Diez razo­nes por las que EEUU está con­de­na­do a repe­tir la cri­sis de 2008 – Resu­men Lati­no­ame­ri­cano

Resu­men Latinoamericano/​Wall Street Jour­nal - La últi­ma cri­sis finan­cie­ra no ter­mi­nó, pero ya podría­mos empe­zar a pre­pa­rar­nos para la pró­xi­ma.

Lamen­to ser pesi­mis­ta, pero está a la vis­ta. ¿Por qué? Aquí tie­ne diez razo­nes.

1. De la últi­ma cri­sis, esta­mos apren­dien­do las lec­cio­nes equi­vo­ca­das. La bur­bu­ja inmo­bi­lia­ria, ¿en reali­dad fue cau­sa­da por Fan­nie Mae, Fred­die Mac, la Ley de Rein­ver­sión en la Comu­ni­dad, Bar­ney Frank, Bill Clin­ton, los “libe­ra­les”, y así suce­si­va­men­te? Eso es lo que aho­ra ale­ga un cre­cien­te ejér­ci­to de per­so­nas. Sólo hay un pro­ble­ma. Si es así, ¿cómo es enton­ces que tam­bién hubo una gigan­tes­ca bur­bu­ja inmo­bi­lia­ria en Espa­ña? ¿Y qué decir acer­ca de las enor­mes bur­bu­jas inmo­bi­lia­rias en Irlan­da, el Rei­no Uni­do y Aus­tra­lia? ¿Todo lo pro­vo­có Bar­ney Frank? ¿Y las bur­bu­jas por toda Euro­pa del Este y otras regio­nes? Me reiría, pero dece­nas de millo­nes de per­so­nas son enga­ña­das por este arti­fi­cio que es pro­mo­vi­do con el pro­pó­si­to de cubrir a los ver­da­de­ros cul­pa­bles para que pue­dan esca­par. Y está fun­cio­nan­do.

2. Nadie fue cas­ti­ga­do. Eje­cu­ti­vos como Dick Fuld, de Leh­man Brothers, y Ange­lo Mozi­lo, de Country­wi­de, jun­to con muchos otros, se lle­va­ron cien­tos de millo­nes de dóla­res en efec­ti­vo antes de que el bar­co se estre­lla­ra con­tra las rocas. Pres­ta­mis­tas depre­da­do­res y des­ho­nes­tos pres­ta­mis­tas hipo­te­ca­rios hicie­ron millo­nes de dóla­res en ganan­cias ilí­ci­tas. Sin embar­go, no están en la cár­cel. Ni siquie­ra son some­ti­dos a un pro­ce­so penal. Salie­ron impu­nes. Como regla gene­ral, cuan­to peor se haya com­por­ta­do uno entre 2000 y 2008, mejor ha sido tra­ta­do. Y por eso vol­ve­rán a hacer­lo. Está garan­ti­za­do.

3. Los incen­ti­vos siguen sien­do des­ho­nes­tos. La gen­te aje­na al mun­do de las finan­zas ‑des­de res­pe­ta­dos ana­lis­tas polí­ti­cos como Geor­ge Will has­ta la gen­te común- toda­vía no pue­de enten­der­lo. Las reglas de Wall Street no son las mis­mas que en el res­to de la socie­dad. El tipo que mane­ja un ban­co en Wall Street no está expues­to la mis­ma ecua­ción de “riesgo/​recompensa” que, diga­mos, un tipo que mane­ja una tin­to­re­ría. Tome­mos todas nues­tras imá­ge­nes men­ta­les de la empre­sa de libre mer­ca­do esta­dou­ni­den­se y pon­gá­mos­las a un lado. Esto es total­men­te dife­ren­te. Para la gen­te de Wall Street, si sale cara, ganan, y si sale ceca, vuel­ven a tirar. Gra­cias a las accio­nes res­trin­gi­das, las opcio­nes, el jue­go de las boni­fi­ca­cio­nes, la titu­la­ri­za­ción, estruc­tu­ras de comi­sio­nes, tran­sac­cio­nes con infor­ma­ción pri­vi­le­gia­da, ser “dema­sia­do gran­de para que­brar” y la res­pon­sa­bi­li­dad limi­ta­da, se les paga para com­por­tar­se de for­ma impru­den­te y pier­den poco ‑o nada- si las cosas salen mal.

4. Los árbi­tros son corrup­tos. Se supo­ne que tene­mos un sis­te­ma de libre empre­sa ampa­ra­do en la ley. Con un úni­co pro­ble­ma: los juga­do­res pue­den sobor­nar a los árbi­tros. Ima­gi­ne­mos que eso ocu­rrie­ra en la Liga Nacio­nal de Fút­bol Ame­ri­cano (NFL, por sus siglas en inglés). Los ban­cos y otros sec­to­res col­man de enor­mes can­ti­da­des de dine­ro al Con­gre­so, los pre­si­den­tes y todo el esta­blish­ment de ayu­dan­tes, ase­so­res y pará­si­tos de Washing­ton. Lo hacen a tra­vés de con­tri­bu­cio­nes de cam­pa­ña. Lo hacen a tra­vés de US$500.000 en hono­ra­rios por con­fe­ren­cias y pri­vi­le­gios en una mesa de direc­to­rio a la hora del reti­ro. Y lo hacen gas­tan­do for­tu­nas en gru­pos de lobby así uno sabe que si se por­tan bien cuan­do están en el gobierno, tam­bién pue­den obte­ner un tra­ba­jo de US$500.000 al año como cabil­de­ro al jubi­lar­se. ¿Qué tan gran­des son los sobor­nos? El sec­tor finan­cie­ro gas­tó US$474 millo­nes sólo en lobby el año pasa­do, según el Cen­ter for Res­pon­si­ve Poli­tics (una orga­ni­za­ción inde­pen­dien­te y sin fines de lucro con sede en Washing­ton DC).

5. Las accio­nes se han dis­pa­ra­do otra vez. El índi­ce de Stan­dard & Poor’s 500 se dupli­có des­de los míni­mos de mar­zo de 2009. ¿No es una bue­na noti­cia? Bueno, sí, has­ta cier­to pun­to. Por­que es cier­to que en gran par­te se debe al dete­rio­ro del dólar (cuan­do el dólar baja, Wall Street sube, y vice­ver­sa). Y nos olvi­da­mos de que hubo enor­mes alzas en Wall Street en el mar­co de los mer­ca­dos bajis­tas de las déca­das de 1930 y 1970, al igual que en Japón en la de 1990. Sin embar­go, el auge del mer­ca­do, diri­gi­do en espe­cial hacia las accio­nes más ries­go­sas y de peor cali­dad, aumen­ta los ries­gos. Deja a los inver­sio­nis­tas menor mar­gen para las sor­pre­sas posi­ti­vas y mucho más lugar a la decep­ción. Y las accio­nes no son bara­tas. La ren­ta­bi­li­dad por divi­den­do en el S&P es sólo de 2%. De acuer­do con una medi­ción de lar­go pla­zo -”la teo­ría de la q de Tobin”, que com­pa­ra los pre­cios de las accio­nes con el cos­to de repo­si­ción de acti­vos de la empre­sa- las accio­nes están aho­ra cer­ca de 70% por enci­ma del pro­me­dio de las valo­ra­cio­nes. Ade­más, en EE.UU. tene­mos el enve­je­ci­mien­to de la pobla­ción del “baby boom” de pos­gue­rra, que toda­vía tie­nen muchas accio­nes y que van a ven­der­las a medi­da que se acer­quen a la jubi­la­ción.

6. La bom­ba de tiem­po de los deri­va­dos es más gran­de que nun­ca, y en cuen­ta regre­si­va. Jus­to antes del colap­so de Leh­man, en lo que aho­ra lla­ma­mos el pun­to más alto de la últi­ma bur­bu­ja, las empre­sas de Wall Street lle­va­ban ries­go­sos deri­va­dos finan­cie­ros en sus libros, por un valor astro­nó­mi­co de US$183 billo­nes (millo­nes de millo­nes). Eso repre­sen­ta­ba 13 veces el tama­ño de la eco­no­mía de Esta­dos Uni­dos. Si sue­na una locu­ra, lo era. Des­de enton­ces, hemos teni­do cua­tro años de páni­co, una pre­sun­ta refor­ma y el retorno a la sobrie­dad finan­cie­ra. Aho­ra bien, ¿a cuán­to ascien­de cifra aho­ra? Unos US$248 billo­nes. En serio. Ah, los bue­nos tiem­pos.

7. El anti­guo régi­men está al man­do. Me ten­go que reír cada vez que escu­cho a los repu­bli­ca­nos des­po­tri­car por­que Oba­ma es “libe­ral” o “socia­lis­ta” o comu­nis­ta. ¿Están bro­mean­do? Oba­ma es un Bush. Un poco más pare­ci­do al más vie­jo que al más joven. Pero vea­mos quié­nes siguen mane­jan­do la eco­no­mía: Ber­nan­ke. Geith­ner. Sum­mers. Gold­man Sachs. J.P. Mor­gan Cha­se. Hemos teni­do al mis­mo esta­blish­ment a car­go des­de al menos 1987, cuan­do Paul Volc­ker se reti­ró como pre­si­den­te de la Reser­va Fede­ral. ¿Cam­bio? ¿Qué “cam­bio”? (E inclu­so lo poco que tenía­mos era dema­sia­do para Wall Street, que en 2010 se com­pró un Con­gre­so nue­vo y más obe­dien­te).

8. Ben Ber­nan­ke no entien­de su tra­ba­jo. El pre­si­den­te de la Reser­va Fede­ral hizo una asom­bro­sa admi­sión en su pri­me­ra con­fe­ren­cia de pren­sa. Citó el auge del índi­ce Rus­sell 2000 de accio­nes ries­go­sas con peque­ña capi­ta­li­za­ción como una señal de que el “rela­ja­mien­to cuan­ti­ta­ti­vo” había fun­cio­na­do. La Reser­va Fede­ral tie­ne por ley un doble man­da­to: bajar la infla­ción y bajar el des­em­pleo. Aho­ra, al pare­cer, tie­ne una ter­ce­ra obli­ga­ción: impul­sar la coti­za­ción de las accio­nes de Wall Street. Esto es una locu­ra. Se ter­mi­na bien, me sor­pren­de­ré.

9. Esta­mos apa­lan­can­do como locos. ¿Bus­ca de una “bur­bu­ja cre­di­ti­cia”? Ya esta­mos en ella. Todo el mun­do sabe acer­ca de la dis­pa­ra­ta­da deu­da fede­ral, y del ries­go de que el Con­gre­so no ele­ve el techo de la deu­da. Pero eso es sólo una par­te de la his­to­ria. Las cor­po­ra­cio­nes de EE.UU. han toma­do pres­ta­do US$513.000 millo­nes en el pri­mer tri­mes­tre. Están pidien­do el doble de prés­ta­mos que a fines del año pasa­do, cuan­do la deu­da cor­po­ra­ti­va ya esta­ba en alza. Los aho­rris­tas, deses­pe­ra­dos por obte­ner ingre­sos, van a com­prar casi cual­quier tipo de bono. No sor­pren­de que los ren­di­mien­tos de los bonos de alto ren­di­mien­to se hayan derrum­ba­do. Bas­ta de hablar acer­ca de que hay “efec­ti­vo en los balan­ces”. Las cor­po­ra­cio­nes esta­dou­ni­den­ses no finan­cie­ras en gene­ral están pro­fun­da­men­te endeu­da­das, en el orden de los US$7,3 billo­nes. Eso es un nivel récord, y un aumen­to de 24% en los últi­mos cin­co años. Y cuan­do se suman deu­das de los hoga­res, la deu­da públi­ca y las deu­das del sec­tor finan­cie­ro, el nivel de deu­da alcan­za al menos los US$50 billo­nes. Más apa­lan­ca­mien­to impli­ca más ries­go. Es algo que está en la pri­me­ra pági­na de los manua­les de eco­no­mía.

10. Las sobras de la eco­no­mía real en el tan­que. La segun­da ron­da de rela­ja­mien­to cuan­ti­ta­ti­vo no ha con­se­gui­do nada nota­ble a excep­ción de bajar el tipo de cam­bio. El des­em­pleo es mucho, mucho más alto que lo que dicen las cifras ofi­cia­les (por ejem­plo, inclu­so la letra chi­ca del Depar­ta­men­to de Tra­ba­jo de EE.UU. admi­te que uno de cada cua­tro hom­bres de media­na edad care­ce de empleo a tiem­po com­ple­to, lo que es asom­bro­so). Nues­tro défi­cit de cuen­ta corrien­te es de US$120.000 millo­nes al año (y no se ha regis­tra­do supe­rá­vit des­de 1990). Los pre­cios inmo­bi­lia­rios están en caí­da, sin recu­pe­rar­se. Los sala­rios reales están estan­ca­dos. Sí, la pro­duc­ti­vi­dad aumen­ta. Pero eso, iró­ni­ca­men­te, tam­bién ayu­da a redu­cir el empleo.

Segu­ro que sabe lo que dijo Geor­ge San­ta­ya­na (filó­so­fo espa­ñol-esta­dou­ni­den­se) sobre las per­so­nas que olvi­dan el pasa­do. Pero somos inclu­so aún más ton­tos. Esta­mos con­de­na­dos a repe­tir el pasa­do no por­que lo haya­mos olvi­da­do, sino por­que nun­ca hemos apren­di­do las lec­cio­nes.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *