La razón vas­ca- Arnal­do Ote­gi, Rafa Diez, Sonia Jacin­to, Miren Zaba­le­ta, Arkaitz Rodri­guez, Txe­lui Moreno, Mañel Serra y Amaia Esnal.

Los aba­jo fir­man­tes han hecho lle­gar a GARA su refle­xión en torno al «Caso Bate­ra­gu­ne», refle­xión que desean tras­la­dar «a la opi­nión públi­ca vas­ca, al con­jun­to de la socie­dad espa­ño­la, a todos los agen­tes polí­ti­cos, socia­les y sin­di­ca­les, y a las ins­tan­cias públi­cas del Esta­do».

Arnal­do Ote­gi, Rafa Diez, Sonia Jacin­to, Miren Zaba­le­ta, Arkaitz Rodri­guez, Txe­lui Moreno, Mañel Serra y Amaia Esnal.

La men­ti­ra como cons­tan­te his­tó­ri­ca

Resul­ta­ría com­pren­si­ble que nin­guno de los impul­so­res de este pro­ce­so judi­cial cono­cie­ra a Luis Núñez Astrain. Soció­lo­go y lin­güis­ta donos­tia­rra recien­te­men­te falle­ci­do, con­sa­gró bue­na par­te de su vida a sacar a la luz y remar­car la cone­xión polí­ti­ca y socio­ló­gi­ca entre los gran­des even­tos de la his­to­ria con­tem­po­rá­nea vas­ca. Sin embar­go, Núñez sí cono­cía los hábi­tos de adul­te­ra­ción sis­te­má­ti­ca de la ver­dad con los que se ini­ció este pro­ce­so en su fase de ins­truc­ción y pos­te­rio­res; al fin y al cabo, el inte­rés del domi­nio polí­ti­co direc­to sobre Eus­kal Herria ha pre­ci­sa­do de un lar­go rosa­rio de men­ti­ras des­de que, en 1512, el país que­da­se com­ple­ta­men­te des­ba­ra­ta­do tras la inva­sión cas­te­lla­na.

«La his­to­ria ins­ti­tu­cio­nal del País Vas­co empie­za con el levan­ta­mien­to popu­lar fren­te a una agre­sión, con una gigan­tes­ca acción anti­rre­pre­si­va», escri­bía Núñez. Y agre­ga­ba, «El poe­ma épi­co La Chan­son de Roland, pri­me­ra pie­za impor­tan­te de la lite­ra­tu­ra fran­ce­sa ‑de cla­ro con­te­ni­do patrió­ti­co- y equi­pa­ra­ble al Can­tar de Mío Cid en la espa­ño­la, ambas del siglo XII, atri­bu­ye fal­sa­men­te a los musul­ma­nes el ata­que de Ron­ces­va­lles, lo que apun­ta ya otros dos ras­gos que lue­go serán tóni­ca en la pos­te­rior his­to­ria ofi­cial: el de que el País Vas­co sen­ci­lla­men­te no exis­te y el de que los hechos his­tó­ri­cos serán tras­to­ca­dos por com­ple­to al gus­to del Ejér­ci­to inva­sor de turno».

La ter­gi­ver­sa­ción del rela­to con­fi­gu­ra­dor de la reali­dad his­tó­ri­ca de Eus­kal Herria ha sido una cons­tan­te en la cos­mo­go­nía polí­ti­ca espa­ño­la. El eus­ka­ra, nues­tra con­cep­ción de lo racial, la ideo­lo­gía del nacio­na­lis­mo vas­co, la inmi­gra­ción hacia nues­tro terri­to­rio, la vio­len­cia polí­ti­ca, la memo­ria colec­ti­va y otros muchos encla­ves de la colec­ti­vi­dad vas­ca han sido obje­to de bur­das des­ca­li­fi­ca­cio­nes duran­te déca­das. El uso de la men­ti­ra con fines polí­ti­cos ha sido, por aña­di­du­ra, com­pa­ñe­ro de via­je de las cua­tro últi­mas gene­ra­cio­nes que han pobla­do el país. Fue­ron los rojo-sepa­ra­tis­tas los auto­res de la que­ma de Ger­ni­ka en 1937; el régi­men fran­quis­ta no pasó de ser un plá­ci­do reman­so de paz a lo lar­go de cua­tro déca­das, sólo entur­bia­do por la acción terro­ris­ta; la recu­pe­ra­ción del eus­ka­ra para su acer­bo social y cul­tu­ral pre­sen­te no ha sido más que el inten­to de los vas­cos por eri­gir una len­gua de labo­ra­to­rio con la que agre­dir a los espa­ño­les; «el úni­co poder ori­gi­na­rio es el de la nación espa­ño­la» y, por lo tan­to, las recla­ma­cio­nes his­tó­ri­cas de Eus­kal Herria no pasan de ser una fala­cia. Ni el Esta­do de Nava­rra exis­tió como tal, ni ETA eje­cu­tó al almi­ran­te Carre­ro Blan­co. En el plano de las inven­cio­nes, el terro­ris­mo vas­co pro­vo­có la matan­za del 11‑M en Madrid, el incen­dio devas­ta­dor del Hotel Coro­na de Ara­gón en 1979 o el acci­den­te aéreo del mon­te Oiz en 1985, y per­so­nas como Tomás Alba, San­ti Brouard o Josu Mugu­ru­za fue­ron víc­ti­mas de «ajus­tes de cuen­tas en el seno de la ban­da». La mani­pu­la­ción his­tó­ri­ca y el uso de la fal­se­dad en el Esta­do espa­ñol ha sido y es con­sus­tan­cial a su ser.

Sólo des­de esa pers­pec­ti­va pue­de enten­der­se el pro­ce­so judi­cial bau­ti­za­do como «caso Bate­ra­gu­ne».

A la altu­ra del pre­tex­to de los arse­na­les de armas de des­truc­ción masi­va con el que se jus­ti­fi­có la inva­sión de Irak, la ins­truc­ción y el argu­men­to de la acu­sa­ción de que las per­so­nas pro­ce­sa­das en ese suma­rio tra­tá­ba­mos de recons­truir estruc­tu­ras de la izquier­da aber­tza­le para dar con­ti­nui­dad a la estra­te­gia polí­ti­co mili­tar impul­sa­da por ETA, son fal­se­da­des mayús­cu­las. Si el Gobierno del pre­si­den­te Geor­ge W. Bush hizo un total de 935 decla­ra­cio­nes fal­sas entre 2001 y 2003 sobre la supues­ta ame­na­za de Irak a los Esta­dos Uni­dos, otro tan­to cabría decir al res­pec­to de la insis­ten­cia de la acu­sa­ción públi­ca y de deter­mi­na­dos medios de comu­ni­ca­ción por pre­sen­tar­nos como con­ti­nua­do­res de una estra­te­gia pres­cri­ta en tér­mi­nos polí­ti­cos e his­tó­ri­cos.

Un pro­ce­so polí­ti­co

La ver­da­de­ra pre­ten­sión de ins­truc­tor y Fis­ca­lía ha sido la de impe­dir a toda cos­ta que la nue­va estra­te­gia polí­ti­ca de la izquier­da aber­tza­le fruc­ti­fi­ca­se. Este pro­ce­so se ha cons­trui­do, a nues­tro enten­der, a la medi­da de la razón de esta­do, y des­de la con­fluen­cia de intere­ses que ali­men­tan una recrea­ción fic­ti­cia del pasa­do. El úni­co obje­ti­vo de ello es retra­sar lo más posi­ble la mate­ria­li­za­ción de un nue­vo esce­na­rio polí­ti­co en el que sólo los argu­men­tos demo­crá­ti­cos y la libre adhe­sión popu­lar deter­mi­nen el futu­ro polí­ti­co e ins­ti­tu­cio­nal de la ciu­da­da­nía vas­ca. Las per­so­nas acu­sa­das en esta far­sa des­co­mu­nal rei­vin­di­ca­mos ese dere­cho como prin­ci­pio rec­tor de un mar­co demo­crá­ti­co aún por alcan­zar, y nos reafir­ma­mos en la per­ti­nen­cia y en la nece­si­dad de lle­var has­ta sus últi­mos tér­mi­nos el con­tro­ver­ti­do nue­vo para­dig­ma: una estra­te­gia audaz, radi­cal­men­te com­pro­me­ti­da con la acción polí­ti­ca y demo­crá­ti­ca, e incom­pa­ti­ble con cual­quier tipo de ejer­ci­cio o expre­sión de la vio­len­cia, que sus­ci­ten el apo­yo popu­lar sufi­cien­te como para refor­zar y poner en valor el pro­yec­to inde­pen­den­tis­ta y socia­lis­ta que pro­pug­na­mos.

Los tri­bu­na­les espa­ño­les han sido esta­men­tos de pri­mer orden en el dise­ño de la estra­te­gia repre­si­va del Esta­do espa­ñol. La asun­ción de todos los jui­cios de fon­do polí­ti­co en el que son juz­ga­das per­so­nas acu­sa­das de for­mar par­te del deno­mi­na­do «entorno de ETA», ha deja­do a la vis­ta que el pro­ce­sa­mien­to y cri­mi­na­li­za­ción de las mis­mas, lejos de hacer jus­ti­cia, úni­ca­men­te per­si­gue la obten­ción de ven­ta­ja polí­ti­ca sobre el pro­yec­to polí­ti­co en el que se incar­di­nan. La repre­sión está en la base de muchos de los refle­jos y com­por­ta­mien­tos actua­les del Esta­do, pre­ci­sa­men­te por­que éste no tie­ne pro­pues­ta demo­crá­ti­ca con la que col­mar las aspi­ra­cio­nes y anhe­los de la mayo­ría de la socie­dad vas­ca.

Nues­tra apues­ta es ine­quí­vo­ca

A la vis­ta de los hechos, con­clui­mos que el inte­rés pri­mor­dial de la ope­ra­ción poli­cial que se pro­du­jo en octu­bre de 2009 era el de cor­to­cir­cui­tar el cam­bio de la estra­te­gia de la izquier­da aber­tza­le; impe­dir que las bases que lo hacían posi­ble fue­ran deba­ti­das por su mili­tan­cia y, con ello, hacer invia­ble su desa­rro­llo. Con ese fin, la ins­truc­ción y la acu­sa­ción han uti­li­za­do toda suer­te de argu­cias y fal­se­da­des, todas ellas orien­ta­das a demos­trar que el pro­ce­so polí­ti­co en mar­cha, y la estra­te­gia que lo sus­ten­ta, es una mera ade­cua­ción de la anti­gua estra­te­gia polí­ti­co-mili­tar, y que tan­to el nue­vo esce­na­rio como la direc­ción efec­ti­va de ese pro­ce­so están tute­la­dos por ETA.

No obs­tan­te, los hechos han des­men­ti­do por acti­va y por pasi­va esa hipó­te­sis en estos casi dos años trans­cu­rri­dos des­de que se pro­du­jo nues­tra deten­ción. Tal y como en el jui­cio oral se ha podi­do demos­trar, exis­tían dife­ren­tes per­cep­cio­nes en el seno de la izquier­da aber­tza­le a la hora de con­ce­bir una nue­va estra­te­gia. Quien des­car­ta­ba cual­quier posi­bi­li­dad de lle­gar a esce­na­rios de diá­lo­go y nego­cia­ción a cor­to pla­zo, enten­dien­do que toda suer­te de «pro­ce­so demo­crá­ti­co» care­cía de con­di­cio­nes polí­ti­cas en aquel momen­to apos­tan­do por la aper­tu­ra de un lar­go ciclo de resis­ten­cia y enfren­ta­mien­to polí­ti­co-mili­tar.

Y bue­na par­te de los res­pon­sa­bles polí­ti­cos de la izquier­da aber­tza­le, por el con­tra­rio, enten­día­mos que exis­tían con­di­cio­nes polí­ti­cas y sobre todo socia­les e inter­na­cio­na­les para recu­pe­rar el pro­ce­so demo­crá­ti­co ini­cia­do en el perío­do 2005 – 2007 y lle­var­lo has­ta el final. Tal y como han tes­ti­mo­nia­do en la pro­pia sala per­so­nas rele­van­tes del ámbi­to de la polí­ti­ca o el sin­di­ca­lis­mo, algu­nos de los fir­man­tes hici­mos todo lo que esta­ba en nues­tra mano para evi­tar que la espe­ran­za se colap­sa­se impul­san­do un deba­te interno de carác­ter estra­té­gi­co en las bases de la izquier­da aber­tza­le. Que­ría­mos disi­par cuan­to la antes la som­bra de un nue­vo y lar­go ciclo de con­fron­ta­ción en el que, inde­pen­dien­te­men­te de las con­se­cuen­cias polí­ti­cas que éste aca­rrea­ría para nues­tro pro­yec­to polí­ti­co, el prin­ci­pal per­de­dor era Eus­kal Herria, toda la gen­te que había apos­ta­do con entu­sias­mo por la bús­que­da de un acuer­do reso­lu­ti­vo defi­ni­ti­vo meses atrás, y que se sen­tía com­ple­ta­men­te frus­tra­da.

A par­tir de ese momen­to, dos años de his­to­ria recien­te nos alum­bran. Pese a que su acti­tud gene­ral ha sido con­tra­ria a res­pal­dar un pro­ce­so polí­ti­co inclu­si­vo y demo­crá­ti­co en los tér­mi­nos des­cri­tos, la pren­sa espa­ño­la, o, cuan­do menos, algu­nos repu­tados perio­dis­tas de la pren­sa gene­ra­lis­ta han coin­ci­di­do al valo­rar el esfuer­zo de las per­so­nas impu­tadas por «cam­biar» el para­dig­ma del pro­ce­so polí­ti­co y por apos­tar deci­di­da­men­te por las vías estric­ta­men­te pací­fi­cas y demo­crá­ti­cas. En el trans­cur­so del jui­cio, nue­vos refe­ren­tes de la pro­fe­sión se han suma­do a esa corrien­te, aten­dien­do al con­te­ni­do de nues­tras decla­ra­cio­nes.

No han sido úni­ca­men­te los perio­dis­tas los que han pues­to en tela de jui­cio la tesis de la Fis­ca­lía. Hay que citar expre­sa­men­te al pro­pio juez ins­truc­tor de la cau­sa en la que esta­mos impu­tados, Bal­ta­sar Gar­zón, que en una entre­vis­ta publi­ca­da en octu­bre del 2010 ase­gu­ra­ba que las pala­bras de Arnal­do Ote­gi eran «impor­tan­tes», aña­dien­do que «ya era hora de que esa deci­sión por una vía pací­fi­ca y en con­tra de la vio­len­cia terro­ris­ta de ETA se pro­du­je­ra». Otros esta­men­tos judi­cia­les, como el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal, al dic­tar sen­ten­cia en con­tra de la impug­na­ción de Bil­du, o el voto par­ti­cu­lar de sie­te magis­tra­dos de la sala 61 del Tri­bu­nal Supre­mo, que se mani­fes­ta­ban favo­ra­bles a la lega­li­za­ción de Sor­tu, han ido dejan­do prue­bas evi­den­tes de que la soli­dez jurí­di­ca y la cre­di­bi­li­dad de la izquier­da aber­tza­le dejan atrás, muy atrás, la tesis de la Fis­ca­lía.

A lo lar­go de dos sema­nas de vis­ta oral, la Fis­ca­lía no ha ceja­do en su empe­ño de tra­tar de demos­trar lo impo­si­ble: que las bases de la acu­sa­ción en este pro­ce­so son cier­tas y que, por lo tan­to, las per­so­nas impli­ca­das en el mis­mo cons­ti­tuía­mos una «fran­qui­cia» de la pro­pia ETA, peo­nes de bre­ga de una estra­te­gia cono­ci­da y remo­de­la­da. En cual­quier caso, la Fis­ca­lía no ha encon­tra­do un solo dato, un tes­ti­mo­nio, una infor­ma­ción con­tras­ta­ble que corro­bo­ra­sen esa tesis. Duran­te diez sesio­nes, ape­nas un puña­do de fun­cio­na­rios poli­cia­les ha ofre­ci­do una ver­sión bal­bu­cean­te del guión uti­li­za­do en la fase de ins­truc­ción. No exis­te nin­gu­na prue­ba de car­go que no pro­ven­ga de los ates­ta­dos de los fun­cio­na­rios poli­cia­les con­vo­ca­dos, todos ellos impli­ca­dos en la ope­ra­ción polí­ti­ca que dio ini­cio al pro­ce­so judi­cial.

Por ende, todas las prue­bas docu­men­ta­les apor­ta­das a este pro­ce­so, todos los tes­ti­mo­nios reco­gi­dos, abun­dan en la idea con­tra­ria, es decir, que nues­tra impli­ca­ción polí­ti­ca ha esta­do exclu­si­va­men­te diri­gi­da a supe­rar una estra­te­gia polí­ti­co-mili­tar, e imple­men­tar otra, com­ple­ta­men­te dife­ren­te, con base y fun­da­men­to pací­fi­co y demo­crá­ti­co. Todos los datos que la Poli­cía ha reca­ba­do, los tex­tos apor­ta­dos, los mate­ria­les de tra­ba­jo obte­ni­dos de orde­na­do­res, comu­ni­ca­cio­nes inter­ve­ni­das y evi­den­cias cali­fi­ca­bles con el ran­go de «prue­ba», rati­fi­can lo que hemos decla­ra­do en el trans­cur­so de este jui­cio: somos cul­pa­bles de bus­car una estra­te­gia pací­fi­ca y demo­crá­ti­ca.

La reali­dad es la mejor prue­ba

Pero ade­más de lo decla­ra­do por cual­quie­ra de las par­tes, la reali­dad, su desa­rro­llo, otor­gan y qui­tan razo­nes. Que­re­mos resal­tar el alto valor pro­ba­to­rio de alguno de los acon­te­ci­mien­tos que jalo­nan la actua­li­dad en el tiem­po que siguió a nues­tra deten­ción, para poner de mani­fies­to la fal­se­dad de las tesis de la acu­sa­ción y las ver­da­de­ras inten­cio­nes del Esta­do con dicha ope­ra­ción. En pri­mer lugar, nos pare­ce rele­van­te la suce­sión de pasos enca­mi­na­dos al defi­ni­ti­vo aban­dono de la vio­len­cia que ha pro­ta­go­ni­za­do ETA. A par­tir de la sus­pen­sión com­ple­ta y veri­fi­ca­ble de toda acción arma­da, renun­cia al deno­mi­na­do «impues­to revo­lu­cio­na­rio», amén de adqui­rir com­pro­mi­so públi­co con un vir­tual cie­rre del ciclo del enfren­ta­mien­to arma­do sobre bases demo­crá­ti­cas. Con pos­te­rio­ri­dad, ha corro­bo­ra­do que sus­cri­be la Decla­ra­ción de Bru­se­las, en la que per­so­na­li­da­des inter­na­cio­na­les le recla­ma­ban un alto el fue­go per­ma­nen­te y com­ple­ta­men­te veri­fi­ca­ble. Por más que la mera exis­ten­cia de ETA siga cons­ti­tu­yen­do una ame­na­za real­men­te per­ci­bi­da por algu­nos sec­to­res, es indu­da­ble que las deci­sio­nes que ha adop­ta­do sólo pue­den ser con­tex­tua­li­za­das en posi­ti­vo.

El 12 de noviem­bre de 2010, el abo­ga­do suda­fri­cano Brian Currin había expli­ca­do en Bil­bo que se crea­ría el Gru­po Inter­na­cio­nal de Con­tac­to (GIC), com­pues­to por exper­tos inter­na­cio­na­les, una vez que ETA decla­ra­ra un alto el fue­go. Des­pués de que ETA die­se los pasos ante­rior­men­te recor­da­dos, el GIC fue pre­sen­ta­do en Bil­bao el 14 de febre­ro de 2011 con Sil­via Casa­le, Alber­to Spek­to­rows­ki, Nua­la O’Loan, Ray­mond Ken­dall y Pie­rre Hazan como com­po­nen­tes del mis­mo

Otro tipo de decla­ra­cio­nes ins­ti­tu­cio­na­les y per­so­na­les, pro­ve­nien­tes de los cin­co con­ti­nen­tes del pla­ne­ta, han res­pal­da­do de mane­ra públi­ca la ges­tión polí­ti­ca de la situa­ción des­de el ámbi­to de la izquier­da aber­tza­le. Entre ellas des­ta­ca el Friendship, gru­po de euro­par­la­men­ta­rios crea­do en 2006 para res­pal­dar un pro­ce­so de solu­ción en Eus­kal Herria. El gru­po se reno­vó tras las elec­cio­nes de 2009 y reto­mó su acti­vi­dad públi­ca en febre­ro de 2010. En la actua­li­dad está com­pues­to por la leto­na Tat­ja­na Zda­no­ka, los fla­men­cos Frie­da Bre­poels y Bart Staes, el cata­lán Oriol Jun­que­ras, el cor­so Fra­nçois Alfon­si, el galés Jill Evans, los esco­ce­ses Ian Hudgh­ton y Alyn Smith, todos ellos del Gru­po Ver­des-Alian­za Libre Euro­pea. Ade­más, están tam­bién la irlan­de­sa Bair­bre de Brún, la sue­ca Eva-Britt Svens­son y el che­co Jirí Mas­tál­ka, del Gru­po Izquier­da Uni­ta­ria Euro­pea-Izquier­da Ver­de Nór­di­ca. Les acom­pa­ña el rumano Csa­ba Sógor, del Gru­po del Par­ti­do Popu­lar Euro­peo.

Pero ha sido en Eus­kal Herria don­de los cam­bios socia­les, polí­ti­cos e ins­ti­tu­cio­na­les han adqui­ri­do una mayor rele­van­cia en los últi­mos meses, refle­jan­do de mane­ra níti­da las cla­ves del pro­ce­so en cur­so y sus evi­den­tes con­se­cuen­cias sobre la per­cep­ción colec­ti­va del mis­mo. La prác­ti­ca tota­li­dad de los agen­tes polí­ti­cos y socia­les de Eus­kal Herria han salu­da­do en cla­ve posi­ti­va los cam­bios adop­ta­dos por la izquier­da aber­tza­le en su estra­te­gia y línea polí­ti­ca. Des­de el pro­pio lehen­da­ka­ri Patxi López has­ta el secre­ta­rio gene­ral del PP en la CAV, pasan­do por la prác­ti­ca tota­li­dad de par­ti­dos, sin­di­ca­tos y orga­ni­za­cio­nes sec­to­ria­les de todo tipo, ha sido gene­ral el reco­no­ci­mien­to de una nue­va reali­dad y el impul­so que en la mis­ma han teni­do las deci­sio­nes adop­ta­das por la izquier­da aber­tza­le tras el pro­ce­so de deba­te interno, «Zutik Eus­kal Herria!», y la apli­ca­ción de sus con­clu­sio­nes.

Igual­men­te fue reci­bi­da con amplias mues­tras de satis­fac­ción la sen­ten­cia del TC que abría el paso a la par­ti­ci­pa­ción de la coa­li­ción Bil­du en las elec­cio­nes loca­les y fora­les de mayo de 2011. Los resul­ta­dos de las mis­mas han sido un test irre­fu­ta­ble sobre la cre­di­bi­li­dad de la izquier­da aber­tza­le en su apues­ta. La amplia repre­sen­ta­ción obte­ni­da en esos comi­cios ha supues­to la incor­po­ra­ción de cien­tos de inde­pen­den­tis­tas de izquier­da a la ges­tión de las ins­ti­tu­cio­nes, con­tri­bu­yen­do de mane­ra nota­ble a la nor­ma­li­za­ción de la vida públi­ca en el país. La socie­dad vas­ca ha reco­no­ci­do el esfuer­zo rea­li­za­do y, por aña­di­du­ra, casi un 25% del elec­to­ra­do ha otor­ga­do a los can­di­da­tos y can­di­da­tas de Bil­du la res­pon­sa­bi­li­dad de gober­nar con­for­me a los com­pro­mi­sos que públi­ca­men­te adqui­rie­ron, en com­ple­ta sin­to­nía, dicho sea de paso, con las nue­vas bases de acción polí­ti­ca de la izquier­da aber­tza­le.

Final­men­te, la elec­ción de Donos­tia como Capi­tal Cul­tu­ral Euro­pea en 2016, mues­tra más allá de toda duda que el pro­ce­so en cur­so con­ci­ta el apo­yo ins­ti­tu­cio­nal en Euro­pa. Bajo el lema «Paz y con­vi­ven­cia», la can­di­da­tu­ra donos­tia­rra des­bor­dó las pre­vi­sio­nes que en algu­nos círcu­los esti­ma­ban per­ju­di­cial la lle­ga­da de Bil­du a la alcal­día para lograr la elec­ción, y resul­tó final­men­te ele­gi­da por su deci­di­da apues­ta en la imbri­ca­ción de cul­tu­ra y paz. Man­fred Gaulho­fer, el pre­si­den­te del jura­do inter­na­cio­nal, des­ta­có el cla­ro com­pro­mi­so de la pro­pues­ta donos­tia­rra y su valen­tía al impli­car­se de lleno «con la supera­ción por vías cul­tu­ra­les de una lar­ga his­to­ria de con­flic­to y vio­len­cia». Así pues, Euro­pa mira a Eus­kal Herria, y lo hace con una per­cep­ción trans­ver­sal de nue­vas opor­tu­ni­da­des, en un esce­na­rio en el que la apor­ta­ción de la izquier­da aber­tza­le ha sido cru­cial. El Esta­do espa­ñol y sus prin­ci­pa­les ins­ti­tu­cio­nes no pue­den ser cie­gos y sor­dos ante esta evi­den­cia. Debe dejar de mirar con pris­má­ti­cos beli­cis­tas, y acer­car­se a una nue­va reali­dad con dife­ren­te acti­tud.

Ganar la paz, para todos

El pro­ce­so polí­ti­co en cur­so no tie­ne vuel­ta atrás. Es impa­ra­ble, inde­pen­dien­te­men­te del sen­ti­do de la reso­lu­ción que adop­te el tri­bu­nal. Los sec­to­res que pre­fie­ren seguir ancla­dos a esce­na­rios pre­té­ri­tos lle­gan tar­de para dete­ner el reloj de la his­to­ria, del mis­mo modo que lle­ga­ron tar­de con las deten­cio­nes y con sus deno­da­dos esfuer­zos por evi­tar el deba­te en el seno de la izquier­da aber­tza­le.

No tene­mos incon­ve­nien­te nin­guno en refe­rir todos los aspec­tos de nues­tra acti­vi­dad polí­ti­ca en los meses en que hemos sido vigi­la­dos. Lo hace­mos con sano orgu­llo y con modes­tia, ya que, ade­más de noso­tros, han sido cen­te­na­res los mili­tan­tes de la izquier­da aber­tza­le impli­ca­dos en esta apues­ta de cam­bio y solu­cio­nes. Tam­po­co ocul­ta­mos que ése, y no otro, ha sido siem­pre el sen­ti­do de nues­tra acción polí­ti­ca. Con erro­res y acier­tos, la izquier­da aber­tza­le siem­pre ha teni­do como obje­ti­vo mate­ria­li­zar el cam­bio polí­ti­co, enten­di­do como la supera­ción del actual mar­co de nega­ción, impo­si­ción y repre­sión, así como la cons­truc­ción de un esce­na­rio real­men­te demo­crá­ti­co en el que todos los pro­yec­tos pue­dan ser defen­di­dos y mate­ria­li­za­dos en fun­ción exclu­si­va de la volun­tad mayo­ri­ta­ria de la socie­dad vas­ca, sin nin­gún tipo de con­di­cio­na­mien­to o hipo­te­ca.

Así pues, nues­tro pro­yec­to tie­ne férreos ancla­jes en una socie­dad como la vas­ca, ávi­da de supe­rar un mar­co auto­nó­mi­co ago­ta­do, con una pujan­te mayo­ría polí­ti­ca, social y sin­di­cal impli­ca­da en la nece­si­dad del cam­bio polí­ti­co, eco­nó­mi­co y social, y en el con­tex­to de una Euro­pa que da cau­ce a pro­ce­sos sobe­ra­nis­tas de voca­ción simi­lar al que pro­pug­na­mos: cons­trui­do sobre amplias mayo­rías demo­crá­ti­cas y en com­ple­ta ausen­cia de vio­len­cia.

Cons­truir un mar­co de paz y nor­ma­li­za­ción polí­ti­ca es, des­de nues­tro pun­to de vis­ta, una tarea colec­ti­va, basa­da en el res­pe­to escru­pu­lo­so de los prin­ci­pios que defi­nen un mar­co demo­crá­ti­co. La izquier­da aber­tza­le, y las per­so­nas juz­ga­das, esta­mos com­pro­me­ti­das de mane­ra inte­gral y defi­ni­ti­va con esta apues­ta. Nues­tra con­vic­ción y deter­mi­na­ción en esa línea son irre­ver­si­bles.

Esta dis­po­si­ción con­tras­ta con la de otros agen­tes y par­ti­dos, algu­nos de los cua­les tie­ne res­pon­sa­bi­li­da­des de gobierno. Las recien­tes decla­ra­cio­nes del minis­tro del Inte­rior y can­di­da­to por el PSOE a la pre­si­den­cia de Gobierno, Alfre­do Pérez Rubal­ca­ba, jus­ti­fi­can­do la con­ti­nui­dad de la repre­sión polí­ti­ca, son un cla­ro ejem­plo de esa estra­te­gia inmo­vi­lis­ta. Según el minis­tro, «des­pués de estar ganan­do la gue­rra, lo que no pode­mos con­sen­tir es que nos ganen la paz». Igno­ra que en la paz la ganan­cia es colec­ti­va, y que el hecho mis­mo de empe­zar a hablar de paz ya repor­ta el pri­mer divi­den­do tan­gi­ble en el camino: la ilu­sión colec­ti­va de creer que alcan­zar­la es posi­ble.

La úni­ca estra­te­gia que, a día de hoy, sigue uti­li­zan­do la fuer­za, la impo­si­ción, la repre­sión… es la repre­sen­ta­da por el Esta­do, inca­paz de supe­rar el défi­cit demo­crá­ti­co que las­tra su his­to­ria polí­ti­ca. A dife­ren­cia de otros paí­ses veci­nos, el Esta­do espa­ñol no cuen­ta con un acon­te­ci­mien­to his­tó­ri­co revo­lu­cio­na­rio y colec­ti­vo que otor­ga­se una cau­sa común a su ciu­da­da­nía, refor­zan­do con ello la iden­ti­dad com­par­ti­da de sus habi­tan­tes. Los pode­res públi­cos se afa­nan en man­te­ner en la oscu­ri­dad a la socie­dad espa­ño­la, pre­fi­rien­do el man­te­ni­mien­to del con­flic­to al resur­gi­mien­to del inde­pen­den­tis­mo que intu­yen irre­me­dia­ble por vías pací­fi­cas y demo­crá­ti­cas. La úni­ca alter­na­ti­va que con­ci­be un Esta­do a la defen­si­va, es la nega­ción de un pro­ce­so de solu­cio­nes colec­ti­vas.

Su estra­te­gia se ase­me­ja a la de un boxea­dor inca­paz de rein­te­grar­se a la vida nor­mal, pero que, sabe­dor de su domi­nio sobre el ring, tras­la­da todas sus rela­cio­nes de con­flic­to al inter­cam­bio de gol­pes. Exten­dien­do la metá­fo­ra al actual esce­na­rio polí­ti­co, el Esta­do pre­ten­de jugar al aje­drez sin qui­tar­se los guan­tes, lo que oca­sio­na que, en su tor­pe­za, derri­be las pie­zas aje­nas y las pro­pias cada vez que su mano se acer­ca al table­ro. Lo cier­to es que ha lle­ga­do el momen­to de bajar del cua­dri­lá­te­ro y abor­dar un nue­vo pro­ce­so con el que sellar las solu­cio­nes demo­crá­ti­cas y la paz, y el Esta­do, ade­más de acep­tar las reglas del diá­lo­go, debe­rá reco­no­cer más tar­de o más tem­prano que sus posi­bi­li­da­des de éxi­to se limi­tan cuan­to más tar­de en incor­po­rar­se a la par­ti­da. En esa sen­da para la paz y solu­cio­nes demo­crá­ti­cas sera indis­pen­sa­ble un esce­na­rio de nor­ma­li­za­ción, res­ta­ble­cién­do­se cuan­to antes los dere­chos demo­crá­ti­cos más bási­cos para el con­jun­to de la pobla­ción vas­ca, dejan­do sin efec­to la repre­sión polí­ti­ca, des­man­te­lan­do la legis­la­ción de excep­ción teji­da en la últi­ma déca­da, y orien­tan­do la polí­ti­ca peni­ten­cia­ria hacia pará­me­tros acor­des con los nue­vos tiem­pos.

En con­tra­po­si­ción a la actual estra­te­gia del Esta­do la izquier­da aber­tza­le, des­de el pri­mer minu­to, apues­ta por una solu­ción en Eus­kal Herria y para toda Eus­kal Herria, inclu­yen­te, que esta­blez­ca ins­tru­men­tos de cola­bo­ra­ción entre dis­tin­tos y amplíe la exten­sión y la par­ti­ci­pa­ción demo­crá­ti­ca.

Una tran­si­ción

En tan­to que Eus­kal Herria sigue pre­ci­san­do de una estra­te­gia múl­ti­ple y con­cer­ta­da para enca­rar demo­crá­ti­ca­men­te el con­flic­to y su reso­lu­ción, que­re­mos inter­pe­lar al Esta­do para que haga una apues­ta deci­di­da en la mis­ma direc­ción. Para que aban­do­ne la razón de la fuer­za y arries­gue en tér­mi­nos demo­crá­ti­cos dise­ñan­do una estra­te­gia exclu­si­va­men­te polí­ti­ca. Que la razón de esta­do y la ver­dad sean com­pa­ti­bles.

En el Esta­do debe pre­va­le­cer el reco­no­ci­mien­to de su carác­ter plu­ri­na­cio­nal y los dere­chos de las nacio­nes no deben ver­se cons­tre­ñi­dos por la nega­ción cons­tan­te o los már­ge­nes de la Cons­ti­tu­ción. La supera­ción de los gra­ves pro­ble­mas estruc­tu­ra­les y la baja cali­dad de la demo­cra­cia espa­ño­la, denun­cia­da por su ciu­da­da­nía en recien­tes y pací­fi­cas revuel­tas socia­les, depen­de en bue­na medi­da de un cam­bio de men­ta­li­dad que revi­se las bases de su his­to­ria más cer­ca­na. La rup­tu­ra demo­crá­ti­ca que exi­gían nume­ro­sos sec­to­res polí­ti­cos y socia­les tras la muer­te del dic­ta­dor Fran­co en 1975, es el pun­to obli­ga­do de rege­ne­ra­ción de un sis­te­ma polí­ti­co e ins­ti­tu­cio­nal las­tra­do por los intere­ses del nacio­na­lis­mo espa­ñol y la oli­gar­quía ads­cri­ta al mis­mo, here­de­ros ambos de la Espa­ña Impe­rial que ben­di­jo la últi­ma gue­rra en nom­bre de Dios y dis­pu­so la arqui­tec­tu­ra ins­ti­tu­cio­nal sub­si­guien­te.

La socie­dad espa­ño­la debe sacu­dir­se de enci­ma esa cons­tan­te oscu­ri­dad polí­ti­ca, inte­lec­tual y comu­ni­ca­ti­va que imple­men­ta el Esta­do. Como lo hizo la noche en que des­cu­brió que Aznar y su Gobierno men­tían al atri­buir a ETA, y por exten­sión al inde­pen­den­tis­mo vas­co, las bom­bas yiha­dis­tas con­tra los tre­nes del 11‑M, y cas­ti­ga­ron al PP con el ostra­cis­mo. Exhor­ta­mos a esa mis­ma socie­dad para que, par­tien­do de nues­tro com­ple­to com­pro­mi­so con la estra­te­gia pací­fi­ca y demo­crá­ti­ca en cur­so, exi­jan de éste y cual­quier pos­te­rior Gobierno espa­ñol una acti­tud equi­va­len­te en aras de la defi­ni­ti­va supera­ción de un con­flic­to que ha pro­vo­ca­do inso­por­ta­bles cotas de sufri­mien­to.

No que­re­mos poner pun­to y final a esta refle­xión sin diri­gir­nos al tri­bu­nal encar­ga­do de juz­gar­nos. Les ins­ta­mos públi­ca­men­te a que no se some­tan a la estra­te­gia de los sec­to­res más ultra­mon­ta­nos del país, ávi­dos de cerrar la puer­ta a cual­quier cam­bio que alte­re su posi­ción de inte­rés y pri­vi­le­gio, aun a cos­ta de sacri­fi­car en el camino el pro­ce­so de solu­cio­nes en mar­cha. En cual­quier caso, como Fidel Cas­tro afir­mó en su ale­ga­to de auto­de­fen­sa ante el tri­bu­nal que le juz­gó en el año 1953 por los asal­tos a los cuar­te­les Mon­ca­da y Car­los Manuel de Cés­pe­des, no teme­mos una con­de­na, ya que la his­to­ria nos absol­ve­rá. Aún más, Eus­kal Herria ya nos ha absuel­to.

De cual­quier mane­ra, la reso­lu­ción que adop­te este tri­bu­nal tras­cien­de las con­se­cuen­cias pena­les que pudie­ran afec­tar­nos como resul­ta­do de la mis­ma. El tiem­po de los suma­rios polí­ti­cos, de la con­fron­ta­ción arma­da, de la repre­sión, de la ame­na­za, de la inac­ción de la polí­ti­ca, está har­tan­do al con­jun­to de la pobla­ción, que no ve sino into­le­ran­cia, impo­si­ción, incom­pren­sión, fuer­za por todas par­tes y ausen­cia de un por­ve­nir abier­to y com­par­ti­do. Luis Núñez, soció­lo­go al que alu­día­mos en el ini­cio de esta decla­ra­ción, adver­tía una suer­te de diás­to­le (dila­ta­ción) social en Eus­kal Herria, que empie­za muy sua­ve­men­te remo­vien­do tie­rras pro­fun­das, sin cru­ji­dos, en una rela­ción de empa­tía entre la pobla­ción de mayor com­pren­sión, de mayor ayu­da mutua, de mayor crea­ti­vi­dad, de mayor empu­je. Suge­ría que, muy len­ta­men­te, la diás­to­le se iría afir­man­do de un modo pau­sa­do y con­tun­den­te, vol­vien­do a con­fi­gu­rar la nación vas­ca en torno a su terri­to­rio y a su idio­ma. El pro­ce­so, augu­ra­ba, sería len­to y muy dife­ren­te de los cono­ci­dos has­ta aho­ra, y el pun­to de par­ti­da segui­rá sien­do el pue­blo y la pie­dra, como pro­cla­ma­ba el poe­ta vas­co Gabriel Ares­ti en «Harri eta Herri» (1964), libro fun­da­cio­nal de la moder­na poe­sía vas­ca.

En lo que a noso­tros con­cier­ne, que­re­mos reafir­mar­nos en la defen­sa a ultran­za de nues­tras ideas, en la defen­sa polí­ti­ca y tenaz de todas las deci­sio­nes que adop­ta­mos para hacer posi­ble un nue­vo esce­na­rio polí­ti­co. En Eus­kal Herria, jun­to a miles de hom­bres y muje­res de toda con­di­ción, nos afa­na­mos en pulir pacien­te­men­te la pie­dra sin decir al vecino qué hacer con la suya. Y, com­par­tien­do las pos­tre­ras refle­xio­nes de Luis Núñez, ese talla­do mul­ti­for­me de pie­dras indi­vi­dua­les y colec­ti­vas irá crean­do la nue­va diás­to­le de Eus­kal Herria. La razón vas­ca ha des­ar­bo­la­do a la razón de esta­do. Haga­mos la paz. Com­par­ta­mos el futu­ro en liber­tad y en demo­cra­cia.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *