Agur – Mikel Ari­za­le­ta

En este verano de sol y agua, de mon­tes ver­des, de fies­ta en pue­blos y ciu­da­des, de cri­sis gran­de por doquier, de espe­ran­za de paz y de gue­rras abun­dan­tes… ha muer­to un ami­go, y su vida fue ense­ñan­za. Le cono­cí en Zorrotza, un barrio de Bil­bao. Se lla­ma­ba Jesús Diez. Era nava­rro de Villa­tuer­ta. Fue frai­le, capu­chino, pro­fe­sor de físi­ca y mate­má­ti­cas. Sin­tió res­pe­to por el hom­bre tra­ba­ja­dor, el hom­bre rojo y fibro­so del cam­po nava­rro, el obre­ro recio, cas­ti­ga­do que no sumi­so, de la indus­tria, del puer­to, de la mine­ría, de altos hor­nos, de la cons­truc­ción…

Dejó el cole­gio en Nava­rra y se vino a Bil­bao. Y se hizo cura obre­ro. Cono­ció a Peri­co Sola­be­rría, quien le dejó hue­lla y su amis­tad de ami­go. Se ensu­dó en rei­vin­di­ca­cio­nes ciu­da­da­nas, veci­na­les, luchas obre­ras…, su vida adqui­rió den­si­dad social. Hom­bre más de barrio y afue­ras que de cogo­llo de ciu­dad, hom­bre de calle, de ace­ra ancha, de con­ver­sa­ción y cer­ca­nía, de mano ten­di­da, de cel­tas sin boqui­lla, de ban­co corri­do y puer­ta abier­ta. Ter­mi­nó tra­ba­jan­do en el hos­pi­tal de Cru­ces. Jesús Diez murió por san Fer­mín de infar­to reite­ra­da­men­te anun­cia­do.

Y a la muer­te de este hom­bre gran­de, bueno, con garra, rei­vin­di­ca­ti­vo y aman­te de la natu­ra­le­za, de los espá­rra­gos de su pue­blo Villa­tuer­ta, los tri­nos de los pája­ros y los toma­tes y pue­rros de su huer­to del barrio La Teje­ra de Karran­tza me vie­ne al recuer­do aque­lla poe­sía de Juan Ramón Jimé­nez:

Y yo me iré. Y se que­da­rán los pája­ros can­tan­do; 
y se que­da­rá mi huer­to con su ver­de árbol, 
y con su pozo blan­co. 

Todas las tar­des el cie­lo será azul y plá­ci­do; 
y toca­rán, como esta tar­de están tocan­do, 
las cam­pa­nas del cam­pa­na­rio. 

Y yo me iré y se que­da­rán los pája­ros can­tan­do

Y es que, como dice el escri­tor Kol­do Cam­pos, hay vidas que, de muer­tas, sólo son bio­gra­fías, ambi­guos pron­tua­rios de cuen­tos y de cuen­tas, aca­so un mal habi­do patri­mo­nio y algu­nos here­de­ros peor halla­dos, un perro que les ladre dolien­tes titu­la­res, un alcal­de de encar­go, un car­de­nal de ofi­cio y un par de fune­ra­les.

Pero ape­nas la tie­rra se sume al home­na­je y los gusa­nos rin­dan hono­res al difun­to, de aquel ilus­tre muer­to va a que­dar, si me apu­ran, la misa ani­ver­sa­rio con que la Igle­sia recon­for­ta el luto mien­tras la viu­da quie­ra pagar los hono­ra­rios, y una lápi­da tris­te que recuer­de un olvi­da­do nom­bre y un extra­via­do año.

Son vidas que se pier­den en el tiem­po sin un beso en la espal­da ni una mano en el pecho, infe­liz­men­te muer­tas.

Hay muer­tes que, de vivas, nos dan las bue­nas horas, nos lus­tran la son­ri­sa, nos atan los zapa­tos con los que andar el día, nos ron­dan y nos can­tan los sue­ños que aún ama­mos.

Son muer­tes tan poco mori­bun­das que siem­pre están nacien­do y así no ten­gan visa para el cie­lo o el aval de la ley para la glo­ria van a seguir estan­do con noso­tros, memo­ria que res­pi­ra y pan que se com­par­te, dicho­sa­men­te vivas.

Jesús Diez y otros de pare­ci­do per­fíl van a seguir estan­do con noso­tros, memo­ria que res­pi­ra y pan que se com­par­te, dicho­sa­men­te vivas.

Mikel Ari­za­le­ta, 17 827 048

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *