Sebas­tián Piñe­ra “Miran­do al Futu­ro”: Con­flic­tos de Inte­rés vs Con­flic­tos con el pasado

Se cayó por com­ple­to la “pro­me­sa” de Sebas­tián Piñe­ra de excluir en su “futu­ro gobierno” a ex cola­bo­ra­do­res del régi­men de Augus­to Pinochet.
Si bien la inclu­sión se per­so­ne­ros en el gobierno liga­dos al régi­men de Pino­chet comen­zó “dis­cre­ta­men­te” recién comen­zan­do el gobierno de Piñe­ra con la inclu­sión de los Chica­go Boys: Joa­quín Lavín en el Minis­te­rio de Edu­ca­ción (un Cha­ca­ri­lla Boys, defen­sor acé­rri­mo de la Dic­ta­du­ra Mili­tar Pino­che­tis­ta) y Cris­tián Larrou­let en el Minis­te­rio Secre­ta­ría Gene­ral de la Pre­si­den­cia (otro Cha­ca­ri­lla Boys que jun­to a Lavín fun­da­ron la Uni­ver­si­dad del Desa­rro­llo e hicie­ron par­te del Con­se­jo Direc­ti­vo), en mayo del 2010 segui­ría esta ten­den­cia con la desig­na­ción de emba­ja­dor de Chi­le en Espa­ña del RN Ser­gio Rome­ro Piza­rro (otro acé­rri­mo defen­sor de la Dic­ta­du­ra) para pos­te­rior­men­te incluir en el pri­mer cam­bio de gabi­ne­te (efec­tua­do en enero del pre­sen­te año) a Andrés Alla­mand (RN) en el Minis­te­rio de Defen­sa (uno de los fun­da­do­res del par­ti­do pro régi­men mili­tar: Movi­mien­to de Unión Nacio­nal y de la Reno­va­ción Nacio­nal) y Evelyn Matthei (UDI) en el Minis­te­rio del Tra­ba­jo (defen­so­ra del Régi­men Mili­tar e hija de un miem­bro de la Jun­ta Mili­tar que asu­mió en 1978: el Gene­ral Fer­nan­do Matthei).
Aho­ra con el recien­te cam­bio de gabi­ne­te se pro­nun­cia aún más esta ten­den­cia, la que podría­mos deno­mi­nar como los irre­me­dia­bles “Con­flic­tos con el pasa­do”. A los que ya esta­ban se vie­nen aho­ra a sumar dos pesos pesa­dos de la Dere­cha más con­ser­va­do­ra: Andrés Chad­wick (otro Cha­ca­ri­lla Boys) y Pablo Lon­guei­ra, dis­cí­pu­los del sena­dor Jai­me Guz­mán (uno de los redac­to­res de la cons­ti­tu­ción de 1980 y fun­da­dor de la UDI), en los minis­te­rios de Secre­ta­ría Gene­ral de Gobierno y Eco­no­mía res­pec­ti­va­men­te. Para has­ta el momen­to lle­nar el pues­to que dejó el fugaz minis­tro de Ener­gía, Fer­nan­do Eche­ve­rría (RN), ex inten­den­te de la Región Metro­po­li­ta­na de San­tia­go, por Rodri­go Álva­rez Zen­teno (UDI), que ocu­pa­ba últi­ma­men­te el pues­to de Sub­se­cre­ta­rio de Hacien­da, otro dis­cí­pu­lo más que se suma del sinies­tro per­so­na­je, e ideó­lo­go de la dic­ta­du­ra, el sena­dor ajus­ti­cia­do, Jai­me Guzmán.
Sin embar­go el segun­do cam­bio de gabi­ne­te eje­cu­ta­do el pasa­do 18 de Julio, jun­to con la pos­te­rior modi­fi­ca­ción efec­tua­da el 21 de Julio al ins­ta­lar a Rodri­go Álva­rez Zen­teno en el Minis­te­rio de Ener­gía, repre­sen­ta un cam­bio con mucho sig­ni­fi­ca­do en lo polí­ti­co pero fútil en lo prác­ti­co, ya que no cam­bia en abso­lu­to este espe­jis­mo deno­mi­na­do “la nue­va for­ma de gober­nar” sino que vie­ne a haber más que nada un equi­li­brio de pode­res entre lo polí­ti­co y lo “téc­ni­co”. Repre­sen­ta un cam­bio astu­to, ya que no se fue­ron del gobierno ni Joa­quín Lavín ni Rodri­go Hinz­pe­ter (dos car­tas que ya venían con notas muy rojas ante la opi­nión pública).
El pre­sen­te cam­bio de gabi­ne­te es un cam­bio que pue­de gene­rar cier­tas con­fian­zas en algu­nos sec­to­res, pero a la lar­ga ha de lle­gar al mis­mo pun­to de la desconfianza.
Con la pol­va­re­da que acos­tum­bra a tener cada régi­men “demo­crá­ti­co”, lava­da la ima­gen de la con­duc­ción no hay que espe­rar mucho tiem­po para ver la pol­va­re­da ins­ta­lar­se de nuevo.
Por tan­to no es de sor­pren­der, por ejem­plo, que den­tro de la diri­gen­cia del Movi­mien­to Estu­dian­til pue­dan algu­nos expre­sar cier­ta con­fian­za o que pue­dan ver una “señal posi­ti­va” con la sali­da de Lavín del Minis­te­rio de Edu­ca­ción. Dichas mues­tras de opti­mis­mo son par­te del jue­go polí­ti­co que hay que jugar. Es una mues­tra de una “son­ri­sa para la foto” y para que la ciu­da­da­nía vea en los jóve­nes “nego­cia­ción” y no “por­fia­dez”. Pero el movi­mien­to estu­dian­til no cree­mos que sea tan inge­nuo como para ver el cam­bio en el Minis­te­rio de Edu­ca­ción como un cam­bio “sus­tan­cial” para acer­car­se hacia sus pro­pios obje­ti­vos. Saben bien que los cam­bios esen­cia­les don­de apun­tan sus deman­das prin­ci­pa­les no pasan por un cam­bio minis­te­rial, sino que abar­ca más que un cam­bio minis­te­rial, un cam­bio estruc­tu­ral den­tro de la polí­ti­ca. Lo mis­mo se podría tra­du­cir a las posi­bles aspi­ri­nas dadas en Dicha­to, Con­cep­ción, lue­go de las aca­lo­ra­das movi­li­za­cio­nes de los pobla­do­res en campamentos.
Aquí lo que vemos es un cam­bio de gabi­ne­te muy ENGAÑOSO, ya que de los tres o cua­tro minis­tros con nota roja que debie­ron sacar del gobierno opta­ron por sacar a tan solo uno: Ena von Baer del Minis­te­rio Secre­ta­ría Gene­ral de Gobierno. En cam­bio deja­ron en el mis­mo pues­to a Rodri­go Hinz­pe­ter (Minis­tro del Inte­rior) y Cris­tian Larrou­let (Minis­tro de la Secre­ta­ría Gene­ral de la Pre­si­den­cia); y al que tenía la mayor nota roja, “mila­gro­sa­men­te” fue remo­vi­do de su car­go y pues­to en el Minis­te­rio de Pla­ni­fi­ca­ción, Joa­quín Lavín.
En el fon­do del asun­to no hay lo que muchos han deno­mi­na­do un “cam­bio pro­fun­do”, sí un cam­bio sig­ni­fi­ca­ti­vo en lo polí­ti­co, den­tro del gabi­ne­te. Pero por sobre todo ha sido una bue­na juga­da polí­ti­ca, den­tro de la lógi­ca bur­gue­sa, el cual por un lado gene­ra con­fian­za has­ta cier­to pun­to, y por otro lado bus­ca demos­trar de que care­cen de debi­li­dad polí­ti­ca fren­te a la opo­si­ción, al per­ma­ne­cer en su pues­to Rodri­go Hinz­pe­ter y al no sacar del gobierno a Joa­quín Lavín, como “rega­lo” para poder amor­ti­guar o fre­nar su pro­nun­cia­da caída.
No obs­tan­te la renun­cia ines­pe­ra­da del minis­tro de Ener­gía, Fer­nan­do Eche­ve­rría, un tras­pié ini­cia­do poco des­pués del segun­do cam­bio de gabi­ne­te minis­te­rial por “con­flic­tos de inte­rés”, supon­drá en la prác­ti­ca nue­vas medi­cio­nes en los minis­tros que exis­ten para poder com­pro­bar de que no haya “con­flic­tos de inte­rés”, y todos sabe­mos que con más de algu­na “sor­pre­sa” nos podría­mos encon­trar… Den­tro de un gabi­ne­te con apro­xi­ma­da­men­te 7 empre­sa­rios de minis­tros de Esta­do más el pro­pio pre­si­den­te, sí que nos podría­mos encon­trar con más de algu­na “sor­pre­sa”.
Por otra par­te, la entra­da de Rodri­go Álva­rez Zen­teno (UDI) aumen­ta aún más la per­cep­ción de que la pre­sen­cia UDI en el gobierno se ha refor­za­do con­si­de­ra­ble­men­te, y que se vie­ne a sumar a la entra­da de Andrés Chad­wick y Pablo Lon­guei­ra. No cabe duda de que ha habi­do fuer­tes nego­cia­cio­nes o fuer­tes pre­sio­nes de la UDI hacia RN por deba­jo de la mesa. Pero quien ha sali­do ganan­do noto­ria­men­te ha sido la UDI, que está lle­van­do la delan­te­ra polí­ti­ca­men­te y que tien­de a opa­car a la RN (pro­vis­to en el gobierno de cua­dros polí­ti­cos de cali­bres mucho meno­res res­pec­to a su contraparte).
La entra­da de dos pesos pesa­dos de la UDI (Andrés Chad­wick y Pablo Lon­guei­ra) al gobierno, más el nue­vo minis­tro de Ener­gía Rodri­go Álva­rez Zen­teno (UDI), que des­pla­zó a un RN, podría supo­ner el haber un acuer­do táci­to entre los par­ti­dos de la Alian­za si sólo se lle­na­ra las vacan­tes sena­to­ria­les del Con­gre­so, deja­das por los dos pri­me­ros, por miem­bros de las dos colec­ti­vi­da­des o por solo de la RN, lo que es casi impo­si­ble. Sin embar­go todo hace pen­sar que sería muy arries­ga­do dicha apues­ta, ya que la gen­te no votó por miem­bros de RN para ocu­par esos dos car­gos sena­to­ria­les. Lo lógi­co sería que fue­ran ocu­pa­dos por dos miem­bros de la colec­ti­vi­dad vota­da (UDI) y a su vez per­te­nez­can a la mis­ma cir­cuns­crip­ción (O’higgins y Región Metro­po­li­ta, a las cua­les per­te­ne­cían Andrés Chad­wick y Pablo Lon­guei­ra res­pec­ti­va­men­te). No hacer­lo de esa mane­ra supon­dría con­flic­tos den­tro de la pro­pia colec­ti­vi­dad y gene­ra­ría mucho des­con­ten­to en la “hin­cha­da” que votó por los can­di­da­tos de una deter­mi­na­da circunscripción.
Pero en polí­ti­ca no exis­te mucho la “lógi­ca”, más exis­te la pre­sión, la nego­cia­ción y los ries­gos polí­ti­cos. El actual cam­bio de gabi­ne­te supo­ne un cla­ro ries­go como tam­bién supo­ne una evi­den­te pre­sión con algu­nas mues­tras de nego­cia­ción. Este últi­mo podría ver­se refle­ja­do en las vacan­tes sena­to­ria­les deja­dos por Andrés Chad­wick y Pablo Lon­guei­ra; o podría supo­ner todo lo con­tra­rio: al lle­nar los cupos deja­dos por la UDI por ele­men­tos de sus pro­pias filas, se podría reafir­mar el poder de influen­cia que tie­ne la UDI fren­te a la RN y demos­tra­ría cier­ta debi­li­dad este último.
Un pun­to inter­me­dio podría ser: lle­nar las vacan­tes entre un UDI y un inde­pen­dien­te. Estos últi­mos con una ima­gen más neu­tral, pero que podrían agre­gar una ima­gen más difu­sa fren­te al elec­to­ra­do, lo que igual bene­fi­cia­ría a la cla­se gobernante.
El gobierno de Sebas­tián Piñe­ra no está gober­nan­do solo, detrás exis­te toda una coa­li­ción. El lle­gar a la Mone­da no sig­ni­fi­ca que todos sean neu­tra­les polí­ti­ca­men­te. Saben bien los intere­ses que defien­den, y cómo los defien­den. No es cosa de lle­gar y meter a todo el que se le ocu­rra ni mucho menos incluir a ele­men­tos de la opo­si­ción, por la car­ga his­tó­ri­ca que repre­sen­ta la Derecha.
Cla­ra­men­te vemos a un gobierno que en la par­ti­da comen­zó recor­dan­do a los “Chica­go Boys” (Cris­tian Larrou­let, Joa­quín Lavín y el hoy ex minis­tro de Eco­no­mía Andrés Fon­tai­ne) pero en el tan mano­sea­do “segun­do tiem­po” ha comen­za­do a recor­dar a los “Cha­ca­ri­lla Boys” (Andrés Chad­wick, Cris­tian Larrou­let y Joa­quín Lavín) y de paso, de for­ma casi imper­cep­ti­ble o bien cola­da, nos vie­ne a recor­dar a los dis­cí­pu­los del sena­dor Jai­me Guz­mán (Andrés Chad­wick, Pablo Lon­guei­ra, Rodri­go Álva­rez Zen­teno y el actual emba­ja­dor de Chi­le en EEUU Artu­ro Fermandois).
Será muy intere­san­te des­de aho­ra notar el desa­rro­llo de las nue­vas encues­tas que sur­jan en el trans­cur­so del camino. ¿Aumen­ta­rán los nive­les de des­apro­ba­ción en el gobierno? ¿Habrá de aumen­tar los nive­les de apro­ba­ción? Todo está por verse.
Des­de el Pesimismo
Des­de un ángu­lo pesi­mis­ta, la pró­xi­ma elec­ción pre­si­den­cial esta­rá dota­da de un sig­ni­fi­ca­do muy espe­cial: se podrían ver enfren­ta­dos dos equi­pos bien cono­ci­dos (uno ya ago­ta­do y otro no tan ago­ta­do pero que cla­ra­men­te ha sido más tor­pe y con mucho “con­flic­to con su pasa­do”). Evi­den­te­men­te los elec­to­res y los no-ins­cri­tos están vien­do estos dos equi­pos jugar, y sin duda que la “hin­cha­da” que optó por el actual equi­po está notan­do cier­tas simi­li­tu­des con el ante­rior equi­po, al cual se había opta­do por defen­der o bien qui­zá por denostar.
Cla­ra­men­te la per­cep­ción que se podría sacar des­de el sen­ti­do común es que los gobier­nos de la Con­cer­ta­ción esta­ban acos­tum­bra­dos a tener cier­to volu­men bajo sus pará­me­tros par­ti­cu­la­res, y que per­die­ron el gobierno al estar el pue­blo deman­dan­do un volu­men ade­cua­do a los intere­ses popu­la­res. Pero con la lle­ga­da de la Alian­za Por Chi­le al gobierno, o bien la deno­mi­na­da “Coa­li­ción por el Cam­bio”, se ha nota­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te una subi­da de volu­men muy con­si­de­ra­ble, que bene­fi­cia los intere­ses par­ti­cu­la­res, pero que per­ju­di­ca aún más los intere­ses popu­la­res. Por lo que no habría de extra­ñar que se opte lamen­ta­ble­men­te por el “mal menor” en una pró­xi­ma elec­ción presidencial.
Pero todos sabe­mos que en polí­ti­ca nada se sabe lo que pue­da pasar. Y de seguir la línea con­ti­nua que hoy esta­mos vien­do, con peque­ños sobre­sal­tos (Pablo Lon­guei­ra… y su agre­si­vo comen­zar en el jue­go), un can­di­da­to “ideal” den­tro de la Dere­cha sería Lau­ren­ce Gol­bor­ne (Inde­pen­dien­te), que lo más pro­ba­ble es que ter­mi­ne abra­zan­do las filas de Reno­va­ción Nacio­nal (RN), ya que abra­zar las filas de la Unión Demó­cra­ta Inde­pen­dien­te (UDI) sería como entrar a man­char su pro­pia can­di­da­tu­ra, y más aún si por el otro lado la Con­cer­ta­ción deci­da pre­sen­tar su car­ta pre­si­den­cial en Miche­lle Bachelet.
Otros ana­lis­tas, con una mode­ra­da tri­bu­na, van más allá y verían a la Ceci­lia Morel, espo­sa de Sebas­tián Piñe­ra, como futu­ra car­ta pre­si­den­cia­ble por par­te de la Alian­za para hacer­le fren­te a una muy posi­ble can­di­da­tu­ra de Miche­lle Bache­let. Algo así como la “Seño­ra Inge­nui­dad” de la polí­ti­ca ver­sus Miche­lle Bache­let. Aná­li­sis cuyo fin, cla­ro, es poder entre­te­ner el ambien­te político.
Lo des­ta­ca­ble es que aquí y aho­ra lo que la gen­te está vien­do es que hay dos equi­pos que siem­pre se van al “tiem­po de alar­gue” para al final defi­nir todo a “pena­les” (las pre­si­den­cia­les). Y eso sig­ni­fi­ca que se ha de ins­ta­lar más pro­fun­da­men­te en las con­cien­cias de que las opcio­nes polí­ti­cas que se acos­tum­bra a entre­gar en la ban­de­ja pre­si­den­cial son más de lo mis­mo, pero con el deta­lle adi­cio­nal de que la Alian­za Por Chi­le es mucho peor.
Las últi­mas encues­tas han demos­tra­do que la gen­te ya cono­cen bien a los dos UNICOS equi­pos que siem­pre dispu­tan la “final” del “cam­peo­na­to” ‑por supues­ta­men­te ganar­se a la “hin­cha­da”-, por lo que natu­ral­men­te segui­rá desa­rro­llán­do­se aún más cier­to vacío político.
La gen­te no es ton­ta, cono­ce ya a los dos equi­pos lo sufi­cien­te, lo que de seguir las cosas como han segui­do des­de la supues­ta lle­ga­da de la “demo­cra­cia”, des­de un pun­to de vis­ta pesi­mis­ta, en las pró­xi­mas elec­cio­nes se podrían ver unas abs­ten­cio­nes HIS-TÓ-RI-CAS.
No obs­tan­te las pró­xi­mas elec­cio­nes muni­ci­pa­les, a rea­li­zar­se en Octu­bre de 2012, será un buen baró­me­tro para tener una idea muy apro­xi­ma­da de cómo se podría venir las pre­si­den­cia­bles de 2013.
La cla­se polí­ti­ca domi­nan­te debe enten­der que las reglas del jue­go ya están ago­ta­das, y nece­sa­ria­men­te se nece­si­ta de una nue­va, y no de “Refor­mas Cons­ti­tu­cio­na­les” ni maqui­lla­jes por el esti­lo. La gen­te ya está vien­do los lími­tes, con­for­me cre­cen sus nece­si­da­des, las cua­les se pre­sen­tan como muros infran­quea­bles para así pro­te­ger los intere­ses par­ti­cu­la­res de la cla­se dominante.
La Cons­ti­tu­ción del 80´ (cons­ti­tu­ción engen­dra­da en la “segun­da par­te” de la Dic­ta­du­ra Pino­che­tis­ta) está des­gas­ta­da y ese des­gas­te se está vien­do refle­ja­do en la actual des­apro­ba­ción que exis­te con­tra la cla­se polí­ti­ca domi­nan­te o bien la cla­se gobernante.
Con los nive­les de des­con­ten­to actual, iné­di­to des­de la supues­ta lle­ga­da de la “Demo­cra­cia”, la cla­se polí­ti­ca domi­nan­te se esme­ra en ver el pro­ble­ma den­tro de los lími­tes de la polí­ti­ca. Es por lo que hoy vemos el actual cam­bio de gabi­ne­te, don­de se tra­ta de for­ta­le­cer el “enfo­que polí­ti­co”, como una for­ma de dar una res­pues­ta a ese des­con­ten­to que hoy exis­te y decir: “esta­mos hacien­do algo por mejo­rar las cosas”. Pero el pro­ble­ma no es mera­men­te polí­ti­co, es más bien un PROBLEMA ESTRUCTURAL más que político.
Se requie­re una nue­va Cons­ti­tu­ción polí­ti­ca, pero no exis­te nin­gún inte­rés o volun­tad polí­ti­ca para que ello suce­da, por par­te de la cla­se polí­ti­ca domi­nan­te, ya que están muy cómo­dos con la actual Cons­ti­tu­ción que les per­mi­te dar­se la bue­na vida y gozar de algu­nos pri­vi­le­gios, al igual que la cla­se capi­ta­lis­ta tan­to local como forá­nea. En cam­bio el pue­blo de Chi­le se les sigue pos­ter­gan­do, año tras año, a base de “aspi­ri­nas” y sin nin­gu­na ciru­gía mayor, al tumor maligno exis­ten­te en la cabe­za lla­ma­da CAPITALISMO.
. Des­de el Optimismo
Des­de el pun­to de vis­ta opti­mis­ta de todo esto, ese vacío polí­ti­co debe ser lle­na­do por un nue­vo equi­po. Y aquí la izquier­da chi­le­na, que se DESMARCA cla­ra­men­te de la lógi­ca bur­gue­sa, debe hacer un esfuer­zo con­si­de­ra­ble por ganar­se ese espacio.
Las orga­ni­za­cio­nes de izquier­da que apues­tan todo por lle­var ade­lan­te sus obje­ti­vos fue­ra de la lógi­ca bur­gue­sa, deben saber lle­nar ese espa­cio polí­ti­co. Pero antes hay que saber inter­pre­tar el actual con­tex­to polí­ti­co, tan­to nacio­nal como inter­na­cio­nal, para no encon­trar­se con obs­tácu­los con­si­de­ra­bles en el camino.
La cla­se polí­ti­ca domi­nan­te sabe de ese vacío, no es inge­nua, por lo que tra­ta­rá de lle­nar­lo de algu­na for­ma (con algún “Mar­co Enrí­quez-Omi­na­mi”, etc); lo impor­tan­te para ellos es que no sea lle­na­do por un equi­po que pue­da salir con otra men­ta­li­dad a la can­cha, de derro­tar a goles al equi­po contrario.
La izquier­da debe enten­der que NO debe jugar den­tro de la can­cha del bur­gués, mien­tras exis­tan unas reglas de jue­go con­tra­rias a los intere­ses de nues­tro pue­blo, sino que debe jugar en la can­cha del pueblo.
La mayor tarea NUESTRA será dar­le ale­gría a ese pue­blo y atraer a más gen­te a la can­cha popu­lar, has­ta poder dejar vacía la can­cha del bur­gués. La cla­ve está en la RETÓRICA y en el uso del LENGUAJE para poder re-encan­tar a nues­tro pueblo.
Debe­rán o debe­re­mos hacer el esfuer­zo titá­ni­co de atraer el inte­rés a las can­chas popu­la­res y a nues­tros equi­pos. ¿Cómo se hará? Pues con goles dedi­ca­dos a nues­tro pue­blo, con mejo­ras en nues­tras can­chas popu­la­res, par­ti­ci­pan­do en el club, etc, pero tra­tan­do en lo posi­ble de que nues­tro pue­blo no sea un mero espec­ta­dor, como se vie­ne acos­tum­bra­do en la can­cha del bur­gués, sino que ten­ga voz y voto den­tro del club.
Debe­mos jugar PARA nues­tro pue­blo y POR nues­tro pue­blo, no debe­mos jugar para la can­cha “VIP” y sus apues­tas mez­qui­nas, como acos­tum­bra la actual cla­se polí­ti­ca dominante.
Nues­tras orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias deben hacer el esfuer­zo por dejar de lado sus intere­ses par­ti­cu­la­res, ren­ci­llas infan­ti­les que pue­dan tener entre ellas, en pos de los intere­ses de nues­tro pue­blo. Nece­si­ta­mos una con­ver­gen­cia de orga­ni­za­cio­nes popu­la­res jun­to a ele­men­tos avan­za­dos de nues­tra cla­se con un cla­ro cariz revolucionario.
Se están dan­do las CONDICIONES OBJETIVAS que requie­re todo esce­na­rio revo­lu­cio­na­rio para pasar a una situa­ción revo­lu­cio­na­ria, y cada vez más se enco­nan las con­tra­dic­cio­nes de cla­se, como para incen­ti­var­nos a revol­ver el “galli­ne­ro del patrón”. Solo hace fal­ta madu­rar el FACTOR SUBJETIVO (Con­cien­cia-Orga­ni­za­ción-Par­ti­do, fue­ra de toda lógi­ca bur­gue­sa). Y eso sólo se hace con UNIDAD en la lucha (en lo ideo­ló­gi­co y la acción), con nues­tros pro­fe­sio­na­les de la AGITACIÓN Y LA PROPAGANDA, con nues­tros FORMADORES DE OPINIÓN, con nues­tros SOLDADOS, etc. Pero nece­si­ta­mos de algún modo meter el bicho de la REVOLUCIÓN en nues­tro pue­blo, pero no de for­ma abrup­ta sino de acuer­do a un pro­ce­so de ir que­man­do etapas.
Las olas del des­con­ten­to popu­lar cada vez son más gran­des y no pode­mos dar­nos el lujo de dejar­las pasar sin nin­gún inte­rés, ni ter­mi­nar deba­jo de una por no saber mane­jar la situa­ción. Debe­mos saber “sur­fear” sobre nues­tra tabla como bue­nos “sur­fea­do­res”.

. * Niko­las Sttolpin

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.