Cam­biar el sis­te­ma – Igna­cio Ramo­net

Los euró­fi­los más exta­sia­dos lo macha­can sin cesar: si no dis­pu­sié­ra­mos del euro, dicen, las con­se­cuen­cias de la cri­sis serían peo­res para muchos paí­ses euro­peos. Divi­ni­zan un euro “fuer­te y pro­tec­tor”. Es su doc­tri­na y la defien­den faná­ti­ca­men­te. Pero lo cier­to es que ten­drían que expli­car­les a los grie­gos (y a los irlan­de­ses, a los por­tu­gue­ses, a los espa­ño­les, a los ita­lia­nos y a tan­tos otros ciu­da­da­nos euro­peos vapu­lea­dos por los pla­nes de ajus­te) qué entien­den por “con­se­cuen­cias peo­res”… De hecho, estas con­se­cuen­cias son ya tan inso­por­ta­bles social­men­te que, en varios paí­ses de la euro­zo­na, está subien­do, y no sin argu­men­tos, una radi­cal hos­ti­li­dad hacia la mone­da úni­ca y hacia la pro­pia Unión Euro­pea (UE).

No les fal­ta razón a estos indig­na­dos. Por­que el euro, mone­da de 17 paí­ses y de sus 350 millo­nes de habi­tan­tes, es una herra­mien­ta con un obje­ti­vo: la con­so­li­da­ción de los dog­mas neo­li­be­ra­les (1) en los que se fun­da­men­ta la UE. Estos dog­mas, que el Pac­to de Esta­bi­li­dad (1997) rati­fi­ca y que el Ban­co Cen­tral Euro­peo (BCE) san­cio­na, son esen­cial­men­te tres: esta­bi­li­dad de los pre­cios, equi­li­brio pre­su­pues­ta­rio y estí­mu­lo de la com­pe­ten­cia. Nin­gu­na preo­cu­pa­ción social, nin­gún pro­pó­si­to de redu­cir el paro, nin­gu­na volun­tad de garan­ti­zar el cre­ci­mien­to, y obvia­men­te nin­gún empe­ño en defen­der el Esta­do del bien­es­tar.

Con la vorá­gi­ne actual, los ciu­da­da­nos van enten­dien­do que tan­to el cor­sé de la Unión Euro­pea, como el pro­pio euro, han sido dos aña­ga­zas para hacer­les entrar en una tram­pa neo­li­be­ral de la que no hay fácil sali­da. Se hallan aho­ra en manos de los mer­ca­dos por­que así lo han que­ri­do explí­ci­ta­men­te los diri­gen­tes polí­ti­cos (de izquier­da y dere­cha) que, des­de hace tres dece­nios, edi­fi­can la Unión Euro­pea. Ellos han orga­ni­za­do sis­te­má­ti­ca­men­te la impo­ten­cia de los Esta­dos con el fin de con­ce­der cada vez más espa­cio y mayor mar­gen de manio­bra a mer­ca­dos y espe­cu­la­do­res.

Por eso se deci­dió (a insis­ten­cia de Ale­ma­nia) que el BCE fue­se “total­men­te inde­pen­dien­te” de los Gobier­nos (2). Lo cual con­cre­ta­men­te sig­ni­fi­ca que que­da fue­ra del perí­me­tro de la demo­cra­cia. De ese modo, ni los ciu­da­da­nos ni los Gobier­nos ele­gi­dos por éstos pue­den entor­pe­cer sus opcio­nes libe­ra­les.

Hoy, esas carac­te­rís­ti­cas (impo­ten­cia de los polí­ti­cos, inde­pen­den­cia del BCE) son en par­te res­pon­sa­bles de la inca­pa­ci­dad euro­pea para resol­ver el dra­ma de la deu­da grie­ga. La otra cau­sa es que, bajo su apa­ren­te uni­dad, la UE (en este caso par­ti­cu­lar la euro­zo­na) está pro­fun­da­men­te divi­di­da en dos ban­dos casi irre­con­ci­lia­bles: por una par­te, Ale­ma­nia y su área de influen­cia (Bene­lux, Aus­tria y Fin­lan­dia); por la otra: Fran­cia, Ita­lia, Espa­ña, Irlan­da, Por­tu­gal y Gre­cia.

El ori­gen de la deu­da grie­ga (como el de la de los demás paí­ses peri­fé­ri­cos afec­ta­dos por la cri­sis de la deu­da sobe­ra­na, inclui­da Espa­ña) es cono­ci­do. Cuan­do Gre­cia fue admi­ti­da en la zona euro (3), las ins­ti­tu­cio­nes finan­cie­ras con­si­de­ra­ron inme­dia­ta­men­te que este peque­ño Esta­do pre­sen­ta­ba, a pesar de su evi­den­te fra­gi­li­dad y de sus esca­sos recur­sos, todas las garan­tías nece­sa­rias para reci­bir cré­di­tos masi­vos y bara­tos. Llo­vie­ron sobre Ate­nas ofer­tas de finan­cia­ción a tipos de inte­rés de gan­ga, en par­ti­cu­lar por par­te de ban­cos ale­ma­nes y fran­ce­ses que inci­ta­ron a los gober­nan­tes hele­nos a endeu­dar­se a bajo cos­te y a lar­go pla­zo para adqui­rir prin­ci­pal­men­te mate­rial mili­tar (4) ale­mán y fran­cés…

Cuan­do esta­lla la cri­sis finan­cie­ra de 2008 (lla­ma­da “de las sub­pri­mes“), ésta se extien­de rápi­da­men­te al sec­tor ban­ca­rio euro­peo. Los esta­ble­ci­mien­tos finan­cie­ros care­cen pron­to de liqui­dez y res­trin­gen drás­ti­ca­men­te el cré­di­to. Lo que ame­na­za con asfi­xiar el con­jun­to de la eco­no­mía. Para evi­tar­lo, los Esta­dos ayu­dan masi­va­men­te a la ban­ca. Y la sal­van. Para ello se endeu­dan aún más com­pran­do dine­ro en el mer­ca­do inter­na­cio­nal (ya que el BCE se nie­ga a ayu­dar­los). Ahí, de repen­te, inter­vie­nen las agen­cias de cali­fi­ca­ción que san­cio­nan el exce­si­vo endeu­da­mien­to de los Esta­dos (¡rea­li­za­do para sal­var a los ban­cos!)… Inme­dia­ta­men­te los tipos de inte­rés de los prés­ta­mos a los Esta­dos más endeu­da­dos se dis­pa­ran… Y se pro­du­ce la cri­sis de la deu­da sobe­ra­na.

En sí mis­ma, la deu­da grie­ga es insig­ni­fi­can­te si se tie­ne en cuen­ta que el PIB de Gre­cia repre­sen­ta menos del 3% del PIB de la euro­zo­na. El pro­ble­ma, téc­ni­ca­men­te, podía haber­se resuel­to hace ya más de un año sin gran difi­cul­tad. Pero el gobierno con­ser­va­dor ale­mán, que enfren­ta­ba enton­ces unas com­pli­ca­das elec­cio­nes loca­les (final­men­te per­di­das), esti­mó que no sería moral­men­te jus­to que los grie­gos, acu­sa­dos de “corrup­ción” y de “laxis­mo”, salie­sen tan rápi­da­men­te del mal paso. Había que cas­ti­gar­los para que no cun­die­se “el mal ejem­plo”.

Una ayu­da dema­sia­do rápi­da a Ate­nas, decla­ró Ange­la Mer­kel, “tie­ne el efec­to nega­ti­vo de que otros paí­ses en difi­cul­ta­des podrían dejar de hacer esfuer­zos” (5). Por eso, con el apo­yo de sus alia­dos, Ber­lín empe­zó a poner pegas de todo tipo. Dejan­do pasar los meses.

Pla­zo que los mer­ca­dos, exci­ta­dos por el des­acuer­do polí­ti­co euro­peo, apro­ve­cha­ron para cebar­se en Gre­cia. Todo se com­pli­có enton­ces. Final­men­te, Ale­ma­nia aca­bó por acep­tar un (incom­ple­to) plan de ayu­da con una con­di­ción: que par­ti­ci­pa­se en él el Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal (FMI). ¿Por qué? Por dos razo­nes. Pri­me­ro por­que se esti­ma­ba que las ins­ti­tu­cio­nes euro­peas care­cían de un ver­du­go lo sufi­cien­te­men­te seve­ro para escar­men­tar a los grie­gos. Segun­do, por­que la espe­cia­li­dad del FMI, des­de hace cua­ren­ta años, con­sis­te en exi­gir siem­pre esfuer­zos anti­so­cia­les a los paí­ses endeu­da­dos. Sus rece­tas (apli­ca­das con saña en Amé­ri­ca Lati­na duran­te los años 1970 y 1980) son siem­pre las mis­mas: alza de las tasas al con­su­mo, recor­tes bru­ta­les de los pre­su­pues­tos públi­cos, estric­to con­trol de los sala­rios, pri­va­ti­za­cio­nes masi­vas…(6).

El Gobierno de Papan­dreu tuvo que resig­nar­se a adop­tar un sal­va­je plan de aus­te­ri­dad. Pero el mal esta­ba hecho. El rit­mo de la polí­ti­ca euro­pea es len­to y lar­go, cuan­do el de los mer­ca­dos es inme­dia­to. Los espe­cu­la­do­res enten­die­ron que la Unión Euro­pea era un gigan­te sin cere­bro polí­ti­co, y el euro una “mone­da fuer­te” con estruc­tu­ra débil (no hay ejem­plo en la his­to­ria, de una mone­da que no esté encua­dra­da por una auto­ri­dad polí­ti­ca). Ata­ca­ron a Irlan­da, pasó lo mis­mo y vol­vie­ron a ganar. Ata­ca­ron a Por­tu­gal e ídem. Ata­ca­ron a Espa­ña y a Ita­lia, y los Gobier­nos de estos paí­ses se apre­su­ra­ron a auto­im­po­ner­se las impo­pu­la­res rece­tas del FMI.

Por toda Euro­pa se extien­de aho­ra la “doc­tri­na de la aus­te­ri­dad expan­si­va”, que sus pro­pa­gan­dis­tas pre­sen­tan como un eli­xir eco­nó­mi­co uni­ver­sal cuan­do en reali­dad está cau­san­do un estre­pi­to­so daño social. Peor aún, esas polí­ti­cas de recor­tes agra­van la cri­sis, asfi­xian a las empre­sas de todo tama­ño al enca­re­cer su finan­cia­ción, y entie­rran la pers­pec­ti­va de una pron­ta recu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca. Empu­jan a los Esta­dos hacia la espi­ral de la auto­des­truc­ción, sus ingre­sos se redu­cen, el cre­ci­mien­to no arran­ca, el paro aumen­ta, las (impre­sen­ta­bles) agen­cias de cali­fi­ca­ción reba­jan su nota de con­fian­za, los intere­ses de la deu­da sobe­ra­na aumen­tan, la situa­ción gene­ral empeo­ra y los paí­ses vuel­ven a soli­ci­tar ayu­da (7). Tan­to Gre­cia, como Irlan­da y Por­tu­gal ‑los tres úni­cos Esta­dos “ayu­da­dos” has­ta aho­ra por la Unión Euro­pea (median­te el Fon­do Euro­peo de Esta­bi­li­za­ción) y el FMI- han sidos pre­ci­pi­ta­dos, por los que Paul Krug­man lla­ma los “faná­ti­cos del dolor” (8), a ese fatal tobo­gán.

Y el “Pac­to del euro”, esta­ble­ci­do en mar­zo pasa­do, tam­po­co resuel­ve nada. En reali­dad es una vuel­ta de tuer­ca suple­men­ta­ria a la aus­te­ri­dad, un acuer­do “de com­pe­ti­ti­vi­dad” que pre­vé más recor­tes del gas­to públi­co, más medi­das de dis­ci­pli­na fis­cal, y pena­li­za prin­ci­pal­men­te ‑de nue­vo- a los asa­la­ria­dos. Con ame­na­zas de san­cio­nes a los Esta­dos que no cum­plan el Pac­to de Esta­bi­li­dad (9). Pro­po­ne la tute­la de la deu­da públi­ca y un rit­mo fijo de reduc­ción, o sea: una limi­ta­ción de la sobe­ra­nía. “Los paí­ses euro­peos deben ser menos libres de emi­tir deu­da”, afir­ma, por ejem­plo, Loren­zo Bini Smaghi, miem­bro del direc­to­rio del BCE. Algu­nos euró­cra­tas van más lejos, pro­po­nen que se le reti­re a un gobierno que no haya res­pe­ta­do el Pac­to de Esta­bi­li­dad, la res­pon­sa­bi­li­dad de diri­gir sus pro­pias finan­zas públi­cas…

Todo esto es absur­do y nefan­do. El resul­ta­do es una socie­dad euro­pea empo­bre­ci­da en bene­fi­cio de la ban­ca, de las gran­des empre­sas y de la espe­cu­la­ción inter­na­cio­nal. Por aho­ra la legí­ti­ma pro­tes­ta de los ciu­da­da­nos se foca­li­za con­tra sus pro­pios gober­nan­tes, com­pla­cien­tes mario­ne­tas de los mer­ca­dos. ¿Qué pasa­rá cuan­do se deci­dan a con­cen­trar su ira con­tra el ver­da­de­ro res­pon­sa­ble, o sea el sis­te­ma, es decir: la Unión Euro­pea?

(1) Defi­ni­dos en los Tra­ta­dos de Maas­tricht (1993), de Ams­ter­dam (1999), de Niza (2003) y de Lis­boa (2009).

(2) Entre otras limi­ta­cio­nes, el BCE no pue­de pres­tar dine­ro a los Esta­dos, sólo a la ban­ca pri­va­da.

(3) Mer­ced a un balan­ce de su situa­ción eco­nó­mi­ca fal­sea­do y maqui­lla­do por el ante­rior gobierno con­ser­va­dor con la ayu­da del ban­co esta­dou­ni­den­se Gold­man Sachs.

(4) Gre­cia es el prin­ci­pal impor­ta­dor de mate­rial mili­tar de la Unión Euro­pea y el Esta­do que con­sa­gra a su defen­sa (por razo­nes de riva­li­dad con Tur­quía) el mayor por­cen­ta­ge de su PIB.

(5) El País, Madrid, 18 de julio de 2011.

(6) Léa­se Phi­lip­pe Aske­nazy, “L’austérité impo­sée à la Grè­ce, de Charyb­de en Scy­lla”, Le Mon­de, París, 19 de julio de 2011.

(7) Aun­que ha sido reci­bi­do con ali­vio por la pren­sa neo­li­be­ral, el nue­vo plan de res­ca­te a Gre­cia, anun­cia­do el pasa­do 21 de julio, de poco ser­vi­rá. Los mer­ca­dos y los fon­dos bui­tres han oli­do la san­gre y no deten­drán sus ata­ques mien­tras no se les fre­ne con autén­ti­cos cam­bios estruc­tu­ra­les.

(8) Paul Krug­man, “Cuan­do la aus­te­ri­dad falla”, El País, Madrid, 24 de mayo de 2011.

(9) Que fija el lími­te para el défi­cit pre­su­pues­ta­rio en un 3% del PIB, y el de la deu­da sobe­ra­na en un 60% del PIB.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *