Corrup­ción total del esta­do colom­biano- ABP Noti­cias

2011 – 07-16-abpno­ti­cias-Allen­de La Paz, Noti­Co­lom­bia Press- Dice Cara­col radio que el régi­men de Uribhitler fue “el más corrom­pi­do entre los corrom­pi­dos”. Corrup­ción total del esta­do. Y lo dicen como si des­cu­brie­ran el agua tibia. Eso lo esta­mos dicien­do en Noti­Co­lom­bia Press y otros por­ta­les alter­na­tiv­nos des­de que se ins­ta­ló el nar­co-para­mi­li­tar como inqui­lino de la Casa de Nari­ño, la que con­vir­tió en “Casa de Nari” por sus encuen­tros con los capos mafio­sos.
Des­de el ini­cio del régi­men Uribhitler se vió su este­la y se suce­die­ron los escán­da­los, los cua­les eran tapa­dos por la fal­si­me­dia en poder de la oli­gar­quía –y sus perio­dis­tas de paco­ti­lla- con el cuen­to del “efec­to teflón”. Aca­so no recuer­dan los escán­da­los de Super­vi­gi­lan­cia pri­va­da, Inco­der, elec­ción frau­du­len­ta en el 2002 con ayu­da de los nar­co-para­mi­li­ta­res Jor­ge Nogue­ra Cotes y los capos del Mag­da­le­na, y éstos ape­nas fue­ron el prin­ci­pio.

Corri­dos dos años ya cali­fi­cá­ba­mos el régi­men de Uribhitler como el más corrom­pi­do en la his­to­ria de Colom­bia, mas la oli­gar­quía san­ta­fe­si­na y sus medios perio­dís­ti­cos apo­ya­ban y defen­dían el régi­men. Por qué? Por su sen­ti­do de cla­se. Inclu­so les recor­dá­ba­mos la máxi­ma grin­ga cuan­do habla­ban de Somo­za: “Es un H.P., pero es nues­tro H.P.”. O sea, era un mafio­so corrup­to, pero era su mafio­so corrup­to y corrup­tor.

Los escán­da­los se suce­die­ron y los perio­dis­tas de los medios escri­tos, radia­les y de TV en poder de la oli­gar­quía se admi­ra­ban que, según ellos, a pesar de los escán­da­los nada pare­cía afec­tar o siquei­ra rozar a Uribhitler. De esta mane­ra ten­dían un man­to de silen­cio sobre la com­pli­ci­dad del pre­si­den­te en estos escán­da­los de corrup­ción. Y se con­ver­tían ellos en co-res­pon­sa­bles de los des­afue­ros de Uribhitler.

Escán­da­los que des­pués se vió com­pro­me­tían todo el entorno de Uribhitler. Minis­tros, ami­gos, cer­ca­nos, cola­bo­ra­dos. Era como el Rey Midas, pero al revés. Todo lo que lo toca­ba lo vol­vía por­que­ría. O a todo lo que se acer­ca­ba. Inclu­so sus hiji­tos y su espo­sa resul­ta­ron envuel­tos en los escán­da­los de la zona fran­ca de Mos­que­ra y en la com­pra de öas accio­nes de Eco­pe­trol, las cua­les fue­ron ven­di­das por su pro­pio espo­so.

Nar­co-para­mi­li­ta­ris­mo, escán­da­los en las fuer­zas mili­ta­res, cho­que de tre­nes con la jus­ti­cia, robo de los dine­ros de las arcas esta­ta­les (de todos los colom­bia­nos), etc, has­ta lle­gar a las vio­la­cio­nes de los dere­chos huma­nos. Tal polí­ti­ca del Terro­ris­mo de Esta­do, prac­ti­ca­da por todos los regí­me­nes oli­gár­qui­cos colom­bia­nos, alcan­zó su clí­max en los de Pas­tra­na y de Uribhitler. Has­ta los defen­so­res de dere­chos huma­nos –quie­nes lle­va­ban las esta­dís­ti­cas- fue­ron cali­fi­ca­dos como blan­cos de gue­rra.

Se dió sal­to expo­nen­cial en tal prác­ti­ca cri­mi­nal duran­te el r¡egimen Uribhitler. 38.000 des­apa­re­ci­dos for­zo­sos, más de 3 millo­nes de des­pla­za­dos for­zo­sos, masa­cres, y las eje­cu­cio­nes extra­ju­di­cia­les alcan­za­ron 3.000 en este perío­do de la mano del enton­ces minis­tro de defen­sa y hoy pre­si­den­te, Juan Manuel San­tos.

Si bien San­tos quie­re hoy des­mar­car­se de Uribhitler y su inmen­sa corrup­ción, lo cier­to es que los liga más que un pac­to de san­gre, es un pac­to de cla­se. La corrup­ción es inhe­ren­te al régi­men oli­gár­qui­co. Y en la medi­da que des­ta­pen los escán­da­los, más y más ten­drán que salir a la luz públi­ca. Ello será inevi­ta­ble. Y de ahí a la con­de­na de la jus­ti­cia popu­lar.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *