[PDF] Extre­mas con­di­cio­nes de encar­cel­mien­to en Mexi­co para el refu­gia­do vas­co Luis Miguel Ipi­ña

El refu­gia­do polí­ti­co donos­tia­rra sufre unas con­di­cio­nes car­ce­la­rias extre­mas, según el movi­mien­to pro amnis­tía.

El ciu­da­dano vas­co fue dete­ni­do y pos­te­rior­men­te encar­ce­la­do el pasa­do mes de mayo, acu­sa­do de «pose­sión de armas de fue­go de uso exclu­si­vo del Ejér­ci­to mexi­cano».
Ipi­ña se encuen­tra enfer­mo de dia­be­tes e hiper­ten­sión. Ade­más, pade­ce reten­ción de líqui­dos, por lo que requie­re de aten­ción médi­ca cons­tan­te y de la toma de cier­ta medi­ca­ción.

Según el orga­nis­mo anti­rre­pre­si­vo, el ciu­da­dano vas­co, nacio­na­li­za­do mexi­cano, com­par­te cel­da con otros 52 pre­sos, a pesar de que ésta sólo tie­ne sitio para 12 per­so­nas.

En con­se­cuen­cia, los pre­sos se ven obli­ga­dos a dor­mir en el sue­lo o enci­ma de una tabla. Asi­mis­mo, a cau­sa de esa satu­ra­ción, los reclu­sos se ven obli­ga­dos a pasar de pie todo el tiem­po que no están en el patio.

Entre otras cues­tio­nes, las ins­ti­tu­cio­nes peni­ten­cia­rias nie­gan a los pre­sos el dere­cho a tener cubier­tos y, si quie­ren pla­to, deben con­se­guir uno. De lo con­tra­rio, los pre­sos reci­ben la comi­da en sus pro­pias manos.

El movi­mien­to pro amnis­tía, en su pági­na web, tam­bién ha cen­su­ra­do que se pida a Ipi­ña dine­ro por el sim­ple hecho de estar en la cel­da, o por reser­var los tan soli­ci­ta­dos telé­fo­nos para poner­se en con­tac­to con sus alle­ga­dos. Quie­nes acu­den a visi­tar al ciu­da­dano vas­co tam­bién tie­nen que pagar por encon­trar­se con él en un pasi­llo.

Per­so­na­li­da­des y orga­ni­za­cio­nes mexi­ca­nas exi­gen la libe­ra­ción de Ipi­ña

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *