PSN: Cam­biar (tam­bién a Jimé­nez) o des­apa­re­cer- Patxi Zamora

Decía Patxi Zaba­le­ta en agos­to de 1991: “para que HB pudie­ra lle­gar a un acuer­do con Urral­bu­ru, el PSOE tie­ne que cam­biar las for­mas y obje­ti­vos de su acción de gobierno”. Vein­te años des­pués el actual líder del PSN, Rober­to Jimé­nez, el mis­mo que decla­ró que “con UPN no me une abso­lu­ta­men­te nada y está des­car­ta­dí­si­mo que vaya­mos a gober­nar jun­tos”, es el nue­vo vice­pre­si­den­te del gobierno en coa­li­ción con UPN y “las for­mas y obje­ti­vos” del PSN han, si cabe, involucionado.

Hace tam­bién unos años publi­qué el libro “Urral­bu­ru: Corrup­ción al ser­vi­cio del esta­do” en el que narra­ba la carre­ra polí­ti­ca y comer­cial del que fue­ra pre­si­den­te de Nava­rra. Éste comen­zó su man­da­to con una con­sig­na dic­ta­da por su padre: “séte rec­to”; con­ti­nuó cua­tro años des­pués con el lema de cam­pa­ña: “Cien años de hon­ra­dez” y aca­bó en la cár­cel por enri­que­cer­se a cos­ta del era­rio públi­co. A G. Urral­bu­ru la dere­cha nava­rra y los pode­res fác­ti­cos espa­ño­les le per­mi­tie­ron todo por­que había sido el peón esen­cial en la cues­tión “de esta­do” vas­ca, rom­pien­do su apues­ta por la uni­dad de los terri­to­rios y trai­cio­nan­do sus nume­ro­sos pro­nun­cia­mien­tos vas­quis­tas, de los que hizo gala has­ta prin­ci­pios de los “80”, fan­fa­rro­nean­do sobre sus ocho ape­lli­dos eus­kal­du­nes y, lo más rele­van­te, for­man­do par­te del gru­po par­la­men­ta­rio vas­co del Con­gre­so en Madrid, del que otro nava­rro, Car­los Sol­cha­ga, fue­ra por­ta­voz. Inclu­so des­pués de cono­cer­se el alcan­ce de sus deli­tos, el pode­ro­so perió­di­co ultra­con­ser­va­dor, Dia­rio de Nava­rra, edi­to­ria­li­zó sobre su dimi­sión afir­man­do que “Nava­rra pier­de con Urral­bu­ru a uno de sus mejo­res espa­das polí­ti­cos”. Por el con­tra­rio, las mis­mas fuen­tes no tar­da­ron en tirar de la man­ta ‑tras el chi­va­ta­zo de otro diri­gen­te del pro­pio PSN, V.M. Arbe­loa- para denun­ciar que el suce­sor de Urral­bu­ru al fren­te del gobierno, J. Otano, tam­bién tenía cuen­tas en Sui­za. Derri­ba­ron de un plu­ma­zo el gobierno tri­par­ti­to, que pre­ten­día reabrir, muy tími­da­men­te, el affai­re vas­co a tra­vés del cons­ti­tu­cio­nal Órgano Común Per­ma­nen­te. Y eso que Otano nun­ca se lucró como su pre­de­ce­sor. La mis­ma dere­cha, que no ha cam­bia­do ni un ápi­ce sus plan­tea­mien­tos unio­nis­tas y medie­va­les, defi­ne a Rober­to Jimé­nez como un líder polí­ti­co “res­pon­sa­ble”.

Jimé­nez es un polí­ti­co sin la capa­ci­dad ni el caris­ma de Urral­bu­ru. La seña de iden­ti­dad más rele­van­te de su carre­ra es la estre­cha cola­bo­ra­ción con la dere­cha. Como con­ce­jal en el ayun­ta­mien­to de Pam­plo­na arro­pó a Yolan­da Bar­ci­na (UPN) en sus peo­res momen­tos, espe­cial­men­te tras la bar­ba­ri­dad come­ti­da con el par­king de la Pla­za del Cas­ti­llo, que se lle­vó por delan­te la his­to­ria de la vie­ja Iruñea.

Ese baga­je polí­ti­co lo com­ple­men­ta con varias acu­sa­cio­nes apa­re­ci­das en dis­tin­tos medios de comu­ni­ca­ción. ¿Es ver­dad que tras apo­yar, sien­do con­ce­jal, la pri­va­ti­za­ción de la empre­sa de trans­por­te urbano de la comar­ca de Iru­ñea se con­vir­tió en ase­sor de CONNEX, adju­di­ca­ta­ria de la con­ce­sión? ¿Esta­ría dis­pues­to Jimé­nez a expli­car por qué decla­ró que per­día dine­ro en la polí­ti­ca “ya que en mi des­pa­cho de abo­ga­dos gano más”, cuan­do nun­ca ha esta­do cole­gia­do en Nava­rra? ¿Se refe­ría aca­so al des­pa­cho al que su padre, alcal­de de Piti­llas, adju­di­ca­ba los asun­tos del ayun­ta­mien­to y en el que, como ates­ti­guan docu­men­tos foto­grá­fi­cos, se lle­gó a tapar su nom­bre, con espa­ra­dra­po, del lis­ta­do de letra­dos que apa­re­cía en la puer­ta del bufe­te? o, ¿se tra­ta del tra­ba­jo que rea­li­za­ba para UGT y para la pro­mo­to­ra inmo­bi­lia­ria de ese sin­di­ca­to, Pla­zao­la, acom­pa­ñan­do a su ex secre­ta­rio gene­ral, M. A. Ancí­zar, por los pue­blos de Nava­rra para con­se­guir terre­nos en los que edificar?

Todas estas cues­tio­nes están pen­dien­tes de acla­ra­ción y, sin duda, en el caso de que el PSN hubie­ra opta­do por un gobierno de izquier­das jun­to a Nabai, Bil­du e I‑E, los medios de la dere­cha hubie­ran tar­da­do poco en denun­ciar­los. Aho­ra no intere­sa. Ni tam­po­co con­tar a la ciu­da­da­nía que Ancí­zar, aho­ra copro­pie­ta­rio de una bue­na par­te de esa pro­mo­to­ra, ha sido el hom­bre fuer­te en las nego­cia­cio­nes con UPN para for­mar el nue­vo gobierno nava­rro. Recor­de­mos que Ancí­zar fue uno de los prin­ci­pa­les apo­yos de Urral­bu­ru como indis­cu­ti­ble líder de UGT. De humil­de tra­ba­ja­dor pasó a diri­gir el sin­di­ca­to, des­de don­de dio el sal­to a los millo­na­rios nego­cios inmo­bi­lia­rios gra­cias a una nota­ble e influ­yen­te car­te­ra de con­tac­tos. Pues bien, PSN ha con­se­gui­do en su pac­to con UPN la ges­tión de Vivien­da y Obras Públicas.

El PSN nece­si­ta cam­biar, demos­trar que tie­ne capa­ci­dad de adap­tar­se al nue­vo con­tex­to polí­ti­co o su actual deca­den­cia lo lle­va­rá inexo­ra­ble­men­te hacia la mar­gi­na­li­dad polí­ti­ca en Nava­rra. Para ello les es impres­cin­di­ble un diri­gen­te dis­tin­to, que no sea rehén ni cóm­pli­ce de unas polí­ti­cas socia­les pro­pias de la dere­cha, que no ten­ga que con­tes­tar a tan­tas pre­gun­tas com­pro­me­ti­das y que sea capaz de lide­rar una apues­ta real de izquier­das, lai­ca, que ava­le el dere­cho a deci­dir de los nava­rros y reco­noz­ca, sin com­ple­jos, a todas las víc­ti­mas de la vio­len­cia polí­ti­ca des­de 1936.

Nava­rra nece­si­ta un giro radi­cal en la for­ma de hacer polí­ti­ca y en sus pro­ta­go­nis­tas para que la ciu­da­da­nía indig­na­da no pue­da seguir denun­cian­do que “no hay pan para tan­to cho­ri­zo” y las pro­pues­tas del tsu­na­mi de izquier­das y sobe­ra­nis­ta con­si­gan “que nues­tros sue­ños que­pan en las urnas”. El tiem­po corre en con­tra del PSN por­que la alter­na­ti­va de poder de esa izquier­da repu­bli­ca­na y a favor del dere­cho a deci­dir de los nava­rros es ya una reali­dad. Sumar­se a ella o des­apa­re­cer es su destino.

PS: Pedro Eza Goye­ne­che ha sido ele­gi­do sena­dor por el par­la­men­to nava­rro con los votos de UPN y los del PSN de R. Jimé­nez. Eza es un pro­fe­sio­nal de la polí­ti­ca des­de hace muchos años: en UPN, como con­ce­jal, par­la­men­ta­rio y miem­bro de la eje­cu­ti­va y antes, has­ta la muer­te del Cau­di­llo, cuan­do impar­tía la FEN, For­ma­ción del Espí­ri­tu Nacio­nal. El pro­fe­so­ra­do del FEN no pro­ce­día de los cuer­pos de fun­cio­na­rios docen­tes sino que se selec­cio­na­ban, entre los pro­pues­tos, a aque­llos que fue­ran mili­tan­tes de la Falan­ge para “ase­gu­rar la for­ma­ción y dis­ci­pli­na de las gene­ra­cio­nes en el espí­ri­tu cató­li­co, espa­ñol y de mili­cia”, “con­vir­tien­do a las muje­res en exce­len­tes espo­sas y madres que edu­quen a sus hijos en el amor a Dios y a la Falan­ge”. Al nue­vo sena­dor, apo­ya­do por el PSN, toda­vía lo recuer­dan anti­guos alum­nos ense­ñan­do estos prin­ci­pios del Movi­mien­to Nacional.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.