El jui­cio final – Joxean Agi­rre

Aun­que caben dis­tin­tas acep­cio­nes en fun­ción del dog­ma con­sul­ta­do, el Jui­cio Final es la deno­mi­na­ción reli­gio­sa del fin del mun­do, en el cual toda la huma­ni­dad será juz­ga­da según sus obras. Su inter­pre­ta­ción, orien­ta­da a juz­gar las cul­pas más que los méri­tos, apun­ta al final de los tiem­pos. El Anti­guo Tes­ta­men­to es pro­li­jo en citas rela­cio­na­das con ese sinies­tro jui­cio uni­ver­sal: «Sólo quien haya recha­za­do la sal­va­ción ofre­ci­da por Dios con su mise­ri­cor­dia ili­mi­ta­da, se encon­tra­rá con­de­na­do, por­que se habrá con­de­na­do a sí mis­mo». (JP II, 7−7−99).

Tras asis­tir como tes­ti­go al jui­cio con­tra ocho mili­tan­tes inde­pen­den­tis­tas vas­cos en la Audien­cia Nacio­nal, regre­sé per­sua­di­do de que el esta­do, lejos de secu­la­ri­zar­se, extien­de frau­des de base reli­gio­sa, admi­nis­tran­do el impac­to que sus mitos pro­du­cen en la socie­dad espa­ño­la. Sal­van­do las dis­tan­cias, Harold Cam­ping, inge­nie­ro y pre­si­den­te de Family Radio, una cade­na de emi­so­ras fun­da­men­ta­lis­tas con base en Oac­kland (Cali­for­nia, Esta­dos Uni­dos), tam­bién jugó en mayo de este año a pre­ve­nir­nos del Apo­ca­lip­sis. Un enor­me terre­mo­to arra­sa­ría el pla­ne­ta, y sólo 207 millo­nes de jus­tos iban a ir al Cie­lo direc­ta­men­te. «¡La Biblia lo garan­ti­za!», anun­cia­ban des­de sema­nas atrás 3.000 vallas publi­ci­ta­rias en todo el mun­do.

Entre tes­ti­mo­nios poli­cia­les sin sus­tan­cia, con­tra­dic­cio­nes fla­gran­tes, y lite­ra­tu­ra inter­pre­ta­ti­va pro­ve­nien­te del perío­do de ins­truc­ción del suma­rio Bate­ra­gu­ne, el fis­cal Vicen­te Gon­zá­lez-Mota ha des­ta­ca­do por su insis­ten­cia, anun­cian­do que la izquier­da aber­tza­le sigue levan­tan­do tem­plos al demo­nio. Su pre­ten­sión era cla­ra: no sola­men­te esas ocho per­so­nas serán juz­ga­das y con­de­na­das por su mal­dad, sino que el mis­mo rei­no de Sata­nás lle­ga­rá a su fin, todos sus alia­dos serán des­trui­dos y el hom­bre que se pres­tó para reci­bir su poder y auto­ri­dad y el fal­so pro­fe­ta serán lan­za­dos vivos al lago de fue­go y azu­fre de la jus­ti­cia espa­ño­la. Arnal­do Ote­gi, más que nadie, encar­na­ba a la mis­ma ETA, por más que resul­ta­sen evi­den­tes sus des­en­cuen­tros en cues­tio­nes cru­cia­les. ¡La biblia paga­na de Gar­zón y el tes­ti­mo­nio del poli­cía-peri­to núme­ro 19.242 lo garan­ti­zan!

A la espe­ra de lo que deci­dan los tres magis­tra­dos que redac­ta­rán la sen­ten­cia, maña­na mis­mo se ini­cia un nue­vo jui­cio polí­ti­co en la Audien­cia Nacio­nal. En esta oca­sión, 17 jóve­nes de Ore­re­ta y Oiar­tzun se enfren­tan a una peti­ción de ocho años de cár­cel para cada uno, acu­sa­dos de per­te­ne­cer a Segi. Un suma y sigue tru­fa­do de deten­cio­nes, euro­ór­de­nes, prohi­bi­cio­nes y ame­na­zas de impug­na­ción e ile­ga­li­za­ción. La cues­tión es judi­cia­li­zar la vida polí­ti­ca vas­ca con los per­tre­chos del inter­mi­na­ble perio­do de excep­ción que ha some­ti­do a, cuan­do menos, las tres últi­mas gene­ra­cio­nes en Eus­kal Herria.

Decía recien­te­men­te en estas mis­mas pági­nas el par­la­men­ta­rio del PSE, Óscar Rodrí­guez, que resul­ta invia­ble «cons­truir un futu­ro en paz y la con­vi­ven­cia en Eus­ka­di sin una crí­ti­ca éti­ca o moral a la vio­len­cia polí­ti­ca». A ren­glón segui­do, repro­cha­ba a la izquier­da aber­tza­le pade­cer de amne­sia colec­ti­va, elu­dir la peti­ción de per­dón a las víc­ti­mas de ETA, y, por últi­mo, tra­tar de pasar de pun­ti­llas sobre los últi­mos 35 años de nues­tra his­to­ria.

Así, mien­tras la tri­lla­do­ra poli­cial y judi­cial sigue tri­tu­ran­do sin des­can­so la base de ese seg­men­to social que, en opi­nión de Rodrí­guez, debe­ría ser defi­ni­ti­va­men­te lega­li­za­do, la cre­di­bi­li­dad de sus inten­cio­nes pasa por some­ter­se a un nue­vo jui­cio divino, en el que la mise­ri­cor­dia del esta­do, y de la auto­eri­gi­da figu­ra ins­ti­tu­cio­nal de «las víc­ti­mas», pro­pi­cien un úni­co rela­to his­tó­ri­co en el que la izquier­da aber­tza­le expíe públi­ca­men­te sus cul­pas. Resul­ta evi­den­te que la iden­ti­fi­ca­ción del daño cau­sa­do será un ejer­ci­cio obli­ga­do en deter­mi­na­do momen­to. Todo lle­ga­rá, por supues­to, pero a par­tir de un rela­to mul­ti­la­te­ral sobre los últi­mos cin­cuen­ta años de nues­tra his­to­ria, a par­tir del reco­no­ci­mien­to de las dis­tin­tas res­pon­sa­bi­li­da­des con­cu­rren­tes en el sufri­mien­to colec­ti­vo que aún nos sacu­de, y sacan­do a la luz las miles y miles de víc­ti­mas de la repre­sión, entre los que mere­cen un apar­ta­do pro­pio las 475 per­so­nas muer­tas como con­se­cuen­cia de la vio­len­cia esta­tal des­de 1960 has­ta la actua­li­dad.

Pero ade­más, para el otor­ga­mien­to del per­dón se invo­ca un poder todo­po­de­ro­so: la omni­po­ten­cia mis­ma, que sólo el esta­do tie­ne. Es para­dó­ji­co que el repre­sen­tan­te ins­ti­tu­cio­nal de un par­ti­do como el PSOE, que en los años en los que, con Feli­pe Gon­zá­lez en la pre­si­den­cia (1982−1996), diri­gió una polí­ti­ca repre­si­va, legal e ile­gal, que pro­vo­có la muer­te de 160 per­so­nas, nos exi­ja acom­pa­ñar la nue­va apues­ta polí­ti­ca con una crí­ti­ca a la vie­ja apues­ta polí­ti­co-mili­tar. En la ago­nía polí­ti­ca del tar­do-fran­quis­mo, en sus últi­mos quin­ce años (1960−1975), el régi­men cau­só la muer­te de 86 per­so­nas, lo que sitúa al par­ti­do en el que mili­ta Óscar Rodrí­guez en una tesi­tu­ra deli­ca­da: asu­mir que en el trans­cur­so de sus gobier­nos de fina­les del pasa­do siglo, su acción de gobierno fue mucho más letal, casi el doble en tér­mi­nos cuan­ti­ta­ti­vos, que la del geno­ci­da ferro­lano.

Dejan­do el per­dón y la con­vi­ven­cia para un con­tex­to más apro­pia­do, lo que cabe exi­gir al esta­do y a sus por­ta­vo­ces es que hagan, de una vez por todas, una nue­va apues­ta exclu­si­va­men­te polí­ti­ca, des­te­rran­do su par­ti­cu­lar esque­ma polí­ti­co-mili­tar. Sobre la base de la más estric­ta jus­ti­cia, la deri­va­da de un mar­co demo­crá­ti­co aun por con­fi­gu­rar, entien­do que tam­bién es exi­gi­ble un ejer­ci­cio de rea­lis­mo polí­ti­co por par­te del esta­do aho­ra que exis­ten con­di­cio­nes para supe­rar de for­ma defi­ni­ti­va el con­flic­to y sus mani­fes­ta­cio­nes. Y ape­lo tan­to a su res­pon­sa­bi­li­dad como a su capa­ci­dad de cálcu­lo, ya que ‑no lo olvi­de­mos- la ciu­da­da­nía vas­ca ha empe­za­do a juz­gar con pro­fun­di­dad de cri­te­rio a todos los agen­tes impli­ca­dos en esta lar­guí­si­ma con­tien­da.

Como hemos vis­to en los recien­tes comi­cios fora­les y muni­ci­pa­les, el elec­to­ra­do ha pre­mia­do la auda­cia y el cam­bio polí­ti­co repre­sen­ta­do por Bil­du, otor­gán­do­le un poder ins­ti­tu­cio­nal sin pre­ce­den­tes. Ha sido un pri­mer vere­dic­to popu­lar en rela­ción con la acti­tud de unos agen­tes y otros ante la posi­bi­li­dad, real­men­te per­ci­bi­da, de situar a Eus­kal Herria en un esce­na­rio demo­crá­ti­co, nor­ma­li­za­do y en paz.

Uti­li­zan­do la vie­ja idea de que es pre­fe­ri­ble poner­se al fren­te de la pro­ce­sión a que ésta sal­ga sin san­to, el esta­do debe­ría ten­tar­se la ropa y ade­lan­tar­se a un más que pre­vi­si­ble segun­do jui­cio popu­lar. Si el elec­to­ra­do vas­co ha apo­ya­do de for­ma abru­ma­do­ra la apues­ta por un nue­vo esce­na­rio pro­ta­go­ni­za­da por la izquier­da aber­tza­le, y Madrid insis­te en que­mar sus naves y some­ter a ésta a un plei­to judi­cial con­ti­nuo, el defi­ni­ti­vo Jui­cio Final no va a ser redac­ta­do por Ange­la Muri­llo. Ni el esta­do ni Dios serán ponen­tes de la volun­tad popu­lar, ni Rajoy o Cos­pe­dal res­ca­ta­rán Eus­kal Herria para Espa­ña. La corre­la­ción de fuer­zas ha sufri­do un cam­bio sus­tan­cial, la bata­lla de la opi­nión es cru­cial, y la cre­di­bi­li­dad no res­pi­ra por los poros de la dema­go­gia. ¿Vere­dic­to final? Cese de la repre­sión, lega­li­za­ción y libre acti­vi­dad polí­ti­ca para todas las per­so­nas, y cam­bio radi­cal de la polí­ti­ca peni­ten­cia­ria. Aplí­quen­se el cuen­to.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *