Las mil caras del fas­cis­mo – Jesús Valen­cia

La tar­de del 22 de julio Norue­ga se con­vir­tió en epi­cen­tro infor­ma­ti­vo. Un tal Anders Beh­ring aca­ba­ba de pro­ta­go­ni­zar una bru­ta­li­dad sin nom­bre: había sega­do la vida de casi cien per­so­nas. El sose­ga­do país escan­di­na­vo sufrió un shock. Las agen­cias de infor­ma­ción hur­ga­ron en la bio­gra­fía del ener­gú­meno, deta­lla­ron la tra­ge­dia y reco­gie­ron las incon­ta­bles adhe­sio­nes de con­do­len­cia que llo­vían des­de todo el mun­do; Ban-Ki Mon, secre­ta­rio gene­ral de la ONU, y Barak Oba­ma, estu­vie­ron entre los más madru­ga­do­res.

En agos­to de 1990 ‑tam­bién enton­ces era verano- las poten­cias occi­den­ta­les impu­sie­ron al pue­blo de Irak un férreo embar­go que con­ta­ba con la apro­ba­ción de la ONU y la anuen­cia de la opi­nión públi­ca mun­dial; la pren­sa derro­chó empe­ños para legi­ti­mar aque­lla bar­ba­ri­dad. Para el pue­blo ira­quí la apli­ca­ción del embar­go vino a resul­tar más mor­tí­fe­ra que el bom­bar­deo de Hiroshi­ma. Toda la nación que­dó colap­sa­da; toda la pobla­ción se vio afec­ta­da, espe­cial­men­te la infan­cia. Los matri­mo­nios se nega­ban a engen­drar, pues care­cían de recur­sos para criar a sus hijos. No les fal­ta­ba razón; las recién pari­das no pro­du­cían leche natu­ral y no tenían dine­ro para com­prar leche arti­fi­cial; tra­ta­ban de malnu­trir­los con agua edul­co­ra­da; como las incu­ba­do­ras no fun­cio­na­ban, los bebes que nece­si­ta­ban de ellas eran envuel­tos en man­tas. «Una enfer­me­ra ‑cuen­ta la perio­dis­ta Feli­city Arbuth­not- tra­ta­ba deses­pe- rada­men­te de lim­piar la gar­gan­ta de un recién naci­do; el pobre­ci­to se vol­vía blan­co, gris, casi azul, has­ta que ter­mi­nó murien­do. Para sal­var­le la vida habría bas­ta­do un sen­ci­llo aspi­ra­dor de plás­ti­co que cues­ta un cén­ti­mo».

Cuan­do el embar­go cum­plía seis años (estu­vo en vigor bas­tan­te más), ya se sabía que había dis­pa­ra­do la mor­ta­li­dad infan­til de Irak y que había oca­sio­na­do medio millón de muer­tes pre­ma­tu­ras. El PSOE, des­de Lakua, repu­dia­ba ayer la matan­za de Norue­ga: «estos crí­me­nes no tie­nen sen­ti­do»; vein­te años antes cola­bo­ra­ba acti­va­men­te en la apli­ca­ción del embar­go. El pre­sen­ta­dor de una cade­na nor­te­ame­ri­ca­na pre­gun­ta­ba a Made­lei­ne Albright: «¿Qué opi­na de la muer­te de todos estos niños ira­quíes?». Ella, con una frial­dad que con­ge­la el alma, le con­tes­tó: «Creo que ha mere­ci­do la pena».

Tras las aira­das y pri­me­ras reac­cio­nes ‑cuan­do se le supo­nía al ase­sino un isla­mis­ta- la iden­ti­dad de Anders ha cam­bia­do y los comen­ta­rios res­pec­to a él tam­bién. Su per­fil corres­pon­de al de un euro­peo vis­ce­ral, impla­ca­ble anti­mar­xis­ta, fun­da­men­ta­lis­ta cris­tiano, feroz ant­is­la­mis­ta, defen­sor acé­rri­mo del sio­nis­mo, par­ti­da­rio de infli­gir al enemi­go el mayor núme­ro posi­ble de bajas para aca­bar con él. Ras­gos muy pare­ci­dos a los de la seño­ra Albright. Al ase­sino norue­go se lo pre­sen­ta aho­ra como un lobo este­pa­rio de cuya afi­ni­dad todo el mun­do renie­ga. La nor­te­ame­ri­ca­na, cuan­do fue entre­vis­ta­da, era emba­ja­do­ra en la ONU. Los crí­me­nes de Norue­ga han mere­ci­do la repul­sa mun­dial; los de Irak ‑mucho más nume­ro­sos- el aplau­so y con­cur­so de las poten­cias occi­den­ta­les.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *