Fer­nan­do Ros, «Naba­rro» – Félix Prie­to

Lle­gó a Her­na­ni como un des­co­no­ci­do. Comen­zó a tra­ba­jar en la fábri­ca de cur­ti­dos y pron­to se hizo notar entre noso­tros, eran tiem­pos en los que la indus­tria nece­si­ta­ba de mano de obra, sus cono­ci­mien­tos en foto­com­po­si­ción no le iban a ser­vir de mucho en sus nue­vas tareas en la empre­sa, pero no le impor­ta­ba dema­sia­do, qui­zá sería un modo de ini­ciar­se en el mun­do del tra­ba­jo local.

Su afi­ción mon­ta­ñe­ra hizo que el reco­rri­do en la bús­que­da de ami­gos fue­se fácil, aquí siem­pre ha habi­do áni­mo para poner­se las botas, coger la mochi­lla y reco­rrer las tont­to­rras de lo que nos rodea.

Pron­to nos ense­ñó su carác­ter iró­ni­co y ale­gre, había que estar aten­to a sus «putadi­cas», pues su esti­lo pecu­liar obli­ga­ba a estar aler­ta.

Pero sus rela­cio­nes con los ami­gos empe­za­ron a ser algo más que las sali­das men­di­za­les, pron­to empe­zó a tener inte­rés por otras cues­tio­nes. El sal­to de Abar­zu­za a Her­na­ni le había des­per­ta­do inte­rés por los pro­ble­mas socia­les y polí­ti­cos de nues­tro pue­blo.

En Eus­kal Herria, siem­pre han sido difí­ci­les los tiem­pos para el com­pro­mi­so, pero «Naba­rro», como le empe­za­mos a lla­mar los ami­gos, era un hom­bre de pala­bra y dis­pues­to. No nos cos­tó mucho con­ven­cer­nos de que su amis­tad era real sin­ce­ra y fiel a unas ideas.

Aho­ra, a los 25 años de su des­apa­ri­ción, ocu­rri­da en un con­tex­to de lucha anti­rre­pre­si­va don­de el Esta­do fran­cés y el espa­ñol se ensa­ña­ban con uno de los colec­ti­vos más vul­ne­ra­bles, como es el de los refu­gia­dos polí­ti­cos, que­re­mos recor­dar al Fer­nan­do per­so­na, mili­tan­te y ami­go.

Enton­ces se ini­cia­ban las entre­gas, lo que con el tiem­po y cam­bios de leyes actual­men­te cono­ce­mos por euro­or­den.

Comen­za­ron con Txe­ma López Varo­na y Juantxo Nafa­rre­te, y el 28 de julio de 1986, Jose Luis Arto­la sería el ter­cer refu­gia­do pues­to en manos de la Poli­cía espa­ño­la. En el con­tex­to de la res­pues­ta popu­lar a estas medi­das repre­si­vas tuvi­mos cono­ci­mien­to de la muer­te de «Naba­rro». Era tal su com­pro­mi­so mili­tan­te ante la injus­ti­cia, que fue capaz de dar­lo todo a cam­bio de nada por aque­llo en lo que creía.

Hoy, 25 años des­pués y con la escu­sa de la defen­sa del Esta­do de Dere­cho, la polí­ti­ca repre­si­va de los esta­dos espa­ñol y fran­cés se ha ido incre­men­tan­do con for­mas más sofis­ti­ca­das. Polí­ti­cas que han pro­pi­cia­do que la tor­tu­ra sea prác­ti­ca habi­tual e impu­ne en comi­sa­rías y cuar­te­li­llos, don­de se pre­mia al tor­tu­ra­dor y con­de­na al tor­tu­ra­do. Y que las cár­ce­les de los esta­dos espa­ñol y fran­cés, lejos de vaciar­se, estén reple­tas de repre­sa­lia­dos polí­ti­cos vas­cos.

Han pues­to en prác­ti­ca y lle­va­do a extre­mos inima­gi­na­bles, la polí­ti­ca ven­ga­ti­va de dis­per­sión de pre­sos, con el fin de ani­qui­lar su inque­bran­ta­ble volun­tad y para cas­ti­go aña­di­do de fami­lia­res y ami­gos. Asi­mis­mo, se han acti­va­do todo tipo de jui­cios polí­ti­cos y macro­su­ma­rios, ile­ga­li­za­cio­nes y con­de­nas a per­pe­tui­dad y un lar­go rosa­rio de per­ma­nen­te aco­so con­tra la lucha del movi­mien­to sobe­ra­nis­ta.

Posi­ble­men­te, a «Naba­rro» la situa­ción actual le resul­ta­ría muy fami­liar.

Fren­te a esto, y siguien­do la este­la de Fer­nan­do y de muchos como Fer­nan­do, se encuen­tra un pue­blo que sigue rei­vin­di­can­do su dere­cho a deci­dir, sin nin­gún tipo de ata­du­ras ni leyes aje­nas, enfren­tán­do­se a la injus­ti­cia y opre­sión de ambos esta­dos, con las úni­cas armas de la con­fron­ta­ción polí­ti­ca y del diá­lo­go, suman­do fuer­zas, con com­pro­mi­so y el obje­ti­vo de alcan­zar la tan ansia­da paz por la que Fer­nan­do fue capaz de dar­lo todo, has­ta la vida.

Para que sepas, ami­go Fer­nan­do, en todos estos años hemos rea­li­za­do un lar­go reco­rri­do y hemos sido capa­ces de pro­vo­car un auten­ti­co cis­ma en el Esta­do espa­ñol.

Hemos dado un paso fir­me en el camino de la liber­tad y, al cum­plir­se vein­ti­cin­co años de tu des­apa­ri­ción, que­re­mos recor­dar­te a ti y a todos los que nos apor­ta­ron tan­to y han que­da­do en el camino, por­que sin voso­tros esto habría sido impen­sa­ble y el com­pro­mi­so mili­tan­te ha de ser reco­no­ci­do y recor­da­do.

No vamos a aban­do­nar el camino empren­di­do y no sólo vamos a son­reír ante la nue­va pers­pec­ti­va; hoy vamos a pasar­lo bien y nos vamos a des­co­jo­nar, en cua­dri­lla, como a ti te gus­ta­ba. Y recor­da­re­mos vie­jas anéc­do­tas tuyas. Y brin­da­re­mos mucho y muchas veces, por­que te lo mere­ces y, por­que como fina­men­te dirías: no veas cómo les jode, que no paran de hos­tiar­nos, y enci­ma lo pasa­mos bien, nos des­co­jo­na­mos y segui­mos ade­lan­te.

Has­ta siem­pre Fer­nan­do y que la tie­rra te sea leve.

.+ * Felix Prie­to, Mª Jesús Otxoa | En nom­bre de los ami­gos de Abar­tzu­za, Liza­rra y Her­na­ni

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *