­fi­co de órga­nos, de muje­res expor­ta­das a occi­den­te y Emi­ra­tos Ára­bes, etc. Ven­dría a ser algo pare­ci­do a lo que decía pre­ten­der la mar­ca de ropa Benet­ton, pero al revés, o sea, en vez de usar el pro­ble­ma humano para anun­ciar la mar­ca, se usa el anun­cio de la mar­ca para denun­ciar el pro­ble­ma humano.

Así son las cosas fue­ra del Ton­to­dia­rio. Lo que se hace des­de el Poder es publi­ci­dad, pero la reac­ción ciu­da­da­na con­tra la men­ti­ra mediá­ti­ca, pasa a ser terrorismo.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.