Cuba, dis­cur­so del 26 de Julio – Cuba­de­ba­te

Audio del dis­cur­so de José Ramón Macha­do Ven­tu­ra (Cor­te­sía de la Radio Cuba­na)
Fotos: Ismael Fran­cis­co

Com­pa­ñe­ro Raúl;

Com­ba­tien­tes del 26 de Julio;

Com­pa­trio­tas avi­le­ños y de toda Cuba:

A cin­cuen­ta y ocho años de las heroi­cas accio­nes del 26 de julio de 1953, nues­tro pri­mer recuer­do para quie­nes, en aquel día glo­rio­so, ofren­da­ron su vida, muchos de ellos en las horas siguien­tes a los acon­te­ci­mien­tos, víc­ti­mas de la cobar­de y bru­tal repre­sión des­ata­da por la tira­nía batis­tia­na.

Lle­gue nues­tra gra­ti­tud a todos los par­ti­ci­pan­tes en aque­lla ges­ta y a nues­tro pue­blo com­ba­tien­te, cuya inque­bran­ta­ble volun­tad de lucha con­ti­núa sien­do la prin­ci­pal garan­tía de la liber­tad y del dere­cho a ser due­ños de nues­tro des­tino, con­quis­ta­dos el pri­me­ro de enero de 1959.

Cele­bra­mos el acto cen­tral de con­me­mo­ra­ción del Día de la Rebel­día Nacio­nal, por ter­ce­ra vez, en esta pro­vin­cia de Cie­go de Ávi­la. La pri­me­ra fue en 1980, pocos años des­pués de la divi­sión polí­ti­co-admi­nis­tra­ti­va que le dio su fiso­no­mía actual a este terri­to­rio. La segun­da, tras más de 20 años, en el 2002. Y aho­ra, como jus­to reco­no­ci­mien­to a los avan­ces en múl­ti­ples esfe­ras, vuel­ven los avi­le­ños a obte­ner la sede.

Esta es tie­rra de mam­bi­ses como los her­ma­nos Gómez Car­do­so y el coro­nel Simón Reyes, de líde­res obre­ros inco­rrup­ti­bles como Tomás Grant y Enri­que Varo­na, de jóve­nes revo­lu­cio­na­rios como Raúl Cer­van­tes, Ricar­do Pérez Ale­mán, Pedro Mar­tí­nez Bri­to y de Rober­to Rodrí­guez, “El Vaque­ri­to”, todos ellos dig­nos y glo­rio­sos repre­sen­tan­tes de esta pro­vin­cia e ins­pi­ra­do­res de la nue­va gene­ra­ción.

En Cie­go de Ávi­la tam­bién hay ejem­plos de cómo tra­ba­jar para ven­cer los retos que hoy tie­ne el país, en par­ti­cu­lar en el plano eco­nó­mi­co, en medio de una adver­sa coyun­tu­ra inter­na­cio­nal. Los resul­ta­dos alcan­za­dos en los últi­mos años, prin­ci­pal­men­te en la agri­cul­tu­ra, sin obviar los obte­ni­dos en otros sec­to­res, tuvie­ron un peso deter­mi­nan­te en la deci­sión del Buró Polí­ti­co de otor­gar­le la sede de este acto.

Cum­pli­mos el gra­to deber de trans­mi­tir­les la feli­ci­ta­ción de Fidel, Raúl y todo nues­tro pue­blo a los obre­ros, cam­pe­si­nos, com­ba­tien­tes, estu­dian­tes, amas de casa, jubi­la­dos, en fin, a todos los avi­le­ños, pro­ta­go­nis­tas de los avan­ces obte­ni­dos.

No obs­tan­te, uste­des cono­cen bien que lo logra­do está lejos de las poten­cia­li­da­des exis­ten­tes. Así lo ana­li­zó con cru­de­za la asam­blea pro­vin­cial del Par­ti­do efec­tua­da en días pasa­dos, que, por cier­to, dedi­có poco tiem­po a men­cio­nar éxi­tos.

Como expu­so aquí en bre­ve sín­te­sis el com­pa­ñe­ro Jor­ge Luis Tapia, Cie­go de Ávi­la tie­ne muchas tareas deci­si­vas por delan­te en la pro­duc­ción de ali­men­tos, la zafra azu­ca­re­ra y el desa­rro­llo del turis­mo en los cayos del nor­te de la pro­vin­cia, por men­cio­nar sólo tres fren­tes rele­van­tes.

Hace unos momen­tos el Gene­ral de Ejér­ci­to Raúl Cas­tro, Pre­si­den­te de los Con­se­jos de Esta­do y de Minis­tros, entre­gó los diplo­mas de des­ta­ca­das a las pro­vin­cias de Villa Cla­ra, que fue gana­do­ra de la emu­la­ción el año pasa­do y lle­va tre­ce años inin­te­rrum­pi­da­men­te en el pelo­tón de van­guar­dia, y a Cien­fue­gos, que regis­tra un avan­ce apre­cia­ble en sec­to­res impor­tan­tes. Por esas razo­nes hace­mos exten­si­vo nues­tro reco­no­ci­mien­to a los villa­cla­re­ños y a los cien­fue­gue­ros. En honor a la ver­dad, debe­mos decir que no resul­tó fácil defi­nir un gana­dor den­tro de este gru­po que se encuen­tra en la delan­te­ra del extra­or­di­na­rio esfuer­zo que vie­ne rea­li­zan­do el país en su con­jun­to.

Estos resul­ta­dos tie­nen una sig­ni­fi­ca­ción espe­cial, pues se han alcan­za­do en el año del Sex­to Con­gre­so del Par­ti­do, don­de tras una rica y fruc­tí­fe­ra dis­cu­sión popu­lar, fue­ron apro­ba­dos los Linea­mien­tos de la Polí­ti­ca Eco­nó­mi­ca y Social del Par­ti­do y la Revo­lu­ción, que cons­ti­tu­yen la brú­ju­la para la actua­li­za­ción de nues­tro mode­lo eco­nó­mi­co.

Del Con­gre­so para acá, se tra­ba­ja inten­sa­men­te en el cum­pli­mien­to de sus acuer­dos. La Comi­sión Per­ma­nen­te del Gobierno para la Imple­men­ta­ción y el Desa­rro­llo de los Linea­mien­tos, empren­dió su acti­vi­dad, diri­gi­da a con­du­cir armó­ni­ca­men­te los esfuer­zos y accio­nes de todos los orga­nis­mos y demás ins­ti­tu­cio­nes invo­lu­cra­dos en dicha actua­li­za­ción, la cual inclu­ye tam­bién el per­fec­cio­na­mien­to fun­cio­nal y estruc­tu­ral del Gobierno, a los dife­ren­tes nive­les y de la Admi­nis­tra­ción Cen­tral del Esta­do, así como la ela­bo­ra­ción y apro­ba­ción de las nor­mas jurí­di­cas nece­sa­rias para res­pal­dar las modi­fi­ca­cio­nes que se adop­ten.

Si impor­tan­tes fue­ron las sesio­nes del VI Con­gre­so del Par­ti­do, las accio­nes pre­vias y pos­te­rio­res a su rea­li­za­ción, tam­bién lo han sido; las que cons­ti­tu­yen una con­tun­den­te demos­tra­ción de patrio­tis­mo, madu­rez polí­ti­ca, uni­dad y deci­sión de pre­ser­var el socia­lis­mo, por la inmen­sa mayo­ría de los cuba­nos.

Nues­tro pue­blo ha hecho suyo este pro­ce­so por­que vio en él la expo­si­ción cla­ra y valien­te de los prin­ci­pa­les pro­ble­mas del país, y sobre todo una con­cep­ción rea­lis­ta de cómo enfren­tar­los.

Debe­mos cum­plir cabal­men­te la orien­ta­ción del com­pa­ñe­ro Raúl, de que lo que acor­de­mos no pue­de con­ver­tir­se nun­ca más en un papel que duer­ma el sue­ño eterno en la gave­ta de un buró.

Lo que apro­bó el Con­gre­so del Par­ti­do es tam­bién com­pro­mi­so para todos los nive­les y espe­cial­men­te para los cen­tros de pro­duc­ción o ser­vi­cios, que es don­de se mate­ria­li­zan las deci­sio­nes adop­ta­das.

Hay que rom­per defi­ni­ti­va­men­te la men­ta­li­dad de la iner­cia, esa que con­du­ce a sen­tar­se a espe­rar miran­do para arri­ba; a pen­sar pri­me­ro en lo que fal­ta o sería bueno tener, antes de eva­luar con obje­ti­vi­dad cuan­to más pue­de hacer­se con lo dis­po­ni­ble.

La direc­ción del país con­ti­núa dan­do prio­ri­dad al cum­pli­mien­to del plan de la eco­no­mía y a la pro­duc­ción de ali­men­tos, bajo las gra­ves con­se­cuen­cias que pro­du­ce el incre­men­to de sus pre­cios en el mer­ca­do inter­na­cio­nal.

Se ha avan­za­do en la entre­ga de tie­rras ocio­sas en usu­fruc­to, al ampa­ro del Decre­to-Ley No. 259 del 2008, y aun­que ya se apre­cia en no pocos luga­res un impac­to posi­ti­vo en la ele­va­ción de los resul­ta­dos pro­duc­ti­vos, tene­mos que enca­rar resuel­ta­men­te las limi­ta­cio­nes que afec­tan su total imple­men­ta­ción. Toda­vía hay empre­sas y for­mas pro­duc­ti­vas que no decla­ran toda la tie­rra ocio­sa o defi­cien­te­men­te explo­ta­da que tie­nen, a lo que se aña­de la demo­ra en la eje­cu­ción de los trá­mi­tes para pro­ce­der a la entre­ga de las mis­mas. Por otra par­te, algu­nos de los que ya las reci­bie­ron tie­nen moro­si­dad en poner­las en pro­duc­ción, y tam­bién está fal­tan­do aten­ción y capa­ci­ta­ción a los nue­vos usu­fruc­tua­rios por las enti­da­des de la Agri­cul­tu­ra y por la Aso­cia­ción Nacio­nal de Agri­cul­to­res Peque­ños (ANAP).

En gene­ral, que­dan muchas reser­vas por explo­tar en la pro­duc­ción agro­pe­cua­ria. No siem­pre se siem­bra en el momen­to más opor­tuno, lo cual no está vin­cu­la­do en todos los casos a fal­ta de recur­sos o no reci­bir­los a tiem­po. Per­sis­ten debi­li­da­des en el pro­ce­so de con­tra­ta­ción y comer­cia­li­za­ción de las pro­duc­cio­nes. A estos temas, que dis­cu­ti­mos con fuer­za en las asam­bleas pro­vin­cia­les del Par­ti­do que cul­mi­na­ron hace unos días, les segui­re­mos pres­tan­do la máxi­ma aten­ción.

En nues­tro actuar coti­diano debe­mos con­ver­tir en reali­dad lo expre­sa­do por el com­pa­ñe­ro Raúl en las con­clu­sio­nes del VI Con­gre­so del Par­ti­do, cito:

“Para alcan­zar el éxi­to en esta cues­tión estra­té­gi­ca y en las demás, es pre­ci­so que de inme­dia­to nos con­cen­tre­mos en hacer cum­plir los acuer­dos de este Con­gre­so, bajo un deno­mi­na­dor común en nues­tra con­duc­ta: el orden, la dis­ci­pli­na y la exi­gen­cia”. Has­ta aquí sus pala­bras.

No pode­mos sen­tir­nos satis­fe­chos has­ta sumar a cada tra­ba­ja­dor y diri­gen­te admi­nis­tra­ti­vo al com­ba­te por la efi­cien­cia eco­nó­mi­ca; la orga­ni­za­ción y exi­gen­cia sis­te­má­ti­cos; con­tra la indis­ci­pli­na social y labo­ral, la defi­cien­te con­ta­bi­li­dad, el mal apro­ve­cha­mien­to de los recur­sos, las acti­tu­des buro­crá­ti­cas gene­ra­do­ras de ruti­na, indo­len­cia o esque­ma­tis­mo y con­tra pro­ce­di­mien­tos absur­dos que nada tie­nen que ver con el socia­lis­mo.

No igno­ra­mos la fal­ta de deter­mi­na­dos recur­sos o la exis­ten­cia de pro­ble­mas orga­ni­za­ti­vos aje­nos al cen­tro labo­ral, que afec­tan direc­ta o indi­rec­ta­men­te el esfuer­zo de sus tra­ba­ja­do­res y cua­dros admi­nis­tra­ti­vos, pero el hecho de que algu­nos colec­ti­vos labo­ra­les obten­gan resul­ta­dos muy supe­rio­res a otros, a pesar de actuar en esce­na­rios simi­la­res, demues­tran de mane­ra pal­pa­ble cuan­tas reser­vas aún no se explo­tan con­ve­nien­te­men­te.

En la bata­lla eco­nó­mi­ca que libra­mos es impres­cin­di­ble la eli­mi­na­ción del derro­che y los gas­tos super­fluos. Aho­rrar, tra­ba­jar con la máxi­ma racio­na­li­dad posi­ble de fuer­zas y recur­sos es una nece­si­dad impe­rio­sa en todos los sec­to­res. Eso depen­de de cada uno de noso­tros. Un pue­blo cul­to, edu­ca­do y orga­ni­za­do como este, que se enfren­ta des­de hace más de cin­cuen­ta años al blo­queo más pro­lon­ga­do de la his­to­ria, tie­ne que sacar el máxi­mo a los recur­sos con que cuen­ta.

A la par con las medi­das que se vie­nen adop­tan­do por el Gobierno, se ha esta­do tra­ba­jan­do, des­de el Par­ti­do, con el obje­ti­vo de con­tro­lar, impul­sar y exi­gir el cum­pli­mien­to de los Linea­mien­tos; en deli­mi­tar sus fun­cio­nes de las que corres­pon­den a las admi­nis­tra­cio­nes; en cono­cer los pro­ble­mas en cada lugar, para aler­tar opor­tu­na­men­te, con argu­men­tos sóli­dos, y eli­mi­nar lo que afec­te la bue­na mar­cha del plan de la eco­no­mía y el cum­pli­mien­to de los acuer­dos alcan­za­dos.

Sobre todo esto dis­cu­ti­mos en las asam­bleas pro­vin­cia­les y en los Ple­nos amplia­dos de los comi­tés muni­ci­pa­les del Par­ti­do, recién rea­li­za­dos. Tam­bién se ha hecho en reunio­nes de secre­ta­rios gene­ra­les de las orga­ni­za­cio­nes de base y se está desa­rro­llan­do el pro­ce­so en los núcleos de los cen­tros de tra­ba­jo. Den­tro de unos días efec­tua­re­mos un Pleno del Comi­té Cen­tral, que dará con­ti­nui­dad, como acor­dó el Con­gre­so, al aná­li­sis de estos temas.

Simul­tá­nea­men­te, esta­mos tra­ba­jan­do en la ela­bo­ra­ción de los docu­men­tos que serán dis­cu­ti­dos en la Con­fe­ren­cia Nacio­nal del Par­ti­do, de la que ape­nas nos sepa­ran seis meses. Si bien el Con­gre­so se dedi­có al aná­li­sis de la eco­no­mía, en la Con­fe­ren­cia abor­da­re­mos los cam­bios que tene­mos que hacer en los méto­dos y esti­lo de tra­ba­jo del Par­ti­do, para pre­ci­sar y con­so­li­dar su papel de van­guar­dia orga­ni­za­da de la Revo­lu­ción Cuba­na y fuer­za diri­gen­te supe­rior de la socie­dad y el Esta­do, para for­ta­le­cer la demo­cra­cia inter­na y hacer su labor más diná­mi­ca y con­se­cuen­te con los cam­bios y trans­for­ma­cio­nes que expe­ri­men­ta nues­tra socie­dad. Vamos a tra­tar la polí­ti­ca de cua­dros y a revi­sar los con­cep­tos y los méto­dos con los que nos rela­cio­na­mos, con la UJC y las orga­ni­za­cio­nes de masas. Pre­ci­sa­re­mos, ade­más, el papel del Par­ti­do en la direc­ción y el con­trol sis­te­má­ti­co del pro­ce­so de actua­li­za­ción del mode­lo eco­nó­mi­co y de la mar­cha de la eco­no­mía. Como par­te de esto últi­mo, pro­yec­ta­re­mos el tra­ba­jo de nues­tra orga­ni­za­ción polí­ti­ca de mane­ra que se dejen atrás pre­jui­cios hacia el sec­tor no esta­tal de la eco­no­mía.

Como se acor­dó en el Con­gre­so, los docu­men­tos que serán some­ti­dos a la Con­fe­ren­cia Nacio­nal se deba­ti­rán pre­via­men­te por los mili­tan­tes y los orga­nis­mos de direc­ción del Par­ti­do y tam­bién, según corres­pon­da, por las estruc­tu­ras de direc­ción de la UJC y las orga­ni­za­cio­nes de masas en sus dife­ren­tes nive­les.

Al pue­blo le habla­mos cla­ro. Pue­de tener la segu­ri­dad de que vamos, como se ha dicho, “sin pri­sas, pero sin pau­sas”. Se tra­ba­ja sis­te­má­ti­ca­men­te, siguien­do la línea tra­za­da, y de una mane­ra inte­gral, por­que no esta­mos ponien­do par­ches ni impro­vi­san­do, sino bus­can­do solu­cio­nes defi­ni­ti­vas a vie­jos pro­ble­mas. Con pies y oídos bien pues­tos sobre la tie­rra, muy aten­tos a la opi­nión de la gen­te, lis­tos para rec­ti­fi­car sobre la mar­cha, ajus­tar el rit­mo y adop­tar nue­vas deci­sio­nes.

Al cum­plir­se dos siglos del ini­cio de la ges­ta inde­pen­den­tis­ta en el con­ti­nen­te ame­ri­cano, baten con mayor fuer­za aires de auto­de­ter­mi­na­ción y jus­ti­cia social.

La Alian­za Boli­va­ria­na para los pue­blos de Nues­tra Amé­ri­ca (ALBA) se for­ta­le­ce y ya cons­ti­tu­ye una prue­ba feha­cien­te de cuán­to pode­mos hacer pro­mo­vien­do lo mucho que nos une con res­pe­to abso­lu­to a la sobe­ra­nía de cada país.

Con­ti­núa el avan­ce de las fuer­zas pro­gre­sis­tas en el hemis­fe­rio. Ejem­plo de ello es la pró­xi­ma toma de pose­sión, el 28 de julio, de Ollan­ta Huma­la como Pre­si­den­te de Perú, quien enar­bo­la un pro­gra­ma nacio­na­lis­ta y de mayor equi­dad en la dis­tri­bu­ción de la rique­za. Cuba le desea éxi­tos en ese empe­ño tan nece­sa­rio a un pue­blo her­mano.

Com­pa­ñe­ras y com­pa­ñe­ros:

La bata­lla de hoy tie­ne un fren­te deci­si­vo en el com­ba­te coti­diano y sin tre­gua con­tra nues­tros pro­pios erro­res y defi­cien­cias.

Con­ta­mos con lo bási­co para lograr el des­pe­gue pau­la­tino de la eco­no­mía nacio­nal: un pue­blo pre­pa­ra­do y dis­pues­to y al menos con los recur­sos impres­cin­di­bles, en pri­mer lugar con la tie­rra, que esta­mos aún lejos de explo­tar siquie­ra satis­fac­to­ria­men­te.

Esta­mos cons­cien­tes que, ade­más de las limi­ta­cio­nes mate­ria­les, requie­re tiem­po cam­biar la for­ma de pen­sar de las per­so­nas, úni­ca vía para variar su modo de actuar.

Los diri­gen­tes polí­ti­cos o admi­nis­tra­ti­vos debe­mos estar cons­cien­tes de que antes de hablar, se debe escu­char con aten­ción y sobre todo tener en cuen­ta lo que dicen los demás, no solo en las reunio­nes sino con­ver­san­do indi­vi­dual­men­te con los com­pa­ñe­ros, sin que nadie se crea due­ño de la ver­dad abso­lu­ta.

Antes de exhor­tar a empren­der una tarea, es nece­sa­rio infor­mar todo lo refe­ren­te a la mis­ma y expli­car las razo­nes que la hacen nece­sa­ria, has­ta que así lo com­pren­dan todos o al menos la mayo­ría de los que deben eje­cu­tar­la. Y para lograr­lo resul­ta pri­mor­dial pre­di­car con el ejem­plo.

Fidel, hace ya once años, nos lla­mó a cam­biar todo lo que debe ser cam­bia­do, y rati­fi­có, en su Refle­xión del pasa­do 17 de abril, la impor­tan­cia de obser­var ese prin­ci­pio por las nue­vas gene­ra­cio­nes de revo­lu­cio­na­rios, con la con­vic­ción de que lo úni­co que no varia­rá jamás, es nues­tra deci­sión de cons­truir y defen­der el socia­lis­mo, que en esen­cia, dicho con sus pala­bras: “Es tam­bién el arte de rea­li­zar lo impo­si­ble: cons­truir y lle­var a cabo la Revo­lu­ción de los humil­des, por los humil­des y para los humil­des, y defen­der­la duran­te medio siglo de la más pode­ro­sa poten­cia que jamás exis­tió”, fin de la cita.

Esta­mos segu­ros de que el pue­blo de esta pro­vin­cia segui­rá com­ba­tien­do, jun­to al res­to de los cuba­nos, con el mis­mo brío y fer­vor patrió­ti­co que asom­bró a Cuba y al mun­do aquel 26 de julio de 1953 y uni­dos, jun­to a Fidel, a Raúl y a nues­tro Par­ti­do, una vez más ¡Ven­ce­re­mos!

¡Glo­ria eter­na a los már­ti­res del 26 de Julio!

¡Viva la Revo­lu­ción!

¡Viva el Socia­lis­mo!

Gra­cias

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *