Comu­ni­ca­do de la Liga de Jóve­nes Comu­nis­tas de Norue­ga ante los ata­ques fas­cis­tas del 22 de julio

Comunicado de la Liga de Jóvenes Comunistas de Noruega ante los ataques fascistas del 22 de julioDes­de la Liga de Jóve­nes Comu­nis­tas de Norue­ga (NKU) expre­sa­mos nues­tro más pro­fun­do pésa­me a las Juven­tu­des Labo­ris­tas (AUF), a los heri­dos y a todos los que han per­di­do a sus ami­gos y seres que­ri­dos. El pasa­do vier­nes 22 de Julio de 2011, Norue­ga expe­ri­men­tó su suce­so más trá­gi­co des­de la II Gue­rra Mun­dial. Jus­to antes de las 15:30 horas una bom­ba explo­tó en el edi­fi­cio del Gobierno en el cen­tro de Oslo. Este hecho que se sal­dó con sie­te per­so­nas ase­si­na­das y daños en los edi­fi­cios de todo el cen­tro de nues­tra capi­tal fue una tra­ge­dia en sí mis­mo. Sin embar­go, fue com­ple­ta­men­te eclip­sa­do por la suce­si­va masa­cre en el cam­pa­men­to de las Juven­tu­des Labo­ris­tas en Utoya.

La cifra de muer­tos no está total­men­te cla­ra toda­vía, pero al menos son 86 per­so­nas, prin­ci­pal­men­te ado­les­cen­tes y jóve­nes, quie­nes han sido bru­tal­men­te acri­bi­lla­das y ase­si­na­das, mien­tras casi 70 están gra­ve­men­te heri­dos en los hos­pi­ta­les, algu­nos a pun­to de morir. Estos ase­si­na­tos a san­gre fría se hacen toda­vía más trá­gi­cos por el hecho de que esta­ban diri­gi­dos a jóve­nes ino­cen­tes y niños reu­ni­dos en su cam­pa­men­to de verano anual para dis­cu­tir asun­tos polí­ti­cos y dis­fru­tar de las vaca­cio­nes de verano en com­pa­ñía de los otros.

Des­de la Liga de Jóve­nes Comu­nis­tas de Norue­ga (NKU) expre­sa­mos nues­tro más pro­fun­do pésa­me a las Juven­tu­des Labo­ris­tas (AUF), a los heri­dos y a todos los que han per­di­do a sus ami­gos y seres que­ri­dos. Debi­do a que com­par­ti­mos his­to­ria con la AUF, sien­do miem­bros de la mis­ma orga­ni­za­ción des­de 1903 a 1923 y com­par­tien­do muchas déca­das de lucha, los ata­ques los sen­ti­mos como propios.

Cuan­do empe­za­ron a apa­re­cer las pri­me­ras noti­cias sobre la explo­sión en Oslo, mucha gen­te se apre­su­ró a sacar sus pro­pias con­clu­sio­nes sobre quien pudo ser el res­pon­sa­ble y expre­só su odio con­tra los inmi­gran­tes y musul­ma­nes. Que mucha gen­te asu­mie­ra que el extre­mis­mo musul­mán esta­ba detrás del ata­que no es de extra­ñar tenien­do en cuen­ta la ansio­sa par­ti­ci­pa­ción de Norue­ga en las gue­rras impe­ria­lis­tas de la OTAN. Pero que tan­tos, tan pron­to, usa­ran este horri­ble aten­ta­do para ali­men­tar el odio con­tra los inmi­gran­tes en Norue­ga fue ate­rra­dor y censurable.

Si el ata­que hubie­se sido rea­li­za­do por un musul­mán las con­se­cuen­cias polí­ti­cas hubie­ran sido enor­mes. El pre­jui­cio gene­ra­li­za­do con­tra los musul­ma­nes se hubie­ra encen­di­do y los ata­ques hubie­ran sido usa­dos por la extre­ma dere­cha y por los popu­lis­tas para “con­fir­mar” sus pun­tos de vis­ta sobre el peli­gro de la inmi­gra­ción y el Islam, legi­ti­man­do más dis­cri­mi­na­ción con­tra las mino­rías y polí­ti­cas de extran­je­ría más agre­si­vas. Lo más pro­ba­ble es que las auto­ri­da­des hubie­ran apro­ve­cha­do la oca­sión como una excu­sa para aumen­tar los pode­res de la poli­cía, a expen­sas de las liber­ta­des indi­vi­dua­les, como ha pasa­do en EEUU y Gran Bretaña.

Aho­ra se sabe, sin embar­go, que el ase­sino en serie res­pon­sa­ble de los ata­ques no es inmi­gran­te o musul­mán, sino todo lo con­tra­rio, de la etnia norue­ga y cris­tiano con­ser­va­dor. Iró­ni­ca­men­te, el indi­vi­duo res­pon­sa­ble de los dos aten­ta­dos el 22 de Julio, Anders Beh­ring Brei­vik, com­par­te muchas de las opi­nio­nes de mucha de esa gen­te que inme­dia­ta­men­te des­pués de los aten­ta­dos cul­pó a los inmi­gran­tes. Brei­vik per­te­ne­ce a la extre­ma dere­cha, pero sus pun­tos de vis­ta son comu­nes: con­ser­va­dor, anti-musul­mán, anti-inmi­gra­ción, y anti-socia­lis­ta. Estas ideas están por toda Euro­pa y están cre­cien­do a un rit­mo alar­man­te. Por mucho tiem­po esta ideo­lo­gía, que pro­mue­ve el odio irra­cio­nal con­tra los inmi­gran­tes y con­tra la opo­si­ción polí­ti­ca, ha ido cre­cien­do sin la res­pues­ta de los gobier­nos o los medios de comu­ni­ca­ción. La NKU ha sub­ra­ya­do en los últi­mos años el peli­gro del cre­ci­mien­to de esta ideo­lo­gía de odio y ha teni­do como prio­ri­dad polí­ti­ca la lucha con­tra ella. Aho­ra hemos expe­ri­men­ta­do, des­gra­cia­da­men­te, lo peli­gro­sa que pue­de lle­gar a ser realmente.

El trá­gi­co suce­so en nues­tro país nos mues­tra la impor­tan­cia de una lucha común en toda Euro­pa con­tra el cre­ci­mien­to de esta enfer­me­dad, que no es nada más que el fas­cis­mo con un nue­vo dis­fraz. A pesar de que los ata­ques fue­ron lle­va­dos a cabo por una per­so­na psi­có­ti­ca, no pue­den ser igno­ra­das las moti­va­cio­nes polí­ti­cas. Y aun­que los ata­ques catas­tró­fi­cos como estos son poco habi­tua­les, el odio que los con­du­ce será una ame­na­za cons­tan­te en nues­tras socie­da­des si no se le com­ba­te. La úni­ca solu­ción es luchar con­tra los pre­jui­cios, la xeno­fo­bia, y la demo­ni­za­ción de los adver­sa­rios polí­ti­cos que repre­sen­ta este cre­ci­mien­to de la ideo­lo­gía neo-fas­cis­ta, y la crea­ción de una socie­dad basa­da en la paz, la tole­ran­cia y la igual­dad, tan­to a nivel nacio­nal como internacionalmente.

Comi­té Cen­tral de la Liga de Jóve­nes Comu­nis­tas de Norue­ga (NKU).

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.