La razón vas­ca- Arnal­do Ote­gi, Rafa Diez, Sonia Jacin­to, Miren Zaba­le­ta, Arkaitz Rodri­guez, Txe­lui Moreno, Mañel Serra y Amaia Esnal.

Los aba­jo fir­man­tes han hecho lle­gar a GARA su refle­xión en torno al «Caso Bate­ra­gu­ne», refle­xión que desean tras­la­dar «a la opi­nión públi­ca vas­ca, al con­jun­to de la socie­dad espa­ño­la, a todos los agen­tes polí­ti­cos, socia­les y sin­di­ca­les, y a las ins­tan­cias públi­cas del Estado».

Arnal­do Ote­gi, Rafa Diez, Sonia Jacin­to, Miren Zaba­le­ta, Arkaitz Rodri­guez, Txe­lui Moreno, Mañel Serra y Amaia Esnal. 

La men­ti­ra como cons­tan­te histórica

Resul­ta­ría com­pren­si­ble que nin­guno de los impul­so­res de este pro­ce­so judi­cial cono­cie­ra a Luis Núñez Astrain. Soció­lo­go y lin­güis­ta donos­tia­rra recien­te­men­te falle­ci­do, con­sa­gró bue­na par­te de su vida a sacar a la luz y remar­car la cone­xión polí­ti­ca y socio­ló­gi­ca entre los gran­des even­tos de la his­to­ria con­tem­po­rá­nea vas­ca. Sin embar­go, Núñez sí cono­cía los hábi­tos de adul­te­ra­ción sis­te­má­ti­ca de la ver­dad con los que se ini­ció este pro­ce­so en su fase de ins­truc­ción y pos­te­rio­res; al fin y al cabo, el inte­rés del domi­nio polí­ti­co direc­to sobre Eus­kal Herria ha pre­ci­sa­do de un lar­go rosa­rio de men­ti­ras des­de que, en 1512, el país que­da­se com­ple­ta­men­te des­ba­ra­ta­do tras la inva­sión castellana.

«La his­to­ria ins­ti­tu­cio­nal del País Vas­co empie­za con el levan­ta­mien­to popu­lar fren­te a una agre­sión, con una gigan­tes­ca acción anti­rre­pre­si­va», escri­bía Núñez. Y agre­ga­ba, «El poe­ma épi­co La Chan­son de Roland, pri­me­ra pie­za impor­tan­te de la lite­ra­tu­ra fran­ce­sa ‑de cla­ro con­te­ni­do patrió­ti­co- y equi­pa­ra­ble al Can­tar de Mío Cid en la espa­ño­la, ambas del siglo XII, atri­bu­ye fal­sa­men­te a los musul­ma­nes el ata­que de Ron­ces­va­lles, lo que apun­ta ya otros dos ras­gos que lue­go serán tóni­ca en la pos­te­rior his­to­ria ofi­cial: el de que el País Vas­co sen­ci­lla­men­te no exis­te y el de que los hechos his­tó­ri­cos serán tras­to­ca­dos por com­ple­to al gus­to del Ejér­ci­to inva­sor de turno».

La ter­gi­ver­sa­ción del rela­to con­fi­gu­ra­dor de la reali­dad his­tó­ri­ca de Eus­kal Herria ha sido una cons­tan­te en la cos­mo­go­nía polí­ti­ca espa­ño­la. El eus­ka­ra, nues­tra con­cep­ción de lo racial, la ideo­lo­gía del nacio­na­lis­mo vas­co, la inmi­gra­ción hacia nues­tro terri­to­rio, la vio­len­cia polí­ti­ca, la memo­ria colec­ti­va y otros muchos encla­ves de la colec­ti­vi­dad vas­ca han sido obje­to de bur­das des­ca­li­fi­ca­cio­nes duran­te déca­das. El uso de la men­ti­ra con fines polí­ti­cos ha sido, por aña­di­du­ra, com­pa­ñe­ro de via­je de las cua­tro últi­mas gene­ra­cio­nes que han pobla­do el país. Fue­ron los rojo-sepa­ra­tis­tas los auto­res de la que­ma de Ger­ni­ka en 1937; el régi­men fran­quis­ta no pasó de ser un plá­ci­do reman­so de paz a lo lar­go de cua­tro déca­das, sólo entur­bia­do por la acción terro­ris­ta; la recu­pe­ra­ción del eus­ka­ra para su acer­bo social y cul­tu­ral pre­sen­te no ha sido más que el inten­to de los vas­cos por eri­gir una len­gua de labo­ra­to­rio con la que agre­dir a los espa­ño­les; «el úni­co poder ori­gi­na­rio es el de la nación espa­ño­la» y, por lo tan­to, las recla­ma­cio­nes his­tó­ri­cas de Eus­kal Herria no pasan de ser una fala­cia. Ni el Esta­do de Nava­rra exis­tió como tal, ni ETA eje­cu­tó al almi­ran­te Carre­ro Blan­co. En el plano de las inven­cio­nes, el terro­ris­mo vas­co pro­vo­có la matan­za del 11‑M en Madrid, el incen­dio devas­ta­dor del Hotel Coro­na de Ara­gón en 1979 o el acci­den­te aéreo del mon­te Oiz en 1985, y per­so­nas como Tomás Alba, San­ti Brouard o Josu Mugu­ru­za fue­ron víc­ti­mas de «ajus­tes de cuen­tas en el seno de la ban­da». La mani­pu­la­ción his­tó­ri­ca y el uso de la fal­se­dad en el Esta­do espa­ñol ha sido y es con­sus­tan­cial a su ser.

Sólo des­de esa pers­pec­ti­va pue­de enten­der­se el pro­ce­so judi­cial bau­ti­za­do como «caso Bateragune».

A la altu­ra del pre­tex­to de los arse­na­les de armas de des­truc­ción masi­va con el que se jus­ti­fi­có la inva­sión de Irak, la ins­truc­ción y el argu­men­to de la acu­sa­ción de que las per­so­nas pro­ce­sa­das en ese suma­rio tra­tá­ba­mos de recons­truir estruc­tu­ras de la izquier­da aber­tza­le para dar con­ti­nui­dad a la estra­te­gia polí­ti­co mili­tar impul­sa­da por ETA, son fal­se­da­des mayús­cu­las. Si el Gobierno del pre­si­den­te Geor­ge W. Bush hizo un total de 935 decla­ra­cio­nes fal­sas entre 2001 y 2003 sobre la supues­ta ame­na­za de Irak a los Esta­dos Uni­dos, otro tan­to cabría decir al res­pec­to de la insis­ten­cia de la acu­sa­ción públi­ca y de deter­mi­na­dos medios de comu­ni­ca­ción por pre­sen­tar­nos como con­ti­nua­do­res de una estra­te­gia pres­cri­ta en tér­mi­nos polí­ti­cos e históricos.

Un pro­ce­so político

La ver­da­de­ra pre­ten­sión de ins­truc­tor y Fis­ca­lía ha sido la de impe­dir a toda cos­ta que la nue­va estra­te­gia polí­ti­ca de la izquier­da aber­tza­le fruc­ti­fi­ca­se. Este pro­ce­so se ha cons­trui­do, a nues­tro enten­der, a la medi­da de la razón de esta­do, y des­de la con­fluen­cia de intere­ses que ali­men­tan una recrea­ción fic­ti­cia del pasa­do. El úni­co obje­ti­vo de ello es retra­sar lo más posi­ble la mate­ria­li­za­ción de un nue­vo esce­na­rio polí­ti­co en el que sólo los argu­men­tos demo­crá­ti­cos y la libre adhe­sión popu­lar deter­mi­nen el futu­ro polí­ti­co e ins­ti­tu­cio­nal de la ciu­da­da­nía vas­ca. Las per­so­nas acu­sa­das en esta far­sa des­co­mu­nal rei­vin­di­ca­mos ese dere­cho como prin­ci­pio rec­tor de un mar­co demo­crá­ti­co aún por alcan­zar, y nos reafir­ma­mos en la per­ti­nen­cia y en la nece­si­dad de lle­var has­ta sus últi­mos tér­mi­nos el con­tro­ver­ti­do nue­vo para­dig­ma: una estra­te­gia audaz, radi­cal­men­te com­pro­me­ti­da con la acción polí­ti­ca y demo­crá­ti­ca, e incom­pa­ti­ble con cual­quier tipo de ejer­ci­cio o expre­sión de la vio­len­cia, que sus­ci­ten el apo­yo popu­lar sufi­cien­te como para refor­zar y poner en valor el pro­yec­to inde­pen­den­tis­ta y socia­lis­ta que propugnamos.

Los tri­bu­na­les espa­ño­les han sido esta­men­tos de pri­mer orden en el dise­ño de la estra­te­gia repre­si­va del Esta­do espa­ñol. La asun­ción de todos los jui­cios de fon­do polí­ti­co en el que son juz­ga­das per­so­nas acu­sa­das de for­mar par­te del deno­mi­na­do «entorno de ETA», ha deja­do a la vis­ta que el pro­ce­sa­mien­to y cri­mi­na­li­za­ción de las mis­mas, lejos de hacer jus­ti­cia, úni­ca­men­te per­si­gue la obten­ción de ven­ta­ja polí­ti­ca sobre el pro­yec­to polí­ti­co en el que se incar­di­nan. La repre­sión está en la base de muchos de los refle­jos y com­por­ta­mien­tos actua­les del Esta­do, pre­ci­sa­men­te por­que éste no tie­ne pro­pues­ta demo­crá­ti­ca con la que col­mar las aspi­ra­cio­nes y anhe­los de la mayo­ría de la socie­dad vasca.

Nues­tra apues­ta es inequívoca

A la vis­ta de los hechos, con­clui­mos que el inte­rés pri­mor­dial de la ope­ra­ción poli­cial que se pro­du­jo en octu­bre de 2009 era el de cor­to­cir­cui­tar el cam­bio de la estra­te­gia de la izquier­da aber­tza­le; impe­dir que las bases que lo hacían posi­ble fue­ran deba­ti­das por su mili­tan­cia y, con ello, hacer invia­ble su desa­rro­llo. Con ese fin, la ins­truc­ción y la acu­sa­ción han uti­li­za­do toda suer­te de argu­cias y fal­se­da­des, todas ellas orien­ta­das a demos­trar que el pro­ce­so polí­ti­co en mar­cha, y la estra­te­gia que lo sus­ten­ta, es una mera ade­cua­ción de la anti­gua estra­te­gia polí­ti­co-mili­tar, y que tan­to el nue­vo esce­na­rio como la direc­ción efec­ti­va de ese pro­ce­so están tute­la­dos por ETA.

No obs­tan­te, los hechos han des­men­ti­do por acti­va y por pasi­va esa hipó­te­sis en estos casi dos años trans­cu­rri­dos des­de que se pro­du­jo nues­tra deten­ción. Tal y como en el jui­cio oral se ha podi­do demos­trar, exis­tían dife­ren­tes per­cep­cio­nes en el seno de la izquier­da aber­tza­le a la hora de con­ce­bir una nue­va estra­te­gia. Quien des­car­ta­ba cual­quier posi­bi­li­dad de lle­gar a esce­na­rios de diá­lo­go y nego­cia­ción a cor­to pla­zo, enten­dien­do que toda suer­te de «pro­ce­so demo­crá­ti­co» care­cía de con­di­cio­nes polí­ti­cas en aquel momen­to apos­tan­do por la aper­tu­ra de un lar­go ciclo de resis­ten­cia y enfren­ta­mien­to político-militar.

Y bue­na par­te de los res­pon­sa­bles polí­ti­cos de la izquier­da aber­tza­le, por el con­tra­rio, enten­día­mos que exis­tían con­di­cio­nes polí­ti­cas y sobre todo socia­les e inter­na­cio­na­les para recu­pe­rar el pro­ce­so demo­crá­ti­co ini­cia­do en el perío­do 2005 – 2007 y lle­var­lo has­ta el final. Tal y como han tes­ti­mo­nia­do en la pro­pia sala per­so­nas rele­van­tes del ámbi­to de la polí­ti­ca o el sin­di­ca­lis­mo, algu­nos de los fir­man­tes hici­mos todo lo que esta­ba en nues­tra mano para evi­tar que la espe­ran­za se colap­sa­se impul­san­do un deba­te interno de carác­ter estra­té­gi­co en las bases de la izquier­da aber­tza­le. Que­ría­mos disi­par cuan­to la antes la som­bra de un nue­vo y lar­go ciclo de con­fron­ta­ción en el que, inde­pen­dien­te­men­te de las con­se­cuen­cias polí­ti­cas que éste aca­rrea­ría para nues­tro pro­yec­to polí­ti­co, el prin­ci­pal per­de­dor era Eus­kal Herria, toda la gen­te que había apos­ta­do con entu­sias­mo por la bús­que­da de un acuer­do reso­lu­ti­vo defi­ni­ti­vo meses atrás, y que se sen­tía com­ple­ta­men­te frustrada.

A par­tir de ese momen­to, dos años de his­to­ria recien­te nos alum­bran. Pese a que su acti­tud gene­ral ha sido con­tra­ria a res­pal­dar un pro­ce­so polí­ti­co inclu­si­vo y demo­crá­ti­co en los tér­mi­nos des­cri­tos, la pren­sa espa­ño­la, o, cuan­do menos, algu­nos repu­tados perio­dis­tas de la pren­sa gene­ra­lis­ta han coin­ci­di­do al valo­rar el esfuer­zo de las per­so­nas impu­tadas por «cam­biar» el para­dig­ma del pro­ce­so polí­ti­co y por apos­tar deci­di­da­men­te por las vías estric­ta­men­te pací­fi­cas y demo­crá­ti­cas. En el trans­cur­so del jui­cio, nue­vos refe­ren­tes de la pro­fe­sión se han suma­do a esa corrien­te, aten­dien­do al con­te­ni­do de nues­tras declaraciones.

No han sido úni­ca­men­te los perio­dis­tas los que han pues­to en tela de jui­cio la tesis de la Fis­ca­lía. Hay que citar expre­sa­men­te al pro­pio juez ins­truc­tor de la cau­sa en la que esta­mos impu­tados, Bal­ta­sar Gar­zón, que en una entre­vis­ta publi­ca­da en octu­bre del 2010 ase­gu­ra­ba que las pala­bras de Arnal­do Ote­gi eran «impor­tan­tes», aña­dien­do que «ya era hora de que esa deci­sión por una vía pací­fi­ca y en con­tra de la vio­len­cia terro­ris­ta de ETA se pro­du­je­ra». Otros esta­men­tos judi­cia­les, como el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal, al dic­tar sen­ten­cia en con­tra de la impug­na­ción de Bil­du, o el voto par­ti­cu­lar de sie­te magis­tra­dos de la sala 61 del Tri­bu­nal Supre­mo, que se mani­fes­ta­ban favo­ra­bles a la lega­li­za­ción de Sor­tu, han ido dejan­do prue­bas evi­den­tes de que la soli­dez jurí­di­ca y la cre­di­bi­li­dad de la izquier­da aber­tza­le dejan atrás, muy atrás, la tesis de la Fiscalía.

A lo lar­go de dos sema­nas de vis­ta oral, la Fis­ca­lía no ha ceja­do en su empe­ño de tra­tar de demos­trar lo impo­si­ble: que las bases de la acu­sa­ción en este pro­ce­so son cier­tas y que, por lo tan­to, las per­so­nas impli­ca­das en el mis­mo cons­ti­tuía­mos una «fran­qui­cia» de la pro­pia ETA, peo­nes de bre­ga de una estra­te­gia cono­ci­da y remo­de­la­da. En cual­quier caso, la Fis­ca­lía no ha encon­tra­do un solo dato, un tes­ti­mo­nio, una infor­ma­ción con­tras­ta­ble que corro­bo­ra­sen esa tesis. Duran­te diez sesio­nes, ape­nas un puña­do de fun­cio­na­rios poli­cia­les ha ofre­ci­do una ver­sión bal­bu­cean­te del guión uti­li­za­do en la fase de ins­truc­ción. No exis­te nin­gu­na prue­ba de car­go que no pro­ven­ga de los ates­ta­dos de los fun­cio­na­rios poli­cia­les con­vo­ca­dos, todos ellos impli­ca­dos en la ope­ra­ción polí­ti­ca que dio ini­cio al pro­ce­so judicial.

Por ende, todas las prue­bas docu­men­ta­les apor­ta­das a este pro­ce­so, todos los tes­ti­mo­nios reco­gi­dos, abun­dan en la idea con­tra­ria, es decir, que nues­tra impli­ca­ción polí­ti­ca ha esta­do exclu­si­va­men­te diri­gi­da a supe­rar una estra­te­gia polí­ti­co-mili­tar, e imple­men­tar otra, com­ple­ta­men­te dife­ren­te, con base y fun­da­men­to pací­fi­co y demo­crá­ti­co. Todos los datos que la Poli­cía ha reca­ba­do, los tex­tos apor­ta­dos, los mate­ria­les de tra­ba­jo obte­ni­dos de orde­na­do­res, comu­ni­ca­cio­nes inter­ve­ni­das y evi­den­cias cali­fi­ca­bles con el ran­go de «prue­ba», rati­fi­can lo que hemos decla­ra­do en el trans­cur­so de este jui­cio: somos cul­pa­bles de bus­car una estra­te­gia pací­fi­ca y democrática.

La reali­dad es la mejor prueba

Pero ade­más de lo decla­ra­do por cual­quie­ra de las par­tes, la reali­dad, su desa­rro­llo, otor­gan y qui­tan razo­nes. Que­re­mos resal­tar el alto valor pro­ba­to­rio de alguno de los acon­te­ci­mien­tos que jalo­nan la actua­li­dad en el tiem­po que siguió a nues­tra deten­ción, para poner de mani­fies­to la fal­se­dad de las tesis de la acu­sa­ción y las ver­da­de­ras inten­cio­nes del Esta­do con dicha ope­ra­ción. En pri­mer lugar, nos pare­ce rele­van­te la suce­sión de pasos enca­mi­na­dos al defi­ni­ti­vo aban­dono de la vio­len­cia que ha pro­ta­go­ni­za­do ETA. A par­tir de la sus­pen­sión com­ple­ta y veri­fi­ca­ble de toda acción arma­da, renun­cia al deno­mi­na­do «impues­to revo­lu­cio­na­rio», amén de adqui­rir com­pro­mi­so públi­co con un vir­tual cie­rre del ciclo del enfren­ta­mien­to arma­do sobre bases demo­crá­ti­cas. Con pos­te­rio­ri­dad, ha corro­bo­ra­do que sus­cri­be la Decla­ra­ción de Bru­se­las, en la que per­so­na­li­da­des inter­na­cio­na­les le recla­ma­ban un alto el fue­go per­ma­nen­te y com­ple­ta­men­te veri­fi­ca­ble. Por más que la mera exis­ten­cia de ETA siga cons­ti­tu­yen­do una ame­na­za real­men­te per­ci­bi­da por algu­nos sec­to­res, es indu­da­ble que las deci­sio­nes que ha adop­ta­do sólo pue­den ser con­tex­tua­li­za­das en positivo.

El 12 de noviem­bre de 2010, el abo­ga­do suda­fri­cano Brian Currin había expli­ca­do en Bil­bo que se crea­ría el Gru­po Inter­na­cio­nal de Con­tac­to (GIC), com­pues­to por exper­tos inter­na­cio­na­les, una vez que ETA decla­ra­ra un alto el fue­go. Des­pués de que ETA die­se los pasos ante­rior­men­te recor­da­dos, el GIC fue pre­sen­ta­do en Bil­bao el 14 de febre­ro de 2011 con Sil­via Casa­le, Alber­to Spek­to­rows­ki, Nua­la O’Loan, Ray­mond Ken­dall y Pie­rre Hazan como com­po­nen­tes del mismo

Otro tipo de decla­ra­cio­nes ins­ti­tu­cio­na­les y per­so­na­les, pro­ve­nien­tes de los cin­co con­ti­nen­tes del pla­ne­ta, han res­pal­da­do de mane­ra públi­ca la ges­tión polí­ti­ca de la situa­ción des­de el ámbi­to de la izquier­da aber­tza­le. Entre ellas des­ta­ca el Friendship, gru­po de euro­par­la­men­ta­rios crea­do en 2006 para res­pal­dar un pro­ce­so de solu­ción en Eus­kal Herria. El gru­po se reno­vó tras las elec­cio­nes de 2009 y reto­mó su acti­vi­dad públi­ca en febre­ro de 2010. En la actua­li­dad está com­pues­to por la leto­na Tat­ja­na Zda­no­ka, los fla­men­cos Frie­da Bre­poels y Bart Staes, el cata­lán Oriol Jun­que­ras, el cor­so Fra­nçois Alfon­si, el galés Jill Evans, los esco­ce­ses Ian Hudgh­ton y Alyn Smith, todos ellos del Gru­po Ver­des-Alian­za Libre Euro­pea. Ade­más, están tam­bién la irlan­de­sa Bair­bre de Brún, la sue­ca Eva-Britt Svens­son y el che­co Jirí Mas­tál­ka, del Gru­po Izquier­da Uni­ta­ria Euro­pea-Izquier­da Ver­de Nór­di­ca. Les acom­pa­ña el rumano Csa­ba Sógor, del Gru­po del Par­ti­do Popu­lar Europeo.

Pero ha sido en Eus­kal Herria don­de los cam­bios socia­les, polí­ti­cos e ins­ti­tu­cio­na­les han adqui­ri­do una mayor rele­van­cia en los últi­mos meses, refle­jan­do de mane­ra níti­da las cla­ves del pro­ce­so en cur­so y sus evi­den­tes con­se­cuen­cias sobre la per­cep­ción colec­ti­va del mis­mo. La prác­ti­ca tota­li­dad de los agen­tes polí­ti­cos y socia­les de Eus­kal Herria han salu­da­do en cla­ve posi­ti­va los cam­bios adop­ta­dos por la izquier­da aber­tza­le en su estra­te­gia y línea polí­ti­ca. Des­de el pro­pio lehen­da­ka­ri Patxi López has­ta el secre­ta­rio gene­ral del PP en la CAV, pasan­do por la prác­ti­ca tota­li­dad de par­ti­dos, sin­di­ca­tos y orga­ni­za­cio­nes sec­to­ria­les de todo tipo, ha sido gene­ral el reco­no­ci­mien­to de una nue­va reali­dad y el impul­so que en la mis­ma han teni­do las deci­sio­nes adop­ta­das por la izquier­da aber­tza­le tras el pro­ce­so de deba­te interno, «Zutik Eus­kal Herria!», y la apli­ca­ción de sus conclusiones.

Igual­men­te fue reci­bi­da con amplias mues­tras de satis­fac­ción la sen­ten­cia del TC que abría el paso a la par­ti­ci­pa­ción de la coa­li­ción Bil­du en las elec­cio­nes loca­les y fora­les de mayo de 2011. Los resul­ta­dos de las mis­mas han sido un test irre­fu­ta­ble sobre la cre­di­bi­li­dad de la izquier­da aber­tza­le en su apues­ta. La amplia repre­sen­ta­ción obte­ni­da en esos comi­cios ha supues­to la incor­po­ra­ción de cien­tos de inde­pen­den­tis­tas de izquier­da a la ges­tión de las ins­ti­tu­cio­nes, con­tri­bu­yen­do de mane­ra nota­ble a la nor­ma­li­za­ción de la vida públi­ca en el país. La socie­dad vas­ca ha reco­no­ci­do el esfuer­zo rea­li­za­do y, por aña­di­du­ra, casi un 25% del elec­to­ra­do ha otor­ga­do a los can­di­da­tos y can­di­da­tas de Bil­du la res­pon­sa­bi­li­dad de gober­nar con­for­me a los com­pro­mi­sos que públi­ca­men­te adqui­rie­ron, en com­ple­ta sin­to­nía, dicho sea de paso, con las nue­vas bases de acción polí­ti­ca de la izquier­da abertzale.

Final­men­te, la elec­ción de Donos­tia como Capi­tal Cul­tu­ral Euro­pea en 2016, mues­tra más allá de toda duda que el pro­ce­so en cur­so con­ci­ta el apo­yo ins­ti­tu­cio­nal en Euro­pa. Bajo el lema «Paz y con­vi­ven­cia», la can­di­da­tu­ra donos­tia­rra des­bor­dó las pre­vi­sio­nes que en algu­nos círcu­los esti­ma­ban per­ju­di­cial la lle­ga­da de Bil­du a la alcal­día para lograr la elec­ción, y resul­tó final­men­te ele­gi­da por su deci­di­da apues­ta en la imbri­ca­ción de cul­tu­ra y paz. Man­fred Gaulho­fer, el pre­si­den­te del jura­do inter­na­cio­nal, des­ta­có el cla­ro com­pro­mi­so de la pro­pues­ta donos­tia­rra y su valen­tía al impli­car­se de lleno «con la supera­ción por vías cul­tu­ra­les de una lar­ga his­to­ria de con­flic­to y vio­len­cia». Así pues, Euro­pa mira a Eus­kal Herria, y lo hace con una per­cep­ción trans­ver­sal de nue­vas opor­tu­ni­da­des, en un esce­na­rio en el que la apor­ta­ción de la izquier­da aber­tza­le ha sido cru­cial. El Esta­do espa­ñol y sus prin­ci­pa­les ins­ti­tu­cio­nes no pue­den ser cie­gos y sor­dos ante esta evi­den­cia. Debe dejar de mirar con pris­má­ti­cos beli­cis­tas, y acer­car­se a una nue­va reali­dad con dife­ren­te actitud.

Ganar la paz, para todos

El pro­ce­so polí­ti­co en cur­so no tie­ne vuel­ta atrás. Es impa­ra­ble, inde­pen­dien­te­men­te del sen­ti­do de la reso­lu­ción que adop­te el tri­bu­nal. Los sec­to­res que pre­fie­ren seguir ancla­dos a esce­na­rios pre­té­ri­tos lle­gan tar­de para dete­ner el reloj de la his­to­ria, del mis­mo modo que lle­ga­ron tar­de con las deten­cio­nes y con sus deno­da­dos esfuer­zos por evi­tar el deba­te en el seno de la izquier­da abertzale.

No tene­mos incon­ve­nien­te nin­guno en refe­rir todos los aspec­tos de nues­tra acti­vi­dad polí­ti­ca en los meses en que hemos sido vigi­la­dos. Lo hace­mos con sano orgu­llo y con modes­tia, ya que, ade­más de noso­tros, han sido cen­te­na­res los mili­tan­tes de la izquier­da aber­tza­le impli­ca­dos en esta apues­ta de cam­bio y solu­cio­nes. Tam­po­co ocul­ta­mos que ése, y no otro, ha sido siem­pre el sen­ti­do de nues­tra acción polí­ti­ca. Con erro­res y acier­tos, la izquier­da aber­tza­le siem­pre ha teni­do como obje­ti­vo mate­ria­li­zar el cam­bio polí­ti­co, enten­di­do como la supera­ción del actual mar­co de nega­ción, impo­si­ción y repre­sión, así como la cons­truc­ción de un esce­na­rio real­men­te demo­crá­ti­co en el que todos los pro­yec­tos pue­dan ser defen­di­dos y mate­ria­li­za­dos en fun­ción exclu­si­va de la volun­tad mayo­ri­ta­ria de la socie­dad vas­ca, sin nin­gún tipo de con­di­cio­na­mien­to o hipoteca.

Así pues, nues­tro pro­yec­to tie­ne férreos ancla­jes en una socie­dad como la vas­ca, ávi­da de supe­rar un mar­co auto­nó­mi­co ago­ta­do, con una pujan­te mayo­ría polí­ti­ca, social y sin­di­cal impli­ca­da en la nece­si­dad del cam­bio polí­ti­co, eco­nó­mi­co y social, y en el con­tex­to de una Euro­pa que da cau­ce a pro­ce­sos sobe­ra­nis­tas de voca­ción simi­lar al que pro­pug­na­mos: cons­trui­do sobre amplias mayo­rías demo­crá­ti­cas y en com­ple­ta ausen­cia de violencia.

Cons­truir un mar­co de paz y nor­ma­li­za­ción polí­ti­ca es, des­de nues­tro pun­to de vis­ta, una tarea colec­ti­va, basa­da en el res­pe­to escru­pu­lo­so de los prin­ci­pios que defi­nen un mar­co demo­crá­ti­co. La izquier­da aber­tza­le, y las per­so­nas juz­ga­das, esta­mos com­pro­me­ti­das de mane­ra inte­gral y defi­ni­ti­va con esta apues­ta. Nues­tra con­vic­ción y deter­mi­na­ción en esa línea son irreversibles.

Esta dis­po­si­ción con­tras­ta con la de otros agen­tes y par­ti­dos, algu­nos de los cua­les tie­ne res­pon­sa­bi­li­da­des de gobierno. Las recien­tes decla­ra­cio­nes del minis­tro del Inte­rior y can­di­da­to por el PSOE a la pre­si­den­cia de Gobierno, Alfre­do Pérez Rubal­ca­ba, jus­ti­fi­can­do la con­ti­nui­dad de la repre­sión polí­ti­ca, son un cla­ro ejem­plo de esa estra­te­gia inmo­vi­lis­ta. Según el minis­tro, «des­pués de estar ganan­do la gue­rra, lo que no pode­mos con­sen­tir es que nos ganen la paz». Igno­ra que en la paz la ganan­cia es colec­ti­va, y que el hecho mis­mo de empe­zar a hablar de paz ya repor­ta el pri­mer divi­den­do tan­gi­ble en el camino: la ilu­sión colec­ti­va de creer que alcan­zar­la es posible.

La úni­ca estra­te­gia que, a día de hoy, sigue uti­li­zan­do la fuer­za, la impo­si­ción, la repre­sión… es la repre­sen­ta­da por el Esta­do, inca­paz de supe­rar el défi­cit demo­crá­ti­co que las­tra su his­to­ria polí­ti­ca. A dife­ren­cia de otros paí­ses veci­nos, el Esta­do espa­ñol no cuen­ta con un acon­te­ci­mien­to his­tó­ri­co revo­lu­cio­na­rio y colec­ti­vo que otor­ga­se una cau­sa común a su ciu­da­da­nía, refor­zan­do con ello la iden­ti­dad com­par­ti­da de sus habi­tan­tes. Los pode­res públi­cos se afa­nan en man­te­ner en la oscu­ri­dad a la socie­dad espa­ño­la, pre­fi­rien­do el man­te­ni­mien­to del con­flic­to al resur­gi­mien­to del inde­pen­den­tis­mo que intu­yen irre­me­dia­ble por vías pací­fi­cas y demo­crá­ti­cas. La úni­ca alter­na­ti­va que con­ci­be un Esta­do a la defen­si­va, es la nega­ción de un pro­ce­so de solu­cio­nes colectivas.

Su estra­te­gia se ase­me­ja a la de un boxea­dor inca­paz de rein­te­grar­se a la vida nor­mal, pero que, sabe­dor de su domi­nio sobre el ring, tras­la­da todas sus rela­cio­nes de con­flic­to al inter­cam­bio de gol­pes. Exten­dien­do la metá­fo­ra al actual esce­na­rio polí­ti­co, el Esta­do pre­ten­de jugar al aje­drez sin qui­tar­se los guan­tes, lo que oca­sio­na que, en su tor­pe­za, derri­be las pie­zas aje­nas y las pro­pias cada vez que su mano se acer­ca al table­ro. Lo cier­to es que ha lle­ga­do el momen­to de bajar del cua­dri­lá­te­ro y abor­dar un nue­vo pro­ce­so con el que sellar las solu­cio­nes demo­crá­ti­cas y la paz, y el Esta­do, ade­más de acep­tar las reglas del diá­lo­go, debe­rá reco­no­cer más tar­de o más tem­prano que sus posi­bi­li­da­des de éxi­to se limi­tan cuan­to más tar­de en incor­po­rar­se a la par­ti­da. En esa sen­da para la paz y solu­cio­nes demo­crá­ti­cas sera indis­pen­sa­ble un esce­na­rio de nor­ma­li­za­ción, res­ta­ble­cién­do­se cuan­to antes los dere­chos demo­crá­ti­cos más bási­cos para el con­jun­to de la pobla­ción vas­ca, dejan­do sin efec­to la repre­sión polí­ti­ca, des­man­te­lan­do la legis­la­ción de excep­ción teji­da en la últi­ma déca­da, y orien­tan­do la polí­ti­ca peni­ten­cia­ria hacia pará­me­tros acor­des con los nue­vos tiempos.

En con­tra­po­si­ción a la actual estra­te­gia del Esta­do la izquier­da aber­tza­le, des­de el pri­mer minu­to, apues­ta por una solu­ción en Eus­kal Herria y para toda Eus­kal Herria, inclu­yen­te, que esta­blez­ca ins­tru­men­tos de cola­bo­ra­ción entre dis­tin­tos y amplíe la exten­sión y la par­ti­ci­pa­ción democrática.

Una tran­si­ción

En tan­to que Eus­kal Herria sigue pre­ci­san­do de una estra­te­gia múl­ti­ple y con­cer­ta­da para enca­rar demo­crá­ti­ca­men­te el con­flic­to y su reso­lu­ción, que­re­mos inter­pe­lar al Esta­do para que haga una apues­ta deci­di­da en la mis­ma direc­ción. Para que aban­do­ne la razón de la fuer­za y arries­gue en tér­mi­nos demo­crá­ti­cos dise­ñan­do una estra­te­gia exclu­si­va­men­te polí­ti­ca. Que la razón de esta­do y la ver­dad sean compatibles.

En el Esta­do debe pre­va­le­cer el reco­no­ci­mien­to de su carác­ter plu­ri­na­cio­nal y los dere­chos de las nacio­nes no deben ver­se cons­tre­ñi­dos por la nega­ción cons­tan­te o los már­ge­nes de la Cons­ti­tu­ción. La supera­ción de los gra­ves pro­ble­mas estruc­tu­ra­les y la baja cali­dad de la demo­cra­cia espa­ño­la, denun­cia­da por su ciu­da­da­nía en recien­tes y pací­fi­cas revuel­tas socia­les, depen­de en bue­na medi­da de un cam­bio de men­ta­li­dad que revi­se las bases de su his­to­ria más cer­ca­na. La rup­tu­ra demo­crá­ti­ca que exi­gían nume­ro­sos sec­to­res polí­ti­cos y socia­les tras la muer­te del dic­ta­dor Fran­co en 1975, es el pun­to obli­ga­do de rege­ne­ra­ción de un sis­te­ma polí­ti­co e ins­ti­tu­cio­nal las­tra­do por los intere­ses del nacio­na­lis­mo espa­ñol y la oli­gar­quía ads­cri­ta al mis­mo, here­de­ros ambos de la Espa­ña Impe­rial que ben­di­jo la últi­ma gue­rra en nom­bre de Dios y dis­pu­so la arqui­tec­tu­ra ins­ti­tu­cio­nal subsiguiente.

La socie­dad espa­ño­la debe sacu­dir­se de enci­ma esa cons­tan­te oscu­ri­dad polí­ti­ca, inte­lec­tual y comu­ni­ca­ti­va que imple­men­ta el Esta­do. Como lo hizo la noche en que des­cu­brió que Aznar y su Gobierno men­tían al atri­buir a ETA, y por exten­sión al inde­pen­den­tis­mo vas­co, las bom­bas yiha­dis­tas con­tra los tre­nes del 11‑M, y cas­ti­ga­ron al PP con el ostra­cis­mo. Exhor­ta­mos a esa mis­ma socie­dad para que, par­tien­do de nues­tro com­ple­to com­pro­mi­so con la estra­te­gia pací­fi­ca y demo­crá­ti­ca en cur­so, exi­jan de éste y cual­quier pos­te­rior Gobierno espa­ñol una acti­tud equi­va­len­te en aras de la defi­ni­ti­va supera­ción de un con­flic­to que ha pro­vo­ca­do inso­por­ta­bles cotas de sufrimiento.

No que­re­mos poner pun­to y final a esta refle­xión sin diri­gir­nos al tri­bu­nal encar­ga­do de juz­gar­nos. Les ins­ta­mos públi­ca­men­te a que no se some­tan a la estra­te­gia de los sec­to­res más ultra­mon­ta­nos del país, ávi­dos de cerrar la puer­ta a cual­quier cam­bio que alte­re su posi­ción de inte­rés y pri­vi­le­gio, aun a cos­ta de sacri­fi­car en el camino el pro­ce­so de solu­cio­nes en mar­cha. En cual­quier caso, como Fidel Cas­tro afir­mó en su ale­ga­to de auto­de­fen­sa ante el tri­bu­nal que le juz­gó en el año 1953 por los asal­tos a los cuar­te­les Mon­ca­da y Car­los Manuel de Cés­pe­des, no teme­mos una con­de­na, ya que la his­to­ria nos absol­ve­rá. Aún más, Eus­kal Herria ya nos ha absuelto.

De cual­quier mane­ra, la reso­lu­ción que adop­te este tri­bu­nal tras­cien­de las con­se­cuen­cias pena­les que pudie­ran afec­tar­nos como resul­ta­do de la mis­ma. El tiem­po de los suma­rios polí­ti­cos, de la con­fron­ta­ción arma­da, de la repre­sión, de la ame­na­za, de la inac­ción de la polí­ti­ca, está har­tan­do al con­jun­to de la pobla­ción, que no ve sino into­le­ran­cia, impo­si­ción, incom­pren­sión, fuer­za por todas par­tes y ausen­cia de un por­ve­nir abier­to y com­par­ti­do. Luis Núñez, soció­lo­go al que alu­día­mos en el ini­cio de esta decla­ra­ción, adver­tía una suer­te de diás­to­le (dila­ta­ción) social en Eus­kal Herria, que empie­za muy sua­ve­men­te remo­vien­do tie­rras pro­fun­das, sin cru­ji­dos, en una rela­ción de empa­tía entre la pobla­ción de mayor com­pren­sión, de mayor ayu­da mutua, de mayor crea­ti­vi­dad, de mayor empu­je. Suge­ría que, muy len­ta­men­te, la diás­to­le se iría afir­man­do de un modo pau­sa­do y con­tun­den­te, vol­vien­do a con­fi­gu­rar la nación vas­ca en torno a su terri­to­rio y a su idio­ma. El pro­ce­so, augu­ra­ba, sería len­to y muy dife­ren­te de los cono­ci­dos has­ta aho­ra, y el pun­to de par­ti­da segui­rá sien­do el pue­blo y la pie­dra, como pro­cla­ma­ba el poe­ta vas­co Gabriel Ares­ti en «Harri eta Herri» (1964), libro fun­da­cio­nal de la moder­na poe­sía vasca.

En lo que a noso­tros con­cier­ne, que­re­mos reafir­mar­nos en la defen­sa a ultran­za de nues­tras ideas, en la defen­sa polí­ti­ca y tenaz de todas las deci­sio­nes que adop­ta­mos para hacer posi­ble un nue­vo esce­na­rio polí­ti­co. En Eus­kal Herria, jun­to a miles de hom­bres y muje­res de toda con­di­ción, nos afa­na­mos en pulir pacien­te­men­te la pie­dra sin decir al vecino qué hacer con la suya. Y, com­par­tien­do las pos­tre­ras refle­xio­nes de Luis Núñez, ese talla­do mul­ti­for­me de pie­dras indi­vi­dua­les y colec­ti­vas irá crean­do la nue­va diás­to­le de Eus­kal Herria. La razón vas­ca ha des­ar­bo­la­do a la razón de esta­do. Haga­mos la paz. Com­par­ta­mos el futu­ro en liber­tad y en democracia.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.