¿Eta­pa final o tem­pra­na del impe­ria­lis­mo – Clau­dio Katz

La visión del impe­ria­lis­mo como una eta­pa supe­rior del capi­ta­lis­mo, carac­te­ri­za­da por la decli­na­ción his­tó­ri­ca, estu­vo con­di­cio­na­da por la catás­tro­fe béli­ca de entre-gue­rra. Este enfo­que intro­du­jo el aná­li­sis de perío­dos his­tó­ri­cos dife­ren­cia­dos, pero el sim­ple con­tra­pun­to entre el auge y la deca­den­cia omi­te las muta­cio­nes cicló­peas del siglo XX y des­co­no­ce que la era clá­si­ca fue una eta­pa inter­me­dia de la expan­sión impe­rial.

En lugar de ana­li­zar el impe­ria­lis­mo como un perío­do úni­co, con­vie­ne estu­diar­lo en fun­ción de las dis­tin­tas eta­pas que atra­ve­só el capi­ta­lis­mo. Esta visión es más escla­re­ce­do­ra que la ópti­ca cen­tra­da en una mega-eta­pa de des­cen­so his­tó­ri­co. Ese enfo­que con­du­ce a gene­ra­li­da­des, exa­ge­ra el alcan­ce de las cri­sis y olvi­da el papel deter­mi­nan­te de la acción polí­ti­ca.

El con­tras­te entre el pro­gre­so del pasa­do y la deca­den­cia actual inda­ga al capi­ta­lis­mo con pará­me­tros de otro modo de pro­duc­ción. Reem­pla­za el aná­li­sis de los des­equi­li­brios obje­ti­vos por cri­te­rios de domi­na­ción y bus­ca erró­neas ana­lo­gías con la Anti­güe­dad. Tam­bién con­fun­de la denun­cia con la inter­pre­ta­ción y olvi­da que la vio­len­cia extre­ma acom­pa­ñó al capi­ta­lis­mo des­de su naci­mien­to. Resul­ta incon­ve­nien­te idea­li­zar ese pasa­do.

La crí­ti­ca debe cues­tio­nar la natu­ra­le­za de este sis­te­ma y no las des­ven­tu­ras de cier­to perío­do his­tó­ri­co. El capi­ta­lis­mo no cons­ti­tu­yó en el pasa­do la úni­ca, ni la mejor opción para el des­en­vol­vi­mien­to de la huma­ni­dad. Este régi­men social está afec­ta­do por cre­cien­tes con­tra­dic­cio­nes y no por un des­tino de des­plo­me ter­mi­nal. No se disol­ve­rá por enve­je­ci­mien­to y su erra­di­ca­ción depen­de de la cons­truc­ción de una alter­na­ti­va socia­lis­ta.

La visión de Lenin pre­sen­ta al impe­ria­lis­mo como un perío­do espe­cí­fi­co del capi­ta­lis­mo. Con­si­de­ra que los nove­do­sos ras­gos finan­cie­ros, comer­cia­les y béli­cos del fenó­meno expre­san la vigen­cia de una eta­pa supe­rior o últi­ma de ese sis­te­ma. Iden­ti­fi­ca ade­más esa épo­ca con una decli­na­ción his­tó­ri­ca, que agra­va todas las con­tra­dic­cio­nes del capi­ta­lis­mo. Esa era de ago­ta­mien­to es con­tra­pues­ta con el auge pre­do­mi­nan­te duran­te la eta­pa ascen­den­te. (1)

Ges­ta­ción y madu­rez

La hipó­te­sis de un perío­do espe­cí­fi­co del capi­ta­lis­mo que deba­tie­ron los mar­xis­tas a fines del siglo XIX no figu­ra­ba en la visión de Marx. El pen­sa­dor ale­mán eva­lua­ba a ese sis­te­ma en com­pa­ra­ción a otros regí­me­nes socia­les, esta­ble­cien­do con­tras­tes con el feu­da­lis­mo o la escla­vi­tud. Limi­ta­ba las perio­di­za­cio­nes del capi­ta­lis­mo a los pro­ce­sos de ges­ta­ción de este sis­te­ma (acu­mu­la­ción pri­mi­ti­va) y a moda­li­da­des de su desa­rro­llo fabril (coope­ra­ción, manu­fac­tu­ra, gran indus­tria).

Un gran apor­te de Lenin fue per­ci­bir la exis­ten­cia de otro tipo de eta­pas e inau­gu­rar su aná­li­sis, refi­nan­do las eva­lua­cio­nes que sus­ci­tó entre los mar­xis­tas la depre­sión de 1873 – 96. Estos deba­tes indu­je­ron al líder bol­che­vi­que a intro­du­cir el nove­do­so con­cep­to de perío­dos his­tó­ri­cos dife­ren­cia­dos del capi­ta­lis­mo.

Su tesis de la deca­den­cia esta­ba a tono con el cli­ma de catás­tro­fe, que des­ató el ini­ció de la Pri­me­ra Gue­rra y que se exten­dió has­ta el fin de la segun­da con­fla­gra­ción. Duran­te esos años apa­re­cie­ron muchas carac­te­ri­za­cio­nes seme­jan­tes, que aso­cia­ban la gene­ra­li­za­ción del beli­cis­mo con el decli­ve del capi­ta­lis­mo.

Este con­tex­to impul­só a esta­ble­cer una sepa­ra­ción cua­li­ta­ti­va entre la pros­pe­ri­dad del siglo XIX y la decli­na­ción de la cen­tu­ria pos­te­rior. Pero lo más lla­ma­ti­vo ha sido la per­sis­ten­cia de este cri­te­rio has­ta la actua­li­dad. Dis­tin­tos auto­res mar­xis­tas man­tie­nen esta visión para carac­te­ri­zar el esce­na­rio con­tem­po­rá­neo.

Estas con­cep­cio­nes con­tra­po­nen en for­ma cate­gó­ri­ca los dos perío­dos. Con­si­de­ran que la pujan­za de la pri­me­ra eta­pa fue segui­da por un con­ti­nua­do des­cen­so, que per­du­ra has­ta el debut del siglo XXI. La carac­te­ri­za­ción que plan­teó Lenin para un momen­to pecu­liar es pro­yec­ta­da a toda la era pos­te­rior y el año 1914 es vis­to como una divi­so­ria de aguas para el des­tino de la huma­ni­dad. (2)

Con este enfo­que, la eva­lua­ción de Lenin se tor­na omni­pre­sen­te y sus obser­va­cio­nes de un perío­do espe­cí­fi­co se trans­for­man en la nor­ma de una pro­lon­ga­da épo­ca. Las monu­men­ta­les trans­for­ma­cio­nes que se regis­tra­ron duran­te esta cen­tu­ria que­dan redu­ci­das a una con­ti­nua­da secuen­cia de equi­va­len­cias entre 1914 y el 2011.

Las enor­mes muta­cio­nes que tuvo el capi­ta­lis­mo entre ambas fechas inclu­yen nada menos que el des­en­vol­vi­mien­to de dis­tin­tos inten­tos de socia­lis­mo, en un ter­cio del pla­ne­ta. Al supo­ner que duran­te este perío­do “solo se pro­fun­di­za­ron las ten­den­cias de la era leni­nis­ta”, se omi­ten estos giros cicló­peos que regis­tró el cur­so de la his­to­ria.

Para com­pren­der el impe­ria­lis­mo de nues­tro tiem­po es indis­pen­sa­ble reco­no­cer las dis­con­ti­nui­da­des con la épo­ca de Lenin. La visión del diri­gen­te bol­che­vi­que incluía una expec­ta­ti­va de extin­ción del capi­ta­lis­mo, antes que este sis­te­ma arri­ba­ra a su madu­rez en el plano inter­na­cio­nal. Esta apues­ta expli­ca la pre­sen­ta­ción del impe­ria­lis­mo, como una eta­pa final de ese régi­men social.

Duran­te el perío­do clá­si­co de 1880 – 1914 el capi­ta­lis­mo alcan­zó por pri­me­ra vez una dimen­sión efec­ti­va­men­te mun­dial, que impu­so la dra­má­ti­ca riva­li­dad por aca­pa­rar las fuen­tes de abas­te­ci­mien­to y los mer­ca­dos de expor­ta­ción. Pero este alcan­ce no impli­ca­ba ple­ni­tud capi­ta­lis­ta, pues­to que aún exis­tían vas­tas regio­nes habi­ta­das por pobla­cio­nes cam­pe­si­nas, que esta­ban divor­cia­das de la nor­ma de la acu­mu­la­ción. Esta sub­sis­ten­cia expli­ca por qué razón Luxem­burg veía el lími­te del sis­te­ma en el ago­ta­mien­to del entorno pre-capi­ta­lis­ta.

El impe­rio total del capi­tal sólo emer­gió pos­te­rior­men­te, cuan­do se afian­za­ron los tres prin­ci­pios de este modo de pro­duc­ción a esca­la glo­bal: impe­ra­ti­vo de la com­pe­ten­cia, maxi­mi­za­ción de la ganan­cia y acu­mu­la­ción basa­da en la explo­ta­ción del tra­ba­jo asa­la­ria­do. La con­for­ma­ción del deno­mi­na­do blo­que socia­lis­ta res­trin­gió este alcan­ce, pero su implo­sión pos­te­rior reabrió un esce­na­rio de uni­ver­sa­li­za­ción casi com­ple­ta del capi­tal.

El impe­ria­lis­mo clá­si­co cons­ti­tu­yó una eta­pa del capi­ta­lis­mo y no su perío­do final. Lenin tuvo el acier­to de cap­tar la posi­bi­li­dad de una tran­si­ción socia­lis­ta, pre­via a la expan­sión gene­ra­li­za­da del régi­men pre­ce­den­te y bus­có un camino polí­ti­co para con­cre­tar esa trans­for­ma­ción. Pero al cabo de un sinuo­so cur­so de la his­to­ria el capi­ta­lis­mo ha per­sis­ti­do. Sopor­tó el cues­tio­na­mien­to de levan­ta­mien­tos popu­la­res mayúscu­los, que no fue­ron coro­na­dos con la erra­di­ca­ción del sis­te­ma.

El perio­do ana­li­za­do por Lenin no fue la últi­ma eta­pa del capi­ta­lis­mo. Cons­ti­tu­yó tan sólo una era clá­si­ca del impe­ria­lis­mo que estu­vo pre­ce­di­da por el colo­nia­lis­mo y fue suce­di­da por el impe­rio con­tem­po­rá­neo del capi­tal. Esa fase es vis­ta por algu­nos auto­res como un momen­to inter­me­dio de la expan­sión glo­bal (Amin) y por otros ana­lis­tas como una eta­pa tem­pra­na de esa amplia­ción (Har­vey, Wood, Panitch). Pero en nin­gún caso cons­ti­tu­yó un esta­dio ter­mi­nal del sis­te­ma. (3)

Las muta­cio­nes del siglo XX

Algu­nas eva­lua­cio­nes cues­tio­nan la tesis de una “eta­pa final”, obje­tan­do la visión del impe­ria­lis­mo como perío­do sin­gu­lar del capi­ta­lis­mo. Pos­tu­lan el aná­li­sis del fenó­meno como un dato per­ma­nen­te del sis­te­ma. Con ese cri­te­rio sub­ra­yan las dis­tin­tas modi­fi­ca­cio­nes que regis­tró el impe­ria­lis­mo, en fun­ción de las trans­for­ma­cio­nes aná­lo­gas que tuvo el modo de pro­duc­ción. Reem­pla­zan la visión tra­di­cio­nal del fenó­meno como un momen­to cro­no­ló­gi­co, por su estu­dio como una for­ma de domi­na­ción jerar­qui­za­da del capi­ta­lis­mo a esca­la glo­bal. En lugar de obser­var tan sólo una eta­pa, con­si­de­ran varios perío­dos de este tipo. (4)

Este enfo­que con­tri­bu­ye a cues­tio­nar el erró­neo con­cep­to de “eta­pa últi­ma” como un esta­dio que irrum­pió en cier­tas cir­cuns­tan­cias y se ha per­pe­tua­do para siem­pre. Se plan­tea acer­ta­da­men­te que el impe­ria­lis­mo no es una noción inmu­ta­ble, ni into­ca­ble.

Pero la idea de una varie­dad de impe­ria­lis­mo con ante­rio­ri­dad al siglo XX dilu­ye la espe­ci­fi­ci­dad de este con­cep­to, en com­pa­ra­ción al colo­nia­lis­mo y debi­li­ta su cone­xión con una épo­ca de cre­cien­te con­so­li­da­ción del capi­ta­lis­mo. Lo más ade­cua­do es des­ta­car que el debut del impe­ria­lis­mo corres­pon­de al momen­to seña­la­do por Lenin y que des­de ese sur­gi­mien­to atra­ve­só por tres perío­dos dife­ren­cia­dos.

Pri­me­ro, el impe­ria­lis­mo clá­si­co corres­pon­dió a una era de expan­sión eco­nó­mi­ca, con gran pro­ta­go­nis­mo de la empre­sa pri­va­da, en un mar­co de impor­tan­tes reser­vas terri­to­ria­les. En ese momen­to la aso­cia­ción mun­dial del capi­tal era limi­ta­da y las cri­sis cícli­cas deve­nían con cier­ta auto­ma­ti­ci­dad, en ace­le­ra­das recom­po­si­cio­nes del nivel de acti­vi­dad.

Pos­te­rior­men­te sur­gió el impe­ria­lis­mo de pos­gue­rra con el fin de las con­fron­ta­cio­nes inter-impe­ria­les y con el entre­la­za­mien­to de capi­ta­les de diver­so ori­gen nacio­nal. En esta eta­pa el fenó­meno estu­vo muy conec­ta­do con el nove­do­so inter­ven­cio­nis­mo esta­tal, que ase­gu­ró la con­ti­nui­dad de la acu­mu­la­ción. Des­de la segun­da mitad del siglo XX, las finan­zas públi­cas soco­rrie­ron a los ban­cos en los momen­tos de urgen­cia y apun­ta­la­ron el des­en­vol­vi­mien­to corrien­te de estas enti­da­des. El gas­to públi­co se trans­for­mó en un dato per­du­ra­ble, que refle­jó la nece­si­dad de suplir las limi­ta­cio­nes repro­duc­ti­vas del sis­te­ma, con auxi­lios esta­ta­les.

Este cam­bio ilus­tró la pér­di­da de ener­gías espon­tá­neas que sufrió el capi­ta­lis­mo, para sos­te­ner su pro­pio des­en­vol­vi­mien­to e intro­du­jo un nue­vo pará­me­tro para esta­ble­cer dife­ren­cias cua­li­ta­ti­vas entre el sur­gi­mien­to y la madu­rez de este modo de pro­duc­ción. (5)

Esa trans­for­ma­ción inau­gu­ró tam­bién la pre­sen­cia de nue­vos tipos de con­tra­dic­cio­nes, resul­tan­tes del fun­cio­na­mien­to más com­ple­jo que pre­sen­tó el capi­ta­lis­mo de pos­gue­rra. Las difi­cul­ta­des que enfren­tó la repro­duc­ción del sis­te­ma gene­ra­ron des­equi­li­brios más varia­dos.

Final­men­te, en el perío­do neo­li­be­ral, se con­su­mó otro giro de gran alcan­ce, que dio lugar al sur­gi­mien­to de otra eta­pa del capi­ta­lis­mo. La con­ti­nua­da inter­ven­ción esta­tal ilus­tra la per­sis­ten­cia de muchos ras­gos de la era pre­ce­den­te, pero el sen­ti­do de esa acción ha cam­bia­do. Ya no apun­ta­la mejo­ras socia­les o polí­ti­cas key­ne­sia­nas de inver­sión, sino que sos­tie­ne una reor­ga­ni­za­ción regre­si­va ata­da a las nor­mas de la mun­dia­li­za­ción neo­li­be­ral.

Estas tres eta­pas del siglo XX-XXI no son com­pren­si­bles median­te sim­ples dis­tin­cio­nes entre épo­cas ascen­den­tes y decli­nan­tes del capi­ta­lis­mo. Incluir a todos los perío­dos (clá­si­co, pos­gue­rra y neo­li­be­ra­lis­mo) en una mega-eta­pa de des­cen­so his­tó­ri­co gene­ra más pro­ble­mas que solu­cio­nes. Difi­cul­ta la expli­ca­ción de las enor­mes dife­ren­cias que sepa­ran a cada uno de esos momen­tos. La con­tra­po­si­ción bina­ria entre auge y deca­den­cia impi­de cap­tar esas trans­for­ma­cio­nes y, al elu­dir ese aná­li­sis se nave­ga en un mun­do gene­ra­li­da­des.

La tesis de la deca­den­cia es habi­tual­men­te expues­ta jun­to a teo­rías de la cri­sis per­ma­nen­te del capi­ta­lis­mo, que olvi­dan la loca­li­za­ción o tem­po­ra­li­dad cir­cuns­crip­ta de esas dis­rup­cio­nes. La ima­gen de un esta­lli­do cons­tan­te, sin fecha de ini­cio, pun­tos de agra­va­mien­to o momen­tos de dis­ten­sión, con­du­ce a eva­lua­cio­nes indes­ci­fra­bles. Fre­cuen­te­men­te se real­zan las ten­sio­nes con­tem­po­rá­neas como un dato total­men­te nove­do­so, olvi­dan­do que la ausen­cia de armo­nía es un ras­go carac­te­rís­ti­co del sis­te­ma vigen­te. Las cri­sis cons­ti­tu­yen solo un momen­to de quie­bra del capi­ta­lis­mo y no una fase cons­tan­te de fun­cio­na­mien­to de este sis­te­ma.

La iden­ti­fi­ca­ción del impe­ria­lis­mo como una épo­ca ter­mi­nal, con­du­ce a supo­ner que el capi­ta­lis­mo se enca­mi­na en for­ma auto­má­ti­ca hacia su pro­pio colap­so. En lugar de cap­tar los múl­ti­ples des­equi­li­brios que gene­ra un sis­te­ma de com­pe­ten­cia por lucros sur­gi­dos de la explo­ta­ción se esti­ma supo­ne que el sis­te­ma se des­li­za hacia algún des­mo­ro­na­mien­to fatal. Ese des­ba­rran­que es atri­bui­do a la sim­ple regre­sión de las fuer­zas pro­duc­ti­vas.

Pero esta visión omi­te que nin­gún régi­men colap­sa por acu­mu­la­ción intrín­se­ca de des­equi­li­brios eco­nó­mi­cos. Es la acción polí­ti­ca de los suje­tos –orga­ni­za­dos en torno a cla­ses domi­nan­tes y domi­na­das- lo que deter­mi­na la caí­da o super­vi­ven­cia de un sis­te­ma social. La vie­ja creen­cia en lími­tes eco­nó­mi­cos infran­quea­bles para la con­ti­nui­dad del capi­ta­lis­mo ha sido des­men­ti­da en incon­ta­bles opor­tu­ni­da­des. No es el ago­ta­mien­to de los mer­ca­dos o la insu­fi­cien­cia de plus­va­lía lo que erra­di­ca­rá a ese régi­men, sino la madu­ra­ción de un pro­yec­to polí­ti­co socia­lis­ta.

¿Otro tipo de sis­te­ma?

La mira­da del impe­ria­lis­mo con­tem­po­rá­neo cen­tra­da en con­tras­tar una vie­ja eta­pa de pro­gre­so con un perío­do actual de deca­den­cia resal­ta la denun­cia de un sis­te­ma que ame­na­za el futu­ro de la socie­dad huma­na. ¿Pero es correc­to abor­dar esa crí­ti­ca con­tra­po­nien­do ambas eta­pas? ¿Cuál es el sig­ni­fi­ca­do exac­to de la noción decli­ve his­tó­ri­co?

Algu­nas carac­te­ri­za­cio­nes inter­pre­tan a este con­cep­to como una com­bi­na­ción de esta­lli­do finan­cie­ro con dete­rio­ro ener­gé­ti­co, ambien­tal y ali­men­ti­cio, en esce­na­rios geo­po­lí­ti­cos domi­na­dos por una pér­di­da de brú­ju­la del capi­ta­lis­mo. Esti­man que la ago­nía del sis­te­ma obe­de­ce a la domi­na­ción de las finan­zas, a obs­truc­cio­nes en el cam­bio tec­no­ló­gi­co y al reem­pla­zo de las vie­jas fluc­tua­cio­nes cícli­cas por una decli­na­ción con­ti­nua­da. (6)

Pero la cro­no­lo­gía de ese cre­púscu­lo no que­da esta­ble­ci­da con niti­dez. A veces se sitúa su ini­cio en 1914 y en otros momen­tos en los años 70, aun­que la caí­da es siem­pre con­tra­pues­ta con la pujan­te era indus­trial del pasa­do. Se supo­ne que el capi­ta­lis­mo lan­gui­de­ce des­de hace mucho tiem­po, pero no se pre­ci­sa cuán­do comen­zó la regre­sión.

Si esa decli­na­ción es fecha­da a prin­ci­pio del siglo XX se tor­na impo­si­ble expli­car el boom de la pos­gue­rra, que invo­lu­cró índi­ces de cre­ci­mien­to supe­rio­res a cual­quier eta­pa pre­ce­den­te. Ubi­can­do el debut del estan­ca­mien­to en los años seten­ta, no se entien­de cuá­les fue­ron los acon­te­ci­mien­tos que des­ata­ron ese oca­so.

Pero el prin­ci­pal pro­ble­ma de esta visión es su pre­sen­ta­ción del capi­ta­lis­mo como un sis­te­ma que fun­cio­na con los pará­me­tros de otro modo de pro­duc­ción. Si las trans­for­ma­cio­nes que se pun­tua­li­zan han alcan­za­do la enver­ga­du­ra des­crip­ta, el régi­men impe­ran­te ha per­di­do las prin­ci­pa­les carac­te­rís­ti­cas de la estruc­tu­ra que ana­li­zó Marx. La dis­cu­sión debe por tan­to refe­rir­se más a la sub­sis­ten­cia del capi­ta­lis­mo, que a su esta­dio his­tó­ri­co.

Un régi­men eco­nó­mi­co ace­cha­do por el estan­ca­mien­to per­du­ra­ble y some­ti­do a la suc­ción finan­cie­ra de todos sus exce­den­tes, ya no se des­en­vuel­ve en torno a la extrac­ción de plus­va­lía. Este fun­da­men­to sólo tie­ne sen­ti­do, en una for­ma­ción social regu­la­da por la com­pe­ten­cia en torno a bene­fi­cios sur­gi­dos de la explo­ta­ción. En ese sis­te­ma los pro­ce­sos de acu­mu­la­ción están cen­tra­dos en la esfe­ra pro­duc­ti­va y se des­en­vuel­ven a tra­vés de fases de cre­ci­mien­to y depre­sión. Si esta secuen­cia ha des­apa­re­ci­do, la ley de valor ya no cum­ple un papel rec­tor y otras nor­mas deter­mi­nan las ten­den­cias de la eco­no­mía real. Con esa mira­da, el vie­jo con­cep­to de capi­ta­lis­mo ya no se amol­da a la nue­va reali­dad.

Exis­te un mani­fies­to dis­tan­cia­mien­to entre el razo­na­mien­to de Marx y diver­sas con­cep­cio­nes pos­te­rio­res del impe­ria­lis­mo. El pri­mer enfo­que resal­ta des­equi­li­brios obje­ti­vos del capi­ta­lis­mo y el segun­do se fun­da­men­ta en teo­rías de la domi­na­ción inter­na­cio­nal. Estas visio­nes ponen el acen­to en el mili­ta­ris­mo y dilu­yen las cone­xio­nes exis­ten­tes entre la fun­ción opre­si­va de la vio­len­cia y la diná­mi­ca com­pe­ti­ti­va de la acu­mu­la­ción.

La teo­ría del decli­ve ter­mi­nal per­ci­be con más acier­to una pecu­liar con­tra­dic­ción recien­te: la com­bi­na­ción de sobre-pro­duc­ción de bie­nes indus­tria­les y sub-pro­duc­ción de mate­rias pri­mas. (7)

Pero tam­bién aquí el pro­ble­ma es la valo­ra­ción de ese des­equi­li­brio. No es lo mis­mo asig­nar­le un alcan­ce espe­cí­fi­co deri­va­do de múl­ti­ples des­pro­por­cio­nes coyun­tu­ra­les, que inter­pre­tar­lo como una expre­sión de resur­gi­mien­to pre-capi­ta­lis­ta. Con esta segun­da mira­da se esti­ma que la esca­sez de insu­mos bási­cos, tien­de a crear una situa­ción seme­jan­te a la obser­va­da en los siglos XVI-XVII.

Esta ana­lo­gía refuer­za la pre­sen­ta­ción del capi­ta­lis­mo con­tem­po­rá­neo como un sis­te­ma que ope­ra con otros prin­ci­pios y por esta razón se olvi­dan algu­nas dife­ren­cias cla­ves con los regí­me­nes pre­ce­den­tes. Mien­tras que los tras­tor­nos de sub-pro­duc­ción que aco­sa­ban al Medioe­vo deri­va­ban de cala­mi­da­des cli­má­ti­cas, sani­ta­rias o béli­cas, las insu­fi­cien­cias de la épo­ca en cur­so pro­vie­nen de la con­cu­rren­cia por explo­tar los recur­sos natu­ra­les con cri­te­rios de ren­ta­bi­li­dad. Las caren­cias del pasa­do obe­de­cían a la inma­du­rez del desa­rro­llo capi­ta­lis­ta y los fal­tan­tes actua­les expre­san la vigen­cia ple­na de este sis­te­ma.

El con­tras­te sim­pli­fi­ca­do entre un perío­do flo­re­cien­te y otro deca­den­te del capi­ta­lis­mo pier­de de vis­ta los ras­gos del sis­te­ma, que han sido comu­nes a todas sus eta­pas. Al enfa­ti­zar esa sepa­ra­ción se des­co­no­ce cuá­les son las reglas de fun­cio­na­mien­to expues­tas por Marx y se uti­li­zan cri­te­rios más afi­nes al estu­dio de otros regí­me­nes socia­les.

El uso de estos pará­me­tros con­du­ce fre­cuen­te­men­te a bus­car pis­tas de escla­re­ci­mien­to, en com­pa­ra­cio­nes con la Anti­güe­dad y en ana­lo­gías con el decli­ve del impe­rio romano. Esta seme­jan­za es par­ti­cu­lar­men­te ten­ta­do­ra, para quie­nes con­si­de­ran que el capi­ta­lis­mo con­tem­po­rá­neo atra­vie­sa por la eta­pa final de su deca­den­cia.

Los prin­ci­pa­les pare­ci­dos entre ambos decli­ves son habi­tual­men­te ubi­ca­dos en el estan­ca­mien­to pro­duc­ti­vo, la sobre­ex­plo­ta­ción de los recur­sos natu­ra­les y la depre­da­ción de los recur­sos esta­ta­les por par­te de los gru­pos domi­nan­tes. Las adver­si­da­des gene­ra­das por la sobre-expan­sión mili­tar del impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano son tam­bién aso­cia­das con lo ocu­rri­do al comien­zo del pri­mer mile­nio.

Pero en estos para­le­los se sue­le olvi­dar que el poder de Roma des­can­sa­ba en la pro­pie­dad terri­to­rial y que el impe­rio del capi­tal se asien­ta en la explo­ta­ción del tra­ba­jo asa­la­ria­do. De esta dis­tin­ción sur­gen cri­te­rios de estu­dio muy dife­ren­tes. No es lo mis­mo la cen­tra­li­dad del cul­ti­vo agrí­co­la que la pre­emi­nen­cia de la pro­duc­ción indus­trial, ni tam­po­co es equi­va­len­te el sobre-tra­ba­jo de los escla­vos a la plus­va­lía de los obre­ros. Un modo de pro­duc­ción que sobre­vi­ve con­quis­tan­do terri­to­rios, no tie­ne los mis­mos reque­ri­mien­tos que otro asen­ta­do en la pro­duc­ti­vi­dad de las empre­sas.

El reco­no­ci­mien­to de estas dis­tin­cio­nes no es una minu­cia his­to­rio­grá­fi­ca. Con­du­ce a eva­luar la pre­sen­cia de regí­me­nes socia­les cua­li­ta­ti­va­men­te dis­tin­tos y por lo tan­to some­ti­dos a cur­sos de evo­lu­ción muy diver­gen­tes. Los ejer­ci­cios de futu­ro­lo­gía pue­den ser esti­mu­lan­tes, si las simi­li­tu­des for­ma­les no obnu­bi­lan esta dis­pa­ri­dad de tra­yec­to­rias.

¿Crí­ti­cas al capi­ta­lis­mo o a su esta­dio?

El aná­li­sis del impe­ria­lis­mo fun­da­do en la ópti­ca de la deca­den­cia pre­sen­ta las atro­ci­da­des que des­plie­ga el gen­dar­me nor­te­ame­ri­cano como un ejem­plo del decli­ve. Con­si­de­ra que el carác­ter bru­tal de las inva­sio­nes, las ocu­pa­cio­nes y las masa­cres que per­pe­tra el Pen­tá­gono, ilus­tran esa decli­na­ción. (8)

Pero esta mira­da con­fun­de la denun­cia con la inter­pre­ta­ción. No es lo mis­mo repu­diar con vehe­men­cia los atro­pe­llos impe­ria­les, que iden­ti­fi­car estas accio­nes con la regre­sión his­tó­ri­ca. Si se con­si­de­ra que esas mons­truo­si­da­des son pecu­lia­ri­da­des de la ancia­ni­dad del capi­ta­lis­mo, hay que ima­gi­nar su ausen­cia en las eta­pas ante­rio­res de ese modo de pro­duc­ción. Los des­acier­tos de esa eva­lua­ción sal­tan a la vis­ta.

Es sabi­do que la vio­len­cia extre­ma acom­pa­ñó al capi­ta­lis­mo des­de su naci­mien­to. Las cien­cias socia­les no han apor­ta­do has­ta aho­ra nin­gún baró­me­tro serio, para cuan­ti­fi­car si esa coer­ción se ate­nuó, incre­men­tó o man­tu­vo cons­tan­te en los últi­mos siglos. Sólo pue­de cons­ta­tar­se que los perío­dos de mayor cata­clis­mo fue­ron segui­dos por tre­guas paci­fi­ca­do­ras, que a su vez pre­pa­ra­ron nue­vas masa­cres. La tra­yec­to­ria que pre­sen­ta­ron las dis­tin­tas moda­li­da­des del impe­ria­lis­mo se ajus­tan a esta secuen­cia.

Cual­quier otra pre­sen­ta­ción his­tó­ri­ca de esta dra­má­ti­ca evo­lu­ción, con­du­ce a indul­tar a un régi­men social que se ha repro­du­ci­do gene­ran­do inca­li­fi­ca­bles tra­ge­dias, en todos sus esta­dios. Son tan inge­nuas las creen­cias en la madu­rez civi­li­za­to­ria del capi­ta­lis­mo actual, como los diag­nós­ti­cos de mayor sal­va­jis­mo en este perío­do.

El pro­ble­ma que afron­ta la huma­ni­dad des­de hace mucho tiem­po es la sim­ple per­ma­nen­cia del capi­ta­lis­mo. Cuan­do se car­gan las tin­tas en iden­ti­fi­car la bar­ba­rie sólo con el pre­sen­te, que­da abier­to el camino para una idea­li­za­ción del pasa­do. Se olvi­da la tra­yec­to­ria segui­da por un modo de pro­duc­ción asen­ta­do en la explo­ta­ción, que se edi­fi­có con terri­bles sufri­mien­tos popu­la­res. La eta­pa en cur­so no es más atroz que las ante­rio­res. Los tor­men­tos de las últi­mas déca­das han con­ti­nua­do la pesa­da car­ga de las devas­ta­cio­nes pre­vias.

El capi­ta­lis­mo se ges­tó con la san­gría de la acu­mu­la­ción pri­mi­ti­va en Euro­pa, se eri­gió con la masa­cre demo­grá­fi­ca de los pue­blos ori­gi­na­rios de Amé­ri­ca Lati­na, cobró for­ma con la escla­vi­za­ción de los afri­ca­nos y se afian­zó con el ava­sa­lla­mien­to colo­nial de la pobla­ción asiá­ti­ca. El sim­ple pun­teo de estas car­ni­ce­rías alcan­za y sobra para des­men­tir cual­quier supues­to de bene­vo­len­cia, en el ori­gen del capi­ta­lis­mo. Es total­men­te arbi­tra­rio pre­sen­tar las masa­cres con­tem­po­rá­neas como actos más van­dá­li­cos que esos ante­ce­den­tes. El pro­ble­ma no es la deca­den­cia, sino las ten­den­cias des­truc­ti­vas intrín­se­cas de este modo de pro­duc­ción.

La ima­gen de un perío­do ascen­den­te de paz y pro­gre­so opues­to a otro decli­nan­te de gue­rras y regre­sio­nes, no se corres­pon­de con la his­to­ria del capi­ta­lis­mo. Sin embar­go, esta carac­te­ri­za­ción reapa­re­ció una y otra vez y logró gran pre­di­ca­men­to en los perío­dos de mayor tra­ge­dia béli­ca. En esos momen­tos fue muy corrien­te la com­pa­ra­ción con los momen­tos de menor mili­ta­ri­za­ción.

Este diag­nós­ti­co fue espe­cial­men­te expues­to por los teó­ri­cos mar­xis­tas del impe­ria­lis­mo clá­si­co, que refle­ja­ron el cli­ma de cata­clis­mo de su épo­ca. El gran pro­ble­ma pos­te­rior ha sido la extra­po­la­ción mecá­ni­ca de estas carac­te­ri­za­cio­nes, a cir­cuns­tan­cias de otro tipo. Se ha igno­ra­do que esos diag­nós­ti­cos no fue­ron con­ce­bi­dos como fór­mu­las eter­nas.

La pro­yec­ción de esas eva­lua­cio­nes a dis­tin­tos tiem­pos y luga­res intro­du­ce una fuer­te dis­tor­sión en la crí­ti­ca del capi­ta­lis­mo. Este cues­tio­na­mien­to que­da loca­li­za­do en un perío­do his­tó­ri­co y no en la natu­ra­le­za del sis­te­ma. Por esa vía se pro­pa­ga la denun­cia de la decli­na­ción, en des­me­dro de las obje­cio­nes al fun­cio­na­mien­to interno de este modo de pro­duc­ción. No se cues­tio­na tan­to la explo­ta­ción, la des­igual­dad o la irra­cio­na­li­dad, sino la inopor­tu­ni­dad his­tó­ri­ca de estas accio­nes. Lo más erró­neo es supo­ner que la bata­lla con­tra el capi­ta­lis­mo sólo se jus­ti­fi­ca en la actua­li­dad y que no tuvo fun­da­men­to duran­te la for­ma­ción o con­so­li­da­ción de este sis­te­ma.

Esta últi­ma equi­vo­ca­ción arras­tra un pesa­do lega­do de razo­na­mien­tos posi­ti­vis­tas, que influ­ye­ron nega­ti­va­men­te sobre el mar­xis­mo. Duran­te mucho tiem­po inci­die­ron las teo­rías que inva­li­da­ban cual­quier acción con­tra­ria al “desa­rro­llo de las fuer­zas pro­duc­ti­vas” o al des­en­vol­vi­mien­to de una “eta­pa pro­gre­sis­ta” del capi­ta­lis­mo. Cier­tas corrien­tes polí­ti­cas situa­ban estos perío­dos en el siglo XIX y otras lo exten­dían a seg­men­tos de la cen­tu­ria siguien­te. En este segun­do caso enfa­ti­za­ban espe­cial­men­te la gra­vi­ta­ción de estos pro­ce­sos en los paí­ses depen­dien­tes.

Con estas cla­si­fi­ca­cio­nes se adop­tó una mira­da meca­ni­cis­ta sobre el deve­nir del sis­te­ma. Se omi­tió que esa evo­lu­ción nun­ca estu­vo pre­de­ter­mi­na­da y que las posi­bi­li­da­des de muta­ción his­tó­ri­ca a favor de los opri­mi­dos, siem­pre estu­vie­ron abier­tas. Es equi­vo­ca­do supo­ner que en algu­nos esta­dios, el capi­ta­lis­mo cons­ti­tu­yó la úni­ca (o la mejor) opción para el des­en­vol­vi­mien­to de la huma­ni­dad.

La tra­yec­to­ria que siguie­ron los suce­si­vos modos de pro­duc­ción (y espe­cial­men­te sus diver­sas for­ma­cio­nes eco­nó­mi­co-socia­les) nun­ca estu­vo pre­es­ta­ble­ci­da algu­na ley de la natu­ra­le­za. En cier­to mar­co de con­di­cio­nes obje­ti­vas, el cur­so pre­va­le­cien­te siem­pre emer­gió de los des­en­la­ces que tuvie­ron las luchas polí­ti­cas y socia­les.

Al obser­var el pro­ce­so his­tó­ri­co des­de esta ópti­ca se pone el acen­to en el cues­tio­na­mien­to del capi­ta­lis­mo como régi­men de opre­sión, sin ensal­zar su ascen­so, ni obje­tar su des­cen­so. De esta for­ma se evi­ta la pre­sen­ta­ción uni­la­te­ral de cier­tos acon­te­ci­mien­tos con­tem­po­rá­neos como pecu­lia­ri­da­des de la deca­den­cia, cuan­do en reali­dad fue­ron ras­gos corrien­tes del pasa­do.

El siglo XIX inclu­yó, por ejem­plo, decli­ves de poten­cias hege­mó­ni­cas (Fran­cia), opro­bio­sos actos de espe­cu­la­ción finan­cie­ra (des­plo­me bur­sá­til de las accio­nes ferro­via­rias), tor­men­to­sas situa­cio­nes de mise­ria popu­lar (ham­bru­nas y emi­gra­cio­nes masi­vas de 1850 – 90) y eta­pas de impas­se de la inno­va­ción (antes de la elec­tri­fi­ca­ción).

Pri­ma­cía de la acción polí­ti­ca

La crí­ti­ca al capi­ta­lis­mo como sis­te­ma en todas sus eta­pas es con­gruen­te con la mira­da que tuvie­ron los mar­xis­tas clá­si­cos del impe­ria­lis­mo, como un momen­to his­tó­ri­co de tran­si­ción al socia­lis­mo. Atri­buían esta evo­lu­ción al cre­cien­te anta­go­nis­mo crea­do por socia­li­za­ción de las fuer­zas pro­duc­ti­vas a esca­la mun­dial y la per­sis­ten­te apro­pia­ción pri­va­da por par­te de mino­rías pri­vi­le­gia­das. Este pos­tu­la­do ha sido actua­li­za­do por varios auto­res. (9)

Esta tesis man­tie­ne su vali­dez en tér­mi­nos gené­ri­cos, pero con­vie­ne pre­ci­sar su alcan­ce espe­cí­fi­co. No impli­ca des­em­bo­ques inexo­ra­bles y su con­su­ma­ción es muy depen­dien­te de la madu­ra­ción alter­na­ti­va de un pro­yec­to socia­lis­ta. El capi­ta­lis­mo es un régi­men social afec­ta­do por cre­cien­tes con­tra­dic­cio­nes y no por un des­tino de estan­ca­mien­to y des­plo­me ter­mi­nal. No tien­de a disol­ver­se por puro enve­je­ci­mien­to y care­ce de una fecha de ven­ci­mien­to en la esfe­ra estric­ta­men­te eco­nó­mi­ca.

Esta pro­ble­má­ti­ca tie­ne impor­tan­tes impli­can­cias polí­ti­cas. Al resal­tar el carác­ter tor­men­to­so del capi­ta­lis­mo se iden­ti­fi­ca su con­ti­nui­dad con per­tur­ba­cio­nes cons­tan­tes. Esas con­vul­sio­nes se tra­du­cen en agre­sio­nes con­tra los pue­blos, que des­atan reac­cio­nes y una fuer­te ten­den­cia a la resis­ten­cia social. De esa lucha depen­de el futu­ro de la socie­dad. Si las cla­ses explo­ta­das logran cons­truir su pro­pia opción polí­ti­ca, tam­bién podrán avan­zar hacia la erra­di­ca­ción del capi­ta­lis­mo. Pero si esa alter­na­ti­va no emer­ge o no encuen­tra cur­sos de acción vic­to­rio­sos, el mis­mo sis­te­ma ten­de­rá a recrear­se una y otra vez.

El pro­ble­ma de la socie­dad con­tem­po­rá­nea no radi­ca, por lo tan­to, en la decli­na­ción del régi­men impe­ran­te, sino en la cons­truc­ción de una opción supe­ra­do­ra. Esta edi­fi­ca­ción ha esta­do his­tó­ri­ca­men­te rodea­da por cam­bian­tes con­tex­tos de mejo­ras popu­la­res y agre­sio­nes patro­na­les. Quie­nes des­co­no­cen esta fluc­tua­ción, sue­len supo­ner que en el “capi­ta­lis­mo deca­den­te ya no hay refor­mas socia­les”.

Esa visión impi­de regis­trar el con­tras­te que his­tó­ri­ca­men­te se regis­tró, entre épo­cas de refor­ma social (1880- 1914) y perío­dos de atro­pe­llos capi­ta­lis­tas (1914−1940). Este con­tra­pun­to avi­zo­ra­do por los mar­xis­tas clá­si­cos, se repi­tió pos­te­rior­men­te. Una secuen­cia de avan­ces socia­les acom­pa­ñó al esta­do de bien­es­tar (1950−70) y otra esca­la­da inver­sa de gol­pes patro­na­les ha pre­va­le­ci­do des­de el ascen­so del neo­li­be­ra­lis­mo (1980−90).

El capi­ta­lis­mo no es un sis­te­ma con­ge­la­do, que arre­me­te sin pau­sa des­de hace un siglo con­tra los logros obte­ni­dos a fines del siglo XIX. Es un régi­men some­ti­do a la tóni­ca que impo­ne la lucha de cla­ses y las rela­cio­nes socia­les de fuer­za impe­ran­tes en cada eta­pa.

Clau­dio Katz es eco­no­mis­ta, Inves­ti­ga­dor, Pro­fe­sor. Miem­bro del EDI (Eco­no­mis­tas de Izquier­da).

Ver tam­bién:
– Replan­teos mar­xis­tas del impe­ria­lis­mo
– Inter­pre­ta­cio­nes con­ven­cio­na­les del impe­rio
– Las áreas estra­té­gi­cas del impe­rio
– Adver­sa­rios y alia­dos del impe­rio
– Ges­tión colec­ti­va y aso­cia­ción eco­nó­mi­ca impe­rial
– El papel impe­rial de Esta­dos Uni­dos
– El impe­ria­lis­mo con­tem­po­rá­neo
– La teo­ría clá­si­ca del impe­ria­lis­mo

Notas:
1) Lenin, Vla­di­mir Ilich El impe­ria­lis­mo, fase supe­rior del capi­ta­lis­mo Bue­nos Aires, Qua­dra­ta, 2006.
2) Esta tesis en: Riez­nik, Pablo 2006 “En defen­sa del catas­tro­fis­mo. Mise­ria de la eco­no­mía de izquier­da”, En defen­sa del Mar­xis­mo, Bue­nos Aires, Nº 34, 19 de octu­bre.
3) Amin Samir. Capi­ta­lis­mo, impe­ria­lis­mo, mun­dia­li­za­ción, en Resis­ten­cias Mun­dia­les, CLACSO, Bue­nos Aires, 2001. Har­vey David, The New Impe­ria­lism, Oxford Uni­ver­sity Press, 2003 (cap 2). Wood Ellen Meis­kins, Empi­re of Capi­tal, Ver­so 2003, (cap 6.). Panitch Leo, Gin­din Sam, “Capi­ta­lis­mo glo­bal e impe­rio nor­te­ame­ri­cano”, El nue­vo desa­fío impe­rial, Socia­list Regis­ter 2004, CLACSO, Bue­nos Aires 2005.
4) Taab William. Impe­ria­lism: In tri­bu­te to Harry Mag­doff, Monthly Review vol 58, n 10, march 2007. Amin Samir. Capi­ta­lis­mo, impe­ria­lis­mo, mun­dia­li­za­ción, en Resis­ten­cias Mun­dia­les, CLACSO, Bue­nos Aires, 2001.
5) Esta tesis expu­so: Man­del Ernest, El capi­ta­lis­mo tar­dío, Era, Méxi­co, 1979, (cap 6 y 18).
6) Beins­tein Jor­ge, “Las cri­sis en la era senil del capi­ta­lis­mo”, El Vie­jo Topo 253, 2009. Beins­tein Jor­ge, “Aco­ple depre­si­vo glo­bal”, ALAI, 13−2−09. Beins­tein Jor­ge, “La cri­sis es finan­cie­ra, ener­gé­ti­ca, ali­men­ta­ria y ambien­tal”, Pági­na 12, 3−5−09.
7) Beins­tein Jor­ge. “El con­cep­to de cri­sis a comien­zo del siglo XXI. Pen­sar la deca­den­cia”, Herra­mien­ta 30, octu­bre 2005, Bue­nos Aires.
8) Beins­tein Jor­ge. “El con­cep­to de cri­sis a comien­zo del siglo XXI. Pen­sar la deca­den­cia”, Herra­mien­ta 30, octu­bre 2005, Bue­nos Aires.
9) Ver: Sam­paio de Arru­da Pli­nio, Por que vol­ver a Lenin, Impe­ria­lis­mo, bar­ba­rie y revo­lu­ción, 9 – 7‑2008 www​.lahai​ne​.org/​a​m​a​u​t​a​/​t​o​dos

Biblio­gra­fía:
‑Cliff Tony, Rosa Luxem­burg, Galer­na, Bue­nos Aires, 1971.
‑Katz Clau­dio, “Los efec­tos del dog­ma­tis­mo: catas­tro­fis­mo y esque­ma­tis­mos”, Revis­ta Espa­cio Crí­ti­co. Revis­ta Colom­bia­na de aná­li­sis, n 8, junio de 2008
‑Katz Clau­dio, La eco­no­mía mar­xis­ta, hoy. Seis deba­tes teó­ri­cos, Maia Edi­cio­nes, Madrid, 2009, (cap 6).
‑Luxem­burg, Rosa. La acu­mu­la­ción del capi­tal. Edi­to­ral sin espe­ci­fi­ca­ción, Bue­nos Aires, 1968,(cap 25−26−27)
‑Man­del, Ernest, Cien años de con­tro­ver­sias en torno a la obra de Karl Marx. Siglo XXI, Madrid, 1985. Pags 143 – 151).
‑Milios John, Soti­ro­pou­los Dimi­tris, Rethin­king Impe­ria­lism: A Study of Capi­ta­list Rule 2009, www​.hete​ro​dox​news​.com/​h​t​n​f​/​htn
‑Valier Jac­ques. “Las teo­rías del impe­ria­lis­mo de Lenin y Rosa Luxem­bur­go”. Comu­ni­ca­ción n 26, Madrid.
‑Van der Lin­den Mar­cel, Stut­je Jan Willem, “Ernest Man­del and the his­to­ri­cal theory of glo­bal capi­ta­lism”, His­to­ri­cal Mate­ria­lism vol 15, n 1ssue, 2007.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *