Títe­res suble­va­dos: Afga­nis­tán, Irak, Pakis­tán y Esta­dos Uni­dos- James Petras

Intro­duc­ción

Los impe­rios se cons­tru­yen pro­mo­vien­do y apo­yan­do a los cola­bo­ra­do­res loca­les que actúan bajo las órde­nes de los gober­nan­tes impe­ria­les. Estos cola­bo­ra­do­res son pre­mia­dos con sím­bo­los de auto­ri­dad exter­nos y dine­ro, inclu­so cuan­do se sobre­en­tien­de que están en sus pues­tos sólo si con­ti­núan sien­do tole­ra­dos por sus supe­rio­res impe­ria­les. La gen­te de los paí­ses ocu­pa­dos y los que resis­ten al colo­nia­lis­mo se refie­ren a los cola­bo­ra­do­res del impe­rio como «títe­res» o «trai­do­res; los perio­dis­tas occi­den­ta­les les lla­man «clien­tes»; los escri­bas impe­ria­les y guber­na­men­ta­les les dicen «alia­dos lea­les» siem­pre y cuan­do con­ti­núen sien­do obe­dien­tes con sus patro­ci­na­do­res y patrón.

Los gober­nan­tes títe­res tie­nen un lar­ga e indig­na his­to­ria en el siglo XX. Des­pués de las inva­sio­nes de EE.UU. a Amé­ri­ca Cen­tral y el Cari­be una lar­ga cade­na de dic­ta­do­res títe­res y san­grien­tos fue­ron man­te­ni­dos en el poder para imple­men­tar polí­ti­cas favo­ra­bles a las cor­po­ra­cio­nes y ban­cos esta­dou­ni­den­ses y para apo­yar el con­trol de la región por par­te de EE.UU. Duva­lier (padre e hijo) en Hai­tí, Tru­ji­llo en la Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na, Batis­ta en Cuba, Somo­za (padre e hijo) en Nica­ra­gua y una segui­di­lla de otros tira­nos que sir­vie­ron para sal­va­guar­dar los intere­ses mili­ta­res y eco­nó­mi­cos del impe­rio, mien­tras hun­dían las eco­no­mías de sus paí­ses y gober­na­ban con mano de hierro.

Gober­nar por medio de títe­res es una carac­te­rís­ti­ca de la mayo­ría de los impe­rios. Los bri­tá­ni­cos se des­ta­ca­ron en el for­ta­le­ci­mien­to de jefes tri­ba­les como reco­lec­to­res de impues­tos, apo­yan­do a la éli­te real de la India en la for­ma­ción de tro­pas de cipa­yos bajo las órde­nes de los gene­ra­les bri­tá­ni­cos. Los fran­ce­ses cul­ti­va­ron a las éli­tes afri­ca­nas fran­có­fo­nas quie­nes les pro­ve­ye­ron car­ne de cañón en sus gue­rras impe­ria­les en Euro­pa y Áfri­ca. Los impe­rios más «recien­tes» como Japón implan­ta­ron regí­me­nes títe­res en Man­chu­ria, y Ale­ma­nia pro­mo­vió a los títe­res de Vichy en la Fran­cia ocu­pa­da, y el régi­men de Quis­ling en Noruega.

Gobier­nos post-colo­nia­les: Títe­res nacio­na­lis­tas y neo-coloniales

Los pode­ro­sos movi­mien­tos anti­co­lo­nia­lis­tas de libe­ra­ción nacio­nal que sur­gie­ron des­pués de la Segun­da Gue­rra Mun­dial desa­fia­ron el domi­nio impe­rial ejer­ci­do por Euro­pa y EE.UU. en Áfri­ca, Asia y Amé­ri­ca Lati­na. Enfren­ta­dos a los enor­mes cos­tos de recons­truc­ción en Euro­pa y Japón y al movi­mien­to de masas opues­to a con­ti­nuar con las gue­rras colo­nia­les, EE.UU. y Euro­pa bus­ca­ron rete­ner sus pose­sio­nes eco­nó­mi­cas y sus bases mili­ta­res por medio «de los cola­bo­ra­do­res polí­ti­cos». Estos asu­mi­rían res­pon­sa­bi­li­da­des admi­nis­tra­ti­vas, mili­ta­res y polí­ti­cas, for­jan­do nue­vos lazos entre los paí­ses for­mal­men­te inde­pen­dien­tes y sus vie­jos y nue­vos patro­nes impe­ria­les. La con­ti­nui­dad ins­ti­tu­cio­nal a nivel eco­nó­mi­co y mili­tar entre los regí­me­nes colo­nial y post-colo­nial se defi­ne como «neo-colo­nia­lis­mo».

La ayu­da extran­je­ra dio naci­mien­to a una bur­gue­sía “indí­ge­na», klep­to­crá­ti­ca y nue­va rica que pro­ve­yó una hoja de parra para cubrir la extrac­ción de recur­sos para el impe­rio. Median­te ayu­da mili­tar, misio­nes de entre­na­mien­to y becas de ultra­mar se entre­nó a una nue­va gene­ra­ción de mili­ta­res y civi­les buró­cra­tas a los que se incul­có los «pun­tos de vis­ta cos­mo­po­li­tas» y leal­tad hacia el impe­rio. El apa­ra­to mili­tar-poli­cial-admi­nis­tra­ti­vo era per­ci­bi­do por los amos impe­ria­les como la mejor garan­tía de un orden emer­gen­te, dada la fra­gi­li­dad del sis­te­ma gober­nan­te neo-colo­nial, su estre­cha base de sus­ten­to y las deman­das de las masas de cam­bios socio-eco­nó­mi­cos estruc­tu­ra­les que acom­pa­ñen la inde­pen­den­cia política.

El perio­do post-colo­nial fue des­ga­rra­do por revo­lu­cio­nes anti­im­pe­ria­lis­tas de lar­ga esca­la y de lar­ga dura­ción (Chi­na, Indo­chi­na), gol­pes mili­ta­res (en los tres con­ti­nen­tes), gue­rras civi­les inter­na­cio­na­les (Corea) y mayor­men­te exi­to­sas trans­for­ma­cio­nes nacio­na­lis­tas y popu­lis­tas (Irak, India, Indo­ne­sia, Egip­to, Arge­lia, Argen­ti­na, Bra­sil, Gha­na, etc.). Estas últi­mas se con­vir­tie­ron en la base del movi­mien­to de paí­ses no ali­nea­dos. Los “regí­me­nes colo­nia­les” abso­lu­tos (Sudá­fri­ca, Israel/​Palestina, Rho­de­sia del Sur/​Zimbabwe) fue­ron la excep­ción. Las «aso­cia­cio­nes» com­ple­jas, depen­dien­do de las rela­cio­nes de poder espe­cí­fi­cas entre el impe­rio y las éli­tes loca­les, por lo gene­ral incre­men­ta­ba el ingre­so, el inter­cam­bio comer­cial y las inver­sio­nes en los des­co­lo­ni­za­dos y nue­vos paí­ses inde­pen­dien­tes. La inde­pen­den­cia gene­ró una diná­mi­ca inter­na basa­da en una inter­ven­ción esta­tal a gran esca­la y una eco­no­mía mixta.

El perio­do post-colo­nial de nacio­na­lis­mo radi­cal y rebe­lio­nes socia­lis­tas duró menos de una déca­da en la mayo­ría de los paí­ses de los tres con­ti­nen­tes. Hacia fines de la déca­da del seten­ta, gol­pes de esta­do apo­ya­dos por el impe­rio des­ti­tu­ye­ron a regí­me­nes nacio­na­lis­tas, popu­lis­tas y socia­lis­tas en el Con­go, Arge­lia, Indo­ne­sia, Argen­ti­na, Bra­sil, Chi­le y en nume­ro­sos paí­ses más. Los nue­vos regí­me­nes inde­pen­dis­tas y pro­gre­sis­tas en las ex colo­nias por­tu­gue­sas, Ango­la, Mozam­bi­que, Gui­nea-Bis­sau y los regí­me­nes y movi­mien­tos nacio­na­lis­tas en Afga­nis­tán, Irak, Siria y Amé­ri­ca Lati­na fue­ron seria­men­te debi­li­ta­dos por el colap­so de la Unión Sovié­ti­ca y la con­ver­sión de Chi­na al capi­ta­lis­mo. EE.UU. sur­gió como la úni­ca “super­po­ten­cia” sin un con­tra­pe­so ni mili­tar ni eco­nó­mi­co. Los dise­ña­do­res del impe­rio mili­tar y eco­nó­mi­co de EE.UU. y Euro­pa vie­ron la opor­tu­ni­dad de explo­tar los recur­sos natu­ra­les, expro­piar miles de empre­sas públi­cas, cons­truir una red de bases mili­ta­res y reclu­tar nue­vos ejér­ci­tos de mer­ce­na­rios para exten­der el domi­nio imperial.

Sur­gió la pre­gun­ta sobre qué for­ma toma­ría el nue­vo impe­rio de EE.UU.: los medios que se emplea­rán para derro­car a los gober­nan­tes nacio­na­lis­tas que que­da­ban. Y de igual impor­tan­cia: con la diso­lu­ción de la Unión Sovié­ti­ca y la con­ver­sión de China/​Indochina al capi­ta­lis­mo, ¿qué ideo­lo­gía, o “argu­men­to”, se usa­ría para jus­ti­fi­car el pode­ro­so avan­ce impe­rial post-colonial?

El orden de Washing­ton en el nue­vo mun­do: Rena­ci­mien­to colo­nial y títe­res contemporáneos

La recu­pe­ra­ción del impe­ria­lis­mo occi­den­tal de la derro­tas sufri­das duran­te las luchas por la inde­pen­den­cia nacio­nal (de 1945 a 1970 – 1980) inclu­ye­ron una recons­truc­ción masi­va de un nue­vo orden impe­rial. Con el colap­so de la URSS, la incor­po­ra­ción de Euro­pa del Este como saté­li­tes del impe­rio y la sub­si­guien­te con­ver­sión de nacio­na­lis­tas radi­ca­les (Ango­la, Mozam­bi­que, etc.) a klep­tó­cra­tas del libre mer­ca­do, las visio­nes de domi­na­ción ili­mi­ta­da de la Casa Blan­ca tuvie­ron un pode­ro­so empu­je, en base a las pro­yec­cio­nes de un poder mili­tar uni­la­te­ral y sin rival equiparable.

La pro­pa­ga­ción del la “ideo­lo­gía del libre mer­ca­do” entre 1980 – 2000, basa­da en la influen­cia de los gober­nan­tes neo-libe­ra­les a tra­vés de Áfri­ca, Euro­pa del Este, Amé­ri­ca Lati­na y una lar­ga par­te de Asia abrie­ron la puer­ta para un saqueo, pri­va­ti­za­cio­nes (que repre­sen­ta en gene­ral la mis­ma cosa) y con­cen­tra­ción de rique­za sin pre­ce­den­tes. En corres­pon­den­cia con el saqueo y la con­cen­tra­ción de un poder mili­tar uni­po­lar, un gru­po de ultra mili­ta­ris­tas, los lla­ma­dos ideó­lo­gos neo-con­ser­va­do­res, com­pe­ne­tra­dos a fon­do con la men­ta­li­dad israe­li­ta colo­nial lle­ga­ron a posi­cio­nes de toma de deci­sio­nes estra­té­gi­cas en Washing­ton, con un tre­men­do poder de deci­sión en las esfe­ras de poder de Euro­pa ‑espe­cial­men­te en Inglaterra.

La his­to­ria hizo el camino inver­so. La déca­da de 1990 al 2000 fue inau­gu­ra­da con gue­rras al esti­lo colo­nial, lan­za­das con­tra Irak y Yugos­la­via, pro­vo­can­do la des­truc­ción de los esta­dos y la impo­si­ción de regí­me­nes títe­res en “Kur­dis­tán” (Irak del Nor­te), Koso­vo, Mon­te­ne­gro y Mace­do­nia (ex Yugos­la­via). El éxi­to mili­tar, rápi­do y las vic­to­rias de bajo cos­to, con­fir­ma­ron y for­ta­le­cie­ron las creen­cias de los ideó­lo­gos neo-con­ser­va­do­res y neo-libe­ra­les de que la expan­sión del impe­rio era la ten­den­cia inevi­ta­ble del futu­ro. Sólo un deto­nan­te polí­ti­co apro­pia­do era nece­sa­rio para movi­li­zar los recur­sos finan­cie­ros y huma­nos en pos del nue­vo impe­rio militarista.

Los suce­sos del 11/​9/​2001 fue­ron explo­ta­dos a fon­do para lan­zar gue­rras secuen­cia­les de con­quis­ta colo­nial. En nom­bre de una «cru­za­da mili­tar de vas­to alcan­ce con­tra el terro­ris­mo», se hicie­ron los pla­nes, se des­ti­na­ron enor­mes sumas de dine­ro, y se lan­zó la pro­pa­gan­da masi­va de los medios cor­po­ra­ti­vos para jus­ti­fi­car una serie de gue­rras coloniales.

El nue­vo orden impe­rial comen­zó con la inva­sión a Afga­nis­tán (2001) y el derro­ca­mien­to del régi­men islá­mi­co nacio­na­lis­ta tali­bán (que no tuvo nada que ver con el 119).

Afga­nis­tán fue ocu­pa­do por los ejér­ci­tos mer­ce­na­rios de EE.UU. y la OTAN pero no fue con­quis­ta­do. La inva­sión y ocu­pa­ción esta­dou­ni­den­se de Irak con­du­jo a un reagru­pa­mien­to de las fuer­zas anti­co­lo­nia­les islá­mi­cas, nacio­na­lis­tas y sin­di­ca­lis­tas y los movi­mien­tos de resis­ten­cia civil y armada.

Debi­do al nacio­na­lis­mo de vas­to alcan­ce y a la influen­cia anti­sio­nis­ta en la pobla­ción civil, la poli­cía y el apa­ra­to mili­tar de Irak, los ideó­lo­gos neo-con­ser­va­do­res de Washing­ton opta­ron por des­man­te­lar el esta­do. Inten­ta­ron remo­de­lar­lo como un esta­do colo­nial basa­do en líde­res sec­ta­rios, jefes de tri­bus, con­tra­tis­tas extran­je­ros y polí­ti­cos exi­lia­dos nom­bra­dos por ellos como “pre­si­den­te” o “pri­mer minis­tro”, hojas de parra para cubrir el esta­do colonizado.

Pakis­tán fue un caso espe­cial de pene­tra­ción impe­rial, con inter­ven­ción mili­tar y mani­pu­la­ción polí­ti­ca, conec­tan­do ayu­da mili­tar a gran esca­la con sobor­nos y corrup­ción para esta­ble­cer un régi­men títe­re. Las recien­te­men­te con­de­na­das vio­la­cio­nes de la sobe­ra­nía de Pakis­tán por avio­nes de EE.UU. («dro­nes» y avio­nes pilo­tea­dos), las ope­ra­cio­nes coman­do y la movi­li­za­ción a gran esca­la de los mili­ta­res pakis­ta­níes en ope­ra­cio­nes de con­tra-insur­gen­cia de EE.UU. cau­sa­ron el des­pla­za­mien­to de millo­nes de per­so­nas de las “tri­bus” de Pakistán.

El impe­ra­ti­vo del régi­men títere

Al con­tra­rio de lo que afir­ma la pro­pa­gan­da de EE.UU. y Euro­pa, las inva­sio­nes y ocu­pa­cio­nes de Irak y Afga­nis­tán y las inter­ven­cio­nes mili­ta­res en Pakis­tán no tuvie­ron apo­yo popu­lar. Una gran mayo­ría de la pobla­ción se opu­so acti­va y pasi­va­men­te. Tan pron­to como los fun­cio­na­rios civi­les colo­nia­les fue­ron nom­bra­dos con la fuer­za de las armas y comen­za­ron a admi­nis­trar el país emer­gie­ron la resis­ten­cia popu­lar pasi­va y la resis­ten­cia arma­da espo­rá­di­ca. Los fun­cio­na­rios colo­nia­les eran per­ci­bi­dos como lo que eran: una pre­sen­cia forá­nea y explotadora.

Hubo saqueos de las arcas nacio­na­les, pará­li­sis de toda la eco­no­mía, deja­ron de fun­cio­nar los ser­vi­cios bási­cos (agua, elec­tri­ci­dad, sis­te­mas cloa­ca­les, etc.), y millo­nes de per­so­nas fue­ron des­pla­za­das de sus hoga­res. Las gue­rras y las ocu­pa­cio­nes diez­ma­ron drás­ti­ca­men­te la socie­dad pre-colo­nial y las fun­cio­na­rios colo­nia­les fue­ron pre­sio­na­dos para gene­rar un reemplazo.

Miles de millo­nes de dóla­res en gas­tos mili­ta­res fue­ron inú­ti­les para gene­rar fun­cio­na­rios civi­les capa­ces de gober­nar. Los gober­nan­tes colo­nia­les tuvie­ron serios pro­ble­mas para con­se­guir cola­bo­ra­do­res con expe­rien­cia téc­ni­ca o admi­nis­tra­ti­va. Aque­llos dis­pues­tos a ser­vir care­cían de un míni­mo de acep­ta­ción popular.

La con­quis­ta y ocu­pa­ción colo­nial al final se con­for­mó con el esta­ble­ci­mien­to de un régi­men de cola­bo­ra­ción para­le­lo, que esta­ría finan­cia­do y subor­di­na­do a las auto­ri­da­des impe­ria­les. Los estra­te­gas impe­ria­les creían que este régi­men pro­vee­ría una facha­da polí­ti­ca para “legi­ti­mar” y nego­ciar la ocu­pa­ción. El incen­ti­vo para cola­bo­rar eran los miles de millo­nes de dóla­res cana­li­za­dos al apa­ra­to esta­tal colo­nial (y fácil­men­te roba­dos con fal­sos pro­yec­tos de “recons­truc­ción”) para com­pen­sar por los ries­gos de ase­si­na­tos polí­ti­cos eje­cu­ta­dos por los lucha­do­res de la resis­ten­cia nacio­nal. En el pinácu­lo de los regí­me­nes para­le­los esta­ban los gober­nan­tes títe­res, cada uno de ellos con un cer­ti­fi­ca­do otor­ga­do por la CIA por su leal­tad, ser­vi­lis­mo y dis­po­si­ción para sos­te­ner la supre­ma­cía impe­rial sobre el pue­blo bajo la ocu­pa­ción extran­je­ra. Obe­de­cie­ron las exi­gen­cias de Washing­ton de pri­va­ti­zar las empre­sas públi­cas y apo­yar el ejér­ci­to de mer­ce­na­rios reclu­ta­do por Washing­ton y bajo el man­do colonial.

Hamid Kar­zai fue ele­gi­do como el gober­nan­te títe­re de Afga­nis­tán, basa­do sola­men­te en los lazos de su fami­lia con los tra­fi­can­tes de dro­ga y su com­pa­ti­bi­li­dad con los seño­res de la gue­rra y gen­te de influen­cia a suel­do del impe­rio. Su ais­la­mien­to que­dó reve­la­do por el hecho de que has­ta la cus­to­dia pre­si­den­cial esta­ba con­for­ma­da por mari­nes de EE.UU. En Irak, los fun­cio­na­rios colo­nia­les de EE.UU. en con­sul­ta con la Casa Blan­ca y la CIA eli­gie­ron a Nou­ri al Mali­ki como «Pri­mer Minis­tro» basa­dos en su par­ti­ci­pa­ción direc­ta en la tor­tu­ra de lucha­do­res de la resis­ten­cia acu­sa­dos de ata­ques a las fuer­zas esta­dou­ni­den­ses de ocupación.

En Pakis­tán, EE.UU. apo­yó como pre­si­den­te a un fugi­ti­vo de la ley, Asif Ali Zar­da­ri. Este demos­tró repe­ti­da­men­te su espí­ri­tu aco­mo­da­ti­cio apro­ban­do ope­ra­cio­nes esta­dou­ni­den­ses aéreas y terres­tres a gran esca­la y duran­te lar­go tiem­po en terri­to­rio de Pakis­tán en la fron­te­ra con Afga­nis­tán. Zar­da­ri vació el Teso­ro de Pakis­tán y movi­li­zó a millo­nes de sol­da­dos para ata­car y des­pla­zar a cen­tros de pobla­ción fron­te­ri­zos con sim­pa­tía por la resis­ten­cia afgana.

Títe­res en acción: Entre la sumi­sión al impe­rio y el ais­la­mien­to de las masas

Los tres regí­me­nes títe­res han pro­veí­do la hoja de parra para cubrir los saqueos de la gen­te colo­ni­za­da de los paí­ses que gobier­nan. Nou­ri al Mali­ki en los cin­co años pasa­dos no sola­men­te ha jus­ti­fi­ca­do la ocu­pa­ción esta­dou­ni­den­se sino que tam­bién ha pro­mo­vi­do acti­va­men­te el ase­si­na­to y la tor­tu­ra de miles de acti­vis­tas anti-colo­nia­lis­tas y de lucha­do­res de la resis­ten­cia. Ha ven­di­do miles de millo­nes de dóla­res de con­ce­sio­nes de petró­leo y gas a com­pa­ñías extran­je­ras. Ha pre­si­di­do el robo (“des­apa­ri­ción”) de miles de millo­nes de dóla­res en recur­sos petro­le­ros y en ayu­da extran­je­ra de EE.UU. (expri­mi­da de los impues­tos paga­dos por los con­tri­bu­yen­tes de EE.UU.). Hamid Kar­zai, quien rara­men­te salió de su for­ta­le­za pre­si­den­cial sin los mari­nes de EE.UU. como cus­to­dios, ha sido inefi­cien­te en el inten­to de con­se­guir apo­yo, excep­to el de sus fami­lia­res. Su prin­ci­pal apo­yo fue su her­mano, el nar­co­tra­fi­can­te Ahmed Wali Kar­zai, ase­si­na­do por el Jefe de Segu­ri­dad apro­ba­do por la CIA. Dado que el apo­yo interno a Kar­zai es extre­ma­da­men­te peque­ño, sus fun­cio­nes prin­ci­pa­les inclu­yen la par­ti­ci­pa­ción en reunio­nes de patro­ci­na­do­res extran­je­ros, la emi­sión de comu­ni­ca­dos de pren­sa y el sella­do de cada incre­men­to de tro­pas de EE.UU. La inten­si­fi­ca­ción del uso de escua­dro­nes de la muer­te de las Fuer­zas Espe­cia­les y avio­nes «dro­nes», cau­san­tes de un alto núme­ro de bajas civi­les, ha enfu­re­ci­do cada vez más a los afga­nos. La tota­li­dad del apa­ra­to civil y mili­tar nomi­nal­men­te bajo el man­do de Kar­zai está sin dudas pene­tra­do por los tali­ba­nes y otros gru­pos nacio­na­lis­tas, razón por la cual Kar­zai es com­ple­ta­men­te depen­dien­te de las tro­pas esta­dou­ni­den­ses y de los seño­res de la gue­rra y nar­co­tra­fi­can­tes a suel­do de la CIA.

El títe­re pakis­ta­ní Arif Ali Zar­da­ri, a pesar de la fuer­te resis­ten­cia pre­sen­ta­da por sec­to­res mili­ta­res y de las agen­cias de inte­li­gen­cia, y a pesar de la hos­ti­li­dad popu­lar del 85% con­tra EE.UU. ha hun­di­do al país en una serie de ofen­si­vas mili­ta­res a gran esca­la con­tra las comu­ni­da­des islá­mi­cas en los terri­to­rios del Nores­te, des­pla­zan­do a más de cua­tro millo­nes de refu­gia­dos. Cum­plien­do órde­nes de la Casa Blan­ca de incre­men­tar la gue­rra con­tra los san­tua­rios de los tali­ba­nes y sus alia­dos pakis­ta­níes arma­dos, Zar­da­ri ha per­di­do cre­di­bi­li­dad como un polí­ti­co “nacio­nal”. Ha cau­sa­do la ira de los nacio­na­lis­tas al apro­bar de mane­ra “encu­bier­ta” gra­ves vio­la­cio­nes de la sobe­ra­nía pakis­ta­ní al per­mi­tir que las Fuer­zas Espe­cia­les de EE.UU. ope­ren des­de bases pakis­ta­níes para rea­li­zar sus ope­ra­cio­nes cri­mi­na­les con­tra mili­tan­tes islá­mi­cos loca­les. El bom­bar­deo dia­rio con dro­nes de la pobla­ción civil de aldeas, de las carre­te­ras y de los mer­ca­dos ha gene­ra­do un con­sen­so casi gene­ra­li­za­do sobre su esta­tus de títere.

Mien­tras los gober­nan­tes títe­res pro­veen una facha­da útil para la pro­pa­gan­da exter­na, su efec­ti­vi­dad baja a cero a nivel interno, a medi­da que su sumi­sión ante la matan­za impe­ria­lis­ta de per­so­nas que no son com­ba­tien­tes aumen­ta. La manio­bra ini­cial de pro­pa­gan­da impe­rial mos­tran­do a los títe­res como «aso­cia­dos» o «alia­dos en el poder» pier­de cre­di­bi­li­dad a medi­da que se hace trans­pa­ren­te que los gober­nan­tes títe­res son impo­ten­tes para rec­ti­fi­car los abu­sos impe­ria­les. Este es el caso espe­cí­fi­co de las con­ti­nuas vio­la­cio­nes de dere­chos huma­nos y la des­truc­ción de la eco­no­mía. La ayu­da extran­je­ra es glo­bal­men­te per­ci­bi­da como un fac­tor que per­mi­te la extor­sión, la corrup­ción y la admi­nis­tra­ción incom­pe­ten­te de los ser­vi­cios básicos.

A medi­da que cre­ce la resis­ten­cia inter­na y a medi­da que se des­va­ne­ce la “volun­tad” de los paí­ses impe­ria­les para con­ti­nuar una gue­rra y ocu­pa­ción de una déca­da, los gobier­nos títe­res sien­ten la inten­sa pre­sión para hacer, al menos, ges­tos de «inde­pen­den­cia». Los títe­res comien­zan a «repli­car» a los que mane­jan los hilos, tra­tan­do de repre­sen­tar el rol ante el coro masi­vo de indig­na­ción popu­lar sobre los crí­me­nes con­tra la huma­ni­dad más fla­gran­tes per­pe­tra­dos por la ocu­pa­ción. La ocu­pa­ción colo­nial empie­za a hun­dir­se, bajo el peso de los gas­tos de mil millo­nes de dóla­res por sema­na extraí­dos de las con­su­mi­das arcas públi­cas. El sim­bó­li­co reti­ro de tro­pas seña­la un incre­men­to de la impor­tan­cia y de la depen­den­cia en fuer­zas mer­ce­na­rias “nati­vas» alta­men­te sos­pe­cho­sas, lo que cau­sa el mie­do de los títe­res a per­der sus pues­tos y sus vidas.

Los gober­nan­tes títe­res empie­zan a con­si­de­rar que es hora de pro­bar otras posi­bi­li­da­des de nego­ciar con la resis­ten­cia; que es hora de hacer­se eco de las voces popu­la­res de indig­na­ción ante los crí­me­nes de civi­les; que es hora de alen­tar el reti­ro de tro­pas, pero nada de peso. No pedi­rán el reti­ro de la pro­tec­ción de la Guar­dia Impe­rial Pre­to­ria­na ni, “dios no lo per­mi­ta”, del últi­mo envío de ayu­da extran­je­ra. Es el momen­to opor­tuno para Ali Zar­da­ri de cri­ti­car la intro­mi­sión mili­tar de EE.UU. para ase­si­nar a Bin Laden; es el momen­to para que Al Mali­ki haga un lla­ma­do a EE.UU. de cum­plir con su «pala­bra de honor» del reti­ro de las tro­pas de Irak; es el momen­to para que Kar­zai salu­de la toma mili­tar afga­na de la pro­vin­cia con menor acti­vi­dad de resis­ten­cia (Bami­yan).

¿Están los títe­res en algún tipo de rebe­lión con­tra los patro­nes? Apa­ren­te­men­te hay des­con­ten­to en Washing­ton: están rete­nien­do $800 millo­nes de ayu­da a Pakis­tán a la espe­ra de mayor cola­bo­ra­ción mili­tar y de inte­li­gen­cia, piden reda­das en el cam­po y en las ciu­da­des en bus­ca de lucha­do­res de la resis­ten­cia islá­mi­ca. El ase­si­na­to del her­mano de Kar­zai y del con­se­je­ro polí­ti­co de alto ran­go Jan Moha­med Khan por par­te de los tali­ba­nes ‑dos figu­ras pro­mi­nen­tes en el man­te­ni­mien­to del régi­men títe­re- son seña­les de que las aren­gas emo­cio­na­les de crí­ti­ca del gober­nan­te títe­re no tie­nen reso­nan­cia en el gobierno tali­bán no ofi­cial (o som­bra del gobierno) que cubre la nación y se pre­pa­ra para una nue­va ofen­si­va militar.

La «revuel­ta» de los títe­res ni es una influen­cia en los amos colo­nia­les ni atrae la sim­pa­tía de las masas anti-colo­nia­lis­tas. Son una señal del fra­ca­so del inten­to de EE.UU. de revi­ta­li­zar el colo­nia­lis­mo. Repre­sen­ta el fin de la ilu­sión de los ideó­lo­gos neo-con­ser­va­do­res y neo-libe­ra­les que cre­ye­ron fer­vien­te­men­te que el poder mili­tar de EE.UU. era capaz de inva­dir, ocu­par y gober­nar el mun­do islá­mi­co por medio de títe­res actuan­do sobre una masa de pue­blos sumi­sos. El ejem­plo colo­nial de Israel, una fran­ja ári­da de tie­rra cos­te­ra, sigue sien­do una ano­ma­lía en un mar de esta­dos inde­pen­dien­tes, secu­la­res o musulmanes.

Los esfuer­zos de los defen­so­res de EE.UU. para repro­du­cir la con­so­li­da­ción rela­ti­va de Israel por medio de gue­rras, ocu­pa­cio­nes y regí­me­nes títe­res ha con­du­ci­do a la ban­ca­rro­ta de EE.UU. y al colap­so del esta­do colo­nial. Los títe­res se darán a la fuga; reti­ra­rán las tro­pas; baja­rán las ban­de­ras y un perio­do de gue­rra civil pro­lon­ga­da se avis­ta­rá. ¿Podrá una revo­lu­ción social y demo­crá­ti­ca reem­pla­zar a los títe­res y a sus amos? En EE.UU. vivi­mos una épo­ca de cri­sis cada vez más pro­fun­da, en la que el extre­mis­mo de dere­cha ha pene­tra­do has­ta los pues­tos más altos y ha toma­do la ini­cia­ti­va por aho­ra, espe­re­mos que no sea para siem­pre. ¿Las gue­rras colo­nia­les de ultra­mar están lle­gan­do a su fin, hay gue­rras inter­nas en el horizonte?

Artícu­lo ori­gi­nal: http://​petras​.lahai​ne​.org/​?​p​=​1​868 – Tra­du­ci­do por Sil­via Ara­na para Rebelión

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.