Revo­lu­ción, Auto­ges­tión y Coope­ra­ti­vas. Una visión des­de la pre­sen­te pers­pec­ti­va cuba­na- Hum­ber­to Miran­da

A Frank Del­ga­do, por “Mele­sio”.

Ni odio con­tra los que no pien­san como noso­tros. Cua­li­dad mez­qui­na, fatal en las masas, y raquí­ti­ca e increí­ble en ver­da­de­ros hom­bres de Esta­do, ésta de no cono­cer a tiem­po y cons­tan­te­men­te la obra e inten­ción de los que con buen espí­ri­tu se dife­ren­cian en méto­dos de ellos. José Mar­tí. [1]

Quie­nes cono­cen (y sobre todo dis­fru­tan) de béis­bol saben que el jue­go no ter­mi­na has­ta que cai­ga el últi­mo “out”. Por eso disien­to de los enfo­ques “ter­mi­na­les” acer­ca de la Revo­lu­ción cuba­na. No impor­ta cuán­tas carre­ras deba­jo este­mos, toda­vía nos que­dan tur­nos al bate.

Jus­to aho­ra, en medio de una com­ple­ja situa­ción (nada nue­vo para cuba­nas y cuba­nos) se evi­den­cian un sin­nú­me­ro de alter­na­ti­vas que podrían impri­mir­le un giro posi­ti­vo al pro­ce­so más allá de la idea de “man­te­ner” lo alcan­za­do. Cen­trar­se úni­ca­men­te en defen­der las con­quis­tas lle­va tam­bién a la tram­pa de defen­der un sta­tus de inmo­vi­lis­mo que deri­va, sin reme­dio, en la muer­te del pro­ce­so. Pero para “ir más allá” se requie­ren altas dosis de auda­cia, inte­li­gen­cia colec­ti­va y volun­tad real de que el pue­blo no solo “tome par­te”, sino, y sobre todo, que pro­ta­go­ni­ce y diri­ja el pro­yec­to social de la Revo­lu­ción.

Se ha hecho sen­ti­do común la visión sobre la nece­si­dad de cam­bios en la eco­no­mía, lo cual se ha tra­du­ci­do como “actua­li­za­ción del mode­lo eco­nó­mi­co”. Tales cam­bios son impres­cin­di­bles, pero pue­den dejar de care­cer de sen­ti­do en tér­mi­nos del socia­lis­mo, si no van de la mano de cam­bios en la estruc­tu­ra polí­ti­ca pre­sen­te que data de 1976.

La socie­dad cuba­na ha cam­bia­do, se ha diver­si­fi­ca­do. Han apa­re­ci­do rela­cio­nes y acto­res eco­nó­mi­cos y socia­les que en aquel enton­ces no exis­tían o no impac­ta­ban el pro­ce­so. Han ocu­rri­do impor­tan­tes cam­bios cul­tu­ra­les den­tro de la socie­dad, al tiem­po que se han ope­ra­do trans­for­ma­cio­nes en el para­dig­ma del socia­lis­mo y en la ideo­lo­gía revo­lu­cio­na­ria de amplio efec­to en los ciu­da­da­nos y ciu­da­da­nas que for­ma­mos par­te de esta socie­dad.

A ello debe aña­dir­se que a esca­la inter­na­cio­nal la reali­dad, la coyun­tu­ra y el con­tex­to han cam­bia­do drás­ti­ca­men­te. Si bien la Cons­ti­tu­ción y el sis­te­ma polí­ti­co que nos dimos en 1976 se corres­pon­dían con la pla­ta­for­ma téc­ni­ca eco­nó­mi­ca y con la estruc­tu­ra social exis­ten­tes, en trein­ta y seis años se han regis­tra­do trans­for­ma­cio­nes esen­cia­les.

No exis­te más ni la URSS ni todo el blo­que eco­nó­mi­co y polí­ti­co en el que la Revo­lu­ción se apo­yó y con el cual esta­ba ali­nea­da. El pro­yec­to de país se vio afec­ta­do y fue nece­sa­rio un redi­se­ño sobre la mar­cha, en retro­ce­so y con una ofen­si­va que arre­cia­ba des­de Esta­dos Uni­dos para que fué­ra­mos los pró­xi­mos en caer. En Mia­mi se hacían male­tas para el regre­so triun­fal, al tiem­po que se corea­ba “ya vie­nen lle­gan­do”. La ropa se estru­jó en las vali­jas y la can­ción pasó de moda.

Des­de fines de los 90 en nues­tro con­tex­to natu­ral, Lati­noa­mé­ri­ca y el Cari­be, han teni­do lugar pro­ce­sos de reno­va­ción social como la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na en Vene­zue­la y las trans­for­ma­cio­nes en Boli­via y Ecua­dor cuyas pro­pues­tas han teni­do amplia reper­cu­sión regio­nal y glo­bal. En tér­mi­nos domés­ti­cos, han pro­mo­vi­do en cier­ta medi­da nue­vas mane­ras de con­ce­bir y lle­var a cabo el socia­lis­mo.

Hay dos aspec­tos que no pue­den ser igno­ra­dos. Uno es que el con­flic­to con Esta­dos Uni­dos es un actor interno de la reali­dad cuba­na y está median­do en casi todos los sec­to­res de nues­tra vida. Segun­do, y más impor­tan­te aún, es inne­ga­ble la valen­tía y con­se­cuen­cia polí­ti­ca, así como la inte­li­gen­cia de la direc­ción del país para garan­ti­zar la sobre­vi­ven­cia del pro­ce­so en medio de la deba­cle glo­bal de los 90.

Fue nece­sa­ria una refor­ma que abrió la mal­tre­cha eco­no­mía a la inver­sión de capi­tal extran­je­ro a tra­vés de empre­sas mix­tas de con­jun­to con el esta­do. Se situó al turis­mo inter­na­cio­nal como fuen­te prin­ci­pal de ingre­sos y liqui­dez finan­cie­ra para palear la fal­ta de cré­di­tos y sor­tear el blo­queo. Esas fue­ron medi­das nece­sa­rias a la vez que ries­go­sas en tan­to no eran asép­ti­cas social­men­te y tra­je­ron con­si­go regre­sio­nes en el terreno de las ideas y las con­vic­cio­nes.

Apa­re­ció el auto­em­pleo (tra­ba­jo por cuen­ta pro­pia) como for­ma de reco­lo­ca­ción de masas de tra­ba­ja­do­res sin espa­cio en la eco­no­mía “for­mal”. Se esti­mu­la­ron for­mas y rela­cio­nes de mer­ca­do como palan­ca en bus­ca de la efi­cien­cia. Se per­mi­tió la libre tenen­cia y cir­cu­la­ción del dólar nor­te­ame­ri­cano en la eco­no­mía inter­na, pasan­do el envío de reme­sas des­de el exte­rior a ser otro fac­tor impor­tan­te de ingre­so de divi­sas.

Des­de las Fuer­zas Arma­das se comen­zó a apli­car el “per­fec­cio­na­mien­to empre­sa­rial”, pri­me­ro como for­ma de con­tri­bu­ción efi­cien­te a los tan nece­sa­rios gas­tos en la defen­sa, y lue­go se fue exten­dien­do como expe­rien­cia al sec­tor civil. De hecho, una bue­na par­te del sec­tor turís­ti­co está ges­tio­na­do por una empre­sa per­te­ne­cien­te a las FAR.

La refor­ma eco­nó­mi­ca de los 90, que fue mucho más amplia que lo ante­rior­men­te men­cio­na­do, con­tri­bu­yó inmen­sa­men­te a la sobre­vi­ven­cia de la Revo­lu­ción, aun­que la cau­sa fun­da­men­tal de esa per­ma­nen­cia en el espa­cio y el tiem­po radi­ca, como siem­pre, en un pue­blo que ha sopor­ta­do las más difí­ci­les con­di­cio­nes en la vida coti­dia­na y en su mayo­ría se man­tie­ne fir­me en sus idea­les de inde­pen­den­cia y jus­ti­cia social. El pue­blo cubano, por enci­ma de todo, sabe lo que “no” quie­re.

No obs­tan­te, las medi­das apli­ca­das en los 90 tuvie­ron, como todo, otra cara de la mone­da. Los prin­ci­pa­les baluar­tes de la vida dig­na de los cuba­nos y cuba­nas: la edu­ca­ción de alto nivel gra­tui­ta y uni­ver­sal, el sis­te­ma de salud de incom­pa­ra­bles resul­ta­dos y la segu­ri­dad social y ciu­da­da­na se vie­ron seria­men­te depri­mi­das y afec­ta­das. El éxo­do des­de esos sec­to­res, el dete­rio­ro de la base mate­rial y, sobre todo, el dete­rio­ro de lo que los tec­nó­cra­tas gus­tan lla­mar “capi­tal humano”[2] ha teni­do efec­tos nega­ti­vos, algu­nos de los cua­les aún están por emer­ger.

En medio de la esca­sez más pro­fun­da apa­re­cie­ron empre­sa­rios y turis­tas extran­je­ros olien­do a capi­ta­lis­mo exi­to­so. Al mis­mo tiem­po que los ciu­da­da­nos nacio­na­les fui­mos pri­va­dos del acce­so a las ins­ta­la­cio­nes turís­ti­cas y recrea­ti­vas, apa­re­cía un sec­tor social mar­gi­nal (y mar­gi­na­do, pero acti­vo) que fue cre­cien­do y con­so­li­dán­do­se como acti­vi­dad eco­nó­mi­ca “infor­mal” (pero cada vez más orga­ni­za­da) y cuyos impac­tos socia­les, aun­que ofi­cial­men­te se tra­ten de des­co­no­cer o se mini­mi­cen, son exten­sos y pro­fun­dos.

Por otro lado, el esta­do como pro­pie­ta­rio y ges­tor mayo­ri­ta­rio de la eco­no­mía, en un con­tex­to de cri­sis y con­trac­ción, se veía obli­ga­do a redu­cir gas­tos y comen­zar a des­pren­der­se de per­so­nal y empre­sas sobran­tes e incos­tea­bles. La reali­dad era diá­fa­na, el esta­do no podía con­ti­nuar ges­tio­nan­do cen­tros de pro­duc­ción y ser­vi­cios inefi­cien­tes, altos con­su­mi­do­res de ener­gía, sin insu­mos ni repues­tos para fun­cio­nar, sin capi­ta­les y sin pers­pec­ti­va de mer­ca­dos.

Debe seña­lar­se que la voca­ción huma­nis­ta de la Revo­lu­ción no se vio resen­ti­da. En nues­tro país no se adop­ta­ron paque­tes de medi­das de ajus­te estruc­tu­ral como los que el FMI y otros orga­nis­mos tes­ta­fe­rros del capi­tal implan­ta­ron en muchas eco­no­mías en el mun­do. A los tra­ba­ja­do­res no se les lan­zó a la calle y se les aban­do­nó a su suer­te. Se imple­men­ta­ron pla­nes de for­ma­ción y capa­ci­ta­ción con­jun­ta­men­te con pro­gra­mas de asis­ten­cia social. Tama­ño desa­fío se asu­mió con res­pon­sa­bi­li­dad.

Sin embar­go, en nin­gún caso se inten­tó la expe­rien­cia de que los tra­ba­ja­do­res recu­pe­ra­ran las fábri­cas y cen­tros de tra­ba­jo en los que ni el esta­do podía ni el capi­tal extran­je­ro esta­ba intere­sa­do en inver­tir. Una gran can­ti­dad de cen­tros de pro­duc­ción fue­ron cerra­dos, dece­nas de cen­tra­les azu­ca­re­ros deja­ron de pro­du­cir hacien­do des­apa­re­cer la expe­rien­cia de siglos de pro­duc­ción de azú­car y una vida alre­de­dor de los bate­yes que que­dó con­ge­la­da en el tiem­po y el olvi­do.[3]

Por esa épo­ca, y ante la impo­si­bi­li­dad de man­te­ner las gran­des empre­sas esta­ta­les en el agro, se imple­men­tó un pro­ce­so de coope­ra­ti­vi­za­ción de las mis­mas con­sis­ten­te en divi­dir las áreas de cul­ti­vo y los medios de pro­duc­ción, otor­gar la tie­rra en usu­fruc­to (man­te­nien­do la pro­pie­dad en manos del esta­do) y ven­dien­do maqui­na­ria y medios de tra­ba­jo sobre la base de cré­di­tos blan­dos. Sur­gían así las Uni­da­des Bási­cas de Pro­duc­ción Coope­ra­ti­va (UBPC).

Yo he pre­fe­ri­do hablar de cosas impo­si­bles, por­que de lo posi­ble se sabe dema­sia­do.

Sil­vio Rodrí­guez. “Resu­men de noti­cias”.

Muchos tra­ba­ja­do­res agrí­co­las se fue­ron a dor­mir una noche sien­do obre­ros del cam­po y ama­ne­cie­ron sien­do coope­ra­ti­vis­tas. Aun­que lo más difí­cil de ese pro­ce­so no radi­có en ese cam­bio tan brus­co en su con­di­ción, sino en que, en su gran mayo­ría, las UBPC’s esta­ban aho­ga­das por tra­bas buro­crá­ti­cas, sin capa­ci­dad de deci­sión colec­ti­va sobre la pro­duc­ción y sus des­ti­nos. Eran una repro­duc­ción de los esque­mas orga­ni­za­ti­vos ver­ti­ca­lis­tas que deja­ban poco espa­cio a la ini­cia­ti­va y bús­que­da de tra­ba­jo en red con estruc­tu­ras homó­lo­gas.

Las UBPC’s se suma­ron a otras for­mas de coope­ra­ti­vas ya exis­ten­tes; las CCS (Coope­ra­ti­vas de Cré­di­tos y Ser­vi­cios) y las CPA (Coope­ra­ti­vas de Pro­duc­ción Agro­pe­cua­rias), sur­gi­das ambas al calor del pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio, aun­que en perío­dos dife­ren­tes.[4] En todos los casos exis­ten ras­gos comu­nes que deben ser teni­dos en cuen­ta.

En pri­mer lugar, las coope­ra­ti­vas en el caso cubano son un fenó­meno liga­do a la Revo­lu­ción, pues no se regis­tran aso­cia­cio­nes de ese tipo a gran­des esca­las antes de 1959[5]. En la Isla, en tér­mi­nos de la eco­no­mía, lo que no era un gran nego­cio, era un “chin­chal”. Esta razón his­tó­ri­ca expli­ca en algu­na medi­da la faci­li­dad con que el tra­ba­jo por cuen­ta pro­pia se extien­de en nues­tro país. La “ofen­si­va revo­lu­cio­na­ria” de 1968 cor­tó un ciclo de repro­duc­ción de peque­ños nego­cios indi­vi­dua­les, pero reapa­re­cie­ron con la refor­ma de los 90 y hoy se for­ta­le­cen en un segun­do impul­so a raíz de la “actua­li­za­ción”.

Cuan­do apa­re­cen las CCS ya la eco­no­mía cuba­na fun­cio­na­ba ges­tio­na­da por el esta­do y el país comen­za­ba a inser­tar­se en el sis­te­ma de rela­cio­nes del blo­que socia­lis­ta lide­ra­do por la URSS. Las CPA sur­gen en una Cuba per­te­ne­cien­te al CAME y en un mode­lo de eco­no­mía pla­ni­fi­ca­da cen­tral­men­te. Ello con­di­cio­nó la visión y la pues­ta en prác­ti­ca de las mis­mas.

De una par­te, debe seña­lar­se que la Revo­lu­ción cuba­na no prac­ti­có la coope­ra­ti­vi­za­ción for­zo­sa al esti­lo esta­li­nis­ta. Exis­ten nume­ro­sas inter­ven­cio­nes del pro­pio Fidel en las que lla­ma­ba al con­ven­ci­mien­to, a la aso­cia­ción volun­ta­ria y al res­pe­to a la deci­sión de los cam­pe­si­nos de agru­par­se o no en coope­ra­ti­vas.

Aho­ra bien, siem­pre fue­ron vis­tas como una for­ma de pro­pie­dad no esta­tal, nun­ca como una for­ma de ges­tión colec­ti­va de la pro­duc­ción por par­te de los tra­ba­ja­do­res y ade­más, su ámbi­to esta­ba redu­ci­do a la acti­vi­dad agrí­co­la. Nun­ca se con­ci­bió la for­ma de ges­tión coope­ra­ti­va en el sec­tor urbano ni en la indus­tria. Eran un paso (casi un mal nece­sa­rio) hacia “nue­vas for­mas de pro­duc­ción”. Dicho en otros tér­mi­nos, un camino hacia la pro­duc­ción a gran esca­la en gran­jas esta­ta­les.[6]

El carác­ter socia­lis­ta de la Revo­lu­ción no fue una impor­ta­ción for­zo­sa, como se ha pre­ten­di­do acu­ñar por par­te de sus enemi­gos. El capi­ta­lis­mo era el plan de la depen­den­cia infi­ni­ta, del gran casino de La Haba­na, del expor­ta­dor de azú­car que impor­ta­ba cara­me­los, del mari­ne ame­ri­cano ebrio man­ci­llan­do la esta­tua del Após­tol sin que suce­die­ra nada, más allá de la indig­na­ción popu­lar. El socia­lis­mo no lle­gó a nues­tra isla mon­ta­do en tan­ques sovié­ti­cos, sino que es el pro­yec­to de socie­dad que nos tra­jo a los cuba­nos y cuba­nas un país que no tenía­mos.

Del mis­mo modo es nece­sa­rio enten­der que al triun­fo de la Revo­lu­ción el socia­lis­mo real­men­te exis­ten­te, ya buro­cra­ti­za­do, cen­tra­li­za­do y esta­tis­ta era la noción pre­do­mi­nan­te a esca­la inter­na­cio­nal y con la cual inter­ac­tua­mos, a la cual nos inte­gra­mos. Muchos de los méto­dos y estruc­tu­ras eco­nó­mi­cas y polí­ti­cas adop­ta­das y, más aún, bue­na par­te de la for­ma­ción de nues­tros cua­dros resul­ta­ron de esa rela­ción que, por enci­ma de toda duda, fue estra­té­gi­ca para un pro­yec­to social enfren­ta­do a la mayor poten­cia impe­rial de la His­to­ria.

Y si bien las refor­mas de los 90 cons­ti­tu­ye­ron, en gran medi­da, una relec­tu­ra del aná­li­sis leni­nis­ta de la NEP, no pue­de afir­mar­se que la noción de Marx sobre tra­ba­jo libre aso­cia­do haya teni­do el sufi­cien­te espa­cio en el deba­te y en el esta­ble­ci­mien­to de las estra­te­gias de cons­truc­ción social; y esto pro­vee una expli­ca­ción a la ausen­cia del coope­ra­ti­vis­mo y la auto­ges­tión como for­mas de ges­tión colec­ti­va de la pro­duc­ción y los ser­vi­cios y como alter­na­ti­va en medio de la cri­sis. El socia­lis­mo era la cen­tra­li­za­ción de todos los pro­ce­sos en manos del esta­do y ges­tio­na­do por sus ins­ti­tu­cio­nes.

El lide­raz­go his­tó­ri­co de la Revo­lu­ción, encar­na­do hoy en la figu­ra de Raúl, en el Infor­me Cen­tral al recién efec­tua­do Con­gre­so del PCC afir­ma:

La expe­rien­cia prác­ti­ca nos ha ense­ña­do que el exce­so de cen­tra­li­za­ción cons­pi­ra con­tra el desa­rro­llo de la ini­cia­ti­va en la socie­dad y en toda la cade­na pro­duc­ti­va, don­de los cua­dros se acos­tum­bra­ron a que se deci­die­ra des­de “arri­ba” y, en con­se­cuen­cia, deja­ban de sen­tir­se res­pon­sa­bi­li­za­dos con los resul­ta­dos de la orga­ni­za­ción que diri­gían. (…)

Esta men­ta­li­dad de la iner­cia debe ser des­te­rra­da defi­ni­ti­va­men­te para des­atar los nudos que ate­na­zan al desa­rro­llo de las fuer­zas pro­duc­ti­vas. Es una tarea de impor­tan­cia estra­té­gi­ca (…)[7]

Des­de esa pers­pec­ti­va cabe enton­ces aven­tu­rar­se a pro­po­ner otros cami­nos no solo desea­bles, sino posi­bles. Enten­dien­do des­de el prin­ci­pio que el peor enemi­go de cual­quier empren­di­mien­to social es la abso­lu­ti­za­ción y el reduc­cio­nis­mo. Tan nefas­ta ha sido la abso­lu­ta esta­ti­za­ción y buro­cra­ti­za­ción de todos los pro­ce­sos eco­nó­mi­cos y de la vida en gene­ral, como plan­tear que LA solu­ción aho­ra está en más capi­ta­lis­mo, o en el “cuen­ta­pro­pis­mo” (con toda la car­ga de indi­vi­dua­lis­mo que entra­ña), del mis­mo modo que pen­sar que las coope­ra­ti­vas y la auto­ges­tión son la úni­ca rece­ta posi­ble para salir del ato­lla­de­ro eco­nó­mi­co y man­te­ner viva la Revo­lu­ción. Habrá que dar espa­cio y cabi­da a toda una serie de posi­bi­li­da­des y, más impor­tan­te aún, conec­tar todas esas expe­rien­cias entre sí y a esca­la social.

El pro­pó­si­to de cual­quier pro­pues­ta no debe­rá ser otro que arti­cu­lar la diver­si­dad de for­mas de pro­duc­ción para con­so­li­dar una hege­mo­nía socia­lis­ta que haga real­men­te irre­ver­si­ble la Revo­lu­ción, para que la san­gre y el sacri­fi­cio que ha cos­ta­do no sean en vano. Es nece­sa­rio crear un mar­co, como se ha hecho, para que el capi­tal invier­ta en deter­mi­na­dos sec­to­res de la eco­no­mía. Es nece­sa­rio pro­por­cio­nar, como se está hacien­do, un entorno favo­ra­ble al tra­ba­jo por cuen­ta pro­pia. Y tam­bién es nece­sa­rio aca­bar de des­te­rrar los temo­res y este­reo­ti­pos en torno a las coope­ra­ti­vas y la auto­ges­tión y dar­le, allí don­de sean apli­ca­bles, los espa­cios y la legi­ti­mi­dad que le corres­pon­den para for­ta­le­cer la pro­duc­ción colec­ti­va lo cual, sin dudas, con­tri­bui­rá al obje­ti­vo fun­da­men­tal de nues­tro pro­yec­to: el socia­lis­mo.

En el Infor­me Cen­tral al VI Con­gre­so del Par­ti­do se pue­de encon­trar res­pal­do a esta idea, tenien­do en cuen­ta que las empre­sas en ges­tión coope­ra­ti­va for­ma­rían par­te del sec­tor “no esta­tal” de la eco­no­mía y que pro­du­cir de mane­ra colec­ti­va, si bien no cons­ti­tu­ye de por sí EL socia­lis­mo está al menos más avan­za­do en ese camino que el tra­ba­jo indi­vi­dual o en una enti­dad ges­tio­na­da por un capi­ta­lis­ta.

All�� Raúl seña­la:

El incre­men­to del sec­tor no esta­tal de la eco­no­mía, lejos de sig­ni­fi­car una supues­ta pri­va­ti­za­ción de la pro­pie­dad social, como afir­man algu­nos teó­ri­cos, está lla­ma­do a con­ver­tir­se en un fac­tor faci­li­ta­dor para la cons­truc­ción del socia­lis­mo en Cuba, ya que per­mi­ti­rá al Esta­do con­cen­trar­se en la ele­va­ción de la efi­cien­cia de los medios fun­da­men­ta­les de pro­duc­ción, pro­pie­dad de todo el pue­blo y des­pren­der­se de la admi­nis­tra­ción de acti­vi­da­des no estra­té­gi­cas para el país.[8]

Cuan­do se imple­men­ta la estra­te­gia eco­nó­mi­ca de los 90 y nues­tro país se abre a la inver­sión extran­je­ra que­dó bien cla­ro que la pro­pie­dad con­ti­nua­ba en manos del esta­do cubano y la ges­tión se com­par­tía en los por­cien­tos que deman­da­ra cada situa­ción, inclu­so, han exis­ti­do casos en los que la ges­tión corre total­men­te a cuen­ta del capi­tal forá­neo.

Resul­ta enton­ces de sumo inte­rés la expe­rien­cia pues se tuvo mucho cui­da­do de no afec­tar la sobe­ra­nía nacio­nal, la sobe­ra­nía del pue­blo cubano sobre el terri­to­rio y su capa­ci­dad ins­ta­la­da. Es un pre­ce­den­te que pue­de ser­vir para com­pren­der que no es nece­sa­rio trans­fe­rir la pro­pie­dad, sino des­cen­tra­li­zar la ges­tión y la toma de deci­sio­nes hacia los empren­di­mien­tos en régi­men de coope­ra­ti­vas sin que ello afec­te la pro­pie­dad del pue­blo.

Des­de lue­go, con todo y que se vis­lum­bra hoy un espa­cio apro­pia­do para la imple­men­ta­ción de la pro­duc­ción en coope­ra­ti­vas no solo en el sec­tor agrí­co­la sino tam­bién urbano e indus­trial, es nece­sa­rio tener en cuen­ta algu­nos desa­fíos que se avi­zo­ran en el más cor­to pla­zo.

La expe­rien­cia

En pri­mer lugar, ya se ha expre­sa­do, la expe­rien­cia de este tipo de ges­tión es limi­ta­da, lo cual se suma al recha­zo que aún pre­va­le­ce tan­to en algu­nos sec­to­res vin­cu­la­dos a la toma de deci­sio­nes, como en quie­nes están vin­cu­la­dos al tra­ba­jo indi­vi­dual y la apro­pia­ción pri­va­da y han con­for­ma­do ya gru­pos de intere­ses con­tra­rios al tra­ba­jo y la apro­pia­ción con carác­ter colec­ti­vo. El desin­te­rés de tra­ba­ja­do­res hoy ocu­pa­dos en el sec­tor esta­tal en inte­grar­se a una coope­ra­ti­va o con­ti­nuar con for­mas colec­ti­vas de tra­ba­jo pue­de estar rela­cio­na­do, en algu­na medi­da, con el des­co­no­ci­mien­to de la acti­vi­dad y de los bene­fi­cios indi­vi­dua­les y colec­ti­vos reales que pue­den obte­ner­se.

Es nece­sa­rio imple­men­tar, jun­to a la prác­ti­ca de las coope­ra­ti­vas en el sec­tor urbano e indus­trial, pro­ce­sos de for­ma­ción y capa­ci­ta­ción que tomen en cuen­ta expe­rien­cias ya exis­ten­tes tan­to fue­ra como den­tro de Cuba.

En el caso cubano hay un amplio cau­dal en la Uni­ver­si­dad de Pinar del Río con desa­rro­llos teó­ri­cos de fon­do y prác­ti­cas ya esta­ble­ci­das. En la Uni­ver­si­dad Cen­tral de Las Villas tam­bién se pue­de encon­trar vas­ta infor­ma­ción comen­zan­do por el lega­do de Víc­tor Figue­roa y los tra­ba­jos de todo el gru­po de eco­no­mis­tas y pro­fe­sio­na­les dedi­ca­dos a esos empe­ños, en la Uni­ver­si­dad de Orien­te en San­tia­go de Cuba, en el Cen­tro de Inves­ti­ga­cio­nes Psi­co­ló­gi­cas y Socio­ló­gi­cas (CIPS) y el Ins­ti­tu­to de Filo­so­fía (ambos del CITMA) en La Haba­na, el Cen­tro de Estu­dios sobre Desa­rro­llo Local (CEDEL), el Cen­tro de Estu­dios sobre la Eco­no­mía Cuba­na, las inves­ti­ga­cio­nes des­de la socio­lo­gía del tra­ba­jo, los apor­tes de inte­lec­tua­les revo­lu­cio­na­rios quie­nes, aún sin víncu­los aca­dé­mi­cos o ins­ti­tu­cio­na­les brin­dan apor­tes sig­ni­fi­ca­ti­vos, así como en nume­ro­sas aso­cia­cio­nes y orga­ni­za­cio­nes socia­les. El Cen­tro Memo­rial Mar­tin Luther King Jr., brin­da capa­ci­ta­ción, for­ma­ción y acom­pa­ña pro­ce­sos de ese tipo.

Un expe­ri­men­to exi­to­so y digno de estu­dio y apren­di­za­je es el de la Ofi­ci­na del His­to­ria­dor de La Haba­na. En medio del perío­do más agu­do e incier­to eco­nó­mi­ca­men­te se imple­men­tó un plan de ges­tión cuyo fin últi­mo es “la feli­ci­dad de los más nece­si­ta­dos”, algo que logra con cre­ces. En el Cen­tro His­tó­ri­co de La Haba­na Vie­ja los prin­ci­pa­les inmue­bles con­ti­núan sien­do patri­mo­nio públi­co, pero se ges­tio­na de mane­ra autó­no­ma sin des­co­ne­xión del apa­ra­to del esta­do. Exis­te una rela­ción simé­tri­ca y orde­na­da de los nive­les loca­les, sec­to­ria­les y nacio­na­les y el bene­fi­cio social es pal­pa­ble.

A todo lo ante­rior debe aña­dir­se la expe­rien­cia acu­mu­la­da por el desa­rro­llo coope­ra­ti­vo en el sec­tor agro­pe­cua­rio en el país, nada des­de­ña­ble, tan­to en sus des­acier­tos como en sus muchos acier­tos. La ANAP, el Minis­te­rio de la Agri­cul­tu­ra, el Minis­te­rio de la Indus­tria Azu­ca­re­ra, son ejem­plos de ins­ti­tu­cio­nes con lar­ga tra­yec­to­ria y que pue­den apor­tar capa­ci­ta­ción y for­ma­ción.

Por otra par­te, en Amé­ri­ca Lati­na se encuen­tra un uni­ver­so de empren­di­mien­tos en los que tra­ba­ja­do­res han recu­pe­ra­do sus empre­sas y las han pues­to a fun­cio­nar de mane­ra colec­ti­va (Movi­mien­to de Empre­sas Recu­pe­ra­das de Argen­ti­na), las coope­ra­ti­vas de cons­truc­ción de vivien­das en Uru­guay (FUCVAM), el coope­ra­ti­vis­mo social en Bra­sil o el movi­mien­to coope­ra­ti­vo vene­zo­lano, tan impor­tan­te en el avan­ce socia­lis­ta del pro­ce­so boli­va­riano.

Están a la dis­po­si­ción estu­dios, expe­rien­cias prác­ti­cas y un gru­po de espe­cia­lis­tas y per­so­nal capa­ci­ta­do den­tro y fue­ra del país como con­tri­bu­ción ini­cial. Se cuen­ta con la base para comen­zar a tra­ba­jar en esa direc­ción, una base sóli­da de orien­ta­ción anti­ca­pi­ta­lis­ta, revo­lu­cio­na­ria y socia­lis­ta de la que pode­mos apren­der y que no pone en peli­gro la Revo­lu­ción, todo lo con­tra­rio.

La legis­la­ción

Otro reto impor­tan­te radi­ca en la fal­ta de una legis­la­ción y las regu­la­cio­nes per­ti­nen­tes para su pues­ta en prác­ti­ca. El mar­co legal y fis­cal vigen­te no con­tem­pla el fun­cio­na­mien­to de empre­sas en régi­men auto­ges­ti­vo o coope­ra­ti­vo en los sec­to­res urbano e indus­trial.

En el Infor­me Cen­tral al Con­gre­so del Par­ti­do, Raúl se refe­ría al nue­vo con­tex­to en el que debe­rá ten­der­se a un pro­ce­so de des­cen­tra­li­za­ción, sin embar­go debe ser sin pri­sas inne­ce­sa­rias y en un mar­co regu­la­to­rio ade­cua­do. “Para des­cen­tra­li­zar y cam­biar la men­ta­li­dad, ‑afir­ma- es requi­si­to obli­ga­do ela­bo­rar el mar­co regu­la­to­rio que defi­na con cla­ri­dad las facul­ta­des y fun­cio­nes de cada esla­bón, des­de la nación a la base, acom­pa­ña­das inva­ria­ble­men­te por los pro­ce­di­mien­tos de con­trol con­ta­ble, finan­cie­ro y admi­nis­tra­ti­vo.”[9]

Cabría aña­dir que dicho mar­co regu­la­to­rio debe­rá bus­car un fun­cio­na­mien­to con­tro­la­do de la des­cen­tra­li­za­ción de las deci­sio­nes, pero en nin­gún caso repe­tir meca­nis­mos buro­crá­ti­cos de con­trol que ter­mi­nen impi­dien­do el des­en­vol­vi­mien­to natu­ral de los pro­ce­sos eco­nó­mi­cos y de la vida en gene­ral.

Habrá que repen­sar el rol de las aso­cia­cio­nes de tra­ba­ja­do­res en las nue­vas con­di­cio­nes de una coope­ra­ti­va o una empre­sa ges­tio­na­da colec­ti­va­men­te, ya que en esos casos la asam­blea tie­ne una impor­tan­cia cru­cial y las orga­ni­za­cio­nes tra­di­cio­na­les como los sin­di­ca­tos, han ejer­ci­do una fun­ción de “polea trans­mi­so­ra” entre las esfe­ras de toma de deci­sio­nes y las masas tra­ba­ja­do­ras, pero no se han cons­ti­tui­do en un meca­nis­mo de par­ti­ci­pa­ción real en las deci­sio­nes.

Nues­tras estruc­tu­ras polí­ti­cas y legis­la­ti­vas no tie­nen, ni en “la letra” ni en el fun­cio­na­mien­to prác­ti­co meca­nis­mos en los cua­les los tra­ba­ja­do­res eli­jan a sus direc­ti­vos, deci­dan en colec­ti­vo la pro­duc­ción, el mane­jo de los pre­su­pues­tos, las con­tra­ta­cio­nes, los fon­dos sala­ria­les, las inver­sio­nes, los meca­nis­mos de esti­mu­la­ción y toda la vida de la enti­dad pro­duc­ti­va. Nues­tras empre­sas y cen­tros de tra­ba­jo no están dise­ña­dos sobre la base de car­gos por elec­ción sino que los cua­dros y direc­ti­vos son desig­na­dos des­de una ins­tan­cia supe­rior.

Sin embar­go, para las coope­ra­ti­vas y las empre­sas en ges­tión por par­te de los tra­ba­ja­do­res es cru­cial el pro­ce­so de deci­sión colec­ti­va y demo­crá­ti­ca. Por lo cual se hace nece­sa­ria una revi­sión y la pro­pues­ta de estruc­tu­ras que per­mi­tan tales meca­nis­mos allí don­de se pon­gan en prác­ti­ca estas expe­rien­cias.[10]

Hay otra deri­va­ción que pre­ci­sa al menos, hacer­la visi­ble. Las empre­sas auto­ges­tio­na­das y las coope­ra­ti­vas en la ciu­dad son en algu­na medi­da un hori­zon­te utó­pi­co en tan­to todo está por plas­mar, ana­li­zar y poner en prác­ti­ca. Pero ya está tenien­do lugar y con una velo­ci­dad poco fre­cuen­te para nues­tra socie­dad, el pro­ce­so de inde­pen­den­cia empre­sa­rial del esta­do y la con­so­li­da­ción del tra­ba­jo indi­vi­dual, inclu­so, la con­tra­ta­ción de fuer­za de tra­ba­jo fue­ra de los mar­cos del esta­do.

Cómo que­da­rán las orga­ni­za­cio­nes de tra­ba­ja­do­res es una cues­tión vital. Las tra­di­cio­na­les no están en su mejor momen­to y han per­di­do capa­ci­dad de nego­cia­ción y deci­sión en cuan­to al des­tino del tra­ba­jo. Y habrá que dejar cla­ro cómo los tra­ba­ja­do­res van a estar ampa­ra­dos y orga­ni­za­dos. El pre­sen­te e indis­cu­ti­ble lide­raz­go his­tó­ri­co de la Revo­lu­ción no es eterno y los pla­zos bio­ló­gi­cos se acor­tan. Enton­ces se hace nece­sa­ria una rees­truc­tu­ra­ción del uni­ver­so del tra­ba­jo de mane­ra que el socia­lis­mo se con­so­li­de y per­du­re.

El nues­tro es, según sus leyes, un esta­do de “obre­ros y cam­pe­si­nos”. Hay que poner en la mesa de deba­te cómo nos vamos a orga­ni­zar en las nue­vas con­di­cio­nes, cómo defen­de­re­mos nues­tros pues­tos, nues­tros dere­chos. Has­ta aho­ra la socie­dad se ha arti­cu­la­do en torno a con­sen­sos, basa­dos fun­da­men­tal­men­te en el pres­ti­gio his­tó­ri­co y la éti­ca de la diri­gen­cia polí­ti­ca. Pero no son fre­cuen­tes los meca­nis­mos de inter­pe­la­ción de las deci­sio­nes par­ti­dis­tas o esta­ta­les. Hemos cre­ci­do en la con­fian­za hacia nues­tros líde­res.

Sin embar­go, de algún modo, eso deja a la socie­dad inde­fen­sa a la hora de esta­ble­cer diá­lo­gos, cues­tio­na­mien­tos y arti­cu­la­cio­nes, sobre todo en la pre­sen­te coyun­tu­ra en la cual la ópti­ca del capi­tal va a estar más pre­sen­te en las empre­sas y en el tra­ba­jo indi­vi­dual. ¿Qué suce­de­rá si una empre­sa ya sin la asis­ten­cia del esta­do entra en quie­bra? ¿Cómo se mane­ja­rán los temas labo­ra­les y las jerar­quías en los nego­cios indi­vi­dua­les? ¿Cómo la socie­dad va a tra­tar no solo las des­igual­da­des, sino y sobre todo, las mani­fes­ta­cio­nes de explo­ta­ción de la fuer­za de tra­ba­jo? ¿Cómo se legis­la­rán los incum­pli­mien­tos entre empre­sas, entre ellas y el esta­do? ¿Cómo se nego­cia­rá la con­tra­ta­ción de la fuer­za de tra­ba­jo en las nue­vas con­di­cio­nes?

Con esa mesu­ra a la que lla­ma la direc­ción del país, pero sin pos­po­si­ción, debe pen­sar­se en leyes gene­ra­les y com­ple­men­ta­rias y en la ins­tru­men­ta­ción del mar­co que legi­ti­me y pro­pi­cie el camino hacia la pro­duc­ción en colec­ti­vo ya sea en coope­ra­ti­vas o en empre­sas auto­ges­tio­na­das por los tra­ba­ja­do­res y, más aún, que impi­dan el retorno a rela­cio­nes de explo­ta­ción del tra­ba­jo por el capi­tal.

La tarea de bus­car las vías que con­duz­can al incre­men­to sos­te­ni­do e irre­ver­si­ble de la par­ti­ci­pa­ción de los tra­ba­ja­do­res en la toma de deci­sio­nes (y la socie­dad en gene­ral a más lar­go pla­zo) es impos­ter­ga­ble para garan­ti­zar un cur­so de cam­bios que con­so­li­den el rum­bo hacia el socia­lis­mo en la Cuba de nues­tros días.

Y es impor­tan­te dar­le toda la aten­ción posi­ble pues en el con­tex­to de la actua­li­za­ción de nues­tro mode­lo eco­nó­mi­co los espa­cios y gobier­nos loca­les verán incre­men­ta­dos sus ámbi­tos de acción. No podrá ocu­rrir un pro­ce­so real de des­cen­tra­li­za­ción sin la trans­fe­ren­cia de deci­sio­nes impor­tan­tes a esca­la local. Exis­te un entra­ma­do de rela­cio­nes sec­to­ria­les, minis­te­ria­les y esta­ta­les que debe ser radi­cal­men­te modi­fi­ca­do y actua­li­za­do para que en los espa­cios loca­les haya un mayor mar­gen de deci­sión inclui­dos temas como el pre­su­pues­to y la inver­sión, lo cual tam­bién impli­ca una actua­li­za­ción de nues­tro mode­lo polí­ti­co en el sen­ti­do estruc­tu­ral y de fun­cio­na­mien­to, pues para estos casos los car­gos por elec­ción debe­rán tener un peso más sig­ni­fi­ca­ti­vo a los efec­tos de la repre­sen­ta­ción y la toma de deci­sio­nes.

El dine­ro

Por otra par­te, nues­tro sis­te­ma ban­ca­rio y cre­di­ti­cio fun­cio­na hoy sobre la base de la “cuen­ta úni­ca” median­te la cual el Ban­co Cen­tral con­tro­la de for­ma cen­tra­li­za­da los acti­vos finan­cie­ros del país. Este fac­tor se con­vier­te en otro de los impor­tan­tes desa­fíos para dina­mi­zar nues­tra eco­no­mía, pues para la recom­po­si­ción de la acti­vi­dad eco­nó­mi­ca y empre­sa­rial es pre­ci­so esta­ble­cer un mar­co diná­mi­co y segu­ro para el mane­jo del cré­di­to, tan nece­sa­rio para el fun­cio­na­mien­to de cual­quier empren­di­mien­to eco­nó­mi­co, así como del reajus­te de las tasa de cam­bio en las tran­sac­cio­nes entre empre­sas y entre ellas y el esta­do.

Sobre todo en sus eta­pas ini­cia­les, las nue­vas coope­ra­ti­vas o enti­da­des en régi­men de ges­tión colec­ti­va no cen­tra­li­za­da (al igual que los tra­ba­ja­do­res por cuen­ta pro­pia) nece­si­ta­rán cré­di­tos finan­cie­ros que les per­mi­tan comen­zar a fun­cio­nar. De una par­te ello tro­pie­za con el obs­tácu­lo de que nues­tro país está some­ti­do a un férreo blo­queo eco­nó­mi­co y finan­cie­ro que pasa por la con­ge­la­ción de acti­vos en el exte­rior y el cas­ti­go a ban­cos en los cua­les Cuba ten­ga cuen­tas.

Nues­tra eco­no­mía se ve afec­ta­da por la fal­ta de acce­so a cré­di­tos des­de los orga­nis­mos finan­cie­ros inter­na­cio­na­les. Y al mar­gen de la inde­pen­den­cia que nos otor­ga, pues nues­tras polí­ti­cas no están suje­tas a la vena del FMI o del Ban­co Mun­dial, la fal­ta de cré­di­tos con­di­cio­na a tra­ba­jar “al día”, con baja liqui­dez y sobre la mar­cha.

La cues­tión de cómo enca­rar los cré­di­tos ini­cia­les para la ges­tión eco­nó­mi­ca no esta­tal pasa, enton­ces, a un pri­mer orden. No tie­ne una res­pues­ta sen­ci­lla y será nece­sa­rio uti­li­zar la inte­li­gen­cia colec­ti­va para enfren­tar el reto.

El dine­ro y los recur­sos

Este tema con­du­ce la refle­xión hacia otro pun­to nodal: el pro­ble­ma de los recur­sos. Y antes bien, debe tener­se en con­si­de­ra­ción que exis­te una dife­ren­cia entre la ges­tión de los fon­dos y la de los recur­sos. Un asun­to es el rela­ti­vo a la obten­ción de fon­dos para la inver­sión y otro (muy rela­cio­na­do, pero dife­ren­te) la com­pra de los recur­sos (mate­rias pri­mas, tec­no­lo­gías, medios de tra­ba­jo, insu­mos, etcé­te­ra).

La Revo­lu­ción adop­tó des­de el mis­mo comien­zo la polí­ti­ca del mono­po­lio del esta­do sobre el comer­cio exte­rior tenien­do en cuen­ta que nues­tra eco­no­mía es abier­ta y depen­dien­te en gran medi­da del inter­cam­bio externo, sobre todo de las impor­ta­cio­nes[11]. Era nece­sa­rio, pues, que el nacien­te y agre­di­do esta­do tuvie­ra en sus manos el con­trol sobre lo que se debía o no com­prar fue­ra de fron­te­ras, así como qué y hacia dón­de expor­tar, pues el blo­queo tam­bién afec­tó los mer­ca­dos tra­di­cio­na­les a nues­tros pro­duc­tos.

A lo lar­go de todo el perío­do revo­lu­cio­na­rio se ha con­for­ma­do un sis­te­ma ins­ti­tu­cio­nal que con­du­ce el comer­cio exte­rior del país y que ha inclui­do un con­jun­to de minis­te­rios, comi­tés esta­ta­les[12] y otros orga­nis­mos de la admi­nis­tra­ción cen­tral del esta­do encar­ga­dos de regu­lar tal acti­vi­dad.

En el esce­na­rio de esta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca y polí­ti­ca que brin­da­ba la arti­cu­la­ción con el extin­to blo­que socia­lis­ta de Euro­pa del Este, la pla­ni­fi­ca­ción cen­tral per­mi­tía pre­ver en un quin­que­nio todo lo nece­sa­rio para el fun­cio­na­mien­to “armó­ni­co” de la eco­no­mía. Pero en menos de un año Cuba per­dió el 85% de su comer­cio exte­rior y el 75% de su capa­ci­dad impor­ta­do­ra y se per­dió la pla­ta­for­ma de inser­ción eco­nó­mi­ca del país.

En las nue­vas con­di­cio­nes, lue­go del lar­go perío­do espe­cial y el reor­de­na­mien­to (aún en cur­so) de las fuen­tes de ingre­so y de la eco­no­mía en gene­ral, la dina­mi­za­ción de la base pro­duc­ti­va del país pasa por un reajus­te de nues­tros meca­nis­mos de impor­ta­ción y comer­cio exte­rior.

No son pocos los casos en los que se cuen­ta con fon­dos para deter­mi­na­do pro­yec­to o empren­di­mien­to y a veces estos se pier­den pues no se acce­de a los recur­sos. No solo por toda la tra­ma dia­bó­li­ca del blo­queo, sino tam­bién por la rigi­dez de pla­nes cen­tra­li­za­dos que pre­ci­san de una ante­la­ción para la con­tra­ta­ción de recur­sos que detie­ne el movi­mien­to y la diná­mi­ca del tra­ba­jo dia­rio.

Por enci­ma de todo, el con­trol del esta­do sobre las impor­ta­cio­nes impli­ca sobe­ra­nía. Ahí está la his­to­ria recien­te de Amé­ri­ca Lati­na cuan­do se apli­ca­ron las rece­tas del ajus­te estruc­tu­ral dic­ta­do por el FMI y el Ban­co Mun­dial y se abrie­ron las eco­no­mías a las impor­ta­cio­nes direc­tas sin los con­tro­les ade­cua­dos y ter­mi­na­ron com­pro­me­tien­do las sobe­ra­nías nacio­na­les. Ahí está la his­to­ria recien­te de tra­ta­dos de libre comer­cio que han devas­ta­do las eco­no­mías nacio­na­les de los paí­ses del Sur.

Pero la pre­sen­te estruc­tu­ra debe cam­biar a favor del dina­mis­mo y la cap­ta­ción de fon­dos para la adqui­si­ción de recur­sos. Como par­te de la actua­li­za­ción de nues­tro mode­lo eco­nó­mi­co el esta­do ha plan­tea­do que des­ti­na­rá alre­de­dor de 138 millo­nes de dóla­res para la com­pra de insu­mos que debe­rán poten­ciar el tra­ba­jo por cuen­ta pro­pia. Sin embar­go, esto no será sufi­cien­te mien­tras se man­ten­ga un entra­ma­do como el actual basa­do en la deci­sión cen­tra­li­za­da sobre la base de las “nece­si­da­des del país”, pero que no cuen­ta con los meca­nis­mos ade­cua­dos para tomar en con­si­de­ra­ción las nece­si­da­des y cri­te­rios de sus acto­res socia­les, de los suje­tos que dan vida a la eco­no­mía y la socie­dad en gene­ral.

La nues­tra, como se apro­bó en los “Linea­mien­tos”, con­ti­nua­rá sien­do una eco­no­mía pla­ni­fi­ca­da. Aho­ra bien, el modo en que ten­drá lugar debe tener en cuen­ta la nece­si­dad de la auto­no­mía de los espa­cios loca­les, la arti­cu­la­ción en red de las empre­sas (esta­ta­les y no esta­ta­les) tam­bién de mane­ra autó­no­ma y sin la car­ga buro­crá­ti­ca sec­to­rial en que las entram­pan sus minis­te­rios; la dina­mi­za­ción de la bús­que­da de los insu­mos y recur­sos y el esta­ble­ci­mien­to de espa­cios en los que las enti­da­des eco­nó­mi­cas pue­dan ope­rar e inter­cam­biar pro­duc­tos y ser­vi­cios[13].

Tres reglas de jue­go

Hay tres aspec­tos esen­cia­les que deben que­dar escla­re­ci­dos des­de el ini­cio y que pudie­ran con­tri­buir al desa­rro­llo pro­gre­si­vo del sec­tor coope­ra­ti­vo y de empre­sas en coges­tión o auto­ges­tión: el con­trol sobre las inver­sio­nes, el con­trol sobre la pro­pie­dad y el con­trol sobre la con­tra­ta­ción de fuer­za de tra­ba­jo. Los tres debe­rán ser mane­ja­dos de mane­ra colec­ti­va y tri­par­ti­ta.

Uno de los fac­to­res que deci­den el cur­so de cual­quier acti­vi­dad eco­nó­mi­ca, inclu­so sus impac­tos socia­les, radi­ca en la direc­ción que toman las inver­sio­nes. La des­cen­tra­li­za­ción de la ges­tión eco­nó­mi­ca pue­de resul­tar más efec­ti­va cuan­do se sabe qué se invier­te y en qué se va a inver­tir, en con­sen­so por par­te de la enti­dad eco­nó­mi­ca, las ins­ti­tu­cio­nes esta­ta­les corres­pon­dien­tes y el gobierno local.

En el mes de junio del pre­sen­te año el Cen­tro Memo­rial Mar­tin Luther King Jr. reali­zó un taller sobre desa­rro­llo local en las actua­les con­di­cio­nes. Como par­te del mis­mo se reali­zó una visi­ta al pro­yec­to de la Ofi­ci­na del His­to­ria­dor de la Ciu­dad de La Haba­na. Lue­go de una intro­duc­ción a car­go del Dr. Euse­bio Leal tuvo lugar un fruc­tí­fe­ro inter­cam­bio con cua­dros prin­ci­pa­les del pro­yec­to. Del diá­lo­go emer­gie­ron varias ideas “cla­ras y dis­tin­tas”.

Los inmue­bles en los que actúa el pro­yec­to son patri­mo­nio públi­co, no hay un pro­ce­so de apro­pia­ción ni del terri­to­rio ni de las edi­fi­ca­cio­nes, pero son ges­tio­na­dos por la Ofi­ci­na del His­to­ria­dor en régi­men de usu­fruc­to reno­va­ble cada cier­to perío­do de tiem­po. La enti­dad bus­ca sus pro­pias fuen­tes de ingre­so, inclu­so tie­ne su pro­pia esfe­ra de cola­bo­ra­ción inter­na­cio­nal, a tra­vés de la cual se ges­tio­nan par­ti­das de pre­su­pues­to que per­mi­ten apor­tes sus­tan­ti­vos para la eje­cu­ción de obras.

Entre esas fuen­tes de ingre­sos se encuen­tran acti­vi­da­des comer­cia­les (turís­ti­cas, gas­tro­nó­mi­cas, hote­le­ras y de otro tipo) a car­go del pro­yec­to y la con­tri­bu­ción (espe­cie de impues­tos) a otras enti­da­des que ope­ran comer­cial­men­te en el área. Todo lo ante­rior ocu­rre de mane­ra pla­ni­fi­ca­da y coor­di­na­da con las enti­da­des esta­ta­les corres­pon­dien­tes.

La Ofi­ci­na del His­to­ria­dor tie­ne que pre­sen­tar cada año un plan de inver­sio­nes que se con­sul­ta con el Minis­te­rio de Eco­no­mía y Pla­ni­fi­ca­ción y en el cual se pro­po­nen los des­ti­nos de las nue­vas par­ti­das de pre­su­pues­to tenien­do en cuen­ta las nece­si­da­des del pro­yec­to, la loca­li­dad y del país. En esa pro­pues­ta deben que­dar cla­ros los impac­tos socia­les de las inver­sio­nes, cuán­to de bene­fi­cio habrá para los habi­tan­tes de la zona, cuán­to se incre­men­ta­rá la acti­vi­dad eco­nó­mi­ca, fuen­tes de empleo, pro­gra­mas de asis­ten­cia social, edu­ca­cio­na­les, de salud y otros.

Des­de que el pro­yec­to comen­zó a fun­cio­nar con mayor fuer­za, a par­tir de los 90, el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co ha sido sos­te­ni­do y nota­ble y el bien­es­tar social en todos los terre­nos es visi­ble. Ha aumen­ta­do el núme­ro y cali­dad de escue­las, sobre todo pri­ma­rias, se han recu­pe­ra­do las escue­las de ofi­cios, se reabrió la Uni­ver­si­dad de San Geró­ni­mo la cual for­ma espe­cia­lis­tas de alta cali­fi­ca­ción para el res­ca­te del patri­mo­nio, bajo el prin­ci­pio del víncu­lo a dichas acti­vi­da­des. La obra más sen­si­ble se encuen­tra en el Con­ven­to de Belén don­de un gran núme­ro de ancia­nos de la zona tie­ne acce­so a la más esme­ra­da aten­ción y sus vidas han cobra­do sen­ti­do. Allí exis­ten talle­res de todo tipo para acti­vi­da­des pro­pias de los ancia­nos y don­de se sien­ten úti­les e ínte­gros. Hay salas de fisio­te­ra­pia con el mejor equi­pa­mien­to posi­ble, una ópti­ca con su fábri­ca de len­tes para las per­so­nas de la ter­ce­ra edad. Todo, abso­lu­ta­men­te todo, ges­tio­na­do por y des­de la Ofi­ci­na del His­to­ria­dor.

Enton­ces, exis­te al menos una expe­rien­cia en la que la enti­dad es quien deci­de y ges­tio­na los recur­sos y coor­di­na las inver­sio­nes con los orga­nis­mos com­pe­ten­tes sin que has­ta el momen­to se haya repor­ta­do algu­na des­via­ción, mal empleo de los recur­sos, apro­pia­ción ilí­ci­ta o, como se ana­li­zan cada mes por el Par­ti­do en sus orga­ni­za­cio­nes de base: irre­gu­la­ri­da­des, indis­ci­pli­nas o ile­ga­li­da­des, por el con­tra­rio, el bene­fi­cio real a las per­so­nas reales es nota­ble.

Nues­tro esta­do tie­ne todo un sis­te­ma de ins­ti­tu­cio­nes (Minis­te­rio de Eco­no­mía y Pla­ni­fi­ca­ción, Minis­te­rio de Finan­zas y Pre­cios, Con­tra­lo­ría Gene­ral de la Repú­bli­ca, Minis­te­rio de Audi­to­ría y Con­trol, Ban­co Cen­tral, y muchos otros) que par­ti­ci­pa­rían como esta­do en el con­trol sobre las inver­sio­nes, del mis­mo modo que los gobier­nos loca­les en los que dichas inver­sio­nes ten­drían lugar.

Esa mis­ma tría­da, esta­do-gobierno local-enti­dad eco­nó­mi­ca, fun­cio­na­ría para man­te­ner el con­trol sobre la pro­pie­dad. La Revo­lu­ción logró con­ver­tir la mayor par­te de nues­tro terri­to­rio y sus bie­nes en pro­pie­dad públi­ca y no es tiem­po de comen­zar a expe­ri­men­tar retro­ce­sos en ese sen­ti­do. Por lo que se hace nece­sa­rio man­te­ner la vigi­lan­cia de modo que nin­gu­na empre­sa o enti­dad eco­nó­mi­ca ya sea esta­tal o no esta­tal pue­da alie­nar la pro­pie­dad sobre el área que ocu­pa o trans­fe­rir bie­nes sin la debi­da veri­fi­ca­ción.

Y lo mis­mo suce­de­ría con el tema de la explo­ta­ción de la fuer­za de tra­ba­jo. En las nue­vas con­di­cio­nes en las que se des­en­vuel­ve el país, habrá que pres­tar aten­ción a la imple­men­ta­ción de la con­tra­ta­ción de la fuer­za de tra­ba­jo. Por lo que el esta­do, las orga­ni­za­cio­nes de tra­ba­ja­do­res, los gobier­nos loca­les y las orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas podrían tener un rol deci­si­vo para que la con­tra­ta­ción se fle­xi­bi­li­ce, pero no deri­ve hacia domi­na­ción del capi­tal sobre el tra­ba­jo. Las nume­ro­sas imá­ge­nes sobre mani­fes­ta­cio­nes de tra­ba­ja­do­res (tan­to del pri­me­ro como del ter­cer mun­do) desahu­cia­dos y en pro­tes­ta con­tra las medi­das de ajus­te del capi­tal son par­te de los que las cuba­nas y cuba­nos no que­re­mos.

La Revo­lu­ción no vaci­ló en dar­le las armas al pue­blo para defen­der sus sue­ños, algo que a nin­gún otro gobierno del hemis­fe­rio se le ocu­rri­ría, y jus­to ahí radi­có uno de los pila­res de la con­so­li­da­ción del pro­ce­so y una de sus mayo­res for­ta­le­zas. Hoy, con la mis­ma con­fian­za, es nece­sa­rio entre­gar­le las fábri­cas a los tra­ba­ja­do­res, algo que a nin­gún otro gobierno del mun­do se le ocu­rri­ría, para gene­rar un escu­do eco­nó­mi­co que haga irre­ver­si­ble la inde­pen­den­cia y el socia­lis­mo. Y si bien las coope­ra­ti­vas y la ges­tión de las fábri­cas por los tra­ba­ja­do­res no son el úni­co camino, son un buen comien­zo.

La Haba­na, Julio 2011.

*Hum­ber­to Miran­da Loren­zo es Doc­tor en Filo­so­fía, inves­ti­ga­dor del gru­po GALFISA del Ins­ti­tu­to de Filo­so­fía del CITMA, en La Haba­na.


[1] José Mar­tí: Obras Com­ple­tas, Edi­to­rial Cien­cias Socia­les, La Haba­na, 1975, T.22, p. 58, #94

[2] A fal­ta de visión sufi­cien­te para dar­se cuen­ta que son seres huma­nos par­ti­ci­pan­do en un pro­ce­so de trans­for­ma­ción.

[3] Nun­ca he podi­do encon­trar una res­pues­ta lógi­ca (caso que exis­ta) a la cues­tión de por qué pue­den intro­du­cir­se rela­cio­nes abier­ta­men­te capi­ta­lis­tas sin que se afec­te el rum­bo socia­lis­ta de la Revo­lu­ción, de hecho, para “defen­der las con­quis­tas” de ese socia­lis­mo, y nun­ca se haya pro­ba­do una expe­rien­cia de ges­tión obre­ra por­que eso es “anar­quis­mo” o “yugos­la­vo” (depen­de de quién lo diga) y en ambos casos los adje­ti­vos solo cali­fi­can algo que pue­de resul­tar “peli­gro­so” para la Revo­lu­ción.

[4] No me exten­de­ré en este sen­ti­do pues exis­te abun­dan­te lite­ra­tu­ra que expli­ca y ana­li­za la estruc­tu­ra y fun­cio­na­mien­to de dichas for­mas de orga­ni­za­ción, por ejem­plo, el más recien­te tra­ba­jo de Arman­do Nova Gon­zá­lez: “Las coope­ra­ti­vas agro­pe­cua­rias en Cuba: 1959-pre­sen­te. En “Coope­ra­ti­vas y Socia­lis­mo. Una mira­da des­de Cuba”. Com­pi­la­do por Cami­la Piñei­ro y edi­ta­do por Cami­nos, La Haba­na, 2011. Así como el tra­ba­jo de Juan Val­dés Paz: “Los pro­ce­sos de orga­ni­za­ción agra­ria en Cuba 1959 – 2006.” Fun­da­ción Anto­nio Núñez Jimé­nez de La Natu­ra­le­za y el Hom­bre, La Haba­na, 2009.

[5] Los “Ómni­bus Alia­dos” fue lo más cer­cano a una coope­ra­ti­va, pero no se pue­de afir­mar que exis­tía como acti­vi­dad eco­nó­mi­ca gene­ra­li­za­da.

[6] Ver Val­dés Paz, Obra cita­da, pp. 146 – 147.

[7] Raúl Cas­tro: Infor­me Cen­tral al VI Con­gre­so del Par­ti­do Comu­nis­ta de Cuba. La Haba­na, Abril 16 de 2011. P. 7

[8] Raúl Cas­tro: Infor­me Cen­tral al VI Con­gre­so del Par­ti­do Comu­nis­ta de Cuba. La Haba­na, Abril 16 de 2011. P. 6

[9] Raúl Cas­tro: Infor­me Cen­tral al VI Con­gre­so del Par­ti­do Comu­nis­ta de Cuba. La Haba­na, Abril 16 de 2011. P. 7

[10] Ano­to al mar­gen el desa­fío que cons­ti­tu­ye supe­rar la heren­cia de reunio­nes inú­ti­les e infi­ni­tas, pla­ga­das de for­ma­lis­mo que, en el plano labo­ral, han sido en oca­sio­nes el úni­co modo de con­ce­bir el tra­ba­jo. Los nue­vos empren­di­mien­tos ten­drán que sacu­dir­se fuer­te ese pesa­do far­do de reunio­nis­mo y colo­car a la Asam­blea como un espa­cio de real de cons­truc­ción social y toma de deci­sio­nes.

[11] Car­los Rafael Rodrí­guez en su obra “Cuba en el trán­si­to al socia­lis­mo: 1959−1963”, Ed. Cien­cias Socia­les, La Haba­na 1982, rea­li­za un aná­li­sis de la estruc­tu­ra social cuba­na pre­via a la Revo­lu­ción en el cual se evi­den­cia que el sec­tor más pode­ro­so de lo que pudie­ra lla­mar­se la “bur­gue­sía nacio­nal” era lo que él deno­mi­na­ba la “bur­gue­sía impor­ta­do­ra”. Por una par­te con­di­cio­na­ba la eco­no­mía de la Isla a las impor­ta­cio­nes, espe­cial­men­te, como es obvio, des­de los Esta­dos Uni­dos y, ade­más, gene­ró un espí­ri­tu de obs­ta­cu­li­za­ción de cual­quier inten­to de desa­rro­llo e inver­sio­nes en pro­yec­tos de indus­trias y recur­sos nacio­na­les.

[12] Ins­ti­tu­cio­nes con ran­go de minis­te­rio adap­ta­das a las rela­cio­nes con la URSS y los paí­ses del CAME. Fue el caso del CECE (Comi­té Esta­tal de Cola­bo­ra­ción Eco­nó­mi­ca).

[13] Cabría pres­tar aten­ción al hecho de la exis­ten­cia del ALBA, del Tra­ta­do de Comer­cio entre los Pue­blos (TCP) y algu­nas ins­ti­tu­cio­nes crea­das al calor de dichos acuer­dos, las cua­les pudie­ran ser un vehícu­lo excep­cio­nal para la for­ma­ción de redes eco­nó­mi­cas regio­na­les dedi­ca­das a aque­llas acti­vi­da­des no con­te­ni­das en los sec­to­res estra­té­gi­cos a car­go de los esta­dos que, como efec­to “cola­te­ral” tie­nen el bono de estar vin­cu­la­das a movi­mien­tos socia­les revo­lu­cio­na­rios como el MST, Vía Cam­pe­si­na, CLOC y muchas orga­ni­za­cio­nes, movi­mien­tos y redes a lo lar­go de toda la región.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *