Relec­tu­ra de los años 30 – Mikel Ari­za­le­ta

Ingrid Gals­ter, cate­drá­ti­ca de lite­ra­tu­ra romá­ni­ca de la uni­ver­si­dad ale­ma­na de Pade­born (Ale­ma­nia), se habi­li­tó como tal con la tesis sobre la “recep­ción his­tó­ri­ca del con­quis­ta­dor vas­co Lope de Agui­rre” o, dicho de otro modo, Agui­rre y la arbi­tra­rie­dad en los que escri­bie­ron pos­te­rior­men­te de él, o, con otras pala­bras, la rebe­lión del con­quis­ta­dor refle­ja­da en la his­to­rio­gra­fía (1561−1992), Agui­rre oder die Will­kür der Nach­welt. La edi­to­rial Ver­vuert de Fran­fort del Meno publi­có en 1996, como sos­tie­ne la auto­ra en su pró­lo­go, prác­ti­ca­men­te el mis­mo tra­ba­jo pre­sen­ta­do en la Facul­tad de Lite­ra­tu­ra y Len­gua­je de la Uni­ver­si­dad Cató­li­ca de Eichs­tätt en julio de 1993. Y pre­ci­sa­men­te este hecho, el hacer­se libro la tesis sin prác­ti­ca­men­te reduc­ción del apa­ra­to crí­ti­co, le impul­sa al his­to­ria­dor Lud­ger Mees –en la rese­ña que hace de la obra en la revis­ta His­to­ria con­tem­po­rá­nea, 1997, vol. 16, pág 302 – 306-, a cali­fi­car la ava­lan­cha de notas a pie de pági­na como algo “abso­lu­ta­men­te indi­ges­ti­vo”. Otros, en cam­bio, sólo tene­mos pala­bras de agra­de­ci­mien­to para la edi­to­rial Ver­wuert por tama­ña osa­día. No obs­tan­te Lud­ger Mees cali­fi­ca el tra­ba­jo de Ingrid Gals­ter de “exce­len­te” y reco­mien­da su tra­duc­ción al cas­te­llano tan­to por “su inte­rés teó­ri­co y meto­do­ló­gi­co como por la indu­da­ble cali­dad de la labor empí­ri­ca”. Digá­mos­lo de entra­da que, efec­ti­va­men­te, Ingrid Gals­ter nos ha rega­la­do un muy exce­len­te tra­ba­jo.

En el ter­cer apar­ta­do, el más exten­so, el que va des­de la pági­na 84 has­ta la 815, Gals­ter hace una expo­si­ción, un aná­li­sis y una crí­ti­ca de la his­to­ria de la recep­ción de Lope de Agui­rre, de las ver­sio­nes que a lo lar­go de estos cua­tro siglos se han ido dan­do de la figu­ra y rebe­lión de Agui­rre. Los momen­tos fun­da­men­ta­les en la trans­mi­sión de la rebe­lión del con­quis­ta­dor vas­co, que en 1561 den­tro de una lucha por el repar­to ‑que para él fue insa­tis­fac­to­rio- negó obe­dien­cia a la coro­na espa­ño­la para pro­por­cio­nar­se a sí mis­mo los bie­nes a él esca­ti­ma­dos, pue­den resu­mir­se en cin­co eta­pas: 1.- En la épo­ca colo­nial pali­de­cen los moti­vos que lle­va­ron al con­quis­ta­dor a su rebe­lión, resal­tan­do la vio­len­cia que empleó para lle­var a cabo sus fines. Mata por matar y se con­vier­te en pro­to­ti­po de cruel­dad. 2.- Los crio­llos, que con­si­guen la inde­pen­den­cia, encuen­tran una figu­ra que para ellos pue­de repre­sen­tar al pro­to­ti­po del repre­sor espa­ñol odia­do, del que se han libe­ra­do. 3.- Es con el cam­bio de siglo del XIX al XX cuan­do los lati­no­ame­ri­ca­nos libe­ra­les y vas­cos, sir­vién­do­se de un con­cep­to posi­ti­vis­ta de la his­to­ria y del cono­ci­mien­to crí­ti­co de las fuen­tes his­tó­ri­cas, se acer­can de nue­vo a la his­to­ria. La des­mi­to­lo­gi­za­ción se tro­ca en nue­va mito­lo­gía: aho­ra se camu­flan los intere­ses con­cre­tos ‑que per­si­guió Agui­rre con su inten­to sub­ver­si­vo y la vio­len­cia de la que se sir­vió- tras idea­les subli­mes, que se le supo­ne, y se le con­vier­te en el pri­mer már­tir de la inde­pen­den­cia de Amé­ri­ca. 4.- Esta inter­pre­ta­ción expe­ri­men­ta una acen­tua­ción cuan­do el indi­vi­duo aris­to­crá­ti­co se con­vier­te en el aban­de­ra­do de ten­den­cias igua­li­ta­rias, en defen­sor de todas las razas. 5.- En los años 70 se da un nue­vo cam­bio. Agui­rre apa­re­ce aho­ra de nue­vo como el arque­ti­po del con­quis­ta­dor espa­ñol, sobre todo como el repre­sor de los indios.

¿Qué es lo que en esta figu­ra lle­va a inter­pre­ta­cio­nes tan diver­sas y dis­pa­res? ¿A qué nece­si­da­des obe­de­cen y qué fun­cio­nes cum­plen para los res­pec­ti­vos auto­res y para el gru­po al que per­te­ne­cen en un deter­mi­na­do momen­to his­tó­ri­co? ¿Qué influ­jo tie­ne la tra­di­ción lite­ra­ria a la que se adhie­re cada autor en la inter­pre­ta­ción del mate­rial? ¿Cómo se uti­li­za o es uti­li­za­do el pasa­do, trans­mi­ti­do por his­to­rio­gra­fía y fic­ción his­tó­ri­ca, para los res­pec­ti­vos fines en el pre­sen­te? Estas cues­tio­nes son, entre otras, las que abor­da el estu­dio de Ingrid

Y esta expo­si­ción de las diver­sas inter­pre­ta­cio­nes intere­sa­das de la rebe­lión de López de Agui­rre vie­ne como comen­ta­rio al libro “Cues­tión reli­gio­sa y demo­cra­cia repu­bli­ca­na en Espa­ña (1931−1939)”, edi­ta­do por Nafa­rroa­ko Uni­ver­si­ta­te Publi­koa. Un libro hecho con seis tra­ba­jos de recuer­do y memo­ria de aque­llos años, redac­ta­dos, entre otros, por tres frai­les: el bene­dic­tino Hila­ri Raguer i Suñer, el capu­chino José Ángel Eche­ve­rría y el car­me­li­ta Julen Urki­zu. Y, siguien­do la teo­ría de Ingrid, es bueno dete­ner­se en este libro en cómo enfo­ca el his­to­ria­dor los años 30 para, des­de su tra­ba­jo, ana­li­zar en lo posi­ble al escri­tor de la re-lec­tu­ra. Raguer recal­ca que el pro­ble­ma reli­gio­so no fue un inven­to capri­cho­so de la Repú­bli­ca, sino que se lo encon­tró enci­ma, como algo que los demás paí­ses euro­peos habían deja­do resuel­to o, al menos, encau­za­do un siglo ante. La Revo­lu­ción fran­ce­sa rom­pió el dog­ma indis­cu­ti­do duran­te siglos, la unión entre el trono y el altar. En la mayo­ría de esta­dos moder­nos se había lle­ga­do ya a un razo­na­ble equi­li­brio. No así entre noso­tros. Los obis­pos Segu­ra y Goma enca­be­za­ban un gru­po impor­tan­te de obis­pos inte­gris­tas, “par­ti­da­rios de un esta­do con­fe­sio­nal que impu­sie­ra por la fuer­za a todos sus súb­di­tos la pro­fe­sión y la prác­ti­ca de la reli­gión cató­li­ca y prohi­bie­ra cual­quier otra”. Para un por­cen­ta­je impor­tan­te de la jerar­quía ecle­siás­ti­ca y cle­ro espa­ñol eran “mes­ti­zos” o malos cató­li­cos quie­nes no comul­ga­ran con sus ideas. “Es un tópi­co de cier­ta his­to­rio­gra­fía el des­or­den públi­co de aque­llos años”. Muchos de ellos fue­ron más espa­ño­les que cris­tia­nos, con­flic­ti­vos has­ta para el Vati­cano. Hila­ri resu­me en gene­ral las gran­des líneas de la inves­ti­ga­ción his­tó­ri­ca: Den­tro de la com­ple­ja pro­ble­má­ti­ca que la Segun­da Repú­bli­ca espa­ño­la tuvo que afron­tar, lo que enton­ces se lla­mó “cues­tión reli­gio­sa, ocu­pa un lugar muy sin­gu­lar. Se enfren­tan socia­lis­mos y fas­cis­mos y, a raíz de la cri­sis eco­nó­mi­ca, la demo­cra­cia entró en una cri­sis polí­ti­ca”. Per­ma­ne­ce en el mun­do de los prin­ci­pios, del aná­li­sis gene­ral. Diría­mos que, en cier­ta mane­ra, en el tra­ba­jo pre­sen­ta­do por el bene­dic­tino de Mon­se­rrat Hila­ri Raguer: “La cues­tión reli­gio­sa en la Segun­da Repú­bli­ca” se atis­ba la “Igle­sia de Fran­co” de Julián Casa­no­va.

Apor­ta­cio­nes dis­tin­tas, más con­cre­tas y pega­das a la tie­rra, que pisa­mos, y de bis­tu­rí fino, son las del capu­chino Eche­ve­rría y la del car­me­li­ta Urki­za, la del pri­me­ro más de tin­te espa­ñol, la del segun­do más de sin­to­nía vas­quis­ta.

Los capu­chi­nos de la pro­vin­cia nor­te­ña en gene­ral, espa­ño­les y vas­cos, aplau­die­ron el putsch mili­tar, el gol­pe de esta­do. En aquel tiem­po resul­ta­ba difí­cil encon­trar en un con­ven­to un frai­le que fue­ra socia­lis­ta, que admi­tie­ra la lucha de cla­ses o fue­ra repu­bli­cano. El mis­mo Gumer­sin­do de Este­lla, que sen­tía amor por la len­gua y la cul­tu­ra vas­ca, era un inte­gris­ta de tomo y lomo y, como todos, acé­rri­mo enemi­go de la Repú­bli­ca. En gene­ral eran tan espa­ño­les que quien mani­fes­ta­ra la menos sen­si­bi­li­dad e inte­rés por la cul­tu­ra vas­ca era til­da­do y acu­sa­do de nacio­na­lis­ta. El rela­to de inte­gris­mo que nos ofre­cen tan­to Eche­ve­rría como Urki­za lo encon­tra­mos refle­ja­do tam­bién con tan­ta o mayor niti­dez en los ejem­plos expues­tos por Julían Casa­no­va en su famo­so libro “La Igle­sia de Fran­co” de la gue­rra y pos­gue­rra.

No deja de ser curio­so cómo nos pre­sen­ta a esos frai­les de enton­ces el his­to­ria­dor capu­chino Eche­ve­rría (sic) de aho­ra. Recal­co en su re-lec­tu­ra tres ele­men­tos: A.- Como enton­ces, Eche­ve­rría sigue til­dan­do de nacio­na­lis­ta sólo al capu­chino aman­te de la cul­tu­ra vas­ca y no al aman­te de la Espa­ña una, nacio­na­lis­ta es el vas­co no el espa­ñol, como diría hoy Del Bur­go de UPN o del PP. Así pre­sen­ta al P. Ilde­fon­so de Ciau­rriz como “alguien nada sos­pe­cho­so de nacio­na­lis­ta”, cuan­do que­da níti­da­men­te demos­tra­do que era más nacio­na­lis­ta espa­ñol que el toro de Osbor­ne, aquel del que Marino Aye­rra Redín dije­ra en su libro “Mal­di­tos seáis. No me aver­gon­cé del Evan­ge­lio” que las pre­di­ca­cio­nes de éste en el con­ven­to de Alsa­sua eran aren­gas, inci­ta­do­ras de odios, ven­gan­zas y exter­mi­nio con­tra los “rojos” y fue uno de los que per­si­guió a los frai­les aman­tes de la cul­tu­ra vas­ca has­ta la expul­sión y el cas­ti­go. B.- Al ana­li­zar las revis­tas más impor­tan­tes, publi­ca­das por el mun­do capu­chino de enton­ces, deja de lado Zeru­ko Argia adu­cien­do “ya que es inac­ce­si­ble para mí”, alu­dien­do segu­ra­men­te a que no sabe eus­ke­ra. Excu­sa pue­ril para un his­to­ria­dor, y más sien­do, como es en este caso, esta revis­ta tema de aná­li­sis y docu­men­to sus­tan­cial en el desa­rro­llo del tra­ba­jo. Caben muchos medios para solu­cio­nar el pro­ble­ma, pero hace fal­ta que­rer. C.- No rei­vin­di­ca la memo­ria de aque­llos que fue­ron mal­tra­ta­dos por sus her­ma­nos de reli­gión, que fue­ron expul­sa­dos a Amé­ri­ca o des­te­rra­dos por sen­ti­mien­tos vas­cos, rei­vin­di­ca­ción que hoy apa­re­ce en cual­quier tra­ba­jo his­tó­ri­co serio de cier­ta sen­si­bi­li­dad huma­na. Una vez más se echa aquí en fal­ta esa rei­vin­di­ca­ción soli­da­ria y huma­na, como se echó ya en fal­ta en el pró­lo­go de las memo­rias de Gumer­sin­do de Este­lla, redac­ta­do por este mis­mo his­to­ria­dor y un anciano Tar­si­cio de Azco­na.

En cam­bio el car­me­li­ta, Julen Urki­za, mues­tra otro talan­te en su estu­dio, que es mucho más bre­ve. Tam­bién mete el bis­tu­rí en los archi­vos y nos ofre­ce las mise­rias, que enton­ces sufrie­ron los car­me­li­tas, vida que se tor­na en momen­tos trá­gi­ca y que como en el caso del dis­tin­gui­do padre Eze­quiel Bil­bao Imaz adquie­re tin­tes de tra­ge­dia y pena, aban­do­na­do mise­ra­ble­men­te por casi todos sus frai­les reli­gio­sos en sus momen­tos fina­les. El car­me­li­ta Urki­za hace cons­tar el doble rase­ro, la per­se­cu­ción y denun­cia de los frai­les nacio­na­lis­tas vas­cos por par­te de los nacio­na­lis­tas espa­ño­les. “Dejan­do apar­te las pasio­nes y el dife­ren­te sen­tir de cada uno, y tam­bién la semán­ti­ca y la impre­sión de la pro­pa­gan­da polí­ti­ca, hay que reco­no­cer que moral­men­te ser nacio­na­lis­ta vas­co es tan bueno, tan malo o tan indi­fe­ren­te como ser nacio­na­lis­ta espa­ñol”. Y el his­to­ria­dor de hoy se que­ja y pide repa­ra­ción por los ultra­ja­dos, se lamen­ta de que a veces los supe­rio­res y la vida con­ven­tual mis­ma se hubie­ra con­ver­ti­do en una espe­cie “de red poli­cial” y de chi­va­teo, de que se inten­ta­ra “evi­tar cual­quier ges­to polí­ti­co de una par­te, mien­tras se hacía pro­fun­da y masi­va­men­te polí­ti­ca de la otra par­te. No había la debi­da preo­cu­pa­ción por los injus­ta­men­te encar­ce­la­dos…”. Y pide rec­ti­fi­ca­ción públi­ca por el mal­tra­to, en espe­cial del esti­ma­do padre Eze­quiel Bil­bao Imaz, como él le deno­mi­na, már­tir de la repre­sión y las calum­nias de sus mis­mos reli­gio­sos car­me­li­tas.

El libro “Cues­tión reli­gio­sa y demo­cra­cia repu­bli­ca­na en Espa­ña (1931−1939)”, aun­que tar­de nos des­cu­bre algu­nas per­las his­tó­ri­cas y vita­les, archi­va­das en arco­nes con­ven­tua­les. El libro apor­ta infor­ma­ción y el tra­ba­jo de José Ángel Eche­ve­rría y Julen Urki­zu nos ofre­ce infor­ma­ción deta­lla­da y des­cu­bre fuen­tes, que es de agra­de­cer. La re-lec­tu­ra de los años trein­ta, que exi­ge rec­ti­fi­ca­ción públi­ca sobre todo en la Igle­sia cató­li­ca, se hace nece­sa­ria para la his­to­ria, aun­que por des­gra­cia para casi todos ‑cuan­do se da, si se da- lle­ga dema­sia­do tar­de. Y, por qué no decir­lo, entre la fau­na ecle­siás­ti­ca de enton­ces se echa en fal­ta tipos como Marino Aye­rra Redín.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *