El mani­fies­to de Brei­vik: Soy un “caza­dor de mar­xis­tas”

Me eti­que­ta­rán como el mons­truo (nazi) más gran­de des­de la Segun­da Gue­rra Mun­dial”, escri­bió Anders Beh­ring Brei­vik en un mani­fies­to de 1500 pági­nas redac­ta­do duran­te años. En el docu­men­to redac­ta­do en inglés, al que titu­lo: “Una decla­ra­ción euro­pea de inde­pen­den­cia-2083″ y fir­mó con el seu­dó­ni­mo “Andrew Ber­wick”, Brei­vik se cali­fi­có como “caza­dor de mar­xis­tas”.

El tex­to, cuya copia obtu­vo la AFP, pare­ce que fue ter­mi­na­do ape­nas unas horas antes del comien­zo del doble ata­que de Oslo y en él, el neo­na­zi mar­ca un lími­te: “La lucha con­tra las éli­tes mul­ti­cul­tu­ra­les en Euro­pa no debe­ría ser supe­rior a 45.000 muer­tos y un millón de heri­dos”.

En el lar­guí­si­mo tex­to que entre­mez­cla un cua­derno de bitá­co­ra, un manual de apren­diz de terro­ris­ta, refe­ren­cias his­tó­ri­cas para los extre­mis­tas cris­tia­nos y pro­pa­gan­da polí­ti­ca, el norue­go de 32 años se pre­sen­ta como “comen­da­dor de los caba­lle­ros jus­ti­cie­ros” y mues­tra que mide el alcan­ce de sus mor­tí­fe­ros pro­yec­tos.

El norue­go de 32 años cita que, al ini­cio de su odi­sea en 2002 en Lon­dres, jun­to otras ocho per­so­nas ini­ció la “Orden Mili­tar y Tri­bu­nal Penal Euro­peo-los Caba­lle­ros Tem­pla­rios”, en alu­sión a la cono­ci­da orden reli­gio­sa que com­ba­tió en las Cru­za­das.

Esa orden, según escri­bió el anti­is­la­mis­ta, tenía como obje­ti­vo “una gue­rra pre­ven­ti­va con­tra los regí­me­nes cul­tu­ral­men­te marxistas/​multiculturales de Euro­pa” para “recha­zar, ven­cer o debi­li­tar la invasión/​colonización islá­mi­ca en cur­so, para tener una ven­ta­ja estra­té­gi­ca en una gue­rra inevi­ta­ble antes que la ame­na­za se mate­ria­li­ce”. “El tiem­po del diá­lo­go ya pasó. Dimos una opor­tu­ni­dad a la paz. La hora de la resis­ten­cia arma­da sonó”, sigue.

Con una cruz de los Tem­pla­rios en su pri­me­ra pági­na, el tex­to está reple­to de refe­ren­cias a los jefes de gue­rra cris­tia­nos en los con­flic­tos con­tra los musul­ma­nes. Pero la pre­pa­ra­ción con­cre­ta de su mor­tí­fe­ro pro­yec­to comien­za real­men­te en el oto­ño 2009, según el mani­fies­to.

“Estoy en un cam­bio de fase de mi pro­yec­to”, escri­bió en ese perio­do expli­can­do que fun­dó una empre­sa mine­ra y una peque­ña gran­ja para uti­li­zar­las como “cober­tu­ra” para sus com­pras de pro­duc­tos explo­si­vos. “Aho­ra ten­go que com­prar legal­men­te un fusil semi­au­to­má­ti­co y una (pis­to­la) Glock”, redac­tó en sep­tiem­bre de 2010, dos armas para las que obtu­vo una licen­cia, según la pren­sa norue­ga.

Des­de mayo de 2011, su cua­derno de bitá­co­ra ahon­da en deta­lles, con un dia­rio de sus pre­pa­ra­ti­vos, sus com­pras (entre otras de explo­si­vos) y sus des­pla­za­mien­tos. Arri­ba de una lis­ta de pro­duc­tos que nece­si­ta para fabri­car una bom­ba se pue­de leer una iro­nía del sos­pe­cho­so: “todo esto debe ser fácil de com­prar, a menos que uno se lla­me Abdu­lá Rachid Moha­med…”.

El sos­pe­cho­so esta­ble­ce una lis­ta de paí­ses como obje­ti­vo en Euro­pa, esen­cial­men­te vin­cu­la­da a la impor­tan­cia de las comu­ni­da­des musul­ma­nas, Fran­cia figu­ra en el pri­mer lugar. “Un obje­ti­vo prio­ri­ta­rio es la reu­nión anual de un par­ti­do socialista/​socialdemócrata”, escri­bió el norue­go que men­cio­na tam­bién “los encuen­tros de perio­dis­tas” o “los fes­ti­va­les cul­tu­ra­les”, pero tam­bién las cen­tra­les nuclea­res o los edi­fi­cios ofi­cia­les.

Fue final­men­te el barrio en don­de está la sede del gobierno de cen­troiz­quier­da norue­go en Oslo y un cam­pa­men­to de verano de la juven­tud labo­ris­ta al oes­te de la capi­tal el blan­co ele­gi­do para los ata­ques.

El autor rei­vin­di­ca tam­bién la auto­ría de un video de 12 minu­tos, resu­men visual del mani­fies­to, publi­ca­do en You­Tu­be el día de los aten­ta­dos y reti­ra­do el sába­do.

El mani­fies­to ter­mi­na con estas pala­bras: “Pien­so que esta será mi últi­ma entra­da. Son las 12H51 del vier­nes 22 de julio”.

Usó “balas expan­si­vas” para cau­sar la mayor masa­cre posi­ble

El ase­sino con­fe­so de los aten­ta­dos de Oslo, Anders Beh­ring Brei­vik, bus­ca­ba la mayor matan­za posi­ble en el tiro­teo de la isla de Utø­ya. Con este fin, usó balas expan­si­vas o “dum-dum”, prohi­bi­das en las gue­rras des­de 1899 por el tipo de daños que cau­san.

Este tipo de muni­ción tie­ne sus extre­mos hue­cos ‑la pun­ta y el culote- para que el núcleo se frag­men­te en el impac­to. “El efec­to que cau­san den­tro del cuer­po es simi­lar al de miles de agu­jas y alfi­le­res“, ha seña­la­do el ciru­jano jefe del hos­pi­tal que ha tra­ta­do a 16 heri­dos de bala de la isla de Utø­ya.

A pesar de sus 26 años de expe­rien­cia, Coolin Poo­le ase­gu­ra que “nun­ca había vis­to algo así” refi­rién­do­se a los peque­ños frag­men­tos de bala encon­tra­dos en los sobre­vi­vien­tes, en su mayo­ría jóve­nes y ado­les­cen­tes.

Estas lesio­nes inter­nas han cau­sa­do incon­ta­bles que­bra­de­ros de cabe­za al equi­po de ciru­ja­nos del Hos­pi­tal Rin­ge­ri­ke.

“Esas balas más o menos explo­ta­ban den­tro del cuer­po de las víc­ti­mas. Las heri­das inter­nas que tenían eran abso­lu­ta­men­te terri­bles“, ha aña­di­do el ciru­jano en decla­ra­cio­nes a un dia­rio local norue­go.

Las balas expan­si­vas son muy difí­ci­les de adqui­rir legal­men­te en Norue­ga. Su uso está res­trin­gi­do a ope­ra­cio­nes anti­te­rro­ris­tas, tan­to para aba­tir sui­ci­das como para dis­pa­rar sobre secues­tra­do­res den­tro de un avión sin dañar el fuse­la­je. Tam­bién se usa en oca­sio­nes con­cre­tas en la caza mayor

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *