Una pro­pues­ta de con­sen­so – Xabier Makazaga

El Esta­do espa­ñol ha apli­ca­do, muy en espe­cial en estos últi­mos 25 años, una impla­ca­ble estra­te­gia para hacer impo­si­ble que las per­so­nas inco­mu­ni­ca­das pue­dan pro­bar lo que les han hecho en depen­den­cias poli­cia­les. Estra­te­gia que se ha tra­du­ci­do en un secre­tis­mo de la tor­tu­ra que denun­cia con rotun­di­dad el Cate­drá­ti­co de Éti­ca Xabier Etxe­be­rria, por­que «deja sumi­da a la víc­ti­ma en el mayor des­am­pa­ro no sólo en el momen­to de ser tor­tu­ra­da, sino en el momen­to de recla­mar la jus­ti­cia y la repa­ra­ción debi­da por lo que se le ha hecho».

En efec­to, duran­te déca­das se ha humi­lla­do a miles de víc­ti­mas de la tor­tu­ra, que han recla­ma­do en vano ver­dad, reco­no­ci­mien­to y repa­ra­ción, exi- gién­do­les prue­bas que el Esta­do había hecho de ante­mano impo­si­bles. Y aho­ra que se ha cons­ti­tui­do la ponen­cia de víc­ti­mas de vio­len­cia de moti­va­ción polí­ti­ca todo pare­ce indi­car que tan­to el PSOE, como sobre todo el PP, pre­ten­den humi­llar­las de nue­vo de idén­ti­ca manera.

Se tra­ta de una enor­me injus­ti­cia que es pre­ci­so afron­tar en toda su gra­ve­dad, dejan­do muy cla­ro que esa cues­tión debe ser abor­da­da con un míni­mo de jus­te­dad e impar­cia­li­dad, que es del todo incom­pa­ti­ble con la humi­llan­te exi­gen­cia de prue­bas impo­si­bles. Y pro­po­nien­do vías de solu­ción que pue­dan ser con­sen­sua­das en la men­cio­na­da ponencia.

Por mi par­te, me atre­vo a pro­po­ner que para empe­zar, y jun­to con otras ini­cia­ti­vas, se reali­cen estu­dios impar­cia­les que ana­li­cen des­de diver­sos aspec­tos las dos ver­sio­nes enfren­ta­das res­pec­to a la tor­tu­ra, la de quie­nes ale­gan haber­la sufri­do y la del Esta­do que lo nie­ga. Y esta­ble­cer tras ello el gra­do de cre­di­bi­li­dad que mere­ce cada una de ellas.

Un buen ejem­plo de ese tipo de estu­dios es el dic­ta­men titu­la­do «Docu­men­ta­ción de la tor­tu­ra en dete­ni­dos inco­mu­ni­ca­dos en el País Vas­co des­de el 2000 al 2008: abor­da­je cien­tí­fi­co», en cuya rea­li­za­ción se uti­li­za­ron ins­tru­men­tos epi­de­mio­ló­gi­cos y esta­dís­ti­cos de abso- luta sol­ven­cia, y que publi­có la Direc­ción de Dere­chos Huma­nos del Depar­ta­men­to de Jus­ti­cia del Gobierno Vas­co. Y otros dos estu­dios simi­la­res; uno, encar­ga­do por el Ararteko.

Esos tres estu­dios, que no han sido por des­gra­cia ape­nas publi­ci­ta­dos, han mos­tra­do las posi­bi­li­da­des de ese enfo­que en el que con­vie­ne pro­fun­di­zar. Por ejem­plo, rea­li­zan­do un estu­dio simi­lar sobre la enor­me can­ti­dad de deta­lla­dí­si­mas «con­fe­sio­nes» de mili­tan­tes vas­cos en depen­den­cias poli­cia­les espa­ño­las, mien­tras que no suce­de en abso­lu­to nada simi­lar con el mis­mo tipo de per­so­nas en las fran­ce­sas. En Fran­cia, se nie­gan a decla­rar, tal y como remar­can los media espa­ño­les, pero en Espa­ña no hacen otro tan­to, y lo cuen­tan todo «con pelos y seña­les». ¿Por qué seme­jan­te diferencia?

Por otra par­te, exis­ten fuer­tes indi­cios de que el Esta­do ha uti­li­za­do fal­sos docu­men­tos para adu­cir que las ale­ga­cio­nes de tor­tu­ras son fal­sas. Por ejem­plo, una supues­ta car­ta de «Txe­ro­ki», acu­sa­do de ser diri­gen­te de ETA, que decía que «lo rela­cio­na­do con las tor­tu­ras fal­sas sufri­das por Igor (Por­tu) en manos del enemi­go está en buen camino». En 50 años de exis­ten­cia de ETA las fuer­zas de segu­ri­dad nun­ca habían des­cu­bier­to un docu­men­to seme­jan­te, don­de supues­ta­men­te se reco­no­ce la fal­se­dad de una denun­cia de tor­tu­ras, y para una vez que dicen des­cu­brir uno resul­ta que habla jus­to del caso en que más prue­bas ha habi­do de dichas tor­tu­ras en los últi­mos cin­co lus­tros. Sig­ni­fi­ca­ti­vo, ¿no? Y un cla­ro indi­cio de que la car­ta es falsa.

¿Por qué no estu­diar en pro­fun­di­dad la cre­di­bi­li­dad de ese docu­men­to y de otro de dos pági­nas que dicen haber inter­ve­ni­do a ETA en 1998 y es el que sacan siem­pre a relu­cir cuan­do ale­gan la supues­ta exis­ten­cia de manua­les para denun­ciar fal­sas tor­tu­ras? Y estu­diar tam­bién el modo en que han ter­gi­ver­sa­do con el mis­mo fin otros docu­men­tos, esos sí reales, tan­to de ETA como de orga­nis­mos popu­la­res. Algo que han hecho al menos des­de 1981 y cuyo mejor ejem­plo se dio con el manual «Atxi­lo­ke­ta­ri aurre egi­nez» inter­ve­ni­do tras la deten­ción de Por­tu y Sarasola.

De paso, cabría asi­mis­mo exa­mi­nar la acti­tud de las auto­ri­da­des espa­ño­las que lle­van dos déca­das negán­do­se a adop­tar tres sen­ci­llas medi­das pre­ven­ti­vas deman­da­das por el CPT del Con­se­jo de Europa.

Y lo han hecho no sólo min­tien­do des­ca­ra­da­men­te para jus­ti­fi­car su nega­ti­va, sino que tam­bién han pro­me­ti­do en fal­so has­ta en tres oca­sio­nes (en 1995, 1998 y 2003) que adop­ta­rían dichas medidas.

Has­ta aquí mi pro­pues­ta de con­sen­so, que inclu­ye ade­más pro­fun­di­zar en otros aspec­tos como el refe­ri­do al papel de los media y el de la Jus­ti­cia. Sé de sobra que el PP se opon­drá rotun­da­men­te, pero alber­go la espe­ran­za de que el PSOE aca­be por com­pren­der que, en esta nue­va situa­ción, tie­ne en ver­dad mucho que per­der si sigue humi­llan­do a las víc­ti­mas de la tor­tu­ra, exi­gién­do­les prue­bas impo­si­bles. Y mucho que ganar si se deci­de a abor­dar la cues­tión de su reco­no­ci­mien­to de for­ma jus­ta e imparcial.

¿Se deci­di­rá por fin a empe­zar a dar pasos real­men­te valien­tes o segui­rá pre­so de la alar­ga­da som­bra del PP? La pelo­ta está en su tejado.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.