Títe­res suble­va­dos: Afga­nis­tán, Irak, Pakis­tán y Esta­dos Uni­dos- James Petras

Intro­duc­ción

Los impe­rios se cons­tru­yen pro­mo­vien­do y apo­yan­do a los cola­bo­ra­do­res loca­les que actúan bajo las órde­nes de los gober­nan­tes impe­ria­les. Estos cola­bo­ra­do­res son pre­mia­dos con sím­bo­los de auto­ri­dad exter­nos y dine­ro, inclu­so cuan­do se sobre­en­tien­de que están en sus pues­tos sólo si con­ti­núan sien­do tole­ra­dos por sus supe­rio­res impe­ria­les. La gen­te de los paí­ses ocu­pa­dos y los que resis­ten al colo­nia­lis­mo se refie­ren a los cola­bo­ra­do­res del impe­rio como «títe­res» o «trai­do­res; los perio­dis­tas occi­den­ta­les les lla­man «clien­tes»; los escri­bas impe­ria­les y guber­na­men­ta­les les dicen «alia­dos lea­les» siem­pre y cuan­do con­ti­núen sien­do obe­dien­tes con sus patro­ci­na­do­res y patrón.

Los gober­nan­tes títe­res tie­nen un lar­ga e indig­na his­to­ria en el siglo XX. Des­pués de las inva­sio­nes de EE.UU. a Amé­ri­ca Cen­tral y el Cari­be una lar­ga cade­na de dic­ta­do­res títe­res y san­grien­tos fue­ron man­te­ni­dos en el poder para imple­men­tar polí­ti­cas favo­ra­bles a las cor­po­ra­cio­nes y ban­cos esta­dou­ni­den­ses y para apo­yar el con­trol de la región por par­te de EE.UU. Duva­lier (padre e hijo) en Hai­tí, Tru­ji­llo en la Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na, Batis­ta en Cuba, Somo­za (padre e hijo) en Nica­ra­gua y una segui­di­lla de otros tira­nos que sir­vie­ron para sal­va­guar­dar los intere­ses mili­ta­res y eco­nó­mi­cos del impe­rio, mien­tras hun­dían las eco­no­mías de sus paí­ses y gober­na­ban con mano de hie­rro.

Gober­nar por medio de títe­res es una carac­te­rís­ti­ca de la mayo­ría de los impe­rios. Los bri­tá­ni­cos se des­ta­ca­ron en el for­ta­le­ci­mien­to de jefes tri­ba­les como reco­lec­to­res de impues­tos, apo­yan­do a la éli­te real de la India en la for­ma­ción de tro­pas de cipa­yos bajo las órde­nes de los gene­ra­les bri­tá­ni­cos. Los fran­ce­ses cul­ti­va­ron a las éli­tes afri­ca­nas fran­có­fo­nas quie­nes les pro­ve­ye­ron car­ne de cañón en sus gue­rras impe­ria­les en Euro­pa y Áfri­ca. Los impe­rios más «recien­tes» como Japón implan­ta­ron regí­me­nes títe­res en Man­chu­ria, y Ale­ma­nia pro­mo­vió a los títe­res de Vichy en la Fran­cia ocu­pa­da, y el régi­men de Quis­ling en Norue­ga.

Gobier­nos post-colo­nia­les: Títe­res nacio­na­lis­tas y neo-colo­nia­les

Los pode­ro­sos movi­mien­tos anti­co­lo­nia­lis­tas de libe­ra­ción nacio­nal que sur­gie­ron des­pués de la Segun­da Gue­rra Mun­dial desa­fia­ron el domi­nio impe­rial ejer­ci­do por Euro­pa y EE.UU. en Áfri­ca, Asia y Amé­ri­ca Lati­na. Enfren­ta­dos a los enor­mes cos­tos de recons­truc­ción en Euro­pa y Japón y al movi­mien­to de masas opues­to a con­ti­nuar con las gue­rras colo­nia­les, EE.UU. y Euro­pa bus­ca­ron rete­ner sus pose­sio­nes eco­nó­mi­cas y sus bases mili­ta­res por medio «de los cola­bo­ra­do­res polí­ti­cos». Estos asu­mi­rían res­pon­sa­bi­li­da­des admi­nis­tra­ti­vas, mili­ta­res y polí­ti­cas, for­jan­do nue­vos lazos entre los paí­ses for­mal­men­te inde­pen­dien­tes y sus vie­jos y nue­vos patro­nes impe­ria­les. La con­ti­nui­dad ins­ti­tu­cio­nal a nivel eco­nó­mi­co y mili­tar entre los regí­me­nes colo­nial y post-colo­nial se defi­ne como «neo-colo­nia­lis­mo».

La ayu­da extran­je­ra dio naci­mien­to a una bur­gue­sía “indí­ge­na», klep­to­crá­ti­ca y nue­va rica que pro­ve­yó una hoja de parra para cubrir la extrac­ción de recur­sos para el impe­rio. Median­te ayu­da mili­tar, misio­nes de entre­na­mien­to y becas de ultra­mar se entre­nó a una nue­va gene­ra­ción de mili­ta­res y civi­les buró­cra­tas a los que se incul­có los «pun­tos de vis­ta cos­mo­po­li­tas» y leal­tad hacia el impe­rio. El apa­ra­to mili­tar-poli­cial-admi­nis­tra­ti­vo era per­ci­bi­do por los amos impe­ria­les como la mejor garan­tía de un orden emer­gen­te, dada la fra­gi­li­dad del sis­te­ma gober­nan­te neo-colo­nial, su estre­cha base de sus­ten­to y las deman­das de las masas de cam­bios socio-eco­nó­mi­cos estruc­tu­ra­les que acom­pa­ñen la inde­pen­den­cia polí­ti­ca.

El perio­do post-colo­nial fue des­ga­rra­do por revo­lu­cio­nes anti­im­pe­ria­lis­tas de lar­ga esca­la y de lar­ga dura­ción (Chi­na, Indo­chi­na), gol­pes mili­ta­res (en los tres con­ti­nen­tes), gue­rras civi­les inter­na­cio­na­les (Corea) y mayor­men­te exi­to­sas trans­for­ma­cio­nes nacio­na­lis­tas y popu­lis­tas (Irak, India, Indo­ne­sia, Egip­to, Arge­lia, Argen­ti­na, Bra­sil, Gha­na, etc.). Estas últi­mas se con­vir­tie­ron en la base del movi­mien­to de paí­ses no ali­nea­dos. Los “regí­me­nes colo­nia­les” abso­lu­tos (Sudá­fri­ca, Israel/​Palestina, Rho­de­sia del Sur/​Zimbabwe) fue­ron la excep­ción. Las «aso­cia­cio­nes» com­ple­jas, depen­dien­do de las rela­cio­nes de poder espe­cí­fi­cas entre el impe­rio y las éli­tes loca­les, por lo gene­ral incre­men­ta­ba el ingre­so, el inter­cam­bio comer­cial y las inver­sio­nes en los des­co­lo­ni­za­dos y nue­vos paí­ses inde­pen­dien­tes. La inde­pen­den­cia gene­ró una diná­mi­ca inter­na basa­da en una inter­ven­ción esta­tal a gran esca­la y una eco­no­mía mix­ta.

El perio­do post-colo­nial de nacio­na­lis­mo radi­cal y rebe­lio­nes socia­lis­tas duró menos de una déca­da en la mayo­ría de los paí­ses de los tres con­ti­nen­tes. Hacia fines de la déca­da del seten­ta, gol­pes de esta­do apo­ya­dos por el impe­rio des­ti­tu­ye­ron a regí­me­nes nacio­na­lis­tas, popu­lis­tas y socia­lis­tas en el Con­go, Arge­lia, Indo­ne­sia, Argen­ti­na, Bra­sil, Chi­le y en nume­ro­sos paí­ses más. Los nue­vos regí­me­nes inde­pen­dis­tas y pro­gre­sis­tas en las ex colo­nias por­tu­gue­sas, Ango­la, Mozam­bi­que, Gui­nea-Bis­sau y los regí­me­nes y movi­mien­tos nacio­na­lis­tas en Afga­nis­tán, Irak, Siria y Amé­ri­ca Lati­na fue­ron seria­men­te debi­li­ta­dos por el colap­so de la Unión Sovié­ti­ca y la con­ver­sión de Chi­na al capi­ta­lis­mo. EE.UU. sur­gió como la úni­ca “super­po­ten­cia” sin un con­tra­pe­so ni mili­tar ni eco­nó­mi­co. Los dise­ña­do­res del impe­rio mili­tar y eco­nó­mi­co de EE.UU. y Euro­pa vie­ron la opor­tu­ni­dad de explo­tar los recur­sos natu­ra­les, expro­piar miles de empre­sas públi­cas, cons­truir una red de bases mili­ta­res y reclu­tar nue­vos ejér­ci­tos de mer­ce­na­rios para exten­der el domi­nio impe­rial.

Sur­gió la pre­gun­ta sobre qué for­ma toma­ría el nue­vo impe­rio de EE.UU.: los medios que se emplea­rán para derro­car a los gober­nan­tes nacio­na­lis­tas que que­da­ban. Y de igual impor­tan­cia: con la diso­lu­ción de la Unión Sovié­ti­ca y la con­ver­sión de China/​Indochina al capi­ta­lis­mo, ¿qué ideo­lo­gía, o “argu­men­to”, se usa­ría para jus­ti­fi­car el pode­ro­so avan­ce impe­rial post-colo­nial?

El orden de Washing­ton en el nue­vo mun­do: Rena­ci­mien­to colo­nial y títe­res con­tem­po­rá­neos

La recu­pe­ra­ción del impe­ria­lis­mo occi­den­tal de la derro­tas sufri­das duran­te las luchas por la inde­pen­den­cia nacio­nal (de 1945 a 1970 – 1980) inclu­ye­ron una recons­truc­ción masi­va de un nue­vo orden impe­rial. Con el colap­so de la URSS, la incor­po­ra­ción de Euro­pa del Este como saté­li­tes del impe­rio y la sub­si­guien­te con­ver­sión de nacio­na­lis­tas radi­ca­les (Ango­la, Mozam­bi­que, etc.) a klep­tó­cra­tas del libre mer­ca­do, las visio­nes de domi­na­ción ili­mi­ta­da de la Casa Blan­ca tuvie­ron un pode­ro­so empu­je, en base a las pro­yec­cio­nes de un poder mili­tar uni­la­te­ral y sin rival equi­pa­ra­ble.

La pro­pa­ga­ción del la “ideo­lo­gía del libre mer­ca­do” entre 1980 – 2000, basa­da en la influen­cia de los gober­nan­tes neo-libe­ra­les a tra­vés de Áfri­ca, Euro­pa del Este, Amé­ri­ca Lati­na y una lar­ga par­te de Asia abrie­ron la puer­ta para un saqueo, pri­va­ti­za­cio­nes (que repre­sen­ta en gene­ral la mis­ma cosa) y con­cen­tra­ción de rique­za sin pre­ce­den­tes. En corres­pon­den­cia con el saqueo y la con­cen­tra­ción de un poder mili­tar uni­po­lar, un gru­po de ultra mili­ta­ris­tas, los lla­ma­dos ideó­lo­gos neo-con­ser­va­do­res, com­pe­ne­tra­dos a fon­do con la men­ta­li­dad israe­li­ta colo­nial lle­ga­ron a posi­cio­nes de toma de deci­sio­nes estra­té­gi­cas en Washing­ton, con un tre­men­do poder de deci­sión en las esfe­ras de poder de Euro­pa ‑espe­cial­men­te en Ingla­te­rra.

La his­to­ria hizo el camino inver­so. La déca­da de 1990 al 2000 fue inau­gu­ra­da con gue­rras al esti­lo colo­nial, lan­za­das con­tra Irak y Yugos­la­via, pro­vo­can­do la des­truc­ción de los esta­dos y la impo­si­ción de regí­me­nes títe­res en “Kur­dis­tán” (Irak del Nor­te), Koso­vo, Mon­te­ne­gro y Mace­do­nia (ex Yugos­la­via). El éxi­to mili­tar, rápi­do y las vic­to­rias de bajo cos­to, con­fir­ma­ron y for­ta­le­cie­ron las creen­cias de los ideó­lo­gos neo-con­ser­va­do­res y neo-libe­ra­les de que la expan­sión del impe­rio era la ten­den­cia inevi­ta­ble del futu­ro. Sólo un deto­nan­te polí­ti­co apro­pia­do era nece­sa­rio para movi­li­zar los recur­sos finan­cie­ros y huma­nos en pos del nue­vo impe­rio mili­ta­ris­ta.

Los suce­sos del 11/​9/​2001 fue­ron explo­ta­dos a fon­do para lan­zar gue­rras secuen­cia­les de con­quis­ta colo­nial. En nom­bre de una «cru­za­da mili­tar de vas­to alcan­ce con­tra el terro­ris­mo», se hicie­ron los pla­nes, se des­ti­na­ron enor­mes sumas de dine­ro, y se lan­zó la pro­pa­gan­da masi­va de los medios cor­po­ra­ti­vos para jus­ti­fi­car una serie de gue­rras colo­nia­les.

El nue­vo orden impe­rial comen­zó con la inva­sión a Afga­nis­tán (2001) y el derro­ca­mien­to del régi­men islá­mi­co nacio­na­lis­ta tali­bán (que no tuvo nada que ver con el 119).

Afga­nis­tán fue ocu­pa­do por los ejér­ci­tos mer­ce­na­rios de EE.UU. y la OTAN pero no fue con­quis­ta­do. La inva­sión y ocu­pa­ción esta­dou­ni­den­se de Irak con­du­jo a un reagru­pa­mien­to de las fuer­zas anti­co­lo­nia­les islá­mi­cas, nacio­na­lis­tas y sin­di­ca­lis­tas y los movi­mien­tos de resis­ten­cia civil y arma­da.

Debi­do al nacio­na­lis­mo de vas­to alcan­ce y a la influen­cia anti­sio­nis­ta en la pobla­ción civil, la poli­cía y el apa­ra­to mili­tar de Irak, los ideó­lo­gos neo-con­ser­va­do­res de Washing­ton opta­ron por des­man­te­lar el esta­do. Inten­ta­ron remo­de­lar­lo como un esta­do colo­nial basa­do en líde­res sec­ta­rios, jefes de tri­bus, con­tra­tis­tas extran­je­ros y polí­ti­cos exi­lia­dos nom­bra­dos por ellos como “pre­si­den­te” o “pri­mer minis­tro”, hojas de parra para cubrir el esta­do colo­ni­za­do.

Pakis­tán fue un caso espe­cial de pene­tra­ción impe­rial, con inter­ven­ción mili­tar y mani­pu­la­ción polí­ti­ca, conec­tan­do ayu­da mili­tar a gran esca­la con sobor­nos y corrup­ción para esta­ble­cer un régi­men títe­re. Las recien­te­men­te con­de­na­das vio­la­cio­nes de la sobe­ra­nía de Pakis­tán por avio­nes de EE.UU. («dro­nes» y avio­nes pilo­tea­dos), las ope­ra­cio­nes coman­do y la movi­li­za­ción a gran esca­la de los mili­ta­res pakis­ta­níes en ope­ra­cio­nes de con­tra-insur­gen­cia de EE.UU. cau­sa­ron el des­pla­za­mien­to de millo­nes de per­so­nas de las “tri­bus” de Pakis­tán.

El impe­ra­ti­vo del régi­men títe­re

Al con­tra­rio de lo que afir­ma la pro­pa­gan­da de EE.UU. y Euro­pa, las inva­sio­nes y ocu­pa­cio­nes de Irak y Afga­nis­tán y las inter­ven­cio­nes mili­ta­res en Pakis­tán no tuvie­ron apo­yo popu­lar. Una gran mayo­ría de la pobla­ción se opu­so acti­va y pasi­va­men­te. Tan pron­to como los fun­cio­na­rios civi­les colo­nia­les fue­ron nom­bra­dos con la fuer­za de las armas y comen­za­ron a admi­nis­trar el país emer­gie­ron la resis­ten­cia popu­lar pasi­va y la resis­ten­cia arma­da espo­rá­di­ca. Los fun­cio­na­rios colo­nia­les eran per­ci­bi­dos como lo que eran: una pre­sen­cia forá­nea y explo­ta­do­ra.

Hubo saqueos de las arcas nacio­na­les, pará­li­sis de toda la eco­no­mía, deja­ron de fun­cio­nar los ser­vi­cios bási­cos (agua, elec­tri­ci­dad, sis­te­mas cloa­ca­les, etc.), y millo­nes de per­so­nas fue­ron des­pla­za­das de sus hoga­res. Las gue­rras y las ocu­pa­cio­nes diez­ma­ron drás­ti­ca­men­te la socie­dad pre-colo­nial y las fun­cio­na­rios colo­nia­les fue­ron pre­sio­na­dos para gene­rar un reem­pla­zo.

Miles de millo­nes de dóla­res en gas­tos mili­ta­res fue­ron inú­ti­les para gene­rar fun­cio­na­rios civi­les capa­ces de gober­nar. Los gober­nan­tes colo­nia­les tuvie­ron serios pro­ble­mas para con­se­guir cola­bo­ra­do­res con expe­rien­cia téc­ni­ca o admi­nis­tra­ti­va. Aque­llos dis­pues­tos a ser­vir care­cían de un míni­mo de acep­ta­ción popu­lar.

La con­quis­ta y ocu­pa­ción colo­nial al final se con­for­mó con el esta­ble­ci­mien­to de un régi­men de cola­bo­ra­ción para­le­lo, que esta­ría finan­cia­do y subor­di­na­do a las auto­ri­da­des impe­ria­les. Los estra­te­gas impe­ria­les creían que este régi­men pro­vee­ría una facha­da polí­ti­ca para “legi­ti­mar” y nego­ciar la ocu­pa­ción. El incen­ti­vo para cola­bo­rar eran los miles de millo­nes de dóla­res cana­li­za­dos al apa­ra­to esta­tal colo­nial (y fácil­men­te roba­dos con fal­sos pro­yec­tos de “recons­truc­ción”) para com­pen­sar por los ries­gos de ase­si­na­tos polí­ti­cos eje­cu­ta­dos por los lucha­do­res de la resis­ten­cia nacio­nal. En el pinácu­lo de los regí­me­nes para­le­los esta­ban los gober­nan­tes títe­res, cada uno de ellos con un cer­ti­fi­ca­do otor­ga­do por la CIA por su leal­tad, ser­vi­lis­mo y dis­po­si­ción para sos­te­ner la supre­ma­cía impe­rial sobre el pue­blo bajo la ocu­pa­ción extran­je­ra. Obe­de­cie­ron las exi­gen­cias de Washing­ton de pri­va­ti­zar las empre­sas públi­cas y apo­yar el ejér­ci­to de mer­ce­na­rios reclu­ta­do por Washing­ton y bajo el man­do colo­nial.

Hamid Kar­zai fue ele­gi­do como el gober­nan­te títe­re de Afga­nis­tán, basa­do sola­men­te en los lazos de su fami­lia con los tra­fi­can­tes de dro­ga y su com­pa­ti­bi­li­dad con los seño­res de la gue­rra y gen­te de influen­cia a suel­do del impe­rio. Su ais­la­mien­to que­dó reve­la­do por el hecho de que has­ta la cus­to­dia pre­si­den­cial esta­ba con­for­ma­da por mari­nes de EE.UU. En Irak, los fun­cio­na­rios colo­nia­les de EE.UU. en con­sul­ta con la Casa Blan­ca y la CIA eli­gie­ron a Nou­ri al Mali­ki como «Pri­mer Minis­tro» basa­dos en su par­ti­ci­pa­ción direc­ta en la tor­tu­ra de lucha­do­res de la resis­ten­cia acu­sa­dos de ata­ques a las fuer­zas esta­dou­ni­den­ses de ocu­pa­ción.

En Pakis­tán, EE.UU. apo­yó como pre­si­den­te a un fugi­ti­vo de la ley, Asif Ali Zar­da­ri. Este demos­tró repe­ti­da­men­te su espí­ri­tu aco­mo­da­ti­cio apro­ban­do ope­ra­cio­nes esta­dou­ni­den­ses aéreas y terres­tres a gran esca­la y duran­te lar­go tiem­po en terri­to­rio de Pakis­tán en la fron­te­ra con Afga­nis­tán. Zar­da­ri vació el Teso­ro de Pakis­tán y movi­li­zó a millo­nes de sol­da­dos para ata­car y des­pla­zar a cen­tros de pobla­ción fron­te­ri­zos con sim­pa­tía por la resis­ten­cia afga­na.

Títe­res en acción: Entre la sumi­sión al impe­rio y el ais­la­mien­to de las masas

Los tres regí­me­nes títe­res han pro­veí­do la hoja de parra para cubrir los saqueos de la gen­te colo­ni­za­da de los paí­ses que gobier­nan. Nou­ri al Mali­ki en los cin­co años pasa­dos no sola­men­te ha jus­ti­fi­ca­do la ocu­pa­ción esta­dou­ni­den­se sino que tam­bién ha pro­mo­vi­do acti­va­men­te el ase­si­na­to y la tor­tu­ra de miles de acti­vis­tas anti-colo­nia­lis­tas y de lucha­do­res de la resis­ten­cia. Ha ven­di­do miles de millo­nes de dóla­res de con­ce­sio­nes de petró­leo y gas a com­pa­ñías extran­je­ras. Ha pre­si­di­do el robo (“des­apa­ri­ción”) de miles de millo­nes de dóla­res en recur­sos petro­le­ros y en ayu­da extran­je­ra de EE.UU. (expri­mi­da de los impues­tos paga­dos por los con­tri­bu­yen­tes de EE.UU.). Hamid Kar­zai, quien rara­men­te salió de su for­ta­le­za pre­si­den­cial sin los mari­nes de EE.UU. como cus­to­dios, ha sido inefi­cien­te en el inten­to de con­se­guir apo­yo, excep­to el de sus fami­lia­res. Su prin­ci­pal apo­yo fue su her­mano, el nar­co­tra­fi­can­te Ahmed Wali Kar­zai, ase­si­na­do por el Jefe de Segu­ri­dad apro­ba­do por la CIA. Dado que el apo­yo interno a Kar­zai es extre­ma­da­men­te peque­ño, sus fun­cio­nes prin­ci­pa­les inclu­yen la par­ti­ci­pa­ción en reunio­nes de patro­ci­na­do­res extran­je­ros, la emi­sión de comu­ni­ca­dos de pren­sa y el sella­do de cada incre­men­to de tro­pas de EE.UU. La inten­si­fi­ca­ción del uso de escua­dro­nes de la muer­te de las Fuer­zas Espe­cia­les y avio­nes «dro­nes», cau­san­tes de un alto núme­ro de bajas civi­les, ha enfu­re­ci­do cada vez más a los afga­nos. La tota­li­dad del apa­ra­to civil y mili­tar nomi­nal­men­te bajo el man­do de Kar­zai está sin dudas pene­tra­do por los tali­ba­nes y otros gru­pos nacio­na­lis­tas, razón por la cual Kar­zai es com­ple­ta­men­te depen­dien­te de las tro­pas esta­dou­ni­den­ses y de los seño­res de la gue­rra y nar­co­tra­fi­can­tes a suel­do de la CIA.

El títe­re pakis­ta­ní Arif Ali Zar­da­ri, a pesar de la fuer­te resis­ten­cia pre­sen­ta­da por sec­to­res mili­ta­res y de las agen­cias de inte­li­gen­cia, y a pesar de la hos­ti­li­dad popu­lar del 85% con­tra EE.UU. ha hun­di­do al país en una serie de ofen­si­vas mili­ta­res a gran esca­la con­tra las comu­ni­da­des islá­mi­cas en los terri­to­rios del Nores­te, des­pla­zan­do a más de cua­tro millo­nes de refu­gia­dos. Cum­plien­do órde­nes de la Casa Blan­ca de incre­men­tar la gue­rra con­tra los san­tua­rios de los tali­ba­nes y sus alia­dos pakis­ta­níes arma­dos, Zar­da­ri ha per­di­do cre­di­bi­li­dad como un polí­ti­co “nacio­nal”. Ha cau­sa­do la ira de los nacio­na­lis­tas al apro­bar de mane­ra “encu­bier­ta” gra­ves vio­la­cio­nes de la sobe­ra­nía pakis­ta­ní al per­mi­tir que las Fuer­zas Espe­cia­les de EE.UU. ope­ren des­de bases pakis­ta­níes para rea­li­zar sus ope­ra­cio­nes cri­mi­na­les con­tra mili­tan­tes islá­mi­cos loca­les. El bom­bar­deo dia­rio con dro­nes de la pobla­ción civil de aldeas, de las carre­te­ras y de los mer­ca­dos ha gene­ra­do un con­sen­so casi gene­ra­li­za­do sobre su esta­tus de títe­re.

Mien­tras los gober­nan­tes títe­res pro­veen una facha­da útil para la pro­pa­gan­da exter­na, su efec­ti­vi­dad baja a cero a nivel interno, a medi­da que su sumi­sión ante la matan­za impe­ria­lis­ta de per­so­nas que no son com­ba­tien­tes aumen­ta. La manio­bra ini­cial de pro­pa­gan­da impe­rial mos­tran­do a los títe­res como «aso­cia­dos» o «alia­dos en el poder» pier­de cre­di­bi­li­dad a medi­da que se hace trans­pa­ren­te que los gober­nan­tes títe­res son impo­ten­tes para rec­ti­fi­car los abu­sos impe­ria­les. Este es el caso espe­cí­fi­co de las con­ti­nuas vio­la­cio­nes de dere­chos huma­nos y la des­truc­ción de la eco­no­mía. La ayu­da extran­je­ra es glo­bal­men­te per­ci­bi­da como un fac­tor que per­mi­te la extor­sión, la corrup­ción y la admi­nis­tra­ción incom­pe­ten­te de los ser­vi­cios bási­cos.

A medi­da que cre­ce la resis­ten­cia inter­na y a medi­da que se des­va­ne­ce la “volun­tad” de los paí­ses impe­ria­les para con­ti­nuar una gue­rra y ocu­pa­ción de una déca­da, los gobier­nos títe­res sien­ten la inten­sa pre­sión para hacer, al menos, ges­tos de «inde­pen­den­cia». Los títe­res comien­zan a «repli­car» a los que mane­jan los hilos, tra­tan­do de repre­sen­tar el rol ante el coro masi­vo de indig­na­ción popu­lar sobre los crí­me­nes con­tra la huma­ni­dad más fla­gran­tes per­pe­tra­dos por la ocu­pa­ción. La ocu­pa­ción colo­nial empie­za a hun­dir­se, bajo el peso de los gas­tos de mil millo­nes de dóla­res por sema­na extraí­dos de las con­su­mi­das arcas públi­cas. El sim­bó­li­co reti­ro de tro­pas seña­la un incre­men­to de la impor­tan­cia y de la depen­den­cia en fuer­zas mer­ce­na­rias “nati­vas» alta­men­te sos­pe­cho­sas, lo que cau­sa el mie­do de los títe­res a per­der sus pues­tos y sus vidas.

Los gober­nan­tes títe­res empie­zan a con­si­de­rar que es hora de pro­bar otras posi­bi­li­da­des de nego­ciar con la resis­ten­cia; que es hora de hacer­se eco de las voces popu­la­res de indig­na­ción ante los crí­me­nes de civi­les; que es hora de alen­tar el reti­ro de tro­pas, pero nada de peso. No pedi­rán el reti­ro de la pro­tec­ción de la Guar­dia Impe­rial Pre­to­ria­na ni, “dios no lo per­mi­ta”, del últi­mo envío de ayu­da extran­je­ra. Es el momen­to opor­tuno para Ali Zar­da­ri de cri­ti­car la intro­mi­sión mili­tar de EE.UU. para ase­si­nar a Bin Laden; es el momen­to para que Al Mali­ki haga un lla­ma­do a EE.UU. de cum­plir con su «pala­bra de honor» del reti­ro de las tro­pas de Irak; es el momen­to para que Kar­zai salu­de la toma mili­tar afga­na de la pro­vin­cia con menor acti­vi­dad de resis­ten­cia (Bami­yan).

¿Están los títe­res en algún tipo de rebe­lión con­tra los patro­nes? Apa­ren­te­men­te hay des­con­ten­to en Washing­ton: están rete­nien­do $800 millo­nes de ayu­da a Pakis­tán a la espe­ra de mayor cola­bo­ra­ción mili­tar y de inte­li­gen­cia, piden reda­das en el cam­po y en las ciu­da­des en bus­ca de lucha­do­res de la resis­ten­cia islá­mi­ca. El ase­si­na­to del her­mano de Kar­zai y del con­se­je­ro polí­ti­co de alto ran­go Jan Moha­med Khan por par­te de los tali­ba­nes ‑dos figu­ras pro­mi­nen­tes en el man­te­ni­mien­to del régi­men títe­re- son seña­les de que las aren­gas emo­cio­na­les de crí­ti­ca del gober­nan­te títe­re no tie­nen reso­nan­cia en el gobierno tali­bán no ofi­cial (o som­bra del gobierno) que cubre la nación y se pre­pa­ra para una nue­va ofen­si­va mili­tar.

La «revuel­ta» de los títe­res ni es una influen­cia en los amos colo­nia­les ni atrae la sim­pa­tía de las masas anti-colo­nia­lis­tas. Son una señal del fra­ca­so del inten­to de EE.UU. de revi­ta­li­zar el colo­nia­lis­mo. Repre­sen­ta el fin de la ilu­sión de los ideó­lo­gos neo-con­ser­va­do­res y neo-libe­ra­les que cre­ye­ron fer­vien­te­men­te que el poder mili­tar de EE.UU. era capaz de inva­dir, ocu­par y gober­nar el mun­do islá­mi­co por medio de títe­res actuan­do sobre una masa de pue­blos sumi­sos. El ejem­plo colo­nial de Israel, una fran­ja ári­da de tie­rra cos­te­ra, sigue sien­do una ano­ma­lía en un mar de esta­dos inde­pen­dien­tes, secu­la­res o musul­ma­nes.

Los esfuer­zos de los defen­so­res de EE.UU. para repro­du­cir la con­so­li­da­ción rela­ti­va de Israel por medio de gue­rras, ocu­pa­cio­nes y regí­me­nes títe­res ha con­du­ci­do a la ban­ca­rro­ta de EE.UU. y al colap­so del esta­do colo­nial. Los títe­res se darán a la fuga; reti­ra­rán las tro­pas; baja­rán las ban­de­ras y un perio­do de gue­rra civil pro­lon­ga­da se avis­ta­rá. ¿Podrá una revo­lu­ción social y demo­crá­ti­ca reem­pla­zar a los títe­res y a sus amos? En EE.UU. vivi­mos una épo­ca de cri­sis cada vez más pro­fun­da, en la que el extre­mis­mo de dere­cha ha pene­tra­do has­ta los pues­tos más altos y ha toma­do la ini­cia­ti­va por aho­ra, espe­re­mos que no sea para siem­pre. ¿Las gue­rras colo­nia­les de ultra­mar están lle­gan­do a su fin, hay gue­rras inter­nas en el hori­zon­te?

Artícu­lo ori­gi­nal: http://​petras​.lahai​ne​.org/​?​p​=​1​868 – Tra­du­ci­do por Sil­via Ara­na para Rebe­lión

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *