Comu­ni­ca­do de la Liga de Jóve­nes Comu­nis­tas de Norue­ga ante los ata­ques fas­cis­tas del 22 de julio

Comunicado de la Liga de Jóvenes Comunistas de Noruega ante los ataques fascistas del 22 de julioDes­de la Liga de Jóve­nes Comu­nis­tas de Norue­ga (NKU) expre­sa­mos nues­tro más pro­fun­do pésa­me a las Juven­tu­des Labo­ris­tas (AUF), a los heri­dos y a todos los que han per­di­do a sus ami­gos y seres que­ri­dos. El pasa­do vier­nes 22 de Julio de 2011, Norue­ga expe­ri­men­tó su suce­so más trá­gi­co des­de la II Gue­rra Mun­dial. Jus­to antes de las 15:30 horas una bom­ba explo­tó en el edi­fi­cio del Gobierno en el cen­tro de Oslo. Este hecho que se sal­dó con sie­te per­so­nas ase­si­na­das y daños en los edi­fi­cios de todo el cen­tro de nues­tra capi­tal fue una tra­ge­dia en sí mis­mo. Sin embar­go, fue com­ple­ta­men­te eclip­sa­do por la suce­si­va masa­cre en el cam­pa­men­to de las Juven­tu­des Labo­ris­tas en Uto­ya.

La cifra de muer­tos no está total­men­te cla­ra toda­vía, pero al menos son 86 per­so­nas, prin­ci­pal­men­te ado­les­cen­tes y jóve­nes, quie­nes han sido bru­tal­men­te acri­bi­lla­das y ase­si­na­das, mien­tras casi 70 están gra­ve­men­te heri­dos en los hos­pi­ta­les, algu­nos a pun­to de morir. Estos ase­si­na­tos a san­gre fría se hacen toda­vía más trá­gi­cos por el hecho de que esta­ban diri­gi­dos a jóve­nes ino­cen­tes y niños reu­ni­dos en su cam­pa­men­to de verano anual para dis­cu­tir asun­tos polí­ti­cos y dis­fru­tar de las vaca­cio­nes de verano en com­pa­ñía de los otros.

Des­de la Liga de Jóve­nes Comu­nis­tas de Norue­ga (NKU) expre­sa­mos nues­tro más pro­fun­do pésa­me a las Juven­tu­des Labo­ris­tas (AUF), a los heri­dos y a todos los que han per­di­do a sus ami­gos y seres que­ri­dos. Debi­do a que com­par­ti­mos his­to­ria con la AUF, sien­do miem­bros de la mis­ma orga­ni­za­ción des­de 1903 a 1923 y com­par­tien­do muchas déca­das de lucha, los ata­ques los sen­ti­mos como pro­pios.

Cuan­do empe­za­ron a apa­re­cer las pri­me­ras noti­cias sobre la explo­sión en Oslo, mucha gen­te se apre­su­ró a sacar sus pro­pias con­clu­sio­nes sobre quien pudo ser el res­pon­sa­ble y expre­só su odio con­tra los inmi­gran­tes y musul­ma­nes. Que mucha gen­te asu­mie­ra que el extre­mis­mo musul­mán esta­ba detrás del ata­que no es de extra­ñar tenien­do en cuen­ta la ansio­sa par­ti­ci­pa­ción de Norue­ga en las gue­rras impe­ria­lis­tas de la OTAN. Pero que tan­tos, tan pron­to, usa­ran este horri­ble aten­ta­do para ali­men­tar el odio con­tra los inmi­gran­tes en Norue­ga fue ate­rra­dor y cen­su­ra­ble.

Si el ata­que hubie­se sido rea­li­za­do por un musul­mán las con­se­cuen­cias polí­ti­cas hubie­ran sido enor­mes. El pre­jui­cio gene­ra­li­za­do con­tra los musul­ma­nes se hubie­ra encen­di­do y los ata­ques hubie­ran sido usa­dos por la extre­ma dere­cha y por los popu­lis­tas para “con­fir­mar” sus pun­tos de vis­ta sobre el peli­gro de la inmi­gra­ción y el Islam, legi­ti­man­do más dis­cri­mi­na­ción con­tra las mino­rías y polí­ti­cas de extran­je­ría más agre­si­vas. Lo más pro­ba­ble es que las auto­ri­da­des hubie­ran apro­ve­cha­do la oca­sión como una excu­sa para aumen­tar los pode­res de la poli­cía, a expen­sas de las liber­ta­des indi­vi­dua­les, como ha pasa­do en EEUU y Gran Bre­ta­ña.

Aho­ra se sabe, sin embar­go, que el ase­sino en serie res­pon­sa­ble de los ata­ques no es inmi­gran­te o musul­mán, sino todo lo con­tra­rio, de la etnia norue­ga y cris­tiano con­ser­va­dor. Iró­ni­ca­men­te, el indi­vi­duo res­pon­sa­ble de los dos aten­ta­dos el 22 de Julio, Anders Beh­ring Brei­vik, com­par­te muchas de las opi­nio­nes de mucha de esa gen­te que inme­dia­ta­men­te des­pués de los aten­ta­dos cul­pó a los inmi­gran­tes. Brei­vik per­te­ne­ce a la extre­ma dere­cha, pero sus pun­tos de vis­ta son comu­nes: con­ser­va­dor, anti-musul­mán, anti-inmi­gra­ción, y anti-socia­lis­ta. Estas ideas están por toda Euro­pa y están cre­cien­do a un rit­mo alar­man­te. Por mucho tiem­po esta ideo­lo­gía, que pro­mue­ve el odio irra­cio­nal con­tra los inmi­gran­tes y con­tra la opo­si­ción polí­ti­ca, ha ido cre­cien­do sin la res­pues­ta de los gobier­nos o los medios de comu­ni­ca­ción. La NKU ha sub­ra­ya­do en los últi­mos años el peli­gro del cre­ci­mien­to de esta ideo­lo­gía de odio y ha teni­do como prio­ri­dad polí­ti­ca la lucha con­tra ella. Aho­ra hemos expe­ri­men­ta­do, des­gra­cia­da­men­te, lo peli­gro­sa que pue­de lle­gar a ser real­men­te.

El trá­gi­co suce­so en nues­tro país nos mues­tra la impor­tan­cia de una lucha común en toda Euro­pa con­tra el cre­ci­mien­to de esta enfer­me­dad, que no es nada más que el fas­cis­mo con un nue­vo dis­fraz. A pesar de que los ata­ques fue­ron lle­va­dos a cabo por una per­so­na psi­có­ti­ca, no pue­den ser igno­ra­das las moti­va­cio­nes polí­ti­cas. Y aun­que los ata­ques catas­tró­fi­cos como estos son poco habi­tua­les, el odio que los con­du­ce será una ame­na­za cons­tan­te en nues­tras socie­da­des si no se le com­ba­te. La úni­ca solu­ción es luchar con­tra los pre­jui­cios, la xeno­fo­bia, y la demo­ni­za­ción de los adver­sa­rios polí­ti­cos que repre­sen­ta este cre­ci­mien­to de la ideo­lo­gía neo-fas­cis­ta, y la crea­ción de una socie­dad basa­da en la paz, la tole­ran­cia y la igual­dad, tan­to a nivel nacio­nal como inter­na­cio­nal­men­te.

Comi­té Cen­tral de la Liga de Jóve­nes Comu­nis­tas de Norue­ga (NKU).

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *