Norue­ga en el espe­jo. Defen­der un mode­lo de socie­dad que ellos con­si­de­ran ade­cua­do – Gor­ka Ele­ja­ba­rrie­ta

El vier­nes por la noche, pocas horas des­pués del ata­que en el cam­pa­men­to de las juven­tu­des social­de­mó­cra­tas y cuan­do exis­tía toda­vía mucha incer­ti­dum­bre sobre lo real­men­te ocu­rri­do, el Pri­mer Minis­tro norue­go, Jens Stol­ten­berg, con­cluía una rue­da de pren­sa decla­ran­do que «nun­ca debe­mos dejar nues­tros valo­res de lado. Debe­mos mos­trar que nues­tra socie­dad libre es capaz de pasar este test tam­bién. Que la res­pues­ta a la vio­len­cia es toda­vía más demo­cra­cia. Toda­vía mayor huma­ni­dad. Pero nun­ca inge­nui­dad. Eso es algo que debe­mos a las víc­ti­mas y a sus fami­lias».

Si com­pa­ra­mos esta reac­ción y acti­tud a la del gobierno de Aznar tras los aten­ta­dos del 11 de Mar­zo del 2004 o a la de Bush tras los del 11 de Setiem­bre 2001 resul­ta evi­den­te que nos encon­tra­mos ante un polí­ti­co de otra cate­go­ría y valo­res.

He teni­do la suer­te de visi­tar Oslo nume­ro­sas veces en los últi­mos años. Pue­do pre­su­mir de tener allí muchos ami­gos y cono­ci­dos. En cuan­to tuve noti­cia de la explo­sión de la bom­ba me puse en con­tac­to con algu­nos de ellos, y a lo lar­go del fin de sema­na he habla­do con unos cuan­tos. Ten­go que decir que su reac­ción me ha sor­pren­di­do gra­ta­men­te.

La socie­dad norue­ga está más acos­tum­bra­da a dar soli­da­ri­dad que a que se soli­da­ri­cen con ellos. Los norue­gos hicie­ron impor­tan­tes cam­pa­ñas con­tra la gue­rra de Viet­nam, el apartheid, han pro­mo­vi­do movi­mien­tos de soli­da­ri­dad en favor de Pales­ti­na, Eus­kal Herria, Fili­pi­nas, Kur­dis­tán etc. Se mues­tran un poco abru­ma­dos ante tan­ta mues­tra de soli­da­ri­dad.

Los ata­ques cau­sa­ron un esta­do de shock gene­ral entre la pobla­ción, de des­con­cier­to y mie­do. Pero los norue­gos están res­pon­dien­do a lo acae­ci­do de mane­ra soli­da­ria y uni­da. Por lo que he sabi­do la gen­te se está jun­tan­do en dife­ren­tes luga­res públi­cos para ren­dir tri­bu­to a las vic­ti­mas y des­co­no­ci­dos se abra­zan por las calles. Los norue­gos no quie­ren nue­vas medi­das de segu­ri­dad más estric­tas, ni como con­se­cuen­cia mayor dis­tan­cia con la cla­se polí­ti­ca. Se per­ci­be apo­lo­gía y defen­sa de la demo­cra­cia norue­ga y de sus valo­res y tipo de socie­dad. La per­cep­ción de muchos es que esto ha sido un ata­que con­tra el pue­blo y nación norue­gos, y que como con­se­cuen­cia tie­nen la nece­si­dad de res­pon­der uni­dos con­tra la into­le­ran­cia y odio. Acti­vis­tas de par­ti­dos polí­ti­cos de dife­ren­tes ideo­lo­gías me han tras­mi­ti­do su acuer­do total con las pala­bras y ges­tión del pri­mer minis­tro.

Unión ante la adver­si­dad. Esa está sien­do la carac­te­rís­ti­ca fun­da­men­tal de la res­pues­ta del pue­blo norue­go ante estos tris­tes hechos. Defen­der un mode­lo de socie­dad que ellos con­si­de­ran ade­cua­do. Esta es en mi opi­nión la segun­da carac­te­rís­ti­ca prin­ci­pal de esta reac­ción. Aslak Sira Myh­re, anti­guo líder del par­ti­do de izquier­das RV, y direc­tor de la casa de la Lite­ra­tu­ra en Oslo, expli­ca en un articu­lo publi­ca­do en el dia­rio bri­tá­ni­co «The Guar­dian» que tras la gue­rra mun­dial la vio­len­cia «polí­ti­ca» en Norue­ga es un patri­mo­nio exclu­si­vo de la extre­ma dere­cha, y tras mani­fes­tar sen­tir­se orgu­llo­so de las decla­ra­cio­nes del pri­mer minis­tro aña­de que «hay que uti­li­zar este inci­den­te para gol­pear con fuer­za a la into­le­ran­cia, odio y racis­mo que están cre­cien­do no solo en Norue­ga, ni tan siquie­ra solo en Escan­di­na­via, sino a lo lar­go de toda Euro­pa».

Hechos de estas carac­te­rís­ti­cas han gene­ra­do cam­bios impor­tan­tes en otros luga­res, han mar­ca­do un antes y un des­pués en muchos paí­ses, y gene­ral­men­te la pri­me­ra con­se­cuen­cia ha supues­to una res­tric­ción impor­tan­te de liber­ta­des civi­les y demo­crá­ti­cas.

Polí­ti­cas de inmi­gra­ción más duras, cre­ci­mien­to de racis­mo e into­le­ran­cia. Un endu­re­ci­mien­to de las polí­ti­cas de «segu­ri­dad» y una polí­ti­ca exte­rior más beli­ge­ran­te.

Es pron­to para anti­ci­par las con­se­cuen­cias que estos ata­ques van a tener en la socie­dad norue­ga, pero si hace­mos caso de lo has­ta aho­ra decla­ra­do por sus diri­gen­tes polí­ti­cos así como de lo per­ci­bi­do entre su gen­te, no pare­ce que en esta oca­sión los cam­bios vayan a ir en la mis­ma direc­ción. En todo caso sería un error.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *