[email protected] [email protected], medi­das car­ce­la­rias de excep­ción

Las con­di­cio­nes repre­si­vas que sufren los pre­sos polí­ti­cos vas­cos en las cár­ce­les espa­ño­las y fran­ce­sas reper­cu­ten de mane­ra direc­ta en su esta­do de salud. En la actua­li­dad, uno de cada cua­tro pre­sos está enfer­mo y el 6% está muy gra­ve. Ade­más, los tras­tor­nos sico­ló­gi­cos van en aumen­to. La dis­per­sión, el ais­la­mien­to, las pre­sio­nes o los impe­di­men­tos para comu­ni­car­se con la fami­lia y ami­gos son algu­nas de las medi­das repre­si­vas que los esta­dos fran­cés y espa­ñol apli­can a los pre­sos polí­ti­cos vas­cos. Unas medi­das que son más gra­ves, si cabe, en el caso de las pre­sas y pre­sos que pade­cen algu­na enfer­me­dad físi­ca o síqui­ca ‑o ambas-. Según el últi­mo infor­me rea­li­za­do por la aso­cia­ción Jai­ki Hadi, dedi­ca­da a pres­tar asis­ten­cia a cual­quier per­so­na que haya sufri­do, o esté sufrien­do, la vio­len­cia política‑, el 25% de los pre­sos polí­ti­cos vas­cos está enfer­mo, y el 6% está muy gra­ve.

Ade­más de denun­ciar la polí­ti­ca car­ce­la­ria de ambos esta­dos, el infor­me deta­lla la situa­ción de diez pre­sos que sufren enfer­me­da­des gra­ves [véa­se la par­te infe­rior de este repor­ta­je] en esta­do muy avan­za­do: cán­cer, sida, tras­torno esqui­zoa­fec­ti­vo… Algu­nos estos males ya no tie­nen cura debi­do a que los diag­nós­ti­cos han sido tar­díos, y los pos­te­rio­res con­tro­les y segui­mien­tos no se rea­li­zan con la fre­cuen­cia y las con­di­cio­nes que se pre­ci­san por los impe­di­men­tos y «excu­sas absur­das» de los res­pon­sa­bles de las ins­ti­tu­cio­nes peni­ten­cia­rias.

Según el artícu­lo 92 del Códi­go Penal espa­ñol, las per­so­nas encar­ce­la­das con enfer­me­da­des gra­ves tie­nen dere­cho a reco­brar la liber­tad y vivir en un ambien­te ade­cua­do con el obje­ti­vo de evi­tar su empeo­ra­mien­to. «No debe­mos olvi­dar que ha sido la cár­cel la que ha pro­vo­ca­do muchos de estos casos», advier­ten des­de la cita­da aso­cia­ción. A pesar de todo, una vez tras otra se les nie­ga la liber­tad con­di­cio­nal y en otros casos se les nie­ga el acer­ca­mien­to. Jai­ki Hadi con­si­de­ra que con las penas actua­les ‑has­ta 30 y 40 años‑, se apli­ca de fac­to la pena de muer­te.

La aso­cia­ción ha enu­me­ra­do los cin­co pila­res de la polí­ti­ca peni­ten­cia­ria que aca­rrean tales con­se­cuen­cias: régi­men car­ce­la­rio más estric­to ‑pri­mer grado‑, dis­per­sión, inter­ven­ción de todo tipo de comu­ni­ca­cio­nes ‑sean físi­cas o escritas‑, ais­la­mien­to y con­de­nas a «cade­na per­pe­tua».

Todas y todos los pre­sos polí­ti­cos vas­cos han sufri­do, y sufren, algu­na de estas medi­das y pagan sus con­se­cuen­cias. Los núme­ros así lo demues­tran. En la actua­li­dad, hay más de 700. De ellos, 112 pade­cen enfer­me­da­des físi­cas ‑20 en el Esta­do fran­cés y 92 en el Esta­do espa­ñol- y 40 reci­ben asis­ten­cia sico­ló­gi­ca ‑5 en las cár­ce­les fran­ce­sas y 35 en las espa­ño­las-.

No obs­tan­te, una sicó­lo­ga de Jai­ki Hadi aler­ta de que la lis­ta es «muy varia­ble» y que el núme­ro real de enfer­mos es mucho mayor. «Detec­tar todos los casos es muy difí­cil», aña­de, a la vez que ase­gu­ra que cada vez son más los males sico­ló­gi­cos: cua­dros depre­si­vos, para­noias, deli­rios, esqui­zo­fre­nia, ansie­dad, bro­tes sicó­ti­cos, estrés pos­trau­má­ti­co como con­se­cuen­cia de las tor­tu­ras…

Che­queos con pre­sen­cia poli­cial

Otro de los fac­to­res rele­van­tes en la asis­ten­cia sani­ta­ria que reci­ben es la prohi­bi­ción de reci­bir la visi­ta de un médi­co de con­fian­za. Aun­que la pro­pia nor­ma­ti­va car­ce­la­ria con­tem­pla este dere­cho ‑con cier­tas condiciones‑, los pre­sos vas­cos están des­am­pa­ra­dos. Así, sólo médi­cos y enfer­me­ros de las cár­ce­les están auto­ri­za­dos para hacer las revi­sio­nes. Inclu­so, los cen­tros peni­ten­cia­rios se reser­van el dere­cho de mos­trar los infor­mes médi­cos al pre­so, a sus fami­lia­res o a los médi­cos de con­fian­za. La sicó­lo­ga expli­ca que, ante esta res­tric­ción, «los pre­sos se sien­ten inse­gu­ros y des­con­fían de que lo rece­ta­do sea lo que real­men­te nece­si­tan».

Sólo unos pocos sicó­lo­gos tie­nen auto­ri­za­ción para aten­der a los pre­sos y pre­sas en la mis­ma cár­cel. Jai­ki Hadi recuer­da que las con­di­cio­nes en las que se lle­van a cabo esas revi­sio­nes son «lamen­ta­bles». Ade­más de rea­li­zar­las ante la super­vi­sión del sicó­lo­go de la pri­sión, se desa­rro­llan en las cabi­nas de visi­tas y tie­nen prohi­bi­do comu­ni­car­se en eus­ka­ra. Por lo tan­to, se vio­la, una vez más, el dere­cho a una asis­ten­cia sani­ta­ria con­fi­den­cial y segu­ra. La situa­ción actual es cada vez peor por­que, tal y como expli­ca una sicó­lo­ga que atien­de a los pre­sos, casi la tota­li­dad de las asis­ten­cias de los pro­fe­sio­na­les exter­nos están sien­do prohi­bi­das.

Lamen­ta­bles son tam­bién las con­di­cio­nes de los tras­la­dos de los pre­sos a los hos­pi­ta­les cuan­do, tras una lar­ga espe­ra, han de rea­li­zar algu­na prue­ba, como fue, entre otros tan­tos, el caso de Lau­ra Rie­ri. A pesar de estar en su sex­to mes de ges­ta­ción con un «emba­ra­zo de ries­go», via­jó en una fur­go­ne­ta poli­cial en lugar de hacer­lo en una ambu­lan­cia medi­ca­li­za­da. Pre­ci­sa­men­te, la inti­mi­dad se redu­ce aún más en el caso de las pre­sas que han de pasar por una con­sul­ta gine­co­ló­gi­ca. Mien­tras la pre­sa Idoia Mar­tí­nez daba a luz, man­tu­vie­ron abier­tas las puer­tas del pari­to­rio para que los agen­tes pudie­ran «cus­to­diar» la sala.

Los casos que ocu­pan estas pági­nas son sólo la pun­ta de un gran ice­berg. «Es hora de sacar todo a la luz, antes de que sea dema­sia­do tar­de», advier­te Jai­ki Hadi.

La hora de acti­var todas las alar­mas

Jai­ki Hadi con­si­de­ra que todos estos casos son el resul­ta­do de situa­cio­nes crue­les y gra­ves a las que las auto­ri­da­des espa­ño­las y fran­ce­sas tie­nen some­ti­dos a los más de 700 pre­sos polí­ti­cos vas­cos. Vis­ta la situa­ción, ha con­si­de­ra­do nece­sa­rio acti­var todas las alar­mas. Las secue­las sico­ló­gi­cas son tan devas­ta­do­ras que, des­de 1985, ocho pre­sos se han sui­ci­da­do en sus res­pec­ti­vas cel­das. «¿Qué es lo que ocu­rre para que, per­so­nas que esta­ban equi­li­bra­das, tomen una deter­mi­na­ción tan extre­ma?», se pre­gun­ta una sicó­lo­ga de la aso­cia­ción. Y res­pon­de que el úni­co res­pon­sa­ble es este sis­te­ma peni­ten­cia­rio «por­que el dete­rio­ro sico­ló­gi­co no vie­ne por sí solo». En otros casos, ha sido la «deja­dez» de la polí­ti­ca car­ce­la­ria la que «ha deja­do morir» a cin­co pri­sio­ne­ros, tam­bién des­de 1985. Tres de ellos son Jose­ba Asen­sio, falle­ci­do ese mis­mo año de tubercu­losis en Herre­ra de la Man­cha; Pello Mari­ñe­la­re­na, que murió a cau­sa del sida en Fres­nes en 1993; y Rober­to Sainz Olmos, que sufrió un infar­to en la cár­cel de Aran­juez en 2006.

La de Sainz fue la últi­ma muer­te acae­ci­da en esas cir­cuns­tan­cias, aun­que Jai­ki Hadi recuer­da que hay otra «lis­ta negra», la que con­for­man los pre­sos que son pues­tos en liber­tad des­pués de enfer­mar en pri­sión, «es decir, que los libe­ran para dejar­los morir en casa». De los ocho casos detec­ta­dos des­de 1986, todos falle­cie­ron a los pocos meses de ser excar­ce­la­dos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *