Plu­ra­lis­mo reli­gio­so y con­vi­ven­cia social – Félix Plácer

Hoy en nues­tro entorno resul­ta ya habi­tual la pre­sen­cia de nue­vas cul­tu­ras y reli­gio­nes con sus corres­pon­dien­tes luga­res de cul­to. Por ejem­plo en la CAV hay trein­ta mez­qui­tas. La sen­si­bi­li­dad ciu­da­da­na reac­cio­na de for­mas diver­sas ante este fenó­meno. La his­to­ria es tes­ti­go de encuen­tros, des­en­cuen­tros, vio­len­cias, recha­zos entre cul­tu­ras reli­gio­sas diver­sas. Hubo épo­cas medie­va­les de con­vi­ven­cia posi­ti­va entre musul­ma­nes, judíos, cris­tia­nos. En Pam­plo­na, Tude­la, Este­lla, entre otros luga­res de Eus­kal Herria, se favo­re­cie­ron y man­tu­vie­ron rela­cio­nes comer­cia­les y cul­tu­ra­les den­tro del res­pe­to de sus dife­ren­tes creen­cias. Razo­nes polí­ti­cas, eco­nó­mi­cas y la pode­ro­sa intran­si­gen­cia ecle­siás­ti­ca pro­vo­ca­ron una cre­cien­te ani­mad­ver­sión popu­lar con­tra judíos y musul­ma­nes. Los des­ma­nes popu­la­res con­tra judíos lle­ga­ron a tal nivel de vio­len­cia y cruel­dad que, en cier­tos casos, tuvie­ron que ser pro­te­gi­dos por los reyes y obis­pos en Nava­rra. Estas acti­tu­des y com­por­ta­mien­tos segre­ga­cio­nis­tas cul­mi­na­ron con la expul­sión de judíos a fina­les del s. XIV y musul­ma­nes en el s. XV. La inqui­si­ción espa­ño­la fue el ins­tru­men­to reli­gio­so-polí­ti­co para supri­mir toda liber­tad reli­gio­sa e impo­ner la uni­for­mi­dad cató­li­ca con­tra judíos, moris­cos, pro­tes­tan­tes, ilus­tra­dos, pre­sun­tas bru­jas y supersticiones.

Aque­llos tiem­pos nos resul­tan hoy leja­nos. Sin embar­go se man­tie­nen pre­ven­cio­nes, sos­pe­chas y des­con­fian­zas que desem­bo­can tam­bién en con­flic­tos públi­cos. No es sen­ci­llo con­vi­vir social­men­te con dife­ren­cias cul­tu­ra­les y reli­gio­sas tan pro­fun­das y asu­mir un plu­ra­lis­mo que no con­sis­te, por cier­to, tan sólo en dar­se cuen­ta de las nue­vas for­mas de expre­sión reli­gio­sas que se van mani­fes­tan­do en nues­tro entorno. Es algo más. Impli­ca abrir­se, sin pre­jui­cios, a su mane­ra de pen­sar y com­por­tar­se. Y es pre­ci­so admi­tir nues­tro des­co­no­ci­mien­to de esas reli­gio­nes, cos­tum­bres y prác­ti­cas tan dife­ren­tes a las nuestras.

Afir­mar, en prin­ci­pio, el dere­cho de cada per­so­na y gru­po a su pro­pia mane­ra de pen­sar y prac­ti­car la pro­pia reli­gión, supo­ne reco­no­cer que sus con­vic­cio­nes tie­nen tam­bién su ver­dad y valo­res pro­pios. Lo mis­mo que las nues­tras, sean reli­gio­sas o lai­cas. Es pre­ci­so, si que­re­mos con­vi­vir con ellas, reco­no­cer­les la mis­ma pre­sun­ción de legi­ti­mi­dad, dig­ni­dad y sin­ce­ri­dad que cada cre­yen­te otor­ga a la suya. Nadie posee la ver­dad abso­lu­ta, aun­que tam­po­co hay que olvi­dar que las reli­gio­nes, al ser crea­cio­nes huma­nas y res­pues­tas ela­bo­ra­das en cul­tu­ras y con­di­cio­nes con­cre­tas, tie­nen sus limi­ta­cio­nes y pue­den ser uti­li­za­das ‑y de hecho así ha sido en múl­ti­ples oca­sio­nes- para obje­ti­vos con­tra­dic­to­rios. Y no hace fal­ta ir a otras reli­gio­nes para com­pro­bar­lo. La mis­ma reli­gión cató­li­ca legi­ti­mó con­quis­tas y expo­lios, per­se­cu­cio­nes y cruel­da­des en el lla­ma­do des­cu­bri­mien­to de Amé­ri­ca. Tam­bién entre noso­tros, por ejem­plo, la con­quis­ta de Nava­rra por los Reyes «cató­li­cos» se apo­yó en bulas papa­les y razo­nes reli­gio­sas. Y hoy los enfren­ta­mien­tos inter­re­li­gio­sos han sido y con­ti­núan sien­do per­ma­nen­tes y ame­na­za­do­res, a nivel mundial.

Esta peno­sa his­to­ria reli­gio­sa y tam­bién los actua­les con­flic­tos han movi­do a diver­sas con­fe­sio­nes reli­gio­sas a lograr un mutuo enten­di­mien­to y cola­bo­ra­ción a favor de la huma­ni­dad. Hace unos años el Par­la­men­to de las Reli­gio­nes del Mun­do (entre ellas el budis­mo, cris­tia­nis­mo, judaís­mo, Islam, etc.) sus­cri­bió una impor­tan­te «Decla­ra­ción» abo­gan­do por un orden éti­co mun­dial que impli­ca­ba un tra­to humano sin dis­cri­mi­na­cio­nes, el com­pro­mi­so a favor de una cul­tu­ra de la no vio­len­cia y res­pe­to a la vida, la soli­da­ri­dad y un orden eco­nó­mi­co jus­to, una cul­tu­ra de la tole­ran­cia, igual­dad y cama­ra­de­ría entre hom­bre y mujer. Esta Decla­ra­ción supo­ne ‑afir­ma­ban- un cam­bio de men­ta­li­dad, como con­di­ción indis­pen­sa­ble para hacer­la reali­dad social y mun­dial. La Decla­ra­ción Islá­mi­ca Uni­ver­sal de los dere­chos huma­nos pre­sen­ta­da en la Unes­co había pre­sen­ta­do ya antes un orden islá­mi­co de res­pe­to a la vida, a la liber­tad, a la igual­dad, a la jus­ti­cia, al dere­cho de asi­lo, a la pro­tec­ción con­tra la tortura…

Tales decla­ra­cio­nes y afir­ma­cio­nes se opo­nen a cual­quier fun­da­men­ta­lis­mo y pro­se­li­tis­mo. Abo­gan, en defi­ni­ti­va, por un mun­do jus­to y con­vi­ven­cial, basa­do en una éti­ca uni­ver­sal que garan­ti­ce los dere­chos para per­so­nas y pue­blos don­de la huma­ni­dad sea la gran fami­lia y la tie­rra, res­pe­ta­da y cui­da­da, la casa de todos; don­de haya sitio y lugar para que pue­dan con­vi­vir hom­bres y muje­res, gru­pos y pue­blos con sus diver­sas con­vic­cio­nes, creen­cias y cul­tu­ras. Son una paso deci­si­vo para supe­rar pre­jui­cios y cami­nar hacia un para­dig­ma nue­vo de civi­li­za­ción mun­dial den­tro de la amplia diver­si­dad de iden­ti­da­des y dife­ren­cias enriquecedoras.

Sin embar­go los con­flic­tos y enfren­ta­mien­tos no han des­pa­re­ci­do y rebro­tan a esca­las loca­les y terri­to­ria­les. No sólo por razo­nes estric­ta­men­te reli­gio­sas. Tam­bién por moti­vos étni­cos, intere­ses eco­nó­mi­cos, pre­jui­cios cul­tu­ra­les y has­ta acti­tu­des xenó­fo­bas. Con fre­cuen­cia y ale­gan­do razo­nes de alte­ra­ción del orden públi­co y segu­ri­dad ciu­da­da­na, se encu­bre una hos­ti­li­dad hacia quie­nes se con­si­de­ra un obs­tácu­lo com­pe­ti­ti­vo en pues­tos de tra­ba­jo y pres­ta­cio­nes de ayu­das sociales.

El pro­ble­ma es alta­men­te com­ple­jo, pero esas reac­cio­nes son debi­das, con fre­cuen­cia, más a pre­jui­cios que a ame­na­zas reales. De todas for­mas exi­gen y cons­ti­tu­yen un desa­fío urgen­te a la con­cien­cia y con­vi­ven­cia ciu­da­da­nas y socia­les. Tales con­flic­tos no se resuel­ven por medios impo­si­ti­vos, y menos aún con ame­na­zas y recha­zos. Requie­ren diá­lo­go y enten­di­mien­to. Deben par­tir de un mutuo reco­no­ci­mien­to de los dere­chos arri­ba afir­ma­dos y del con­ven­ci­mien­to de que cada reli­gión posee sus pro­pios valo­res, ver­dad y bon­dad. Así lo reco­no­ció el mis­mo con­ci­lio Vati­cano II, invi­tan­do a la soli­da­ri­dad. Por supues­to den­tro de la lai­ci­dad que, por cier­to, no sig­ni­fi­ca nega­ción de toda reli­gión, sino mutuo res­pe­to social e ideo­ló­gi­co en una socie­dad plural.

Des­de ins­tan­cias polí­ti­cas, socia­les, cul­tu­ra­les y éti­cas se impul­sa hoy un diá­lo­go que per­mi­ta avan­zar hacia un ciclo nue­vo de demo­cra­cia y supera­ción de toda vio­len­cia y tam­bién hacia un mun­do dife­ren­te, éti­ca­men­te sos­te­ni­ble, don­de en lugar de un cho­que de civi­li­za­cio­nes cons­tru­ya­mos un mun­do de diver­si­dad, plu­ra­lis­mo y con­vi­ven­cia. Las reli­gio­nes y diver­sas con­fe­sio­nes están hoy con­fron­ta­das al urgen­te desa­fío de cola­bo­rar en la rea­li­za­ción de esa éti­ca mun­dial. En cada lugar se debe­rá ir rea­li­zan­do ese acuer­do glo­bal des­de acti­tu­des de res­pe­to y con­vi­ven­cia. Sin impo­si­cio­nes ni pre­sio­nes, pode­mos cami­nar hacia una rela­ción ciu­da­da­na mutua­men­te enri­que­ce­do­ra de la que ya tene­mos expe­rien­cias y rea­li­za­cio­nes positivas.

No hay duda de que este cam­bio de men­ta­li­dad, la pre­dis­po­si­ción y prác­ti­ca del diá­lo­go con­tri­bui­rán a encon­trar solu­cio­nes satis­fac­to­rias para cada una de las par­tes. Y no sólo eso. Serán un paso impor­tan­te para una socie­dad dife­ren­te en el reco­no­ci­mien­to y apren­di­za­je de mutuos valo­res, aper­tu­ra a nue­vas visio­nes del mun­do, inte­gra­das en el pro­ce­so de la huma­ni­dad hacia la paz des­de la jus­ti­cia entre per­so­nas y pueblos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.