Ga-gari-gari­tano- Flo­ren Aoiz

Lo peor que le pue­de ocu­rrir a quien lan­za una can­ción para ridi­cu­li­zar a sus adver­sa­rios es ter­mi­nar sien­do el cari­ca­tu­ri­za­do. Es como tener que lim­piar­se el escu­pi­ta­jo lan­za­do poco antes al cie­lo. Dicho de otro modo, hay que ser muy necio para hacer algo así.

Y lo han vuel­to a hacer. Ga, gari, gari­tano, se lla­ma el engen­dro y ha sido pro­mo­vi­do por la caver­na espa­ño­lis­ta, que últi­ma­men­te no anda muy crea­ti­va. Una tona­da archi­co­no­ci­da, una letra supues­ta­men­te en ita­liano, las ton­te­rías habi­tua­les del dis­cur­so neo­fran­quis­ta y lo que esta­ba lla­ma­do a ser el azo­te de las hor­das vas­co­nas… se con­vier­te en una can­ción para el gozo de las hor­das vas­co­nas, que dis­fru­tan de ella una y otra vez, sopren­di­das por seme­jan­te rega­lo. A mí, sin ir más lejos, me la can­tó por telé­fono el pro­pio Gari­tano, que no pare­cía pre­ci­sa­men­te hun­di­do por la can­cion­ci­ta.

El éxi­to elec­to­ral de Bil­du y, en gene­ral, la situa­ción que está aflo­ran­do en Eus­kal Herria, ha pro­vo­ca­do un des­con­cier­to gene­ral en la cor­te espa­ño­la, inca­paz de com­pren­der qué ha ocu­rri­do con su supues­ta vic­to­ria.

Es lo que tie­ne alu­ci­nar, sea con sus­tan­cias estu­pe­fa­cien­tes o con infor­mes poli­cia­les, que pue­den lle­gar a suge­rir mun­dos para­le­los cier­ta­men­te psi­co­dé­li­cos. Espa­ña no esta­ba ganan­do, de hecho sigue des­com­po­nién­do­se a pla­zos, pero los muy fli­pa­dos se habían auto­con­ven­ci­do de que la insu­rrec­ción vas­ca había sido liqui­da­da. Esta debe ser una afi­ción atem­po­ral, por­que des­de los reyes godos has­ta los minis­tros de Fran­co, pasan­do por los gobier­nos del PSOE o los gene­ra­les libe­ra­les, todos han derro­ta­do a los vas­cos unas cuan­tas veces. De hecho, debe­mos ser uno de los pue­blos más derro­ta­dos de la his­to­ria.

Como algu­na vez he men­cio­na­do, los infor­mes guber­na­men­ta­les espa­ño­les sobre las rebe­lio­nes en las colo­nias ame­ri- canas refle­jan inca­pa­ci­dad para asu­mir la reali­dad. Más allá de unos pocos ana­lis­tas rea­lis­tas, se mul­ti­pli­ca­ban las estu­pi­de­ces más deli­ran­tes, como la idea de que la inmen­sa mayo­ría de los ame­ri­ca­nos jamás acep­ta­ría rom­per con Espa­ña. Así les fue. Qui­sie­ron hacer chis­tes con los pro­mo­to­res de las luchas de inde­pen­den­cia y, final­men­te, no fue­ron los espa­ño­les los que más rie­ron en aque­lla feria.

Por mucho que les cues­te asu­mir­lo, Mar­tín Gari­tano es dipu­tado gene­ral de Gipuz­koa por volun­tad popu­lar. Pue­de que nece­si­ten recu­rrir al sen­ti­do del humor para ir asi­mi­lan­do una reali­dad que se les indi­ges­ta, pero quien que­da en ridícu­lo son ellos, que ni gra­cia tie­nen. Pre­fe­ri­rían que Gari­tano fue­ra un mal sue­ño, pero es un tipo de car­ne y hue­so con apo­yo de dece­nas de miles de per­so­nas y que for­ma par­te de un pro­yec­to serio, sol­ven­te y tras­for­ma­dor.

Un tipo que, como otras y otros, está demos­tran­do que en las ins­ti­tu­cio­nes pue­de haber mucho más que inú­ti­les, tre­pa­do­res y corrup­tos. Segu­ra­men­te vamos a asis­tir a una gran ofen­si­va para deni­grar a los car­gos elec­tos de Bil­du, sobre todo a aque­llos que tie­nen res­pon­sa­bi­li­da­des de gobierno. No siem­pre le encar­ga­rán el tra­ba­jo al más ton­to, como esta vez.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *