Men­sa­je de Nar­ci­so Isa Con­de en oca­sión del Acto de Soli­da­ri­dad con Chá­vez y la Vene­zue­la Bolivariana

2011 – 07-29-abpno­ti­cias-Nar­ci­so Isa Conde-
Bonao-RD, 28 de julio 2012.

Hacia el cam­pa­men­to ¡No más!
Queridos/​as repre­sen­tan­tes de los pro­ce­sos de cam­bios e3n Vene­zue­la y Ecua­dor, paí­ses del ALBA.
Queridos/​as cama­ra­das y amigos/​as:

La soli­da­ri­dad no es solo una pala­bra her­mo­sa. Es, sobre­to­do, unos de los prin­ci­pios mas nobles en la rela­cio­nes entre seres huma­nos, fami­lias, pue­blos y naciones.

Esta­mos aquí en esta com­ba­ti­va cui­dad, a las que nos unen muchos luchas soli­da­rias, patrió­ti­cas y liber­ta­rias ‑espe­cial­men­te fren­te al pul­po depre­da­dor y saquea­dor de la Fal­con­bri­ge- para com­par­tir con uste­des, gra­cias a esta ini­cia­ti­va del Fren­te Ania­na Var­gas y del pro­yec­ta­do Cam­pa­men­to ¡No Mas!, este nece­sa­rio y emo­ti­vo momen­to de combate.

Nos con­vo­can hay dos cau­sas que con­flu­yen en un pro­ce­so de extra­or­di­na­rio valor para el pue­blo vene­zo­lano y los pue­blos de nues­tra América:

· La soli­da­ri­dad huma­na y polí­ti­ca con el coman­dan­te Chá­vez, en un momen­to en que él y sus médi­cos vene­zo­la­nos y cuba­nos libran una tras­cen­den­te bata­lla por su salud y for­ta­le­za física.

· La soli­da­ri­dad con el pue­blo vene­zo­lano y con el pro­ce­so trans­for­ma­dor por él empren­di­do al final del pasa­do siglo. Con sus valo­res polí­ti­cos y socia­les. Con sus apor­tes a la demo­cra­cia, a la eman­ci­pa­ción social y a la nue­va inde­pen­den­cia latino-caribeña.

La irrup­ción del pue­blo vene­zo­lano con­tra la reco­lo­ni­za­ción neo­li­be­ral y la par­ti­do­cra­cia corrom­pi­da, por la libe­ra­ción social y la auto­de­ter­mi­na­ción de su patria fren­te a las garras impe­ria­lis­tas de los EEUU, es real­men­te inse­pa­ra­ble del rol desem­pe­ña­do por el coman­dan­te Chá­vez como líder de ese proceso.

Sin dudas el pue­blo ha sido el pro­ta­go­nis­ta prin­ci­pal de esa haza­ña y el coman­dan­te Chá­vez su mejor inter­pre­te y el más fir­me y per­sis­ten­te pro­pul­sor de sus ansias liber­ta­rias en ese perio­do, sobre todo a par­tir de aque­lla for­mi­da­ble insur­gen­cia social, del deno­mi­na­do Cara­ca­zo; segui­da del levan­ta­mien­to mili­tar que lo cata­pul­tó como líder popu­lar como líder popu­lar y prin­ci­pal con­duc­tor de suce­si­vas vic­to­rias y valio­sas conquistas.

Los méri­tos his­tó­ri­cos y pre­sen­tes se entre­la­zan, se con­ju­gan y complementan.

Los valo­res se comparten.

Por eso les decía que estas dos expre­sio­nes de soli­da­ri­dad con­flu­yen en una sola, por­que en este caso lo humano y lo polí­ti­co, lo indi­vi­dual y lo colec­ti­vo, se abra­zan y se con­fun­den en un sen­ti­mien­to muy espe­cial; poten­cian­do a la vez el res­pal­do, el afec­to y el cari­ño colec­ti­vo hacia ese pue­blo y el lide­raz­go que lo ha acompañado.

Es cla­ro que en este ins­tan­te lati­no­ame­ri­cano pesa bas­tan­te y está bien pre­sen­te todo lo rela­cio­na­do con el esta­do de salud, así como los votos en favor de la recu­pe­ra­ción de una de las prin­ci­pa­les figu­ras de este for­mi­da­ble, acci­den­ta­do y espe­ran­za­dor pro­ce­so –siem­pre cruel y pér­fi­da­men­te embes­ti­do des­de el impe­rio- que tem­pra­na­men­te se des­ple­gó a esca­la con­ti­nen­tal en pro de nues­tra segun­da independencia.

Y no es para menos.

Los autén­ti­cos revo­lu­cio­na­rios apre­cia­mos la vida y la salud de los seres huma­nos. Nos con­mue­ven las afec­cio­nes, tor­men­tos y alte­ra­cio­nes de la salud e inte­gri­dad físi­ca de los demás.

Somos capa­ces de com­ba­tir has­ta la muer­te en el cam­po de las gue­rras jus­tas e impres­cin­di­bles, pero jamás de ale­grar­nos o ser indi­fe­ren­tes fren­te a las enfer­me­da­des que afec­ten a otros seres huma­nos, inclui­dos nues­tros enemi­gos y adver­sa­rios políticos.

Nos due­le de mane­ra espe­cial los pade­ci­mien­tos de nues­tros fami­lia­res, amigos/​as, cama­ra­das, mili­tan­tes y líde­res del cam­po popu­lar y revolucionario.

Nos ale­gra sobre­ma­ne­ra su buen esta­do de salud y nos sen­ti­mos feli­ces cuan­do logran recu­pe­rar­se de una deli­ca­da y peli­gro­sa afección.

Por eso, en el caso del coman­dan­te Chá­vez, nos hemos pro­pues­to des­ple­gar todas las ener­gías posi­ti­vas a favor de su salud y lla­ma­mos a hacer­lo per­sis­ten­te­men­te por enci­ma de cual­quier dife­ren­cia o posi­cio­na­mien­to den­tro de la diver­si­dad revo­lu­cio­na­ria y refor­ma­do­ra a la que pertenecemos.

La soli­da­ri­dad huma­na, moral, polí­ti­ca con los pro­ce­sos de avan­za­da y sus pro­ta­go­nis­tas, con los/​as cama­ra­das de las más varia­das tra­yec­to­rias, no pue­de tener repa­ros ni en las diver­sas moda­li­da­des de lucha ni en los enfo­ques tem­po­ra­les disí­mi­les. La soli­da­ri­dad para los que luchan, enfren­tan al impe­ria­lis­mo y sufren opre­sio­nes no debe tener lími­tes ni suje­tar­se a rega­teo alguno.
Por eso siem­pre hemos sido soli­da­rios con todas las insur­gen­cias y rebel­día por más calum­nia­das y estig­ma­ti­za­das que éstas sean, inclui­das las del pue­blo colom­biano que encar­nan hoy las FARC, el ELN y los movi­mien­tos civi­les rebel­des y transformadores

Sabe­mos como agre­den y ase­chan para peo­res fecho­rías el impe­rio y las dere­chas del con­ti­nen­te y del mun­do al pro­ce­so vene­zo­lano, cata­li­za­dor ini­cial de la pre­sen­te ola de cam­bios, con­flu­yen­te aho­ra con el resul­ta­do de la heroi­ca revo­lu­ción cuba­na que hubo de irrum­pir vic­to­rio­sa hace ya mas de medio siglo.

Per­te­ne­ce­mos a una gene­ra­ción que com­par­tió una insur­gen­cia cier­ta­men­te pare­ci­da a la vene­zo­la­na, enca­be­za­da enton­ces por nues­tro pró­cer nacio­nal, el coro­nel Fran­cis Caamaño.

Pade­ci­mos ‑y toda­vía sufri­mos- las funes­tas con­se­cuen­cias de la con­tra­rre­vo­lu­ción impe­ria­lis­ta que nos arre­ba­tó la victoria.

Por eso tene­mos la deter­mi­na­ción de apor­tar ideas, impul­sar luchas, des­ple­gar soli­da­ri­dad y has­ta apor­tar nues­tra san­gre si fue­ra nece­sa­rio, para impe­dir una igno­mi­nia el similar.

Esta­mos con­cien­tes del rol rele­van­te del coman­dan­te Chá­vez en esta cru­cial bata­lla, por lo que su pue­blo y los demás pue­blos del con­ti­nen­te segui­mos de cer­ca su tenaz esfuer­zo de recuperación.

Chá­vez es una crea­ción de ese pue­blo her­mano que ha sido capaz de inde­pen­di­zar­se, liqui­dar el neo­li­be­ra­lis­mo, devol­ver­le actua­li­dad a la revo­lu­ción y cata­pul­tar de nue­vo al deba­te mun­dial la per­ti­nen­cia de la supera­ción del capi­ta­lis­mo y de la recrea­ción de un socia­lis­mo a tono con la expe­rien­cias vivi­das y las reali­da­des sufri­das. Esto aun con serios lími­tes y estan­ca­mien­tos y, sobre­to­do, con impor­tan­tes desa­fíos pen­dien­tes en mate­ria de revo­lu­ción y nue­vo mode­lo de desarrollo.

Esos apor­tes es una for­ma con­tun­den­te de la soli­da­ri­dad vene­zo­la­na para con nues­tros pue­blos, toda­vía no debi­da­men­te reci­pro­ca­da a esca­la continental.

Empe­ñé­mo­nos aho­ra en pro­fun­di­zar los pro­ce­sos trans­for­ma­do­res ini­cia­dos y en derro­tar el con­tra-ata­que impe­ria­lis­ta y las dere­chas don­de imperan,

¡No más neo­li­be­ra­lis­mo! ¡No más corrup­ción! ¡No más dependencia!

EN NUESTRA AMÉRICA: Más liber­tad, sobe­ra­nía, demo­cra­cia y socialismo!!!

Gra­cias. Nar­ci­so Isa Conde

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.