No es noti­cia que EEUU inten­te des­truir la soli­da­ri­dad médi­ca cuba­na (+ Video) – Cubadebate

Que exis­ta un pro­gra­ma del Depar­ta­men­to de Esta­do y del Depar­ta­men­to de Segu­ri­dad Nacio­nal de EEUU, apo­ya­do por todas sus emba­ja­das y sus ser­vi­cios de inte­li­gen­cia, des­ti­na­do a cap­tar al per­so­nal médi­co de los pro­gra­mas de soli­da­ri­dad cuba­na en 77 paí­ses del Ter­cer Mun­do, no es escan­da­lo­so ni es noti­cia (1).

Pero sí lo es que el Gobierno cubano haya reac­cio­na­do fren­te a esta agre­sión ver­gon­zo­sa, y haya deci­di­do no vali­dar los cer­ti­fi­ca­dos de estu­dios a quie­nes se aco­gen a dicho pro­gra­ma, des­pués de trai­cio­nar a pobla­cio­nes ente­ras de barrios y comu­ni­da­des rura­les pobres en Amé­ri­ca Lati­na, Asia o Áfri­ca. El pre­si­den­te de Soli­da­ri­dad sin Fron­te­ras, una orga­ni­za­ción de la ultra­de­re­cha de Mia­mi, que coor­di­na con el Gobierno de EEUU esta cap­ta­ción de médi­cos cuba­nos, se que­ja­ba al dia­rio El Nue­vo Herald por­que 200 den­tis­tas cuba­nos que aban­do­na­ron misio­nes soli­da­rias y se refu­gia­ron en emba­ja­das de EEUU, aho­ra no pue­den ejer­cer en este país, ya que Cuba no les acre­di­ta sus títu­los (2).

El Nue­vo Herald cuen­ta, por ejem­plo, la his­to­ria de la odon­tó­lo­ga Dasha Frías, que “esca­pó” ‑según el argot pro­pa­gan­dís­ti­co al uso- de la misión “Barrio Aden­tro” en Vene­zue­la. Lle­gó a Mia­mi a tra­vés de Colom­bia, pero aho­ra ‑al no poder acre­di­tar sus estu­dios- tra­ba­ja por las noches como caje­ra. El cita­do dia­rio bien podría haber hecho al entre­vis­ta­do una pre­gun­ta fun­da­men­tal para la com­pren­sión de este asun­to: ¿Vds. advir­tie­ron pre­via­men­te a dichos den­tis­tas de que esta situa­ción se iba a pro­du­cir, o pre­fi­rie­ron enga­ñar­les, que caye­ran en la tram­pa, para seguir engor­dan­do la cam­pa­ña de pro­pa­gan­da con­tra Cuba? (3)

Hay que recor­dar que los médi­cos cuba­nos cap­ta­dos por EEUU tam­bién han topa­do con la buro­cra­cia muy par­ti­cu­lar de este país. En abril de 2011, se cono­cía que a muchos les esta­ban negan­do la resi­den­cia por­que habían mili­ta­do en el Par­ti­do o la Juven­tud Comu­nis­ta de Cuba, algo que cas­ti­ga una ley fede­ral (4).

Otro deta­lle que, al pare­cer, a los orga­ni­za­do­res de la deser­ción, se les olvi­dó comu­ni­car a los intere­sa­dos. Y otra mues­tra más del sen­ti­do tan “demo­crá­ti­co” del sis­te­ma de aco­gi­da de EEUU. El Nue­vo Herald de Mia­mi no per­día la oca­sión de exa­ge­rar las cifras de médi­cos cuba­nos cap­ta­dos. Habla­ba de que “en los últi­mos cin­co años, al menos 3.000 pro­fe­sio­na­les de la salud se han fuga­do por diver­sas vías a Esta­dos Uni­dos”. Una cifra abso­lu­ta­men­te infla­da, si la con­tras­ta­mos con la que daba el dia­rio ‑nada favo­ra­ble al Gobierno cubano- The Wall Street Jour­nal (5), que citan­do fuen­tes ofi­cia­les del Gobierno de EEUU, men­cio­na­ba, en enero pasa­do, a 1.574 médi­cos cap­ta­dos en cua­tro años y medio, es decir, un esca­so 1,89 % del total de coope­ran­tes (6).

Pero las que­jas públi­cas, en los medios de Mia­mi, sobre la situa­ción de los cita­dos den­tis­tas, más bien pare­cen una nue­va pues­ta en esce­na para ali­men­tar la per­ma­nen­te cam­pa­ña mediá­ti­ca con­tra Cuba. Recor­de­mos que la mis­ma situa­ción se dio ante­rior­men­te con médi­cos de otras espe­cia­li­da­des, y en mar­zo, se anun­cia­ba que ya se había encon­tra­do una solu­ción para la vali­da­ción de sus títu­los, a tra­vés de la lla­ma­da Comi­sión de Edu­ca­ción para Médi­cos Gra­dua­dos en el Extran­je­ro, de Fila­del­fia (7).

Por lo que se espe­ra que el Gobierno de EEUU aprue­be algo simi­lar para sol­ven­tar este peque­ño esco­llo pues­to por el Gobierno cubano a esta estra­te­gia sucia de robo de cere­bros. No es noti­cia que un país pobre y blo­quea­do como Cuba lle­ve a cer­ca de 37.000 coope­ran­tes de la salud a 77 nacio­nes, la mayor cifra del mun­do. Tam­po­co que EEUU, la mayor poten­cia eco­nó­mi­ca y mili­tar, tra­te de des­truir estos pro­gra­mas soli­da­rios, com­pran­do a dichos coope­ran­tes. Pero sí es noti­cia ‑y moti­vo de denun­cia en los medios- que el Gobierno cubano reac­cio­ne y se nie­gue a cer­ti­fi­car los estu­dios de quie­nes aban­do­na­ron por dine­ro a miles de per­so­nas vul­ne­ra­bles. Es la foto­gra­fía lamen­ta­ble de este mun­do des­igual y envi­le­ci­do. Y una mues­tra más del papel ver­gon­zo­so de los gran­des medios de comu­ni­ca­ción internacionales.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.