[Vídeos] El Ejér­ci­to Secre­to de la OTAN e Israel, la san­gre ino­cen­te




Archivo: Ordine Nuovo.png


El terro­ris­mo fas­cis­ta es selec­ti­vo a veces pero tie­ne un evi­den­te sego indis­crimina­do, quien olvi­da repe­ti­rá la His­to­ria y hoy, hay que recor­dar a sus víc­ti­mas en pla­zas, ban­cos, esta­cio­nes de auto­bus, cen­tros de ense­ñan­za. Los que odian la vida, son esto, hoy los fas­cis­tas y el impe­ria­lis­mo apo­yan a Israel, que nadie se equi­vo­que (Boltxe Kolek­ti­boa).

Wiki­pe­dia :

La matan­za de Bolo­nia (en ita­liano, stra­ge di Bolog­na) tuvo lugar el sába­do 2 de agos­to de 1980. Se tra­ta de uno de los actos terro­ris­tas más gra­ves que haya sufri­do Ita­lia tras la Segun­da Gue­rra Mun­dial, en el que murie­ron 85 per­so­nas y más de 200 resul­ta­ron heri­das. La orga­ni­za­ción terro­ris­ta Ordi­ne Nuo­vo fue acu­sa­da de ello, y dos agen­tes del ser­vi­cio secre­to mili­tar ita­liano (SISMI) y el Vene­ra­ble Maes­tro de la Logia Masó­ni­ca Pro­pa­gan­da Due (P2), Licio Gelli, fue­ron impu­tados por difi­cul­tar la inves­ti­ga­ción. Los inte­gran­tes de esta logia esta­ban invo­lu­cra­dos en acti­vi­da­des de terro­ris­mo y des­es­ta­bi­li­za­ción en Ita­lia, Argen­ti­na y otros paí­ses y entre sus miem­bros había des­ta­ca­dos jue­ces, perio­dis­tas, mili­ta­res, espias, polí­ti­cos y ban­que­ros.

A las 10:25 explo­tó en la sala de espe­ra de la esta­ción de tre­nes de esta ciu­dad un arte­fac­to colo­ca­do en una male­ta aban­do­na­da. La deto­na­ción (pro­du­ci­da por una mez­cla de TNTT4) se oyó en un radio de muchos kiló­me­tros y des­tru­yó gran par­te de la esta­ción embis­tien­do de lleno con­tra el tren Anco­na-Chias­so esta­cio­na­do en el pri­mer andén.

Aquel día la esta­ción esta­ba lle­na de turis­tas y de per­so­nas que ini­cia­ban sus vaca­cio­nes o vol­vían de ellas. La ciu­dad – incré­du­la y no pre­pa­ra­da para este tipo de suce­sos – reac­cio­nó con orgu­llo y rapi­dez: al no ser sufi­cien­tes las ambu­lan­cias para trans­por­tar a los heri­dos a los hos­pi­ta­les de la ciu­dad, se emplea­ron tam­bién auto­bu­ses y taxis.

Con­te­ni­do

[ocul­tar]

[edi­tar] Rela­ción de víc­ti­mas

(Tras el nom­bre, figu­ra la edad de cada víc­ti­ma en el momen­to del aten­ta­do)

Pla­ca con­me­mo­ra­ti­va de las víc­ti­mas de la matan­za.

  • Anto­ne­lla Ceci, 19
  • Ange­la Marino, 23
  • Leo Luca Marino, 24
  • Dome­ni­ca Marino, 26
  • Erri­ca Fri­ge­rio, 57
  • Vito Dio­me­de Fre­sa, 62
  • Cesa­re Fran­ces­co Dio­me­de Fre­sa, 14
  • Anna Maria Bosio, 28
  • Car­lo Mau­ri, 32
  • Luca Mau­ri, 6
  • Eckhardt Mader, 14
  • Mar­gret Rohrs, 39
  • Kai Mader, 8
  • Sonia Burri, 7
  • Patri­zia Mes­si­neo, 18
  • Sil­va­na Serra­va­lli, 34
  • Manue­la Gallon, 11
  • Nata­lia Agos­ti­ni, 40
  • Mari­na Anto­ne­lla Tro­le­se, 16
  • Anna Maria Sal­vag­ni­ni, 51
  • Rober­to De Mar­chi, 21
  • Eli­sa­bet­ta Manea , 60
  • Eleo­no­ra Gera­ci, 46
  • Vit­to­rio Vac­ca­ro, 24
  • Velia Car­li, 50
  • Sal­va­to­re Lau­ro, 57
  • Pao­lo Zec­chi, 23
  • Vivia­na Buga­me­lli, 23
  • Cathe­ri­ne Helen Mit­chell, 22
  • John Andrew Kol­pins­ki, 22
  • Ange­la Fre­su, 3
  • Maria Fre­su, 24
  • Lore­da­na Moli­na, 44
  • Ange­li­ca Tar­si, 72
  • Katia Ber­ta­si, 34
  • Mire­lla For­na­sa­ri, 36
  • Euri­dia Ber­gian­ti, 49
  • Nilla Nata­li, 25
  • Fran­ca Dall’O­lio, 20
  • Rita Ver­de, 23
  • Fla­via Casa­dei, 18
  • Giu­sep­pe Patruno, 18
  • Ros­se­lla Mar­ced­du, 19
  • Davi­de Caprio­li, 20
  • Vito Ales, 20
  • Iwao Seki­gu­chi, 20
  • Bri­git­te Drouhard, 21
  • Rober­to Pro­ce­lli, 21
  • Mau­ro Alga­non, 22
  • Maria Ange­la Maran­gon, 22
  • Ver­dia­na Bivo­na, 22
  • Fran­cis­co Gómez Mar­tí­nez, 23
  • Mau­ro Di Vit­to­rio, 24
  • Ser­gio Sec­ci, 24
  • Rober­to Gaio­la, 25
  • Ange­lo Prio­re, 26
  • Ono­frio Zap­pa­là, 27
  • Pio Car­mi­ne Remo­llino, 31
  • Gae­tano Roda, 31
  • Anto­nino Di Pao­la, 32
  • Mir­co Cas­te­lla­ro, 33
  • Naz­za­reno Bas­so, 33
  • Vin­cen­zo Pet­te­ni, 34
  • Sal­va­to­re Semi­na­ra, 34
  • Car­la Goz­zi, 36
  • Umber­to Lugli, 38
  • Faus­to Ven­tu­ri, 38
  • Argeo Bono­ra, 42
  • Fran­ces­co Bet­ti, 44
  • Mario Sica, 44
  • Pier Fran­ces­co Lau­ren­ti, 44
  • Pao­lino Bian­chi, 50
  • Vin­cen­zi­na Sala, 50
  • Ber­ta Ebner, 50
  • Vin­cen­zo Lan­co­ne­lli, 51
  • Lina Ferret­ti, 53
  • Romeo Ruo­zi, 54
  • Amor­veno Mar­za­ga­lli, 54
  • Anto­nio Fran­ces­co Las­ca­la, 56
  • Rosi­na Bar­ba­ro, 58
  • Ire­ne Bre­ton, 61
  • Pie­tro Galas­si, 66
  • Lidia Olla, 67
  • Maria Idria Ava­ti, 80
  • Anto­nio Mon­ta­na­ri, 86

[edi­tar] La inves­ti­ga­ción

Inme­dia­ta­men­te des­pués del aten­ta­do, el Gobierno pre­si­di­do por Fran­ces­co Cos­si­ga y las fuer­zas de poli­cía atri­bu­ye­ron la explo­sión a cau­sas for­tui­tas y, más tar­de, la atri­bu­ye­ron a las Bri­ga­das Rojas.

Se pro­bó que los ser­vi­cios secre­tos del esta­do habían pues­to pis­tas fal­sas para entor­pe­cer las inves­ti­ga­cio­nes. En años suce­si­vos, cau­só nume­ro­sas polé­mi­cas y apa­re­cie­ron teo­rías cons­pi­ra­to­rias rela­cio­na­das con la lla­ma­da estra­te­gia de la ten­sión.

Len­ta­men­te y, gra­cias al impul­so civil de la Aso­cia­ción de fami­lia­res de víc­ti­mas de la matan­za de la esta­ción de Bolo­nia se lle­gó a una sen­ten­cia defi­ni­ti­va de casa­ción el 23 de noviem­bre de 1995. Fue­ron con­de­na­dos a cade­na per­pe­tua, como eje­cu­to­res del aten­ta­do, los terro­ris­tas neo­fas­cis­tas Vale­rio Fio­ra­van­ti y Fran­ces­ca Mam­bro, quie­nes siem­pre se han decla­ra­do ino­cen­tes. Otras per­so­nas como el Gene­ral del SISIMI y mie­bro de la P2 Pie­tro Musu­me­ci fue­ron con­de­na­das a diver­sos años de cár­cel debi­do a las pis­tas fal­sas que pro­por­cio­na­ron. Licio Gelli se refu­gió en Sui­za para evi­tar su pro­ce­sa­mien­to.

Los orga­ni­za­do­res de la masa­cre y su inten­cio­na­li­dad con­cre­ta nun­ca se han des­cu­bier­to. Duran­te los jui­cios los repre­sen­tan­tes del esta­do se refu­gia­ron en el «secre­to de esta­do» para ocul­tar infor­ma­ción. El neo­fas­cis­ta Vin­cen­zo Vin­ci­gue­rra (quien cum­ple cade­na per­pe­tua por el aten­ta­do de Peteano de 1972) tes­ti­fi­can­do en los jui­cios, decla­ró que una «estruc­tu­ra ocul­ta», «den­tro del Esta­do mis­mo» y vin­cu­la­da con la OTAN, esta­ba dan­do una «direc­ción estra­té­gi­ca» a todos esos aten­ta­dos. Esta orga­ni­za­ción se dio a cono­cer bajo el nom­bre de Gla­dio.[1]

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *