Lau Hai­ze­ta­ra Gogoan exi­ge que no se equi­pa­re a víc­ti­mas y verdugos

Tras la publi­ca­ción del artícu­lo de Idoia Men­dia, con­se­je­ra de Jus­ti­cia, titu­la­do “Memo­ria com­par­ti­da”, Lau Hai­ze­ta­ra Gogoan denun­cia que la mis­ma cla­se polí­ti­ca que dis­cri­mi­na a unas vic­ti­mas fren­te a otras con la excu­sa de no “equi­pa­rar a víc­ti­mas y ver­du­gos” (en lo que se refie­re a la vio­len­cia de los últi­mos 40 años) equi­pa­ra a las víc­ti­mas y a los ver­du­gos de una vio­len­cia mil veces mayor, la des­ata­da por la rebe­lión mili­tar del 18 de julio de 1936.

El 16 julio la Sra. Men­dia publi­có un artícu­lo que titu­la “Memo­ria com­par­ti­da” (Gru­po Correo: http://​www​.dia​rio​vas​co​.com/​v​/​2​0​1​1​0​7​1​6​/​o​p​i​n​i​o​n​/​a​r​t​i​c​u​l​o​s​-​o​p​i​n​i​o​n​/​m​e​m​o​r​i​a​-​c​o​m​p​a​r​t​i​d​a​-​2​0​1​1​0​7​1​6​.​h​tml ).

En él, repi­tien­do un dis­cur­so que vie­ne sien­do habi­tual en las últi­mas déca­das, pone al mis­mo nivel a los res­pon­sa­bles de la rebe­lión mili­tar de 1936 y a los defen­so­res de las liber­ta­des públi­cas. La Sra. Men­día pier­de toda pers­pec­ti­va his­tó­ri­ca al no tener en cuen­ta que todas las vic­ti­mas (en com­ba­te o por repre­sión) fue­ron con­se­cuen­cia de la pro­pia rebe­lión mili­tar, cuyos artí­fi­ces die­ron comien­zo a los ase­si­na­tos en masa, la mis­ma noche del 17 al 18 de julio. Es sor­pren­den­te que quien osten­ta la con­se­je­ría de jus­ti­cia, des­co­noz­ca que “el cau­san­te de la cau­sa es el cau­san­te del mal causado”.

Ade­más exis­ten nota­bles dife­ren­cias cuan­ti­ta­ti­vas y cua­li­ta­ti­vas res­pec­to a la repre­sión ejer­ci­da por los fran­quis­tas. Cuan­ti­ta­ti­va­men­te, en el Esta­do, las vic­ti­mas pro­vo­ca­das por el fas­cis­mo son el tri­ple. En el caso de Eus­kal Herria, casi diez veces más. En lo cua­li­ta­ti­vo, los mili­ta­res suble­va­dos die­ron las órde­nes para eli­mi­nar a aque­llos que se opo­nían a su pro­yec­to tota­li­ta­rio. Esta eli­mi­na­ción fue pla­ni­fi­ca­da y sis­te­má­ti­ca, se come­tió un ver­da­de­ro geno­ci­dio polí­ti­co, espe­cial­men­te en Nafa­rroa, allí don­de dice que «triun­fó», de for­ma natu­ral, el gol­pe mili­tar. Las mayo­res y más nume­ro­sas fosas comu­nes se encuen­tran en aque­llas zonas en las que no pudo orga­ni­zar­se resis­ten­cia algu­na a los mili­ta­res fran­quis­tas. ¿Aca­so se olvi­da la Sra. Men­dia de los miles y miles de mili­tan­tes de su pro­pio par­ti­do que fue­ron víc­ti­mas de la repre­sión fas­cis­ta y que en muchos casos aún siguen des­apa­re­ci­dos? Por el con­tra­rio, la vio­len­cia des­ata­da en terri­to­rio repu­bli­cano, fue cir­cuns­tan­cial y con­tra­ria a las órde­nes de las ins­ti­tu­cio­nes polí­ti­cas y militares.
La mis­ma cla­se polí­ti­ca que, cuan­do se tra­ta de la vio­len­cia pro­du­ci­da en los últi­mos 40 años (que ha cau­sa­do cen­te­na­res de muer­tos) dis­cri­mi­na a unas vic­ti­mas fren­te a otras con la excu­sa de no “equi­pa­rar a víc­ti­mas y ver­du­gos”, no tie­ne nin­gu­na ver­güen­za en equi­pa­rar a víc­ti­mas y ver­du­gos de la vio­len­cia gene­ra­da por la rebe­lión mili­tar del 18 de julio de 1936 que, no lo olvi­de­mos, cau­só cen­te­na­res de miles de muertos.
75 años des­pués se siguen vul­ne­ran­do el dere­cho de las víc­ti­mas a cono­cer la ver­dad, a la jus­ti­cia efec­ti­va y a la repa­ra­ción, inclui­das las garan­tías de no repe­ti­ción. Mien­tras no se eli­mi­nen todos los obs­tácu­los que hacen posi­ble la impu­ni­dad de los cri­mi­na­les, hablar de equi­pa­ra­cio­nes resul­ta gravísimo.

El Gobierno Vas­co no quie­re com­par­tir la memo­ria, sino ocul­tar y seguir man­te­nien­do una reali­dad divi­di­da, a tra­vés de un dis­cur­so que equi­pa­ra a per­so­nas y situa­cio­nes dife­ren­tes e inclu­so opues­tas. La obli­ga­ción de la con­se­je­ra de Jus­ti­cia, es res­tau­rar los dere­chos de miles de víc­ti­mas cau­sa­das por los suble­va­dos, sus cóm­pli­ces y sus here­de­ros; usted, Sra. Men­dia tie­ne el inelu­di­ble deber de posi­bi­li­tar la supera­ción de este esta­do de impu­ni­dad. Si la con­se­je­ra de jus­ti­cia es inca­paz de dis­cer­nir la dife­ren­cia entre quie­nes sepul­ta­ron en las cune­tas a cien­tos de miles de ciu­da­da­nos inde­fen­sos y aque­llos que lucha­ron en defen­sa de los dere­chos huma­nos, civi­les y polí­ti­cos sus­tan­cia­dos en la legi­ti­mi­dad repu­bli­ca­na, Sra. Men­día tie­ne la obli­ga­ción de dimi­tir o, en su defec­to, debe­ría de ser inme­dia­ta­men­te cesa­da en sus fun­cio­nes por el pro­pio pre­si­den­te del Gobierno

http://​lau​-hai​ze​ta​ra​-gogoan​.blogs​pot​.com/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.