Rubal­ca­ba de piro­mano a bom­be­ro- Luis Ocam­po

Es fre­cuen­te encon­trar­se en la épo­ca vera­nie­ga noti­cias sobre las andan­zas de algún bom­be­ro-piró­mano. Esas andan­zas sue­len tener como moti­va­ción prin­ci­pal la de garan­ti­zar el pues­to de tra­ba­jo al que actúa como bom­be­ro-piró­mano.

Esos per­so­na­jes que pro­vo­can por si mis­mos los incen­dios, arra­san­do cen­te­na­res o milla­res de hec­tá­reas de vege­ta­ción, ponen por enci­ma de cual­quier otra con­si­de­ra­ción el man­te­ni­mien­to de su “esta­tus”, aún a cos­ta del tre­men­do daño que pue­dan hacer al bien común. Eso sí, les gus­ta pre­sen­tar­se “públi­ca­men­te” como bom­be­ros, como los “apa­ga­fue­gos”. El papel de “piró­ma­nos” lo sue­len ejer­cer des­de la mayor de las dis­cre­cio­nes posi­bles.

Este verano ha sali­do a la pales­tra un par­ti­cu­lar indi­vi­duo de esa espe­cie de “piró­mano-bom­be­ro” o “bom­be­ro-piró­mano”, que no es otro que el Señor Rubal­ca­ba.

El Sr. Rubal­ca­ba reúne en su per­so­na todos los defec­tos del tipo de per­so­na­je sobre el que hemos habla­do.

El Señor Rubal­ca­ba vie­ne ocu­pan­do pues­tos de prin­ci­pal impor­tan­cia en el Staff del Esta­do Espa­ñol des­de la déca­da de los ochen­ta del pasa­do siglo. Per­te­ne­ció, y no como mero obser­va­dor, a los gobierno que bajo la pre­si­den­cia de Feli­pe Gon­za­lez impul­sa­ron los GAL, que rati­fi­ca­ron la pre­sen­cia del Esta­do Espa­ñol en la OTAN, trai­cio­nan­do una de las pro­me­sas fun­da­men­ta­les del PSOE en la cam­pa­ña elec­to­ral de 1982.

Rubal­ca­ba esta­ba tam­bién en el poder cuan­do se nego­cia­ron las rui­no­sas con­di­cio­nes para la eco­no­mía pro­duc­ti­va de este Esta­do en el pro­ce­so de incor­po­ra­ción a la Unión Euro­pea.

Fue pre­ci­sa­men­te en aquel momen­to cuan­do se crea­ron las cir­cuns­tan­cias apro­pia­das para que el sec­tor del ladri­llo, de la hos­te­le­ría y de la eco­no­mía cri­mi­nal fue­ran los hege­mó­ni­cos, debi­li­tan­do has­ta casi la liqui­da­ción al sec­tor indus­trial, agra­rio y gana­de­ro.

Rubal­ca­ba fue corres­pon­sa­ble de todas las con­tra­rre­for­mas socia­les y pri­va­ti­za­cio­nes pues­tas en mar­cha por los gobier­nos de Feli­pe Gon­za­lez, espe­cial­men­te en la déca­da de los noven­ta.

Rubal­ca­ba fue nom­bra­do minis­tro del inte­rior en la segun­da par­te de la pri­me­ra legis­la­tu­ra de Rodrí­guez Zapa­te­ro como una impo­si­ción de los sec­to­res más dere­chis­tas del PSOE y de los sec­to­res mediá­ti­cos y eco­nó­mi­cos más vin­cu­la­dos a ese par­ti­do. Des­de esa posi­ción hizo todo lo posi­ble para tala­drar todos los aspec­tos pro­gre­sis­tas del pro­gra­ma de aquel Gobierno, muy espe­cial­men­te en lo refe­ri­do al pro­ce­so de recon­duc­ción polí­ti­ca del con­flic­to vas­co.

Rubal­ca­ba fue bru­tal­men­te beli­ge­ran­te con la can­di­da­tu­ra a las últi­mas elec­cio­nes Euro­peas “Ini­cia­ti­va Inter­na­cio­na­lis­ta – La Soli­da­ri­dad entre Los Pue­blos”, pre­sio­nan­do todo lo que estu­vo a su alcan­ce para con­se­guir su ile­ga­li­za­ción y cri­mi­na­li­za­ción.

Así mis­mo, fue el artí­fi­ce prin­ci­pal del evi­den­te puche­ra­zo, admi­ti­do par­cial­men­te por el Tri­bu­nal Supre­mo, al que esta can­di­da­tu­ra fue some­ti­da, todo ello a sabien­das de que Ini­cia­ti­va Inter­na­cio­na­lis­ta era en aquel momen­to, pri­ma­ve­ra de 2009 un ins­tru­men­to de gran impor­tan­cia para ayu­dar entre otras cosas a recon­du­cir a vías polí­ti­cas el lla­ma­do “con­flic­to vas­co”.

Rubal­ca­ba con­si­guió impri­mir un evi­den­te giro a la dere­cha al pri­mer gobierno de Zapa­te­ro y mar­car cla­ra­men­te la línea de acción en el segun­do. Aho­ra se nos pre­sen­ta como la “cara de izquier­das” del PSOE.

Rubal­ca­ba des­de lue­go es un “cara”, pero no una cara de izquier­das sino sim­ple­men­te un “cara­du­ra”.

Sin embar­go, no hay que des­pre­ciar a este per­so­na­je. Es evi­den­te que tie­ne una estra­te­gia cuya pre­ten­sión no es ganar las pró­xi­mas elec­cio­nes gene­ra­les, cosa que sabe alta­men­te impro­ba­ble, sal­vo impre­vis­tos de gran gra­ve­dad, sino que su obje­ti­vo es el de sal­var al PSOE, no como un par­ti­do de izquier­das, sino como uno de los pila­res bási­cos del actual régi­men polí­ti­co y eco­nó­mi­co.

Unos resul­ta­dos en las pró­xi­mas gene­ra­les simi­la­res a los de las auto­nó­mi­cas supon­dría un gra­do de debi­li­ta­mien­to tal para el PSOE, que pro­vo­ca­ría algo muy simi­lar a su inha­bi­li­ta­ción a medio pla­zo para jugar ese papel de pilar del Sis­te­ma.

En ese obje­ti­vo está el con­jun­to del blo­que domi­nan­te espa­ñol. El Esta­do, no pue­de per­mi­tir que tal cosa ocu­rra. Rubal­ca­ba es el enco­men­da­do para con­se­guir tal obje­ti­vo.

Rubal­ca­ba sabe que no va a gober­nar y por éso no le impor­ta hacer pro­me­sas que no ten­drá que cum­plir pero que vir­tual­men­te pue­den ser­vir para mejo­rar su flan­co de izquier­das. Sus gui­ños al 15M que no han hecho más que empe­zar y que ya denun­cia­mos en un artícu­lo ante­rior, son una expre­sión de lo que esta­mos dicien­do.

Rubal­ca­ba no lo va a tener fácil por­que a los sec­to­res a los que tie­ne que vol­ver a “enga­ñar” han madu­ra­do bas­tan­te y ya no comul­gan con rue­das de molino, pero ten­drá toda la cola­bo­ra­ción del poder mediá­ti­co y no sólo de Pri­sa o Públi­co. Los ins­tru­men­tos mediá­ti­cos de la dere­cha “más civi­li­za­da” tam­bién le darán su apo­yo de algu­na mane­ra, com­bi­nan­do una de cal y otra de are­na por­que estra­té­gi­ca­men­te lo nece­si­tan.

El Pue­blo Tra­ba­ja­dor Cas­te­llano, sin embar­go, nece­si­ta un PSOE debi­li­ta­do, por­que sólo con un PSOE seve­ra­men­te debi­li­ta­do se pue­de ace­le­rar la cons­truc­ción de un autén­ti­co pro­yec­to pro­gre­sis­ta en nues­tra tie­rra.

Luis Ocam­po, Iz​.Ca.

Cas­ti­lla a 13 de julio de 2011.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *