Aler­tan de la «pato­ló­gi­ca obse­sión» de Mar­las­ka por los abo­ga­dos vascos

Alertan de la «patológica obsesión» de Marlaska por los abogados vascos

Esku­bi­deak esti­ma que el arres­to y envío a pri­sión de Aran­tza Zulue­ta, res­pon­de «úni­ca y exclu­si­va­men­te a la pato­ló­gi­ca obse­sión del magis­tra­do Gran­de-Mar­las­ka, por dete­ner y encar­ce­lar a abo­ga­dos que habi­tual­men­te defien­den a disi­den­tes vas­cos». Por­ta­vo­ces del colec­ti­vo de letra­dos de Eus­kal Herria rei­vin­di­ca­ron la liber­tad de Zulue­ta y denun­cia­ron múl­ti­ples «irre­gu­la­ri­da­des fác­ti­cas y jurí­di­cas». La Aso­cia­ción de Abo­ga­dos de Eus­kal Herria, Esku­bi­deak, com­pa­re­ció ayer en Bil­bo para valo­rar la deten­ción y pos­te­rior encar­ce­la­mien­to de su com­pa­ñe­ra Aran­tza Zulue­ta. Alfon­so Zenon e Iñi­go Santxo, en cas­te­llano y eus­ka­ra, res­pec­ti­va­men­te, se encar­ga­ron de dar a cono­cer las nume­ro­sas irre­gu­la­ri­da­des de las que, a su jui­cio, ado­le­ce la prác­ti­ca pro­ce­sal segui­da por el juez Grande-Marlaska.

El colec­ti­vo de abo­ga­dos vas­cos entien­de que el titu­lar del Juz­ga­do Cen­tral de Ins­truc­ción núme­ro 3 de la Audien­cia Nacio­nal «no ha sabi­do, o no ha podi­do asi­mi­lar el revés jurí­di­co que le pro­pi­nó la Sec­ción Ter­ce­ra» del tri­bu­nal espe­cial, cuan­do en diciem­bre decre­tó la liber­tad pro­vi­sio­nal de Zulue­ta, Jon Enpa­ran­tza e Iker Sarrie­gi. Es más, pre­ci­sa­ron que el auto decre­ta­do por Fer­nan­do Gran­de-Mar­las­ka, que supu­so el arres­to de la letra­da hoy hace una sema­na en Her­na­ni por par­te de la Guar­dia Civil, res­pon­de ««úni­ca y exclu­si­va­men­te a la pato­ló­gi­ca obse­sión» del magis­tra­do por dete­ner y encar­ce­la­dos a quie­nes defien­den habi­tual­men­te a los disi­den­tes vascos.

Zenon avan­zó que la defen­sa de Zulue­ta pre­pa­ra un recur­so de ape­la­ción ante la Sala de lo Penal de la Audien­cia Nacio­nal, la mis­ma que en diciem­bre enmen­dó la pla­na a Gran­de-Mar­las­ka. Acla­ró que cabría la posi­bi­li­dad de pre­sen­tar un recur­so de refor­ma ante el Juz­ga­do Cen­tral de Ins­truc­ción nº 3, del que es titu­lar el magis­tra­do cita­do, pero, «al haber­se sal­ta­do los cri­te­rios uti­li­za­dos por la Sala de lo Penal» para libe­rar a sus tres com­pa­ñe­ros, la han desechado.

No será la úni­ca vía que empren­dan, ya que es su inten­ción denun­ciar ante la comu­ni­dad jurí­di­ca espa­ño­la e inter­na­cio­nal, «esta situa­ción injus­ta». En noviem­bre, la aso­cia­ción euro­pea de abo­ga­dos ELDH (Euro­pean Law­yers for Demo­cracy and World Human Rights), con miem­bros en 26 paí­ses y de la que son miem­bros varias aso­cia­cio­nes de juris­tas de varios esta­dos, hizo públi­ca una decla­ra­ción en la que soli­ci­ta­ba la liber­tad de Jon Enpa­ran­tza, Aran­tza Zulue­ta e Iker Sarriegi.

Zenon y Santxo rela­ta­ron que des­de diciem­bre, cuan­do fue pues­ta en liber­tad pro­vi­sio­nal tras depo­si­tar una fian­za de 60.000 euros, Aran­tza Zulue­ta «ha cum­pli­do todas y cada una» de las medi­das impues­tas por el Juz­ga­do, estan­do a dis­po­si­ción de todas las ins­tan­cias judi­cia­les que han reque­ri­do su pre­sen­cia. Cita­ron, por ejem­plo, la auto­ri­za­ción reci­bi­da de Gran­de-Mar­las­ka para que via­ja­ra a París por moti­vos labo­ra­les, o su par­ti­ci­pa­ción en la defen­sa del «caso Bateragune».

Antes, en mar­zo, fue de nue­vo cita­da en la Audien­cia Nacio­nal y el fis­cal, recor­da­ron, esti­mó que no pro­ce­día cam­bio en su situa­ción per­so­nal, ya que no había «ries­go de fuga y/​o reite­ra­ción delictiva».

Des­de Esku­bi­deak inci­die­ron ayer en que nin­guno de los hechos impu­tados en los autos que orde­na­ron el arres­to y encar­ce­la­mien­to de Zulue­ta «supo­nen una varia­ción en la impu­tación ini­cial de “per­te­nen­cia a ban­da arma­da”, y en este sen­ti­do, no se argu­men­ta de nin­gu­na mane­ra la razón de ser de la medi­da de pri­sión». Por ello, remar­ca­ron que la deci­sión del juez Fer­nan­do Gran­de-Mar­las­ka «con­tra­di­ce» la de la Sala de lo Penal, «la cual con­si­de­ró acre­di­ta­do “un sufi­cien­te arrai­go social y labo­ral que mini­mi­za el ries­go de fuga».

Los por­ta­vo­ces de Esku­bi­deak des­ta­ca­ron que los autos que deten­ción y de ingre­so en pri­sión «ado­le­cen de ele­men­tos indis­pen­sa­ble para evi­den­ciar las irre­gu­la­ri­da­des fác­ti­cas y jurí­di­cas que se están dan­do en el pre­sen­te pro­ce­di­mien­to». Cita­ron las «mul­ti­ples irre­gu­la­ri­da­des» detec­ta­das y denun­cia­das en los regis­tros que se efec­tua­ron el 14 de abril de 2010.

«La Guar­dia Civil con­ti­núa hacien­do y des­ha­cien­do a su antojo»

«La Guar­dia Civil, con la ayu­da del juez Gran­de-Mar­las­ka, con­ti­núa hacien­do y des­ha­cien­do a su anto­jo sin que exis­ta el más míni­mo con­trol judi­cial», denun­cia­ron des­de Esku­bi­deak en su rue­da de pren­sa de ayer. Ade­más de recor­dar que los regis­tros de los des­pa­chos de Aran­tza Zulue­ta, Jon Enpa­ran­tza e Iker Sarrie­gi en Her­na­ni y Bil­bo se efec­tua­ron «sin con­trol alguno», en los que «lue­go, sos­pe­cho­sa­men­te apa­re­cie­ron ele­men­tos que fue­ron ocu­pa­dos», Alfon­so Zenon e Iñi­go Santxo aler­ta­ron de que los infor­mes del médi­co foren­se sobre los dete­ni­dos en abril de 2010 han sido apor­ta­dos en junio de 2011.

Los com­pa­ñe­ros de Zulue­ta des­ta­ca­ron que los datos que uti­li­za el juez para variar la situa­ción de la letra­da pro­vie­nen de un infor­me de la Guar­dia Civil que se apor­ta incom­ple­to a la cau­sa, «úni­ca­men­te se apor­tan los folios 31 a 34, algo que es abso­lu­ta­men­te con­tra­rio a las más ele­men­ta­les nor­mas del pro­ce­di­mien­to penal».

Advir­tie­ron de que el juez ins­truc­tor incoa nue­vas dili­gen­cias par­tien­do del cita­do infor­me «con el fin de ocul­tar a la defen­sa ‑pre­ci­sa­ron- la prác­ti­ca de nue­vas dili­gen­cias de inves­ti­ga­ción, para des­pués acu­mu­lar­las a las dili­gen­cias prin­ci­pa­les, en lo que cons­ti­tu­ye una prác­ti­ca pro­ce­sal abso­lu­ta­men­te irregular».

Tam­bién aler­ta­ron de que en los autos de deten­ción e ingre­so en pri­sión de Aran­tza Zulue­ta no se refle­jan las tor­tu­ras que denun­cia­ron el res­to de arres­ta­dos en la ope­ra­ción del 14 de abril de 2010, un docu­men­to de direc­tri­ces en la ope­ra­ción o las escu­chas «ile­ga­les» del CNI.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.