No es noti­cia que EEUU inten­te des­truir la soli­da­ri­dad médi­ca cuba­na (+ Video) – Cuba­de­ba­te

Que exis­ta un pro­gra­ma del Depar­ta­men­to de Esta­do y del Depar­ta­men­to de Segu­ri­dad Nacio­nal de EEUU, apo­ya­do por todas sus emba­ja­das y sus ser­vi­cios de inte­li­gen­cia, des­ti­na­do a cap­tar al per­so­nal médi­co de los pro­gra­mas de soli­da­ri­dad cuba­na en 77 paí­ses del Ter­cer Mun­do, no es escan­da­lo­so ni es noti­cia (1).

Pero sí lo es que el Gobierno cubano haya reac­cio­na­do fren­te a esta agre­sión ver­gon­zo­sa, y haya deci­di­do no vali­dar los cer­ti­fi­ca­dos de estu­dios a quie­nes se aco­gen a dicho pro­gra­ma, des­pués de trai­cio­nar a pobla­cio­nes ente­ras de barrios y comu­ni­da­des rura­les pobres en Amé­ri­ca Lati­na, Asia o Áfri­ca. El pre­si­den­te de Soli­da­ri­dad sin Fron­te­ras, una orga­ni­za­ción de la ultra­de­re­cha de Mia­mi, que coor­di­na con el Gobierno de EEUU esta cap­ta­ción de médi­cos cuba­nos, se que­ja­ba al dia­rio El Nue­vo Herald por­que 200 den­tis­tas cuba­nos que aban­do­na­ron misio­nes soli­da­rias y se refu­gia­ron en emba­ja­das de EEUU, aho­ra no pue­den ejer­cer en este país, ya que Cuba no les acre­di­ta sus títu­los (2).

El Nue­vo Herald cuen­ta, por ejem­plo, la his­to­ria de la odon­tó­lo­ga Dasha Frías, que “esca­pó” ‑según el argot pro­pa­gan­dís­ti­co al uso- de la misión “Barrio Aden­tro” en Vene­zue­la. Lle­gó a Mia­mi a tra­vés de Colom­bia, pero aho­ra ‑al no poder acre­di­tar sus estu­dios- tra­ba­ja por las noches como caje­ra. El cita­do dia­rio bien podría haber hecho al entre­vis­ta­do una pre­gun­ta fun­da­men­tal para la com­pren­sión de este asun­to: ¿Vds. advir­tie­ron pre­via­men­te a dichos den­tis­tas de que esta situa­ción se iba a pro­du­cir, o pre­fi­rie­ron enga­ñar­les, que caye­ran en la tram­pa, para seguir engor­dan­do la cam­pa­ña de pro­pa­gan­da con­tra Cuba? (3)

Hay que recor­dar que los médi­cos cuba­nos cap­ta­dos por EEUU tam­bién han topa­do con la buro­cra­cia muy par­ti­cu­lar de este país. En abril de 2011, se cono­cía que a muchos les esta­ban negan­do la resi­den­cia por­que habían mili­ta­do en el Par­ti­do o la Juven­tud Comu­nis­ta de Cuba, algo que cas­ti­ga una ley fede­ral (4).

Otro deta­lle que, al pare­cer, a los orga­ni­za­do­res de la deser­ción, se les olvi­dó comu­ni­car a los intere­sa­dos. Y otra mues­tra más del sen­ti­do tan “demo­crá­ti­co” del sis­te­ma de aco­gi­da de EEUU. El Nue­vo Herald de Mia­mi no per­día la oca­sión de exa­ge­rar las cifras de médi­cos cuba­nos cap­ta­dos. Habla­ba de que “en los últi­mos cin­co años, al menos 3.000 pro­fe­sio­na­les de la salud se han fuga­do por diver­sas vías a Esta­dos Uni­dos”. Una cifra abso­lu­ta­men­te infla­da, si la con­tras­ta­mos con la que daba el dia­rio ‑nada favo­ra­ble al Gobierno cubano- The Wall Street Jour­nal (5), que citan­do fuen­tes ofi­cia­les del Gobierno de EEUU, men­cio­na­ba, en enero pasa­do, a 1.574 médi­cos cap­ta­dos en cua­tro años y medio, es decir, un esca­so 1,89 % del total de coope­ran­tes (6).

Pero las que­jas públi­cas, en los medios de Mia­mi, sobre la situa­ción de los cita­dos den­tis­tas, más bien pare­cen una nue­va pues­ta en esce­na para ali­men­tar la per­ma­nen­te cam­pa­ña mediá­ti­ca con­tra Cuba. Recor­de­mos que la mis­ma situa­ción se dio ante­rior­men­te con médi­cos de otras espe­cia­li­da­des, y en mar­zo, se anun­cia­ba que ya se había encon­tra­do una solu­ción para la vali­da­ción de sus títu­los, a tra­vés de la lla­ma­da Comi­sión de Edu­ca­ción para Médi­cos Gra­dua­dos en el Extran­je­ro, de Fila­del­fia (7).

Por lo que se espe­ra que el Gobierno de EEUU aprue­be algo simi­lar para sol­ven­tar este peque­ño esco­llo pues­to por el Gobierno cubano a esta estra­te­gia sucia de robo de cere­bros. No es noti­cia que un país pobre y blo­quea­do como Cuba lle­ve a cer­ca de 37.000 coope­ran­tes de la salud a 77 nacio­nes, la mayor cifra del mun­do. Tam­po­co que EEUU, la mayor poten­cia eco­nó­mi­ca y mili­tar, tra­te de des­truir estos pro­gra­mas soli­da­rios, com­pran­do a dichos coope­ran­tes. Pero sí es noti­cia ‑y moti­vo de denun­cia en los medios- que el Gobierno cubano reac­cio­ne y se nie­gue a cer­ti­fi­car los estu­dios de quie­nes aban­do­na­ron por dine­ro a miles de per­so­nas vul­ne­ra­bles. Es la foto­gra­fía lamen­ta­ble de este mun­do des­igual y envi­le­ci­do. Y una mues­tra más del papel ver­gon­zo­so de los gran­des medios de comu­ni­ca­ción inter­na­cio­na­les.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *