Madrid no arre­gla­rá esto con repre­sión y encar­ce­la­mien­tos – Pérez Esqui­bel

Adol­fo Pérez Esqui­vel cono­ce bien los entre­si­jos del con­flic­to vas­co. Lo ha segui­do de cer­ca des­de hace casi dos déca­das. Ya en 1995, duran­te la últi­ma eta­pa de los gobier­nos de Feli­pe Gon­zá­lez, el pre­mio Nobel de la Paz tra­tó de esta­ble­cer cau­ces de nego­cia­ción entre el Esta­do y ETA. La esca­sa volun­tad del Eje­cu­ti­vo del PSOE, así como la lle­ga­da al poder de José María Aznar, frus­tra­ron aquel inten­to. A pesar de todo, Pérez Esqui­vel no se ha ren­di­do a la hora de bus­car una sali­da dia­lo­ga­da. Rei­vin­di­có la impor­tan­cia de un momen­to his­tó­ri­co como el frus­tra­do pro­ce­so desa­rro­lla­do entre 2005 y 2007 y, duran­te los últi­mos años, ha denun­cia­do la «fal­ta de pro­pues­tas» del Gobierno espa­ñol. A prin­ci­pios de mes, el pre­mio Nobel enca­be­za­ba una car­ta fir­ma­da por 50 per­so­na­li­da­des argen­ti­nas en la que exi­gían la libe­ra­ción de Arnal­do Ote­gi y se feli­ci­ta­ban por el «éxi­to elec­to­ral de Bil­du». En una entre­vis­ta tele­fó­ni­ca con­ce­di­da a GARA, expre­sa su preo­cu­pa­ción por la apues­ta repre­si­va del Esta­do y exi­ge la liber­tad de Ote­gi.

El jui­cio por el «caso Bate­ra­gu­ne» se ha con­ver­ti­do en el ejem­plo de la cri­mi­na­li­za­ción de las vías polí­ti­cas para la reso­lu­ción del con­flic­to vas­co. ¿Cómo valo­ra el hecho de que Arnal­do Ote­gi, jun­to a otros acu­sa­dos, per­ma­nez­ca toda­vía en pri­sión?

Es una injus­ti­cia que Arnal­do Ote­gi haya sido pro­ce­sa­do y encar­ce­la­do. Es un hom­bre que siem­pre estu­vo tra­ba­jan­do por una sali­da polí­ti­ca y no por una solu­ción vio­len­ta. Sus posi­cio­nes han sido muy cla­ras en todo momen­to. Yo le conoz­co per­so­nal­men­te y he con­ver­sa­do con él en reite­ra­das oca­sio­nes para encon­trar una sali­da polí­ti­ca a la situa­ción de Eus­kal Herria. Espe­re­mos que sea pues­to en liber­tad y que pue­da seguir tra­ba­jan­do para lograr una solu- ción jus­ta. Arnal­do Ote­gi no es un hom­bre que haya actua­do en la lucha arma­da, es un hom­bre que siem­pre bus­có una solu­ción polí­ti­ca. No sólo se le nie­ga esta solu­ción, sino que es encar­ce­la­do. Aquí hay una situa­ción de injus­ti­cia. El Gobierno debe revi­sar­la y bus­car una sali­da.

¿Ha teni­do la opor­tu­ni­dad de seguir de cer­ca los avan­ces regis­tra­dos duran­te el jui­cio?

Lo he segui­do par­cial­men­te, por­que aquí no se publi­ca dema­sia­da infor­ma­ción al res­pec­to. Reci­bo infor­ma­ción a tra­vés de correos elec­tró­ni­cos y de ami­gos que tra­tan de infor­mar­me. De todos modos, espe­re­mos que todo esto ten­ga una sali­da jus­ta y que pue­dan reini­ciar la acti­vi­dad social. No pue­de ser que aque­llos de los que se sos­pe­cha que pue­den estar vin­cu­la­dos con ETA sean dis­cri­mi­na­dos y sepa­ra­dos. Tam­bién pien- so que ETA debe­ría hacer una auto­crí­ti­ca muy seria sobre todo su accio­nar. No pode­mos ver las cosas de un solo lado. El País Vas­co nece­si­ta resol­ver sus pro­ble­mas a tra­vés de una solu­ción jus­ta.

La izquier­da aber­tza­le ha dado pasos hacia la con­se­cu­ción de un esce­na­rio demo­crá­ti­co. Sin embar­go, el Gobierno espa­ñol res­pon­de con mayo­res exi­gen­cias. ¿Cómo valo­ra la acti­tud del Eje­cu­ti­vo de Madrid?

Errá­ti­ca, fal­ta de cla­ri­dad y de pro­pues­tas. Esto no se arre­gla con la repre­sión, con la sepa­ra­ción o el encar­ce­la­mien­to por sos­pe­chas. El Gobierno espa­ñol y el PP se han alia­do para evi­tar cual­quier solu­ción polí­ti­ca. Y esto es lo preo­cu­pan­te. Cuan­do estu­ve allí tra­ba­jan­do para ver si se podía con­se­guir una solu­ción, pude com­pro­bar la situa­ción de los pre­sos. Debe­rían de estar cer­ca de sus fami­lias por una cues­tión huma­ni­ta­ria y de dere­cho, y no ser víc­ti­mas de esta dis­per­sión que, por cul­pa de la polí­ti­ca del Gobierno espa­ñol, tam­bién afec­ta a sus fami­lia­res.

¿Espe­ra­ba otra reac­ción por par­te del Gobierno espa­ñol ante estas ini­cia­ti­vas?

Espe­ra­ba una acti­tud más amplia, de diá­lo­go, de resol­ver el con­flic­to. Lamen­ta­ble­men­te, no es así.

No pare­ce que un pre­vi­si­ble cam­bio de gobierno en Madrid pue­da ayu­dar a variar la acti­tud espa­ño­la…

Has­ta aho­ra han demos­tra­do una fal­ta total y abso­lu­ta de volun­tad para bus­car solu­cio­nes y han apos­ta­do por las medi­das repre­si­vas, como ocu­rre con el caso de Ote­gi. Bus­can silen­ciar los pro­ble­mas de un pue­blo que quie­re abrir ins­tan­cias de diá­lo­go. Éste es un pro­ble­ma de toda Espa­ña y del pue­blo vas­co, que debe de ser escu­cha­do para encon­trar una sali­da.

¿Cómo valo­ra las ini­cia­ti­vas empren­di­das tan­to por la izquier­da aber­tza­le como por ETA, que ha decre­ta­do una tre­gua per­ma­nen­te, gene­ral y veri­fi­ca­ble?

Me pare­ce bien que haya hecho un alto a la lucha arma­da. Pero esto no resuel­ve el pro­ble­ma del País Vas­co. El pro­ta­go­nis­ta prin­ci­pal debe de ser el pue­blo vas­co. Esto no es un pro­ble­ma entre ETA y el Gobierno espa­ñol. Deben de abrir las ins­tan­cias de diá­lo­go. En toda nego­cia­ción hay exi­gen­cias de míni­mos, inter­me­dias y de máxi­mos. Hay que ver has­ta dón­de se pue­de lle­gar para encon­trar una sali­da que sea jus­ta para todas las par­tes.

Usted ya par­ti­ci­pó en un inten­to de media­ción duran­te los años 90. ¿Ha podi­do hablar aho­ra con algún miem­bro del Gobierno para con­tras­tar ideas sobre la actual situa­ción?

No, con el Gobierno no. Pero, lógi­ca­men­te, esta­mos preo­cu­pa­dos y siguien­do de cer­ca que esto pue­da tener una sali­da. Eso es lo que nos preo­cu­pa. En gene­ral, Espa­ña toda­vía tie­ne muchas asig­na­tu­ras pen­dien­tes. No sólo con el País Vas­co, sino tam­bién con todo lo que ocu­rrió duran­te la gue­rra civil espa­ño­la. No quie­ren memo­ria, ni ver­dad, ni jus­ti­cia. Es un poco, como deci­mos por estos lados, la polí­ti­ca del aves­truz, que escon­de la cabe­za pero deja todo el cuer­po a la vis­ta.

Usted, cuan­do tra­tó de mediar, ya sufrió lo que aho­ra está pade­cien­do el abo­ga­do suda­fri­cano Brian Currin: un inten­to de des­pres­ti­gio para minar su labor de media­ción.

Eso es que­rer ocul­tar los pro­ble­mas, y los pro­ble­mas hay que enfren­tar­los y resol­ver­los, no tra­tar de des­pres­ti­giar a aque­llos que inten­tan ayu­dar. Al con­tra­rio. Debe­rían tener un poco más de ampli­tud de con­cien­cia.

¿Qué papel le corres­pon­de a la comu­ni­dad inter­na­cio­nal?

Seguir insis­tien­do en que el Gobierno ten­ga una acti­tud de diá­lo­go y de aper­tu­ra. Hay con­flic­tos en el mun­do que deben de resol­ver­se a tra­vés del diá­lo­go y no de la repre­sión o la vio­len­cia de nin­gu­na de las par­tes, ni de ETA ni del Gobierno.

«Pre­fie­ro la diplo­ma­cia dis­cre­ta a las nego­cia­cio­nes abier­tas»

¿A quién con­si­de­ra que le corres­pon­de mover ficha en el actual momen­to polí­ti­co?

Es el Gobierno el que tie­ne que dar los pró­xi­mos pasos. ETA tie­ne que dejar a un lado la lucha arma­da y bus­car una solu­ción polí­ti­ca, pero el Gobierno debe de tener la aper­tu­ra nece­sa­ria para ayu­dar a encon­trar una solu­ción. El pri­mer paso sería la libe­ra­ción de Arnal­do Ote­gi. Des­pués, for­mar una mesa de diá­lo­go, don­de podría con­tar con la ayu­da de orga­ni­za­cio­nes inter­na­cio­na­les. De todos modos, no soy par­ti­da­rio de las nego­cia­cio­nes abier­tas. Creo más en la diplo­ma­cia dis­cre­ta, en la diplo­ma­cia silen­cio­sa.

Si no, todo esto ter­mi­na con­ta­mi­na­do por los medios de comu­ni­ca­ción y no lle­va a nada.

Se ha inten­ta­do y no ayu­da. Y aquí hay que ayu­dar. Creo más en la diplo­ma­cia dis­cre­ta, silen­cio­sa. Hay orga­ni­za­cio­nes inter­na­cio­na­les que tie­nen expe­rien­cia en esto, que han tra­ba­ja­do en Irlan­da del Nor­te y en otra serie de con­flic­tos y que sería bueno que sean con­sul­ta­das para poder avan­zar en otras direc­cio­nes.

Usted reci­bió el pre­mio Nobel de la Paz y en este con­flic­to han habi­do muchos de quie­nes se ha dicho que aspi­ra­ban a obte­ner­lo. ¿Cree que alguien logra­rá este galar­dón por su labor en la paci­fi­ca­ción de Eus­kal Herria?

El pre­mio Nobel es un ins­tru­men­to al ser­vi­cio de los pue­blos. Si no, no sir­ve. Lo impor­tan­te aquí no es bus­car pre­mios, sino encon­trar solu­cio­nes. Los pre­mios, si vie­nen, vie­nen. Pero lo más impor­tan­te es encon­trar solu­cio­nes a la vida de los pue­blos.

Enton­ces, ¿es opti­mis­ta? ¿Cree que están cer­ca las solu­cio­nes para Eus­kal Herria?

Yo siem­pre soy opti­mis­ta. Si no, no lle­va­ría tra­ba­jan­do en esto más de 40 años. Y sigo tra­ba­jan­do. En Amé­ri­ca Lati­na tene­mos muchí­si­mos con­flic­tos. Aho­ra esta­mos tra­ba­jan­do sobre los pro­ble­mas terri­to­ria­les. Pro­ble­mas de tie­rra de las comu­ni­da­des indí­ge­nas, que los siguen repri­mien­do, que los siguen matan­do, que los siguen expul­san­do. En otra esca­la, lo que se está vivien­do en muchas

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *