PSN: Cam­biar (tam­bién a Jimé­nez) o des­apa­re­cer- Patxi Zamo­ra

Decía Patxi Zaba­le­ta en agos­to de 1991: “para que HB pudie­ra lle­gar a un acuer­do con Urral­bu­ru, el PSOE tie­ne que cam­biar las for­mas y obje­ti­vos de su acción de gobierno”. Vein­te años des­pués el actual líder del PSN, Rober­to Jimé­nez, el mis­mo que decla­ró que “con UPN no me une abso­lu­ta­men­te nada y está des­car­ta­dí­si­mo que vaya­mos a gober­nar jun­tos”, es el nue­vo vice­pre­si­den­te del gobierno en coa­li­ción con UPN y “las for­mas y obje­ti­vos” del PSN han, si cabe, invo­lu­cio­na­do.

Hace tam­bién unos años publi­qué el libro “Urral­bu­ru: Corrup­ción al ser­vi­cio del esta­do” en el que narra­ba la carre­ra polí­ti­ca y comer­cial del que fue­ra pre­si­den­te de Nava­rra. Éste comen­zó su man­da­to con una con­sig­na dic­ta­da por su padre: “séte rec­to”; con­ti­nuó cua­tro años des­pués con el lema de cam­pa­ña: “Cien años de hon­ra­dez” y aca­bó en la cár­cel por enri­que­cer­se a cos­ta del era­rio públi­co. A G. Urral­bu­ru la dere­cha nava­rra y los pode­res fác­ti­cos espa­ño­les le per­mi­tie­ron todo por­que había sido el peón esen­cial en la cues­tión “de esta­do” vas­ca, rom­pien­do su apues­ta por la uni­dad de los terri­to­rios y trai­cio­nan­do sus nume­ro­sos pro­nun­cia­mien­tos vas­quis­tas, de los que hizo gala has­ta prin­ci­pios de los “80”, fan­fa­rro­nean­do sobre sus ocho ape­lli­dos eus­kal­du­nes y, lo más rele­van­te, for­man­do par­te del gru­po par­la­men­ta­rio vas­co del Con­gre­so en Madrid, del que otro nava­rro, Car­los Sol­cha­ga, fue­ra por­ta­voz. Inclu­so des­pués de cono­cer­se el alcan­ce de sus deli­tos, el pode­ro­so perió­di­co ultra­con­ser­va­dor, Dia­rio de Nava­rra, edi­to­ria­li­zó sobre su dimi­sión afir­man­do que “Nava­rra pier­de con Urral­bu­ru a uno de sus mejo­res espa­das polí­ti­cos”. Por el con­tra­rio, las mis­mas fuen­tes no tar­da­ron en tirar de la man­ta ‑tras el chi­va­ta­zo de otro diri­gen­te del pro­pio PSN, V.M. Arbe­loa- para denun­ciar que el suce­sor de Urral­bu­ru al fren­te del gobierno, J. Otano, tam­bién tenía cuen­tas en Sui­za. Derri­ba­ron de un plu­ma­zo el gobierno tri­par­ti­to, que pre­ten­día reabrir, muy tími­da­men­te, el affai­re vas­co a tra­vés del cons­ti­tu­cio­nal Órgano Común Per­ma­nen­te. Y eso que Otano nun­ca se lucró como su pre­de­ce­sor. La mis­ma dere­cha, que no ha cam­bia­do ni un ápi­ce sus plan­tea­mien­tos unio­nis­tas y medie­va­les, defi­ne a Rober­to Jimé­nez como un líder polí­ti­co “res­pon­sa­ble”.

Jimé­nez es un polí­ti­co sin la capa­ci­dad ni el caris­ma de Urral­bu­ru. La seña de iden­ti­dad más rele­van­te de su carre­ra es la estre­cha cola­bo­ra­ción con la dere­cha. Como con­ce­jal en el ayun­ta­mien­to de Pam­plo­na arro­pó a Yolan­da Bar­ci­na (UPN) en sus peo­res momen­tos, espe­cial­men­te tras la bar­ba­ri­dad come­ti­da con el par­king de la Pla­za del Cas­ti­llo, que se lle­vó por delan­te la his­to­ria de la vie­ja Iru­ñea.

Ese baga­je polí­ti­co lo com­ple­men­ta con varias acu­sa­cio­nes apa­re­ci­das en dis­tin­tos medios de comu­ni­ca­ción. ¿Es ver­dad que tras apo­yar, sien­do con­ce­jal, la pri­va­ti­za­ción de la empre­sa de trans­por­te urbano de la comar­ca de Iru­ñea se con­vir­tió en ase­sor de CONNEX, adju­di­ca­ta­ria de la con­ce­sión? ¿Esta­ría dis­pues­to Jimé­nez a expli­car por qué decla­ró que per­día dine­ro en la polí­ti­ca “ya que en mi des­pa­cho de abo­ga­dos gano más”, cuan­do nun­ca ha esta­do cole­gia­do en Nava­rra? ¿Se refe­ría aca­so al des­pa­cho al que su padre, alcal­de de Piti­llas, adju­di­ca­ba los asun­tos del ayun­ta­mien­to y en el que, como ates­ti­guan docu­men­tos foto­grá­fi­cos, se lle­gó a tapar su nom­bre, con espa­ra­dra­po, del lis­ta­do de letra­dos que apa­re­cía en la puer­ta del bufe­te? o, ¿se tra­ta del tra­ba­jo que rea­li­za­ba para UGT y para la pro­mo­to­ra inmo­bi­lia­ria de ese sin­di­ca­to, Pla­zao­la, acom­pa­ñan­do a su ex secre­ta­rio gene­ral, M. A. Ancí­zar, por los pue­blos de Nava­rra para con­se­guir terre­nos en los que edi­fi­car?

Todas estas cues­tio­nes están pen­dien­tes de acla­ra­ción y, sin duda, en el caso de que el PSN hubie­ra opta­do por un gobierno de izquier­das jun­to a Nabai, Bil­du e I‑E, los medios de la dere­cha hubie­ran tar­da­do poco en denun­ciar­los. Aho­ra no intere­sa. Ni tam­po­co con­tar a la ciu­da­da­nía que Ancí­zar, aho­ra copro­pie­ta­rio de una bue­na par­te de esa pro­mo­to­ra, ha sido el hom­bre fuer­te en las nego­cia­cio­nes con UPN para for­mar el nue­vo gobierno nava­rro. Recor­de­mos que Ancí­zar fue uno de los prin­ci­pa­les apo­yos de Urral­bu­ru como indis­cu­ti­ble líder de UGT. De humil­de tra­ba­ja­dor pasó a diri­gir el sin­di­ca­to, des­de don­de dio el sal­to a los millo­na­rios nego­cios inmo­bi­lia­rios gra­cias a una nota­ble e influ­yen­te car­te­ra de con­tac­tos. Pues bien, PSN ha con­se­gui­do en su pac­to con UPN la ges­tión de Vivien­da y Obras Públi­cas.

El PSN nece­si­ta cam­biar, demos­trar que tie­ne capa­ci­dad de adap­tar­se al nue­vo con­tex­to polí­ti­co o su actual deca­den­cia lo lle­va­rá inexo­ra­ble­men­te hacia la mar­gi­na­li­dad polí­ti­ca en Nava­rra. Para ello les es impres­cin­di­ble un diri­gen­te dis­tin­to, que no sea rehén ni cóm­pli­ce de unas polí­ti­cas socia­les pro­pias de la dere­cha, que no ten­ga que con­tes­tar a tan­tas pre­gun­tas com­pro­me­ti­das y que sea capaz de lide­rar una apues­ta real de izquier­das, lai­ca, que ava­le el dere­cho a deci­dir de los nava­rros y reco­noz­ca, sin com­ple­jos, a todas las víc­ti­mas de la vio­len­cia polí­ti­ca des­de 1936.

Nava­rra nece­si­ta un giro radi­cal en la for­ma de hacer polí­ti­ca y en sus pro­ta­go­nis­tas para que la ciu­da­da­nía indig­na­da no pue­da seguir denun­cian­do que “no hay pan para tan­to cho­ri­zo” y las pro­pues­tas del tsu­na­mi de izquier­das y sobe­ra­nis­ta con­si­gan “que nues­tros sue­ños que­pan en las urnas”. El tiem­po corre en con­tra del PSN por­que la alter­na­ti­va de poder de esa izquier­da repu­bli­ca­na y a favor del dere­cho a deci­dir de los nava­rros es ya una reali­dad. Sumar­se a ella o des­apa­re­cer es su des­tino.

PS: Pedro Eza Goye­ne­che ha sido ele­gi­do sena­dor por el par­la­men­to nava­rro con los votos de UPN y los del PSN de R. Jimé­nez. Eza es un pro­fe­sio­nal de la polí­ti­ca des­de hace muchos años: en UPN, como con­ce­jal, par­la­men­ta­rio y miem­bro de la eje­cu­ti­va y antes, has­ta la muer­te del Cau­di­llo, cuan­do impar­tía la FEN, For­ma­ción del Espí­ri­tu Nacio­nal. El pro­fe­so­ra­do del FEN no pro­ce­día de los cuer­pos de fun­cio­na­rios docen­tes sino que se selec­cio­na­ban, entre los pro­pues­tos, a aque­llos que fue­ran mili­tan­tes de la Falan­ge para “ase­gu­rar la for­ma­ción y dis­ci­pli­na de las gene­ra­cio­nes en el espí­ri­tu cató­li­co, espa­ñol y de mili­cia”, “con­vir­tien­do a las muje­res en exce­len­tes espo­sas y madres que edu­quen a sus hijos en el amor a Dios y a la Falan­ge”. Al nue­vo sena­dor, apo­ya­do por el PSN, toda­vía lo recuer­dan anti­guos alum­nos ense­ñan­do estos prin­ci­pios del Movi­mien­to Nacio­nal.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *