Tas los aten­ta­dos de Norue­ga – Txen­te Rekondo

La matan­za come­ti­da en Norue­ga por Anders Brei­vik ha traí­do a pri­me­ra pla­na una reali­dad que algu­nos siem­pre han pre­ten­di­do ocul­tar, la pre­sen­cia en Euro­pa y en otras par­tes del mal lla­ma­do “pri­mer mun­do” de una ideo­lo­gía de extre­ma dere­cha que no duda, como ya lo ha hecho en el pasa­do, en emplear méto­dos vio­len­tos para impo­ner sus pos­tu­ras. Las reac­cio­nes inme­dia­ta­men­te des­pués de los aten­ta­dos por par­te de bue­na par­te de la pren­sa de “sta­tus quo” de esos esta­dos debe­ría hacer son­ro­jar a más de uno, y sobre todo cuan­do cons­cien­tes de la mete­du­ra de pata al seña­lar a orga­ni­za­cio­nes jiha­dis­tas como auto­ras de la car­ni­ce­ría, han sido inca­pa­ces de rectificar.

Duran­te mucho tiem­po los paí­ses nór­di­cos han veni­do gozan­do de una repu­tación liga­da al con­sen­so, el diá­lo­go y la tole­ran­cia, por ello el aumen­to ins­ti­tu­cio­nal de los últi­mos años de for­ma­cio­nes popu­lis­tas y extre­mis­tas de dere­cha ha sor­pren­di­do a más de uno. Así, los par­ti­dos con una agen­da reac­cio­na­ria, anti-inmi­gra­ción e isla­mo­fó­bi­ca han logra­do con­di­cio­nar en cier­ta medi­da la polí­ti­ca en esos estados.

El Par­ti­do del Pro­gre­so en Norue­ga ha logra­do situar­se en segun­do lugar tras los exce­len­tes resul­ta­dos obte­ni­dos en las dos últi­mas citas elec­to­ra­les, el Par­ti­do del Pue­blo danés ha con­di­cio­na­do la for­ma­ción del nue­vo gobierno y ha logra­do que éste reco­ja bue­na par­te de su pro­gra­ma. En Fin­lan­dia y Sue­cia, el popu­lis­mo de dere­cha no ha teni­do el mis­mo impac­to, pero el apo­yo al Ver­da­de­ros Fin­lan­de­ses y a los Demó­cra­tas de Sue­cia ha cre­ci­do en los últi­mos años, y ambos podrían estar a las puer­tas de un nue­vo vuel­co polí­ti­co en esos países.

Varios fac­to­res han con­tri­bui­do a este auge popu­lis­ta de extre­ma dere­cha en los paí­ses nór­di­cos, y en bue­na medi­da tam­bién en otras par­tes de Euro­pa. Por un lado se seña­la el aumen­to de las soli­ci­tu­des de asi­lo duran­te los años noven­ta; por otro lado se habla del vacío y la cri­sis de los par­ti­dos polí­ti­cos tra­di­cio­na­les, algo que ha impul­sa­do el cre­ci­mien­to de otras for­ma­cio­nes popu­lis­tas de dere­cha; otra cla­ve sería la “trans­for­ma­ción” de esas fuer­zas de extre­ma dere­cha en los últi­mos años, con­ju­gan­do su ideo­lo­gía con la lla­ma­da “cara ama­ble” de sus diri­gen­tes, que son acep­ta­dos como “par­te del sis­te­ma” por las demás fuer­zas polí­ti­cas; y por últi­mo, no hay que des­de­ñar la lla­ma­da cri­sis eco­nó­mi­co y finan­cie­ra mundial.

Los lla­ma­dos “lobos soli­ta­rios” ni están tan solos ni tan ais­la­dos. Ese tér­mino está sien­do cada vez más uti­li­za­do por algu­nos medios de comu­ni­ca­ción, que aca­ban dotán­do­lo de una cier­ta mito­lo­gía muy bien apro­ve­cha­da por los movi­mien­tos de extre­ma dere­cha. Así, muchas veces se carac­te­ri­za a esos “soli­ta­rios” como indi­vi­duos ais­la­dos, sin cone­xio­nes ideo­ló­gi­cas o mate­ria­les con las corrien­tes más reac­cio­na­rias de la extre­ma derecha.

Y es ahí don­de topa­mos un evi­den­te error. Los lla­ma­dos lobos soli­ta­rios son per­so­nas que actúan indi­vi­dual­men­te, pero que al mis­mo tiem­po se ali­men­tan de la cul­tu­ra de la extre­ma dere­cha y pre­ten­den con sus accio­nes expan­dir la mis­ma y atraer a nue­vos miem­bros. En otras oca­sio­nes, cuen­tan ade­más con el apo­yo mate­rial de par­te de esas comu­ni­da­des extre­mis­tas y reaccionarias.

Como seña­la­ba recien­te­men­te un estu­dio, “cual­quier acto de vio­len­cia de la extre­ma dere­cha come­ti­do por un solo indi­vi­duo es un pro­duc­to extre­mo de la cul­tu­ra acti­vis­ta de esa corrien­te ideo­ló­gi­ca”. Ade­más, la exten­sa narra­ti­va (nove­las como Hun­ter, o los Dia­rios de Tur­ner) idea­li­za la visión que esos indi­vi­duos tie­nen hacia sus obje­ti­vos. La lla­ma­da “revo­lu­ción sin líde­res, sus­ten­ta­da en un ensa­yo de Louis Beam en 1983, tam­bién se une a esa lite­ra­tu­ra de “cabe­ce­ra” supre­ma­cis­ta blan­ca, y que tam­bién sir­ve para estruc­tu­rar una ideo­lo­gía común.

Por ello, los inten­tos por pre­sen­tar los aten­ta­dos (como en otras situa­cio­nes simi­la­res en el pasa­do) de ese tipo como casos ais­la­dos no ayu­dan a afron­tar el ver­da­de­ro peli­gro que a día de hoy repre­sen­tan los gru­pos de extre­ma dere­cha (tan sólo en EEUU, des­de el aten­ta­do de Oklaho­ma han teni­do lugar más de 75 com­plots, cons­pi­ra­cio­nes o aten­ta­dos racis­tas). Como tam­po­co lo hace el seña­lar la supues­ta inca­pa­ci­dad men­tal del autor de los mismos.

Lo cier­to es que este tipo de orga­ni­za­cio­nes e indi­vi­duos lle­van tiem­po difun­dien­do su ideo­lo­gía a tra­vés de diver­sos medios (Inter­net, músi­ca, encuen­tros…) y son innu­me­ra­bles los tex­tos que adía de hoy con­for­man el cor­pus de esas ten­den­cias xenó­fo­bas y reac­cio­na­rias. El “mani­fies­to” que el pro­pio Anders Brei­vik ha veni­do ela­bo­ran­do en los últi­mos años mues­tra buen apar­te de los pila­res ideo­ló­gi­cos que sus­ten­tan a ese mun­do: una pos­tu­ra anti-musul­ma­na, un bar­niz “his­tó­ri­co” que le hace pre­sen­tar­se como un cru­za­do (con las liga­zo­nes meta­fó­ri­cas e ideo­ló­gi­cas que ello con­lle­va), un ata­que hacia las pos­tu­ras pro­gre­sis­tas y hacia el multiculturalismo.

Brei­vik ha apun­ta­do ade­más otras líneas a seguir. “El recha­zo hacia las for­ma­cio­nes polí­ti­cas e ins­ti­tu­cio­nes actua­les, la prohi­bi­ción del abor­to, un mayor poder par ala igle­sia (algu­nos ocul­tan su decla­ra­ción par­ti­da­ria del fun­da­men­ta­lis­mo reli­gio­so cató­li­co), defen­sa de la pena de muer­te, cam­pos de con­cen­tra­ción para los dro­go­de­pen­dien­tes, e inclu­so for­zar la reedu­ca­ción de los “mar­xis­tas””.

Y lo más peli­gro­so de toda esa amal­ga­ma y retó­ri­ca es el papel que esta­rían jugan­do otras fuer­zas popu­lis­tas, que en teo­ría recha­zan la vio­len­cia emplea­da por tipos como Brei­vik, pero que en el fon­do son capa­ces de defen­der esas mis­mas pos­tu­ras reac­cio­na­rias con “pala­bras boni­tas y un ros­tro más agra­da­ble”. Los lla­ma­mien­tos con­tra la inmi­gra­ción, con­tra “el otro”, que duran­te tan­to tiem­po han veni­do repi­tien­do los líde­res de esos par­ti­dos con­ser­va­do­res han “fomen­ta­do un cli­ma don­de muchos de sus impa­cien­tes segui­do­res han comen­za­do a pen­sar en el odio o la vio­len­cia como una opción más”.

Algu­nas for­ma­cio­nes social­de­mó­cra­tas en Euro­pa han asu­mi­do sibi­li­na­men­te el dis­cur­so de la dere­cha, hacien­do que el deba­te polí­ti­co se sitúe en los pará­me­tros que las fuer­zas reac­cio­na­rias desean, y don­de sin duda se sien­ten más cómo­dos. La acti­tud de esas for­ma­cio­nes en torno a la cri­sis eco­nó­mi­ca o la inmi­gra­ción son mues­tras de que la polí­ti­ca que están desa­rro­llan­do se ase­me­ja al “tra­ba­jo sucio de la dere­cha”, y ésta mien­tras tan­to pue­de arti­cu­lar un dis­cur­so que englo­ba más allá de su tan cacarea­do cen­tro-dere­cha, al tiem­po que aco­ge en su seno a las opcio­nes más reac­cio­na­rias (tal vez por eso en algu­nos esta­dos euro­peos “no se ve” una mani­fes­ta­ción orga­ni­za­da en torno a la lla­ma­da extre­ma dere­cha, ya que ésta se situa­ría den­tro del seno de los par­ti­dos tra­di­cio­na­les de derecha).

Como ha apun­ta­do estos días un ana­lis­ta, la caver­na ideo­ló­gi­ca inten­ta una y otra vez pre­sen­tar a Euro­pa en gue­rra per­ma­nen­te con el “otro” (inmi­gran­tes, isla­mis­mo, mino­rías), recha­zan­do las polí­ti­cas mul­ti­cul­tu­ra­les y sobre todo “una Euro­pa demo­crá­ti­ca, igua­li­ta­ria y diver­sa”. Por todo ello fren­te a esa pos­tu­ra remar­ca que “el enemi­go es blan­co y pro­ba­ble­men­te habla per­fec­ta­men­te inglés. Pero no nos enga­ñe­mos, este enemi­go no es pasi­vo o edu­ca­do. Está arma­do y es muy peligroso”.

TXENTE REKONDO.- Gabi­ne­te Vas­co de Aná­li­sis Inter­na­cio­nal (GAIN)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.