Lau Hai­ze­ta­ra Gogoan exi­ge que no se equi­pa­re a víc­ti­mas y ver­du­gos

Tras la publi­ca­ción del artícu­lo de Idoia Men­dia, con­se­je­ra de Jus­ti­cia, titu­la­do “Memo­ria com­par­ti­da”, Lau Hai­ze­ta­ra Gogoan denun­cia que la mis­ma cla­se polí­ti­ca que dis­cri­mi­na a unas vic­ti­mas fren­te a otras con la excu­sa de no “equi­pa­rar a víc­ti­mas y ver­du­gos” (en lo que se refie­re a la vio­len­cia de los últi­mos 40 años) equi­pa­ra a las víc­ti­mas y a los ver­du­gos de una vio­len­cia mil veces mayor, la des­ata­da por la rebe­lión mili­tar del 18 de julio de 1936.

El 16 julio la Sra. Men­dia publi­có un artícu­lo que titu­la “Memo­ria com­par­ti­da” (Gru­po Correo: http://​www​.dia​rio​vas​co​.com/​v​/​2​0​1​1​0​7​1​6​/​o​p​i​n​i​o​n​/​a​r​t​i​c​u​l​o​s​-​o​p​i​n​i​o​n​/​m​e​m​o​r​i​a​-​c​o​m​p​a​r​t​i​d​a​-​2​0​1​1​0​7​1​6​.​h​tml ).

En él, repi­tien­do un dis­cur­so que vie­ne sien­do habi­tual en las últi­mas déca­das, pone al mis­mo nivel a los res­pon­sa­bles de la rebe­lión mili­tar de 1936 y a los defen­so­res de las liber­ta­des públi­cas. La Sra. Men­día pier­de toda pers­pec­ti­va his­tó­ri­ca al no tener en cuen­ta que todas las vic­ti­mas (en com­ba­te o por repre­sión) fue­ron con­se­cuen­cia de la pro­pia rebe­lión mili­tar, cuyos artí­fi­ces die­ron comien­zo a los ase­si­na­tos en masa, la mis­ma noche del 17 al 18 de julio. Es sor­pren­den­te que quien osten­ta la con­se­je­ría de jus­ti­cia, des­co­noz­ca que “el cau­san­te de la cau­sa es el cau­san­te del mal cau­sa­do”.

Ade­más exis­ten nota­bles dife­ren­cias cuan­ti­ta­ti­vas y cua­li­ta­ti­vas res­pec­to a la repre­sión ejer­ci­da por los fran­quis­tas. Cuan­ti­ta­ti­va­men­te, en el Esta­do, las vic­ti­mas pro­vo­ca­das por el fas­cis­mo son el tri­ple. En el caso de Eus­kal Herria, casi diez veces más. En lo cua­li­ta­ti­vo, los mili­ta­res suble­va­dos die­ron las órde­nes para eli­mi­nar a aque­llos que se opo­nían a su pro­yec­to tota­li­ta­rio. Esta eli­mi­na­ción fue pla­ni­fi­ca­da y sis­te­má­ti­ca, se come­tió un ver­da­de­ro geno­ci­dio polí­ti­co, espe­cial­men­te en Nafa­rroa, allí don­de dice que «triun­fó», de for­ma natu­ral, el gol­pe mili­tar. Las mayo­res y más nume­ro­sas fosas comu­nes se encuen­tran en aque­llas zonas en las que no pudo orga­ni­zar­se resis­ten­cia algu­na a los mili­ta­res fran­quis­tas. ¿Aca­so se olvi­da la Sra. Men­dia de los miles y miles de mili­tan­tes de su pro­pio par­ti­do que fue­ron víc­ti­mas de la repre­sión fas­cis­ta y que en muchos casos aún siguen des­apa­re­ci­dos? Por el con­tra­rio, la vio­len­cia des­ata­da en terri­to­rio repu­bli­cano, fue cir­cuns­tan­cial y con­tra­ria a las órde­nes de las ins­ti­tu­cio­nes polí­ti­cas y mili­ta­res.
La mis­ma cla­se polí­ti­ca que, cuan­do se tra­ta de la vio­len­cia pro­du­ci­da en los últi­mos 40 años (que ha cau­sa­do cen­te­na­res de muer­tos) dis­cri­mi­na a unas vic­ti­mas fren­te a otras con la excu­sa de no “equi­pa­rar a víc­ti­mas y ver­du­gos”, no tie­ne nin­gu­na ver­güen­za en equi­pa­rar a víc­ti­mas y ver­du­gos de la vio­len­cia gene­ra­da por la rebe­lión mili­tar del 18 de julio de 1936 que, no lo olvi­de­mos, cau­só cen­te­na­res de miles de muer­tos.
75 años des­pués se siguen vul­ne­ran­do el dere­cho de las víc­ti­mas a cono­cer la ver­dad, a la jus­ti­cia efec­ti­va y a la repa­ra­ción, inclui­das las garan­tías de no repe­ti­ción. Mien­tras no se eli­mi­nen todos los obs­tácu­los que hacen posi­ble la impu­ni­dad de los cri­mi­na­les, hablar de equi­pa­ra­cio­nes resul­ta gra­ví­si­mo.

El Gobierno Vas­co no quie­re com­par­tir la memo­ria, sino ocul­tar y seguir man­te­nien­do una reali­dad divi­di­da, a tra­vés de un dis­cur­so que equi­pa­ra a per­so­nas y situa­cio­nes dife­ren­tes e inclu­so opues­tas. La obli­ga­ción de la con­se­je­ra de Jus­ti­cia, es res­tau­rar los dere­chos de miles de víc­ti­mas cau­sa­das por los suble­va­dos, sus cóm­pli­ces y sus here­de­ros; usted, Sra. Men­dia tie­ne el inelu­di­ble deber de posi­bi­li­tar la supera­ción de este esta­do de impu­ni­dad. Si la con­se­je­ra de jus­ti­cia es inca­paz de dis­cer­nir la dife­ren­cia entre quie­nes sepul­ta­ron en las cune­tas a cien­tos de miles de ciu­da­da­nos inde­fen­sos y aque­llos que lucha­ron en defen­sa de los dere­chos huma­nos, civi­les y polí­ti­cos sus­tan­cia­dos en la legi­ti­mi­dad repu­bli­ca­na, Sra. Men­día tie­ne la obli­ga­ción de dimi­tir o, en su defec­to, debe­ría de ser inme­dia­ta­men­te cesa­da en sus fun­cio­nes por el pro­pio pre­si­den­te del Gobierno

http://​lau​-hai​ze​ta​ra​-gogoan​.blogs​pot​.com/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *