Fer­nan­do Ros, «Naba­rro» – Félix Prieto

Lle­gó a Her­na­ni como un des­co­no­ci­do. Comen­zó a tra­ba­jar en la fábri­ca de cur­ti­dos y pron­to se hizo notar entre noso­tros, eran tiem­pos en los que la indus­tria nece­si­ta­ba de mano de obra, sus cono­ci­mien­tos en foto­com­po­si­ción no le iban a ser­vir de mucho en sus nue­vas tareas en la empre­sa, pero no le impor­ta­ba dema­sia­do, qui­zá sería un modo de ini­ciar­se en el mun­do del tra­ba­jo local.

Su afi­ción mon­ta­ñe­ra hizo que el reco­rri­do en la bús­que­da de ami­gos fue­se fácil, aquí siem­pre ha habi­do áni­mo para poner­se las botas, coger la mochi­lla y reco­rrer las tont­to­rras de lo que nos rodea.

Pron­to nos ense­ñó su carác­ter iró­ni­co y ale­gre, había que estar aten­to a sus «putadi­cas», pues su esti­lo pecu­liar obli­ga­ba a estar alerta.

Pero sus rela­cio­nes con los ami­gos empe­za­ron a ser algo más que las sali­das men­di­za­les, pron­to empe­zó a tener inte­rés por otras cues­tio­nes. El sal­to de Abar­zu­za a Her­na­ni le había des­per­ta­do inte­rés por los pro­ble­mas socia­les y polí­ti­cos de nues­tro pueblo.

En Eus­kal Herria, siem­pre han sido difí­ci­les los tiem­pos para el com­pro­mi­so, pero «Naba­rro», como le empe­za­mos a lla­mar los ami­gos, era un hom­bre de pala­bra y dis­pues­to. No nos cos­tó mucho con­ven­cer­nos de que su amis­tad era real sin­ce­ra y fiel a unas ideas.

Aho­ra, a los 25 años de su des­apa­ri­ción, ocu­rri­da en un con­tex­to de lucha anti­rre­pre­si­va don­de el Esta­do fran­cés y el espa­ñol se ensa­ña­ban con uno de los colec­ti­vos más vul­ne­ra­bles, como es el de los refu­gia­dos polí­ti­cos, que­re­mos recor­dar al Fer­nan­do per­so­na, mili­tan­te y amigo.

Enton­ces se ini­cia­ban las entre­gas, lo que con el tiem­po y cam­bios de leyes actual­men­te cono­ce­mos por euroorden.

Comen­za­ron con Txe­ma López Varo­na y Juantxo Nafa­rre­te, y el 28 de julio de 1986, Jose Luis Arto­la sería el ter­cer refu­gia­do pues­to en manos de la Poli­cía espa­ño­la. En el con­tex­to de la res­pues­ta popu­lar a estas medi­das repre­si­vas tuvi­mos cono­ci­mien­to de la muer­te de «Naba­rro». Era tal su com­pro­mi­so mili­tan­te ante la injus­ti­cia, que fue capaz de dar­lo todo a cam­bio de nada por aque­llo en lo que creía.

Hoy, 25 años des­pués y con la escu­sa de la defen­sa del Esta­do de Dere­cho, la polí­ti­ca repre­si­va de los esta­dos espa­ñol y fran­cés se ha ido incre­men­tan­do con for­mas más sofis­ti­ca­das. Polí­ti­cas que han pro­pi­cia­do que la tor­tu­ra sea prác­ti­ca habi­tual e impu­ne en comi­sa­rías y cuar­te­li­llos, don­de se pre­mia al tor­tu­ra­dor y con­de­na al tor­tu­ra­do. Y que las cár­ce­les de los esta­dos espa­ñol y fran­cés, lejos de vaciar­se, estén reple­tas de repre­sa­lia­dos polí­ti­cos vascos.

Han pues­to en prác­ti­ca y lle­va­do a extre­mos inima­gi­na­bles, la polí­ti­ca ven­ga­ti­va de dis­per­sión de pre­sos, con el fin de ani­qui­lar su inque­bran­ta­ble volun­tad y para cas­ti­go aña­di­do de fami­lia­res y ami­gos. Asi­mis­mo, se han acti­va­do todo tipo de jui­cios polí­ti­cos y macro­su­ma­rios, ile­ga­li­za­cio­nes y con­de­nas a per­pe­tui­dad y un lar­go rosa­rio de per­ma­nen­te aco­so con­tra la lucha del movi­mien­to soberanista.

Posi­ble­men­te, a «Naba­rro» la situa­ción actual le resul­ta­ría muy familiar.

Fren­te a esto, y siguien­do la este­la de Fer­nan­do y de muchos como Fer­nan­do, se encuen­tra un pue­blo que sigue rei­vin­di­can­do su dere­cho a deci­dir, sin nin­gún tipo de ata­du­ras ni leyes aje­nas, enfren­tán­do­se a la injus­ti­cia y opre­sión de ambos esta­dos, con las úni­cas armas de la con­fron­ta­ción polí­ti­ca y del diá­lo­go, suman­do fuer­zas, con com­pro­mi­so y el obje­ti­vo de alcan­zar la tan ansia­da paz por la que Fer­nan­do fue capaz de dar­lo todo, has­ta la vida.

Para que sepas, ami­go Fer­nan­do, en todos estos años hemos rea­li­za­do un lar­go reco­rri­do y hemos sido capa­ces de pro­vo­car un auten­ti­co cis­ma en el Esta­do español.

Hemos dado un paso fir­me en el camino de la liber­tad y, al cum­plir­se vein­ti­cin­co años de tu des­apa­ri­ción, que­re­mos recor­dar­te a ti y a todos los que nos apor­ta­ron tan­to y han que­da­do en el camino, por­que sin voso­tros esto habría sido impen­sa­ble y el com­pro­mi­so mili­tan­te ha de ser reco­no­ci­do y recordado.

No vamos a aban­do­nar el camino empren­di­do y no sólo vamos a son­reír ante la nue­va pers­pec­ti­va; hoy vamos a pasar­lo bien y nos vamos a des­co­jo­nar, en cua­dri­lla, como a ti te gus­ta­ba. Y recor­da­re­mos vie­jas anéc­do­tas tuyas. Y brin­da­re­mos mucho y muchas veces, por­que te lo mere­ces y, por­que como fina­men­te dirías: no veas cómo les jode, que no paran de hos­tiar­nos, y enci­ma lo pasa­mos bien, nos des­co­jo­na­mos y segui­mos adelante.

Has­ta siem­pre Fer­nan­do y que la tie­rra te sea leve.

.+ * Felix Prie­to, Mª Jesús Otxoa | En nom­bre de los ami­gos de Abar­tzu­za, Liza­rra y Hernani

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.