Aler­tan de la «pato­ló­gi­ca obse­sión» de Mar­las­ka por los abo­ga­dos vas­cos

Alertan de la «patológica obsesión» de Marlaska por los abogados vascos

Esku­bi­deak esti­ma que el arres­to y envío a pri­sión de Aran­tza Zulue­ta, res­pon­de «úni­ca y exclu­si­va­men­te a la pato­ló­gi­ca obse­sión del magis­tra­do Gran­de-Mar­las­ka, por dete­ner y encar­ce­lar a abo­ga­dos que habi­tual­men­te defien­den a disi­den­tes vas­cos». Por­ta­vo­ces del colec­ti­vo de letra­dos de Eus­kal Herria rei­vin­di­ca­ron la liber­tad de Zulue­ta y denun­cia­ron múl­ti­ples «irre­gu­la­ri­da­des fác­ti­cas y jurí­di­cas». La Aso­cia­ción de Abo­ga­dos de Eus­kal Herria, Esku­bi­deak, com­pa­re­ció ayer en Bil­bo para valo­rar la deten­ción y pos­te­rior encar­ce­la­mien­to de su com­pa­ñe­ra Aran­tza Zulue­ta. Alfon­so Zenon e Iñi­go Santxo, en cas­te­llano y eus­ka­ra, res­pec­ti­va­men­te, se encar­ga­ron de dar a cono­cer las nume­ro­sas irre­gu­la­ri­da­des de las que, a su jui­cio, ado­le­ce la prác­ti­ca pro­ce­sal segui­da por el juez Gran­de-Mar­las­ka.

El colec­ti­vo de abo­ga­dos vas­cos entien­de que el titu­lar del Juz­ga­do Cen­tral de Ins­truc­ción núme­ro 3 de la Audien­cia Nacio­nal «no ha sabi­do, o no ha podi­do asi­mi­lar el revés jurí­di­co que le pro­pi­nó la Sec­ción Ter­ce­ra» del tri­bu­nal espe­cial, cuan­do en diciem­bre decre­tó la liber­tad pro­vi­sio­nal de Zulue­ta, Jon Enpa­ran­tza e Iker Sarrie­gi. Es más, pre­ci­sa­ron que el auto decre­ta­do por Fer­nan­do Gran­de-Mar­las­ka, que supu­so el arres­to de la letra­da hoy hace una sema­na en Her­na­ni por par­te de la Guar­dia Civil, res­pon­de ««úni­ca y exclu­si­va­men­te a la pato­ló­gi­ca obse­sión» del magis­tra­do por dete­ner y encar­ce­la­dos a quie­nes defien­den habi­tual­men­te a los disi­den­tes vas­cos.

Zenon avan­zó que la defen­sa de Zulue­ta pre­pa­ra un recur­so de ape­la­ción ante la Sala de lo Penal de la Audien­cia Nacio­nal, la mis­ma que en diciem­bre enmen­dó la pla­na a Gran­de-Mar­las­ka. Acla­ró que cabría la posi­bi­li­dad de pre­sen­tar un recur­so de refor­ma ante el Juz­ga­do Cen­tral de Ins­truc­ción nº 3, del que es titu­lar el magis­tra­do cita­do, pero, «al haber­se sal­ta­do los cri­te­rios uti­li­za­dos por la Sala de lo Penal» para libe­rar a sus tres com­pa­ñe­ros, la han dese­cha­do.

No será la úni­ca vía que empren­dan, ya que es su inten­ción denun­ciar ante la comu­ni­dad jurí­di­ca espa­ño­la e inter­na­cio­nal, «esta situa­ción injus­ta». En noviem­bre, la aso­cia­ción euro­pea de abo­ga­dos ELDH (Euro­pean Law­yers for Demo­cracy and World Human Rights), con miem­bros en 26 paí­ses y de la que son miem­bros varias aso­cia­cio­nes de juris­tas de varios esta­dos, hizo públi­ca una decla­ra­ción en la que soli­ci­ta­ba la liber­tad de Jon Enpa­ran­tza, Aran­tza Zulue­ta e Iker Sarrie­gi.

Zenon y Santxo rela­ta­ron que des­de diciem­bre, cuan­do fue pues­ta en liber­tad pro­vi­sio­nal tras depo­si­tar una fian­za de 60.000 euros, Aran­tza Zulue­ta «ha cum­pli­do todas y cada una» de las medi­das impues­tas por el Juz­ga­do, estan­do a dis­po­si­ción de todas las ins­tan­cias judi­cia­les que han reque­ri­do su pre­sen­cia. Cita­ron, por ejem­plo, la auto­ri­za­ción reci­bi­da de Gran­de-Mar­las­ka para que via­ja­ra a París por moti­vos labo­ra­les, o su par­ti­ci­pa­ción en la defen­sa del «caso Bate­ra­gu­ne».

Antes, en mar­zo, fue de nue­vo cita­da en la Audien­cia Nacio­nal y el fis­cal, recor­da­ron, esti­mó que no pro­ce­día cam­bio en su situa­ción per­so­nal, ya que no había «ries­go de fuga y/​o reite­ra­ción delic­ti­va».

Des­de Esku­bi­deak inci­die­ron ayer en que nin­guno de los hechos impu­tados en los autos que orde­na­ron el arres­to y encar­ce­la­mien­to de Zulue­ta «supo­nen una varia­ción en la impu­tación ini­cial de “per­te­nen­cia a ban­da arma­da”, y en este sen­ti­do, no se argu­men­ta de nin­gu­na mane­ra la razón de ser de la medi­da de pri­sión». Por ello, remar­ca­ron que la deci­sión del juez Fer­nan­do Gran­de-Mar­las­ka «con­tra­di­ce» la de la Sala de lo Penal, «la cual con­si­de­ró acre­di­ta­do “un sufi­cien­te arrai­go social y labo­ral que mini­mi­za el ries­go de fuga».

Los por­ta­vo­ces de Esku­bi­deak des­ta­ca­ron que los autos que deten­ción y de ingre­so en pri­sión «ado­le­cen de ele­men­tos indis­pen­sa­ble para evi­den­ciar las irre­gu­la­ri­da­des fác­ti­cas y jurí­di­cas que se están dan­do en el pre­sen­te pro­ce­di­mien­to». Cita­ron las «mul­ti­ples irre­gu­la­ri­da­des» detec­ta­das y denun­cia­das en los regis­tros que se efec­tua­ron el 14 de abril de 2010.

«La Guar­dia Civil con­ti­núa hacien­do y des­ha­cien­do a su anto­jo»

«La Guar­dia Civil, con la ayu­da del juez Gran­de-Mar­las­ka, con­ti­núa hacien­do y des­ha­cien­do a su anto­jo sin que exis­ta el más míni­mo con­trol judi­cial», denun­cia­ron des­de Esku­bi­deak en su rue­da de pren­sa de ayer. Ade­más de recor­dar que los regis­tros de los des­pa­chos de Aran­tza Zulue­ta, Jon Enpa­ran­tza e Iker Sarrie­gi en Her­na­ni y Bil­bo se efec­tua­ron «sin con­trol alguno», en los que «lue­go, sos­pe­cho­sa­men­te apa­re­cie­ron ele­men­tos que fue­ron ocu­pa­dos», Alfon­so Zenon e Iñi­go Santxo aler­ta­ron de que los infor­mes del médi­co foren­se sobre los dete­ni­dos en abril de 2010 han sido apor­ta­dos en junio de 2011.

Los com­pa­ñe­ros de Zulue­ta des­ta­ca­ron que los datos que uti­li­za el juez para variar la situa­ción de la letra­da pro­vie­nen de un infor­me de la Guar­dia Civil que se apor­ta incom­ple­to a la cau­sa, «úni­ca­men­te se apor­tan los folios 31 a 34, algo que es abso­lu­ta­men­te con­tra­rio a las más ele­men­ta­les nor­mas del pro­ce­di­mien­to penal».

Advir­tie­ron de que el juez ins­truc­tor incoa nue­vas dili­gen­cias par­tien­do del cita­do infor­me «con el fin de ocul­tar a la defen­sa ‑pre­ci­sa­ron- la prác­ti­ca de nue­vas dili­gen­cias de inves­ti­ga­ción, para des­pués acu­mu­lar­las a las dili­gen­cias prin­ci­pa­les, en lo que cons­ti­tu­ye una prác­ti­ca pro­ce­sal abso­lu­ta­men­te irre­gu­lar».

Tam­bién aler­ta­ron de que en los autos de deten­ción e ingre­so en pri­sión de Aran­tza Zulue­ta no se refle­jan las tor­tu­ras que denun­cia­ron el res­to de arres­ta­dos en la ope­ra­ción del 14 de abril de 2010, un docu­men­to de direc­tri­ces en la ope­ra­ción o las escu­chas «ile­ga­les» del CNI.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *