El res­ca­te – Arte­mio Zar­co

Des­de los con­fi­nes de esa his­to­ria, gober­nan­tes y gober­na­dos man­tie­nen un pul­so inin­te­rrum­pi­do.

En el pasa­do, con la ayu­da incon­di­cio­nal de las reli­gio­nes se legi­ti­ma­ba el poder sobre la base de su pro­ce­den­cia divi­na. La fra­se ritual repe­ti­da en las coro­na­cio­nes y acu­ña­das en las mone­das: «fulano de tal rey por la gra­cia de Dios», pre­ser­va­ba al ele­gi­do y a los ele­gi­dos por el ele­gi­do fren­te a todo inten­to de crí­ti­ca y de sub­ver­sión inclui­das la fal­ta de res­pe­to.

En los tiem­pos actua­les se legi­ti­ma el poder en nom­bre del pue­blo. Se pro­cla­ma que el pue­blo es sobe­rano y se afir­ma por medio de una fic­ción legal con­te­ni­da en las cons­ti­tu­cio­nes que ese pue­blo ha dele­ga­do esa sobe­ra­nía en los ele­gi­dos, que estos gobier­nan en su nom­bre y que todo lo que hacen los ele­gi­dos es igual que si lo hicie­ra el pue­blo. A esto se le lla­ma demo­cra­cia.

Al igual que en el caso ante­rior todo inten­to de crí­ti­ca y de cam­bio del sis­te­ma es repri­mi­do si es pre­ci­so con deno­da­da fero­ci­dad. Para ello, para defen­der el orden cons­ti­tui­do dis­po­nen de fuer­zas y cuer­pos arma­dos, de orde­na­do­res, de cár­ce­les, de buro­cra­cias, de medios de comu­ni­ca­ción, de unio­nes inter­na­cio­na­les y en fin, de Ban­cos y de ins­pec­cio­nes tri­bu­ta­rias para que en nin­gún momen­to olvi­des, no solo que el pan según el pre­cep­to bíbli­co lo gana­rás con el sudor de tu fren­te, sino que ade­más si no te com­por­tas pue­de ocu­rrir que ni aun sudan­do con­si­gas lle­var­te un men­dru­go a la cri­ti­co­na boca.

En este con­tex­to de con­sa­gra­ción de ese orden al que lla­man demo­cra­cia, cuan­do la ava­ri­cia y la codi­cia se com­bi­nan con la hipo­cre­sía y los bue­nos moda­les, de los engen­dros de esas prin­go­sas coyun­das salen las igle­sias, los entra­ma­dos polí­ti­cos y los ban­cos.

Ade­más de los pode­ro­sos ins­tru­men­tos antes men­cio­na­dos dis­po­nen de otro de gran alcan­ce, el de la pala­bra mani­pu­la­da, pros­ti­tui­da y difun­di­da por el orbe que sig­ni­fi­ca lo con­tra­rio de lo que apa­ren­ta.

Sal­vo con­ta­das excep­cio­nes, el dis­cur­so de esos polí­ti­cos pro­fe­sio­na­les que salen de las urnas y el de los par­ti­dos que los sus­ten­tan, sue­len tener varios sen­ti­dos: el lite­ral para los inge­nuos inclui­dos los votan­tes y el escon­di­do para los que están en el meo­llo.

En este pun­to y tras tan lar­go introi­to inten­ta­ré entrar en el tema que le da su títu­lo al artícu­lo. Si la pala­bra «res­ca­te» tie­ne en ori­gen un con­te­ni­do noble en el sen­ti­do de libe­rar a alguien, que­da­rá pros­ti­tui­da cuan­do el res­ca­ta­dor sus­ti­tu­ye de algu­na for­ma al secues­tra­dor, o dicho de otra for­ma, cuan­do el secues­tra­do es sal­va­do de una jau­la para ingre­sar en otra.

Últi­ma­men­te se nos está repi­tien­do que la Unión Euro­pea está deci­di­da (a veces no está tan cla­ro) a res­ca­tar por segun­da vez a Gre­cia del pozo eco­nó­mi­co en el que cha­po­tea y para ello se arbi­tran medios a tra­vés del FMI que se pre­sen­ta como el sím­bo­lo y el intér­pre­te de la soli­da­ri­dad de los pue­blos en este caso euro­peos ayu­dán­do­se recí­pro­ca­men­te, hoy por mí, maña­na por ti.

Men­cio­nar al FMI y aun­que se tra­te de algo cola­te­ral lle­va inevi­ta­ble­men­te a hacer algu­na men­ción sobre la mar­cha a la las­ci­via que carac­te­ri­za a alguno de sus diri­gen­tes sin nece­si­dad de men­cio­nar su famo­so nom­bre. Esa las­ci­via de ese alto diri­gen­te o ex diri­gen­te dis­fra­za­do de sáti­ro o de fauno, corrien­do tras una nin­fa por los pasi­llos de un hotel, estor­ba­do por su des­co­mu­nal pene, no es indi­ca­ti­vo de una espe­cial sen­si­bi­li­dad hacia los apu­ros finan­cie­ros de Gre­cia, ni aun tenien­do en cuen­ta que en ella se encuen­tra la cuna de nues­tra civi­li­za­ción.

Cali­fi­car al FMI de ins­ti­tu­ción filan­tró­pi­ca equi­val­dría a come­ter el mis­mo error que decir que la cul­pa de ser per­se­gui­da la tie­ne la nin­fa, cama­re­ra en este caso, por ser tan gua­pa.

El ex diri­gen­te ni sería creí­ble ni excu­sa­do de ale­gar en su defen­sa la belle­za de la cama­re­ra, ni el FMI es una ins­ti­tu­ción filan­tró­pi­ca. Es cier­to que en sus Esta­tu­tos se dice que su obje­to será el con­tri­buir y ayu­dar a los paí­ses en desa­rro­llo, pero en la prác­ti­ca, como dice la perio­dis­ta Nao­mí Klein en su obra «El capi­ta­lis­mo del desas­tre», sus ayu­das a los paí­ses del ter­cer mun­do (afri­ca­nos por ejem­plo) se ha cen­tra­do en pres­tar a gobier­nos corrup­tos para infra­es­truc­tu­ras que favo­re­cían inver­sio­nes extran­je­ras, hipo­te­can­do a la pobla­ción con deu­das de lar­go reco­rri­do y altos intere­ses.

El segun­do res­ca­te a Gre­cia, cuan­do se lle­ve a efec­to, al igual que el pri­me­ro con­tra­di­cien­do la pala­bre­ría de los que dan y de los que reci­ben, me refie­ro a los res­pon­sa­bles polí­ti­cos, no está des­ti­na­do a sal­var de la quie­bra a los grie­gos. Si solo fue­ra esto ya pue­den empe­zar los grie­gos con accio­nes de gra­cias a Zeus y demás dio­ses del Olim­po. El res­ca­te o los res­ca­tes, repi­to, no están des­ti­na­dos a sal­var a los grie­gos por­que son tan majos y tan his­tó­ri­cos, sino que están des­ti­na­dos a sal­var­los para que pue­dan pagar a los ban­cos acree­do­res, prin­ci­pal­men­te ale­ma­nes y fran­ce­ses, la deu­da públi­ca grie­ga. No se les res­ca­ta para que sigan dis­fru­tan­do de la vida, sino para que sigan vivien­do y pagan­do las deu­das de sus gobier­nos, y con más razón los nue­vos intere­ses de los res­ca­tes, y es que como todo el mun­do sabe, sobre todo los polí­ti­cos pro­fe­sio­na­les, los muer­tos no pagan nada.

Con el opti­mis­mo impe­rial que les can­ta los espa­ño­les foro­fos de ser­lo están en pleno éxta­sis: fút­bol, tenis, moto­ci­clis­mo… solo que el jarro de agua fría tie­ne for­ma de refrán «… cuan­do las bar­bas de tu vecino…». Gre­cia, Por­tu­gal, Irlan­da y las hijapu­tas de las agen­cias de cali­fi­ca­ción calen­tan­do moto­res y empu­jan­do a la eco­no­mía espa­ño­la hacia no se qué abis­mo.

Pero qué coño: «Si hay que echar la casa por la ven­ta­na se echa…», «para chu­los…». El caso es que se pre­sen­ta una opor­tu­ni­dad de oro para demos­trar al mun­do ente­ro que ni se pone el sol, ni es fácil achan­tar a los com­pa­trio­tas del Cid Cam­pea­dor y de Tor­que­ma­da. La visi­ta del Papa va a ser una demos­tra­ción de devo­ción y de des­pil­fa­rro de un pue­blo que, por enci­ma de sus valo­res mate­ria­les, ante­po­ne los espi­ri­tua­les como no duda­ría en decir con su ati­pla­da voce­ci­ta el difun­to Cau­di­llo.

Fren­te a tan­to dis­pa­ra­te, incom­pe­ten­cia y pala­bre­ría de los que hacen las leyes ha sur­gi­do en solo una maña­na otra par­te de esa pobla­ción del Esta­do espa­ñol, has­ta aho­ra anó­ni­ma y silen­cio­sa. Por lo que deduz­co, en sus capas se han veni­do sedi­men­tan­do gota a gota a lo lar­go del tiem­po la indi­fe­ren­cia, el des­pre­cio y la crí­ti­ca calla­da, has­ta que de todo ello ha sur­gi­do una cria­tu­ra: la indig­na­ción. Naci­da en una pla­za públi­ca, la de la Puer­ta del Sol, sin la pre­sen­cia de los reyes magos, ni tam­po­co de la de los otros el cla­mor de su apa­ri­ción ha tras­cen­di­do los lin­des de las len­guas y de los terri­to­rios.

Para ter­mi­nar cin­co pre­gun­tas: ¿Esta­mos en el comien­zo de algo nue­vo? ¿Por fin se van a ente­rar los gober­nan­tes que no son per­so­nas gra­tas? ¿Por fin la opi­nión públi­ca va a tener una voz no con­tro­la­da por los pode­res polí­ti­co, eco­nó­mi­co y reli­gio­so? ¿Por fin el pue­blo va a ser de ver­dad sobe­rano sin fic­cio­nes lega­les de polí­ti­cos pro­fe­sio­na­les que pre­ten­den ejer­cer en su nom­bre, cuan­do sim­ple­men­te viven del pue­blo? En defi­ni­ti­va, ¿por fin se va a dar una opi­nión públi­ca no mani­pu­la­ble, due­ña de su des­tino?

En un momen­to de beli­co­sa ofus­ca­ción se me ha ocu­rri­do como divi­sa que opo­ner a los que ejer­cen el poder lo del «cave canem» romano. ¡Cui­da­do, mor­de­mos! Pero he desis­ti­do. Son tan mani­pu­la­do­res que la con­ver­ti­rían en ¡Cui­da­do, lame­mos!, como si fué­ra­mos cani­ches dis­pues­tos a dar nues­tra vida por ellos atro­pe­lla­dos al paso de sus limu­si­nas. Mejor será dejar­se de divi­sas y bajar a la pla­za públi­ca cada vez que que­de­mos empa­cha­dos y estre­ñi­dos de sus men­ti­ras.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *