300 balas dum dum – Jose­ba Izaga

La his­to­ria del lobo soli­ta­rio ase­si­nan­do masi­va­men­te en Norue­ga es inve­ro­si­mil de cabo a rabo. Exis­te la posi­bi­li­dad real de que el ase­sino sea un per­tur­ba­do men­tal pero este dato no es rele­van­te, lo impor­tan­te es deter­mi­nar quien se ha podi­do fijar en él, quien le ha ali­men­ta­do ideo­lo­gi­ca­men­te, quien ha man­te­ni­do su ego mesiá­ni­co y sobre todo, de que habla cuan­do afir­ma que exis­ten dos célu­las más que han tra­ba­ja­do con él en los per­pa­ra­ti­vos de este cri­men con­tra la huma­ni­dad y sobre todo, con­tra la paz en Orien­te Medio. No es pre­ci­so vol­ver al ase­si­na­to de Isaac Rabin, pero sí es pre­ci­so bus­car ana­lo­gías entre aquel cri­men y este que tie­nen en común la ciu­dad de Oslo.

En Oslo comen­zó la carre­ra hacia la muer­te de Rabin y en Oslo se han vivi­do esce­nas pro­pias de la gue­ra del Libano des­pués de la explo­sión de la bom­ba a la puer­ta de las ofi­ci­nas del gobierno norue­go, vale­dor de la inde­pen­den­cia de Pales­ti­na ante la UE y la ONU. Pero si se pue­de cues­tio­nar el dato del explo­si­vo, por el ori­gen común del nitra­to de amo­nio la pis­ta de las balas es deter­mi­nan­te. Se ha afir­ma­do que las balas eran balas explo­si­vas, las balas comun­men­te deno­mi­na­das balas dum – dum. 

¿Y qué son las balas dum – dum?. Son balas que pene­tran en el cuer­po de la víc­ti­ma y revien­tan en el inte­rior de la mis­ma. Los foren­se que han rea­li­za­do las autóp­sias han seña­la­do que las heri­das inte­rio­res de las víc­ti­mas son des­co­no­ci­das para ellos y han cau­sa­do a quie­nes las sufrie­ron un terri­ble dolor. Las balas dum – dum fue­ron prohi­bi­das por este hecho, excep­to para los cuer­pos lla­ma­dos anti terro­ris­tas. Estas fuer­zas arma­das tie­nen la potes­tad de usar­las en sus operaciones.

Vaya­mos al ase­si­na­to de Isaac Rabin, el cri­mi­nal que dis­pa­ró con­tra él mani­pu­ló las balas cor­tán­do­las la pun­ta, de for­ma que se con­vir­tie­ron en balas dum – dum arte­sa­na­les, en cam­bio el ase­sino (o ase­si­nos) de Oslo y Uto­ya dis­pu­sie­ron de esta muni­ción. Pre­gun­té­mo­nos quien pue­de pro­veer de este tipo de muni­ción a un luná­ti­co y lle­ga­re­mos a la peri­fe­ria de los ver­da­de­ros asesinos.

Si solo gru­pos anti – terro­ris­tas pue­den emplear este tipo de balas la con­clu­sión es que las balas pro­ce­den de un arse­nal mili­tar. Siga­mos, si una sola bala es ile­gal y su acce­so civil es impo­si­ble debe­mos acer­car­nos a la secuen­cia de los hechos en la isla de Uto­ya, en la que se encon­tra­ba la pla­na mayor de los cua­dros de las juven­tu­des labo­ris­tas, mani­fies­ta­men­te hos­ti­les al inca­li­fi­ca­ble y podri­do esta­do sio­nis­ta. Cer­ca de ochen­ta muer­tos que ade­más fue­ron rema­ta­dos hace un total de 160 balas explo­si­vas dis­pa­ra­das, hay un buen núme­ro de per­so­nas heri­das, quie­nes tra­ta­ron de esca­par a nado fue­ron tam­bién dis­pa­ra­das por el ase­sino así que sin temor a incu­rrir en error alguno, al menos se dis­pa­ra­ron 300 balas dum – dum en hora y media de terror.

Hablar de 300 balas es hablar de los dis­pa­ros de una com­pa­ñía mili­tar, solo que todas esas balas esta­ban en manos de un solo civil.

Y ese núme­ro de balas explo­si­vas reser­va­das a uni­da­des anti – terro­ris­tas solo pue­den ser sumi­nis­tra­das por miem­bros de uni­da­des de éli­te poli­cia­les o mili­ta­res, o miem­bros de ser­vi­cios secre­tos. Inme­dia­ta­men­te vie­ne a la men­te el Mos­sad pero esta agen­cia pue­de tra­ba­jar en Euro­pa per­fec­ta­men­te a tra­vés de ser­vi­cios secre­tos occi­den­ta­les, en este momen­to habla­mos ya de la Red Gla­dio crea­da por la OTAN para aten­tar con­tra comu­nis­tas o enemi­gos de la Euro­pa del Capi­tal, la Euro­pa imperialista.

Ya lo hice­ron en Ita­lia, lle­nan­do sus calles de san­gre en los tiem­pos en que temían al PCI, lo hicie­ron en la tran­si­ción hacia nin­gún lado del esta­do espa­ñol y aho­ra es total­men­te creí­ble que un esta­do pro­gre­sis­ta de solo cin­co millo­nes de habi­tan­tes pro pales­tino y hós­til a Israel que no es vasa­llo de EEUU esté en el pun­to de mira del facis­mo sio­nis­ta y sus pro­tec­to­res de la CIA y la red Gla­dio, que al igual de las bru­jas no exis­te… pero haber hay­lo. Y la demos­tra­ción de su exis­ten­cia es la masa­cre de Uto­ya así como la impre­sio­nan­te explo­sión de Oslo. Tres­cien­tas balas explo­si­vas no las con­si­gue un civil en toda su vida pero lle­gan rápi­do emba­la­das en cajas del arse­nal de con­ve­nien­cia impe­ria­lis­ta que toque, de la mis­ma for­ma que lle­gan las armas y las muni­cio­nes a Ben­ga­si, mal­di­tos bas­tar­dos, no enga­ñais a nadie.

. * Jose­ba Iza­ga es miem­bro de Boltxe Kolektiboa. 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.