EEUU abrió en Libia una Caja de Pan­do­ra – Juan Gabriel Tokatlian

La nue­va gue­rra que empren­dió la OTAN en Libia, con el aval de la reso­lu­ción 1973 del Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU, ofre­ce otro nue­vo mal pre­ce­den­te . En vez de ceñir­se al prin­ci­pio de la Res­pon­sa­bi­li­dad de Pro­te­ger – esto es, la inter­ven­ción por moti­vos huma­ni­ta­rios – la acción empren­di­da se trans­for­mó en un hecho irres­pon­sa­ble que incre­men­tó el núme­ro de víc­ti­mas.

Mien­tras el uso de la fuer­za se jus­ti­fi­có para evi­tar un geno­ci­dio que nun­ca ocu­rrió, lo cier­to es que se optó por el des­plie­gue externo para favo­re­cer a un ban­do den­tro de un con­flic­to interno . En vez de ate­ner­se al man­da­to de la ONU con­sis­ten­te en esta­ble­cer una zona de res­tric­ción aérea, la acción mili­tar se orien­tó a for­zar el “cam­bio de régi­men”. Aun­que tam­po­co esta­ba con­tem­pla­do en la reso­lu­ción 1973, las fuer­zas de la OTAN deci­die­ron efec­tuar ata­ques ten­dien­tes a eli­mi­nar a Mua­mar el Gada­fi.

Aho­ra bien, a todos esos equí­vo­cos Esta­dos Uni­dos aca­bó de sumar uno de poten­cia­les efec­tos inquie­tan­tes para Amé­ri­ca Lati­na.

Washing­ton deci­dió refe­rir­se a los rebel­des anti-Gada­fi – el lla­ma­do Con­se­jo Nacio­nal de Tran­si­ción (CNT) – como el gobierno “legí­ti­mo”. Esto modi­fi­ca una tra­di­ción jurí­di­ca esta­dou­ni­den­se y pro­du­ce difi­cul­ta­des serias en el terreno del dere­cho inter­na­cio­nal . En efec­to, Washing­ton ha reco­no­ci­do nue­vos esta­dos pero no gru­pos arma­dos que no poseen un con­trol pleno sobre la tota­li­dad del terri­to­rio de un país. Espo­rá­di­ca­men­te Esta­dos Uni­dos apor­ta a una solu­ción polí­ti­ca nego­cia­da en la que ope­ra un ban­do arma­do, pero Hillary Clin­ton fue más allá al reco­no­cer a un gru­po insur­gen­te.

Apa­ren­te­men­te, la secre­ta­ria de Esta­do pro­ce­dió sin un cate­gó­ri­co fun­da­men­to de la con­se­je­ría legal de su Depar­ta­men­to. Sin embar­go, las impli­ca­cio­nes de ese reco­no­ci­mien­to pue­den deri­var en un dolor de cabe­za para la región.

Por años Lati­noa­mé­ri­ca acom­pa­ñó a Colom­bia en el recha­zo al esta­do de beli­ge­ran­cia bus­ca­do por las Fuer­zas Arma­das Revo­lu­cio­na­rias de Colom­bia (FARC); para quie­nes su influen­cia o con­trol en cier­tas zonas limi­ta­das por un lar­go perío­do de tiem­po los ava­la para reci­bir ese esta­tus. Más aún, Amé­ri­ca del Sur logró el ingre­so de Colom­bia al Con­se­jo de Defen­sa Sud­ame­ri­cano lue­go que el pre­si­den­te Álva­ro Uri­be obtu­vie­ra la garan­tía de que sólo serían reco­no­ci­das, en sus pala­bras, “las fuer­zas ins­ti­tu­cio­na­les con­sa­gra­das por la Cons­ti­tu­ción de cada uno de los paí­ses sig­na­ta­rios”.

La deter­mi­na­ción de Esta­dos Uni­dos res­pec­to al CNT abre una Caja de Pan­do­ra . Se dirá que lo del reco­no­ci­mien­to no sería apli­ca­ble a Colom­bia pues se tra­ta de un “país ami­go”. Pero lo cier­to es que la pala­bra de Washing­ton no debe lla­mar a una con­fian­za cie­ga: Libia fue el “ejem­plo” a seguir des­pués de des­man­te­lar su pro­gra­ma de armas de des­truc­ción masi­va en 2003 y al cabo de sie­te años fue obje­to de una gue­rra. Pero a su vez otros paí­ses pue­den imi­tar a Esta­dos Uni­dos como ya ocu­rre con la doc­tri­na del “ata­que pre­ven­ti­vo”.

En pocas pala­bras, el mane­jo del caso libio refle­ja, una vez más, que Washing­ton tien­de a con­ver­tir­se en una fuen­te de des­or­den e incer­ti­dum­bre en la bús­que­da de su pro­pia segu­ri­dad y en aras de sal­va­guar­dar exclu­si­va­men­te sus intere­ses nacio­na­les.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *