Una pro­pues­ta de con­sen­so – Xabier Maka­za­ga

El Esta­do espa­ñol ha apli­ca­do, muy en espe­cial en estos últi­mos 25 años, una impla­ca­ble estra­te­gia para hacer impo­si­ble que las per­so­nas inco­mu­ni­ca­das pue­dan pro­bar lo que les han hecho en depen­den­cias poli­cia­les. Estra­te­gia que se ha tra­du­ci­do en un secre­tis­mo de la tor­tu­ra que denun­cia con rotun­di­dad el Cate­drá­ti­co de Éti­ca Xabier Etxe­be­rria, por­que «deja sumi­da a la víc­ti­ma en el mayor des­am­pa­ro no sólo en el momen­to de ser tor­tu­ra­da, sino en el momen­to de recla­mar la jus­ti­cia y la repa­ra­ción debi­da por lo que se le ha hecho».

En efec­to, duran­te déca­das se ha humi­lla­do a miles de víc­ti­mas de la tor­tu­ra, que han recla­ma­do en vano ver­dad, reco­no­ci­mien­to y repa­ra­ción, exi- gién­do­les prue­bas que el Esta­do había hecho de ante­mano impo­si­bles. Y aho­ra que se ha cons­ti­tui­do la ponen­cia de víc­ti­mas de vio­len­cia de moti­va­ción polí­ti­ca todo pare­ce indi­car que tan­to el PSOE, como sobre todo el PP, pre­ten­den humi­llar­las de nue­vo de idén­ti­ca mane­ra.

Se tra­ta de una enor­me injus­ti­cia que es pre­ci­so afron­tar en toda su gra­ve­dad, dejan­do muy cla­ro que esa cues­tión debe ser abor­da­da con un míni­mo de jus­te­dad e impar­cia­li­dad, que es del todo incom­pa­ti­ble con la humi­llan­te exi­gen­cia de prue­bas impo­si­bles. Y pro­po­nien­do vías de solu­ción que pue­dan ser con­sen­sua­das en la men­cio­na­da ponen­cia.

Por mi par­te, me atre­vo a pro­po­ner que para empe­zar, y jun­to con otras ini­cia­ti­vas, se reali­cen estu­dios impar­cia­les que ana­li­cen des­de diver­sos aspec­tos las dos ver­sio­nes enfren­ta­das res­pec­to a la tor­tu­ra, la de quie­nes ale­gan haber­la sufri­do y la del Esta­do que lo nie­ga. Y esta­ble­cer tras ello el gra­do de cre­di­bi­li­dad que mere­ce cada una de ellas.

Un buen ejem­plo de ese tipo de estu­dios es el dic­ta­men titu­la­do «Docu­men­ta­ción de la tor­tu­ra en dete­ni­dos inco­mu­ni­ca­dos en el País Vas­co des­de el 2000 al 2008: abor­da­je cien­tí­fi­co», en cuya rea­li­za­ción se uti­li­za­ron ins­tru­men­tos epi­de­mio­ló­gi­cos y esta­dís­ti­cos de abso- luta sol­ven­cia, y que publi­có la Direc­ción de Dere­chos Huma­nos del Depar­ta­men­to de Jus­ti­cia del Gobierno Vas­co. Y otros dos estu­dios simi­la­res; uno, encar­ga­do por el Arar­te­ko.

Esos tres estu­dios, que no han sido por des­gra­cia ape­nas publi­ci­ta­dos, han mos­tra­do las posi­bi­li­da­des de ese enfo­que en el que con­vie­ne pro­fun­di­zar. Por ejem­plo, rea­li­zan­do un estu­dio simi­lar sobre la enor­me can­ti­dad de deta­lla­dí­si­mas «con­fe­sio­nes» de mili­tan­tes vas­cos en depen­den­cias poli­cia­les espa­ño­las, mien­tras que no suce­de en abso­lu­to nada simi­lar con el mis­mo tipo de per­so­nas en las fran­ce­sas. En Fran­cia, se nie­gan a decla­rar, tal y como remar­can los media espa­ño­les, pero en Espa­ña no hacen otro tan­to, y lo cuen­tan todo «con pelos y seña­les». ¿Por qué seme­jan­te dife­ren­cia?

Por otra par­te, exis­ten fuer­tes indi­cios de que el Esta­do ha uti­li­za­do fal­sos docu­men­tos para adu­cir que las ale­ga­cio­nes de tor­tu­ras son fal­sas. Por ejem­plo, una supues­ta car­ta de «Txe­ro­ki», acu­sa­do de ser diri­gen­te de ETA, que decía que «lo rela­cio­na­do con las tor­tu­ras fal­sas sufri­das por Igor (Por­tu) en manos del enemi­go está en buen camino». En 50 años de exis­ten­cia de ETA las fuer­zas de segu­ri­dad nun­ca habían des­cu­bier­to un docu­men­to seme­jan­te, don­de supues­ta­men­te se reco­no­ce la fal­se­dad de una denun­cia de tor­tu­ras, y para una vez que dicen des­cu­brir uno resul­ta que habla jus­to del caso en que más prue­bas ha habi­do de dichas tor­tu­ras en los últi­mos cin­co lus­tros. Sig­ni­fi­ca­ti­vo, ¿no? Y un cla­ro indi­cio de que la car­ta es fal­sa.

¿Por qué no estu­diar en pro­fun­di­dad la cre­di­bi­li­dad de ese docu­men­to y de otro de dos pági­nas que dicen haber inter­ve­ni­do a ETA en 1998 y es el que sacan siem­pre a relu­cir cuan­do ale­gan la supues­ta exis­ten­cia de manua­les para denun­ciar fal­sas tor­tu­ras? Y estu­diar tam­bién el modo en que han ter­gi­ver­sa­do con el mis­mo fin otros docu­men­tos, esos sí reales, tan­to de ETA como de orga­nis­mos popu­la­res. Algo que han hecho al menos des­de 1981 y cuyo mejor ejem­plo se dio con el manual «Atxi­lo­ke­ta­ri aurre egi­nez» inter­ve­ni­do tras la deten­ción de Por­tu y Sara­so­la.

De paso, cabría asi­mis­mo exa­mi­nar la acti­tud de las auto­ri­da­des espa­ño­las que lle­van dos déca­das negán­do­se a adop­tar tres sen­ci­llas medi­das pre­ven­ti­vas deman­da­das por el CPT del Con­se­jo de Euro­pa.

Y lo han hecho no sólo min­tien­do des­ca­ra­da­men­te para jus­ti­fi­car su nega­ti­va, sino que tam­bién han pro­me­ti­do en fal­so has­ta en tres oca­sio­nes (en 1995, 1998 y 2003) que adop­ta­rían dichas medi­das.

Has­ta aquí mi pro­pues­ta de con­sen­so, que inclu­ye ade­más pro­fun­di­zar en otros aspec­tos como el refe­ri­do al papel de los media y el de la Jus­ti­cia. Sé de sobra que el PP se opon­drá rotun­da­men­te, pero alber­go la espe­ran­za de que el PSOE aca­be por com­pren­der que, en esta nue­va situa­ción, tie­ne en ver­dad mucho que per­der si sigue humi­llan­do a las víc­ti­mas de la tor­tu­ra, exi­gién­do­les prue­bas impo­si­bles. Y mucho que ganar si se deci­de a abor­dar la cues­tión de su reco­no­ci­mien­to de for­ma jus­ta e impar­cial.

¿Se deci­di­rá por fin a empe­zar a dar pasos real­men­te valien­tes o segui­rá pre­so de la alar­ga­da som­bra del PP? La pelo­ta está en su teja­do.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *